Páginas vistas desde Diciembre de 2005




miércoles, 19 de mayo de 2021

El racismo que no cesa

                                                Taiye Selasi


Leo una novela de 1929 de Thomas Wolfe, un autor muy desconocido en España, pero que formó parte de la llamada generación perdida norteamericana en que figuraban Scott Fitgerald, Faulkner, Dos Passos, Hemingway… Wolfe murió a los treinta y siete años pero antes había escrito torrencialmente relatos de enorme calidad como el que estoy leyendo, El ángel que nos mira,  que sin pretenderlo es el más potente alegato antirracista que he leído porque en él los negros que aparecen en segundo plano no son nada, son parte inerte de un decorado en sus barrios de chozas, sin nombre, sin dimensión, sin tener ninguna parte en esta historia porque parecen subhumanos. No hay ni un negro que se singularice y pase del estereotipo en medio de caracteres sutilmente descritos de la famila Gant. Es increíble la falta de sensibilidad de Thomas Wolfe al no fijar su mirada en otros seres que él debía ver como casi simiescos –en alguno de sus párrafos los califica de gorilas de amplia sonrisa-, y parte de una tramolla en que solo servían como criados innominados y sin ninguna pincelada de color sobre sus personalidades o sus vidas. 


Lo malo es que los que leían libros como este no consideraban que aquello fuera anómalo sino que lo veían como la cosa más normal del mundo. Los negros eran definitivamente inferiores incapaces de alumbrar ninguna página de una novela, por otra parte, excelente. El lector se siente desolado y con mal cuerpo porque es un retrato exacto de América y del largo trecho que se tenía que recorrer en pos de los derechos humanos que concedieran dignidad a estos seres aplastados en la nada y la insignificancia. 


El racismo es una realidad mucho más profunda de lo que parece. El otro día leí una  entrevista a Taiye Selasi –escritora afropolita a caballo entre el Reino Unido, Estados Unidos y Ghana- en que era profundamente pesimista en cuanto a la superación del racismo incluso por parte de los progresistas que se manifiestan con consignas como Black Lives Matter pero no llevarían a sus hijos a colegios donde los niños negros fueran algo más que un detalle numérico, ni vivirían en los barrios de mayoría negra. Hay muchos blancos que aplauden cuando un grupo de policías reducen a un ser de piel marrón porque los consideran peligrosos y nadie sabe de qué son capaces. Los derechos humanos se consiguieron en teoría pero el racismo sigue profundamente vivo. Taiye Selasi apunta en una entrevista a los progresistas que leen libros escritos por africanos o afroamericanos, y afirma que estos no son una medicina. Pienso en mí, que tengo una biblioteca muy extensa africana y que me pasé años leyendo solo libros escritos por personas de piel marrón, como los llama ella, y me doy cuenta de que a la hora de la verdad, yo si viviera en Estados Unidos o en un contexto de fuertes minorías negras, yo sería tan racista como quise evitar ser, a pesar de conocer a fondo la tragedia del continente africano y los terribles padecimientos de estas personas. Pienso en si el racismo es de origen genético porque culturalmente he leído prácticamente todo, lo sé casi todo, pero… me descubro racista y ello me avergüenza seriamente. 

27 comentarios :

  1. ...pero… me descubro racista...

    No no te descubres racista, racista es el que menosprecia a personas que no son de su raza por la simple condición de no serlo.

    Racistas son aquellos que creen que el color de su piel, o su religión, o su educación privilegiada, o la zona en donde han nacido, por el mero hecho circunstancial, les hace ser superiores como seres humanos a sus congéneres vecinos.

    Tu te das cuenta de que has leído (razones culturales, académicas, personales...) más que otras muchas personas, que esas lecturas te han llevado a entendimientos sino superiores, si a razonar con más profundidad, y por ende a sacar consecuencias mucho más profundas que otro tipo de personas de las que comunmente te rodeas.

    Pero eso es todo lo contrario, lo que tienes es sentido común, el mismo que utilizas para no sentirte superior a los demás y que te hace discernir que para entender a los demás hay que leer y saber escuchar, y de vez en cuando flagelarte con la indiferencia más absoluta como cura de humildad.

    Un abrazo
    Cuidate mucho, sigue escribiendo, pero no te sigas culpando.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miquel, hay racistas brutales como el Ku Klux Klan, hay racistas ignorantes que desprecian a otros grupos étnicos, hay racistas institucionales, es cierto, pero también hay racistas que dicen que no son racistas pero no tienen ni un amigo musulmán, negro o gitano, llevan a sus hijos a colegios privados y viven lejos de cualquier mezcla étnica pero afirman que no son racistas. Esta autoconsideración es muy cómoda pero puede latir un racismo inconsciente. Es lo que pasa en Estados Unidos y otros países y aquí en España. Se puede ser muy progre y unirse a todas las manifestaciones de Black lives matter pero a la vez ser racista por muchos motivos no explícitos. No voy a enumerarlos pero pienso que el racismo es estructural y no bastan solo nuestros buenos deseos y la autoafirmación fácil y gratuita de decir no soy racista. Prefiero partir del otro lado y darme cuenta de que también late en mí un racismo inevitable por diversas razones que no se suelen explicitar. No me culpo pero veo que lo que pasa en mí, pasa igualmente en muchísima gente. Es muy fácil decir que no se es racista y no convivir a la vez con nadie que no sea de tu grupo étnico o cultural. Yo tengo un amigo musulmán y no es fácil la comunicación. Nuestros intereses son muy distantes y diversos. No vivo en una sociedad interracial por lo menos la que tengo a mi alcance. Salut, un abrazo.

      Eliminar
  2. Ratifico lo que dice Miquel en cuanto a señalarte tú mismo como racista y avergonzarte de ello.

    Un racista no se avergüenza de serlo.

    Tampoco se interesa lo más mínimo por leer literatura escrita por negros africanos, durante años además, e indagar en su problemática, como has hecho tú.

    Pero alabo tu sinceridad.
    En todo caso, lo que tú pones de manifiesto no es otra cosa que las incoherencias o incongruencias consustanciales a nuestra condición, en cuanto a seres sociales, en cuanto a nuestra especie.

    Si tu vivieses en USA dudo que fueses un supremacista; todas las personas normales, sin caer en extremismos, bregamos con ciertos prejuicios; estamos hechos de luces y sombras. Tal vez yo sería reacio a irme a vivir con mi mujer y mis dos niñas pequeñas a un vecindario exclusivamente de etnia gitana, por ejemplo, si puedo elegir entre más opciones… mi elección no deja estar condicionada por ciertos prejuicios, del mismo modo que los tienen los gitanos hacia los payos; o los afroamerianos a los blancos y viceversa.

    Yo suelo seguir algo la NBA, me gusta el basket, recuerdo anécdotas con el joven esloveno, y magnífico jugador, Luka Doncic (que se curtió en el Real Madrid de baloncesto), en diversos compases en la NBA con algunos poderosísimos jugadores negros, como Montrezl Harrell que le soltaba a la cara: eso de “blanquito cobarde” o “blanquito imbécil”.

    Cuando viajo a Perú, siempre asisto a ese rechazo de unos peruanos hacia otros peruanos; los costeños, especialmente los limeños, tratan con desdén a los habitantes del interior, de las serranías profundas, a los que llaman con cierto desprecio cholitos o serranitos, y también dispensan el mismo trato a los de la Amazonía peruana, pero luego unos y otros hacen vida relativamente normal e interaccionan.

    Ya digo, Joselu, lo único que descubres de ti mismo son las contradicciones que nos configuran como personas, nadie es un diamante puro en esta vida, cuando nos ponen la lupa se aprecia el conglomerado que nos conforma, a todos sin distinción. Solo que algunos, los verdaderos racistas, los que no sienten ninguna vergüenza, sino orgullo de ser así, ven a otros como seres llenos de impurezas, cuando lo que nos caracteriza como especie es la mezcla sutil, desde los primeros humanos que salieron de África para colonizar el mundo entero.

    Abrazo, Joselu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco, hay racistas progresistas, muchos. Lo que veo en mí son contradicciones, como dices, y me asombro de descubrir en mí tics e ideas que chocan con mi formación intelectual y cultural. Uno lee libros que dan una determinada visión del mundo desde el lado de color, negro -los negros que he conocido no les molesta que los llamen negros-, pero otra cosa es lo que emerge como sustrato, en el que estás formado y en el que no hay una visión del otro, al otro lado. Pienso que los negros son muchas veces mucho mejores personas que los blancos, entre ellos hay una extraordinaria hermandad -si son de la misma tribu-, comparten todo, consideran cualquier pedazo de tierra como su casa, pero no los considero capaces de construir una sociedad moderna, competitiva y capitalista. Todos los países que tienen mayorías negras son un fracaso, ahí está África, ahí está Haití, ahí están los barrios negros en Estados Unidos. En Estados Unidos hay movimientos negros que consideran que la escuela de los blancos no está adaptada para ellos, es el llamado Acting White. Se llega a considerar a un negro que lleva un libro sospechoso de Acting White, actuar como blancos porque se afirma que los valores humanos de ellos son otros que los de los blancos. Los blancos son competitivos e individualistas, mientras ellos son cooperativos y colectivistas. Son visiones muy diferentes y cada vez se afirma dentro del movimiento negro la incompatibilidad con la sociedad basada en los valores egoístas y competitivos de los blancos. Se reclama un espacio diferente para ellos y no ser medidos por los mismos baremos. En Estados Unidos la distancia entre las culturas es cada vez mayor. La distancia entre negros y blancos es cada vez más profunda porque ellos están tomando conciencia de su identidad y el racismo estructural de la sociedad blanca. No cuesta nada adherirse al Black lives matter y leer libros escritos por escritores negros pero el problema está en otro lado: la diferencia abismal entre modos de vida radicalmente diferentes.

      En España podemos hablar de la sociedad islámica. No sé si tienes amigos musulmanes. Las diferencias son muy profundas también. En la escuela se convive bien y es un factor cohesionador pero luego se sale de la escuela y son mundos que funcionan de un modo muy diverso.

      Es problemático que alguien se caracterice como racista como he hecho yo, pero intento ahondar en ello y no es sencillo porque la multiculturalidad puede ser un fracaso enorme, ya que la interculturalidad es un mito que no se realiza más que en la escuela.

      Me ha gustado tu referencia a Perú y sus conflictos.

      Se puede ser racista y no sentirse orgulloso de ello, pero es lo que sale.

      Un fuerte abrazo, Paco.

      Eliminar
    2. PACO CASTILLO. ¿Quién no recuerda la lucha fraticida entre Hutus y Tutsis?, pastores unos, agricultores otros. Se mataban a machetazos y por miles, y no dejaban aldea con vida.
      Y los dos de piel negra, con la misma religión animista, pensamiento similar y tierras lindantes e iguales de fértiles.
      Y sin embargo se odiaban...

      Eliminar
  3. Respetar y desear que otros grupos mejoren su calidad de vida, su nivel cultural, económico...no es ser racista; cosa diferente es compartir su estilo de vida. Cada uno busca afinidades porque como bien dice Paco ¿ como vivir en un lugar que no gusta?

    Adriana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adriana, ahí empiezan los conflictos cuando se evidencia que no se comparten estilos de vida diferentes y posiblemente antitéticos. Los negros en Estados Unidos que asumen los valores de los blancos y que quieren integrarse son enormemente criticados y despreciados por los propios negros, pero eso es el ideal para nosotros, que ellos se integren en nuestra sociedad, en nuestros valores, en nuestro modo de vida, pero ¿son los mismos? Hay una novela muy interesante de Chuck Palaniuk muy reciente que se llama El día del ajuste en que estalla una guerra civil en Estados Unidos y la consecuencia es que los negros vivirán a su aire en determinados estados, los caucásicos en otros, y los homosexuales en otros. El grave conflicto en Estados Unidos da idea de la complejidad de lo que está pasando. Son estilos de vida distintos y contrapuestos.

      Eliminar
  4. Podemos no ser racistas pero sí discriminatorios. No nos importa el color de la piel, pero sí nos pueden molestar comportamientos que no se ajustan a la forma de vida propia. A veces por cuestiones culturales, estatus social, etc. etc.
    Un abrazo.
    Vi una pelí sobre este autor literario.
    https://alfredcomerma.blogspot.com/2016/12/el-editor-de-libros.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como escribía, acabo de terminar una novela de Thomas Wolfe, por cierto, espléndida y que me ha dejado ganas de leer más de él. Pero el racismo en ella -inconsciente- es terrible. Y sí, ciertamente, hay diferencias culturales tan profundas que son difícilmente compatibles, cada vez menos. Si se piensa que son los otros los que tienen que integrarse en la sociedad blanca, el fracaso es estrepitoso porque esto no es así. Lo están viendo en Francia, y es evidente en Estados Unidos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. -Pero como comenta Paco con Perú; en África, sin ir más lejos con el apartheid, por lo que lucho MANDELA.-Todos estos movimientos están dirigidos por la raza blanca, que fueron los que instauraron todo tipo de leyes que para cubrir aspectos sociales.Y, cuando no les interesa con retirar esas ayudas y esto se ha ido extendiendo mundialmente.Ya no es ser negro, mulato: son las divisiones que generan las élite políticas en cada país.
    p
    Que por aquí, somos menos pero aun se habla con ese lenguaje peyorativo hacia clases que muchos consideran inferiores...

    Un abrazo



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se viven en un racismo inherente a las sociedades. Sé que en Canarias hay un gran desprecio hacia los godos entre algunos ambientes muy canarios. La canariedad es un principio bastante vigente. Un niño peninsular que llegue a un colegio lleno de niños canarios, puede terminar pasándolo muy mal. Supongo que con la llegada de pateras la mezcla se habrá hecho más diversa, pero es un problema universal. Un abrazo.

      Eliminar
  6. ...esta semana, estoy muy reivindicativa; me tiene de los nervios el calendario de exámenes de la EBAU, eso porque estamos más cerca de Africa...lo dicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy he leído que algunas universidades critican duramente los exámenes de las EBAU canarios porque dicen que son más fáciles que otros de otros puntos de España. No sé si es verdad pero se dice que llegan con las notas infladas y desplazan a otros alumnos. Como no sabía qué era el EBAU he buscado información y esto es lo primero que me ha salido.

      Eliminar
    2. -No lo discuto ,si son los de las privadas: pero los demás ,cada año les toca el mísmo desafío: demostrar que nos es así:no niego que el abandono puede ser más alto, no el fracaso, por ser una economía que depende del turismo y encuentran una salida por ahí por el problema socio económiso.

      Y, en cuanto a ese odio intestino:eso es una mentira descomunal, no se puede tolerar que cuatro que lleguen; como en el caso de militares (con la famosa marcha verde) y se situaron en las islas y sacaran sus despotismos.De ahí esa inquina al godo,que si lo miramos bien la inmensa mayoría eran andaluces y extremeños no castellanos.No se puede decir que en las aulas haya esos conflictos.Y lo que es vergonzoso es el problema de las pateras y que Madrid se sienta tan ofendido, pero salvo casos aislados el trato de la gente isleña es admirable.-Canarias no esta de espaldas al mundo , es un pueblo abierto por el turismo y en épocas anteriores por la emigración al continente americano.Es una ventana abierta a Africa y America...Hay que partir desde donde se está y demasiadas mentiras como pasa con los mallorquines que también estan marcados.

      Un abrazo y disculpas

      Eliminar
  7. No me cabe duda de que eres racista como confiesas; simplemente, como yo también lo soy, me resulta más sencillo reconocer a los de mi especie.
    ¿Es posible construir una cultura en uno mismo sin aislarse de las otras? Más aún, ¿es posible integrarse con las personas poseidas por una cultura que con mucho trabajo nos hemos esforzado por extirpar de nosotros mismos?
    La única solución que veo es que no es posible responder a preguntas complejas y que quien las responde con respuestas sencillas es que no se entera.
    Siempre existirán las doce tribus, y los de Judá sabrán que no son de la de David ni de la de Zabulón. Y al mismo tiempo esas doce tribus realmente nunca han existido, desde otros presupuestos.
    ¡Como no vamos a ser racistas, con lo que nos gustan las negras!
    Espero que no me expulses de tu pequeña tribu después de leer toda esta sarta de atrocidades.
    Un abrazo, Joselu!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que das en el centro de la diana cuando dices que no se pueden contestar preguntas complejas con respuestas sencillas. Hay muy pocos, que no sean extremistas -y aun dentro de ellos es posible que no lo reconozcan-, que digan de sí mismos que son racistas. Yo lo digo porque lo sé y me conozco. Pienso que es un punto de vista más constructivo. No me enorgullezco de ese sustrato cultural mío pero sé que es real. La construcción de sociedades multiculturales no es precisamente un éxito ni en Estados Unidos ni en Europa. Solo hay que ver las banlieu francesas y los barrios negros en Estados Unidos, y en cualquier sitio que rasques verás que emerge un racismo consciente o inconsciente por parte de unos o de otros. Es un hecho. Ya sé que las almas ingenuas afirman sinceramente que no son racistas, igual que otros proclaman que no son violentos, pero siento y pienso que el ser humano es esencialmente violento y racista. Decir lo contrario es la expresión de un buen sentimiento pero no corresponde a la realidad. Por lo menos, si lo sé podré hacer algo. Y no te expulso porque siempre eres muy bien venido por esta página y me enorgullezco de tu presencial. Un abrazo, Francisco.

      Eliminar
  8. Joselu, te diré que simplemente un poema de Alvaro de Campos, que leí a los veintitantos años fue para mí un relámpago que me reveló más de mi condición humana que todos los diálogos de Platón que había leído, unos cuantos por entonces. Si no se parte de tu posición, que es la de la realidad, no podemos entender nada. No digo cambiar, digo entender, que ya es bastante difícil.
    Para quien por casualidad no lo haya leído pongo dos enlaces, uno en castellano, con una traducción aceptable (hay muchas y muy malas) y otro en portugués. Con un poco de esfuerzo, en portugués se entiende perfectamente y hay que leerlo en portugués sí o sí.
    El enlace en portugués:
    https://www.pensador.com/frase/MjYzMjY0/
    El enlace en castellano:
    http://www.madrimasd.org/cienciaysociedad/poemas/poesia.asp?id=54

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. POEMA EN LÍNEA RECTA

      Nunca he conocido a nadie a quien le hubiesen molido a
      palos.
      Todos mis conocidos han sido campeones en todo.

      Y yo, tantas veces despreciable, tantas veces inmundo,
      tantas veces vil,
      yo, tantas veces irrefutablemente parásito,
      imperdonablemente sucio,
      yo, que tantas veces no he tenido paciencia para bañarme,
      yo, que tantas veces he sido ridículo, absurdo,
      que he tropezado públicamente en las alfombras de las
      ceremonias,
      que he sido grotesco, mezquino, sumiso y arrogante,
      que he sufrido ofensas y me he callado,
      que cuando no me he callado, he sido más ridículo todavía;
      yo, que les he parecido cómico a las camareras de hotel,
      yo, que he advertido guiños entre los mozos de carga,
      yo, que he hecho canalladas financieras y he pedido prestado
      sin pagar,
      yo, que, a la hora de las bofetadas, me agaché
      fuera del alcance las bofetadas;
      yo, que he sufrido la angustia de las pequeñas cosas
      ridículas,
      me doy cuenta de que no tengo par en esto en todo el
      mundo.

      Toda la gente que conozco y que habla conmigo
      nunca hizo nada ridículo, nunca sufrió una afrenta,
      nunca fue sino príncipe - todos ellos príncipes - en la vida...

      ¡Ojalá pudiese oír la voz humana de alguien
      que confesara no un pecado, sino una infamia;
      que contara, no una violencia, sino una cobardía!
      No, son todos el Ideal, si los oigo y me hablan.
      ¿Quién hay en este ancho mundo que me confiese que ha
      sido vil alguna vez?
      ¡Oh príncipes, hermanos míos,


      ¡Leches, estoy harto de semidioses!
      ¿Dónde hay gente en el mundo?

      ¿Seré yo el único ser vil y equivocado de la tierra?

      Podrán no haberles amado las mujeres,
      pueden haber sido traicionados; pero ridículos, ¡nunca!
      Y yo, que he sido ridículo sin que me hayan traicionado,
      ¿cómo voy a hablar con esos superiores míos sin titubear?
      Yo, que he sido vil, literalmente vil,
      vil en el sentido mezquino e infame de la vileza.

      Viene como de molde para este debate. Yo también he sido vil y entiendo a Pessoa.

      Eliminar
  9. Pones un ejemplo muy lejano, los hay más cercanos.

    https://maldita.es/malditateexplica/20210520/voluntaria-cruz-roja-abrazo-migrante-luna-privatizar-redes-sociales/?amp

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, algunos comentarios denotan una ruindad espantosa.

      Eliminar
  10. Apoyo a Luna Reyes 100%.

    Adriana

    ResponderEliminar
  11. En su día intenté leer "Del tiempo y el río", un verdadero bloque. Llevaba una exaltación "romántica" que tanto le gustaba a Kerouac, que le admiraba mucho. BLM son parte de la narrativa oficial, sirven a la dialéctica del poder. El año pasado vi esos carteles en Bilbao, después del episodio de... ahora no recuerdo el nombre... Traduje un vídeo que me pareció de gran interés y que te recomiendo, tendría que volver a echarle un vistazo. Un abrazo, mucho ánimo. Gracias por los comentarios que me dejaste. Dejo link, se llama El origen del racismo en Norteamérica. Los de youtube le pusieron una restricción de edad, por lo que probablemente haya que entrar para poder verlo... y ahora que lo pienso incluso verificar la edad:
    https://www.youtube.com/watch?v=MsVgkn2r-Qo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pide una tarjeta de crédito con alguna posible comisión que dicen que se me reembolsará o un documento de identidad escaneado que tarda tres días en ser verificado. No veo que sea fácil ver este vídeo y lo siento. No lo entiendo, no me había encontrado con esta restricción nunca.

      Eliminar
    2. Vaya, a mi me pasó hace poco, a esos vídeos podía entrar con tu cuenta pero ahora piden esos "documentos". Es una milonga para entorpecer el visionado de vídeos como este que no interesa que se vean... aunque sepan que lo van a ver 4. Alguna vez, tal vez pronto, lo subiré a bitchute o alguna otra plataforma que de momento no de problemas. Al final tener un dominio, .com o org o net.

      Eliminar
    3. * podías entrar...

      He dejado una frase a medias, decía que con un dominio de momento también tienes garantizada la posibilidad de publicar en blogs como estos. Aunque de momento no se meten con aquí, pero también es suyo el espacio.

      Eliminar
  12. La diversidad étnica no debe convertirse en un peligro con el que perforar nuestros corazones.

    Nelson Mandela

    ResponderEliminar
  13. Así es, hoy en día los mas racistas son los AFROAMERICANOS hacia otras razas (asiáticos, latinos, blancos, etc)...

    ResponderEliminar