Páginas vistas desde Diciembre de 2005




lunes, 23 de enero de 2023

El yoga de los sueños

A través de mis hijas me llegaron varios libros estas navidades. Uno de ellos es “Dormir, Soñar y Morir” que es una exploración de la conciencia con el Dalai Lama. La lectura de este libro, dentro de la filosofía budista, me ha llevado a un concepto que desconocía totalmente que es “el yoga de los sueños”, y buscando información complementaria he llegado a otro libro que estoy leyendo fascinado y que se titula precisamente “El yoga de los sueños” de Tenzin Wangyai Rínpoche, monje budista cuya familia huyó del Tíbet cuando la ocupación china. Está en internet en pdf y se puede descargar libremente aquí.

 

¿Es posible trabajar con los sueños para hacer nuestra vida más plena, más serena, más libre, más flexible? Según Wangyai Rínpoche, es totalmente posible mediante un adiestramiento y un aprendizaje de una serie de técnicas que permiten interactuar con los sueños. No olvidemos que pasamos un tercio de nuestra vida soñando y viviendo experiencias agradables o terribles si son pesadillas 

 

El yoga del sueño desarrolla la capacidad que todos tenemos para soñar con lucidez. Un sueño lúcido, en este contexto, es aquel en el cual el soñante se da cuenta de que está soñando mientras sueña. Este no es un hecho infrecuente. Me reconozco en algunos sueños, incluso pesadillas, sabiendo que estoy en el interior de un sueño y que no me puede pasar nada. El ser consciente de que se está dentro de un sueño puede ocurrir sin proponérselo. El soñar con lucidez es un aspecto importante a lo largo del desarrollo del camino de este yoga. 

 

Si desarrollamos esta capacidad, podremos modificar nuestros sueños voluntariamente aunque esto no sea algo que suceda fácilmente porque la lógica del sueño se impone sobre la intención consciente del soñante en muchas ocasiones. 

 

¿Por qué estimular esta capacidad? Porque en los sueños podemos desafiar y superar las limitaciones de la mente; al hacerlo, desarrollamos la flexibilidad mental, lo que es de gran importancia. ¿Y por qué es importante la flexibilidad mental? Respondo desde mi punto de vista: al hacernos mayores aumenta nuestra rigidez mental, creamos esquemas cada vez menos flexibles y nos hacemos duros, lo que nos condiciona a perspectivas que oscurecen la sabiduría y limitan la experiencia. La flexibilidad nos permite ver las cosas de una nueva manera y responder a ellas en forma positiva, en lugar de ser llevados ciegamente por las reacciones habituales. 

 

Uno de los puntos de partida de esta práctica es la toma de conciencia de que la realidad de las horas de vigilia -cuando estamos despiertos- constituyen igualmente una experiencia onírica. La idea de Calderón de la Barca en su obra La vida es sueño, se manifiesta en toda su potencia e intensidad. Recuerdo hechos fundamentales de mi vida que ocurrieron en mi niñez o en mi juventud o en cualquier otro momento, en un contexto determinado, y, por más importantes que fueran entonces, ahora los veo revestidos de un aura de irrealidad, de onirismo. Existieron, ciertamente, pero ahora los veo como un sueño. Con el yoga de los sueños se trata de conectar la experiencia diaria considerada con la textura de un sueño con la de la noche que sería otra vertiente del sueño que es la vida. Paradójicamente, si sentimos que todo lo que nos ocurre es un sueño, la experiencia gana en ligereza y libertad. No tiene esa carga gravosa y pesada que ocurre cuando nos tomamos demasiado en serio la vida. Ello no quiere decir que si pensamos que si nos tiramos de un piso alto, solo es un sueño, porque si nos tiramos, nos mataremos, o que no reaccionemos con energía ante lo que nos pasa. Una cosa no quita la otra.

 

Para esta visión, todo lo que aparece en nuestra conciencia es solo el reflejo de nuestra propia mente. Nuestra mente crea la realidad, nuestros sentimientos, nuestros condicionamientos y nuestros apegos. Si logramos ser conscientes de los sentimientos de impermanencia y el cambio incesante de la realidad como un juego de luces que pasa sin que nos aferremos a nada, nuestra vida puede hacerse ligera y feliz como un sueño. Así nuestra mente se hace ágil y flexible, lo que podemos aplicar a toda nuestra vida. 

 

Personalmente, llevo poco tiempo intentando experimentar, mediante ejercicios diferentes, sobre la dinámica de los sueños. Con frecuencia, son lúcidos y soy consciente de que estoy soñando. Anoche visualicé unas imágenes antes de dormir y me produjeron un estado de felicidad y serenidad maravillosas. Es como cuando me ponen la anestesia para una colonoscopia. El anestesista me sugirió que pensara algo hermoso y que me hiciera feliz. Me imaginé en una playa solitaria de Tailandia, desnudo, bajo el sol del trópico, con mis pies metidos en el agua y yaciendo sobre la arena desnudo. Este es uno de los recuerdos más luminosos de mi vida cuya textura en aquel momento fue real pero que la evoco como un sueño. Tal vez fue un sueño. Visualizo antes del sueño unas imágenes muy potentes, y entro en un estado de ensoñación que me hacen sentir una dicha difícil de explicar.

 

Esta última noche mis sueños no fueron lúcidos o por lo menos yo no los recuerdo, se me han desvanecido totalmente, aunque fueron muy potentes, o, por lo menos, esa es la experiencia que he tenido cuando he ido al baño de madrugada. 

 

Jugar con los sueños es divertido, da una nueva perspectiva muy interesante. 

33 comentarios :

  1. En ocasiones, pocas, me he dado cuenta de que estaba soñando. No me pasa ultimamente, pero hubo un período que no se porqué lo sabía a ciencia cierta y estaba conciente del hecho dentro del sueño.
    Probaré a leer el libro y a practicar.
    Hablaremos un poco más adelante, cuando pase un poco de tiempo, a ver si lo consigo.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una cuestión de llegar y conseguir. Hay una filosofía de fondo con la que te sientes cercano o no. He resumido todo mucho, pero es algo más que un manual de instrucciones rápido. El mundo de los sueños me interesa mucho, y esto me da ocasión de observarlo mucho más atentamente e intentar entrar dentro de él. A la vez es un camino de sabiduría. Salut.

      Eliminar
  2. Tengo que volver más en serio al Yoga normal. Dentro de un par de años tengo pensado volver a apuntarme y centrarme en serio en seguir teniendo un cuerpo todo lo flexible que pueda. En cuanto al Yoga de los sueños, primera referencia que tengo sobre el mismo. Trabajando y con el día a día de los niños uno llega al final del día que me parece que poco sueño.

    Y no creo haber estado nunca en ese estado extraño de consciencia en que sabes que estas soñando.

    De todas formas si consigues forzar a soñar con estar tumbado desnudo en la arena de una playa paradisíaca de Tailandia no dudes en indicarnos por aquí cual es el camino. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya estás en el mundo del yoga, muchos conceptos tienes que tenerlos próximos puesto que el yoga no solo es una técnica de relajación para urbanitas, pienso yo. En todo caso, yo estoy empezando. La lectura del libro no tiene desperdicio y me gusta la forma cómo llegué a él, de modo indirecto puesto que nunca había oído hablar de este concepto, el yoga de los sueños. Para esta filosofía los sueños y la muerte son muy parecidos. Un abrazo, José Antonio.

      Eliminar
  3. Sueño cada dia, sueños a menudo guionizados, en colores, Se puede soñar al poco de dormir, a medio descanso, o antes de despertar. Es importante justo después de despertar, memorizar el story board del sueño, para no olvidarlo.
    Aqui podrás ver más extensivamente mi universo de los sueños:
    https://blocfpr.blogspot.com/2011/08/voltes-amb-el-somni-que-comentava-ahir.html
    https://draft.blogger.com/blog/posts/33601624?q=somnis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He podido entrar en el primer enlace pero no en el segundo. No obstante me da idea de tu interés por el tema. Es significativo que procures recordar cada mañana los sueños de la noche, su story board, que dices. Veo que para ti también es importante.

      Eliminar
  4. Leyéndote, se entiende el porqué de lo que ocurrió entre los comunistas chinos y el mundo de entre sueños tibetano,la masacre.Mientras que los comunistas luchaban por una realidad seudocapitalista,conseguida de bienes tangibles;los tibetanos soñaban.Final previsible.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente tengas mucha razón. China invadió un país cuyo pueblo era esencialmente budista que no concebía la violencia o la fuerza como forma de ser. Los comunistas chinos lo tuvieron fácil. Se calcula que entre los años sesenta y setenta más de un millón de tibetanos fueron masacrados. El Dalai Lama y más de cien mil tibetanos se fueron al exilio, lo que sirvió para difundir el budismo por el mundo. No obstante, el Dalai Lama nunca ha preconizado la violencia como forma de acción a pesar de que había tibetanos que sostenían que era la única forma de enfrentarse a los chinos. Creo que has dado en una diana muy interesante. Saludos.

      Eliminar
  5. La propuesta suena bien, no me malinterpretes, pero odiaría convertir en un ejercicio más algo que ahora mismo me produce tanto placer como el dormir ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que escribes. No obstante para las personas que los sueños son muy importantes como fenómeno psíquico o espiritual -como quieras- no dejan de plantear muchas cuestiones que me gusta investigar y aprender. Soñar es un placer, como bien dices, pero me fascinan esos sueños en que uno es consciente en todo momento de que está soñando, incluso pesadillas. Es un juego en que uno puede decidir si continúa en el sueño o se sale. Ese territorio intermedio en que uno no sabe dónde está es otro aspecto que me interesa. ;-)

      Eliminar
  6. Creo que mis sueños, aunque en ocasiones deriven en pesadillas que atenazan, siendo como son caóticos, resultan muy útiles para el descanso o reorganización neuronal. Suficiente. No tengo ningún interés en gestionar mi subconsciente. ¿Que de este mientras duermo se emiten al despertar destellos y recuerdos? Bienvenidos, siempre surgen ideas y apetencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quede, al menos, patente la importancia de esta dimensión oculta en nuestra vida de la cual no solemos hablar. Hay sueños que sucedieron en mi niñez, o en diferentes momentos de mi vida que se han quedado magnéticamente grabados en mi memoria y a los cuales vuelvo -despierto- con frecuencia porque me suscitaron estados visionarios que me siguen fascinando aunque hayan pasado veinte o treinta años o más. Querría volver a soñarlos pero no puedo decidirlo. En todo caso, esa "gestión" de la cual hablas en el terreno del budismo, creo que no existe la idea de significado de los sueños como se ha pretendido desde la antigüedad o mucho más modernamente en Freud. Me he encontrado con algún psicólogo que ha pretendido significar mis sueños, algo que considero absurdo.

      Eliminar
  7. Ya sabes Joselu,que los nuevos dispositivos que se colocan en la muñeca,además de darte la hora ,también las de sueño y te destacan cuantas de REM(sueño profundo),que suelen ser sólo 2-3 .Lo digo porque si esfuerzas tus sueños,disfrutando de situaciones placenteras, corren a cargo de las REM .Puede darse el caso, que te levantes sin el descanso adecuado, para hacer frente a la lucha diaria.Mires la meñequera y veas que de profundas, sólo has hecho una, en toda la noche. El placer de soñar tiene un precio,jejjjee.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, car res, que la fase REM o MOR en castellano (Movimiento Ocular Rápido) es una fase de sueño más ligero y activo que la fase de "sueño profundo": en esta fase existen movimientos oculares rápidos (REM). Es una fase de sueño en la que el cerebro está muy activo, el tronco cerebral bloquea las neuronas motrices por lo que la persona no se puede mover. Es en esta fase cuando se sueña.

      Suelo habitualmente observar mis sueños, aunque muchas veces no los recuerdo al despertar. Hay quien dice que los sueños se producen en todas las fases, pero mayoritariamente se piensa que se producen en la fase REM o MOR.

      Creo que a todos nos gusta soñar.

      Eliminar
  8. Tengo entendido que hay alguna tribus aisladas cuyos miembros de forma habitual no diferenvian entre en el estado de vigilia y los sueños. Tengo entendido que hay algunas patologías que provocan lo mismo. A mi ya me empieza a pasar que ciertos recuerdos lejanos no se si ocurrieron o lo soñé.
    En cualquier caso nuestra percepción de la realidad es también tremendamente sesgada. Ante un mismo hecho personas con creencias diferentes tienen muy diferentes versiones de la realidad. En cualquier casopienso que habría que definir que es eso que llamamos "realidad", por en el sueño todo es real, aunque a veces,( supongo que en sueños lucidos), nos parezca raro
    Un tema muy interesante,
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He leído en el libro Dormir, soñar y morir, que es un conjunto de aportaciones científicas sobre dormir y el sueño en conversación con el Dalai Lama, que para entender una cultura habría que adentrarnos en sus sueños. Es algo de lo que no hablamos pero en todos ocupa un lugar muy relevante. La concepción budista de que todo es sueño, el del día y el de la noche, es muy sugerente, y es cierto que en el recuerdo, aquello que pareció importante en su momento, tiene la textura de un sueño. Y que lo que estamos viviendo ahora en este momento podría serlo también. Pasado el instante del presente, ya es en nuestra percepción como fantástico, inaccesible. De ahí la idea de que solo existe el presente.

      Una paradoja es que ante la visión de una mujer, un niño piensa que es su. madre, un hombre piensa que es hermosa y deseable, y un tigre, que sería una pieza de caza apetitosa. Todo es según lo proyecta la mente, así que la realidad es muy cuestionable desde un punto de vista realista y empírico.

      Un tema apasionante, qué es realidad, y qué es la realidad. Y qué son los sueños.

      Eliminar
  9. Gracias por traer un nuevo enfoque de la experiencia y del conocimiento del mundo. Tu exposición de da pie a recordar algunas cosas pensadas y escritas al respecto:

    Borges escribió que «en ciertos libros del Indostán se lee que el universo no es otra cosa que un sueño de la inmóvil divinidad que está indivisa en cada persona».

    Se piensa en sí mismo lo pensando y al final no sabe bien si es sueño o pensamiento.

    Me he dormido sobre mi mismo sueño y el despertar era irreal.

    Afortunada la persona que conserva del sueño su impronta de felicidad.

    Sueño con la alegría porque me cura por dentro.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesantes aportaciones, pero, aparte de la cita de Borges, no sé a quién corresponden estas reflexiones, si son tuyas de tu blog. He mirado pero no parecen del blog en el que hay, no obstante, bastantes entradas dedicadas a los sueños.

      Eliminar
  10. (Eliminé el comentario anterior porque lo coloque mal, ji,ji)
    No sabía nada del Yoga de los sueños y al ir al enlace que nos dejas, ya en el prefacio me he encontrado una cita de esas que me gustan ("Uno debe explicar el linaje y la historia para eliminar dudas respecto a la autenticidad de las enseñanzas y la transmisión") pues creo que heredamos más que los rasgos físicos, los patrones que han ido condicionando la historia familiar (y la del mundo) y que se hacen presentes en nuestra vida y nos afectan. Casi ni he empezado el libro y me atrae mucho su lectura, trataré de descubrir ese conocimiento que podría ser muy positivo, muchas gracias Joselu!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro muy valioso pero dentro de una óptica budista. Yo llevo leído tres cuartas partes y tiene fragmentos muy iluminadores. No todo es accesible porque presupone conocimientos anteriores tántricos -en la parte final-. Es un gozo que este libro sea de libre acceso. Me agrada compartir esto contigo.

      Eliminar
    2. No dispongo de mucho tiempo en estos días pero este tema me interesa mucho así que, tarde lo que tarde, lo leeré con atención y trataré de sacar algunas conclusiones, ya te contaré.

      La óptica budista, cuando te familiarizas con ella, te puede ofrecer algunos conocimientos realmente sorprendendentes, como la cita que encontré al principo de este libro, que va en la línea de algo que he descubierto hace poco. Y es que para saber por qué nuestra vida es como es tenemos que ir hacia dentro y vernos como un espectador, pero no solo eso, me estoy dando cuenta de que algunos de nuestros comportamientos recurrentes vienen de atrás, se han repetido durante generaciones en nuestro linaje y tienen su historia.

      Es un placer que podamos compartir nuestros descubrimientos pues antes o después, esa información que nos llega acaba siendo muy útil creo yo.

      Eliminar
    3. Ahora leo un libro totalmente absorbente que se titula El libro tibetano de la vida y la muerte de Sogyal Rinpoché. Lo tengo en digital pero lo quiero comprar en papel para tenerlo como libro de cabecera. Cuanto más leo sobre budismo, menos relevante me siento. Lo que más me cuesta entender en la filosofía budista es el papel del karma. Me confunde.

      Eliminar
  11. Llevo cuatro dias seguidos soñando con el trabajo, cuatro días. Recuerdo los sueños y cuando llega la realidad ya no se que pensar, si es mejor seguir durmiendo o no, pero bueno... es lo que hay.
    No se si se pueden educar los sueños, conducirlos, manejarlos, no digo que no, pero en cierto modo me cuesta entenderlo.
    En esta época de inteligencia artificial y tontuna natural, creo que hay una parte muy importante de nuestro cerebro sin explotar. Creo que tenemos una herramienta infrautilizada que bien pudiera modificar nuestra vida particular y social. Es una intuición, no una certeza, esto que nos muestras puede ser una buena muestra de ello, no se.
    ¿Es la intuición una parte de nuestro cerebro? yo creo que si, a mi me funciona bastante bien para casi todo, suelo ver como casi seguro se van a producir hechos, si voy a vender un camión, en su dia si a esa chica le iba a gustar y otras muchas cosas más, como dirigir la trayectoria en una moto visualizandola antes. No se, creo que tenemos el cerebro a explotar y en vez de seguir este camino la sociedad camina para que todavía le utilicemos menos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda la intuición es una forma de conocimiento más allá de lo racional. Es inexplicable pero existe. Nadie sabe porque intuimos las cosas pero funciona a algunas personas y en determinadas circunstancias. A ti por ejemplo. Hay un libro que se titula El zen y el arte del tiro con arco que pienso que te gustaría. Yo tenía un ejemplar que adoraba y en un viaje, una noche en San Roque (Cádiz), lo regalé a un joven que estaba hablando conmigo. Sí, ciertamente, la mente es una desconocida. No comprendemos su poder y su valor. Y sí el camino que llevamos es para utilizarla cada vez menos. Un saludo.

      Eliminar
  12. Creo recordar una sola oportunidad donde sentí que estaba consciente que estaba soñando y que podía salirme si yo lo deseaba. Cuando desperté fue extraño…Para mí los sueños tienen un sentido muy especial, además de soñar situaciones curiosas, también son una puerta con el otro lado de la vida. Cuando fallecieron mis padres, solo sentí tranquilidad cuando los vi en mis sueños. A los dos los vi jóvenes, vitales y alegres. En mi caso los sueños son una especie de puerta de comunicación con mis ancestros.
    Muy interesante como acostumbras querido Joselu.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis relaciones con mis ancestros fueron muy problemáticas por decirlo de un modo suave. Probablemente, por eso, rarísimamente aparecen por mis sueños en un sentido u otro, aunque recuerdo un sueño bastante siniestro al respecto. Lo tuve hace quince o más años y todavía lo recuerdo. Los sueños potentes se me quedan grabados y no los olvido aunque pasen muchísimos años. Esto me maravilla, que unos sueños nocturnos puedan tener tal poder y ser tan reales. Un fuerte abrazo, Tatiana.

      Eliminar
  13. Lo primero es agradecerte ese enlace que nos facilitas de “El yoga de los sueños”, la verdad es que yo tampoco había reparado en este aspecto, ejercer la capacidad de nuestra mente para tener cierto (o pleno…) control sobre nuestros sueños, suena muy interesante, sí.
    Aunque tampoco estoy seguro, me refiero al hecho de someter a control mental la cuestión de lo soñado, y no dejarla al libre albedrío como hasta ahora, sin preocuparme de tener todos los aspectos de mi realidad bajo control, lo cierto es que no estoy seguro de una cosa ni de su contraria, pero esto reflejo de mi desconocimiento sobre el tema, claro está. Me consta que los sueños forman una realidad paralela, una doble existencia, que no es menos importante que la realidad palpable, merecen una consideración atenta. Mis hijas siempre me cuentan sus sueños, y si no lo hacen las pregunto yo... me encanta escucharlas
    También yo recuerdo vívidamente sueños de hace muchísimos años, como si lo hubiera soñado ayer… es algo enigmático y uno no deja de preguntarse que hay detrás (o delante) de todo esto, da que pensar, como los famosos déjà vu... yo he tenido alguno memorable, es inquietante y fascinante al unísono.

    De momento me bajo el libro, tiene muy buena pinta.
    Gracias, Joselu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te interese el tema. El libro expresa que el citado control o intervención en los sueños no supone una experiencia o una vivencia curiosa sino parte de un camino espiritual dentro del cual hay que situar esta capacidad, y que va unida al despertar de la ignorancia y el ejercicio de la compasión. Sin duda, es una propuesta sorprendente el considerar la vigilia también como un sueño y, de ese modo, se conectan los sueños del día y los de la noche.

      Es importante observar la secuencia de sueños nocturnos. Me parece encantador que tus hijas te cuenten sus sueños. Yo no lo hice con las mías, no se me ocurrió. La capacidad de soñar supone el acceso a otra dimensión no menos real. Para Freud fue esencial en su vida profesional como estudioso de la mente humana. Ya hablaremos en una mañana de febrero,

      Eliminar
  14. Hola, Joselu:
    Ahora ya lo hago menos, incluso hay días que se me olvida mirarlo. Me refiero a, nada más levantarme, mientras espero que en el microondas el café alcance la temperatura deseada, mirar la pulsera que me informa de las horas, las clases y la calidad del sueño. Me fío de ella, lo normal, o sea, no mucho pues hay días que tengo la sensación de mala noche y sin embargo me encuentro descansado, y por el contrario otras veces me ocurre al revés.
    Tuve una época en la que, si había soñado, nada más levantarme tomaba papel y lápiz para escribirlo y que así no se me olvidase. La verdad es que dentro del caos propio de los sueños había en ellos historias de lo más curioso y sobre todo muy imaginativas y novedosas.
    Acabo de bajarme el pdf que adjuntabas. Lo leeré. Seguro que tiene interés.
    Un saludo dominical

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo dispositivo que registre mis ciclos del sueño, aunque no sé si fiarme mucho de dichas mediciones tomadas por una pulsera. Como se desprende, yo tengo mucho interés en recordar los sueños nocturnos. Esta noche he tenido varias pesadillas, algo tenebrosas, pero no las recuerdo. Hay escritores que han recogido los sueños como Fogwill en su libro La ventana de los sueños, que leí pero no me interesó mucho pues los sueños ajenos nos resultan distantes e incomprensibles. Es difícil que a alguien le interese una ensoñación ajena si no es un psicoanalista. Es un mundo tan fantástico y alucinante, pero que solo cobra sentido en primera persona. El libro tiene partes magníficas y otras son abstrusas y difíciles de digerir. Gracias por tu aportación en este domingo frío de invierno.

      Eliminar
  15. El mundo de los sueños es algo totalmente intrigante, queda mucho por investigar al respecto. Hace años acudí a una conferencia muy buena donde especialistas hablaban del tema, fue cuando entendí lo poco que sabemos del sueño, de nuestra mente cuando soñamos. Si unimos a esto los pensamientos de un monje budista, se me hace super interesante el tema. Por supuesto voy a bajarme el libro y lo leo, no por experimentar, porque ya tengo algunas experiencias porque quise indagar y no me gustaría repetir, pero es un tema muy interesante y siempre es bueno saber más.
    SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son especialmente intrigantes los sueños llamado lúcidos, en los que eres consciente de que estás dentro de un sueño y que si lo deseas puedes salir de él o decidir algo al respecto. No son frecuentes pero de vez en cuando lo recuerdo así. La idea es la posibilidad de intervenir conscientemente en un entorno onírico como parte de un camino espiritual de autoconciencia. Ello es algo que no he experimentado. Me alegro de que sea un tema que te interese y que te motive. La lectura del libro ha sido muy sugerente, aunque hay partes demasiado alejadas de la experiencia occidental. Saludos, Manuela.

      Eliminar

Comentar en un blog es un arte en que se recrea un punto de vista razonado, emocionalmente potente.

Selección de entradas en el blog