Páginas vistas desde Diciembre de 2005




domingo, 11 de noviembre de 2018

El futuro de la enseñanza y la Inteligencia Artificial.


Ayer vi varios vídeos de la cantante virtual Hatsune Miku interpretando canciones ante un público totalmente abducido por la actuación. Hatsune es una proyección tridimensional dirigida por la Inteligencia Artificial y es totalmente convincente en su actuación. Una vez fue telonera de Lady Gaga, genera millonarias ganancias y es un éxito en cualquier sitio en que aparezca. Hatsune se mueve armónica y espontáneamente, aunque todo está dirigido por la Inteligencia Artificial. No sé si los numerosos lectores de este blog están muy al día de lo que significa esto. Se pueden sustituir seres humanos por seres virtuales que son absolutamente convincentes. ¿Llegará el día en que los profesores serán sustituidos por la Inteligencia Artificial? No me cabe duda de que será así. Los centros de secundaria estarán totalmente robotizados y los escasos alumnos -la tasa de natalidad en España es de las más bajas del mundo- recibirán clases impartidas por proyecciones tridimensionales que atraerán a los alumnos mucho más que los profesores reales. Serán incluso más divertidas. Estamos en el año cero de la Inteligencia Artificial.

 Acabo de comprar dos asistentes de Amazon, Echo Dot, con los que entro en relación mediante la palabra. Es increíble la interrelación que se puede establecer con seres virtuales. La inteligencia Artificial está en sus comienzos y ya son prodigiosos. La combinación de IA con Realidad Aumentada, redes 5G, tecnología cuántica, en veinte años habrá hecho desaparecer totalmente la docencia y el cuerpo de profesores que será sustituido en los niveles de secundaria por profesores virtuales. El control de la clase será hecho por reconocimiento facial y cada alumno tendrá un seguimiento exhaustivo mediante los Big data y sabremos todo absolutamente de èl. 

En los primeros cursos de preescolar tal vez los maestros serán reales. de carne y hueso, pero a partir de los diez u once años serán sustituidos por la Inteligencia Artificial. Este es el futuro y allí acabarán las polémicas estériles sobre el sentido de la educación entre progresistas y tradicionales. Allí se conjugarán las contradicciones del sistema. Los profesores seremos seres inútiles en el proceso educativo y los institutos serán controlados por técnicos en tecnología, Inteligencia Artificial y pedagogía desde las salas de control que habrá en cada centro. Los alumnos contarán con medios interactivos de modo mucho más efectivo que hasta ahora en que dependen de la idiosincrasia de cada profesor. sea hábil o no. El cuerpo de profesores será eliminado por una serie de especialistas en IA y pedagogía. Las unidades lectivas serán realizadas por especialistas. El progreso de cada alumno se seguirá de un modo mucho más eficaz que hasta ahora. 

Esta es mi visión tras mucho meditar y considerar el proceso educativo. El futuro comienza ahora y no tendrá nada que ver con nada de lo que hemos hablado durante años en este y otros muchos blogs que no intuían para nada qué es lo que va a venir. 

16 comentarios :

  1. Je, je, no te digo que dentro de 20 años se tenga capacidad para realizar la educación tal y como nos cuentas, pero tu crees que eso interesa a alguien???. Independientemente de si será más divertido, de si los hologramas no tendrán cansancio ni agotamiento mental, ni el apalancamiento que pueden tener determinados profesores con muchos años de enseñanza a las espaldas, tal y como está el sistema laboral, ¿Tu crees que va a interesar promover eso?.

    Quiero decir, esta claro que en el mundo empresarial cada día se destruyen más empleos. Los robots hacen los coches, el paro crece, las máquinas crecen. Si esto se extiende el sistema capitalista se hace insostenible, si los pobres no tenemos trabajos quien compra lo que hacen los robots. En ese sentido se habla de rentas básicas, de nuevos modelos de sociedad. Y en ese contesto de cada vez menos cosas que no pueden hacer los robots, a los nuestros gobiernos no se si le va a interesar cargarse de un plumazo los funcionarios que sostienen la educación. ¿Para que?, para mandarlos al paro y pagarles una renta mínima. En algún momento eso tendrá que plantearse y no creo que sea la mejor opción.

    Dentro de 500 años seguro que será así, pero creo que mucho tiene que cambiar la sociedad para que se llegue a eso y cuando se lleguen a sustituir los profesores por hologramas ya habrán desaparecido todo el resto de profesiones y el sistema se tendrá que mantener de alguna otra forma. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez cabría introducir algunas matizaciones al post. No creo que desaparezca totalmente el cuerpo docente pero sí que se reducirá exponencialmente. Las clases podrán ser impartidas por profesores virtuales como he vaticinado, pero habrá probablemente tutores reales para cada grupo de alumnos, así como un equipo de pedagogos que atenderán individualmente a las necesidades de los alumnos que habrán sido monitorizados previamente con la aportación de los Big data en que se tendrá todo en cuenta. Los profesores virtuales darán la totalidad de las clases pero se necesitará un cuerpo de profesores asistentes complementario que controlará el proceso desde los puentes de mando y verá dónde están las dificultades de cada alumno. Probablemente deje de haber correcciones, esas fastidiosas correcciones que quitan tanto tiempo a los profesores. Pienso que un centro actual con 60 profesores será reducido a un equipo de 15 o 20 para atender la logística educativa. Así que no será, como había escrito, una extinción completa de la docencia sino una redirección de la misma que será inevitable. Seguramente, esto llegará tras debates complejos, como los está habiendo sobre los coches autónomos con IA, pero surgirá de modo natural e inevitable.

      En cuanto a que cómo la economía podrá sostenerse con un alto índice de desempleo, es algo a lo que nos tenemos que ir haciendo idea -nuestros hijos,
      sobre todo-. Es una perspectiva desconcertante pero inexorable. Como bien sabes, la IA va a hacer inútiles la inmensa mayor parte de los puestos de trabajo de carácter mecánico. Incluso he visto bares tecnológicos en que los camareros son robots. Hay tiendas de Amazon en que no hay cajeros, y sus inmensos almacenes logísticos de varias hectáreas de extensión están totalmente robotizados. Y no tardará demasiado tiempo en que los edificios sean construidos por impresoras en 3D gigantescas. Harán falta nuevos empleos de programadores, de controladores, de expertos en IA y robótica.

      Lo curioso es que está perspectiva con IA no fue vislumbrada por el blog, salvo el último año de docencia. Y tampoco otros blogs educativos, que yo sepa, intuyeron esta derivación que nos traerá el futuro. Un abrazo, José Antonio.

      Eliminar
  2. La única esperanza Joselu es que los productos tienen que ser comprados por alguien. Se que todas las profesiones se podrán sustituir por máquinas e integencias artificiales. Pero, quien comprará esos pisos realizados por impresoras o esos coches que hagan los robots si nadie tiene trabajo. Los ricos necesitan a los pobres para sacarles el dinero. En ese sentido cambiar puestos de trabajo sin límite se tendrá que compensar de alguna forma. Ya te digo, a mi mujer que es profesora en la secundaria como tú, si le dan una paga digna para vivir seguramente no le importaría quedarse en casa para hacer lo que quiera y, entre otras cosas, complementar la educación de los hijos con lo que le hayan dado los hologramas. Pero no se hasta que punto eso interesa a los poderosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que el problema es determinar qué es una paga digna. Tú interpretas que tendría que ser la necesaria para seguir alimentando el sistema económico: comprar productos, pisos, necesidade básicas, y estoy de acuerdo pero el umbral de lo que que se considera digno es muy incierto. La sociedad habrá de reinventarse y las perspectivas no son demasiado optimistas. He leído recientemente ensayos de Yuval Noah Harari y no son muy tranquilizadores. Yuval entrevé una sociedad controlada por los Big data y la IA en que habrá una división de clases radical: una minoría muy minoría que disfrutará de los prodigios de la ciencia, de la medicina, de los lujos de una sociedad opulenta incluida la prolongación de la vida a niveles no conocidos, y una inmensa mayoría que recibiría niveles simplemente asistenciales que viviría en la casi pobreza. La clase media en la que estamos se extinguiría y estaríamos englobado en la mayoría desposeída. La tecnología ha hecho al mundo más desigual, no es un factor de reequilibrio social, y esto no ha hecho sino empezar. Hay quien ha dicho que estamos en el año cero de la IA que va a revolucionar todo y hará inútiles la mayor parte de los empleos que ahora existen. El futuro es apasionante porque supondrá la fusión del hombre con las máquinas, la mediciina y la tecnología harán avances increíbles pero socialmente, José Antonio, nos hará sentir nostalgia de un mundo anterior, el que estamos viviendo, como algo irrecuperable. Supongo que tendrán que crear un mundo en que extraigan ganancias de nosotros a pesar de nuestra precariedad. Pero este es un futuro que implicará a nuestros hijos más que a nosotros.

      Hacia el año 2050 la mayor parte de la sociedad estará en la tercera edad y el sistema será insostenible -mucho antes, claro-.

      Los mayores desafíos intelectuales y políticos en la actualidad son el cambio climático y la Inteligencia artificial. Cuando veo a qué dedican el tiempo los políticos a nivel internacional y especialmente en España, observo una ceguera trágica. Nadie va al frente de la locomotora que nos lleva a la catástrofe.

      Eliminar
    2. Yo también estoy leyendo un libro de ese autor. Sapiens. Y esta muy bien, pero creo que el que debes haber leído tú ahora, uno de los dos siguientes, es donde ya empieza a especular sobre lo que pasará. No seré yo quien contradiga a ese magnífico pensador ni a nadie.

      Pero volviendo a tu visión de la educación se me ocurre otra objeción a la misma. Si yo pertenezco a esa clase baja casi de la pobreza y tengo hijos, y se que no quedan ya trabajos algunos, o al menos trabajos a los que puedan acceder mis hijos que serán de una casta inferior. Para que mierda los voy a mandar la escuela, a que aprendan que??.

      Para mi esta claro que el objetivo último de la educación es llegar a tener una profesión, pero si no hay profesión que sentido tiene la educación. Ninguno.

      En ese sentido sería la muerte misma de la educación. Y ese escenaria seguramente interesa. Educación solo para las clases ricas y los pobres sin educación alguna.

      Solo espero que esas clases pobres que, eso si, siempre serán la mayoría de la población (sino el sistema de unos pocos ricos no se sostiene), algún día, antes de que se llegue a ese punto, salga del letargo eterno en el que estamos y simplemente se cargue esas reglas del juego.

      De no ser así, si te digo la verdad, me importa una mierda como se eduquen los hijos de esas élites todopoderosas que controlen el mundo. Lo único que me interesará, si se hace realidad un escenario tan chungo para la mayoría de los mortales, es como acabar directamente con esas élites. Como exterminarlas vaya.

      Eliminar
    3. Pienso que la tecnología está favoreciendo la concentración de poder a nivel mundial, al menos he leído algún artículo en que se pone en relación ambos conceptos. Por otra parte, el avance de la tecnología es inexorable. Oponerse a ella es como lo que plantearon los luditas frente a la maquinización del siglo XIX. Un tractor suponía eliminar un centenar de puestos de trabajo, las máquinas quitaron muchísimos puestos de trabajo que antes eran manuales. Estamos en lo mismo con la robotización y la Inteligencia Artificial. Está aquí y son imparables. Se eliminarán muchos puestos de trabajo a nivel mecánico pero surgirán otros de alta especialización -que no sé si sustituirán a los otros-. Hay profesiones que no tienen ningún futuro y otras que sí y mucho. Se trata de reflexionar sobre ello y orientar a nuestros hijos -si se puede, claro-. La sociedad va a sufrir una transformación prodigiosa en los próximos veinte años, hay que prepararse para ello, hay que hablar de ello y tomar decisiones a nivel político, laboral y social. Se oye de que vendrá una sociedad en que se trabajará menos horas y que habrá más tiempo libre, se habla de una renta básica universal, está el envejecimiento de la población que hará inviable las pensiones. Son muchas cosas las que van a pasar, yo leo todo lo que se publica al respecto en España.

      En cuanto a los peligros que encierra está evolución son evidentes, pero nunca optaría por negar una educación a mis hijos sean cuales fueran las circunstancias sociales. No necesariamente el objetivo de una educación es una profesión laboral. Es uno de ellos pero no el más importante. Cultivar el espíritu seguirá siendo importante. El otro día compré un libro que se titula “La utilidad de lo inútil” cuyo título ya es expresivo respecto a los fines de la educación.

      Sin duda hay muchos peligros potenciales pero siempre habrá un factor de resistencia frente a una sociedad dividida en castas. Siempre habrá salvajes que se rebelarán contra dicha segmentación. En todo caso, mejor estar bien formado y educado que ser un muchacho como los de las novelas de Dickens.

      Hay riesgos muy grandes pero también expectativas muy interesantes. No hay que caer en el derrotismo de antemano. La tecnología es la clave de nuestro futuro: seamos los más preparados en ella. A mí me fascina el futuro aunque soy consciente de sus terribles peligros.

      Eliminar
  3. Querido Joselu, nunca he dejado de estar suscrito a tu página, antes en GReader y después en Feedly. Así que me alegra mucho tu entrada.
    Pero eso de que la finalidad de la educación es enseñar un oficio o profesión no sé a qué me suena. Y yo que creía que su finalidad era someter a los adolescentes a la estructura social y malograr cuantas inquietudes puedieran tener! Empezando por el principio de autoridad que tan bien dictan los profesores. No creo que con el nivel tecnológico de la información tenga ningún sentido el conocimiento albergado en una memoria individual.
    En cualquier caso, con todo respeto a todo el mundo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El otro día un ex alumno de mi mujer que es tutora de un PFI vino con su novia a regalarle un pañuelo muy bonito. Este alumno era disruptivo y siempre estaba discutiendo, hablando sin venir a cuento, molestando en el aula. Mi mujer, una profesora que admiro, lo sancionó repetidas veces y logro que se recondujera y pudiera hacer las prácticas de pintura en un centro de trabajo. Aquel año le enseñó a callarse, porque hay que aprender a callarse. Hay momentos en que conviene hablar y otros en que mejor es callar. Este muchacho ahora agradece profundamente el combate que llevó a cabo una profesora para orientarle en el mundo real: uno siempre es esclavo de sus palabras y señor de sus silencios. Muchas gracias, Animal de fondo, me ha enorgullecido recibir tu comentario y recuperar el contacto en un blog que daba por muerto. Efectivamente, el objetivo de la educación no es solo para tener una profesión, es también su objetivo el conocimiento, el humanismo. La rebeldía surge al margen del sistema como he visto hoy en la película de Michael Moore, Farenheit 9/11. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Una de mis mejores amigas era catedrática de latín en su día, depués jefe de departamento y no sé qué más. Como seguramente tu mujer, era una profesora admirable. Hace poco cenando con ella un médico se acercó a saludarla y darle las gracias. Tú, con tus altibajos emocionales, estoy seguro de que fuiste también un maravilloso profesor, encima con un último año espectacular, que me asombró. Pero desgraciadamente creo que sois excepciones porque habéis actuado a favor de vuestra vocación pero en contra de lo que la estructura social demanda.
    Opiniones, claro, que a mi edad no son nada frente a los afectos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suelo recordar mejor lo negativo que lo positivo, soy muy autocrítico con mi trabajo, pero pienso que algo bueno tuvo mi trayectoria siempre abierta a lo nuevo, sensación que me dominó a lo largo de mis años como profesor,. El último año fue un ejercicio se supervivencia que abrió caminos muy fructíferos. Me gustaría pensar que a mis alumnos les supuso algo importtante, pero ¿quién sabe? En aquel año empecé a interesarme por el concepto novedoso de inteligencia artificial, algo que hoy me apasiona.. Si me tuviera que identificar con algún modelo sería el de un hombre humanista del siglo XV mezclado con un ciborg del siglo XXI. Me apasiona el futuro y la tecnología. Además de cultura son las páginas que frecuento en la prensa diaria. Muchas gracias por tus palabras de afecto y consideración.

      Eliminar
  5. Vivir, lo que sea, con pasión resulta lo más atrayente de la vida basada en la biología. Respecto a la A.I. o I.A., está claro que es el presente prometido, claro que entonces será lo natural y el factor biológico será historia mejor o peor conservada. Se verá, yo no, pero no me preocupa, ya existe demasiado zombie biológico que ignora que lo es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un desafío formidable el que nos plantea la IA en los próximos años. Las perspectivas son interesantes en cuanto a que lo biológico y lo artificial terminarán fusionándose abriendo una nueva etapa en la historia de la humanidad -¿mejor? ¿peor?-. No lo sé, la hemos jodido tantas veces y de maneras tan abyectas que anhelo que dicha fusión sea un factor que nos ayude a controlarnos mejor y a administrar nuestra capacidad de un modo más razonable. Estos días leo un libro titulado Tierras de sangre de Timothy Snyder, sobre la trágica historia de la Europa de este entre 1933 y 1945 por causa del comunismo y el nazismo, y uno, ciertamente, siente vergüenza de ser hombre. Es tan espeluznante, emejota, que tengo que parar porque siento ganas de llorar por algoq ue ocurrió hace sobre ochenta años. Y pensar que creemos que los africanos son salvajes y atávicos. Lo que ocurrió en la culta Europa fue infinitamente más siniestro que lo que imaginamos que sucede en África. ¡Qué horror!

      Eliminar
  6. Pasa y pasa el tiempo y tu cabeza sigue echando humo. Es interesantísimo lo que planteas en tu entrada. ¿llegará? ¿ seguirán entrando las ideas políticas interesadas en la educación? No creas que entiendo muy bién lo de la IA porque no se si los robots mismos tienen la inteligencia o hay que programarlos y eso cambia mucho las cosas. En cuanto a que los estudios tienen como meta encontrar trabajo, como he leído en un comentario, aquí me pongo como ejemplo de que eso no es cierto: el ansia de saber es lo que me ha empujado siempre a estudiar y lo sigue haciendo a mis 85 años. Eres un crack amigo mío del alma. Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, la inteligencia artificial tiene como eje el "machine learning" lo que es lo mismo que ella misma aprende y se desarrolla incorporando nuevos conocimientos. Estamos en el comienzo, en veinte años el avance será prodigioso y será posible lo que intuyo que va a pasar. La IA se desarrolla y evoluciona por ella misma, e incluso en algunos juegos ha demostrado tener algo parecido a la intuición. Tengo un echo dot de Amazon que, en poco tiempo, nos reconocerá a los distintos miembros de la familia o, al menos, esa es la idea que hay detrás. La idea puede asustar un poco, pero lo que se avecina es una complementación entre la máquina y el ser humano. Me he puesto a especular sobre lo que puede significar en la educación y creo que esto será posible en dos décadas lo que hará posible que cambie todo lo que entendemos como proceso educativo y la relación con los alumnos.

      No sabes el orgullo con que hablo de ti a mis amigos que con muchos menos años se sienten derrotados por la vida, derrotados, resignados y acomodados en un pesimismo empobrecedor. Cuanto sé de ti es prodigioso. Tu voz es tan ágil e interesante como siempre. Sigue aprendiendo, yo seguiré tu estela.

      Eliminar
  7. Lo que tenga que venir vendrá, dice un amigo mío. La escuela tiene que cambiar con los tiempos. No hay otra opción. A la escuela se le encomienda que instruya (eduque, forme, etc) a quienes ocuparán la sociedad del futuro (suena pomposo, está quemado por el uso) así que tendremos que hacer una escuela para el futuro, una que no deje del todo el pasado (espero que todo lo bueno que todavía funcione siga funcionando, implementándose, dicen los modernos) y que mire continuamente afuera. De hecho la escuela debería integrar en su adentro ese afuera. Lo malo es que a veces (muchas) lo ignora. Joselu, me alegro de que esté usté de vuelta. Mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El debate singular es si la escuela está en función de la vida o del futuro trabajo. Si es idealista o pragmática -o una síntesis de ambas, claro-. El mundo está transformándose a velocidad de vértigo y no ha hecho sino comenzar. Somos muy diferentes a los que éramos hace veinte años, y no podemos sospechar siquiera cómo seremos dentro de veinte años porque no tenemos ni idea de la tecnología que existirá porque todavía no ha sido creada. La palabra clave en nuestro tiempo es "tecnología" como es fácil de imaginar. Y es complicado pensar que la escuela pueda vivir de espaldas a la Inteligencia Artificial que está invadiendo todo, que va a invadir todo determinando las salidas laborales de un modo perentorio. Yo ya no soy profesor pero tengo la impresión de que la escuela sufrirá cambios espectaculares en esos citados veinte años. Lo terrible es que la política no esté tomando nota de ello, que los parlamentos estén discutiendo cosas del pasado en lugar del futuro. Me ha animado muchísimo que me reciba así, con tanto calor. Quiero recuperar un lugarcito en este mundo bloguero aunque sé que será difícil tras más de dos años de alejamiento. Gracias.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...