Páginas vistas desde Diciembre de 2005

lunes, 29 de febrero de 2016

El proyecto ODRADEK


Sin haberlo previsto me he encontrado durante este curso con una ilación de temas en tercero de ESO que pueden crear la idea de proyecto. El hilo conductor es Kafka. Un tema anómalo dentro del programa. Soy consciente de que es un elemento perturbador a su edad. Y que puede no atraerles demasiado leído a palo seco. Porque ¿qué me encuentro cuando voy a clase de tercero de ESO? Muchachos a los que les gusta el fútbol, chicas enamoradas de Justin Bieber, lectoras impenitentes de libros románticos que afloran en sus ratos de distensión. ¿Por qué Kafka? Porque, en esencia, les enfrenta al más alto grado de la ambigüedad literaria. Ellos y la inmensa generalidad de los lectores quieren que los relatos sean claros, que se extraiga de ellos una moral, que se den suficientes explicaciones para que todo quede nítido y no haya lugar a dudas, que acaben bien con la victoria del lado bueno de las cosas –el amor, el héroe, el ideal- que les depare un rato de distracción amena sin mayores complicaciones...

Nada de esto sucede con Kafka. Ni es fácil extraer el sentido de sus relatos –si es que acaso tienen alguno-, ni expresan una moral vencedora que no sea el aplastamiento del protagonista, ni al final todo queda claro y sí más bien asombrosamente abierto y extraño, ni gana el lado bueno ni es seguro el rato de distracción con estas historias... Soy muy consciente de que a este autor hay que ilustrarlo, leerlo con ellos, hacerles asistir a un universo narrativo extraordinariamente complejo y ambiguo. No puedo dejarles solos con él. Kafka no es un contertulio cómodo. Sobre su literatura se han dado interpretaciones de todo tipo, pero me quedo con la lectura de Borges que anima precisamente a no extraer ningún símbolo o mensaje recóndito en sus líneas que no sea puramente literario en la cercanía del mundo onírico.

De este magma sale el proyecto ODRADEK. Acaban de leer Kafka y la muñeca viajera de Jordi Sierra i Fabra, que les ha encantado –los que lo han leído, claro-. El siguiente que leerán sera La transformación –antes conocido como La metamorfosis-. Hay una edición muy barata que encargaré en Amazon para ellos. Lo leeremos casi íntegramente en clase. Pero antes de eso vamos a agitar el tema Kafka. Primero una exposición fotográfica sobre La transformación cuyo centenario fue el año pasado. Vamos a traer una veintena de fotos que un colectivo joven presentó en una exposición reciente. Pero también ellos elaborarán un proyecto –el llamado ODRADEK- que consiste en crear un objeto imaginario –la idea está sacada del relato Preocupaciones de un padre de familia:  Kafka crea un objeto inexistente y le da un nombre cuyo origen es incierto. Atribuye al objeto una personalidad, una sentimentalidad, y llega a dialogar con él. Como es un objeto que no tiene sentido ni finalidad, no es desgastado por el tiempo. Este es el Odradek cuya interpretación gráfica he puesto en la foto del blog. La idea es que creen un objeto que han de dibujar, ponerle un nombre y escribir un texto de ciento cincuenta palabras expresando qué es dicho objeto y establecer una relación con él. No es fácil. El objeto debe carecer de utilidad práctica y ser puramente fantástico. Deben dibujarlo, bautizarlo y escribir sobre él.

Sé que están dando muchas vueltas a la novela que han de presentar para mediados de mayo, pero este objeto fantástico les hará rumiar mucho. No es un desafío convencional. No. No hay una respuesta tópica aunque seguro que bastantes de las que den lo serán. Será precisamente su capacidad de escapar a los tópicos la que hará que la invención sea feliz. Kafka con esta invención genial del Odradek se unía al colegio de patafísica y el posterior Obrador de Literatura Potencial (OULIPO) en que participaría Raymond Queneau. Es tan infértil la lectura biografiada de Kafka, proyectando la idea de un ser angustiado y oscuro, que precisamente esta dimensión de juego en sus relatos nos aleja de esa idea por unos momentos. Cuanto más leo a Kafka más pongo en cuestión los tópicos biográficos que han construido una determinada visión de él. Hay mucho de juego literario en sus relatos.

El objeto imaginario es un ejercicio exigente de creatividad. La peor de las condenas de la cultura de masas es su carácter tópico, cómodo, plano, antiimaginativo. El Odradek que ellos creen debería escapar de esas relaciones causales con la lógica común para entrar en otro territorio más feraz.

¿Se puede pedir lo imposible? Buena pregunta. Pienso que solo pidiendo lo imposible es probable que emerjan poetas desconocidos, frikis anónimos, cronopios avant la lettre. Si solo pedimos lo causal, solo recibiremos eso, lo encadenado a la lógica que nos aplasta. Algunos han dicho que dentro de cada uno de nosotros hay un artista oculto. Puede que sea una hipótesis ingenua, que contraría la realidad diaria, pero ¿qué pasa si por un momento le damos una oportunidad a que pudiera ser cierto?

Que esto no está dentro del programa ... La sociedad necesita de seres grises para construir un conjunto grisáceo. Pero nadie se fija en nosotros, ataquemos mientras otros duermen, avancemos cuando ellos retroceden, escondámonos en las trincheras, leamos a Alfred Jarry, a Dostoievski, a Breton. Soñemos cuando ellos se limiten a ser extraordinarios gestores. Disimulemos, disfracémonos de buen ciudadano, de profesor perfecto que trabaja por competencias. Aullemos de placer cuando la luna se ponga roja.


Evohé.

18 comentarios :

  1. Ayer en clase de historia acabamos, después de quince días, de ver (y explicar) la genealogía de los dioses griegos.Hemos disfrutado mucho. Ellos, porque en su inocencia, veían cosas raras, imposibles, pero que resultaban ser mentiras que eran verdades, pues la mitología ahí está. Y esto les provocaba una inusitada admiración. Y esta magia de lo que es, pero no es, les ha fascinado. Y yo he disfrutado como un enano viendo las jóvenes y muelles mentes de estos preadolescentes haciendo cábalas sobre la imposibilidad de que Cronos (Saturno) se comiera a sus hijos y luego estos salieran vivos y con ganas de guerra de su barriga. Y Zeus, con su rayo, que venció a los poderosísimos titanes. Y Atlas, el titán que fue castigado a sostener durante toda la eternidad la Tierra, ¿y si se cansa, y si le coge un tirón? Pero es un dios, que yo les digo..) Total, que hemos pasado unas jornadas al borde la irrealidad, y eso me fascina. Kafka ha volado por mi aula y nos ha visitado. Lo imposible no existe. Nuestra mente es tan fértil que nos puede hacer felices. Solo hace falta estimularla y alejarla de los estereotipos.
    Me parece esta tuya una iniciativa feliz. Me encanta. Y, una cosa, no te desanimes si hay alumnos que no están en tu onda, esto es normal. No todos los humanos están por la labor de caminar por el lado mágico de la vida.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de tu feliz experiencia con la mitología griega. Es un tema tan extenso e intenso que debe dar gusto trabajarlo. Hubo unos años en que les hacía leer Las metamorfosis de Ovidio en Literatura de Tercero de BUP.

      En el caso de Kafka, no sé si es el lado mágico de la vida porque Kafka es refractario a la magia. Incluso el nombre de "La metamorfosis" se entiende poco adecuado porque remite al mundo griego y su lado fantástico. "La transformación" sería más adecuado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Ojalá les sirva para ampliar los horizontes, ver el mundo de otra manera y aprender a pensar de forma crítica si no lo hacen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo, pero pienso que el resultado colectivo será interesante. A ver. El cambio de perspectivas es harto proceloso. No es frecuente. Ver las cosas de otro modo al convencional no es fácil. Todo nos lleva a ponernos en posiciones conocidas poco innovadoras.

      Eliminar
  3. Creo que si una persona sabe a donde quiere ir, es más fácil que llegue a su objetivo.
    Poco o nada más puedo añadir.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una cita que me torturó durante bastante tiempo. Decía algo así como "quien no sabe lo que busca, no entiende lo que encuentra". Yo nunca he sabido muy bien adónde iba, así que esto me hundía totalmente.

      Muchos años después encontré otra cita contraria que decía: El que sabe lo que busca, ¿cómo va a entender lo que encuentra?

      Son dos concepciones totalmente dispares. La primera es la oficial, la segunda es periférica.

      Un cordial saludo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. A esto es lo que llamo la didáctica incierta o salvaje.

      Eliminar
  5. Tú, como Descartes, "larvatus prodeo", 'enmascarado avanzo'..., que es, por otro lado, lo que has hecho toda tu vida académica, con tanto provecho para tantas generaciones de alumnos. Muy interesante la propuesta del Odradek, incluso para los profesores..., es decir, qque tú mismo habrías de hacer el ejercicio, aunque luego no lo contrastes con los de los alumnos, pero tus lectores aquí estaríamos encantados de ver ese desarrollo... A bote pronto, según iba leyendo la propuesta didáctica, lo primero que se me ha venido a la cabeza es que el odradek por excelencia es nuestra propia vida, que es un artefacto tan imaginado como complejo, una "cosa" realmente extraña, para ser cosa. Pero reconocer lo que tenemos de "cosa" no estaría nada mal, me parece. Nos damos mucho pisto y, en el fondo, nuestros mecanismos de actuación son a veces tan simples como los de esos muñecos a los que se les da cuerda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El relato Preocupaciones de un padre de familia es genial. Y en él propone una suerte de interpretación de toda su obra que va a contracorriente de todos los kafkólogos que han pretendido extraer un sentido concreto a sus cuentos y novelas. El odradek es la propia vida, dices, algo interesante. Pero en el relato K. sostiene que el padre siente desazón, angustia, zozobra, porque el odradek le sobrevivirá precisamente porque carece de dirección, de sentido, de función y el tiempo no lo desgasta. En este relato está contenido en buena parte todo Cortázar. La vida se desgasta por el uso, el odradek no. Nosotros morimos, el odradek no.

      El objeto que se me ha ocurrido y que sobrevuela mi propia concepción de odradek sería un trozo de cartón de embalar doblado en bisel de menos de 45º y atravesados los dos lados por un lapicero verde de la marca Alpino. Orientado hacia el sur, por supuesto.

      Eliminar
  6. Je, je, en esta entrada te ha salido la faceta más gamberra. No se que querrá decir Evohé!!??.

    Es interesante la experiencia que comentas. Lo que comentas de hacer salir un poeta. No se que edad tendrán tus alumnos, pero seguramente el germen sin han de salir por ahí ya lo debería tener. Eso sí, un profesor debe servir para eso, para despertarle cosas que tienen dentro, para descubrir potenciales, y en la manera que sea posible, lanzadlos en el camino que les haga volar. Venga un abrazo y ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el grito de las Bacantes con que llamaban/convocaban al dios Baco...

      Eliminar
    2. Disculpa por mi tardanza en contestar. Ya veo que Juan Poz y tú os habéis conocido. Sacamos las oposiciones en 1982 ante el mismo tribunal.

      En un comentario posterior hago referencia a que la imaginación no es una facultad muy extendida. O en todo caso es una facultad parcial. Se es imaginativo para unas cosas y para otras no. Yo soy incapaz de hacer apaños caseros de ningún tipo. Hay quien tiene una prodigiosa habilidad con el bricolage, con las plantas, con la música, con la fotografía ... En todo caso es sectorial La imaginación que pretende estimular este ejercicio es muy puntual. Es la imaginación artística o literaria. La capacidad de crear imágenes. Y no está muy presente en mis alumnos. Lo sé de sobra, pero a veces tienen destellos muy interesantes que ellos desconocen. Quiero estimular su espontaneidad como creadora de imágenes distópicas, como los niños. Y esta espontaneidad es laminada por la sociedad y la escuela. ¿Qué pasará? No lo sé. No tengo ni idea. Pero eso me interesa. Hay profesores que solo se preocupan de que los dossieres estén bien presentados y que los exámenes sean de nivel. Yo me preocupo de otras cosas. ¿Adónde voy a parar? No lo sé. Pero esa incertidumbre forma parte de mi plan. Tal vez no encontremos mucho, pero y si ... De esa condicional parte toda situación innovadora. Todo lo nuevo en la vida surge de "y si..."

      Evohé. (Jajajajajajajaj)

      Eliminar
  7. ¡Ah, ese párrafo final, qué bien te ha quedado! ¡Esas alusiones a los seres grises, a las trincheras, incluso al aullar a la luna,... y en medio la palabra "competencias"! jajaja, impagable!!!

    Me ha interesado mucho la propuesta de escritura creativa, yo diría más bien de "existencia creativa" en este caso. Tus alumnos deben de alucinar día sí y día también en tus clases, los vas a sacar del gris a patadas :))

    Me pregunto ahora cómo vas a calificar eso, ¿tienes una graella, que diríamos los valencianos, con sus competencias, estándares evaluables de aprendizaje y demás zarandajas? ¿Aplicarás la lógica gris, la ilógica oulipiana, tu propio sentido común...?

    Espero que nos cuentes eso, y, si obtienes su permiso, subas aquí algunas de las producciones.
    "Estaré al quite" :)

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No valoraré calidades imaginativas. Valoraré el trabajo invertido en ello. El cuidado del dibujo, el mimo de la propuesta, el texto escrito y su coherencia textual. No suspenderé a nadie que presente el trabajo, pero sí a los que no lo presenten. Me cuidaré mucho de establecer categorías -aunque yo pueda pensar al respecto-. Hay alumnos muy escolares, con excelentes notas, que no tienen demasiada imaginación, y hay alumnos periféricos que a veces te sorprenden felizmente. Me doy cuenta de que la imaginación no es algo que se cultive en el sistema educativo que propende a crear individuos estereotipados y bastante grises acostumbrados a ser repetitivos y copistas. Este reto apuesta por destapar esas cualidades poco estimuladas por la sociedad, las familias, los media, la escuela. Es una gota en un océano, pero al menos habrá una oportunidad para lograrlo. Si logramos aflorar un poquito de lo oculto, de lo reprimido, de lo no utilizado, puede que sirva de algo (o tal vez no). La imaginación no es una cualidad muy necesaria socialmente. El noventa y tantos por ciento de todo es estereotipado y copiado en serie. Entiendo que mis alumnos no son Cortázar.

      Un placer recibir tus comentarios.

      Eliminar
  8. Concuerdo con Blogmaníacos, es muy dificil calificar un producto de la imaginación subjetiva de cada persona ya que no hay un sistema de pesas y medidas adecuadas para hacerlo.
    La construcción de un objeto imaginario para uso propio y al margen de la realidad puede solaparse bajo una apariencia tópica y habitual. No hay nada más inquietante que la conversión de un objeto cotidiano en algo completamente distinto y que por lo tanto desafía nuestra percepción. Creo que eso lo captó Kafka a la perfección. Sus mundos están repletos de objetos y lugares comunes en situaciones en que no estamos habituados a verlos.
    Es complicado ser juez y fiel a una perspectiva kafkiana del mundo.
    ¿Por qué ese cambio de título en La Metamorfosis?

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "La metamorfosis" (Die Verwandlung, en su título original en alemán) es un relato de Franz Kafka publicado en 1915 que narra la historia de Gregor Samsa, un comerciante de telas que vive con su familia a la que él mantiene con su sueldo, quien un día amanece convertido en un enorme insecto.

      En ocasiones el título es traducido como "La transformación". Esto se debe a que en cualquier diccionario de alemán, la voz "Verwandlung" corresponde a "cambio", "transformación", "conversión", "reducción", "mutación", y solo como "Metamorfosis" cuando apunta al lenguaje de la mitología clásica. De hecho, la palabra en alemán para denominar "Metamorfosis", es "Metamorphose", término que registra claramente su equivalencia y que le haría prescindir de la voz "Verwandlung" para su traslación idiomática. Esto supone además, la existencia de otro sustantivo con valor semántico independiente. Por ello, y además, optar por la palabra "metamorfosis" podría significar elegir un sustantivo muy concreto y atinente a cierto sector de la literatura, como es en este caso, la griega. De ahí en adelante "pueden cometerse errores hermenéuticos peculiares y sesgados, como valorizar la obra por su carácter de 'fantástica transmutación' o 'suceso extraordinario', tan propios de las artes escritas en Grecia, pero impropias en la narrativa Kafkiana".

      (EXTRAÍDO DE LA WIKIPEDIA).

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...