sábado, 1 de junio de 2013

Copiar en un examen (reflexiones éticas).




Fragmentos de los ejercicios de argumentación de mis alumnos sobre la práctica frecuente de copiar en los exámenes:

“Si copias en un examen en verdad estás apoyando la corrupción y los fraudes. Estarás apoyando a las empresas que roban a los trabajadores no pagándoles lo que en verdad merecen o apoyando a los políticos que mienten, roban y no hacen nada de lo que dicen que harán en las elecciones”.

“... creo que la razón por la que la gente copia es porque los estudiantes en su mayoría solo piensan en aprobar y no en aprender. Debemos cambiar este aspecto y es posible que muchos, no todos, dejen de copiar”.

“A raíz de esta acción (copiar) puedes comenzar a pensar que el mentir puede servirte para conseguir otro tipo de objetivos como ganar dinero, asesinar, etc. Entonces las normas y las leyes ¿para qué están?”

“Perderás la confianza del profesor, ya qué él te está enseñando a aprender y en vez de estudiar, te rindes... Pero la vida no te da las cosas a la mano, tienes que superar los obstáculos que se interpondrán delante tuyo, pero acuérdate, todo esfuerzo tiene su recompensa y te sentirás orgulloso de lo que puedes llegar a mejorar. Te daré un consejo “ayúdame  que te ayudaré”. Si no pones de tu parte, no recibirás nada a cambio”.

“El que copia no aprende... Solo se limita a escribir lo que otros han podido aprender, sin tener ningún interés de al menos enterarse de lo que están escribiendo (...) Copiar no es bueno. Se tiene que demostrar lo que has aprendido tú y no tus compañeros. En la vida todo se paga y quizás de mayor, lo seguirás haciendo y engañándote a ti mismo hasta que un día te salga mal. Es mejor ser honrado que ser un sinvergüenza”.

“No se puede confiar en la palabra de alguien que copia. Y si sigue copiando y haciendo trampas, puede llegar a enseñarlo a sus hijos, y seguirán un mal ejemplo”. (...) Para triunfar en la vida, tienes que conseguirlo con tu esfuerzo y con tus capacidades. Sin hacer trampas. Así puedes estar orgulloso de lo que has hecho y lo que has conseguido”.

“Sinceramente creo que copiar en un examen es caer muy bajo, porque a la vez no aprendes.  Pienso que más vale el esfuerzo para estudiar aunque saques una calificación baja”.
------------------------------------------------------------------------
“Yo pienso que copiar en un examen no tiene nada de malo si sabes que no vas a seguir estudiando (...) no es nada malo mientras no te pillen. Puede ser que estemos haciendo trampas para obtener resultados pero si sabes que vas a aprobar ¿por qué no hacerlo? Puedo no sentirme orgulloso del resultado pero mientras apruebes...”

“Copiar en un examen es muestra de desesperación (...) No es correcto pero si te sientes presionado no queda otra”.

“Si no es algo abusivo y que no lo utilizas frecuentemente, lo veo normal. Copiar hay que tomárselo como un alternativa, por si no hemos estudiado ese día en casa”.

“En conclusión, copiar no es tan grave dependiendo del momento y de las circunstancias por las que lo haces. Todos hemos copiado alguna vez a lo largo de nuestra vida académica”.

“Las personas mienten para obtener resultados y eso no quiere decir que tengamos que dejar de confiar en alguien que ha copiado en un examen, porque entonces no podríamos confiar en nadie. Por tanto podemos decir que tanto copiar como mentir no es un acto bien visto, pero te puede sacar de algún aprieto”.

“En la vida se puede aprobar y suspender, pero es mejor tener una chuleta por si las malas. Copiar te  puede servir pero no será un buen ejemplo para tus hijos. No siempre será malo copiar porque encuentras que hasta tu propio profesor ha copiado alguna vez”.

“El copiar en un examen te puede servir para ayudar a poder aprobarlo. Yo no creo que sea algo tan grave mientras hayas estudiado. Siempre nos puede servir como herramienta de seguridad para cuando lo necesites”.

“A la hora de copiarnos en un examen hay que saber y tener experiencia de cómo hacerlo, porque si no hay muchas posibilidades de que el profesor te vea y te pille.”

“Porque copies en un examen no quiere decir que de mayor puedas engañar en el trabajo a o tu familia”.

“A veces los alumnos que no estudian intentan engañar a los profesores que saben que no se enteran de nada y aprovechan para engañarles copiando en el examen o en otras cosas, porque no tiene nada de malo. No es algo como robar en el banco”.


39 comentarios:

  1. Bueno yo me hacia chuletas y como las hacia francamente bien me aprendía lo que ponía y ya no me hacían falta. El hacer chuletas es una buena forma de estudiar, resumes y aprendes.
    Aqui siempre se ha potenciado a los vivillos, no se de que nos extrañamos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sorprendente es que estos vivillos, sospechosos de copiar, son los que más contundentes han sido en su condena de las chuletas. Supongo que es una muestra más de que son eso, vivillos. Y también ha habido muchachos y muchachas que sé que no copian por sus bajísimas notas y que han llamado sinvergüenzas a los que sí utilizan la copia como método.

      Eliminar
  2. Copiar, pues si, está mal y de malas que te cachen. Dicen que cuando haces papelitos escritos de perdido al hacerlos aprendes de ellos, pero ahora es más practico el asunto sacas el teléfono y buscas datos y respondes la pregunta, aprendes?? claro que noo. Solucionas el examen y a lo que sigue. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un problema complicado el de copiar. Porque es cierto que puede influir el hecho de sentirse presionados y querer promocionar la asignatura y el curso, y a la vez no fiarse de sí mismos. Es un asunto en que se mezclan diferentes aspectos éticos y personales difíciles de desentrañar. Estoy contento por la reflexión que han hecho sobre el asunto en que se revelan sus contradicciones que han tenido que salir a la luz. Y sí, el móvil ahora es el principal elemento de sospecha y por lo tanto tienen que ser prohibidos en los exámenes y en general en el aula.

      Eliminar
  3. Hay que ver, Joselu, la cantidad de autorretratos que podemos llegar a dibujar a lo largo de la vida... Y todos ellos nos reflejan tan fielmente que asustan.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Javier, a medida que leía sus argumentaciones me daba cuenta de que eran auténticos autorretratos de los autores. Puedo decir que tienen visos de realidad, aunque los mayores sospechosos de copia (o las mayores sospechosas de copia) en la argumentación se posicionaron en contra. La doblez, la ambigüedad, la mentira forma parte del proceso de aprendizaje, y del mismo modo, la honradez y la consecuencia también existe en estos jóvenes. Los seres humanos somos en buena parte esencialmente ambiguos.

      Eliminar
  4. Hola, Joselu. Me han sorprendido gratamente las respuestas de tus alumnos, tanto las primeras como las otras. ¡Cuánta sabiduría encierran esas reflexiones! No importa si copian alguna vez o no, lo importantes es la reflexión, el razonamiento, el sentido de la ética que tienen los chavales. La pena es que una parte de ellos lo perderá cuando sea adulto. Me parece que eres un profesor, además de comprometido con tus alumnos, con mucha imaginación. Un abrazo y ¡vamos! que ya queda poco. ¿Por cierto, de qué nivel educativo son?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son de cuarto de ESO, a punto de entrar en el bachillerato o en ciclos formativos. Copian de eso no me cabe la menor duda, pero en este ejercicio de argumentación no pudieron copiar. Hay quien dice -neciamente- que en un examen que recibiera tal nombre los alumnos no podrían copiar con chuletas. Es desconocer la realidad de unos alumnos maleados por el espíritu fácil y la falta de reflexión ante los que el profesor se siente obligado a aprobar porque el sistema le lleva a ello, y no puede plantearles verdaderos exámenes de pensamiento reflexivo.

      Eliminar
  5. La moda de copiar en exámenes ha existido siempre, y también los grandes profesores, maestros de vocación, aquellos que consiguen que el alumno quiera aprender y se enamore literalmente de la asignatura, todos hemos conocido a alguien con ese don.
    Por otro lado, estoy seguro de que si un profesor, se empeña en que nadie copie, no hay alumno que le consiga engañar...

    ResponderEliminar
  6. Quizá lo que sobran son los exámenes en los que se puede copiar...

    ResponderEliminar
  7. Personalmente trabajo con un esquema que intenta amortiguar este asunto de copiar, quitándole importancia tanto al hecho de hacerlo como de no hacerlo, pues ni una cosa ni otra añaden nada importante al valor del aprendizaje. Me lo puedo permitir desde mis asignaturas, Latín y Griego, en cuanto que los ejercicios consisten en la traducción de frases o textos. Primero; les insisto en que hagan chuletas, y en que las hagan bien, con la morfología, y al principio les digo que pueden sacarlas. Aquellos que nunca han hecho chuletas se escandalizan. Tras varios ejercicios ya sólo pueden sacar las chuletas si yo no me doy cuenta. Durante todo el año la chuleta se tiene que ir actualizando. Las usan en clase, en los ejercicios (exámenes) ni investigo ni me importa demasiado, finjo que controlo. Si alguien no sabe algo de vocabulario puede preguntar, me gusta ausentarme unos minutos también, en fin, lo de copiar o no pasa a segundo lugar. Se trata de resolver las oraciones con lo que uno sabe, también con lo que saben otros, y no sé si echan mano de otras muchas ayudas extras, pero tengo claro que los que no saben nada no consiguen nada y que el nivel de competencia en su clase diaria es parejo al del día que hay ejercicio que me llevo yo para calificar (examen). Cuando doy Ética al ejercicio lo llamo cuestionario porque días antes les facilito las preguntas exactas que les voy a hacer para que las preparen. Consisten en repasar las actividades que hemos hecho con su por qué las hemos hecho. En una ocasión en un ejercicio demasiado teórico, muy propio para dar el cambiazo, un alumno falsificó mi firma de un modo muy torpe, me pareció un gesto más enternecedor por su ingenuidad que otra cosa y procuré que mi llamada de atención no tuviese un tono melodramático sobre lo mal que está engañar al profesor. Tuve un compañero de carrera y piso compartido que aprobó todas las partes teóricas de las asignaturas grabando con una punta fina cientos de bolis bic que distribuía entre sus ropas. No sé si la carrera le sirvió de mucho o de poco, desde luego el método sólo le sirvió para aprobar las asignaturas. Creo que este asunto hay que tratarlo en colaboración con la inteligencia del alumno y no con torpes posicionamientos éticos de lo que está bien o mal.
    Un saludo, Joselu.
    Antonio Báez (hombredebarro).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, cada maestrillo tiene su librillo. Nada hay más cierto que esto. Hay colegios que conozco en que la copia es considerada como una falta gravísima al código deontológico del alumno. Las consecuencias son muy duras. Es otra forma de tomarse las cosas. Creo que todos los profesores que lidiamos con la enseñanza en su estadio más precario sabemos que hemos de ser tolerantes con muchas cosas. No sé si es bueno o es malo. Pero lo cierto es que hemos de sobrevivir. Y esta es una tarea que no es siempre fácil. Un saludo, Antonio.

      Eliminar
  8. No tiene desperdicio, Joselu.

    Me he acordado mucho de tí este fin de semana viendo una película francesa titulada en español "Profesor Lazhar" de Philippe Falrdeuau. Te la recomiendo, aunque poco tiene que ver con tu problemática. En verdad, es recomendable para todos los profesores a quienes les importan sus alumnos como personas ante todo.

    Un beso!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fer, vi en su momento esta película que me interesó mucho. El profesor creo que era del oriente medio, carecía de título y sus métodos eran algo trasnochados, pero consiguió darle humanidad a su cometido con unos alumnos golpeados por la muerte violenta de una de sus profesoras. Tal vez era algo increíble el hecho de que alguien sin título pudiera lograr dar clases en un instituto francés, pero el fondo era muy válido. Él no rehuía el contacto físico con sus alumnos en un contexto en que se ha culpabilizado por problemas legales, así como hablar de sus problemas, de esa terrible sensación culpabilizadora que les había dejado el abandono de la profesora que se suicidó en el centro. Ciertamente era una película que se veía con gusto.

      Yo vi otra recientemente titulada El profesor que me gustó todavía más. Dirigida por Tony Kaye y protagonizada por Adrien Brody, plantea la llegada de un profesor sustituto a un centro de alumnos desahuciados. Y no, no es la típica película en que logra el profesor sacarlos del hoyo. Es más complejo, y su práctica profesional se mezcla con su situació personal también complicada y difícil. Hay una joven prostituta que entra en la vida del profesor. El final te gustará mucho porque tiene que ver con el relato de Poe, La caída de la casa Usher.

      Muchas gracias.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. La he visto y me ha gustado mucho también. Es más dura que la francesa, sin dudas, pero es excelente.

      Ahora tengo una pendiente titulada "Mi profesora de inglés", con Julianne Moore, que pinta más como comedia, pero no viene mal a veces tomarse la profesión con una copa de buen vino argentino y una comedia ligera...

      Un beso y gracias a tí por estar!

      Fer

      Eliminar
  9. "Philippe Falardeau", avec FELLAG, quise escribir, pero lo mío no es el francés... as you very well know!

    Fer

    ResponderEliminar
  10. Ya te conté mis avatares con la copia en los exámenes, Joselu. Como experiencia personal fue tristemente aleccionadora. Otros tuvieron más suerte, consigueiron el título con muy poco esfuerzo. A quienes defienden la copia como un método "legal" les preguntaría: ¿Te pondrías en manos de un médico que copió en el examen final? ¿Encargarías tu defensa a un abogado que copió en las pruebas para serlo? Algunos defienden este método por considerarlo "inevitable". La madre de un alumno al que pillé copiando en un control de Lengua lo justificaba diciendo que el niño quería agradarla y por eso lo hizo, no fue culpa suya. Ahora el angelito suspende no sé cuántas en 1º de ESO, hala, cuando quieras vuelves, y la madre no se ha dignado ni saludarme una sola vez a pesar de cruzarnos casi a diario, después de todo lo que hice por él.
    Me gustan las reflexiones de tus alumnos, al menos hacen eso, reflexionar, que no es poco. En nuestro sistema actual falta tiempo para la formación moral. Es básico diferenciar el bien del mal, aprender los valores que nos distinguen de los mafiosos y sinvergüenzas, condenar los actos malévolos aunque no lleguen a ser delictivos. Con la mierda que nos rodea tenemos ejemplos de sobra para explicar qué se debe hacer y qué no. ¿La legitimidad (aunque sea supuesta) de ciertos hechos de ciertos personajes justifica el delito menor, como el hurto, o el engaño "inocente", como copiar en un examen? Yo creo que no. Lo que está mal siempre está mal. Si un chaval no aprende a comportarse con dignidad y honradez, su paso por las aulas habrá sido estéril.
    Gracias por mencionarme a propósito de "El club de los emperadores". Si tus alumnos la valoran habrán aprendido una gran lección. Es un magnífico homenaje a los maestros justos, preparados, cabales. Kevin Kline borda su papel, en el que muchos nos reconocemos. Nuestro triunfo suele permanecer oculto, pero no por ello es menos valioso.
    Un fuerte abrazo, colega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, entre los participantes hay quienes relativizan el copiar e incluso lo ven como una muestra de vitalidad. Desde luego no hay debate que tenga múltiples vueltas. Supongo que todos hacemos lo que podemos y también sabemos que hemos de ser "tolerantes" con ciertas cosas porque la normativa y la inspección no nos permite ser intolerantes. Este es un principio activo. Entiendo que en un examen no se debe de copiar y que el que lo hace si es atrapado debe sufrir un severo castigo que no tiene por otra parte cabida en la normativa. De ello induzco que no es significativo, que no es especialmente reprobable y que no tiene que tener consecuencias demasiado serias. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Como apunta Pedro Ojeda, sería bueno plantearse qué tipos de exámenes promovemos para que se puedan aprobar con el uso de una chuleta. Por ejemplo, en 2º de ESO llevo años poniendo las preguntas del examen la semana de antes, todas ellas sacadas de ejercicios y textos que se han trabajado en clase. Conclusión: quienes llevan el trabajo al día aprueban, el resto suspenden. En niveles más altos se complica la cosa, aunque también suelo decir las preguntas dejando margen para un par de opciones. Aun así, el peso del examen se halla generalmente en preguntas del tipo "justifica tu respuesta" o "relaciona con el contexto" en las que nunca les vale copiar. Supongo que en mis exámenes también copiarán y puede que les dé para llegar a ese cinco que tanto ansían, pero también son conscientes de que a las notas dignas solo se llega con el esfuerzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu propuesta es buena: exámenes en los que no puedan copiar. Sin embargo, en los niveles en que nos encontramos supone una abierta contradicción porque hemos de encontrar sistemas que lleven a estos muchachos a promocionar. Si uno decide ser duro y exigente con ellos no aprueba la mayoría porque sabemos que no estudian en serio salvo una minoría. Luego hemos de arbitrar sistemas para que esa inicial exigencia se vea transmutada en mayor tolerancia. Un profesor no puede ir a la evaluación con suspensos mayoritarios sin crearse problemas. Esto lo sabes. Para evitarlo existe la presión en la medida que podemos para que trabajen, y una clave es la previsibilidad de los exámenes. Yo me doy cuenta de que tengo que tener mucho cuidado con las palabras que utilizo en las preguntas porque muchas veces no las entienden. Si les pongo exámenes en que realmente tengan que relacionar pensando no aprueba ni el potito. Entre otras cosas porque no quieren pensar demasiado o nada.

      En todo caso es interesante el debate abierto aunque no es de fácil solución. Además las respuestas abiertas a la interpretación son de corrección muy subjetiva, y a veces esto me ha traído problemas muy serios.

      Eliminar
  12. Pues a mí, en ocasiones, me habría gustado ver esa "viveza" en algunos alumnos, suficiente para hacer que intentasen copiar. Cierto es que mi materia es Matemáticas y suelen rendirse antes de intentarlo,pues piensan con razón que el copiar algo no les va a llegar. Pero, como digo, hay veces en que agradecería que probasen, y no ver esa retahíla de exámenes en blanco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las matemáticas son como la sintaxis: unos terrenos en que es imposible copiar. Otros terrenos son más resbaladizos.: la historia de la literatura, la teoría literaria… Son más abiertos a la copia si el profesor no quiere ponerles en bretes insuperables. Pero una cosa es cierta, tengo un curso de muchachos poco estudiosos, pero terriblemente astutos para todo lo que sea copiar, para todo lo que sea obtener por picaresca resultados. Son también geniales. Tengo que quitarme el sombrero. Son realmente vivos y hay que reconocérselo.

      Eliminar
  13. A mi me parecen todos los argumentos sumamente razonables pero tampoco deberíamos sorprendernos demasiado, desde nuestra más temprana infancia recibimos sabias lecciones sobre ética y moralidad aunque luego nadie nos enseñe como poderlos hacer realidad. Para mí esa es la clave de todo el asunto: interiorizamos un discurso sobre el bien y el mal pero no deja de ser como las casitas de los cerditos del cuento, basta con que el lobo sople un poco para que se venga abajo.
    ¿Por qué?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, los más definidos discursos morales caen en tantas ocasiones que uno se pregunta sobre la naturaleza humana. Existe la virtud pero el pecado está a su lado y no pueden existir el uno sin el otro. Existe el traidor y existe el santo que da su vida por los demás. Existe el que roba un examen y el que se siente decente y decide hacérselo saber al profesor. Ciertamente hay ponentes en este debate que reniegan de hacer de él un asunto moral o trascendente. Tú, me temo, que eres de los que sí lo harías. Hay una moral de circunstancias que nos ayuda a sobrevivir y a los políticos a medrar y a los profesionales a surfear entre conflictos éticos porque ¿qué es un conflicto ético? Buena pregunta, Dr. Krapp. ¿Cuántas veces no hemos hecho algo porque no era ético? ¿O lo normal es moverse en la ética contemporánea en terrenos que no son necesarias estas cuestiones? ¿Nos hemos hecho más circunstanciales, más humanos? ¿Cómo no entender a Urdangarin o al Bigotes?

      Eliminar
  14. Un saludable ejercicio de argumentación. ¡Chapó!

    Intuyo un razonable consenso entre proclives y detractores en cuanto a que la chuleta es un recurso proscrito (no sé, por tanto, si de lo que habla Antonio Báez podemos decir "chuleta"). Es decir, todo aquel que se arma de chuleta, la oculta y cabe suponer que asume el riesgo y las posibles consecuencias que se deriven del hecho de ser descubierto copiando. Pues bien, durante el curso pasado, en mi instituto, un alumno fue sorprendido en flagrante copia y cuál no sería el pasmo que, dirección e inspección mediante, el alumno no pudo ser suspendido y fue aprobado de la asignatura en cuestión sí o sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco en ningún caso normativa alguna que determine las consecuencias del acto flagrante de copiar. De hecho es normal que nuestros alumnos plagien trabajos de Sant Jordi y no tenga consecuencias y los alumnos de bachillerato saben que sus "treballs de recerca" en buena manera son totalmente plagiados y no tiene consecuencias… Copiar no tiene consecuencias o no las hay desde luego establecidas. No forma parte del código interno del centro ni de sus normas básicas. Hay quienes ven en el hecho de copiar una muestra de viveza y no de falta de ética. Esta es la visió contemporánea y una radiografía de la educación. ¿Es lícito mentir? Bueno, si no te cogen… Y si te cogen tampoco es que sea muy serio. Más bien nada.

      Eliminar
  15. Para mí copiar es un arma más en manos del alumno. No le doy gran trascendencia. En la pugna diaria entre nosotros (los profesores) y los alumnos cada uno utiliza como puede los instrumentos con los que cuenta. Siempre se lo digo:podéis intentarlo, si os descubro estáis perdidos, pero si lográis engañarme, olé por vosotros.
    De hecho, recuerdo con añoranza los tiempos en los que los alumnos desarrollaban una increíble creatividad a la hora de copiar, años en los que el interés por aprobar, aunque fuera copiando, les llevaba a utilizar el ingenio. Hoy observo que no se molestan en complicarse la vida ni siquiera para copiar, hay muchos alumnos desahuciados que pasan hasta de esforzarse en copiar, en preparar una estrategia, una chuleta, lo que sea. Recuedo con ternura a dos alumnos a los que enseñé hace ya más de 13 años. Había acabado ya casi el curso y yo había puesto la nota. Me hicieron prometer que no la cambiaría y a cambio me enseñaron toda una obra de arte del copieteo: dos bolígrafos BIC en los que con la aguja de un compás había escrito laboriosamente todas las fórmulas de demografía para luego poder verlas al trasluz. La letra era minúscula y el trabajo intachable, no pude más que aplaudirlos. Me quedé los bolígrafos como recuerdo.
    Me niego a hacer una lectura trascendente de algo que todos hemos hecho alguna vez. Yo mismo, que era un chaval empollón y aplicado copié en alguna ocasión. Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagina que yo convierto tu discurso en lo siguiente…

      Para mí robar, aprovecharse, es un arma más en manos de los políticos. No le doy gran trascendencia. En la pugna diaria entre nosotros (los ciudadanos) y los políticos cada uno utiliza las armas como puede: podéis intentarlo, si os descubro estáis perdidos, pero si lográis engañarme, olé por vosotros (… ) Me niego a hacer una lectura trascendente de algo que todos hemos hecho alguna vez. Yo mismo que era un chaval honrado y comedido en algún caso me apropié de algo en alguna ocasión.

      ¿Dónde empieza la ética y dónde la estética? Es un buen debate. Salud.

      Eliminar
  16. Joder, un tanto fuerte algunas de las conclusiones o deduciones que hacen. Todos hemos copiado alguna vez y no se hundió el mundo. A mi pe pasaba como a Temujín, que a base de hacer chuletas me lo aprendía.
    No sé es un tema complejo para vosotros los docentes así que para nosotros...

    ResponderEliminar
  17. Toda una lección de ética. A ver si se extiende que estamos necesitados de referencias morales...

    ResponderEliminar
  18. Muy interesante este post. Soy estudiante de Matemáticas y este año he tomado como asignatura de libre elección Ética.
    Me pareció muy triste que personas que han elegido estudiar Filosofía no se leyesen los libros para los exámenes de lectura y/o fuesen con sus smartphones repletos de fotos de resúmenes del rincón del vago...

    Creo que los profesores deben luchar por castigar estas conductas. Hacer exámenes en los que sea imposible copiar está muy bien porque implica que se le pide al alumno razonar, pero no creo que el no usarlos justifique que el alumnado copie.
    Considero más importante que un alumno no copie porque piense que no está bien que que no lo haga porque es imposible.

    Ainhoa.

    ResponderEliminar
  19. Para mí copiar en un examen es un fraude. Así, sin más. Y además una falta de respeto hacia el profesor. Yo me siento insultado y engañado cada vez que pillo a alguien copiando. De verdad que no le veo nada, pero nada de positivo al hecho de copiar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Copiar es una completa falta de honradez,un autoengaño, una tontería

    Es algo que se contagia, que se hace ver como algo que hay que hacer... con la excusa de que todos lo hacen.

    Hay que enseñar y disciplinar a los alumnos para que no sean unos patéticos copiones y sepan tener hábitos de estudio.


    Hasta ahora me arrepiento... de mis propios errores en los exámenes. No se puede retroceder el tiempo.


    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Estoy tratando de encontrar alguna respuesta a un dilema (o por lo menos para mí lo es). En mi curso, de adultos, de 15 estudiantes que hicieron un Trabajo de investigación, sólo 4 elaboraron algo propio. El resto, lo copió de por lo menos dos de ellos. En general fueron copias textuales.
    Lo que me pregunto es: ¿Puedo aceptar semejante cosa? ¿Qué mensaje estaría dando yo "mirando para otro lado"? Son adultos que incesantemente se quejan de la corrupción, de los políticos que dan lugar a cosas que a ellos los perjudican, etc.
    Mi intención hasta ahora, es anular todos los exámenes idénticos. Con esto se irían a examen final porque es el cierre de notas. Les he dado la oportunidad de acercarme a ayudarlos, acompañarlos en la elaboración del trabajo; les he dejado mi N° de teléfono por si le surgen dudas... He agotado mis posibles ofertas en cuanto a horas x fuera del horario del curso. Aún así, me encuentro con trabajos idénticos...
    Y la otra duda que tengo es si también tengo que "sancionar" de alguna manera al que puso a disposición de sus compañeros el trabajo.
    Uds, ¿Qué harían?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende de la edad... como señalas que son adultos, ya saben que han cometido un fraude y por lo tanto les corresponde la descalificación.

      Con los pequeños la sanción debe ser correctora. Si encuentro dos trabajos idénticos, pongo la calificación correspondiente y la divido entre el número de trabajos que coinciden. Así, un supuesto 7 se convierte en 3,5 para cada uno de los dos, porque el que cede el trabajo es cómplice del fraude.

      Eliminar
  22. A veces copiar no es sólo una cuestión de no saber o de falta de honradez. A veces es también la consecuencia de una mala enseñanza o de exámenes que no reflejan realmente el conocimiento del estudiante. Esto quizá se aplique sólo a enseñanza del tipo universitario, no lo tengo del todo claro. Pero quienes de vosotros hayáis cursado una carrera universitaria y hayáis tenido la típica asignatura hueso que todo el mundo suspende, entenderéis a qué me refiero.

    ResponderEliminar
  23. No tiene que ver con esta entrada directamente aunque sí indirectamente. Estoy leyendo un texto de Hilary Putnam en el que habla (indirectamente) de la (imposibilidad de la) consciencia de las máquinas. Dice que imaginemos una máquina capaz de producir bellas respuestas a bellas preguntas. Otra forma de verlo es pensar en Irene de Renfe o cualquier otro asistente virtual de ese tipo. A lo que vengo es a decir que hay tres posibles outputs de aprendizaje del alumno:

    1) que copie/aprenda de memoria. El resultado es el mismo: no sabe nada. La diferencia es que el que copia no es honrado y el que aprende de memoria sí, pero a efectos de lo que saben es muy parecidos. De no ser que manejemos la teoría de que al copiar, como nos encontramos en un espacio emocionalmente intenso (por si nos pillan) nos acordaremos más de lo que hemos copiado. Pero en cualquier caso lo más probable es que no sepamos nada.

    2) que seamos como Irene de Renfe: que sepamos dar las respuestas adecuadas a las preguntas adecuadas y relacionarlo entre sí, pero sin conectarlo con el mundo real. Mi campo es la filosofía, y creo que es posible que muchos de los buenos alumnos lo que hagan es simplemente esto. Creo que en un examen se puede medir hasta aquí.

    3) que seamos capaces de conectar lo que aprendemos con el mundo real. En el caso de literatura o filosofía esto es con nuestras experiencias o las experiencias que conocemos. La literatura en cierto sentido nos permite vivir las vidas de los otros, pero para que eso tenga sentido tenemos que haberlo enganchado un poco a nuestra realidad. No sé cómo se podría medir esto en un examen. En ciencias, por ejemplo, significa que seamos capaces de entender las consecuencias de un teorema, de una fórmula, o que sepamos para que se usan esas fórmulas en el mundo real, y no lo veamos sólo como una mera manipulación de símbolos (que por cierto, es así como se enseñan la mayoría de las veces las matemáticas en el colegio e instituto).

    Ya me callo. Tengo muchas ganas de dar clase y nada de experiencia. Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Yo habría puesto otra foto, aunque no deja de ser buena la foto porque el copiar o no copiar establece un dilema, quien copió debe prohibir copiar ahora. Y viendo la foto y en el hondo subconsciente quien defiende un concepto moral en cambio se va los territorios de Nabokov. Así que la foto y el texto en realidad ponen en relación el mismo concepto: la doble moral.

    ResponderEliminar
  25. una historia particular : miren yo considero que copiarse es algo común en la adolecencia y en algunos adultos nuestro objetivo no es aprender extrictamente es promocionar las asignaturas con una base minima yo me he copiado e descubierto pero este ultimo periodo puede promocionar la asignatura demostrando mi capacidad!!

    ResponderEliminar

Es un tópico expresar que el valor de un blog reside más en los comentarios que recibe y en el debate a que da lugar, que en la entrada publicada que no es más que un punto de partida para dialogar e intercambiar puntos de vista, a veces radicalmente distintos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Share It