Páginas vistas desde Diciembre de 2005

martes, 23 de diciembre de 2014

¿Qué es Podemos?


Como habrán advertido “podemos” es la forma del presente de indicativo que corresponde a la primera persona del plural del verbo “poder”. Viene a decir que sí podemos hacer algo. ¿Qué exactamente? Esa es la pregunta que intentaremos darle contestación. Por otro lado “podemos” es la primera persona del plural del presente de imperativo del verbo “podar” lo que es una significación que se une a la idea de posibilidad de hacer algo y que añade la de cortar las ramas que sobran y que impiden que crezca con fuerza el árbol. Una poda estacional es necesaria para recuperar el vigor de crecimiento. Poder y podar. El caso es que una formación política nueva de momento extraparlamentaria ha irrumpido en el panorama político español amenazando su estructura tradicional de dos grandes partidos (PP y PSOE) que se alternan en el poder de manera que recuerda el periodo de la Restauración que inició Cánovas del Castillo. Estos partidos heredan la Transición del franquismo a la democracia y los equilibrios que se urdieron, así como la posterior evolución que ha desencadenado una indignación generalizada en plena crisis por la corrupción del sistema político resultante que ha dado tantos y tantos ejemplos de podredumbre que nos han llenado de desolación y amargura.

Podemos ha aparecido y en poco tiempo se ha convertido en una expectativa seria y contundente que amenaza dicho equilibrio. Su propósito es quebrar el candado de la transición y entrar en debates como la forma de estado, el bipartidismo opresivo propiciado por un sistema electoral no proporcional, las listas cerradas de partidos, la existencia inútil del senado, controlar a los poderes fácticos como la banca y las energéticas que se propician como la puerta de salida de los gobernantes una vez acabada su etapa ejecutiva, de tal forma que no se sabe qué es apéndice de qué... Asimismo pretende proteger a los sectores más precarios como son los que sufren desahucios, cortes de electricidad en invierno, parados, dependientes ... proteger la sanidad y enseñanza públicas que están siendo desmanteladas. También ha propuesto dejar de pagar los intereses de la deuda internacional que se consideren abusivos o injustos.

Todas estas son reivindicaciones que se extendieron con las movilizaciones del 15M y que no parecían tener salida eficaz. Recuerdo que entonces voces discrepantes con estas manifestaciones dijeron con suficiencia: “si quieren intervenir en política, que formen un partido y que se presenten a las elecciones”. Lo decían con un tono irónico creyendo que esto era imposible.  El sistema estaba atado y bien atado. De esos perroflautas del 15M no podía salir nada sólido. Eran una barahúnda desarrapada que acampaban en las plazas públicas de las ciudades pero no expresaban más que una cultura ingenua y utópica. Ja, pensaban. Lo sorprendente es que esa predicción no ha resultado certera y esas movilizaciones importantes han dado lugar a una formación política que ha cuajado y que se llama Podemos (poder y podar). Han partido de la nada y hoy por hoy aparecen en las encuestas de intención de voto como una formación política que rompe la estructura del sistema político español.

Horror.

Aquí damos un manual rápido de respuestas que se han dado para situarlos y desenmascararlos.


¿Quién los paga?
 Respuesta: Venezuela, Irán.

¿Qué son?
Populistas demagogos que dan respuestas simples a problemas complejos.

¿Qué pretenden?
Instaurar un sistema político de estilo bolivariano apoyados en movimientos de masas manipuladas.

¿Qué pasaría si llegaran al poder?
Que el sistema financiero internacional dejaría caer a España por la incertidumbre que eso refleja. Dejarían de llegar créditos y se hundiría la confianza en la estabilidad española.

¿Qué son en realidad?
Lobos con piel de cordero que disimulan sus afanes totalitarios pero que pretenden controlar la libertad de expresión amenazando los grandes grupos informativos. 

¿Cómo son sus propuestas?
Totalmente ingenuas y demagógicas pues nada de lo que proponen se puede pagar ya que las arcas del estado están vacías.

¿Qué son los principales líderes de Podemos?
Profesorcillos universitarios que encandilan a las masas y las narcotizan con sus mítines y sus intervenciones mediáticas en televisión.

¿Quiénes son los receptores de sus mensajes?
Individuos huérfanos, sin personalidad, que se dejan ilusionar por sus propuestas y las creen factibles sin darse cuenta de la terrible complejidad de la estructura económica internacional.

¿Qué hacen en realidad los líderes de Podemos?
Hacen de encantadores de serpientes, tocando una música atrayente, para hacer bailar a las masas que abdican de su personalidad para izar a unos individuos al poder, pero lo que hacen es abrir el camino de la senda al infierno.

¿Qué expresan sus propuestas?
Un desconocimiento absoluto de la realidad y recuerdan las quedadas para fumar porros de los años sesenta en que los participantes se daban a imágenes oníricas y psicodélicas  que no tenían nada que ver con la realidad. Hasta Fernando Savater tiene ataques de risa leyéndolas.

¿Qué amenazan?
Claramente al sistema democrático y las libertades que tanto nos costó recuperar. 

¿Quién es en realidad Pablo Iglesias?
Una especie de psicópata iluminado al estilo de Hitler que pretende arteramente entregar España a un experimento bolivariano.

¿Qué pasaría si triunfaran?
Que España se desharía por sus tesis incautas de admitir el falaz “derecho a decidir” y este país se sumiría en el descrédito internacional lo que propiciaría el hundimiento de su economía y el desarrollo de formas autoritarias y populistas de control del poder.

¿Qué es lo mejor que puede pasar?
Que los dos partidos estatales se unan para impedir cualquier atisbo de influencia de esta formación mefistofélica, populista y demagógica.

Yo estoy evolucionando y no dejo de mirar esta formación política con interés. El otro día estuve en el mitin de Pablo Iglesias en Barcelona y tuve ocasión de contemplar la entrega de los asistentes a esta intervención. Sin duda levantó expectación y pasión. Los ataques continuos que ha sufrido no han disminuido sus expectativas electorales. Es como si la gente hiciera oídos sordos a esta sarta de razones que se aducen en su contra.


¿Qué es Podemos? El otro día lo interpretaba como un ejercicio adolescente de rechazo del poder establecido y que no quiere mancharse de suciedad, que quiere seguir siendo puro. Tras ver el mitin de Iglesias en el que no participé emocionalmente ni me fundí con los participantes en su culto al líder, he advertido que es algo muy serio y que despierta enormes simpatías en amplios sectores de la sociedad que no admiten interpretaciones como las arriba recogidas que pueden ser más explicadas por el miedo a lo desconocido y la crisis del modelo político.  El miedo ante la historia que de pronto se puede abrir impetuosa para quebrar el status quo. Me pregunto si esto sería equivalente a lo que sintieron los poderes conservadores cuando advino la segunda república en 1931.

26 comentarios :

  1. No sabemos, nadie sabe, si las propuestas de Podemos son realizables, pero desde luego todos sabemos que nadie hubiera votado lo que estamos viviendo ahora. Entre la ingenuidad y la traición, prefiero la primera. Han conseguido al menos que los verdaderos encantadores de serpientes, esos rancios políticos orgánicos que sacaban votos en caladeros de jubilados comprados con excursión y bocadillo, esos politicuchos que han incumplido todas y cada una de sus promesas, empiecen a sentir miedo, algo que la gente de la calle agradece, aunque solo sea por el pequeño placer de la venganza. Como decías en otro post, es muy probable que no los dejen llegar arriba, pero el sueño de un viento del pueblo ha despejado el olor a podredumbre. Esperemos que no se repita el 36, que ya sabemos como se las gastan algunos cuando pierden los papeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda PP y PSOE tienen miedo. Menos el PP y más el PSOE que está en una profunda crisis política. Ello no impide que también el PP esté en trance de perder muchos apoyos, algo que espero con ganas.

      Eliminar
  2. Me ha gustado por lo certero la comparación de lo que ha ocurrido en la Transición con la Restauración. No tan burdo como entonces, pero sí.
    Podemos: un movimiento necesario. Y sí, es más serio de lo que parece: de ahí la conmoción de los partidos políticos tradicionales y los medios de comunicación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Necesario puede ser, pero también profundamente terapéutico. Sería terrible que no hubiera habido ninguna reacción política ante la corrupción generalizada del sistema.

      Eliminar
  3. Cautiva oir a Iglesias hablar.... pero yo no las tengo todas conmigo. ¿que quieres que te diga?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya es algo que cautive... pocos políticos lo hacen si es que hay alguno. Luego ya verás donde tienes tu corazoncito. Más arriba o más abajo, más a la derecha o más a la izquierda jajajajaja.

      Eliminar
  4. ¿Por qué les tienen tanto miedo los que llevan años aposentados en el poder? Les están haciendo campaña gratis. Cuanto más les atacan, más simpatizantes surgen. Las encuestas les auguran buenos resultados en las urnas y ya veo a Rajoy, Sánchez y compañía sudar la gota gorda ante la sospecha de que no sólo se les mueve la silla sino que, además, a lo mejor les dejan sin su parte del pastel, y hasta ahí podíamos llegar, de eso nada, monada. Pactarán con el diablo si es preciso para evitarlo. Me gusta cómo hablan Iglesias y sus compañeros, son convincentes porque esgrimen argumentos que los otros ignoran. No tienen historia y su fulgurante éxito les ha pillado por sorpresa. Yo confío en ellos, ya ves, porque todos los demás han demostrado con creces que sus modelos están acabados. Necesitamos algo nuevo, y no me creo esas visiones apocalípticas. Supongo que no podrán llegar a gobernar, pero si al menos consiguen despertar a algunos habrá valido la pena. ¿Alguien sabe hacia dónde va el mundo, no sólo España? Lo que veo no me gusta, crecen la desigualdad y la injusticia pero aleluya, hermanos, es Navidad, vamos a gastar lo que podamos (y lo que no, también) para que la rueda siga girando. ¿No es eso lo que nos dicen? Pues hala, a obedecer... Un fuerte abrazo, colega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, gobernar no van a gobernar. Antes se unirán PP y PSOE para impedirlo. Creo que pronto lo veremos si todo sigue igual. Creo que incluso el procesamiento de la Infanta tiene que ver con la aparición de la indignación social que produce la corrupción del poder. Hasta algunos jueces se aproximan a Podemos en sus concepciones con eso tan simple de que Hacienda somos todos. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Con Podemos está todo por ver. Lo que tenemos no sirve y no lo queremos, es necesario que haya un cambio y Podemos simboliza el cambio, la esperanza, que pare la mentira que nos ha contado el partido que gobierna, que lo ha hecho en contra de la voluntad del pueblo y de su mandato. Independientemente de lo que pase en un futuro es un golpe en cima de la mesa que nadie puede obviar.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que deduzco ves con esperanza la irrupción de Podemos que sería equivalente a Syriza en Grecia. Lo prefiero a que la aparición sea del Frente Nacional como en Francia.

      Eliminar
  6. Me quedo con lo de "yo estoy evolucionando", ya hemos debatido mucho sobre el tema y veo que has tenido que ir a un para percibir la fuerza y el calado de lo que está pasando. La gente no es tonta, saben que la panacea no existe y que estos nos la pueden pegar como tantos otros, pero como lo que ofrecen es diferente, y si se pudiese hacer, es lo que se necesita, esta dispuesta a darle una oportunidad. Porque además va a servir para acabar con el bipartidismo y eso es algo indispensable en España que se tiene que hacer si o si.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El bipartidismo tiene unos problemas evidentes ... pero acabar con él nos abre a otros problemas que no tardaremos tal vez en conocer. La Transición quiso establecer un sistema político estable para que no sucediera lo que pasó en la Segunda República. De ahí han venido muchas anomalías que vemos ahora. Pero todo tiene problemas. Hay países que funcionan con dos partidos y otros en que hay coaliciones entre tres como Alemania. O entre un montón como Israel. No soy un experto en temas constitucionales, pero lo que es cierto es que este modelo que hemos vivido pasa por una profunda crisis que no se resolverá sin un cambio profundo.

      Eliminar
  7. No cambiaría casi nada de lo que has escrito. Queramos o no, la siguiente "Transición" que nos espera, no va a ser como la que ahora se apaga.

    El 'Hablar' y 'Hablar' no resuelven nuestros males..

    Enhorabuena, Joselu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo está a punto de pasar. O España se refunda con un nuevo pacto de convivencia o nos seguiremos debatiendo entre el ser y el no ser, aproximándonos a la nada. La energía de esto se acaba o se ha acabado ya.

      Gracias por hacerte presente.

      Eliminar
  8. La alusión a la Segunda República entenebrece el análisis, desde luego. Recuerdo, por si de algo vale, que el PP hace tres años sacó 11 millones de votos. Son muchos votos, se mire como se mire. La volatilidad del voto puede ser una consecuencia de la política de consumo que estamos viviendo, desde luego, pero no augura nada bueno para el país, en términos de estabilidad. Que la gente "haga oídos sordos a esta sarta de razones", en el supuesto de que lo sean, da pie a pensar en la seducción del totalitarismo, sea político o religioso: hay mentes "entregadas", "adheridas", no abiertas y críticas, como, afortunadamente, las que se expresan en estos comentarios y en tu post. Hoy, en mi desayuno tertuliano con mi conjunta, he dejado ir que Podemos es algo así como una suma de fracasos individuales, y en ello, por lo tanto, no se distingue de los otros partidos y de la concepción de la política imperante en España desde la Transición: el Estado es el gran padre que ha de velar por nosotros y darnos todo lo que necesitamos. Esa concepción tuvieron en la URSS y tienen en Cuba, y ya sabemos el grado de miseria y falta de libertad a que se llega. Los partidos no deben ser padres, sino "facilitadores" del desarrollo individual de los ciudadanos del país que gobiernen, comenzando, como ha de ser, por la igualdad de oportunidades. Advierto mucha orfandad en el fenómeno Podemos, mucho resentimiento y mucha venganza "histórica" del propio fracaso: esa es la verdadera cara del populismo: todo para el pueblo, pero sin él, que para eso tenemos élites que saben lo que le conviene. Demasiado viejo, como para que no chirríe...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No voy a entrar a considerar todo lo que has escrito: es muy personal y nunca querría intentar convencerte de lo contrario. Solo hacer ver que lo que sostienes es diametralmente opuesto a lo que han dicho los anteriores comentaristas que ven con esperanza y ganas la realidad de Podemos.

      Eliminar
    2. Más hacia abajo han tenido la delicadeza de no dejarme solo. Con todo, respeto profundamente lo que han dicho más arriba, aunque no lo comparto. Estoy seguro de que en el análisis, uno por uno, de los predicados-eslóganes que se nos proponen no saldría dialécticamente mal librado, pero ¡da una pereza! Hay uno que cada vez me hiere más: la reivindicación del trabajo: "Queremos trabajo, y si no, subsidio", es la última pancarta alusiva que he leído. Una pancarta de esclavos, literalmente, de súbditos sumisos, no de ciudadanos libres. En fin, sería largo, en efecto...

      Eliminar
    3. Juan Poz, en todo caso, no podrás negarme que la izquierda tradicional de este país está sumida en una profunda crisis. El PSOE ha perdido su figura de referente en la izquierda y se lo percibe como parte del entramado del sistema gastado y ya amortizado. El actual secretario general no va a ir muy lejos. Y en Cataluña la situación es mucho peor. ¿No ves en Podemos un factor positivo para renovar la izquierda como acicate, al margen de que pueda o no gobernar? Su misma presencia ¿no ha servido para renovar el panorama político español? ¿No prefieres un partido como Podemos al Frente Nacional que amenaza en Francia con apoderarse del tablero? ¿No crees que su presencia parlamentaria dara vida al Parlamento, al que nadie tiene en consideración por ser más de lo mismo? No puedo entender que, al margen de que lo fueras a votar (yo tampoco sé qué haré) no veas que hay elementos muy positivos en su irrupción en el panorama español. Por otra parte, intuyo cierto elitismo y desdén por las corrientes populares que se expresan a las que consideras dirigidas por la ignorancia, la venganza, la mediocridad, el populismo, el papanatismo. Yo no vi eso en el mitin de Pablo Iglesias el domingo en el Valle Hebrón. La mayoría de los que estaba allí eran antiguos votantes socialistas que no tienen representación en el panorama español y catalán y anhelan un partido de izquierda NO NACIONALISTA. Además supongo que te das cuenta de que los nacionalistas detestan y temen a PODEMOS. No es a Ciutadans a quien temen ni al PP ni al PSC, actualmente es a Podemos porque se mete en su mismo caladero de votos buscando a personas progresistas que no sean totalmente robots del nacionalismo y busquen una confluencia con lo que pasa en España. Toma incluso sectores de IC en su devenir confuso y entregado al nacionalismo. No se trata de que gobiernen o no, es que su realidad transforma el espacio político español en muchos sentidos y en alguno de ellos es positivo a mi juicio.

      Eliminar
  9. A mi lo que más me gusta de Podemos es el odio y la falta de argumentos -serios- de sus enemigos . Cuando no hay argumentos se insulta y hay suficientes argumentos para poder criticar algunos aspectos.
    Lo que para mi está mero diana mente claro es que utilizan todas sus argucias y puñaladas traperas para que no gane y si gana que fracase
    Lo que no me gusta es la adoración de sus seguidores, esos estados emocionales de seguimiento de un líder de forma incondicional
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ciertamente en el mitin que vi, advertí una confianza muy intensa en el líder. De ese modo, no es dificil caer en el desencanto y la desilución. Sería como Obama que creían poder cambiar Estados Unidos y no ha podido, lo que ha llevado a muchos de sus votantes a la frustración. Obama ha sido uno más. Pablo Iglesias, si gobernara, tendría que gobernar de acuerdo a las leyes del estado y eso le limitaría totalmente, salvo que se quisiera gobernar al estilo populista y con formas excepcionales.

      Eliminar
  10. El desencanto nace de repetir y repetir las mismas frases hechas. Tanta retahíla acaba por no convencer a muchos. Un gesto como cortarse la coleta y bajarse de la antigualla que tiene gran parte de su discurso los llevaría más claramente al poder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, Rubén, creo que los españoles ven un autenticidad en el mensaje de PI y Podemos. Si se convirtiera en uno más del panorama político y moderara totalmente su mensaje, así como si se cortara la coleta, dejaría de ser ese personaje que se ha hecho popular. La gracia es que son como son, aunque no lleguen a gobernar y se mantengan en la oposición. De hecho PP y PSOE no les dejarán gobernar. Antes formarían un gobierno de concentración de los dos partidos. No sé, es la impresión que tengo.

      Eliminar
    2. Lo malo es que para ese gesto tan torero, el maestro de ceremonias sería Maduro... y ya lo ha echado a perder, entonces.

      Eliminar
  11. A mí me gustaría saber qué futuro tendría una formación como Podemos con Pablo Iglesias y compañía, en un público electoral como Estados Unidos, Gran Bretaña, Noruega, Dinamarca, Finlandia, Francia... Ya me gustaría saber la respuesta de los electores de los países antes mencionados hacia alguien que quiere poner todo patas arriba, un borrón y cuenta nueva de su país.
    Los españoles, Joselu, somos tendentes a esto. A romper todo y empezar. Una vez y otra vez. Y nunca encontramos la horma de nuestro zapato llamado estado. Yo diría que esto es un vicio nacional. Derrocar lo establecido y construir algo, que seguro que será mejor... porque peor que lo que hay...
    Este derrotismo ancestral hace mucho daño en España. Porque estas personas que a fuerza de demagogia han sido convencidas de que están viviendo en el peor de los países, en un país decrépito, miserable, donde la gente se está muriendo de hambre, donde la educación es de lo peor que hay en el mundo, la sanidad está a la altura de Nigeria...
    Y es que a ningún francés o estadounidense se le puede pasar por la cabeza desmontar su república y buscar un rey. Tendrán diferencias, sí. Pero la esencia del estado es común a todos. Y lo mismo diría de las monarquías inglesa o holandesa... sería descabellado que estos ciudadanos se plantearan un cambio de régimen. Y he aquí la diferencia entre ellos y nosotros. Ellos tienen una autoestima sanísima y nosotros la tenemos a nivel de psicólogo o psiquiatra.
    La historia reciente de España es un ejemplo bien claro de ello. Una república que tenía que solucionar todos los males en el 1873 que no duró ni un año, vuelta a la monarquía, y después en el 31 otra vez la República, y después la Guerra (la vergonzosa guerra civil que fue algo más, mucho más que un golpe de estado. Fue una exteriorización de todos los odios que nos tenemos los españoles, aunque el rey dijera ayer que "en España nadie es rival de nadie". Mentira. En España hay rivales. Como antes. Los derechas contra los de izquierdas) La transición hizo lo que pudo. Pero ya está caduca. Las nuevas gentes quieren volver a lo de siempre. A romper y construir. ¡Qué lejos de nuestros vecinos los europeos del norte!. Ellos son conscientes de que viajan en el mismo barco. Nosotros no.
    Y es por ello, por ese caldo de cultivo que hay en España, que Fernando VII se desdijo de sus palabras "marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional" allá por el 1820 y tres años después, salió su vena más autoritaria a la vista del apoyo popular que no le pedía otra cosa. Hoy es al revés. Hoy la gente no grita "vivan las cadenas" como entonces, sino todo lo contrario. Y entonces llega un personaje inteligentísimo y demagógico y dice "lo tengo a huevos" y aprovecha la ocasión.

    Un fuerte abrazo y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel, dices que qué éxito tendría una formación como Podemos en Francia o en otros países que mencionas. Solo recordaré el gran peligro de que el Frente Nacional logre una mayoría en el vecino país en próximas elecciones. Entre la ideología del Frente Nacional y Podemos me quedo sin duda con nuestra formación de izquierda antes que la extrema derecha. Por otra parte. la república francesa ha sido refundada en varias ocasiones y la actual como sabes es la V República diseñada por De Gaulle. En cuanto a los otros países, escoges a países con un alto bienestar y no demasiado grandes, salvo Estados Unidos que es todo un continente pero en el que no vota ni el cincuenta por ciento del censo y con problemas de convivencia muy notorios, además de violencia extrema. No creo que sea muy tranquilizador el caso americano aunque ciertamente tiene un alto grado de cohesión interno.

      España no es un país asentado. Nos lo muestra su historia como bien recoges. Si fragmentáramos España en diversas naciones tal vez esa cohesión sería más alta. De hecho buena parte de su invertebración proviene de su gran diversidad interna. Y tampoco se ha avenido nuestra alma conservadora con nuestra alma jacobina que es la que representa Podemos. La Transición logró apaciguar en etapas de prsoperidad nuestro magma interno, pero la crisis ha destapado las desigualdades, la corrupción tremenda del sistema que se ha envilecido por los cuatro costados. No podemos actuar como si el sistema estuviera bien asentado porque no lo está. Ahí tienes la cuestión catalana y la vasca, y el cierre en falso de nuestro proceso histórico. El caso es que estamos de nuevo a la búsqueda de nuevas fórmulas pero no es por un placer morboso de destrucción -o tal vez sí, no sé- sino porque la fórmula actual ya no sirve eficazmente. Entiendo que es difícil saber qué fórmula podría funcionar para un país tan complicado como el nuestro. Amadeo de Saboya abandonó la corona y se marchó hastiado. Prim fue asesinado igual que Canalejas o Dato. Somos un país intranquilo es cierto. Pero ¿qué hacemos? ¿Nos creemos que tenemos solidez política e histórica cuando no es cierto? Somos un lío ciertamente. Toda fórmula es transitoria. Hay demasiada bilis y mala baba en este país, a la vez que una dosis ingente de idealismo y sentimiento utópico. El otro día en el mitin de Podemos vi a varios miles de buenas personas exsocialistas la mayoría que se sentían huérfanos y buscaban algo que tuviera sentido y que fuera justo ante el panorama de corrupción que nos ha dominado. ¿Son malas gentes? Yo no lo vi así. Desde tu postura netamente conservadora querrías un país tranquilo en que envejecer sin traumas o sobresaltos, pero esa no es la esencia de España. No estamos tranquilos ni en la tumba. ¿Qué hacer? Negarlo todo no es posible. Hay que buscar otro pacto que nos sirva veinte o treinta años a lo sumo. Me gustaría ser como Noruega, pequeñito, inundado de petróleo, rico, estable, cohesionado aunque eso no impidió la matanza de hace unos años, ni que estas sociedades sean productoras de novela negra porque el estrato profundo de la sociedad no es tan idílico como pudiera parecer a simple vista. Este es el país que nos ha tocado creador de protagonistas como Millán Astray y Julián Marías o José María Valverde.

      Un abrazo, Miguel, y gracias por compartir tus reflexiones que valoro en alto grado.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...