Páginas vistas desde Diciembre de 2005




lunes, 6 de mayo de 2019

El estatuto de víctima




¿Quién no es víctima de algo? Que levante la mano. La historia, especialmente la reciente se edifica sobre el concepto de ser y considerarse víctima. No hay nada tan atrayente como sentirse víctima para justificar una cierta actitud o una exigencia abierta de compensación justificada por el hecho de haberlo sido. Ser víctima te da fundamento y abre dinámicas terriblemente peligrosas. La URSS se sentía víctima del capitalismo internacional y eso llevó a Lenin a aplicar políticas de represión como nunca se habían experimentado. Stalin continuó su obra, frente al capitalismo internacional, con una represión todavía más feroz si cabe. Era víctima. Hitler convenció a la sociedad alemana de que era víctima del semitismo y llevó a cabo una guerra de exterminio de la población judía de Europa en la convicción de que Alemania era víctima. Los mayores genocidios se han cometido desde la convicción de que se era víctima.

Hoy día no hay nadie que no tenga en su programa la idea de ser víctima: las mujeres, los homosexuales, los palestinos, los judíos que huyen a Israel por la persecución en Europa, los kurdos, los turcos, los tibetanos, las víctimas de abusos de los sacerdotes durante décadas, los indígenas, los granjeros del medio oeste norteamericano que se sienten aplastados por la alianza progresista demócrata, los mexicanos, los latinoamericanos, los norteamericanos, los inmigrantes que llegan a Europa por tierra, mar y aire, los musulmanes y la islamofobia, los europeos que temen una invasión masiva musulmana, los jóvenes y las discriminaciones, los ancianos y su postergación social, los padres que se sienten avasallados por los hijos, los minusválidos, los catalanes aplastados por el inicuo estado español, los españoles de Cataluña aplastados por el xenófobo nacionalismo catalán, los vascos, los africanos por el criminal esclavismo, los trabajadores frente al capitalismo, los ciudadanos frente a los bancos, los descendientes de españoles en Latinoamérica que exigen una petición de perdón de España por el colonialismo, los hombres aplastados por el lobby feminista y gay, hijos frente a madres diabólicas… La lista podría seguir porque el mundo está lleno de víctimas en todo los lugares y circunstancias.

Ser víctima da derechos y explica una determinada interpretación de las cosas. Nada hay que describa mejor una situación en el mundo y en la vida que tener el estatuto de víctima. Uno se siente absuelto y con derecho a la revancha, a cambiar el status tradicional o sobrevenido. Da igual que el tiempo ominoso haya pasado, porque se trae al presente el pasado de siglos y milenios que justifican el estatuto de víctima. Y si se es víctima, se es esencialmente inocente. Y si se es inocente, uno está relevado de responsabilidad y es sujeto solamente de derechos. El reino de la víctima es arcádico, anterior al tiempo histórico, Y las víctimas tienen derecho al orgullo por haber sido aplastadas y a la venganza y la crueldad por el tiempo anterior. No hay nadie que pueda discutir el estatuto de víctima; si un determinado colectivo accede a dicho estatuto se hace indiscutible, se convierte en inocente e irresponsable ante la historia porque todo se le debe. Almacena el dolor de generaciones pasadas en su haber, aunque el presente no tenga nada que ver con el pasado. Y puede ejercer la violencia contra los antiguos opresores.

Sin embargo, esta pulsión de ser víctimas lleva a situaciones contradictorias y complejas. Se está empezando a cuestionar la irresponsabilidad de las víctimas y su exigencia de compensaciones. Considerarse víctima no debería llevar a tener más derechos y razones. No se debería poder vivir a costa de ser o considerarse víctima. Se construyen misticismos políticos en base al estatuto victimario para poder arrogarse el derecho a la compensación aún en circunstancias alejadas del pasado.

Todos somos víctimas de algo, pero eso no debería dar lugar a un existencialismo en que uno se considerara, en tal caso, inocente. Nadie es inocente. Las víctimas tampoco. No hay mayor crueldad ni fanatismo que el de las víctimas. En todas las direcciones o sentidos.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...