Páginas vistas desde Diciembre de 2005

lunes, 2 de noviembre de 2015

Deconstrucción del dictado


 ¿Hay algo más aburrido que un dictado? ¿Más antipático y anodino? Y, sin embargo, los profesores de lengua lo utilizamos con alguna frecuencia. No sabemos de su utilidad real y si debe prepararse de antemano. Ni siquiera tenemos clara la penalización por faltas según su gravedad pues depende de la virtualidad de nuestros alumnos. Yo tengo muchos alumnos marroquíes cuya dificultad con el lenguaje es evidentemente mayor. ¿Sirve para algo un dictado al uso? Sin duda, selecciona a alumnos con una ortografía mejor, mediana o deficiente. Luego se acostumbra a hacer copiar las palabras erróneas con corrección diez veces tal vez. Pero es un ejercicio tan gris que desconocemos si centra la atención imprescindible para retener la correcta prosodia y ortografía. Desconocemos si es realmente útil o es una herramienta tradicional cuyo uso parece avalado por la práctica inveterada aunque sin verificación empírica.

Hoy he hecho un experimento con el dictado con mis alumnos de tercero de ESO. Les había dicho que hoy trajeran auriculares a la clase. Tenía el grupo clase dividido en dos partes en horas sucesivas. Tienen portátil lo que es un gozo inenarrable.

Hay una plataforma que acabo de descubrir que ofrece interesantes recursos. Se llama Educaplay. Una de sus funciones es el dictado. Los chavales no tienen que registrarse. El profesor genera unos tickets con una clave que se les da. Entran en Educaplay con esa clave y el profesor –pillín él- ha grabado un texto compuesto por él de unas 100 palabras con dificultades habituales de los alumnos. El texto se compone de nueve unidades sonoras correspondientes a las oraciones que hay en el texto. El texto se puntúa sobre cien puntos y cualquier tipo de error, incluidos los espaciados erróneos, se penaliza con cuatro puntos. Tienen –les he dado- once minutos para escribir el texto, más que suficiente. He grabado el texto con toda  mi gracia y salero. Ellos tiene que darle al play para escuchar la primera unidad sonora y que deben copiar. Pueden oírla todas las veces que quieran. Cuando acaban, le dan a “siguiente” y escuchan la segunda y así sucesivamente hasta que completan el texto. Y es entonces cuando le dan a comprobar que emite una puntuación. Pueden hacerlo todas las veces que quieran. En la pizarra digital iban apareciendo sus puntuaciones. La reacción espontánea era no conformarse con la puntuación y hacerlo otra vez. Pueden ver sus errores pues aparece la corrección y la forma correcta del dictado. Así que lo hacían de nuevo. Se han enterado que después de punto y de coma se pone un espacio. Es algo que no suelen hacer. Han sudado tinta china para mejorar sus puntuaciones. El clima de la clase era de intensísima concentración durante más de cuarenta minutos. La exposición pública de sus nombres con la puntuación era motivadora para ellos. Recuérdese que este dictado contenía errores clásicos suyos.

Mi reflexión sobre la actividad es muy positiva. Lógicamente pueden hacerlo en casa. No hay ningún problema. Hemos trabajado varios niveles:

* La ortografía y la prosodia con un nivel de atención insólito.
* El espaciado correcto en los textos.
* La delimitación de un texto en oraciones. Cada unidad sonora era una oración, algo que me servirá para hacer comprensible el próximo tema de sintaxis que versa sobre el concepto de oración.
* Y, por último, y no menos importante, el contenido del texto era un resumen sobre el último tema de literatura estudiado, El Lazarillo de Tormes. En él sintetizaba lo esencial de la unidad de literatura que vieron en vídeo. Lo han escuchado tres y cuatro veces cada uno. Ello supone un refuerzo importante sobre el contenido del tema anterior.

Esta actividad me ha recordado la deconstrucción culinaria de Ferrán Adrià. Convertir un plato tradicional en nuevo y sorprendente. No es que yo sea entusiasta del cocinero estrella catalán, pero sí que su concepto deconstructivo me es valioso porque expresa la posibilidad de utilizar un recurso tradicional que ha perdido buena parte de su eficacia en un potente combinado de estímulos que exigen una atención plena. Y es que el desafío para un profesor en el aula es conseguir y centrar la atención dispersa de los alumnos en temas que no les suelen interesar de entrada. Si se logra la atención es más fácil activar el mecanismo de recuerdo a corto y medio plazo. La repetición sistemática de contenidos en forma de espiral recurrente puede dar lugar a la memoria a largo plazo. En ningún caso planteo que mis alumnos estudien algo para un examen. Sé que no lo van a hacer, al menos mis alumnos, pero puedo conseguir que el tiempo en el aula sea productivo, intenso y de profunda concentración. Ello unido al proyecto de clase invertida mediante la cual los temas son expuestos en casa por el profesor mediante vídeos grabados por él y luego pasar dos test sucesivos sobre ellos. A continuación han de realizar en parejas un mapa mental –muy complejo- sobre el contenido expuesto.  Cada unidad enlaza con la anterior y las  anteriores a ella, reiterando conceptos. Todo se hace en un periodo corto y no dilatado para reforzar la conexión de conceptos. Es como el boxeador que golpea reiteradamente el hígado del contrario. Así concibo mi tarea como profesor: como un estratega de la atención y de la memoria a corto, medio y largo plazo.

26 comentarios :

  1. Muy interesante sin duda, sin ser del gremio estos días preparo casi cada semana dictados con mi pequeño Martí y me esfuerzo por darle un método para que cada vez le cuesten menos. El dictado (solo tiene 9 años, va a 4º de primaria) se lo dan antes de hacerlo y lo tiene que preparar en casa para que luego, el día prefijado, lo haga en clase. Suele tener cada uno de ellos un refuerzo especial en algún tipo de falta ortográfica concreta. En fin, se lo hago leer, le hago estudiar primero sin hacer nada las palabras que el cree que le costarán más, luego se lo voy dictando cada día hasta que va reduciendo las faltas. Desde luego es algo tedioso, para el y para mí, no es el tipo de cosas que me apetece hacer con mi hijo. Pero como está empezando en este tipo de tareas, sino lo prepara en casa simplemente será de los que acaben haciendo más faltas. Tu programa a lo mejor para un niño tan pequeño que apenas si está comenzando a pelearse con la ortografía no se si aplicaría, a lo mejor lo pruebo un día a ver si anima. Si lo hago ya te contaré. No se si estará preparado para que lo pruebe un padre con su hijo.

    ResponderEliminar
  2. Ohhh!!! Acabo de ver tu dictado en la web creo!!!. No me va a servir. Los dictados de mi hijo son en Catalán, je, je, no creo que sea capaz de leerlo bien. Ahhh, no, a lo mejor eres tu mismo el que dicta el dictado, seguramente!!!, entonces se debe de necesitar un micrófono supongo??!!!. En fin, lo estudiaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Antonio, en Educaplay puedes seleccionar el idioma y el tipo de ejercicio. Acabo de ver que hay muchos dictados en catalán y clasificados por categorías (la vocal neutra, la b/v...) Tienes que hacerte una cuenta y crear un ticket para tu hijo. Entra con él y ya está. Puede hacerlo. No sé si es pequeño o no para este sistema. No tengo niños tan pequeños, de modo que no lo sé. Puedes intentarlo, pero lo cierto es que tienes muchos dictados grabados en catalán. Solo tienes que añadirlos a tu Educaplay. Tú que eres informático (o parecido) sabrás hacerlo sin problema.

      Eliminar
    2. Ah, je, je, pero veo que no me sirve!!!. Los dictados están grabado, yo lo que quería era introducir los dictados que le mandaban en el cole directamente a mi hijo, y que entonces él practicase directamente sobre el mismo. Para ver si la dinámica de la puntuación lo animaba a esforzarse. Pero entiendo que eso no se puede hacer. Lo investigaré de todas formas.

      Eliminar
  3. Me encanta esta actividad y me la apunto para compartirla con mis compañeras de lengua. Últimamente estamos tratando de incorporar este tipo de herramientas y la verdad es que los resultados que ofrecen, especialmente a nivel de motivación y actitudinal son muy interesantes. En fin, muchas gracias por compartir y felicidades por el trabajo!
    Ramón P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que pueda servir esta información. El recurso no es nuevo. De hecho lleva varios años funcionando, pero acabo de descubrirlo. El uso que hemos dado a la práctica del dictado ha sido muy satisfactorio. Alguna alumna me ha dicho que por qué no hacemos algo normal alguna vez (Jajajajaja) y me he reído. Luego se han metido en el ejercicio intensamente y han disfrutado y se han concentrado muchísimo. Lo veo un ejercicio muy válido. Solo he experimentado en Educaplay el dictado. Para otros ejercicios prefiero otras aplicaciones como Kubbu que es mucho más interesante para asociaciones de palabras.

      Eliminar
  4. Hay múltiples formas de hacer un dictado en clase, querido Joselu, y seguro que las conoces todas. El dictado es la "bestia negra" para muchos alumnos y año tras año fui perdiendo la confianza en su eficacia. Como bien dices, ni siquiera los profesores nos poníamos de acuerdo en la manera de aplicarlo y en cómo puntuarlo. Últimamente nos obligaban a hacerlo como en la CDI, quitando medio punto por cada tilde y un punto por la falta ortográfica de mayúsculas y demás. Los resultados eran lamentables: se comían los márgenes, escribían palabras inexistentes, la letra era con frecuencia ilegible... A veces recurría a la pizarra digital para que escribieran al dictado palabras ya trabajadas leídas por el programa preparado, pero no mejoraban gran cosa. En mi opinión, el dictado es sobre todo un método de diagnóstico y evaluación más que de aprendizaje. Escribiendo un dictado tras otro se preparan para el de la prueba, pero no aprenden cómo se escribe tal o cual palabra. Cuando yo era niña nos ponían unos dictados terriblemente enrevesados y difíciles, sacados en su mayoría del libro de Miranda Podadera. No sé cómo aprendí ortografía, pero los alumnos de ahora no aprenden igual. Nunca me ha gustado aplicar la repetición como forma de refuerzo, es absurdo, prefería que escribieran oraciones con las palabras para que aprendieran en qué contexto se utiliza "haber" y no "a ver", como ejemplo de algo que les costaba trabajo diferenciar. Celebro que hayas encontrado algo novedoso para animar a tus alumnos a escribir bien.
    Un fuerte abrazo, colega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la diferencia con otras formas de practicar el dictado es que de esta manera el dictado no es solo una herramienta de diagnóstico sino de aprendizaje, puesto que ellos, cuando acaban el ejercicio, ven sus errores cotejado con el texto tal como lo han escrito y el original. De este modo, pueden aprender y repetirlo de nuevo las veces que haga falta. El caso es que al final saquen la máxima nota. Tienen que fijar muchísimo la atención en la escritura correcta y aplicarlo. Tienen que fijarse mucho en la ortografía, la prosodia, las palabras con mayúscula, los acentos. Creo que es un buen invento. Lo bueno es que al grabarlo el profesor puede introducir las frases con los problemas candentes que ellos tienen, aunque hay dictados ya grabados que pueden servir para el que no quiera ponerse a grabar.

      Un fuerte abrazo, Yolanda.

      Eliminar
  5. Excelente y completa propuesta, llena de matices. Dicen los expertos que el dictado tradicional no sirve para mejorar la ortografía ni medirla en el alumno. Yo no estoy tan seguro. Al menos, sirve para que el estudiante se concentre en ese aprendizaje. Ya es mucho en estos tiempos. Deberíamos volver al dictado pero con toda esta riqueza de tu propuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como darle la vuelta. Un ejercicio clásico y tradicional invertido porque no es solo evaluativo sino que es una actividad de aprendizaje. Al hacer un dictado, que tiene posibilidad de repetirse, hasta que sale bien, el alumno ha de fijarse con enorme atención, y esto es bueno para interiorizar la grafía correcta de algunas palabras, un problema que es candente en todo el proceso de los años que pasan en el instituto.

      Eliminar
  6. Me parece una idea genial. Resulta muy curioso que la competitividad, por no decir la rivalidad, entre los adolescentes ayude tanto. Seguramente los alumnos hoy en día tienen acceso a unos medios muy visuales que convierten el aprendizaje en algo realmente divertido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es visual y lúdico, además de estimular el afán de superación y de competencia con sus compañeros. Son malas artes, sin duda, pero con una buena intención que es cazar ratones. Para eso soy gato. Y gato con guantes no caza ratones.

      Eliminar
  7. Me encantaban los dictados porque siempre fui buena en ellos pero esta manera de hacerlos seguro que todavía me hubiera gustado más.
    Se te ve apasionado con la enseñanza....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay días y días. Hay momentos de felicidad esperando resultados en proyectos innovadores, y otros en que las cosas no salen demasiado bien. Digamos que hay un fifty fifty de momentos de subida y otros de bajada. Una tensión interesante. Sin lugar a dudas que te hubiera gustado hacer dictados así. Se requiere una atención máxima.

      Eliminar
  8. No hay actividad alguna que no resulte útil o que deba ser vedada, en tanto y en cuanto el profesor le encuentre un sentido pedagógico que la justifique para sus alumnos, y eso es lo que has hecho tú al remixar el viejo y siempre temido dictado. El otro día me comentaban de algunos escritores afamados que tuvieron serios problemas con la ortografía. He notado también que mucha gente que escribe no tiene la menor idea de cómo usar los signos de puntuación correctamente. No puedo decir que en ese campo lo tenga yo todo claro, pero jamás pondría una coma entre sujeto y verbo, y hay gente que publica y lo hace. No creo que exista un modo revolucionario para aprender ortografía y normativa. Voy a visitar el sitio que mencionas a ver si les puede llegar a ser de utilidad a mis hijos.

    Un abrazo, Joselu.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah, la puntuación! Es el verdadero caballo de batalla que vendría tras la ortografía. Los chavales no tienen apenas orientaciones sobre su uso. Las reglas son abstrusas enunciadas en frío. Escriben como si estuvieran hablando. Creo que la puntuación correcta es un ejercicio de madurez expresiva, algo que a estos chavales no se les puede pedir todavía. Tienen catorce años y son demasiado viscerales y apasionados. Desbordan energía y la correcta puntuación requiere de contención, reflexión y digestión del discurso escrito, visto a los ojos de la lógica y la coherencia., No es de extrañar que cueste tanto aprender a puntuar. Es necesario pararse.

      Educaplay me interesa hasta ahora solo en la función de dictado. Para las demás prefiero otras plataformas.

      Un abrazo, Fer, y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  9. Me encanta coincidir contigo en esa necesaria "revisión" de los dictados y también en que son herramienta útil para mejorar una ortografía como la del castellano que tampoco es que sea demasiado complicada. Sus puñeterías tiene, pero son pocas en relacion, por ejemplo, con el catalán, donde la práctica del dictado casi es sinónimo de tortura. En el ámbito del papel, no en el digital, inventé un método audiovisual al que llamé "Dictado dibujado, el método Poz" y que, sobre todo en alumnos con muchas dificultades, me dio buenos resultados. Incluyo aquí el vínculo con la página donde una compañera quiso colgarlo: https://ma5alladeorion.wordpress.com/tag/dictado-dibujado/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocía tu método. Habías hablado de él en alguna ocasión. Imagino que es apropiado para alumnos con, efectivamente, muchas dificultades, y no para alumnos con dificultades intermedias o menores. Es efectivamente muy gráfico y visual. Yo observo que con alumnos magrebíes la ortografía es complicada por la indistinción del timbre de algunas vocales y la no percepción de la división adecuada de las palabras o algunos grupos consonánticos. El asunto esencial en todos los métodos es la atención. Si la atención es intensa, el resultado es mucho mejor que si la atención es dispersa o relajada. Tu método exige a los alumnos una gran atención al dibujar con esas grafías las palabras. Excelente idea, colega.

      Eliminar
  10. Hola Joselu,

    Hace relativamente poco que sigo tu blog (lo descubŕí poco antes de comenzar el curso), pero quería agradecerte que compartas todas estas propuestas, ideas y herramientas. Es mi segundo año en la secundaria y he comenzado el curso con muchos problemas par poder hacer clase.

    A raíz de coger ideas entre los blogger que compartís vuestras experiencias (el post de "Se aprende con alegría" fue el detonante), he ido incorporando el uso de ordenadores portàtiles para poder trabajar con diferentes recursos (simulaciones de ciencia (PhET); o el Kahoot, que está triunfando como la pepsi-cola), y la verdad es que el ambiente de clase ha cambiado considerablemente.

    Sigo ávido de conocer todas estas herramientas digitales que pueden tener un gran potencial. Ahora me estoy planteando la posibilidad de utilizar la versión educativa de Minecraft para los temas que estudiaremos en la 2ª y 3ª evaluación. Veremos..

    Lo dicho, muchas gracias por la inspiración

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensé en utilizar Minecraft -no sé que materia impartes: para sociales es estupendo- pero me di cuenta de que la aplicación que me serviría a mí es otra que es OPENSIM pero a pesar de que he lanzado peticiones de ayuda en distintas direcciones nadie me ha echado una mano. No es sencillo por lo que veo. Requiere de una mediana cualificación en mundos virtuales y software avanzadillo. Mis alumnos suelen jugar con Minecraft. En general les gusta mucho. Pero yo quería recrear un mundo con seres virtuales y avatares algo que en Minecraft no se puede. OPENSIM es una aplicación paralela en código abierto a SECOND LIFE y los SIM.

      Creo que tu dirección es muy positiva. Hay que hacerse un lugar en el mundo real en que viven los chavales.

      Gracias por tus palabras. Seguimos en contacto.

      Eliminar
  11. Si al final nos vale a todos. Me has obligado a ir a la RAE a consultar el diccionario. La culpa, deconstruir, que es de esas palabras que sabes que es pero no centras el significado. Lees la palabra, la escuchas pero siempre te queda ese resquemor de aprehender correctamente el término. Hoy se ha resuelto la duda: "Deshacer analíticamente los elementos que constituyen una estructura conceptual" Y como dirian en mi pueblo "Joder con la palabreja que se emplea para hablar de un plato de cocina", "mandan güev... de diría un señor ministro". Sinceramente es maravilloso el lenguaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No has referido al dictado la deconstrucción sino a la gastronomía como indicaba la foto del post. Supongo que en ese deshacer analíticamente los elementos hay después una reconstrucción distinta, algo que es plenamente aplicable al ejercicio del dictado que propongo.

      Eliminar
  12. Hola, Joselu. El dictado y su dictador, nunca mejor dicho, concentran mis desvelos actuales. ¿Te parece que tiene sentido en primaria hacer dictados con temas totalmente desconectados de la realidad y castigando con hasta 100 copias de las palabras mal escritas? La escuela está llena de acciones sin base racional ni pedagógica. ¿Quién aprende a escribir bien a base de copiar repetidamente las faltas? las herramientas que planteas, leer un libro, analizar noticias o escribir una carta nos permiten un alumno con un grado de implicación que realmente permite un aprendizaje tangible y un interés del alumno por el mismo. Lo otro es escuela militar y ajena a la razón. Creo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta herramienta permite, ciertamente, mejorar claramente en la ortografía pues exige una atención del cien por cien. Y, como tú, no creo que copiar sea un buen sistema pedagógico. Se hace sin atención alguna y no se graba en la memoria. Pero tú eras profesor de Educación Física ¿no? Hacía tiempo que no sabía de ti. Me alegro de que estés todavía por aquí.

      Un saludo.

      Eliminar
  13. Hola, Joselu. Merodeo por las sombras, no sé qué me pasa con el tiempo, pero se me escapa cada vez más rápido y no puedo estar en todos los lugares que deseo o, al menos, con la frecuencia frecuencia requerida. En la escuela rural, al menos en Aragón, un especialista de EF o inglés habitualmente ocupa el puesto de tutor para facilitar la organización del centro, por lo que imparte Lengua, Matemáticas, Ciencias, Plástica y su especialidad. Es mi caso y realmente me encanta esta variedad y poder conocer tan bien a los alumnos. En concreto, la asignatura de Lengua es muy estimulante para mí y tengo presente la suerte de poder impartirla. Hace dos días los niños respondían a la última carta que nos mandaron alumnos de otro centro con el que mantenemos correspondencia y su grado de conexión e implicación con la actividad era total. El redactar lo mejor posible, mejorar la ortografía, revisar el sentido general del texto y hacer las correcciones que les planteaba... eran preocupaciones que partían de su interés, que no había que imponerles y luchar por su esfuerzo. Igual que esta actividad, buscamos otras que tengan similar orientación, pero estoy ya cansado como si estuviera a punto de jubilarme de luchar con las visiones y métodos que simplemente se justifican en el "a mí me enseñaron así" o "otros también lo hacen así". En las escuelas existe una monumental falta de trabajo, esfuerzo y espíritu crítico. Un abrazo, encantado de leerte, como siempre.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...