Páginas vistas desde Diciembre de 2005




sábado, 13 de marzo de 2021

La conflictiva relación entre genética e inteligencia

 

La universidad de Harvard en Estados Unidos recibe cada año más de cuarenta mil solicitudes de ingreso, pero solo el 4.6% son admitidos en sus aulas. Para ello realiza unas pruebas complejas de inteligencia y perfil psicológico cuyos criterios se mantenían en secreto por el sesgo que suponen. Efectivamente, la universidad perjudica a unos grupos raciales en lugar de otros por la llamada discriminación positiva. Se evidenció que su sesgo perjudicaba seriamente a alumnos de origen asiático y judíos askenazies en favor de alumnos afroamericanos o blancos. Si no se realizara este sesgo, la mayoría de los estudiantes de Harvard serían asiáticos y askenazíes y apenas habría de color.  

¿Hay razas más inteligentes que otras? La relación entre CI (coeficiente de inteligencia) y genética es uno de los tema malditos y más envenenados de la psicología y la antropología y actualmente, nadie se atreve con él.

Un hito en este sentido fue el libro The Bell Curve (1994) de los investigadores Charles Murray y Richard J. Herrstein. Este libro, no traducido al español, fue el detonante de una explosión casi nuclear en un campo en el que nadie con sentido común quiere adentrarse: la relación entre genética e inteligencia. La mayoría de críticas que recibieron fueron demoledoras y se quiso echar tierra sobre el asunto. Uno de los epítetos más contundentes que recibió este estudio fue el de “Nazismo académico”, y que era un vehículo de propaganda nazi bajo una pátina de respetabilidad académica, un nuevo Mein Kampf de Hitler de estos tiempos.

Las conclusiones de The Bell Curve sugieren que los resultados de los tests de inteligencia varían entre unos grupos y otros, es decir, que las puntuaciones de algunos son más bajas que las de otros. Los asiáticos y judíos serían los más destacados y por debajo, los blancos y en el nivel descendente, los latinos y los afroamericanos.

Otras conclusiones del estudio son:

1)    La capacidad intelectual predice en buena parte el comportamiento social, de modo que un nivel de inteligencia menor puede favorecer la conflictividad social y la delincuencia.

 

2)    El CI es un mejor predictor de los resultados de los individuos que el estatus socieconómico de los padres.

 

3)    El CI nacional (de Estados Unidos) está decreciendo porque las personas o parejas con un CI alto se reproducen menos que las de CI bajo.

 

4)   Rechazan la educación “niveladora” por debajo y defienden el cuidado, protección y fomento de la inteligencia. Son partidarios de la igualdad de oportunidades en lugar de la igualdad de resultados.

 

5)    Trazan un panorama pesimista del futuro de Estados Unidos. Predicen que la élite cognitiva se aislará del resto de la sociedad, mientras que la calidad de vida se deteriorará para aquellos en la parte inferior de la escala cognitiva.

 

6)    Denominaron “efecto Flynn” al aumento del cociente intelectual de 2 o 3 puntos por década. Últimos estudios parecen anunciar que esto desde 2008 en adelante no es así y que el CI está disminuyendo en nuestras sociedades.

 

7)    Los autores recomendaron la eliminación de las políticas de bienestar que, según ellos, alientan a las mujeres pobres a tener hijos.

 

Las críticas a The Bell Curve fueron desde intelectuales a sencillamente echar basura sobre los autores tildándoles de racistas, y, efectivamente, Charles Murray, el superviviente, fue convertido en un apestado intelectual denostado como nazi y racista.

Su estudio de la naturaleza de la inteligencia en relación a los hechos y la genética fue muy peligroso porque estos son demasiado incómodos como para que floten en la atmósfera intelectual. Solo observarlos es ya moralmente sospechoso por los  problemas éticos y morales tan complejos que implican.

Las últimas tendencias al respecto rechazan el sistema de medición de la inteligencia mediante el estudio del CI pues produce un sesgo que favorece a unos en detrimento de otros, y solo mide la inteligencia abstracta. Y últimamente, se ha hablado de la teoría de las inteligencias múltiples, que rechazan totalmente la idea de que exista solo un modo de medir la inteligencia.

Las ideas de Murray y Richard J. Herrstein son tan incómodas y peligrosas que han sido marginadas totalmente por las consecuencias a que pueden dar lugar.

33 comentarios :

  1. Es un tema demasuado enjundioso, que has expuesto como un cirujano experto. Más recientemente se apela a una ética en el tratamiento de los datos, para evitar la discriminación que sugieren los grandes números del machine learning y la inteligencia artificial(IA). A mí todo me parece una forma de disfrazar los verdaderos problemas de fondo. Ese dilema surgió em la justicia americana cuando cualquier magistrado utilizaba la IA para calcular las probabilidades de que un condenado, quebrantase su libertad condicional. Había un claro sesgo por el color de la piel.¿Eran racistas las premisas estadisticas en las que se sustenta la IA? Las matemáticass no son racistas, simplemente revelan una realidad, en cuyas causas deberíamos escarbar. La mayor marginalidad de la población afroamericama explica una mayor predisposición a quebrantar su libertad condicional.

    Otro tanto ocurría con el estudio crediticio. Las entidades financieras clasificaban en los años setenta el riesgo de impago, según la zona en la que viviesen los prestatarios. Las que peor rating tenían eran los guetos de minorías. Una ley de Carter pidió acabar con esa discriminación. Y más tarde la administración Clinton no permitió tampoco aplicar diferenciales, ni valoraciones por motivos de renra.Ya conocemos la historia, de aquel caluroso verano de 2007,cuando las Freddie Mac, Fannie Nae, y grandes agencias de crédito inmobiliario americanas, pasaron de ser colosos a implosionar.

    Estoy de acuerdo con parte de las premisas. La educación debe sacar lo mejor de cada uno. No me cabe otro fin para profesión tan noble. Igualdad de oportunidades, no igualación ni moldes similares en aras de una presunta homogeneizacion, que nos empobrece a todos. Grande, Joselu. Para guardar este post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. The bell curve roza territorios muy peligrosos y ha hecho que sea un texto que es demonizado en un tiempo en que, tras las experiencias eugenésicas de la primera mitad del siglo XX, seamos mucho más cautos a la hora de sacar conclusiones ajustadas incluso a los hechos y a las estadísticas. La IA necesariamente es programada para decidir en ciertas condiciones e inevitablemente tiene sesgos, aunque sean verídicas las bases en que se apoyan los programas. En todo caso, en nuestro tiempo es un tabú inabordable extraer consecuencias en territorios moralmente sospechosos. No se permiten determinadas preguntas ni el debate de ciertas cuestiones. El hecho mismo de hacer preguntas ya es peligroso y los científicos e investigadores lo evitan porque se juegan su carrera.

      Nuestros sistemas educativos se basan, efectivamente, en la igualdad de resultados y no en la igualdad de oportunidades. Hay un igualitarismo a la baja que hace que sean sistemas cada vez peores y menos eficaces, pero para ello hemos de deshacernos de preguntas incómodas y son tachados como retrógrados o elitistas quienes quieren fomentar el mérito académico, el esfuerzo y el fomento del conocimiento. Los profesores jóvenes ya han estudiado en universidades en que han sido formados para descartar tentaciones sospechosas.

      Eliminar
  2. Joselu,te preguntas ¿hay razas más inteligentes...? Entiendo que raza sólo hay una, la humana. Las diferencias las marcan las etnias.

    Adriana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero interpretarme como un experto en el tema, pero es de sentido común que utilizamos los terminos de "racismo" y "racista" para referirnos a determinados comportamientos y opiniones. No las calificamos universalmente de "etnicismo" sino de "racismo".

      Eliminar
  3. Bueno. Leída y releída la entrada me "arrejunto" con lo que responde Sergio Munari".
    A ver si me puedo explicar: Se que "...surgió em la justicia americana cuando cualquier magistrado utilizaba la IA para calcular las probabilidades de que un condenado, quebrantase su libertad condicional..." porque en Ética Aplicada, apartado Bioética, salió en varias ocasiones el autor que nos mencionas, como salieron a relucir los problemas de los humanoides en sus "tomas de decisiones" y si estas llevan consecuencias con que parte de culpa cargan los programadores.

    Pero yo creo, en otro orden de cosas, que la discriminación ¿positiva? la palabra en si me luce ya negativa, nos vino en este siglo por los nazis (no deseo hablar de Esparta, pues estos hechos creo que hay que enlazarlos en la época que nos ha tocado vivir), que ya en 1935, en Nuremberg, declararon que la "raza" judía era inferior a la "aria" pero no por religión o cultura, sino por sangre, a la que dividieron en cuatro categorías, proclamando por unanimidad en el Congreso de 1935 la "deutschen Blutsgemeinschaft" o "comunidad del pueblo aleman".

    En otro orden de cosas, JOSELU, cuando nos dices : "... Nuestros sistemas educativos se basan, efectivamente, en la igualdad de resultados y no en la igualdad de oportunidades..." y recuerdo el caso de un buen amigo, si, y me viene a la cabeza un alemana muy famosa, la Basf, una química de Terragona que pedía hace años licenciados en química pero con preferencia por el Instituto Químico de Sarriá, no por la Facultad de Químicas de Barcelona, sabiendo como sabemos que la primera es privada y la segunda pública.
    Mi amigo entró allí previo examen, eso si, pero ya tenía ganada la primera premisa, venir de una privada. Y eso también es discriminación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que tu comentario roza peligrosas opciones -creo entender- porque cuestiona el igualitarismo por un lado y la discriminación positiva por otro. Pues he de decirte que tienes todo en tu contra pues eres hombre blanco y heterosexual y estás en dirección contraria de todas las tendencias dominantes en cuestiones sociales por muy solidario que seas. Para los nuevos popes de las ciencias sociales serías un reducto retrógrado de tendencias machistas, elitistas y no sé si transfobas aunque esto no había entrado en el debate -aunque entrará-.

      El mundo ha cambiado y en España estamos empezando a ver sus consecuencias progresivamente pero de manera incuestionable. Los sesgos de la IA son machistas y racistas por más basados que estén en la estadística y la matemática. El mundo está derivando a la locura por cuestiones identitarias pero puede ser efecto de mi lectura de un libro que te recomiendo que se titula La masa enfurecida de Douglas Murray.

      Entiendo la aspiración de la BASF de querer un titulado por el IQS antes que de la facultad de Químicas de Barcelona, puedo entenderlo perfectamente. Es lo que viene después.

      Un abrazo, Miquel.

      Eliminar
    2. Iré a por él, me interesa mucho lo referente a las masas.
      Gracias

      Eliminar
  4. Sendas muy delicadas que ya se quisieron imponer allá por los principios del siglo XX en los países nórdicos y con otras connotaciones en Alemania.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola.
    No he leído el libro The Bell Curve, pero sí leí hace años el de "La falsa medida del hombre" de Stephen Jay Gould que es una crítica de este y de todos los test de inteligencia para "medir" (y discriminar) a las personas. Muy interesante y muy recomendable su lectura. Es también curioso comprobar cómo los "test de inteligencia" partieron de una persona (creo que era un francés llamado Binet) para comprobar en qué pruebas o aptitudes fallaban los que los realizaban y necesitaban mejorar y que recomendaba que de ninguna manera debían usarse para categorizar o diferenciar a las personas. Justo lo contrario de lo que se empezó a hacer.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que es un tema muy complicado en el que mejor es no meterse pero puede servir de orientación el número de premios Nobel para establecer cierta correlación. El número de personas de origen judío que lo han recibido es enorme pese a representar solo un 0,2% de la población mundial. Y no todos los genios judíos lo han recibido. El número de asiáticos es también interesante, pero el número de latinos o africanos que lo han recibido es mínimo. Los africanos han recibido varios premios Nobel de la Paz pero apenas ninguno en el campo científico o investigador. Sé que las razones son complejas y no es conveniente sacar conclusiones pero la realidad es esa, aunque no nos guste. Puede que los tests de inteligencia no sean mecanismos adecuados para medir el valor de las personas pero el avance del mundo en todos los terrenos se basa en ese criterio de inteligencia abstracta. La humanidad, el sentido humano, es otro tema y no puede ser medido, eso es cierto. Y no cabe duda de que son las personas buenas quienes hacen habitable el mundo. Saludos y gracias por hacerte presente.

      Eliminar
  6. Hola de nuevo.Sí. Es un tema complicado, y como me decía un amigo y vecino blogger, demasiado complejo para resolverlo en espacio de este cajetín de comentarios.El número de premios Nobel no me sirve en este caso, porque no creo que sea un indicativo de la inteligencia de las personas del país o la sociedad de la que provienen. De entrada, somos una especie humana, lo de la separación de razas... no hay unas diferencias como las que hay entre los perros. Así que más allá del color de la piel,tradición, religión, costumbres, cultura, educación y demás, son las que nos van separando...Pero ¿inteligencia?... En esa creo que andamos todos más o menos igual...escasos... en todas partes. Y que alguien sea doctor, matemático, científico, ingeniero o yo qué sé y sea muy "inteligente" en su campo, no le exime de ser muy estúpido en otros  ámbitos... 
    Supongo que hace sesenta o setenta años los occidentales también miraría a los asiáticos con aires de superioridad intelectual, y después de la II Guerra Mundial, con el avance tecnológico de Japón o ahora con China, la cosa ya no será igual y se habrá nivelado la cosa. Como bien dices, las razones son complejas...así que habría qué ver los motivos de esa "realidad".Los test de inteligencia no solo no son mecanismos adecuados para medir el valor de las personas...es que sinceramente creo que no son adecuados ni para medir la inteligencia.Recuerdo cómo el autor daba en el libro multitud de ejemplos de cómo sesgaban y continuaban manteniendo "mitos" sobre la supuesta diferencias de inteligencia entre negros, blancos en los USA.... Si no recuerdo mal, contaba que en la I Guerra Mundial se hicieron estas pruebas de inteligencia entre las tropas norteamericanas y claro, teniendo en cuenta que por aquellos años, muchísimas personas eran inmigrantes y entendían mal el idioma, o eran semianalfabetas, fueron discriminadas en aquellos test...  Saludos de nuevo y gracias a ti en todo caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos unos familiares de mi mujer que tienen unos hijos gemelos de cinco o seis años que sufren en el colegio retraso en el lenguaje. Rápidamente los han derivado a un centro psicológico y les han hecho tras muchas pruebas un test de inteligencia TEST DE INTELIGENCIA PARA NIÑOS DE CINCO O SEIS AÑOS Me ha sorprendido desagradablemente que haya mediciones de la inteligencia abstracta a una edad tan temprana. No sé hasta qué punto les condicionará a los padres saber que sus hijos han obtenido un CI de 60 lo que es muy por debajo de la media. Son niños normales, que ríen, que juegan, que hacen diabluras... Me parece terrible medirlos. Por lo que veo condenas este tipo de pruebas y en este caso yo he de darte la razón. En cambio, otro familiar ha tenido un niño con altas capacidades que a los nueve años toca varios instrumentos, y habla cuatro idiomas. Esto no quiere decir que este niño superdotado vaya a tener suficiente inteligencia emocional y nada impide que su vida sea un desastre. La inteligencia abstracta o musical o para las lenguas o para el arte es una cosa y otra es la capacidad ante la vida, puede no estar en consonancia. Saludos.

      Eliminar
  7. Hasta la fecha, según una entrada de Wikipedia, Howard Gardner y su equipo de la Universidad de Harvard han identificado doce tipos distintos de inteligencia
    (https://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_de_las_inteligencias_m%C3%BAltiples
    ), me pregunto si prevalecen unas sobre otras o a cuál de ellas se les da más valor.

    ResponderEliminar
  8. Como planteamiento me parece muy interesante y a reflexionar. También desde la izquierda. Negarse a siquiera estudiarlo, a mi me parece que es como de iglesia católica del medievo. La idea de que los test de CI priman cierto tipo de inteligencia frente a otros yo ya la había encontrado en diversos sitios, y no creo que esté equivocada: al menos yo estuve haciendo algunos de estos que puedes encontrar por la red, y me pareció que primaban mucho la capacidad de seguir una secuencia lógica espacial, digamos. Creo que la capacidad de empatía es una forma de inteligencia, una que protege el conjunto (nuestra especie, el planeta) a largo plazo, y eso no parece medido por esos tests... Por otra parte, creo que si la gran inteligencia de este mundo se concentra solo en unas islas -Harvard y por ahí-, pierde el conjunto... y no estoy seguro de que gane la élite, que se volvería endogámica, repitiendo el proceso que lleva a la aristocracia de origen guerrero a la decadencia (el punto 5 y el 4 en parte diría que están en contradicción con la idea enunciada anteriormente de que la discriminación positiva perjudica el perfeccionamiento de las élites). Yo el punto 7 lo rechazo de plano, pero me gustaría verlo desarrollado, y estoy de acuerdo con el 1. Pero es una evidencia de que hay gente más inteligente que otra. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso en sintonía contigo que algunas de las conclusiones de este estudio merecen ser tenidas en cuenta. He dejado enlaces que permiten hacerse una mejor idea más allá de la síntesis esquemática -para un blog- que he hecho. Tras las doctrinas racistas que culminaron en la Segunda Guerra Mundial como la eugenesia o directamente la eliminación de deficientes psíquicos y físicos por la Alemania nazi, nuestro mundo se ha decantado por la idea de que "todos somos iguales", de que no hay culturas más adaptadas y menos adaptadas -o superiores o inferiores-, de que la inteligencia es una circunstancia aleatoria más entre otras varias... Todo esto es muy elogiable pero tiene un coste que estamos pagando. Hay predicciones que presuponen que la humanidad y en concreto los países están descendiendo en inteligencia por los sistemas educativos igualadores, por la bajísima tasa de natalidad, porque las personas con CI bajo se reproducen más... Todo esto es muy incómodo porque contradice las bases igualitarias de nuestra civilización occidental.

      Y sí, ciertamente, los tests de inteligencia priman un tipo de inteligencia lógico-formal antes que otras posibilidades, priman la capacidad para las secuencias pero no tienen en cuenta, como tú dices, la capacidad humanista. Ser muy inteligente no significa ser solidario pero tampoco lo excluye, claro.

      Pienso que este post plantea cosas muy interesantes pero también muy incómodas como la evaluación de las culturas o de los grupos humanos como tales. Y nadie quiere entrar en ello salvo los muy de derechas y partidarios de la supremacía blanca. Es un nido de avispas muy peligroso pero cuyas conclusiones no son necesariamente inválidas. En nuestro mundo hay muchos temas que no se pueden abordar, están excluidos de antemano. Un saludo.

      Eliminar
    2. Hay otra idea que me ronda hace tiempo, muy relacionada con esto, y es que ya somos productos de una selección genética artificial en bastantes aspectos. Sabemos que los afroamericanos vienen muy marcados por el terrible sesgo de la esclavitud, que seleccionaba a los individuos más fuertes y resistentes para soportar las condiciones inhumanas de trabajo a que eran sometidos por los blancos. Y por otro lado, tenemos el caso de los judios, perseguidos durante milenios... con el resultado de que han sobrevivido los más inteligentes, los más capaces de esquivar, anticipar todas las trampas que les han puesto. De los siervos, del bajo campesinado, a nuestros dias han (hemos) llegado los dóciles, los otros o ascendieron por el ascensor social de toda la vida que es el ejercito para esa gente o terminaron en la horca... Digo, que eso puede ser una explicación a esas diferencias entre grupos, que de todos modos nunca podría justificar políticas segregacionistas. Otro caso relacionado con los judios: los samaritanos, yavistas como ellos, de hecho, descendientes de los hebreos del reino del norte (los judios vendrían como su nombre indica de Judea, el reino del sur), pero de una rigidez en la interpretación de la Ley y la prohibición de mezclarse con grupos extraños que los ha llevado a una endogamia que prácticamente los condena a la extinción a medio plazo... En fin, quiero decir que la diversidad, y la mezcla, son buenas para el conjunto... Y nada está cerrado para siempre, no se puede decir: esta gente no va a llegar nunca, no vale la pena darles oportunidades; pueden cambiar las condiciones ambientales, y determinadas formas de gestionar la realidad de marginales resulta que pasan a ser las adecuadas...

      Eliminar
    3. Si lees la interpretación de Agniescka, poco más abajo, tenemos otra perspectiva complementaria de la tuya. Los judíos askenazies dieron siempre mucho valor al estudio y a la cultura, ellos que siempre tenían que estar a punto de salir de nuevo a otras tierras por los pogromos y persecuciones. Curiosamente la persecución de los judíos los ha seleccionado y hecho fuertes a pesar de que en la IIGM se dejaron llevar en general dócilmente a los campos de exterminio -aunque hubo rebeliones como la del gueto de Varsovia-. Los africanos, como dices, sobrevivieron los más duros y aptos. Muchos años después desprecian y rechazan la cultura de la blanquedad y a un juez negro de la Corte Suprema de los Estados Unidos, Clarence Thomas, lo califican de cómplice de la supremacía blanca. Los afroamericanos no han dicho todavía su última palabra. La novela de Chuck Palahniuk, El día del ajuste recrea una guerra civil norteamericana y la nación se divide en tres zonas, una blanca, otra negra y otra gay. Ello parece gracioso desde aquí pero las tensiones en USA son cada vez mayores como vimos con el final del mandato de Trump. Nosotros, tienes razón, somos blandos, buenistas, hedonistas y esencialmente débiles. Paradójicamente, lo que no mata te hace más fuerte. Y nosotros nos hemos acostumbrado a una blandura que nos hace muy frágiles. En cuanto a las oportunidades, yo soy partidario de que se tengan que ganar, pero esto no es correcto.

      Eliminar
  9. ¿Se define la capacidad de un ordenador porque una hoja Excell haga bien sus cálculos?. Soy de la opinión que la inteligencia humana y las capacidades cerebrales no han sido desarrolladas en gran parte, que hay muchas cosas que podemos hacer y no hacemos porque como en el espacio exterior y sus "leyes" somos grandes ignorantes.
    No creo que se pueda medir "la inteligencia", sólo pueden medirse algunas aplicaciones que hacemos de ella. Quizás eso es el lastre que impide la verdadera revolución del cerebro. ¿En que parte quedan los presentimientos?, ¿Es la intuición parte de la inteligencia?, ¿podemos modificar sucesos con el pensamiento o influir en ellos?.
    No creo que un colectivo, el que sea, es más inteligente que otro, si creo que un ambiente propicio puede generar, hasta cierto punto, un desarrollo mayor de una parte de la inteligencia, que es otra cosa.
    No, un colectivo no es más inteligente que otro, porque los colectivos no tienen inteligencia, no por pertenecer a un colectivo vas a tener más posibilidades de ser inteligente, esa cualidad es individual, no colectiva, mal que le pese a alguien.
    Esta visión que nos muestras, a priori, y con el escaso conocimiento que tengo de lo que nos enseñas, me parece una "realidad" bastante simplista de lo que es el cerebro humano y sus resortes. Yo soy más ambicioso en lo que el cerebro humano podrá hacer pasados unos siglos. Quizás este equivocado, o no...

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablamos del candente tema de lo que influye la genética y la herencia por un lado, y la educación y el ambiente por otro. ¿Por qué los judíos han obtenido una cantidad impresionante de premios Nobel y otras culturas más mayoritarias muy pocos o ninguno? ¿A qué se debe? ¿A su herencia genética o a su educación especial en la sinagoga y en casa? Es un problema importante, pero no se puede negar que hay culturas y pueblos que exhiben más inteligencia colectiva que otros. Los españoles salvo Ramón y Cajal y Severo Ochoa no hemos obtenido premios Nobel en disciplinas científicas ¿A qué se debe? ¿A nuestra genética como sociedad? ¿O a nuestra planificación científica y nuestras instituciones? ¿Por qué la educación en España es tan deficiente? Lo digo con pesar porque he sido profesor 37 años. ¿Se debe a nosotros los profesores o a nuestros políticos o a la falta de inteligencia colectiva de nuestros alumnos? Es un debate que comienza aquí y que seguirá en las próximas entradas. Un saludo.

      Eliminar
  10. "The Bell Curve" es del año 1994 y, creo, desde entonces nuestro conocimiento del tema ha mejorado. De hecho, hay una ciencia interdisciplinar que investiga la relación entre la genética y, entre otros, la inteligencia, llamada genética conductual. Siddhartha Mukherjee habla de este tema en su "Gen: historia personal" de manera muy asequible incluso para los legos como yo. Resulta que el nivel de inteligencia es hereditario en unos 55%, mientras el resto se debe a los factores ambientales, o sea la educación, la alimentación, el acceso a la sanidad etc. Pero lo más importante es que el CI varía a lo largo de la vida dependiendo de la estimulación que le demos. Por eso es muy importante mantener la actividad intelectual durante toda la vida.
    Según los genetistas conductuales, esto se aplica a toda la raza humana, la única que existe, independientemente de la cantidad de melanina que contengan los cuerpos de sus representantes. Las diferencias en los niveles del CI existen de forma aleatoria, como aleatorias son las mutaciones genéticas. Mukherjee habla en su libro de varios estudios realizados con gemelos - al parecer, en los EE.UU. era habitual aún en los años 60 separar a los gemelos dados en adopción- para ver cómo su entorno influyó en su CI. Los resultados confirmaban que cuanto mejor acceso a la educación, sanidad y mejor alimentación, más alto el CI. Así que parece que, además de lo que nos dé la naturaleza, nuestra inteligencia depende del nivel socioeconómico y cultural, así como el apoyo que nos puede proporcionar la familia, en algunos casos ayudada por el estado. Por eso no es de extrañar que el CI sea más alto entre ciertos grupos sociales o incluso en cierto países. En el caso de los judíos ashkenazíes mucho se debe al hecho de que no podían poseer tierras teniendo que, de este modo, buscarse la vida en trabajos de otra índole (posaderos, prestamistas, artesanos etc) y a su historia de continuas persecuciones. "Estudia, que lo que sepas es lo único que nadie nunca podrá quitarte" es uno de los lemas de mi vida, las palabras que mis abuelos, supervivientes de milagro de la IIGM ( y no, no eran judíos sino católicos) nunca se cansaron de repetir. Y sé que lo mismo escucharon millones de centroeuropeos, al igual que los descendientes de los judíos huidos de Europa. Es la cultura de estudio y esfuerzo intelectual, tan denostada hoy en día, y que se enfrenta a su mayor desafío- el consumismo idiota.
    Dicho todo esto, ¿vale la pena preocuparse por el CI? ¿El nivel más alto del CI hace que uno sea una persona mejor? ¿Le hace más feliz? ¿No eran más felices los gammas, deltas y epsilones que los alfa-doble-más de Huxley?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me anoto el libro de Siddhartha Mukherjee que ya he visto en kindle. Es posible que interese tanto a mi hija que es biomédica como a mí. También he visto otro libro El cáncer, el emperador de todos los males que, desafortunadamente, ahora tengo muy presente en mi casa. Lo más interesante de tu jugosa aportación es la cuantificación del tanto por ciento heredado del CI y lo que es adquirido por el ambiente, las circunstancias, el sistema educativo... Ahora estoy leyendo La tabla rasa de Steven Pinker en que se plantea precisamente si cuando nacemos somos una tabla rasa sin nada escrito y todo se debe al ambiente y la educación, teoría que parece estar muy en boga en el último siglo pero especialmente ahora en que se dice que el género es un constructo social y que podemos elegir si somos hombre o mujer libremente sin tener en cuenta nuestra base biológica o genética. Otro aspecto relevante que añades es el carácter dinámico de la inteligencia, de modo que esta puede modificarse al alza -o a la baja, imagino- según el cuidado que tengamos de nuestra mente enriqueciéndola mediante el estudio, por ejemplo.

      En cuanto a los judíos askenazies, ciertamente su pasado y sus persecuciones crearon un modo de ser en que se fomentó el estudio. Es la religión del Libro. Los musulmanes, en cambio, también son estudiosos del libro pero no han destacado en el terreno intelectual desde la edad Media en que fueron una civilización ilustrada. El carácter aleatorio de la inteligencia es un misterio. Tengo en la familia de mi mujer a niños border line con 60 de CI y otro superdotado, como he escrito antes.

      El deterioro de la educación es terrible y lo digo con espanto tras haber sido treinta y siete años profesor de secundaria y bachillerato. El buenismo, la puerilidad, el igualitarismo, se han apoderado de las aulas y los chavales van a la escuela a ser felices que es lo que defienden numerosos pedagogos, no un lugar de esfuerzo y de conocimiento sino de felicidad para lo que hay que proporcionar placer y halagar a mentalidades no formadas que así se aburren paradójica y soberanamente en clase.

      ¿Es bueno un CI elevado? En lo que a mi me concierne, me gustaría tenerlo más elevado, no sé si me haría más feliz pero sí me permitiría acceder a niveles mayores de conocimiento, músculo que hace funcionar mi vida. Y sí, el consumismo idiota es la alternativa que se expande y no dejan de excitarnos para que consumamos. La cultura del esfuerzo y el estudio no tienen un lugar destacado en nuestro mundo y los profesores no lo estimulan porque ya son parte activa del sistema para procurar placer.

      Eliminar
    2. Muy de acuerdo con ambos comentarios de Agnieszka. Lo pongo en modo texto, sin aportar nada más, porque en los blogs no hay botón de Like, que tiene su utilidad, no os creais. :)

      Eliminar
  11. Mukherjee y Pinker, un asiático y un judío ashkenazí😉 Pero podrían haber sido musulmanes o animistas, siempre que tuvieran el acceso a la educación y el apoyo bien de su familia, bien del sistema. Hay muchísimos economistas, médicos, científicos de diversos campos provenientes de la India, Pakistán, Egipto etc. de religión musulmana, así que seguro que pronto veremos a ellos también como premios Nobel. Piensa que la mayoría de los países musulmanes eran colonias europeas hasta hace poco, y que sus habitantes eran tratados como ciudadanos de segunda. Hoy por lo menos algunos, en principio los más aptos, tienen acceso a las mejores universidades del mundo y pueden desarrollar su potencial porque por fin nadie puede decir abiertamente que por no tener la piel blanca sean menos inteligentes. En algo hemos progresado.
    El problema es que vivimos en un neofeudalismo tecnológico y se ven cada vez más profundas las diferencias entre los que tiene el conocimiento y son empleables, y el nuevo lumpenproletariado abandonado a su suerte. El único que puede paliar esta situación es el estado invirtiendo en el sistema educativo. Lo que digo no tiene nada que ver con las ideologías políticas, es pragmatismo puro. Prefiero que no se repita la historia de la Revolución Rusa. Eso sí, hay que tener una visión a largo plazo. En España, sobre todo en la Madrid del neoliberalismo más rancio, prevalece el cortoplacismo. Entre la falta de medios, el consumismo y el buenismo estamos preparando una mezcla explosiva. A lo mejor has leído "La escuela no es un parque de atracciones" de Gregorio Luri - si no, te lo recomiendo encarecidamente. Hace poco otro profesor publicó un libro sobre los problemas de la educación en España bajo un título muy llamativo "Borregos que ladran". Te dejo el link a una entrevista con el autor:
    https://www.niusdiario.es/sociedad/educacion/reflexion-profesor-ensenanza-atiende-tanto-diversidad-abandona-si-quieren-estudiar_18_3100920183.html?amp=true

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apoyando tu comentario, recoger que los creadores de la vacuna Pfizer han sido dos investigadores de origen turco, Ugur Sahin y Özlem Türec, de la empresa BioNTech que se ha asociado a Pfizer. Son dos investigadores que llevan toda su vida trabajando en Alemania.

      Tengo La escuela no es un parque de atracciones entre mis libros para leer y sí conozco la entrevista que enlazas que leí y distribuí el otro día a algunos contactos.

      El mal en la escuela es muy profundo y no sé si tiene solución, yo lo he vivido y he visto la deriva de la educación durante más de treinta años. El profesor es cada vez una pieza más fungible y pinta bien poco, salvo su buena voluntad, ante un ambiente creado por la sociedad y el propio sistema educativo. Los "niños", ahora se los llama "niños" aunque tengan diecisiete años, vienen a pasar el rato en su gran mayoría y no soportan la exigencia que los estresa y llena de angustia. El profesor no puede apenas suspender ni hacer repetir porque no lo permiten las autoridades educativas, y el alumno se sabe fuerte ante un profesorado débil. Es una combinación letal. Y, además, los profesores han interiorizado su fragilidad y se han adaptado para sobrevivir teniendo en cuenta que la carga de trabajo burocrática cada vez es más inmensa. No hay noches ni fines de semana. Los profesores están conectados en todo momento. La escuela no es algo diferente a la sociedad.

      Por otra parte, te recomiendo el libro "La masa enfurecida" de Douglas Murray. Te hará ver qué está pasando en Estados Unidos y Reino Unido debido a las políticas identitarias y la interseccionalidad. Yo me he quedado estupefacto. Pues eso es lo que nos viene. Ya me he comprado los dos libros de Mukherjee que leeré en las próximas semanas o meses.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por la recomendación. Ya me he comprado el libro de Murray.

      Eliminar
  12. Sigo apuntando y leyendo.
    Tema harto interesante que da para varias semanas de entradas. Van saliendo libros, detalles y elementos que hacen de esta entrada algo jugoso.
    Salut

    ResponderEliminar
  13. No creo en la existencia de razas humanas, lo que vulgarmente llamamos raza, solo es diversidad genética.
    Tampoco creo que sea posible medir mediante un test la inteligencia humana de cada individuo y reducirla a un coeficiente, menos aún si estamos hablando de grupos humanos.
    Cuando decimos que una persona es racista, no estamos reconociendo la existencia de razas, si no que esa persona si lo cree y además que unas son superiores a otras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento no estar de acuerdo, la diversidad de razas humanas no tiene su origen en la genética. Uno no es negro o es blanco genéticamente. No hay genes blancos o negros. La diferencia reside en otro lado. En cuanto al CI de las culturas, está claro que hay grupos humanos que lo tienen sea por cultura o ambiente mucho más elevado. Y como el CI puede ser dinámico, puede que grupos culturales lo desarrollen mucho más intensamente. Piensa en el lugar que la música ocupa en Centroeuropa y del Este respecto a España. Tienen una predisposición para ella mucho mayor. Sea cultura o ambiente, sea educación o tendencias, en todo caso hay diferencias. Entre los judíos hay un centramiento en el estudio y el esfuerzo que los ha hecho grandes pensadores, científicos, escritores, algo que no se da por ejemplo entre los españoles que tenemos en el bar el eje de nuestra cultura.

      Eliminar
    2. Perdona, pero si. Uno es blanco o negro genéticamente. Los genes son lo que heredamos de padres a hijos. Los grupos humanos que viven en climas muy expuestos al sol, por selección natural, se protegen oscureciendo su piel. Pero eso no es una diferencia racial, es una diferencia genética.

      Eliminar
    3. Tienes razón, acabo de buscar información que confirma lo que escribes. Muchas gracias por corregirme. Saludos.

      Eliminar
  14. Se trata de un asunto delicad,o en el que es fácil encontrar todo tipo de susceptibilidades y por eso no suele tratarse, es un poco un tema tabú.
    Por eso agradezco tu entrada. Lo has explicado muy bien, tanto en el texto como en las respuestas que das a los comentarios, que algunos son también muy atinados. Poco puedo añadir.
    Un saludo

    ResponderEliminar