Páginas vistas desde Diciembre de 2005

sábado, 17 de septiembre de 2011

Lengua y pensamiento crítico


Para mí un curso tiene un carácter completamente experimental. No estoy adherido a ningún sistema garantizado, nadie creo que lo esté, pero me gusta además la incertidumbre de encontrarme con un grupo humano e ir reconociendo sus potencialidades. La realidad me está demostrando que hay un amplio margen de actuación para la experimentación. Mis alumnos de tercero de ESO, la mayoría inmigrantes, están dispuestos a la innovación y respetan que haya proyectos que se propongan y que ellos sean los iniciadores de una forma nueva de hacer las cosas.

No tenemos libros de papel. Lo normal será contar con un ordenador Toshiba o HP cada alumno. Utilizo una aplicación (Screencast-O-Matic) en que, utilizando Power Point, interacciono con la presentación y aparece un vídeo con mi imagen explicando el tema. Lo grabé el nueve de julio y lo proyecté ayer. Era consciente de la que sería la nueva situación o contexto. Lo había estado preparando a comienzos de verano y lo proyectaría en septiembre. El tema no podía ser más clásico: la comunicación y factores que intervienen en la comunicación. Pero el formato elegido, la grabación en vídeo, reflexionando sobre la comunicación y el doble contexto en que se producía (lo grabé el nueve de julio pero lo proyectaba en la pizarra digital de clase el catorce de septiembre) hizo que fuéramos más conscientes de este concepto que suele escapárseles. El vídeo duró quince minutos, una duración algo larga para la intensa concentración que suponía. He de reducir la duración de las unidades didácticas que grabe y utilizar más recursos visuales como vídeos de Youtube, presentaciones... Todo lo que esté en la pantalla de mi ordenador es grabado por el programa y proyectado pudiendo utilizar flechas que van señalando lo esencial. Fue un primer intento.

La pregunta esencial era si es posible vivir sin comunicación, si ésta es una necesidad humana, casi tan importante como respirar. Nos planteamos la situación de un prisionero (recordemos el romance del Prisionero encerrado en un torre oscura, sin ningún contacto con el exterior, salvo el avecica que le cantaba al albor). No hay mayor tortura que la incomunicación. Necesitamos comunicar, establecer relaciones, vínculos, emitir y recibir información...Vivimos en la era de la comunicación. Y este fue el tema del debate. Mis alumnos saben que toda clase parte de un formato abierto, experimental, en que es necesaria su participación. Saben que la clase de lengua tiene como subtítulo: pensamiento crítico. No pretendo embutirles de datos. Categóricamente, no. La clase es para pensar activamente, y ellos lo saben y les gusta saber que la clase de lengua castellana es un foro permanente. Veo con satisfacción que las bases puestas el curso pasado, han enraizado, y que les gusta debatir. Hay elementos más activos que otros, pero todos participan con la situación en que se siente activos. Huyo de ser el profesor rígido, cuya única función es explicar y ellos asimilar. Quiero que la clase de lengua sea un laboratorio de pensamiento y que necesitemos aportar ideas. La nota es sencilla. Yo les voy poniendo tareas, progresivamente más exigentes,  y ellos tienen que realizarlas. La nota se construye por su cumplimiento con las unidades que se van marcando. Soy inflexible en cuanto a las fechas y horas de presentación de trabajos. El que lo remite y trabaja bien, puntúa, el que no, no. Ellos se hacen la nota.

Estoy empezando a experimentar el trabajar con los formularios de Google Docs. Podemos hacer exámenes o unidades de reflexión muy exigentes a base de tests que se pueden realizar en niveles de complejidad creciente. El primero que les he formulado es muy sencillo, con cincuenta preguntas sobre el uso del castellano, más para conocer su competencia lingüística.  Ellos marcan las opciones que creen acertadas y un programa que he descubierto -Flubaroo- corrige el test automáticamente en base a las respuestas que yo he dado por correctas. A continuación hace una estimación de los errores y aciertos y asigna una puntuación a las respuestas dadas. Puedo remitirles la corrección y su puntuación a su correo electrónico.

Estoy preparando un test sobre la comunicación en que habrán de investigar conceptos que yo no habré explicado: ruido, redundancia, interferencia... Valoraré la capacidad de llegar a respuestas utilizando su propia iniciativa y disposición a la investigación planteada como un juego.

Quiero que la clase de lengua sea un juego absorbente en que nada sea previsible. Me da exactamente igual que mis alumnos tengan abierto el Messenger o el Youtube. De hecho me gustaría poderlos utilizar, pero las tendencias caracterizadas por el miedo en mi instituto ha impuesto criterios conservadores que llevan a censurar cualquier aplicación interesante en la red. La vertiente preventiva (o autoritaria) se ha extendido.

No puedo plantear una programación de algo que habré de construir y diseñar sobre la propia experiencia, pero advierto que los muchachos cuando se enfrentan a algo realmente nuevo mantienen sus sentidos alerta y gustan de participar en el juego. He preferido dar clase en cursos llamados de ritmo lento porque tengo la impresión de que los muchachos que están allí son más activos e inquietos si se dan cuenta de que se confía en ellos y se cree en sus posibilidades. 

20 comentarios :

  1. Ya hace tiempo que desestimé la clásica clase magistral y las programaciones alejadas de las necesidades reales de los alumnos, pero estoy muy lejos de ese proceso experimental basado en el uso de las nuevas tecnologías que llevas a cabo y que, en general, nos seduce y sobresalta a la vez. Al menos, a mí.

    Veo con agrado que fomentas la participación oral y crítica de los alumnos. Estupendo. Pero el tema de la redacción escrita, ¿dónde queda? Te aseguro que es uno de los aspectos que me traen por la calle de la amargura. Le dedico tiempo y práctica, pero los resultados dejan mucho que desear...Lo mismo podría decir de la lectura y comprensión de textos.

    Quizás algún día abordes este asunto o, a lo mejor ya lo has hecho y soy yo quien no lo recuerda en este momento.

    Un abrazo, Joselu

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho tu planteamiento a la hora de abordar tus clases. No tengo por mas que citarte en facebook y en twitter. Espero que no te importe.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Por cierto me encanta el expresionismo de principio de siglo!

    ResponderEliminar
  4. ¡Muchacho, tu blog debería aparecer en los cursos telemáticos de la Gene y obtener los tres puntitos de promoción tras haber entrado y participado en él durante las 90 horas reglamentarias! ¡Qué bien para el sistema supondría un "remozamiento" de la actitud docente! Desde tu ordenada acracia le das sopa con honda al reglamentismo burocrático de unos politicos mentecatos que solo entienden la educación como un marrón que han de gestionar de modo que puedan obtener más votos en las siguientes elecciones.

    ResponderEliminar
  5. Joselu, admiro tus planteamientos pedagógicos, porque parten de la confianza en el alumnado, eufemísticamente llamado de "aprendizaje lento". A esta premisa, añades otras: innovación, pensamiento crítico, tecnología, autoevaluación...

    Estos conceptos en el marco teórico de las programaciones no son más que una ensalada fría e indigesta. En tus manos, se convierten en un cubierto de cinco estrellas.
    ¡Buen curso!

    (Ah, ¿por qué no usas moodle? Tendrías resuelto el tema de los cuestionarios y los resultados.)

    ResponderEliminar
  6. Bueno JOSLEU,

    a parte de que me siento una alumna de ritmo lento con estos nombrajos de programs que comentáis... Sabes que me encaaanta como te planteas tus clases. Creo sinceramente que si llegan los centuriones de inspección no sé si pudiera ocurrirte como al final le ocurre al genial profe de “amanece que no es poco” ¿¿recuerdas?? ...en todo caso, siempre habrá merecido la pena.


    Si yo fuera profe y me dejaran...¡¡naturalmente!! buscaría la manera de enseñar de manera lúdica, que no quiere decir sin esfuerzo, quiere decir ¡¡con imaginación!!... me temo que a veces es de lo que más adolece la enseñanza, tooodo se enseña como se ha hecho desde el rey Carolo , vale que se usan las nuevas tecnologías y todo eso, pero eso no es suficiente si la fórmula es la misma, leer y chapar.

    A veces me pregunto, el por qué de esa obsesión por almacenar datos que siempre van a estar al alcance de todos, cuando sea necesario. Entiendo que hay que estimular la memoria, pero hay miles de cosas con las que hacerlo, sin sobrecargarla hasta hastiar a tooodo el mundo... por ponerte un ejemplo, el curso pasado a mi hija le hicieron aprenderse de memoria el principio de 20 sonetos, con el tipo verso, de rima y de argumento sin saber una palabra de métrica ¿tú lo entiendes? yo no... pero ahí que estuvimos como papagalos las dos. Estas cosas son las que hacen que la gente odie la poesía y la literatura en general, es como si a mi me hacen aprender de memoria una ecuación de segundo grado sin entender ni palabra:-)

    Por eso, tus alumnos son afortunadísimos, lejos de centrar la enseñanza en parámetros arcaicos y estrictos... puerta abierta al debate, a la puesta en común, a que se maten buscando la mejor manera de defender sus argumentos, la mejor manera de que aprendan a expresarse es que les sea necesario , absolutamente imprescindible, es como la inmersión linguística, si quieres que te entiendan tienes que usar el mismo lenguaje que tu interlocutor y ese es el mejor motivador que existe, la necesidad...expresarse es una necesidad vital, pero que te entiendan, que compartan lo que expresas, la meta que todos ansiamos por encima de todo.

    Enhorabuena, por seguir teniendo ganas de conseguir llegarles, desde luego si no lo logras tú, no lo logrará nadie.

    Un beso graande y bien iluminado...por esta vez:-)




    PD
    ¡¡Ah!! se me olvidaba, no tengas ninguna duda, tu buen humor goza de muuuy buena salud ( esto es por lo de abajo) como el de JUAN POZ :-) es un gustazo leeros.




    Feliz noche ( perdón por el borrón no me salió el enlace a ver si ahora sí:-)

    ResponderEliminar
  7. Te veo cogiendo carrerilla y me gusta, porque eso significa que vas a tener un curso en el que todos vamos a aprender. Apunto tus propuestas, aunque llevo fatal lo de los cuestionarios en red: sigo siendo un evaluador a la antigua usanza :-)

    ResponderEliminar
  8. Luis Antonio, sugieres el tema de la redacción escrita y la comprensión de textos. Son problemas mayores y desde luego no tengo una varita mágica. Soy consciente de la generación que estamos formando, una generación formada en las nuevas tecnologías que sienten pánico y desidia ante un texto escrito. Lucho igual que tú haciéndolo lo mejor que sé, pero no tengo conciencia de que obtenga resultados significativos. He dejado bachillerato por la constatación de ver in situ el fracaso de todo lo que represente el ejercicio del libre pensamiento (más allá de lo que es "siento", "me parece"…). Quiero hacer fluida la necesidad de pensar y ser críticos (sin catecismos ni verdades reveladas por Rouco Varela o el progresismo de cartilla con cupones de los domingos). Si pensar se convierte en un ejercicio habitual, puede ser que estos muchachos necesiten redactar para expresarlo. Quiero llevarles de la necesidad de pensar (y el placer implícito) al hecho de comprender y redactar. Sólo si tengo algo que decir, me esforzaré por hacerlo. Pero si no hay nada que decir, que es lo que me encuentro habitualmente, ¿para qué escribir o intentar entender? No sé si me explico, pero todo menos pensar que tengo ninguna solución. Curiosamente prefiero a los grupos de ritmo lento para empezar a utilizar el vicio de pensar. ¿Lo entiendes?

    ResponderEliminar
  9. José Antonio Cabrera Oliva, me encanta que me citen en facebook o en Twitter. Utilizo estas plataformas con frecuencia. Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Juan Poz, no querría formar parte de los cursos de formación y menos que dieran puntos por leerme. Soy de la raza de los Bartleby y, siendo a mi pesar, funcionario, abomino de todo lo que tiene reconocimiento oficial. Lo más valioso que tiene el conocimiento se adquiere de modo extraoficial. Pretendo que mis alumnos se hagan librepensadores sin que yo tenga ninguna verdad que revelarles porque no la tengo, pero me divierto haciendo bailar las sinapsis. Espero que ellos también lo hagan.

    ResponderEliminar
  11. Lu, intento descubrir entre mis alumnos a librepensadores sui generis. No dejaré de lado a quienes no lo sean, por supuesto, pero pienso que estos también necesitan una oportunidad. Los cursos "normales" o "heterogéneos" que les llamamos son un camino hacia la domesticación. Prefiero moverme en la periferia, en la marginalidad. Me siento bien en ella y allí todo espíritu inquieto tendrá su momento y su ocasión de sentirse orgulloso de ser insólito. Me harta lo que se supone oficial, y me quedo con lo que a Julio Cortázar le hubiera gustado dialogar. Siempre Julio.

    No empleo Moodle porque en nuestro instituto no funciona adecuadamente, ignoro la razón pero no acaba de estar asentado.

    Y sí, me gustan los caminos perdidos para lograr convertirlos en únicos.

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado la secuencia de Amanece que no es poco que reconozco no haber visto, lo que presto he de remediar. En cuanto a la inspección (o a la dirección) puede pasar cualquier cosa. Ya ha habido ocasiones en que he recibido un varapalo dialéctico por algún post mío en que cuestionaba algunas cosas. Sin embargo, para sorpresa mayúscula. lo que yo intento hacer, según especialistas en oposiciones, podría contar con la total anuencia con las nuevas tendencias educativas que se centran en el fomento de las competencias y el enseñar a pensar. Lo que pasa es que cuando proponemos ese "enseñar a pensar" se entiendo que los alumnos han de asimilar los puntos de vista moralizadores y racionalizadores que nosotros hemos determinado como válidos. Es el pensamiento correcto o también su detritus, el llamado pensamiento positivo. No hay aquí pensamiento oficial, nuestra búsqueda será en los márgenes partiendo de la necesidad innata de todo ser humano de pensar su propia existencia y razonar sobre ella.

    Hay una película que vi ayer. Se llama El árbol de la vida. El público que asistió salió muy enfadado pensando que les habían timado, algunos se salieron. Yo dudé en si salirme o no. No sabía si estaba fascinado o estaba ante un tostón. Al final, decidí que cada escena era un poema que me cautivaba, aunque no entendiera nada o que hubiera poco que entender. Desde luego, no es una película para el gran público. No tengo ni idea de si a ti te gustaría, pero por si acaso te hablo de ella.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Antonio, lo cierto es que estoy motivado y sintiendo que he vuelto a encontrar mi camino como profesor que ama la experimentación más arriesgada. Durante muchos años lo hice, pero la llegada de la reforma me llevó a convertirme en un profesor oficialista que impartía unidades de conocimiento. Ahora en los grupos marginales, a los que se dan por perdidos, puedo ejercer sin temer no cumplir el currículo. ¡Cómo detesto preparar a alumnos de bachillerato a enfrentarse a la selectividad! Se pierde lo más rico de las posibilidades del sistema educativo y se hace detestar el conocimiento que sólo sirve para aprobar un examen. Con estos grupos llamados lentos existe la posibilidad de salirse del guión y no va a ser por mí que deje de intentarlo. Fuerza, amigo. Compartiremos ilusiones y expectativas o fracasos.

    ResponderEliminar
  14. También fui a ver "El árbol de la vida" y me gustaría tener la oportunidad de participar en un debate sobre la película. ¿Por qué no dejamos pasar un tiempo prudencial, para que todos los conterpostistas de este blog la vean y luego nos invitas a participar a partir de tu comentario? En el programa de mano del cine se decia que Sean Penn, encarnaba el hombre adulto del niño protagonista; pero en la peli se dice que éste muere cuando tiene 19 años. No excluyo que entre éxtasis y éxtasis hubiera podido perder el hilo argumental...

    ResponderEliminar
  15. He de confesarte que me cuesta moverme por esos mundos de las TICs, y eso que lo intento, pero siento que no me encuentro suelto, sino agarrotado y que a veces, me quedo enganchado en un proceso y pierdo miserablemente la clase. Bueno, ya iré mejorando, todo es cuestión de mucho hacerlo. Pero tú, en cambio, estás metido en la salsa. Te veo suelto y echado "pa alante" y también intuyo que los alumnos lo estarán. Con lo cual presiento unos resultados muy halagüeños. Desde aquí te animo a que te comuniques con tus pupilos, que interactúes, pues esto es un proceso básico para que se produzca favorablemente el acto docente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Miguel, lo cierto es que la soltura implica centenares de horas -como mínimo- de experimentación al año, seguir las aportaciones de otros docentes para conocer herramientas útiles, pasar fines de semana pegado al ordenador… Pero lo hago contento. Me gusta la interrelación entre la tecnología y la enseñanza. Lo cierto es que me ha abierto caminos nuevos cuando veía todo cerrado. Para mí ha sido una suerte encontrada en mi camino. Y sí, ,es cierto es imprevisible y lo que has preparado con esmero en un momento determinado no funciona. Sólo queda una infinita paciencia. Todo tiene solución, el problema es encontrarla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Amigo Joselu, te felicito por esa actitud como profe, y ese planteamiento y esas metas y esa generosidad y esa ilusión ... Y me felicito por asistir a ellos, aunque sea por escrito. Y, sin falsa modestia, te diré que mi felicitación es cualificada (como, seguramente, la de otros muchos que te la expresen) porque yo también soy de esos que hacen las cosas como tú. Mejor dicho, ERA, porque ya he pasado a la reserva. Jeje. En mis tiempos, no teníamos tanta sofisticación técnológica, pero nos apañábamos. Y veía a los alumnos crecer intelectual y humanamente, y yo con ellos. Etc. No voy a ponerme más moños. Aunque tal vez otro día podamos concretar más en algunos aspectos. Así, que enhorabuena y "palante, muchacho". Aquí estamos en la retaguardia para "cubrirte las espaldas" cuando venga algún bajón (que suele venir).

    P.S.: Joselu, siento mucho el incidente ocurrido en mi blog "Ahí te quiero yo ver" con ese Rato. No ha estado a la altura. Y me da cosa, porque llevamos ciber-tratándonos bastante tiempo. No solo se ha pasado en su "denuncia", sino que también se ha reído de nosotros. Lee el post último de Toni, un buen amigo (creo que de tu "pueblo") y lo verás. Una pena. No me gustan las discusiones cruentas ni los matones dialécticos. Pero donde menos esperas... Ya te digo, lo siento.

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Jaramos, g., el caso es que lo llegué a pasar mal. Pero, bueno, consecuencias de tomarse las cosas siempre demasiado en serio, lo que lamento. En cuanto a vuestro apoyo desde la retaguardia, sé que me es necesario. Los colegas están tan metidos cada uno en su parcela que apenas tenemos tiempo para darnos ánimos o estimularnos intelectualmente.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  19. Desde mi perspectiva de Coordinador TAC de mi centro no puedo menos que felicitarte efusivamente.
    ¡Ánimo, "profe"!

    ResponderEliminar
  20. Te veo con ganas y con ilusión. Ya te lo he dicho otras veces, me pareces un magnífico profesor y envidio a esos chavales. Buen montón de aplicaciones te has buscado.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...