Páginas vistas desde Diciembre de 2005

domingo, 28 de junio de 2015

Proyectos para el verano


Primero, nada de descansar en el sentido habitual de la expresión. No quiero descansar. No estoy cansado. Quiero actividad y movimiento. Ya busco cada cierto tiempo mis lugares y espacios de descanso en mi hamaca multicolor. No soy capaz de una concentración intensa durante horas. He perdido esa posibilidad. Soy más bien una persona que lleva un montón de temas en la cabeza y los va enfocando y centrando en espacios de tiempo no muy extensos, pero vuelvo y vuelvo una y otra vez a ello. Necesito cambiar de actividad con bastante frecuencia. Mi falta de atención me lleva a dispersarme en diversos temas que abordo en cortos espacios de tiempo y alternativamente. Cuando me canso de un asunto, voy a otro, leo una novela o el periódico, o hago la cena, o voy a comprar. Me despejo y vuelvo al punto de partida. Es una atención parcial discontinua lo mía. Hubo un tiempo memorable en que era capaz de estar leyendo durante ocho o diez horas una novela o un libro de historia. Me tomaba media anfetamina y pasaba toda la noche en estado de máxima alerta y atención recreándome en lo detalles. Lo maravilloso de aprender es perderse en los detalles y avanzar lentamente. Me gustan esos zigzagueos de la atención. Los hacía incluso con anfetaminas. Antes se podían comprar casi libremente en la farmacia. Ahora no. Pero ¡cómo añoro aquellas noches de atención máxima en que devoraba obras que en otras circunstancias hubieran durado una semana o diez días! Nunca utilicé las anfetas para colocarme e irme de marcha. Me preparé las oposiciones y disfruté como un enano haciéndolo.

Pero me he desviado del tema central del post que era proyectos para el verano. Lectura de varias obras a la vez. Un libro sobre Roma, “Un otoño romano” de Javier Reverte que me han recomendado para calentar motores de nuestra visita a Roma a mediados de mes. “El astillero” de Juan Carlos Onetti, una novela poderosa que cuenta una historia, la de Larssen, el Juntacadáveres a su regreso a Santa María cinco años después. Me subyuga el estilo narrativo de Onetti. Leyéndolo me doy cuenta de mi absoluta insuficiencia como escribidor. Este libro forma parte de la lectura de verano del Circulo de Lectura de Nueva York en el que participo. 

Sobre el 25 de julio emprenderé mi proyecto más ambicioso: hacer diez o doce etapas del GR11 que me llevará de Cabo Higuer (junto a Fuenterrabía-Hondarribia) a Candanchú. Pasaré por el Baztán que era lo que quería, y por Vera de Bidasoa donde vivía Baroja. Llevaré un diario de viaje en mis largas caminatas en soledad. Y haré un reportaje fotográfico. Hacer fotografías me ayuda a caminar. Tengo que parar, pensar la foto, me abstraigo, compongo y disparo. Será una experiencia muy intensa pues la haré en soledad por el Pirineo en una ruta que desconocía. Tendré tiempo de pensar, de sentir, de respirar, de escribir a mano un diario de viaje, de ver el cielo de día y por la noche. Esta larga caminata se basa en la potencia de mi cuerpo con el que he de estar reconciliado: no fumo, no bebo, no bebo ya café, hago travesías, tengo las piernas fuertes...

El resto del verano no sé. Supongo que leeré mucho aunque trabajar no me distrae de leer. Ahora tengo pendientes varios libros. Los diarios de Carlos Morla Lynch en relación con los años de la república pero en especial sobre Lorca del que acabo de leer un libro bastante sorprendente: Rosas de plomo de Jesús Cotta. En él se sostiene que Lorca se aproximó a Falange Española por la relación entre este y José Antonio en los últimos días, antes del estallido de la guerra. Lorca no era un izquierdista aunque lo asesinaran los más reaccionarios del alzamiento. Lorca era amigo de José Antonio, lo protegieron falangistas en Granada, y una de las razones por que lo asesinaron es por ser amigo del líder falangista. Una hipótesis sugerente. Se ha manipulado totalmente desde la izquierda la muerte de Lorca. No fue como nos lo contaron ni como lo plantea Ian Gibson en su magna biografía del poeta granadino.

Otra novela pendiente es La muerte de Virgilio de Hermann Broch, recomendada por Dimas Mas, un escritor con el que me unen lazos de amistad profunda.

No descarto leer la segunda parte de Juego de tronos. La primera me interesó muchísimo.

Un verano en que no pararé, en que me niego al descanso y en el que prepararé mentalmente el nuevo curso de Lengua y Literatura en mi instituto.


No quiero descansar. Bastante tiempo tendré para hacerlo algún día cuando ya todo sea irremediable. Hoy de momento, tengo potencia y energía para caminar, fotografiar, escribir, leer, viajar. ¿Qué más? Nada, no ansío nada más que lo que tengo.

22 comentarios :

  1. Ya sabes que envidio tu viaje por GR11, y en solitario, el descubrimiento del Pirineo de esta forma es brutal, en este caso aun del Pirineo más amable, lo salvaje empieza donde tu lo empiezas, pero estoy seguro que el año que viene te planteará continuarlo por donde lo dejas este año, si la experiencia no es demasiado traumática claro. No se si leeremos en este sitio tu diario de viaje, a lo mejor requiere de un blog nuevo, o a lo mejor se queda en las más absoluta intimidad, pero no lo creo. 25 de Agosto, época de grandes tormentas por las tardes en el Pirineo, tendrás que andarte con cuidado con eso. Las tormentas haya arriba pueden ser brutales, en serio, brutales, recuerdo la primera que viví, precisamente en el GR11, cerca del lago de Ordiceto, en Aragón. Nunca me he sentido tan pequeño. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me equivoqué en la fecha. Cuando escribí 25 de agosto quería escribir de julio. Espero que el tiempo sea mejor. El año pasado me alcanzó una tormenta con granizo incluido cerca de Briviesca en Burgos. Fueron momentos inolvidables en que sentí miedo, eso seguro. Espero que no me alcance ninguna. Pero morir por un rayo seguro que no es la muerte peor que uno puede tener. Eso también lo pienso.

      Primero tengo que hacer este año, y si acaso continuarlo el año que viene a la vista de la experiencia de esta edición.

      No haré diario de viaje, pero tal vez haga una selección de fotografías para un blog o al menos para un libro de Hoffman como el que he encargado de macros. Esta vez lo he encargado en formato digital en lugar de fotográfico. A ver cuál es la diferencia.

      Me hace ilusión hacer algo que tú hiciste, mucha, y que a ti también te haga ilusión.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No está mal. Por mi parte no tengo preparado nada físico, de lecturas tengo un sinfín pendientes, como terminar el tocho de Mitologías que tengo a medias. Ahora estoy terminando las "Cronicas Marcianas de Bradbury y de Amin Maalouf, Identidades Asesinas. Despues ya veremos. Que descanses de tu no descanso y que tus pilas se pongan al 100%.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas lecturas para un buen verano. Un cordial saludo.

      Eliminar
  3. Admiro tu voluntad. Creo que la tengo, pero por algún motivo - y querría saber cuál - no la ejerzo de momento. Me planteo un verano de descanso. No quiere decir que no ande, pero no basaré nada en que ande o no ande. No sé en qué basar las cosas. Supongo que leeré mucho, veré mucho cine, pasearé las ciudades - las amo - y haré fotos modestas con mi iphone. Escribiré, escribiré todo lo que pueda. Veré a mis hijos más de lo que los he visto en este curso ya muriéndose. Admiro tu voluntad. Creo que ese viaje en soledad me encantaría hacerlo alguna vez. No ahora. No en este momento. Pero caerá alguna vez. Ojalá caiga. Que tú lo disfrutes, mi amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El viaje en soledad requiere de una sólida situación interior que a veces se tiene y otras veces no se tiene. He viajado tres meses en solitario por oriente y me he sentido derrotado por la experiencia durante mes y medio hasta al final remontar y ascender al éxtasis vital más inexplicable. Viajar acompañado es más seguro. Se expone uno menos a la incertidumbre del viaje. También pierde matices y posibilidades, aunque gana otras cosas. Me gusta viajar solo aunque eso no quiere decir que no lo pases mal. He viajado mucho solo. Es una buena opción para los solitarios aunque a veces se encuentra a alguien para compartir la ruta. Tal vez.

      Gracias, Emilio.

      Eliminar
  4. ¿Porque no canjearon a Jose Antonio en la cárcel de Alicante? Esa es la pregunta del millón, he leído casi todos (por no decir todos) los discursos de Jose Antonio y son en muchos casos brillantes. Franco con su actitud asesino a José Antonio, no fueron los "rojos". Es de destacar, por lo menos para mi, de su obra este pedazo del Discurso del Teatro de la Comedia:
    "porque como el sistema funcionaba sobre el logro de las mayorías, todo aquel que aspiraba a ganar el sistema ,tenía que procurarse la mayoría de los sufragios. Y tenía que procurárselos robándolos, si era preciso, a los otros partidos, y para ello no tenía que vacilar en calumniarlos, en verter sobre ellos las peores injurias, en faltar deliberadamente a la verdad, en no desperdiciar un solo resorte de mentira y de envilecimiento. Y así, siendo la fraternidad uno de los postulados que el Estado liberal nos mostraba en su frontispicio, no hubo nunca situación de vida colectiva donde los hombres injuriados, enemigos unos de otros, se sintieran menos hermanos que en la vida turbulenta y desagradable del Estado liberal.

    Y, por último, el Estado liberal vino a depararnos la esclavitud económica, porque a los obreros, con trágico sarcasmo, se les decía: "Sois libres de trabajar lo que queráis; nadie puede compeleros a que aceptéis unas u otras condiciones; ahora bien: como nosotros somos los ricos, os ofrecemos las condiciones que nos parecen; vosotros, ciudadanos libres, si no queréis, no estáis obligados a aceptarlas; pero vosotros, ciudadanos pobres, si no aceptáis las condiciones que nosotros os impongamos, moriréis de hambre, rodeados de la máxima dignidad liberal". Y así veríais cómo en los países donde se ha llegado a tener Parlamentos más brillantes e instituciones democráticas más finas, no teníais más que separamos unos cientos de metros de los barrios lujosos para encontramos con tugurios infectos donde vivían hacinados los obreros y sus familias, en un límite de decoro casi infrahumano. Y os encontraríais trabajadores de los campos que de sol a sol se doblaban sobre la tierra, abrasadas las costillas, y que ganaban en todo el año, gracias al libre juego de la economía liberal, setenta u ochenta jornales de tres pesetas.

    Por eso tuvo que nacer, y fue justo su nacimiento (nosotros no recatamos ninguna verdad), el socialismo. Los obreros tuvieron que defenderse contra aquel sistema, que sólo les daba promesas de derechos, pero no se cuidaba de proporcionarles una vida justa.

    Ahora, que el socialismo, que fue una reacción legítima contra aquella esclavitud liberal, vino a descarriarse, porque dio, primero, en la interpretación materialista de la vida y de la Historia; segundo, en un sentido de represalia; tercero, en una proclamación del dogma de la lucha de clases...."

    ResponderEliminar
  5. "Queremos que no se canten derechos individuales de los que no pueden cumplirse nunca en casa de los famélicos, sino que se dé a todo hombre, a todo miembro de la comunidad política, por el hecho de serio, la manera de ganarse con su trabajo una vida humana, justa y digna."

    Y con el tema de José Antonio y Lorca :"
    'Aizpurua es un buen chico, que admira mis poemas. Es como José Antonio. Otro buen chico. ¿Sabes que todos los viernes ceno con él? Solemos salir juntos en un taxi con las cortinillas bajadas, porque ni a él le conviene que le vean conmigo ni a mí me conviene que me vean con él'".
    Gabriel Celaya, Un recuerdo de Federico García Lorca”, Roma, 1966.

    "Cuando pienso en José Antonio me sobreviene el sentimiento trágico de la vida. Su figura, usurpada por unos, y por ello odiada por los otros, permanece en un lugar en la memoria colectiva que no merece. Un gran pensador, un revolucionario, un hombre a seguir,… castigado por el destino y por la historia. Me alegra ver que su verdadero eco aún no se ha apagado y que aún quedamos quienes queremos rescatar a la figura de José Antonio de una Falange impostora y del régimen franquista. Por eso, cuando oigo levantarse las voces reclamando retirar el monumento a José Antonio de mi ciudad, no puedo evitar que me invada la tristeza: un monumento levantado por quienes le traicionaron, que de alguna manera pervierte su figura en vez de honrarla, y que aquellos que claman por la memoria histórica quieren abatir olvidando quién era realmente este hombre y qué predicaba."
    Julio Anguita, ex secretario general del PCE y ex coordinador general de Izquierda Unida.

    Es curiosa la simpatía de muchos grupos anarquistas en la Guerra Civil hacia José Antonio y de como muchos intentaron un canje de este en el presidio de Alicante.

    ¿Que hubiese realizado José Antonio de tener el poder? no lo se, aparte de su vision religiosa (que me chirria, aunque defendiese la libertad de culto), sus discursos hoy en día siguen vigentes, aunque esto que digo no suene bien y se me pueda tachar de esto o de lo otro , por quienes no conocen ni su mensaje, ni su discurso.

    Un saludo, disculpa la extensión y que disfrutes tus vacaciones.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro que acabo de leer Rosas de plomo de Jesús Cotta me ha abierto una visión diferente y mucho más compleja de José Antonio, un personaje sobre el que recae un manto de silencio y de incomprensión. Su amistad con Lorca, sea o no verdad lo que refiere Gabriel Celaya, es símbolo de una realidad mucho más compleja de lo que habitualmente se quiere expresar por parte de la visión desde la izquierda que convirtió a Lorca en un emblema del mártir por la causa progresista. Lorca era amigo de falangistas que lo quisieron proteger en Granada. José Antonio lo hubiera querido como poeta de la Falange por su enraizamiento en los valores tradicionales y a la vez revolucionarios. La izquierda quiso manipular (y lo hizo al final) a Lorca, pero éste en vida se resistió totalmente. Lorca temía más a los descontrolados anarquistas y comunistas que a los de falange. Por eso se fue a Granada desde donde pudo huir a zona republicana y no lo hizo. Pienso como tú que la muerte de José Antonio fue un gigantesco error porparte republicana y un elemento formidable de propaganda para el lado rebelde que también la manipuló y Franco se apropió de ella. Ambos fueron asesinados, sin ningún cargo real contra ellos, y fueron convertidos en peleles por parte de los contrarios a los asesinos.

      Me han sorprendido las palabras de Julio Anguita. Es un personaje del que no se suele hablar nada. Es un enigma que permanece enterrado y fuera de nuestra memoria más que como ejemplo del fascismo clásico.

      Eliminar
  6. Una interesante carta de Lorca:

    https://elsosiegoacantilado.wordpress.com/2015/06/29/la-hidalguia-con-dios/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es cierto. Lorca no fue ese modelo de izquierdista que se ha querido imponer. Lorca era amante de las tradiciones populares, devoto de la virgen, le encantaban las procesiones en las que participaba como nazareno, era seguidor taurino ... y eso no le quita ningún valor a su defensa de la libertad del ser humano frente a la tragedia social y de la vida misma. Encasillar a Lorca, como se ha hecho, es algo injusto y erróneo.

      Eliminar
  7. Jose, me ha encantado el élan vital tan poderoso que trasmina el texto... Me ha frecordado una película "Los nuevos españoles", no sé si te acuerdas, que era una parodia de Tupperware, en la que a los comerciales se les imbuye el optimismo de la marca, Bruster and Bruster yh salen cada mañana, trajeados impecablemente, a comerse el mundo... Era graciosa. NO me acuerdo si la dirigía Roberto Bodegas, uego lo compruebo. En efecto, ¿cómo demonios va a descansar uno de algo tan mortecino como la profesión docente? Que, por ejemplo, la gente confunda jubilación con descanso da una idea de lo que esa misma gente ha entendido por "vida", además de convertirlos en partidarios de la famosa coplilla: “"Cada vez que pienso que me tengo que morir, me tumbo en suelo y me jarto de dormir". Entrenamiento concienzudo, si bien se mira. Me encanta, por otro lado, que "midas" la vacación por libros”... A quienes vivimos instalados en ellos la verdad es que no podemos pensar en mejores vacaciones. Bien lo dices: de los libros se descansa cambiando de libro, no dejándolos por otras actividades, aunque la de las caminatas, que yo practico con mi conjunta por trochas y veredas, es de lo más gratificante. Si hasta mi odio a la playa se atenúa por el recuerdo de haber leído a los trágicos griegos bajo la sombrilla y frente al mar al que también daba su existencia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo este curso como apasionante en muchos sentidos, tal vez porque he tenido media jornada y eso hace que no vayas agobiado. Este verano igualmente será, si las circunstancias lo permiten, también espléndido. Me hace mucha ilusión lo que vamos, lo que voy a hacer. La ruta transpirenaica puede ser un aperitivo para lo que viene después y que tal vez aborde el próximo año y si la continúo. Me aflige esa expresión común de que hay que descansar, de que "ahora lo que voy a hacer es descansar", como si estuviéramos metafísicamente cansados. Me resisto a este tópico del descanso igual que a otros que ahora prefiero no mencionar. Nunca hablo del paso del tiempo, ni de que vamos ahora para abajo. No me creo nada. Con las banderas desplegadas, rumbo a los mares por descubrir, con toda nuestra capacidad y nuestra industria a tope.

      Eliminar
  8. Como decimos los porteños, veo que te vas a "castigar lindo" de vacaciones y me alegro. Tampoco creo en eso del descanso como la inacción, me aburre soberanamente. Me siento plenamente identificada con tu atención parcial discontinua ya que me sucede lo mismo. No podría hoy sostener aquellas horas continuadas de estudio de antaño o las lecturas prolongadas del mismo libro: ando picoteando de un salpicón paladeable que tengo a mano para tales efectos y lo hago de a ratos.

    Un abrazo, Joselu.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este verano va a ser de caminatas incesantes. Mañana hago una en solitario y el lunes y el martes subiré con un amigo la montaña más alta de Cataluña, el Puigmal de tres mil y pico metros. Tengo ganas de castigar el cuerpo, como bien dices. Hace mucho calor. Estamos en muchos sitios sobre los cuarenta grados, pero a mí el calor no me afecta mucho si no va unido a la humedad. Entonces sí que lo paso mal.

      Esta mañana me he ido a un bar a leer. Me concentro mejor fuera de casa. Estoy leyendo o, mejor, releleyendo El astillero de Juan Carlos Onetti. Los maestros uruguayos y argentinos son muy próximos a mí.

      Un fuerte abrazo, Fer.

      Joselu

      Eliminar
  9. No estamos cansados cuando iniciamos una actividad que nos gusta, que anhelamos. Lo que nos cansa o de lo que acabamos cansados es de la rutina diaria y obligatoria.
    Me llama mucho la atención esa insistencia tuya en ponerte al límite, lo que sueles hacer caminando solo, me parece aue es como si retaras a algo coml si intentaras probarte o prepararte... No creo que sólo lo hagas por las croquetas del fin del camino!!!. Feliz verano y caminata, desde luego también se ve que las disfrutas. ¡Qué mezcla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegar al límite es una situación gozosa para el espíritu y para el cuerpo. Hay libros que hablan de que caminar es una práctica filosófica. El pensamiento se curte en las caminatas. Hay que dejar el pensamiento libre de toda carga, y eso cuesta. Cuando se logra y te centras simplemente en el camino -en eso influye el cansancio- se entra en un estado muy interesante. La extenuación es productiva. Solo hay que caminar, un paso detrás de otro, encima el cielo inmenso y a los lados montañas, bosques que en este caso serán maravillosos pues pasaré por parajes bellísimos (El Baztán, Selva de Oza, Zuriza...) El macrocosmos y el microcosmos se integran. Este año es solo el comienzo pues no llego a las cumbres de los Pirineos. Si lo he conseguido, el año que viene continuaré. El ejercicio físico del caminar mantiene ágil la mente y también el cuerpo. En cuanto a las croquetas no te creas que no es fácil conseguirlas, pero cualquier cosa sirve. La comida sabe especialmente bien tras una caminata. No es mi voluntad hacerlo solo pero este año no hay ninguna posibilidad a priori de hacerlo con alguien. Gracias por tus buenos deseos. Los llevaré conmigo.

      Eliminar
  10. Veo que te planteas un verano lleno de cosas. Yo también, aunque el mío será más desorganizado.
    En cuanto a lo de Lorca: esas relaciones ya se conocían. Federico y José Antonio eran amigos, eso está publicado por Gibson y otros y novelado -entre otros- por Eduardo Mendoza, pero negar la condición republicana y liberal progresista de Lorca es otra cosa...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lorca temía a los descontrolados del Frente Popular. Él era católico, ferviente seguidor de las imágenes religiosas de la virgen, patriota y español hasta la médula. Huyó del Madrid republicano en una vorágine de enfrentamientos y atentados para ir a una ciudad como Granada de la que pudo huir pero no quiso. Él era liberal, defensor de la mujer, de los derechos del cuerpo y de la libertad. A la altura de julio de 1936 era difícil saber dónde ibas a encajar y Lorca aunque fue asumido universalmente por la izquierda como su causa, no encajaba en muchos de sus parámetros. Hay muchos puntos que se han dado por supuestos en la trayectoria de Lorca porque fue asesinado por los más reaccionarios del alzamiento. La tesis de Jesus Cotta es que la amistad con José Antonio le perjudicó gravemente en territorio nacional en un momento de fuerte enfrentamiento entre las facciones derechistas. Y José Antonio y su ideal revolucionario no encajaba con las fuerzas del Movimiento que encabezaba la rebelión en Granada. Lorca fue a acogerse a la protección de falangistas joseantonianos en Granada. Las relaciones entre Lorca y José Antonio son dignas de ser evaluadas. Ambos fueron asesinados. Te aconsejo la lectura del libro de Jesus Cotta, Rosas de plomo. Las cosas pueden no ser como parecen. José Antonio se convirtió en el mártir del lado nacional, aunque Franco lo odiaba y lo despreciaba. Lorca se convirtió en el icono del lado revolucionario solo porque lo asesinaron los derechistas. Pero ¿quién era y qué sentía Lorca a la altura de julio de 1936?

      Eliminar
    2. Eso se sabe: hay cartas y escritos de Lorca de sus últimos años. Está su literatura, los sonetos del amor oscuro incluidos. Lorca, en efecto, no era Alberti. Ni por ideología ni por forma de ser era un revolucionario, pero era republicano y progresista. Lorca, como otros, vieron en la amistad un valor por encima de las diferencias ideológicas. Esto también está testimoniado. Supongo que como tantos no se dieron cuenta de que el cruce de ferocidades acabaría destruyéndolos. Que ambos fueron después usados por cada extremo en su propio beneficio, estoy de acuerdo, pero yo nunca podría en el mismo nivel a José Antonio y a Lorca. No veo a este tomando un arma ni impulsando a nadie a estar armado. Y, en efecto, no hay refugios seguros en tiempos de tormenta, pero no es lo mismo sufrirla que haber participado en desatarla.

      Eliminar
  11. Verano de lecturas y viajes, menudo lujo :) Me iría contigo para poder charlar de todo un poco, pero ya sabes que soy un adicto al trabajo, aunque espero desconectar un poquito este verano. El menú literario es muy apetecible: Onetti es literatura pura y dura, inimitable; para compensar, no va mal la saga de G.R.R. Martin, gozoso placer de escuchar historias e intrigas. El paseo por Baztán seguro que te gusta; estuve con la caravana hace unos veranos en el valle y me encantó. Espero que nos lo cuentes todo a la vuelta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me llevaré lectura más que las que tengo en el móvil en kindle, pero escribiré cada día tras la caminata que haré a mi ritmo sin forzarme, sin prisa, parándome a sentir los paisajes con el corazón además de fotografiarlos. A partir de las fotos crearé un blog con una foto diaria y mis reflexiones. Iré solo, la mejor forma de poder hacer todo esto. Espero que mi ánimo sea fuerte. Lo necesitaré. Son diez días en que mi físico y mi psique se pondrán a prueba. No es el camino de Santiado que es mucho más suave. Me hace mucha ilusión llegar a la barojiana Vera de Bidasoa, el valle del Baztán, Zuriza, Selva de Oza, bosques de Irati. Me sobran algunos kilos y eso lo sufriré pero con ánimo y literatura lograremos superarlo. Y sí lo contaré por si a alguien le interesa. Un abrazo.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...