Páginas vistas desde Diciembre de 2005




jueves, 15 de septiembre de 2022

Mariposas y osos polares


Empiezo a escribir sin tema definido. He leído que los mejores textos pueden salir de esta circunstancia. No sé de qué puedo hablar si no tengo una idea directriz. Tal vez de la marcha de la guerra de Ucrania. Al principio de esta puse en un balcón de mi casa una bandera ucraniana que ahí sigue a pesar de las ventoleras que la han agitado y que podían haber roto los dos precarios agujeros que le hice para sostenerla con alambres. Pienso que es un símbolo y el caso es que Ucrania sigue en pie frente a un ejército mucho más poderoso. Bueno, ya he dado el primer paso en cuanto a definir un tema, pero no quiero seguir con ello. Tal vez podría hablar de la caminata de veinticinco kilómetros que he hecho hoy desde Cornellà a Cerdanyola pasando por el Tibidabo y el turó de la Magarola para adentrarme en el bosque pero no quiero extenderme en ello, si acaso reseñar que he visto a lo largo del camino por el bosque unas tres o cuatro mariposas, tres anaranjadas y una blanca. Supongo que sabéis que las mariposas están extinguiéndose en el mundo por causa humana, también las luciérnagas leí el otro día. Hoy no he oído pajarillos en el denso bosque de Collserola y me ha preocupado. Era mediodía y casi otoño, pero otras veces había sido testigo -y los grabé- de los cantos de los pajarillos. Ayer leí que uno de mis ídolos de juventud, Fernando Savater, al que conocí el año 1996 porque lo invitamos a venir a mi instituto a hablar sobre Voltaire y la tolerancia, había escrito un artículo en que se unía a las huestes negacionistas sobre el cambio climático tras leer un libro carente de rigor cienfífico, Unsettled de Steven E. Kooning. Leí el artículo en cuestión y se me cayó el alma a los pies. Calificaba el movimiento de alerta por el clima de “histerismo ecológico” y que había que preocuparse menos por los osos polares y adaptarnos a lo que venga. Me pareció tan necia su posición que definitivamente me alejo de él. Estoy seguro de que no ha leído el libro Sueños árticos de Barry López en que habla de la vida salvaje en el Ártico, de su fascinante y precaria riqueza y concretamente de los osos polares que para Savater son una minucia irrelevante. Bah. Prefiero pensar en otras cosas. Hoy he comido en Cerdanyola en un restaurante que se llamaba La Mar Chica. En la mesa de al lado había una mujer mayor, la abuela, y su nieta jovencita. Esta trataba a la abuelita con ese tono condescendiente y cariñoso con que se trata a los viejos. Es el llamado edadismo que convierte a las personas mayores en discapacitados mentales. Seguro que todos conocéis ese tono afectuoso y de conceptos simples con que se habla a los viejos. Esto me preocupa. El otro día firmé un manifiesto de una asociación que pretende cambiar la definición de vejez que aparece en el DRAE que es vejatoria pues la relaciona con la torpeza y la senilidad. Tras la comida he seguido hasta la estación de RENFE, y he llegado para tomar el tren hacia Martorell, pero yo tenía que bajar en Hospitalet. En el tren ha habido animación. Un violinista ha tocado una pieza clásica acompañado de música grabada y francamente lo ha hecho muy bien. He pensado que qué prodigio tocar así el violín, yo que he sido negado para la música. Le he dado un euro y le he aplaudido. Luego me he cambiado de vagón y he asistido al espectáculo de un joven instagramer y rapero llamado Víctor Piacentile Gentderisc que cantaba con un cono de obras de carretera a modo de megáfono y estaba grabando unos vídeos para Instagram y Facebook hablando de niños con problemas que son llevados al psicólogo. Cantaba con voz sonora y tenía un discurso espontáneo y lleno de desparpajo pero no decía más que lugares comunes. He pensado que tal vez él ha sido uno de esos niños que tenían problemas en el instituto y ahora es un activista e influencer que se dirige a los jóvenes en un lenguaje generacional que a mí me es ajeno. He llegado a casa antes de lo que pensaba. La caminata de veinticinco kilómetros me ha costado unas seis horas. Me he duchado. Mi ropa estaba totalmente mojada por un un sudor espeso del esfuerzo y del calor que he pasado. Estaba contento. Caminar me pone de buen humor y el cansancio distiende mis músculos y duermo mejor. Hoy no he leído nada. Estoy con un libro titulado Britania conquistada del estadounidense Harry Turtledove (2002) en que plantea la hipótesis de que la Armada Invencible triunfó y conquistó Inglaterra y los españoles impusieron unos reyes católicos en la isla e introdujeron la Inquisición. La novela se estructura entre la compañía teatral de Shakespeare y Lope de Vega que es un admirador del primero pero a la vez es un informante de las actividades clandestinas que llevan a cabo los miembros de la compañía en contra de los intereses de los españoles. Es un planteamiento interesante. Posteriormente quiero leer Todas las almas de Javier Marías. El otro día leí que había personas en España que eran superlectores y que leían trescientos, doscientos o ciento y pico libros en un año. Mi ritmo es mucho menor pero es constante. No entiendo cómo se puede leer a esa velocidad dándole valor a lo que uno lee, y, además, leer no es una competición. El día acaba y yo también estoy acabando mi texto de hoy que no tiene tema pero a base de palabras he llenado un folio y medio. Es como el soneto de Lope de Vega, Un soneto me manda hacer Violante… Espero que penséis en las mariposas y en los osos polares. 

26 comentarios :

  1. Bonita caminata te has regalado.
    Ir en tren es ya de por sí todo un espectáculo-
    A Fernando Savater creo que hace años que se le fue la pinza.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He pasado calor pero como la mayor parte del recorrido es dentro del bosque, iba por la sombra. El terreno estaba seco y eso me daba seguridad, porque lo he hecho en invierno lleno de humedad y es muy peligroso porque las piedras están resbaladizas y has de avanzar con sumo cuidado. Es un privilegio adentrarte en la naturaleza de Collserola, había algún ciclista al principio pero luego ninguno. Un saludo.

      Eliminar
  2. Qué gran libro, bellísimo, “Sueños árticos” de Barry López, del que ya conversamos tú y yo en otras circunstancias.

    Lo de Savater… en fin, yo tampoco quiero extenderme con este señor.

    Uff, la enorme cantidad de libros que leen algunos. Jamás he sido un lector con “método”, quiero decir; con cierta organización, orden, dirección… leyendo soy desordenado, disperso, distraído, me da igual si leo 25 libros al año o 200 (me acerco más a lo primero), lo cierto es que soy lector de lenta digestión, lo hago despacio, me detengo con frecuencia a pensar sobre un párrafo que me haya interesado mucho, y luego me pierdo por ahí con mis pensamientos… hasta que regreso al libro de nuevo. Leo del mismo modo sinuoso que paseo por el campo, de hecho he leído bastante paseando por el campo.

    Ya he acabado el libro de cuentos de Katherine Mansfield que te mencioné en el anterior comentario, ayer estuve leyendo unas páginas de “El alma del hombre bajo el socialismo. Y notas periodísticas”, es un ensayo de Oscar Wilde que voy ojeando por aquí y por allá, he de decir que me fascina el estilo y la mirada sobre asuntos varios de Wilde. Pero esta mañana comencé el primer cuento de “Mala índole”, esa recopilación de cuentos escrita por Javier Marías (Mala índole, Alfaguara), pinta bien…

    Sí, hay pocas mariposas.
    Ayer me alcanzó la penumbra mientras terminaba mi caminata campestre, ya anoche bastante antes, en cuestión de segundos comenzaron a cantar los grillos a ambos lados del sendero, y aminoré la marcha para escucharlos, alguien tiene que escucharlos, pensé…

    Has escrito de un día cotidiano en tu vida, acaso el tema más fascinante de todos, el acontecer de la vida, simple y llanamente.

    Un abrazo, Joselu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo en mi lista de los deseos de Amazon el libro Horizonte de Barry López. Hay otro que se titula Lobos y hombres pero creo que no está traducido al español. Me ha dolido lo de Savater pues siempre intento salvarle de alguna manera. Se ve que ha leído un libro, Unsettled, de un científico exmiembro de la multinacional petrolera BP en que cuestiona la realidad del cambio climático, y se ha apuntado al negacionismo. "El libro está falto de rigor, utiliza selectivamente la evidencia, y utiliza trucos argumentales, contrarios a las prácticas científicas". Los negacionistas eligen adversarios débiles para intentar desmontar las bases del citado cambio climático en lugar de enfrentarse a científicos potentes que forman parte del 97% de la comunidad climatológica mundial que concuerda en el origen humano del cambio climático.

      En cuanto a leer, yo soy de slow reading. Pienso que es una suerte de barbarie el alardear de leer cientos de libros al año. Dicen que si una persona leyera un libro durante un año múltiples veces, pienso en la Divina comedia o El Quijote, sería mucho más profundo lector que alguien que leyera muchísimos libros.

      Me alegro de que continúes con tus caminatas vespertinas, casi nocturnas. La naturaleza queda lejos de mi casa y no me lo puedo permitir.

      Abrazo fuerte, Paco.

      Eliminar
  3. Me he apuntado a contar mariposas en El Prat. ¿En qué consiste la cosa?, en que te dan un área determinada, unos 100m2 y has de contarlas.
    Ahora bien, no vale repetir el ejemplar, para ello antes te dan un curso para saber primero, sin son macho o hembra, y segundo, la especie a la que pertenecen. Para ello hay una hoja con protocolos y demás.
    Por lo que parece están desapareciendo.
    Tengo un libro muy interesante de las mariposas del Baix Llobregat, que me lo firmaron sus autores, expertos en estas lides en un museo que improvisaron en Sort y que hoy es el segundo de Europa.
    Haré una entrada de este museo a raíz de esta tuya, pera que los que lo desconocen se puedan escapar y ver que incluso hay mariposas únicas por esta parte del mundo.
    Me alegro que te hayas escapado durante unas horas, a mi me es imposible caminar más de seis o siete kilómetros, todo un éxito en mi caso, por problemas coronarios. El Prat en este aspecto me ayuda a que no tenga que padecer subidas ni bajadas, y es una ayuda.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mis paseos por el campo o el bosque, veo con preocupación que es muy raro avistar mariposas, si acaso, algún ejemplar aislado y pequeño. Recuerdo hace décadas que no era impensable encontrar bandadas de lepidópteros en la naturaleza. Me alegro de que estés haciendo un curso sobre ellos, porque sabrás mucho más de primera mano con la observación guiada. La caminata de ayer comenzaba con un fuerte ascenso en que el corazón se fuerza mucho. Yo lo subo bien, pero entiendo que es peligroso para alguien que padece enfermedad coronaria. Ayer caminé solo porque el compañero de caminatas tenía la espalda fastidiada. A ver si la semana que viene... Espero tu entrada en el blog sobre las mariposas. Salut, Miquel.

      Eliminar
  4. Si que hay mariposas y han vuelto a mi barrio los gorriones. Yendo con la bici por el bosque hay muchos pájaros trinando a primera hora de la mañana. Savater ya hace tiempo que como decimos en catalan: "toca més quarts que hores". En cuanto al manifiesto contra la definición de la vejez, donde hay que firmar? el otro dia hablaban en la radio de un anciano de 73 años.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te dejo el enlace a la página donde se puede firmar para cambiar dicha definición: REESCRIBAMOS LA VEJEZ

      Por otra parte, aquí hay un enlace a un artículo de La Vanguardia dnode se habla del declive de las mariposas EL IMPARABLE DECLIVE DE LAS MARIPOSAS

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  5. Es asombroso encontrar un texto en el que a cada sujeto le corresponde el predicado opuesto al que pondría mi pensamiento. ¿ Podríamos ganarnos todavía la vida apareciendo en las ferias como las dos cabezas sin cuerpo que responden siempre de modo contrario a las preguntas de los espectadores?
    Pienso que los peores textos surgen de escribir sin propósito definido; y los mejores, de un plan claro y medios proporcionados al fin. En la guerra de Ucrania no veo ninguna Ucrania por medio, solo veo USA y China, por tanto nunca pondría banderas ni de Ucrania ni de Rusia. Estoy completamente de acuerdo con Sabater, a quien apenas conozco y pienso que si un buen violinista queda a la espera de que le den un euro de limosna qué importa que desaparezcan las mariposas. No he leído el libro Sueños árticos y viviendo entre una especie cruel, que deja morir de hambre a un hombre cada tres décimas de segundo (3,61/seg. según google), me importan un pito los osos polares. No me parece vejatorio pensar que la vejez causa torpeza y senilidad, ya que las aprecio en mí mismo y seguramente este comentario será una prueba de ello. En cuanto a la destrucción del planeta, si toda la humanidad nace para morir, no sé qué importancia tiene morir poco a poco o todos de golpe.
    Pienso, finalmente, que me gustaría haber sido lo suficientemente feliz como para no haber tenido que leer ningún libro así que no comprendo el interés en ser considerado por los demás un gran lector. Para mí, ser un gran lector, como un gran pintor, un gran escritor o un gran músico es al mismo tiempo haber sido un gran desgraciado.
    Un abrazo! Y gracias por hacernos pensar.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, algo es algo por lo que dices que te he hecho pensar pero a la contra, lo que es un placer por la dialéctica que has planteado. Me extraña que no conozcas apenas a Fernando Savater. Para mí ha sido un referente desde que a los veinte año le oí en una conferencia en un colegio mayor de Zaragoza hablando de Nietzsche. Era amigo de Cioran. Fue uno de los intelectuales, pocos, que se enfrentó al pensamiento y la violencia homicida de ETA en el Pais Vasco en los años de plomo. Leyó, como yo, los libros de Guillermo y los Proscritos cuando era adolescente. Esto crea una comunidad extraordinaria, pero el tiempo, ese terrible escultor, va haciendo de nosotros una caricatura cuando antes éramos una figura con donaire y prestancia. Envejecer es muy duro, especialmente para algunas personas, tal vez para todos. En cuanto al tema climático, soy muy sensible a la cuestión pero parece que diferimos más que nada porque te importa un higo que la humanidad se extinga o no. No obstante, tu tono oscuro -que me gusta, no sabes lo que yo puedo llegar a escribir en algunos momentos- es significativo. Para mí caminar es una fuerte inyección de endorfinas y de pensamiento. El problema de envejecer es cómo. Creo. Y sí me importan los osos polares y las mariposas, igual que los tres gatitos que tenemos en casa. Un abrazo, Francisco, también tú me has hecho pensar. Un texto no preparado puede ser pésimo, de acuerdo frente a un texto diseñado con pulcritud, pero son dos cosas diferentes porque uno responde a un plan y el otro a la espontaneidad. A veces prefiero uno y a veces prefiero otro.

    ResponderEliminar
  7. Has escrito sobre un montón de temas en los que se podría comentar algo. Sobre las mariposas decir que me encantan, no solo por su belleza, representan además la transformación más espectacular que puede hacer un ser vivo. No me apena que puedan desaparecer pues he conocido la maravilla de su existencia y mientras se pueda, disfrutaré de su presencia.
    Me parece que estoy más cerca de la posición de Sabater que de la alarma que se crea con el cambio climático. Y no es que no sienta compasión por los osos polares, y por tantas especies que parecen estar condenadas, es que preocuparme y desestabilizarme por el rumbo que toman las cosas tampoco arreglaría nada. Intento ser respetuosa con mi planeta que hace el esfuerzo inconmensurable de alentar la vida a pesar de todo y no renunciaré a mi paz como la Tierra no renuncia jamás a regenerarse del daño que recibe todos los días. Adaptarse o morir es una constante de la vida en este planeta, suena brutal pero el mundo que conocemos es brutal en muchos aspectos.

    Estoy de acuerdo contigo en que caminar y observar lo que te rodea como espectador de la vida es algo que hace mucho bien y que cuando lo descubres no puedes ignorar su efecto, en eso no te llevo la contraria.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, parece que lo que no quieres es preocuparte innecesariamente sobre algo que es inevitable. Pero ¿si estuviera en la mano del ser humano paliar en parte el desastre ecológico que está sucediendo al planeta? Aproximadamente, la temperatura media ha subido en torno a un grado y algo. Eso, aunque parezca poco, es muy peligroso. Los polos se están derritiendo, los glaciares se están fundiendo, buena parte del mundo sufre de sequías devastadoras, la desertificación se está adueñando de muchas zonas del mundo. Si la temperatura, que sigue subiendo, alcanza los dos grados, España se convertirá en un desierto, ya lo es en parte, nuestro hábitat se verá comprometido gravemente, los ciclos de las cosechas se están alterando por la sequía y el calor. Los negacionistas sostienen que esto ha pasado siempre y que no es nuevo, pero la inmensa mayor parte de la comunidad científica afirma que el cambio climático es obra del ser humano. Las consecuencias, si sigue subiendo la temperatura, serán terribles para todos. Si decidimos no hacer nada para no preocuparnos porque es inútil darse malos ratos, será irremediable. Te animo a leer un libro de divulgación científica sobre el cambio climático. Se titula Seis grados y el autor es Mark Lynas. Es muy asequible y él sostiene que aún tenemos medios de evitar la destrucción del planeta porque esto es de lo que hablamos. Si uno piensa, por fatalismo, que no importa que desaparezca la raza humana, porque todo nace y muere, ya estamos hablando de otra cosa. Pero yo quiero involucrarme y preocuparme para que esto no suceda. Hay negacionistas que dicen que siempre ha hecho calor, pero los climogramas históricos muestran que la subida de temperatura en los últimos cuarenta años es imparable. La combustión de combustibles fósiles es la responsable de lo que está pasando y pienso que hay que preocuparse y hacer algo, aunque los efectos serán a muy largo plazo. Tú tienes hijos, te importará el mundo que ellos van a vivir, ellos y sus hijos. ¿no? Un abrazo, Ana.

      Eliminar
  8. Inevitable no es pero ¿como vamos a parar ese tren sin frenos Joselu? como personas individuales influimos en nuestra realidad cotidiana y seguro que de algo sirve, pero el problema de calado no viene por el comportamiento de personas como tú o como yo, la explotación de recursos que hacen las grandes corporaciones en todo el mundo es demoledora e insaciable (que contaminemos usando el coche o no tengamos cuidado de cerrar bien el grifo o de apagar una luz innecesaria ... aún siendo muchos, es una menudencia comparada con las barbaridades que hacen algunas empresas) y no van a cambiar por razones ecológicas pues solo entienden de beneficios. Mucha, muchísima gente, tendría que dar la espalda a esa forma de explotación de recursos bestial para que todo un sistema económico se tambalease y frenar ese tren que va a descarrilar.

    Soy optimista por naturaleza, lo sabes, pero no tiene buena pinta, aprendemos equivocándonos y teniendo que asumir las consecuencias. Probablemente con la inercia que llevamos la vida no se acabará pero no será igual (creo que fue Einstein el que dijo que si hubiese una tercera guerra mundial de tipo nuclear, la cuarta sería a pedradas). Tengo una hija que no ha tenido la suerte de criarse como yo lo he hecho y de seguir dicha inercia si tiene descendencia, seguramente pensará lo mismo que ahora pienso yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, Ana, en sostener que nuestra acción es claramente insuficiente frente a la responsabilidad de gobiernos, grandes compañías depredadoras y la inercia misma que lleva a que se haga mucho menos de lo que se debería. Sin embargo, yo me hago la siguiente reflexión observando el mundo que me rodea en que prácticamente nadie habla del tema, todo el mundo ha oído hablar del cambio climático, pero no se actúa al respecto. Veo a mis hijas, veo a exalumnos que tienen sus cuentas en instagram y no observo ningún movimiento por el clima. Hablan de sus fiestas, de los restaurantes guays a los que van, sus viajes, la moda, discotecas... Supongo que todo el mundo lo sabe pero no considera que se deba hablar sobre ello. Yo he intentado lanzar en Instagram una serie de reflexiones a mis antiguos alumnos pero no he recibido sino alguna pequeña respuesta. No sé si es fatalismo como el tuyo o simplemente pasotismo, inconsciencia, individualismo, hedonismo... Pienso que debería ocupara un lugar central en nuestras preocupación y expresarlo. La tan denostada Greta Thunberg, a la que se le dijo de todo con una crueldad inusitada, promovió entre los jóvenes un movimiento que eran "los viernes por el clima" que promovía la acción de los jóvenes ante el calentamiento global. Se reunían y se manifestaban cada viernes para presionar a los gobiernos para que actuaran. Esto ha debido acabarse. Greta fue acusada de extremista, de histérica, de perturbada mental, de estar manipulada... No se dijo nada bueno de ella, pero era un intento de concienciar a los jóvenes cara a su futuro. Hoy no queda prácticamente nada y son más visibles los negacionistas, hartos de que se hable del cambio climático, y sostienen que siempre ha habido fases en la tierra y que en todo caso hay que adaptarse, sin ser conscientes de lo que se nos viene encima. Creo que si hubiera una conciencia importante, se podría presionar mediante las elecciones a los gobiernos. Yo me he hecho socio de Greenpeace y he tomado algunas decisiones familiares sobre ello. Si todo el mundo es o fatalista, inconsciente, pasota o negacionista, no habrá ninguna presión sobre todo lo que has dicho. Mira si has hablado con algún amigo o familiar sobre el tema. Es como ir en un tren sin frenos y cuesta abajo y que todo el mundo dentro se dedique a hablar de cualquier cosas menos del peligro inminente que se está sufriendo.

      Eliminar
    2. Joselu, casi nadie quiere escuchar esto de lo que estamos hablando, puedes escribirlo en el cielo y embelesar con música angelical al que levante la vista pero seguramente buena parte de las personas que lo vean no tardaran mucho en mirar hacia otro lado. Aún así, habrás hecho algo y tendrás esa satisfacción personal, además de abrir una puerta a la que alguien puede asomarse a curiosear.

      Haz lo que estimes necesario porque está en tu naturaleza defender tu casa, nuestro hermoso e infatigable generador de vida que es este planeta, pero no te ahogues en la causa, sería contraproducente creo yo.

      Besos!!

      Eliminar
  9. Joselu, me gusta verte reinventándote. Es cierto, de esta manera se escriben textos interesantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he releído y en el artículo había muchas referencias que te tienen que ser ajenas. No sé si es interesante, pero sí que he intentado introducir temas para que surgieran chispas de debate. A ver si lo logramos.

      Eliminar
  10. He leído con avidez tu crónica de un día. Ni por asomo tengo nada que cuestionar, pero sí apuntarme para las coincidencias. He imaginado que era joven y que sacaba adelante un periódico cuya cabecera era La causa humana (la del pueblo ya la sacó Roland Castro con un viaje a ninguna parte) Digo la causa sin saber bien qué digo aunque el efecto, los efectos, ya se va conociendo. Interesante tu opinión sobre Savater, la atención y el crédito que me merecían al principio se disiparon hace tiempo (me pasa con otros que han aportado pero no me dicen ya nada, extrañas derivas y arrimarse a partidos de confusión) Cerdanyola, Ripollet, Mollet, Montornés...viejos recuerdos de tiempos épicos. Superlectores: no conozco a ninguna muestra de ese espacio supuesto, ni creo que existan. Mejor leer lo justo, despacio y placenteramente, según el tema. Marías: sigue ahí, en sus obras, alguna tengo aún a medio leer, nunca lo he olvidado, no obstante, comentaba hoy con un amigo sobre su muerte y constato que nos ha afectado a quien más o quien menos. ¿Será parte de una cierta orfandad que los años nos van trayendo junto con los acontecimientos mundiales que nos hacen temer?
    Nada, no aporto nada, simplemente me iba quedando con algunos detalles de tu crónica cuasi periodística. Sigue gozando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los meses de verano, no he hecho caminatas pero a partir de septiembre quiero mantener el ritmo de una semanal. Todas llevan implícito un fuerte desgaste físico. La última, la que cito, tuvo ascensos y pendientes importantes en que el corazón y los pulmones son exigidos junto a la fuerza de las. piernas. La consecuencia es el cansancio al final de la jornada, pero un cansancio sano que me ha elevado el nivel anímico.

      En cuanto a las pinceladas que voy dando sobre diversos temas, está el sangrante caso de Fernando Savater, hombre al que me he sentido muy unido y que tuvo la deferencia de venir a nuestro instituto de la periferia de Barcelona, a un barrio humilde, a dar una charla hace años como menciono. Sin embargo, parece que, llegada una edad, es mejor el silencio que la pulsión del protagonismo como parece que pretende día sí y día no. Hoy me he enterado que ha pedido el indulto para José Antonio Griñán. En fin. Pocas voces me quedan en mi repertorio de personas idealizadas, coincido contigo. La vida y la realidad va desgastando todo. En cuanto a los superlectores respondía a un artículo que leí en la prensa. Sin embargo, leí que Harold Bloom tenía una rapidez escalofriante para leerse creaciones literarias en muy pocas horas aunque tuvieran setecientas páginas. Además reteniendo todo lo esencial. Leía un libro o más al día. Era un buen conocedor de la literatura española, y eso me alegró. Yo no tengo esa facilidad lectora e intento leer, como tú, lo justo, despacio y placenteramente. Me ha hecho mucha ilusión tu comentario de crónica de un día que fue especialmente intenso y excitante. Muchas gracias.

      Eliminar
  11. Me han dicho que estan fallando los desarrolladores de blogeer. Tampoco pueden entrar en el mio y por lo que yo veo no puedo hacerlo en otros, como el tuyo, y los he de buscar por internet.
    Tranquilo que es todo el sistema se ellos el que falla.
    Te he puesto en la página de favoritos e iré entrando cotidianamente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de recibir un correo de una exalumna de hace veinte años que me recuerda con afecto y me explica su vida tras unos años difíciles en el instituto en que estábamos en Cornellà. Me ha hecho muchísima ilusión. No es nada habitual recibir un correo veinte años después. Ya le he contestado. A ver si se resuelve este problema. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Mañana día 20, pondré la entrada de las mariposas.
    No lo he hecho antes porque pensaba que se arreglaría esto de los blogeers. Por lo que parece va para largo, y no somos nosotros solos los que lo sufrimos, muchas personas me comentan los mismo.
    He optado por poner en favoritos las páginas que suelo visitar, ahora bien, hay un pequeño problema, que si deseo enlazar ya no puedo porque el desarrollador no lo permite, pero lo que hará es poner la URL para que las personas que lo deseen puedan ir directamente a la página.

    Estoy seguro de que tratarán de arreglarlo cuanto antes, por la cuenta que les trae, pero es fatigoso que uno no pueda ir directamente a ver la página que tiene como lectura preferida.
    Un abrazo y hasta mañana.
    Salut

    ResponderEliminar
  13. No tener una lista de lectura te hace ir de frente a los blogs que más te gustan ji,ji, tampoco es tan grave pienso yo.

    Buena jornada!!

    ResponderEliminar
  14. A mi me despiertan los mirlos, esos pequeños cabrones que me comen las cerezas de mis cerezos y tienen la deferencia, eso si, de dejarme las cagadas y las "pitas". Una vez eche herbicida selectivo en el césped y herbicida total en las aceras y aparecieron dos de ellos muertos y jamás volví a echar productos químicos en mi casa. Ahora me toca hacerlo con azada y el césped se ha transformado en una hermosa pradera natural donde vienen mirlos, lavanderas, gorriones y herreros entre otras muchas especies animales. Vienen mariposas, abejas, avispas y tengo unas cuantas arañas en el jardín (en casa no las dejo) . No hago tratamiento alguno más que cortar y regar. Vivir en un pueblo tiene estas ventajas para quien pueda entenderlas, vivir sin echar productos químicos multiplica el trabajo y no todo el mundo esta dispuesto a ello.
    Con tu permiso, el termino negacionista no me gusta y no me gusta porque tampoco me gusta creer nada a "pies juntillas", nunca me gustó. Soy más de los que tienden a la duda que a la certeza y ese termino, tan usado últimamente ya me pone en "modo defensa". Y si, a mi también se me pude encajar en ese termino y tengo mis razones para ello y digo mis razones que no devociones. Pero no este ni el momento, ni el lugar para ello.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo vivo en un piso así que todo esto que me cuentas me parece increíble. Tener a tu alcance y conocer a esos pajarillos, aunque tu trabajo te cuesta mantener a raya las arañas en el interior de tu casa por lo que cuentas. ¡Cómo me hubiera gustado que mis padres hubieran tenido una casita en el campo y no ser tan de ciudad!

      En cuanto al término negacionista la primera vez que lo vi aplicado era a los que defienden que el Holocausto es una invención y que no fue real, que en realidad los campos eran benéficos y si murió alguien fue por las enfermedades, que todo ha sido un montaje de la propaganda judía. Se aplica el término negacionista, según creo yo, al que niega algo que la comunidad científica o historiadora mundial o la conciencia colectiva tiene como una evidencia demostrada ampliamente. Claro que se puede afirmar que la tierra es plana, hay muchos que lo dicen, claro que se puede negar el Holocausto o que el hombre llegó a la luna o que las vacunas sean benéficas, pero queda fuera del consenso científico mundial. Un saludo.

      Eliminar

Selección de entradas en el blog