Páginas vistas desde Diciembre de 2005

lunes, 27 de febrero de 2012

¡Profe, que ya sabemos qué es la virginidad!



Una de las situaciones más comunes para un profesor que imparte clase a grupos en que  la mayoría son inmigrantes (marroquíes, paquistaníes, latinos) es la de ser consciente de que habrá infinidad de palabras, conceptos, imágenes o símbolos que probablemente no sean comprendidos por ellos aunque sean habituales y conocidos en nuestro modo de entender las cosas. Especialmente esto es importante en el terreno del arte y concretamente en el de los textos literarios.

Estos días leemos dramatizando la obra Bodas de sangre de Federico García Lorca. Nos sentamos en círculo al final de la clase y los alumnos leen, intentado interpretar a los distintos personajes. La lectura va más o menos fluida, pero yo voy deteniéndola explicando algunas cuestiones que pienso son necesarias para comprenderla. ¿Hasta que punto entienden la situación planteada? Parece que la base del conflicto sí. Saben que la novia está enamorada de Leonardo y que la boda con el novio la sume en la desolación y la amargura.

Hay un momento en que el novio y su madre regala unas medias caladas a la novia. Es un elemento que lleva aneja la sensualidad, y más cuando la criada describe dichas medias asociadas a las piernas (la pantorrilla, los muslos...). Les explico que antes en España las mujeres velaban totalmente su cuerpo. No podía ser contemplado por un hombre que, sin embargo, si veía un fragmento de pantorrilla, era para él altamente excitante. ¿Entienden el conflicto? Mis alumnas marroquíes también velan su cuerpo (no todas) y tienen un sentido del pudor que lo aproxima a esas concepciones de principios de siglo. ¿Hasta qué punto les desconciertan las alusiones a la cama, a los dos cuerpos, el del novio y la novia, encontrándose el día de la boda? Desconozco dónde están los referentes claros para mis alumnos. Antes cuando me dirigía a alumnos españoles tenía claro cuáles eran nuestros valores e imágenes de referencia, lo que era normal y lo que no. Ahora he de explicar cuestiones que no sé si se entenderán. Una de ellas es la corona de azahar que arroja la novia al suelo el día de la boda. ¿Sabéis lo que es el azahar? ¡No! Me responden tanto marroquíes, latinos o españoles. Es la flor de naranjo, es blanca y simboliza la virginidad. Entonces me veo obligado a explicar qué es la virginidad, hasta que una alumna marroquí me espeta. "Profe, que ya sabemos qué es la virginidad", entre las risas de la mayoría que encuentran cómica la situación. A mi vez, termino riéndome por lo absurdo de la situación.

Los asuntos referidos al pudor son susceptibles de choques culturales. En la película El resplandor de Kubrick aparece un desnudo de una mujer misteriosa en la habitación 237 y observo que niñas marroquíes apartan la vista de la pantalla. Están educadas en otros parámetros en que el desnudo o el sexo son tabués como lo eran para nosotros hace un par de generaciones en la España de los años cincuenta o sesenta en que comenzamos a abrirnos en este terreno. De hecho los años anteriores a la Transición y la Transición misma suponen una eclosión de lo sexual que revela la fuerte tensión acumulada por la represión del franquismo.

Sin duda ha de haber una fuerte tensión en este terreno entre los varones y las chicas que estén formados en una visión puritana del sexo de acuerdo a su cultura. Sin embargo, no son inmunes a las influencias de la sociedad occidental cuya libertad en el sentido del pudor es mucho más amplia. El otro día revelaba que un alumno marroquí fue sorprendido mirando unas imágenes de sexo explícito durante la clase por lo que fue amonestado. Entiendo que hay un fuerte conflicto sexual en el que chocan la identidad cultural (musulmana) y la realidad fisiológica personal, a la vez en un contexto cultural que no ayuda demasiado a las ideas de mantenimiento de la castidad hasta el matrimonio. Pienso que el hiyab que portan las muchachas es precisamente ese símbolo que expresa la virginidad y que representaba el azahar en la obra Bodas de sangre.

Supongo que la clave en este sentido es la de abordar las cuestiones con normalidad, pero ello no deja de plantearme interrogantes sobre los límites o las explicaciones necesarias.  Con los alumnos marroquíes nunca he tenido ningún conflicto serio sobre este tema, pero he oído de alumnos testigos de Jehová que se negaban a leer algún tipo de novelas porque había situaciones o imágenes que no admitía su religión.

A veces se produzcan situaciones cómicas cuando el profesor intenta explicar lo que sí por supuesto es comprendido y forma parte de su cultura más cercana como es la idea de virginidad que tiene que ser medular como lo era de la nuestra no hace tanto tiempo. 

jueves, 23 de febrero de 2012

Rousseau en el aula



El otro día en una reunión de coordinación de nivel hubo una interesante discusión sobre el tipo de prueba que tendrían que realizar los alumnos en grupo e individualmente para el Crédito de Síntesis que tiene como eje la ciudad de Barcelona explicada por una agencia de viajes inglesa. Los chavales deberían realizar una web en google sites mostrando los lugares de referencia y explicando su interés artístico, deportivo, cultural, gastronómico... La idea parecía interesante, pero sabemos que cuando los chavales trabajan en grupo, la realidad es que uno o dos suelen realizar el noventa por ciento del trabajo y siempre hay alguno que no hace nada. No es una invención. Los alumnos temen por eso las agrupaciones que se hacen en las que se mezclan alumnos de toda tipología y nivel.

Se enfrentaron dos concepciones del trabajo: una ingenua tal vez que pensaba que esa web elaborada colectivamente sería suficiente para evaluar el trabajo, y los profesores que pensaban que debían realizar además complementariamente un trabajo específico cada uno de los miembros para ser evaluado individualmente.

¿Se puede confiar en los alumnos, en su seriedad, en su honradez, en su compromiso? Una profesora sostenía que si no lo intentábamos nunca lo sabríamos. Otra opinaba todo lo contrario: que no confiaba en los alumnos por sistema, que ella había sido alumna y sabía que no era de fiar. Que si podían, algunos harían trampas para evitar el trabajo y cargarían sobre los demás el peso del crédito sobre Barcelona. El debate fue interesante, pero se resolvió con la tesis más pesimista, la que considera que la condición humana es frágil. Los alumnos deberán resolver diferentes partes de un dossier digital de modo individual además de la web.

El otro día recibí por correo electrónico diferentes redacciones sobre un tema que les había planteado. Una de ellas era remitida por la alumna más ejemplar y seria que tengo, y sobre la cual he escrito en alguna ocasión. Su texto era singularmente bueno. Tenía un lenguaje imposible e inalcanzable para esta alumna magrebí que comete errores graves en el uso del idioma. Me temí lo peor. Busqué en google y no me costó encontrar donde había copiado el texto. Sentí algo próximo al desasosiego. Supongo que la obligación de un estudiante es intentar engañar al profesor, pero en aquella alumna ejemplar me parecía sorprendente y en alguna manera me resultaba doloroso. Se lo comenté por correo electrónico y recibí una respuesta acorde a la mía en la que se reconocía la impostura y se me pedía disculpas.

Hoy he pillado a un alumno magrebí muy problemático navegando con el ordenador en páginas pornográficas. El curso en que está no es un modelo de trabajo, y he estallado afeándole su conducta y lo he echado de clase poniéndole una amonestación. Luego, al final de la clase ha venido pidiendo disculpas y casi llorando. Temía que si lo sabía su padre lo enviaría a Marruecos. Le he dicho que no revelaría a su padre la verdad íntegra (que navegaba en páginas obscenas) pero sí que le explicaría su conducta contraria a la seriedad y el funcionamiento de la clase. Ignoro en qué habrá acabado la conversación entre padre e hijo, pero yo he hablado con el padre como era mi obligación.

En otro curso, unas muchachas me han llamado discretamente para decirme que una compañera suya se dedicaba a navegar en facebook durante la clase, y que incluso utilizaba la webcam del ordenador para grabar a los profesores en el aula. Me han explicado después que utilizaban generalizadamente un programa para burlar el bloqueo por parte del instituto de determinadas páginas consideradas inapropiadas. Me ha parecido feo todo. Me ha parecido feo que dos alumnas delataran a una compañera, pero me ha sido revelador lo que me han dicho sobre dicha alumna que se hace pasar por borderline, y que resulta que es más espabilada de lo que parece, y sobre la que he de aplicar un control más severo en lo que hace en el aula, por más que lo que sé es fruto de una delación.

¿Podemos fiarnos de los alumnos? ¿Es simplemente picaresca normal y lógica todo aquello que sucede en el aula? ¿Podemos establecer sistema basados en la confianza o debemos precavernos sobre lo que es la condición humana, lo que es decir poco fiable, poco sólida, y más en una etapa singularmente inestable? A veces entre los profesores que visitan el blog se intuye un roussonianismo muy marcado entendiendo que los alumnos son buenos por naturaleza y es el sistema el que los pervierte, el sistema que encarnamos, lógicamente, nosotros. Otra perspectiva es la de Dunia, una profesora joven que opinaba que ella, como decía antes, no era nada de fiar en sus tiempos de alumna, y que ello le iluminaba en la consideración que tenía acerca de sus alumnos, a los que, no obstante, quería, pero sabiendo que en el fondo, en el fondo, no son muy de fiar.

En el día que he tenido hoy tiendo a pensar que no podemos esperar una conducta irreprochable y recta ni siquiera en aquellos en los que más confiamos. Es posible incluso que engañen por miedo a defraudar al profesor. No sé.


lunes, 20 de febrero de 2012

Instituto Lluís Vives en lucha



Sigue coleando el conflicto en torno al instituto Lluís Vives de Valencia. Hoy han proseguido los enfrentamientos entre la fuerza pública y grupos de estudiantes que intentaban manifestarse o hacer cortes de tráfico. Todo empezó el día 16 con la detención de un alumno del centro en circunstancias que apuntan a una excesiva contundencia de la policía que se llevó al muchacho de diecisiete años a la comisaría. El instituto lleva acciones de protesta por los recortes  aplicados en la Comunidad Valenciana que restrigen totalmente los presupuestos de los centros, llegando incluso a que no haya calefacción en las clases.

Los disturbios han continuado en el día de hoy y se han producido conatos de manifestación, una decena de detenciones de jóvenes, aporreamientos y disparos de pelotas de goma contra los manifestantes. Se habla de una preocupante contundencia policial que está siendo muy agresiva en su modo de encarar conflictos callejeros. El claustro de profesores del instituto Lluís Vives ha emitido un comunicado en el que se condena la violencia policial y se protesta enérgicamente contra las detenciones llevadas a cabo.

La política de recortes en la Comunidad Valenciana, una de las más endeudadas de España y con graves problemas de corrupción, está siendo radical. No es la única. En Cataluña vemos que los presupuestos de los centros son recortados sustancialmente, así como las condiciones laborales de los profesores que ven descender su sueldo así como su dedicación a necesidades educativas especiales con grupos más numerosos a pesar de la creciente complejidad que se produce en las aulas y que no puede ser atendida.

Me pregunto si el conflicto en el instituto Lluís Vives puede ser el desencadenante de una movilización estudiantil y del profesorado ante la política brutal de recortes que están aplicando las administraciones de la derecha estatal y autonómica. No sé si habrá llegado el momento de despertar los que vemos en peligro la situación de la escuela pública, así como de la sanidad, cada vez más precaria, o las condiciones laborales de los trabajadores. Todo es para nuestro bien -se nos dice-. Se reducen las dotaciones económicas en todo el ámbito público y se lleva camino de crear una medicina para personas con dinero y otra para pobres, y tal vez en la educación, ese motor de nivelación social, se lleva el mismo camino.

Nos dicen que son tiempos amargos y se nos piden esfuerzos, esta es la palabra fundamental para enmascarar el recorte de todo el sector público y la progresiva privatización de todos los resortes sociales de equidad. Al parecer hemos de padecer en silencio y con espíritu solidario toda la laminación del escaso estado del bienestar que habíamos conocido. Ha habido elecciones. En ellas el partido ahora gobernante ocultó su programa de gobierno. No se podían decir determinadas cosas. Luego justificaron sus reformas como efecto de la mala situación encontrada y que desconocían -según ellos-. Pero las perspectivas no son de recuperación sino de mayor crisis y aumento del desempleo con las medidas de la reforma que favorecen únicamente a los empresarios que podrán reducir los sueldos y echar a la gente a la calle. Nuestros jóvenes saben que tienen muy pocas esperanzas profesionales y laborales. Es normal que les inquiete el futuro inmediato, y es normal que surjan focos de tensión. Estamos en un país cuya única esperanza para los jóvenes es el paro o la emigración. Se piden esfuerzos para sacar el carro adelante, pero esfuerzos que caen siempre del mismo lado, en los trabajadores que ven recortados sus derechos y sus salarios, si no es que están abiertamente en el paro.

Quizás el Instituto Lluís Vives nos esté mostrando un camino, y sus acciones sean el comienzo de una senda de fuerte resonancia social y política en la que los ciudadanos habremos de empezar a poner límites a las llamadas políticas de austeridad y de contención del déficit. Se nos piden esfuerzos desde Convergència i Unió y se nos piden esfuerzos desde el gobierno del PP, a la espera de todavía más duras medidas de ajuste que tienen, como no, a lo público en su punto de mira.

Quizás los profesores hayamos de empezar a pensar en qué hacer, hacia dónde dirigir nuestros esfuerzos que, tal vez, no sean los mismos que la derecha omnipotente pretende.

No dejo de ver con enorme simpatía al claustro de profesores del Institut Lluís Vives, así como la dinámica iniciada por sus estudiantes. Espero que fructifique y sus frutos lleguen a toda España sin distinción de territorios. 

sábado, 18 de febrero de 2012

Elogio del hombre común



Está de moda la vulgaridad, la mediocridad, un estilo de chatedad ciudadana que propone que el hombre común debe ser el cigüeñal y modelo de realización social. Lo vemos en el estilo de nuestros políticos, lo vemos en la zafiedad de tantos programas televisivos que ponen a patanes como ejemplos de normalidad, lo vemos en la epifanía del hombre común en internet que usa y abusa de su sentimentalismo así como de sus juicios tajantes acerca de todo lo que pasa. Todo el mundo tiene opiniones acerca de todo y el ciudadano corriente es capaz de interpretar el mundo y la realidad en tres plumazos, y, en consecuencia, exponer juicios sesgados y demoledores sea contra la iglesia, contra el estado, contra los capitalistas, contra los sindicatos, contra la derecha o la izquierda, contra la injusticia que le afecta a él, contra los partidos... Y no es que carezca de razón o de razones. Las tiene, y muy poderosas. El problema es la simplificación que el hombre común utiliza para juzgar e interpretar cuando los problemas son extraordinariamente complejos y requieren de una buena dosis de especialización y estudio además de profundos conocimientos en muchos ámbitos que evidentemente no se tienen, pero cualquiera con dos eslóganes elementales construye un argumento en consonancia,  que se dispara en una ráfaga superficialmente corrosiva.

El hombre común es un hombre sin atributos, odia a las élites y desprecia la inteligencia. No cree en los méritos atribuibles al esfuerzo, la formación o a la honestidad. El poder lo ensalza y lo elogia porque su fuerza es colosal y es esencial que vaya a votar en determinadas fechas. El hombre común piensa que todo se debe a él, que tiene derecho a todo, incluso a lo que no le pertenece, hace exhibición de sus malos modos, de su infantilismo, de su terrorismo tautológico, de su tosquedad. El hombre común marca tendencias mayoritarias, el hombre común está enfadado y expele veneno cuando escribe en textos llenos de faltas de ortografía en la prensa digital o cuando tiene ocasión de hablar en la barra del bar o en la peluquería. El hombre común sabe interpretar el mundo y la realidad, y encuentra los enemigos fácilmente: los judíos, los moros, los capitalistas, los sindicatos, el PP, el PSOE, internet, Estados Unidos, la propiedad intelectual...

El hombre común está de moda. Todos deberíamos irnos pareciendo un poco a él, aspirar a la ignorancia de sentirnos realmente importantes en nuestra mediocridad y sobre todo habríamos de estar siempre profundamente cabreados contra el poder, esperando que éste nos halague y nos venga a buscar. Sabemos que nos necesita, sabemos que necesita del espíritu primario que alcanza a reducir a sus consignas elementales cualquier asunto por complicado que parezca. Porque, a pesar de su apariencia, el hombre común es conformista en lo más profundo de sí mismo y encuentra en su vaciedad un anclaje fundamental.

Son las masas las que deciden y las que orientan lo que debe ser y pasar. El mundo en sus tendencias generales pertenece a la mediocridad, y habría de establecerse un sistema educativo en consonancia a estos valores horizontales dominantes. En esas estamos. 

miércoles, 15 de febrero de 2012

El resplandor y Mohamed



Hoy ha vuelto a clase Mohamed. Es un alumno de este cuatrimestre del crédito de cine de terror. Apenas lo conozco pues el grupo acaba de empezar el ciclo. Hoy pasábamos una segunda sesión de El resplandor de Stanley Kubrick. Mohamed ha estado varias sesiones sin venir a clase. Lleva las manos vendadas por las quemaduras que sufrió en el incendio de su hogar. Fue noticia en toda la prensa. Un incendio de madrugada en el piso de su familia calcinó totalmente la vivienda. Una hermana suya de siete años murió abrasada en el suceso. Su padre, desesperado, sufrió graves quemaduras intentando salvar a los cinco niños que había en la casa, pero no hubo posibilidad de salvar a la niña.

El colegio de la niña ha abierto una cuenta de solidaridad con la familia que ya estaba en una situación límite. La solidaridad ha funcionado y en alguna manera se ha ayudado a esta familia. Nosotros también hemos intentado ayudar económicamente a Mohamed que perdió todo en el incendio. Hoy venía con su nuevo ordenador portátil que cuidaba con sus manos vendadas.

Es un muchacho concentrado y serio. Hoy se ha dirigido a mí para decirme que no ha podido hacer el trabajo sobre la película anterior, Carrie. No ha hecho falta decir nada más. Le he dicho que como no pudo ver la película estaba dispensado de la presentación del mismo. Me ha asombrado su dignidad, su saber estar, el no reclamarse en ningún caso como protagonista y solo preguntar con timidez sobre el trabajo que había de presentar. Hoy mientras veíamos concentrados las imágenes en el hotel Overlook en que Jack Torrance enloquece en aquel invierno poblado de fantasmas en las montañas, pensaba en Mohamed y en la dimensión social de la escuela pública y me he sentido confortado porque, a pesar de nuestras limitaciones, luchamos en circunstancias difíciles contra la desigualdad y nuestros alumnos viven terribles dramas que no ignoramos y que están detrás de sus vidas. 

La música de Bela Bartok acompañaba las imágenes en ese blanco laberinto de la tragedia. 

domingo, 12 de febrero de 2012

Educación en valores




Somos células teledirigidas a las que se permite ver la televisión y usar internet sabiendo que somos totalmente inocuos pese a nuestras pretensiones críticas y analíticas. El ciudadano del siglo XXI probablemente tiene más elementos de información que ninguno de cualquier otra época. Nunca la información ha fluido con tal potencia y diversidad. Se puede elegir entre miles de canales de televisión digitales, emisoras de radio alternativas, libros, prensa, internet, librerías que están llenas de tomos de pensamiento crítico...  Es posible que no haya habido una época más pródiga en información y a la vez más limitada y controlada.  Uno tiende a pensar que nos dejan coquetear en esta parte del mundo con la sensación de ser libres y críticos, como si estuviéramos metidos en una caverna en la que se nos creara la convicción de nuestra libertad pero que en realidad no fuera sino una percepción limitada por poderes extremadamente potentes -económicos y políticos- que hubieran generado en nosotros dicha alucinación


Este es el primer capítulo del currículo del crédito de Educación en Valores que imagino -solo imagino- que impartiría a mis alumnos de cuarto de la ESO. Las próximas entradas irán incorporando nuevas aportaciones. 

jueves, 9 de febrero de 2012

El tribunal de la venganza



El llamado Tribunal Supremo ha perdido hoy toda dignidad institucional tras el fallo contra Baltasar Garzón por las escuchas del caso Gurtel que le han llevado a la inhabilitación por once años, lo que es suficiente como para apartarlo definitivamente de la judicatura. Le estaban esperando en tres procesos, todos inventados, para aplastar a este juez atípico que ha dado la vuelta a la jurisdicción internacional en la persecución de los delitos de genocidio lo que permitió la persecución de Pinochet o la Junta Militar argentina, que investigó los casos del GAL, o puso a la organización terrorista ETA contra las cuerdas, así como a su aparato político. 

Lo estaban esperando. Magistrados como Luciano Varela o Manuel Marchena acumulaban una inquina especial contra Garzón y nunca debieron formar parte del tribunal. Está claro que ha sido una venganza institucional y personal y no un fallo jurídico, aunque los monaguillos de la derecha más reaccionaria hoy celebran con champán el fallo diciendo que ellos siempre respetan y acatan las decisiones judiciales. Ponen cara de no haber roto un plato, y apartan definitivamente al que investigó la trama de corrupción más grave de la reciente historia de España, el llamado caso Gürtel que afecta de lleno al PP en su núcleo pero que ahora nos gobierna a todos los niveles. A todos, el judicial, también. 

No ha habido fallo jurídico. Ha habido un proceso "ad hominen" para anular a un hombre independiente, que se ha atrevido a remover la memoria histórica para abrir cauces a la revisión del genocidio perpetrado por el franquismo durante la guerra y tras la misma. Tampoco se lo perdonan, y daban igual los argumentos esgrimidos por las víctimas o el propio Garzón o el fiscal. La sentencia, igual que las otras que vendrán, están falladas de antemano en un alarde prevaricador que ofende a cualquier conciencia jurídica.

La derecha hoy brinda y jesuíticamente simula su acatamiento de la justicia, de la justicia que le interesa, claro está.

Como ha dicho Carlos Jiménez Villarejo, exfiscal contra la corrupción, este fallo es producto de "una casta al servicio de la venganza". Y avergüenza que esta mafia se llame "Tribunal" y "Supremo".

Malos tiempos para la Justicia. 

domingo, 5 de febrero de 2012

La irresistible tentación del abismo



Me atraen los perdedores, aquellas personas cuya vida no es una sucesión de éxitos sin final, o que en una jugada del destino pierden todo, o que su vida se encamina, más allá del espíritu de conservación, a una planeada o intuida autodestrucción... En el fondo no me atraen aquellos que hacen de la preservación o del interés en sobrevivir sanos y jóvenes el leitmotiv de toda la vida. Me atraen los suicidas, los depresivos, los personajes en el límite, los que buscan su autodestrucción, los creativos pero improductivos, los pasivos, los fracasados por mérito propio..., los que no hacen del culto al cuerpo o la salud el eje de su vida, los tristes, los que no cantan a la maravilla que es vivir a pesar de todo, los que bordean el lado oscuro de la vida, los que frecuentan el abismo, los que menosprecian las normas sociales cada vez más cerradas y opresivas, los que no se ajustan a la norma, los que no encajan, los que viven a su manera sin obsesionarse por permanecer jóvenes y exitosos, los que decaen, los viejos -legítimos derrotados-, los que se deterioran y la vida va dibujando la imagen del fracaso en sus facciones, los que no soportan la vida, los que huyen de ella, los miedosos, los que no pretenden ser héroes, los que son perseguidos por la desdicha, los que pierden todo por amor, los desencantados, los que lo intentaron y no tuvieron fuerza, los despechados, los que apuestan todo a una carta y pierden, los que persiguen el fracaso a conciencia perdidos en laberintos de desolación, los que no reclaman halagos y, a pesar de su hundimiento, no demandan compasión ni compañía... Me atraen los antihéroes de las novelas que se sumergen en su desdicha rigurosamente planificada como en un sueño.  Admiro a los que pierden, a los que apuestan todo a una carta perdedora, a aquellos que el destino juega malas pasadas y se sobreponen a la desventura, a los que no quieren dejar huella de su paso por el mundo y solo ansían el olvido, ni siquiera un epitafio consolador, a los que se dejan morir por pasión de la vida, a los que se envenenan lentamente o rápidamente, a los que siguen siendo buenos en su declive y en su tragedia

Amo a los que brillan con luz propia y en su cenit, se desploman y desaparecen perdiéndolo todo e iluminando nuestro camino. 

miércoles, 1 de febrero de 2012

Adiós, Fátima



Hoy he recibido un mensaje a través de facebook de una alumna, vamos a llamarla Fátima,  que me decía textualmente:

"Hola, profe yo me voy a Belgica por eso no pude venir a clase, nos vamos a mudar y todo lo que esta en casa ya se lo han llevado a Belgica, y yo ahora estoy en casa de mis abuelos en Vic y no puedo venir cada mañana a las 8:00, el viernes voy a venir y el domingo 5 me voy a Belgica adios".

Fátima es árabe y me tiene agregado como amigo en facebook. No sé nada, casi nada de ella. Es extremadamente discreta y nunca dirá una palabra de más. Es trabajadora, estudiosa, y merecía estar en un nivel más alto de tercero, pese a que la tutora nunca la apoyó ni me atendió en mis demandas. Ahora da igual. Fátima se marcha a Bélgica. Nadie sabía nada. Ni su tutora, ni yo, ni sus compañeros. Su silla y su mesa están vacías. Pese a su discreción, se ha despedido de mí a su manera. Yo le intentaba motivar con mensajes de confianza en sus posibilidades. Destacaba entre sus compañeros en un curso en que la inmensa mayoría son inmigrantes (todos menos uno).

No tiene nada de especial, me diréis, simplemente una alumna se ha trasladado de país a mitad de curso. Es cierto. Sin decir nada, sin transparentar nada, ha asumido que ese era su destino sin rebelarse frente a ello, sin decir una palabra de más, y trabajando con seriedad hasta el último día en que le han dejado venir a clase. No sé lo que sabía ella, de hecho no sé nada de nada. Sólo transmito mi perplejidad, mi desconcierto, mi tristeza, por la ya definitiva ausencia de una muchacha a la que le había cogido afecto. Supongo que esto es uno de los efectos de la crisis. No es el primer caso de muchachas que a mitad de curso se trasladan a un país nuevo   y del que desconocen todo, empezando por la lengua o el sistema educativo...

No sé qué me asombra más: si la discreción absoluta de esta muchacha que no reveló a nadie sus circunstancias o la sumisión total de ella a los designios de sus padres que la llevan a una realidad totalmente diferente.

He intentado llegar a su mundo a través de su perfil de facebook pero no se puede extraer nada salvo su gusto por una cantante rapera musulmana ataviada con velo, cuyo nombre no he logrado saber en el vídeo que publica en su perfil.

Sé que no volveré a verla nunca más. Fátima se desvanece, y me deja un resabio extraño de melancolía puesto que ignoraba cuánto la apreciaba, cuánto se aprecia a personas que pese a su aparente grisura nos dejan un pedazo de su corazón, de su tristeza.

Buen viaje, Fátima. No te rindas nunca ante las circunstancias, no dejes que otros decidan tu vida. Vales mucho. Adiós.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...