Páginas vistas desde Diciembre de 2005

lunes, 16 de abril de 2012

Malos presagios


El ministro de Educación, José Ignacio WERT

Los recortes últimos, añadidos a los presupuestos ya claramente restrictivos, de 10.000 millones de euros (lo que es equivalente a más de un billón y medio de las antiguas pesetas) en sectores como educación y sanidad, ponen a la sociedad frente a las cuerdas y va a sentir en carne propia lo que significa esto. Sabemos del cierre de plantas hospitalarias, de ambulatorios, de restricciones en las pruebas médicas, de ampliación de los periodos de espera para dichas pruebas y operaciones, despidos de profesionales, peor atención, copago. Se habla de que los enfermos tendrán que pagarse la comida en los hospitales, que los turistas habrán de pagar su atención cuando estén desplazados en vacaciones... Esto solo es el comienzo porque el billón y medio largos de pesetas es una cantidad brutal que todavía no se ha aplicado.

Yo lo veo desde el sector educativo. Esto supondrá sin duda la disminución de sueldo de los profesores, el empeoramiento de sus condiciones de jubilación, la ampliación de la ratio por clase (en lugar de 25 o 30 alumnos por aula, subirá a 35 o 40), el aumento de las horas lectivas y de permanencia en los centros, el despido de decenas de miles de profesores interinos, el deterioro absoluto de la atención a grupos con problemas de aprendizaje que serán integrados en las clases como si no requirieran especial dedicación, el despido de profesionales que nos servían de apoyo en los centros educativos (Técnicos de Integración Social, profesores de apoyo...)

El resultado os lo podéis imaginar. Si un profesor tiene a su cargo a 120 alumnos no es lo mismo que si tiene a 280. El número de pruebas no puede ser igual, el número de trabajos corregidos no puede ser el mismo, la atención y seguimiento serán sensiblemente inferiores, las salidas pedagógicas sufrirán un deterioro considerable porque no se podrán abordar.

Por poner un ejemplo que tengo cerca pero que para mucha gente es desconocido, puedo decir que mi mujer (tutora de PQPI y profesora de Aula de Acogida) dedica en casa, unidas a su jornada laboral, más de veinte horas suplementarias a la semana. No podemos salir los fines de semana porque tiene que complementar su trabajo con correcciones, seguimiento de alumnos, burocracia infinita (cada vez mayor). Yo dedico infinidad de horas añadidas a mi trabajo en el aula y mi estancia en el centro. Y no creo que seamos casos aislados porque sé que esta esclavitud de la profesión es común a la inmensa mayoría de los profesores.

¿Qué pasará si nuestros alumnos se multiplican por dos y desaparecen las atenciones individualizadas? ¿Qué pasará si decenas de miles de profesores interinos van a la calle (algunos con muchos años de presencia en las aulas)? A esto lo llaman "racionalización", "ajustes"... pero la realidad es que la brecha entre la enseñanza pública y privada será cada vez mayor. Hasta ahora podíamos ofrecer una especialización en sectores desprotegidos en la sociedad, alumnos a los que la enseñanza privada no tiene en sus presupuestos. Piénsese que muchas escuelas privadas suponen cuotas (siendo concertadas) elevadísimas y que los padres las pagan sin rechistar porque así se libran de la furrufalla (o borrufalla) de la pública en donde se agrupan los sectores más frágiles de nuestra sociedad a los que hasta ahora dedicábamos nuestra atención con unos medios determinados. Seguiremos, por supuesto, haciéndolo pero en unas condiciones sensiblemente menos equitativas porque no es solo nuestras condiciones de trabajo y de sueldo las que serán dañadas (esto parece ser objeto de alegría general) sino que será todo el entramado educativo el que sufra el impacto del deterioro mencionado. El que quiera imaginárselo, solo tiene que tomar la sanidad pública como paradigma de lo que va a pasar. El retraso de las pruebas de un paciente puede suponer la no detección y atención de un cáncer que no podrá ser atajado, el cierre de plantas supondrá que miles de pacientes  serán no admitidos en los centros hospitalarios porque no habrá infraestructura para atenderlos.

Se ha impuesto la política de la austeridad y el déficit cero para satisfacer a Alemania, pero eso no nos evitará las consecuencias de este posicionamiento que nos llevará a la recesión y al deterioro absoluto de los servicios públicos, la fuga de cerebros por la disminución de inversiones en investigación y desarrollo, y saber que hay unas o dos generaciones condenadas por estas políticas. Hay teorías muy fundadas que sostienen que la práctica absoluta de la austeridad solo puede llevar a la ruina y al hundimiento de un país.

Yo lo voy a ver desde un lugar privilegiado: en las aulas masificadas con crecientes y masivas desigualdades que no podrán ser atendidas. Si alguien quiere alegrarse porque machaquen a los profesores, ha de saber que no solo serán ellos los que paguen la situación.

Pero los políticos y banqueros (tan extraordinariamente amigos) saben que ellos tienen un buen futuro y una buena jubilación asegurada. 

56 comentarios :

  1. Habría que empezar a pensar en echar a esta gente porque si no nos van a echar a nosotros, aunque si utilizamos su lenguaje se debería decir "buscarles una reubicación más racional y eficiente en función de sus capacidades y aptitudes teniendo en cuenta el bien común y ... cómo no la imagen de españa, por ejemplo en una planta de residuos. O sea ¡¡¡que se vayan a la mierda!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es complicado porque no hay una oposición que tenga las ideas claras y que represente un modelo diferente. Si aceptamos los presupuestos del FMI, la UE y el BCE la única salida a la crisis es la austeridad y el déficit cero. El PSOE no representa una salida diferente de la crisis, pero podemos saber que esta en concreto nos hunde en la pobreza y la recesión. No soy economista ni tengo demasiada idea, pero hay algunos que cuestionan esta salida a la crisis. Probablemente para favorecer a Alemania tengamos que hundirnos en la depresión.

      Eliminar
  2. Ya te lo han dicho: nos aumentan el número de alumnos por clase y el número de horas a la semana.
    Hoy necesito ayuda en mi blog, quizá tu puedas echarme una mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso es lo que se baraja por todos lados. Me paso por tu blog.

      Eliminar
  3. ¿Y qué otra cosa esperábamos, Joselu, entregando el poder político a los siervos directos del económico? No hacen sino llevar a la práctica su ideario latente, que tiene, como descubrió Chomsky, uno de sus pilares fundamentales en parecer que la educación es igual para todos. Pero ya sabemos qué tipo de educación reciben los cachorros del régimen y cuál el resto de las alumnos, y no me refiero solamente a nuestro país... En la calidad de la educación se fraguan buena parte de las desigualdades sociales, y ahí precisamente deberíamos poner las trincheras, la primera línea de combate... Lo malo es que no tenemos suficientes bayonetas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empecemos a afilar las bayonetas. Ahora están oxidadas. Pero necesitamos ideas fuerza de disidentes de este sistema al que se rinden todos los partidarios de lo existente porque debe ser así. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Con todo, a mi modo de ver hay un cierto "despilfarro" que no se compadece con los resultados obtenidos. Si una plaza de Secundaria le cuesta al Estado unos 6.000€ en números redondos, ¿cómo es posible que de esa inversión no se extraiga una rentabilidad mayor, que el nivel de los alumnos no sea casi de envidia ajena? Una plaza de universidad en una universidad privada ronda los 7500€, en una carrera no experimental, lo que quiere decir que nosotros estamos sobresubvencionados. No creo que Alemania invierta esas cantidades, pero es evidente que allí la división de los alumnos según su capacidad se efectúa a los 10 años, mientras que aquí prácticamente se ha de esperar hasta los 17. Mientras no se entienda algo tan elemental como que no todos los alumnos han de estudiar la segunda etapa de la ESO y el Bachillerato, no encontraremos ninguna solución a este desastre estructural y político, sobre todo lo segundo. Mediante las mentiras electorales se ha querido vender a la sociedad que el sistema garantizaba la posesión y desarrollo de la materia gris de quienes no la tienen, y así nos luce el pelo. No sé en otros centros, pero en el mío exigir una titulación universitaria para atender a nuestros alumnos es un dispendio total... ¡Y no hablemos ya de los futuros alumnos plurilingües y renacentistas que les venden a los votantes! Los resultados diagnósticos arrojan unos resultados deplorables, pero siiguen vendiendo el burro cojo...
    Toda esta movida gubernamental se encuadra, visto con otros ojos, en un movimiento de apoyo a los emprendedores. Lo que nos están diciendo es lo siguiente: creen ustedes academiaS de repaso y háganse de oro... Con el deterioro escolar que patrocinan, han abierto una vía de negocio inmensa. Es la hora de los espabilados.
    Yo fui a profesores de repaso por tonto, cuando fui niño. Ahora los que van a tener que ir son los listos, para poder avanzar en los programas de las asignaturas.
    Me pilla mayor, pero es como plantearse la creación de una "Institución LIBRE, de Enseñanza". La original no llevaba la coma, pero para evitar la terrible ambigüedad me parece obligada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He pensado en lo que has aportado y he revisado las cifras tomando como referencia mi instituto en el que hay 55 profesores. En él cada uno percibe brutos 30000€ anuales. Esto supone un gasto por alumno (600) de 2750€ en cuanto a gastos de personal. Se dice que esto supone un 75% de los presupuestos de educación. Hay que añadir un 25%, lo que son 690€. Sumadas las dos cifras nos da un total de 3440€ por alumno que es bien diferente de los 6000 que citabas.

      Por otra parte, el gasto en relación al producto interior bruto en educación en España es inferior a la media de los países europeos avanzados. Estas cifras son relativas a 2004 y 2005. Fíjate el porcentaje de gasto en educación de Finlandia. Es del 8,4 mientras que en España es del 4,3. Te dejo el enlace GASTO EN EDUCACIÓN EN RELACIÓN AL PIB.

      Eliminar
    2. Jselu, no todos los salarios son iguales. Los más viejos se van hasta los 45 y 48.000€ al año. Por otro lado, has de sumar el presupuesto anual del Instituto y los salarios del PAS, entonces ya verás cómo salen esos 6000 de los que te hablo. El gasto en educación en referencia al PIB no me sirve para el cálculo del puesto escolar. En el gasto de educación entran muchas variantes que no se reflejan en ese coste, como las becas para estudiar idiomas en el extranjero, etc.
      Para mi el modelo alemán tiene el valor del realismo, que no todos están capacitados para seguir estudios universitarios y que quien se "despierte" tarde, como yo mismo o como amigos míos que entraron por el acceso de mayores de 25 años, siempre tendrán las puertas abiertas.

      Eliminar
    3. Bueno, siento resultar pedante, pero no puedo dejar pasar el desliz. Joselu: si 2750 € suponen el 75% de los presupuestos, para encontrar el montante total no puedes calcular el 25% de 2750. Has de encontrar de qué cantidad es 2750€ su 75%. El modo más sencillo es operar 2750:0'75=3667€ (para que te resulte intuitivo, si 2750 es el 75%, su tercera parte,916'67, será el 25%, por lo que 916'67·4=3667 será el 100%)
      De nuevo me disculpo, pero es una vieja batalla del gremio.

      Eliminar
    4. Gracias, está claro que no sé hacer las cuentas. Menos mal que hay alguien que pone atención en los datos y los revisa. Cien ojos ven mejor que dos. Un cordial saludo.

      Eliminar
  5. Durante el franquismo existía esa división que cita Juan Poz sobre Alemania. Los que quería (aunque más los que podían) se marchaban a los diez años al instituto a estudiar el Bachillerato Elemental, el resto seguía en la escuela primaria hasta los 14 años. Y no estoy haciendo ninguna comparación.

    ResponderEliminar
  6. Ay, Joselu. Lo cuentas y es lo que hemos venido viviendo mi esposo y yo, profesores los dos, y mi hermana, médica, en los últimos quince años en Argentina, agudizándose desde el 2001. Y esto no nos ha sacado de la crisis que generó el despilfarro: nos ha metido en una mucho más honda, donde vemos un nivel de miseria, criminalidad, corrupción, desidia, explotación, indignidad y pobreza cultural desolador.
    Con los ajustes, la calidad decae para todos en todos los sectores y ámbitos. No sé quién puede alegrarse de que a los médicos o los profesores se les hagan recortes, porque la consecuencia directa es el deterioro de nuestras vidas.
    La salud y la educación de un pueblo son los indicadores más claros de su riqueza. Cuando, en el nombre de la austeridad, se las utiliza como puerta de salida de una crisis, se genera otra crisis mucho más compleja, y de esa no sé cómo se sale: por aquí nadie da con la receta.
    Pero ¿qué les puede importar eso a los banqueros o a los malos políticos mientras se sigan llenando los bolsillos?

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco profundamente tu visión del otro lado en que habéis experimentado estas políticas de la llamada austeridad. Sin embargo, por aquí se pone como ejemplo a América Latina que ahora estaría resurgiendo y creciendo mientras Europa (o al menos algunos países) se hunden en la depresión económica. El gobierno español en un escueto comunicado expresó, sin comparecencia del presidente ni ningún responsable, el recorte de billón y medio largo de las antiguas pesetas en educación y sanidad. Entre tanto nuestra cotización europea sigue cayendo, la bolsa cae y la prima de riesgo sube. Pero hay los que se han llenado los bolsillos y nos llevaron a esto, y se los siguen llenando. Y los partidos son esclavos de ellos.

      Un beso.

      Eliminar
  7. Es una pena todo esto que está sucediendo y también aún lo que está por venir... Me solidarizo con todos los trabajadores que vais a ver empeoradas vuestras condiciones (tengo amigos docentes y conozco bien la cantidad de horas extra que requiere vuestro trabajo, por ejemplo). Y me apena profundamente ver hasta dónde estamos llegando... y también me da miedo. Porque somos nosotros, los que formamos el pueblo, los que vamos a salir, como siempre, altamente perjudicados. Qué triste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien que la sociedad sea consciente de lo que suponen la sanidad y la educación públicas y que sepa lo que está pasando y lo que va a pasar. La pregunta posible es la de saber ¿quién nos ha metido en esto? ¿Cómo nos metieron en esto y por qué? Y sobre todo ¿qué está pasando con los que nos metieron en esto? Las respuestas hoy están al alcance de cualquiera. Los que nos metieron en esto se han forrado y no están en crisis. Tienen retiros multimillonarios y se están conteniendo la tripa de risa que les produce lo que está pasando. Sí, es triste. Pero todavía no ha hecho sino empezar.

      Eliminar
  8. No sé que decirte, pero esto sí es preocupante...
    supongo que cargarán el muerto al cheque bebé o a las cacerías del rey.

    Te subo al facebuc.

    ResponderEliminar
  9. La ventaja de retroceder en el tiempo es que podemos preparar el futuro revisando los libros de historia. Parece claro que empezaremos con una masificación y un deterioro de la calidad de la enseñanza (y la sanidad) que configurará dos modelos divergentes: la escuela pública de auxilio social y la escuela privada de formación de élites. Pasado un tiempo, cuando ya nadie se preocupe de que la escolarización sea obligatoria, ni del absentismo, ni de las pruebas de nivel, ni de todas esas veleidades de atención a la diversidad, etc. volveremos a la escuela del franquismo, con unos ciclos bajos (hasta los 13 o 14 años) en los que funcionará como una guardería, y unos ciclos medios en los que sólo estarán los que quieran salir de la miseria. Repetiremos ese camino de creíamos haber superado y volveremos a resurgir de nuestras cenizas gracias en parte al dinero que envíen los nuevos emigrados. Lo dicho, no hay nada como conocer la historia para repetirla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego las perspectivas que tenemos no son muy halagüeñas. En muy poco tiempo hemos pasado de creernos un país rico a tomar conciencia de que somos pobres. No entiendo ni lo uno ni lo otro. ¿Qué ingeniería financiera propició aquello y cuál ha propiciado esto? El centro neurálgico de una sociedad es la sanidad y la educación. Podemos añadir también la financiación de la investigación. Las tres partidas son perdedoras claramente, y ello nos lleva a un presente y un futuro muy inquietantes. Yo empiezo a concienciar a mis hijas con que tal vez tengan que emigrar cuando tengan la edad necesaria. Entiendo qué ha pasado porque es conocido, pero no entiendo que no haya ningún medio de perseguir a los responsables de esta situación. Aquí nadie ha pagado por lo que ha sucedido y no solo eso, sino que siguen estando en lugar privilegiado sin que les afecte nada de esto. Tu análisis es muy certero. La historia nos sirve como referencia.

      Eliminar
  10. Me siento como el que tiene una tremenda rozadura en el pie de estas dolorosas y antiguas que no puedes evitar porque no hay forma de quitarse el zapato, y no hay tregua y la herida es cada vez mayor y solo te dan unas tremendas ganas de llorar o de gritar o de qué sé yo. ¿Qué harán las familias? En Madrid han puesto muy fácil la deserción de la pública concertando el bachillerato en todos los centros que ya tenían concertada la ESO, además de favorecer con generosas desgravaciones fiscales la escolaridad en la privada . Soy consciente de la débil oposición política que tenemos, pero, ¿no sabíamos adónde nos iba a llevar este gobierno? Saludos y ánimo, que falta nos hace.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlota, desconocía que se estaba empezando a concertar el bachillerato. Creía que ello debía responder a una política general del gobierno y no de una comunidad autónoma. Si es así, ya pueden tocar el réquiem por la escuela pública. Y no dudo que lo sea porque responde a la ideología de fondo de este gobierno que difunde la idea de que cada familia lleve a su hijo adónde desee. Teniendo en cuenta las dificultades humanas y sociales que planean sobre la enseñanza pública, no es nada desacertada la interpretación de Antonio que prefiero no repetir. Y sí, nuestra oposición política es muy débil. El único resorte que tenemos para vencer democráticamente al Partido Popular es el PSOE y su trayectoria, por otro lado, tampoco nos ha llevado a lugares muy esperanzadores para la escuela pública. Saludos, también, Carlota. Y ánimo.

      Eliminar
  11. Es un insulto a la inteligencia que además se nos diga que estas medidas no van a afectar a la calidad de la enseñanza ni de la sanidad...

    Está visto que este gobierno - y en parte tmbién el anterior - está mucho más preocupado por los bancos y las multinacionales privadas (REPSO) que por las cuestones públicas que más afectan a los ciudadanos de a pie...

    Una vergüenza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se habla de que todo responde a una voluntad de racionalización de recursos que eran, al parecer, utilizados ineficazmente. Este adelgazamiento de las prestaciones sociales en educación y sanidad no solo no disminuirán la calidad que ofrecen sino que la aumentarán. Esto es lo que quieren difundir. Tener a 35 alumnos por clase y sin atención a sus dificultades mejora la calidad de la enseñanza. ¿No está claro?

      Y la crisis de REPSOL desde luego no me quita el sueño. Pobres accionistas, y pobres directivos.

      Un cordial saludo.

      Eliminar
  12. Dices "Si un profesor tiene a su cargo a 120 alumnos no es lo mismo que si tiene a 280.
    ¿Qué pasará si nuestros alumnos se multiplican por dos y desaparecen las atenciones individualizadas?"

    No entiendo tus cifras. ¿De dónde sacas esos números? ¿Quién ha dicho que los alumnos de un profesor se van a multiplicar por dos?
    ¿La realidad que se avecina no te parece suficientemente mala que tienes que hincharla innecesariamente?

    Desde luego más alumnos por aula (aun siendo solo el 20 por ciento en secundaria) no es una buena noticia aunque tengo oido que las estadísticas no muestran que ratios bajas signifique obligatoriamente buenos resultados.
    Habrá que aprender de los profesores que tuvimos nosotros. Yo en el instituto estaba en una clase de cuarenta alumnos. Tengo ahora 52 años. Claro que en esas clases no había gente tocando el violón ni conectandose a páginas porno en cuanto tenían un momento libre. Era un alumnado más escogido, hay que reconocerlo. Pero está claro que el esfuerzo para que no se deteriore mucho depende de los profesores. Y me temo que esto se convierta en la profecía autocumplida.

    ¿Y que pasa con la privada? ¿Es que a ellos les van a permitir tener menos alumnos?

    Como tú mismo dices, en España no hay alternativa de Gobierno a esta política. El partido anterior fue quien comenzó recortando, se sometió como este a las directrices de Europa. Fue el PSOE el que propuso la reforma de la Constitución en relación con el déficit aunque ahora le haga ascos. ¿Es alternativa salir del euro?

    Yo creo que lo mejor es intentar no ser catastrofistas e intentar mantener un buen nivel con los recursos que nos den.
    Con respecto a los interinos que van a despedir se me ocurre una alternativa.
    Que todos los que somos de plantilla pidamos que los mantengan a todos pero todos, ellos y nosotros con los sueldos reducidos. ¿Se me entiende? Que ahorren lo que tengan que ahorrar pero que repercuta sobre el sueldo de todos. Que no lo hagan echando a los interinos. Sería una manera repartir el trabajo y el sueldo. No se si encontraríamos muchos partidarios de semejante "reparto". Desde luego quizá la educación se resentiría menos y desde luego el daño entre los profesores se repartiría más. Ahora quienes van a pagar van a ser los temporales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quisiera contestar que mi centro YA ha multiplicado por dos el número de alumnado. Éramos un centro con una ratio reducida por la especial dificultad del alumnado y sus condiciones sociofamiliares, y en menos de tres años hemos pasado de grupos de 15 a grupos de 30. Nadie se preocupa del fracaso humano y educativo, sólo importan las cifras y, a este ritmo y con políticas que premiarán los resultados (eso dice la consellera), estamos condenados a ir cada vez peor.
      De modo que no hace falta ponerse catastrófico, pues seguro que la realidad será bastante peor.

      Eliminar
    2. Loiayirga, la estimación hecha tal vez sea excesiva, pero no es tan disparatada en algunos casos extremos. Con la ratio actual, sé de profesores que tenían unos 210 alumnos entre créditos comunes y alternativas a la religión. Desconozco, por supuesto, cómo nos va a afectar en Catalunya en cuanto a su repercusión en nuestra docencia que ahora es de 19 horas. En mis cálculos la he elevado a 24 horas lectivas y 32 de permanencia en el centro. Además cuento con que los desdoblamientos que nos permiten (de modo que las tres horas lectivas a un curso, hay un día que se desdobla y tenemos a la mitad del alumnado) se acabarán. Esto supone que yo doy cuatro horas y ellos reciben tres. Si se suprimen los desdoblamientos (que se suprimirán) y un profesor tiene 24 horas lectivas a tres horas por curso impartido, hacen 8x3=24. Si cada curso tiene un promedio de 35 alumnos en lugar de los 25 que hay ahora, eso supone 8x35=280 alumnos. Que será un caso extremo, puede ser, pero es perfectamente posible.

      Yo he trabajado en la privada cuando empecé. Y en un colegio (marista, por cierto) tenía 7 COUs de lengua castellana con un total de más de trescientos alumnos. A esto se añadían dos cursos de tercero de BUP de literatura castellana. Eran otros tiempos y el aprovechamiento era, como bien dices, diferente. Pero el hecho de tener 55 alumnos por clase no me permitía hacer más que un único examen por evaluación y desde luego no conocía a todos mis alumnos. Ahora, tengo de cada alumno más de 20 calificaciones por evaluación que me permiten valorarlo no solo por las pruebas realizadas, sino por el seguimiento del día a día, la realización de tareas, redacciones, lectura de libros, dictados… Supone, desde luego otra praxis. Tal vez sea cierto que tener a 20 alumnos no significa mejores resultados que tener 35 como sostienes, pero la idea misma contradice el sentido común. Teniendo en cuenta que hay escuelas privadas concertadas (que cuestan 550 euros al mes) que ofrecen grupos reducidos y atención individualizada como reclamo y propaganda de la escuela.

      Dices que hay que intentar no ser catastrofistas e intentar trabajar con los recursos que nos den. Y no hay que ser catastrofistas y aceptar el cierre de ambulatorios, el aumento de la espera para operaciones, la reducción de quirófanos y de plantas hospitalarias, la llegada del copago, el despido de profesionales (o no renovación), la reducción de pruebas diagnósticas por su elevado coste, etc… Al fin y al cabo, la esperanza de vida en España no es pequeña y no se ha demostrado que todo lo dicho anteriormente suponga una reducción de dicha esperanza.

      Aceptar acríticamente todo lo que nos viene y nos va a venir, solo supone la consagración definitiva de dos modelos, como dice Antonio, de una escuela pública meramente asistencial y otra privada (de pago) para las clases medias que logren sobrevivir. Las clases altas ya tienen sus escuelas de alto rendimiento en que el alumnado es selecto y el nivel de exigencia es elevado como corresponde a los cachorros de la buena burguesía ilustrada. Nada de lo dicho anteriormente, les afecta en absoluto.

      En cuanto a repartir nuestros sueldos para que no echen a los interinos, yo ya desde luego lo haré porque mi mujer es interina y dios sabe qué pasará el año que viene.

      Eliminar
    3. Se me ocurre que socializar las pérdidas debería cmenzar mucho antes por los sueldazos que se autoponen los miembros de la clase política sin tener que dar ninguna explicación. ¿Por qué no ponemos como tope que ningúnn político español pueda ganar más que el Presidente del Gobierno, que, supuestamente, es quien más responsabailidad tiene? Y por ahí no pocos más. En el fondo, las medidas del PP contra la educación y la sanidad no están motivadas solo por la realidad económicas, sino básicamente por la fidelidad a su ideología neoliberal, que odo lo fía a que quienes más tengan tengan de todo y que quienes no tienen nada, sigan como están, pero sin la caridad del Estado...

      Eliminar
  13. Faltan algunas tildes. Perdón, son los recortes. Y el profesorado con el que contamos. Es decir, profesores como yo.

    ResponderEliminar
  14. Recortes, aumentos, reformas y deformas laborales, educativas y socioeconómicas, en España y en el mundo pareciera que vivimos lo mismo.
    Acá los normalistas (bachiller para docentes) se ha vuelto un nido de corrupción, una lucha de compadrazgos por las plazas, un reverendo despelote.

    ResponderEliminar
  15. Sólo quería comentar que también existen algunos centros concertados -como en el que trabajo- que lo vamos a pasar mal con estas medidas. Quiero decir, sí, la pública va a recibir, pero no todos los concertados son el demonio. En un centro de una línea, humilde y familiar como el nuestro, medidas así hacen mucho daño, tanto en el aumento de la ratio (¿dónde metemos a más niños si las aulas ya están llenas y ya no tenemos más espacio?) como por la desaparición de un curso de ESO (¿qué hacemos los profesores que impartíamos este curso si no tenemos bachillerato?). En esto y otras cosas la concertada también lo paga, por lo que yo abogaría por luchar en un frente común. Y lo digo como creyente de la enseñanza pública que por azares de la vida ha terminado en la concertada. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cisne negro, por tu aportación desde otro ángulo. Sé que existen escuelas concertadas humildes y familiares como lo que tú trabajas. No sé si es religiosa, tal vez sí. O no. En todo caso, vais a recibir igualmente. Es cierto. Aunque la pregunta que me hago es por qué los padres optan por escoger una concertada de dichas características en lugar de ir a un centro público. ¿Qué ofrece tu escuela que atraiga a los padres? ¿La formación religiosa? ¿La atención más individualizada? ¿Menor número de inmigrantes? (en mi centro suponen el 65%), el mayor control y clima de trabajo en el aula frente al "desmadre" que supone la pública (según se ha difundido), mejor selección social?

      Solo son reflexiones que no afectan al núcleo de lo que aportas que es realmente cierto. Estamos todos a la deriva, pero hay escuelas privadas que navegan viento en popa con las contribuciones elevadísimas que pagan los padres para evitar la elevada democracia de la pública.
      De todas maneras, pronto los interinos terminarán en el paro.

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  16. "Si no tienen pan, que coman pasteles" nunca lo dijo María Antonieta, pero el pueblo disgustado ansiaba tanto escuchar algo así, que se lo creyó a fe ciega. Luego también guillotinaron a Robespierre, pero tuvieron la suerte de que el resto del mundo también estaba jodido y se dedicaron a ser asesinos, esclavizadores y ladrones con otros países.
    No contesto a lo que dices... o sí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bixen, desde luego no te he entendido. A estas horas de la mañana, estoy algo espeso. Me encantaría que me lo explicaras porque tengo la impresión de que tu intención apunta a algún lado que no alcanzo a ver. No sé si es una respuesta conservadora o progresista, me tienes desconcertado. Saludos.

      Eliminar
  17. ¿Se van a eliminar las subvenciones a la enseñanza privada? ¿El Estado seguirá adelantando como este año las partidas a la Iglesia Católica? ¿De que estamos hablando?
    Por cierto alguien ahí escribió que en los 6000 euros que cuesta un alumno hay que incluir a los PAS, es decir el personal de administración y servicios, ¿supongo que no se propondrá que los profesores deban encargarse de las cuestiones administrativas, la limpieza, el mantenimiento o en la universidad de la gestión de los laboratorios y las bibliotecas? Sois polifacéticos y esforzados pero no os veo convertidos en superhéroes.
    Un agricultor endeudado antes de eliminar sus cultivos, de los que vive y con los que pueden sacar una buena cosecha, preferirá desprenderse de otros bienes suntuarios no productivos. Aquí en Europa se esta haciendo justamente lo contrario lo cual me hace sospechar que nuestra política social está en el ojo de mira de una manada de buitres que quieren sacar tajada de sus despojos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dr. Krapp, en mi centro hemos tenido que reducir sustancialmente las labores de limpieza de las aulas por la disminución radical de las partidas presupuestarias, igual que la disponibilidad de fotocopias para los alumnos, la calefacción ha sido también reducida, los conserjes han visto también mermada su jornada laboral (y su sueldo) en un 15%, de modo que cuestiones que antes recaían en ellos ahora lo hacen en nosotros, igual que la limpieza del aula forma parte de las actividades de los profesores y tutores para paliar la reducción de las horas y personal de mantenimiento.

      Y sí, es la política social la que está en el punto de mira, la política social que beneficia al conjunto de los ciudadanos sin importar sus posibilidades económicas. La cuestión es meridiana: que cada uno disponga de aquello que pueda pagar. Lo social pasa a un segundo plano solo para aquellos ciudadanos inermes y carentes de otras posibilidades. Esta reducción de diez mil millones (que no será la última) va a dar de lleno en el núcleo del bienestar social.

      Al fin y al cabo, como nos dicen, nada demuestra que 35 alumnos por clase sea peor que 20; o que disminuir los ambulatorios, plantas y quirófanos redunde en una peor calidad asistencial.

      Pintan bastos. Pero lo que se pierda ahora, no se volverá a recuperar nunca más. Esto es lo terrible. Es un camino sin retorno.

      Eliminar
  18. Joselu:Nada demuestra que 30 alumnos por clase sea peor que 16 como tenia en bachiller.Parte de las tensiones ya comienzan con la división de aulas(letras- ciencias).Letras 16 0 20 por aula son los mogigatos.Ciencias 30 0 25 los inteligentes.Lo que me ataca más que aumente la ratio, son los flecos.Permanencias, tutoría, visitas de padre, controles etc, etc.Porque esto supone un desgaste que no se puede uno centrar nunca.A más hora en el centro más desgaste.

    Después de unos años de Bachillerato de Artes.Hoy soy de Educación Especial...y vamos a ver en que queda todo esto, porque si se reducen los presupuestos todo el material didáctico que hace falta... y el que tenemos ya esta bastante obsoleto.Aulas "Enclave" en la concertada religiosa hasta dónde se: no hay...por qué no hay?.Y todo este sector de alumnos van a parar a la pública.Que pasará si quitan estas aulas "Enclave"?

    -Nos vamos a mentalizar de la tan famosa frase"Todos a una como en Fuente Ovejuna"

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy de acuerdo en que sea indiferente tener a treinta que a veinte en clase. Y desde luego no es lo mismo 36 que 15. Yo sé que si aumentan mi carga lectiva (que lo van a hacer) y aumentan el número de alumnos por aula, inmediantamente lo que va a pasar es que mis alumnos tendrán solamente un par de exámenes por evaluación. Se acabó el seguimiento indiviualizado y tener de ellos más de veinte o veinticinco notas como tengo ahora. Se acabó corregir dossieres y atender sus correos electrónicos con sus dudas. Se acabará dedicar todos mis fines de semana al instituto y no poder salir con la familia.


      No sé qué son aulas enclave. Y no sé si las hay en la religiosa.


      Lo cierto es que estamos dividididos y desmoralizados.


      Saludos.

      Eliminar
  19. Al final, llevamos años debatiendo sobre matices y llegan estos salvajes y dejan nuestros conflictos y problemas en bobadas sin importancia. Porque ahora nos lo jugamos todo, porque ahora nos lo van quitar todo. Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin embargo, no veo capacidad de reacción en la comunidad educativa. Nos han desarbolado. La campaña difamatoria ha sido brutal. No hay dedicación más gozosa que machacar a los profesores en todos los sentidos haciéndloes responsables del déficit educativo como si no hubéramos tenido que administrar multitud de planes educativas diferentes, contradictorios, cambiantes según la veleidad del partido que estuviera en el poder y que era cambiado en cuanto perdían las elecciones. Desde que empezó la LOGSE no ha habido dos años con estabilidad en los métodos, en los objetivos, en los libros, en los criterios, en la filosofía educativa, en las directrices administrativas. Han hundido la enesñanza pública y nosotros somos los culpables que además nos sentimos señalados por la sociedad como privilegiados y haraganes. Nos lo van a quitar todo, se lo van a quitar a la sociedad, y nosotros nos encontramos solos, cuestionados y divididos. La jugada perfecta. Me gustaría pensar que hay defensa pero me temo que estamos desmoralizados y sin ideas fuerza que nos reivindiquen ante la sociedad que no nos tiene como suyos. Y sin ello, es muy difícil resistir. Lo van a tener fácil. Van a desmontar todo lo que se ha conseguido en los últimos veinte o treinta años. Saludo.

      Eliminar
  20. Una enseñanza masificada es una enseñanza deshumanizada, como apuntas, Joselu. Algunos lo hemos vivido de alumnos (en mi clase de COU éramos tropecientos en las comunes) y, más tarde, de profesores. Si repaso las ratios con las que he trabajado en mi carrera profesional, las cifras van de más a menos. Empecé con 40 alumnos de metal (hay que leer Wilt, para saber de qué hablo), pero con la LOGSE y la LOE el número se fue racionalizando. Nunca imaginé que la metáfora del péndulo fuera aplicable a educación. Sí, ahora ha empezado a moverse en dirección contraria. Lo que ha costado más de 20 años en conseguir (desdoblamientos, aulas específicas, refuerzos...)se lo van a barrer con un decreto ley. ¡Qué frágil es nuestro sistema! ¡Y qué cabrones los se valen de esa fragilidad (y sin pedir perdón)!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor de todo es lo que dices, Lu, todo lo que se había conseguido mediante la racionalización se va a ir al garete. Nos han enfrentado a la sociedad, o han enfrentado a la sociedad con nosotros. Menos mal que queda el fútbol. Ahí no hay cirisis ni recortes. Tenemos la mejor liga del mundo, los mejores equipos y mejor pagados... ¿Seremos imbéciles? Somos mucho más pobres pero ahí no se nota. Hundirán la educación pública y la sanidad y la sociedad no será capaz de oponer resistencia por el miedo que se tiene. Y nos faltan ideas fuerza para combatir. En Francia hay un candiidato de la izquierda radical cuyo verbo es movilizador y estimulante. Por aquí, ni eso.

      Eliminar
  21. http://www.aceprensa.com/articles/inglaterra-clases-m-s-peque-as-no-equivale-a-mejor/

    Ese recorte de prensa es muy antiguo y trata de UK. Sinceramente no sé que fiabilidad tiene pero parece que muestra que grupos grandes no significa obligatoriamente malos resultados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con alumnos seleccionados, sin especiales problemas de aprendizaje, con hábitos adquiridos, con una familia detrás y con posibilidades económicas básicas cubiertas es posible que esto sea así. Pero es un absurdo pensar que con alumnos en riesgo de exclusión social, con fuerte presencia migratoria, con problemas serios de aprendizaje (en que tal vez no se sepa la lengua del país o no se haya estado escolarizado apenas), en que no haya posiblidades económicas para la compra de material escolar, con comportamientos disruptivos y conflictivos.... digo que es un absurdo pensar que es lo mismo tener un grupo de 36 que un grupo de 15. Por favor ¿sabes de qué estás hablando? Y es a estos a llos que se va a aplicar fundamentalmente. Ya sé que en los jesuitas no importan que haya treinta o quince. ¿Te refieres a estos colegios? Yo es que estoy en otros, en clases en que todos son inmigrantes y necesitan una atención y una dedicación especial porque carecen de lo esencial. ¿Sobre qué grupos humanos se ha hecho el estudio? Yo comencé en el BUP con cuarenta alumnos en clase y no era un problema, pero yo no podía hacerme cargo de sus problemas específicos. El que se enteraba, se enteraba, pero el que no, poco se podía hacer. Eran en general disciplinados y venían con hábitos de trabajo y estudio. No me hables de estudios, háblame de la realidad y, en mi caso, te aseguro que no es lo mismo tener a 36 que a 20, en todos los sentidos, en orden, en clima de la clase, en atención.

      Eliminar
  22. http://www.abc.es/20120216/sociedad/abci-ocde-educacion-gasto-inversion-201202161657.html

    En este otro recorte de prensa mucho más reciente se habla de que más dinero no supone necesariamente mejores resultados. Creo que es un informe de la OCDE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, ahora vamos a hacer una segunda revolución educativa. Vamos a mejorar la calidad de la enseñanza disminuyendo el presupuesto del PIB en educación. Ciertamente una idea original. Todo es cuestión de confianza y creer en Dios. Mejoraremos la calidad educativa con grupos muy numerosos, con menos presupuesto, con menos profesores, sin cubrir las bajas, con mayor carga docente de los profesores, con menos sueldo, sin profesionales que atiendan dificultades específicas, no agrupándolos por nivel, suspendiendo el programa de aplicación de la informática en las aulas (al que hemos tenido que adaptarnos costosamente y con fuertes inversiones). Todo era un error porque la escuela de calidad estaba en la que vivimos en los años cincuenta y sesenta en que disfrutábamos de grupos numerosos y la autoridad era autoridad.


      ¿Has visto el porcenaje del PIB que dedican los distintos países a educación?

      Eliminar
  23. Cielo santo, en qué manos estamos... Acabo de oír al inefable Wert (¿este hombre fue al colegio de verdad?) que el aumento de alumnos por aula "favorece su socialización" y que si hay más "se sentirán más acompañados". ¿Pero de dónde ha salido este genio? Todo el mundo sabe (menos él, claro) que la falta de espacio genera agresividad; que a más alumnos, menos atención; que cuantos más, más problemas... Los centros educativos pueden convertirse en auténticas bombas, en fuente permanente de conflictos, sobre todo en los IES, sin medios para solucionarlos. Esto va a estallar, estoy segura. En lugar de profesores necesitaremos policías o guardas jurados o instructores de marines para mantener el orden. Dar clase ya es otra cosa. ¿Le importa a alguien? A estos "cerebros" no,desde luego.
    Me gustaría ser optimista, pero me resulta imposible. Lo siento... Un fuerte abrazo,colega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las asambleas de resistencia en mi instituto que se celebran todos los miércoles cada vez somos menos. Hay un fatalismo instalado, una carencia de objetivos compartidos, de entusiasmos que nos movilice… o tal vez sea que cada uno piense que se puede salvar por separado. Somos una minoría los que nos reunimos en la hora del patio. El panorama no puede ser más negro, pero, por lo que veo, no hay reacción. Y esto lo saben los que ahora nos arrebatan todo lo conseguido en más de treinta años. Un fuerte abrazo, colega.

      Eliminar
  24. Sin lugar a dudas JOSELU, lo que está sucediendo en presente es terrible y lo que para el futuro supondrá augura como tú muy bien dices malos presagios... y tan malos.

    A mi no me cabe la más mínima duda que la masificación de las aulas, como sucede a todo en esta vida, supondrá un empeoramiento cualitativo de la enseñanza. Yo lo viví en propia carne de una manera tan clara y meridiana, que me resisto a comprender cómo alguien puede argumentar en contra.

    Y además como sabes, haciendo el recorrido a la inversa de como se hace ahora, salí de un colegio privado con 25 niños por aula a uno público en el que había 9 niños en clase, llegamos muertos, pero ¡¡muertos!! y allí reverdeció en dos años como una lechuga fresca. Otra cosa es, efectivamente, que el que la infraestructura hotelera por llamarlo así, no sea lujosa, no tiene nada que ver con la calidad de la enseñanza que se imparta. De nuevo es lo que yo palpé, instalaciones más que modestas, medios materiales más que limitados, en manos de buenísimos profesionales hicieron maravillas.

    Pero está claro, que milagros los justos. Sin profesores, sin incentivos de ningún tipo, con aumento de carga horaria, ratio por clase, responsabilidades y dificultades, será durísima vuestra tarea y lo siento muchísimo.

    Y sí, las políticas de excesiva austeridad frenan automáticamente el consumo y sumen las economías en clara recesión... claro que aun más, ya es impensable ¿o sí?...

    Y sí, no hay más que ver la cara de estúpido que tiene el ministro de educación en tu foto ¡¡xD que alguien le de un cachete a ver si vuelve en sí!!:-) a lo mejor lo han drogado, por eso dice estas tonterías todo sonriente, seguro que ni se entera... ¡¡jo!! siento hacer el ganso, pero.. ¡¡qué nos queda más que reírnos de nuestra propia sombra... antes de subir al cadalso!!:-)

    En fin JOSELU, más que ánimo y santa paciencia, no se me ocurre qué más decirte, bueno sí...


    Que muchos besos y que al menos en cariño siempre tendrás superávit ;-)


    Feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se advierte a España que sus políticas de contención del déficit están bien pero a la vez que el crecimiento será negativo o inexistente, lo que significa que la economía estará en standby, el paro subiendo y la moral por los suelos. El cretino de Rajoy se sigue hinchando como un pavo cuando dice que todo se debe a la herencia recibida. No sé cómo alguien puede ser tan subnormal. Es toda una infraestructura o estrategia general del planeta España la que ha fallado y seguirá fallando si no dejan de jueguitos partidistas y se ponen a la tarea de levantar el país. Besos.

      Eliminar
  25. Hola,

    Obviamente todo lo que aportan es de inmumerable valor, legítimo, fundado...

    Pero me gustaría focalizar el tema en -encontrar soluciones-:

    Si partimos de la evidencia de que las ciudades son insostenibles; de que la clase política está gobernada por los mercados...etc, etc y que obviamente no se puede esperar nada de protección sino explotación...

    Pregúntense :

    -¿ Existe la posibilidad de reestructurar los sistemas ?.

    En mi opinión si :

    - Vuelta a los pueblos, a reabrir colegios cerrados, (por el espejismo de la ciudad )...

    - Trabajo interdisciplinar y transdisciplinar...vinvulen asignaturas con ejes comunes (solidaridad entre docentes..)

    - Colaboraciones con universidades, los nuevos docentes como asistentes de aula...

    Bueno, perdonen el giro del post, pero no queda otra que encontrar soluciones a nivel micro, meso, y exo...¡¡ el macro se verá afectado de este modo¡¡

    Un saludo,
    Carmen Viejo Díaz

    ¿ Alguien da más ?...

    Si que existe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que dices va más allá de lo que se había planteado hasta ahora. Y eso es bueno y a la vez nos desconcierta. La tendencia universal es que los hombres emigren a las ciudades donde hay mejores posibilidades de vida. O eso nos creemos. Conozco la aldea gallega en mis vacaciones y sé de las mentalidades cerradas que existen allí. Veo un mundo detenido en comparación con el dinámico (y estresado) que vivimos en la ciudad. Cambiar nuestro paradigma de vida es posiblemente una alternativa radical y no te falta razón, pero todo va en dirección contraria. La gente quiere centros comerciales entontecedores, comercio, dinamismo… Yo vivo a las afueras de Barcelona, en una ciudad que fue industrial, pero necesito volver a la megalópolis que es Barcelona. Me atrae. No me imagino viviendo en un núcleo rural. Tiene cosas buenas, no lo niego, pero la convivencia es más extrema, uno deja de ser anónimo. Sin duda, es otra forma de ver las cosas que no carece de fundamento. Pero no me veo cultivando mi huerto. Ya lo tuve en una ocasión y me di cuenta de que me gustaba vivir en el campo, pero no vivir del campo. Entiendo que hay toda una ideología y respuesta en tu comentario que no es de desdeñar, pero te expongo mi punto de vista. Estoy maleado por la ciudad y soy adicto a ella.

      Un saludo, Carmen. Tu aportación ha sido muy valiosa.

      Eliminar
  26. Y a parte de, veo yo un problema gordo con lo del espacio. No sé, lo estaba pensando hace un rato. Los nuevos institutos -como el mío, que hará 20 años el curso que viene- no están acondicionados. Con los que fueron reestructurados cuarta y media de lo mismo. Las aulas son demasiado pequeñas. Fueron concebidas para un número determinado de alumnos que ahora va a sobrepasarse. ¿Cómo van a meter a 40 alumnos ahí? -y más, de los de ahora- ¡si no caben...! ¿Tirando paredes? ¿con módulos? ?? Por no hablar de todos los institutos y colegios-barracones que hay aquí en Valencia. Tengo uno al lado de casa, Joselu, que eso es para verlo, en serio. ¿Cómo piensan acinarlos ahí, si es que ni tan siquiera cogen físicamente? ¿¿?? Ni pensar en lo de las clases en julio, que eso ya puede ser mortal. Y ya ni por aquí, que también, ¿pero por ejemplo en Andalucía con el calorazo que hace? Ni me meto en el resto, es que ni me meto, pero pensando sólo en lo más esencial ???
    No hay por dónde cogerlo. Es que no lo hay. Eso sí, los ciento y pico mil que se van a quedar en casa viéndolas pasar, algo de espacio dejarán. Igual han pensado que era suficiente con eso (*V mode ironic OFF).
    Directitos al hoyo.
    Besos desolados, Joselu :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, las aulas no están pensadas para el número de alumnos que quiere Wert para "mejorar la sociabilidad de los alumnos". Sin embargo, se había creado la tendencia sólida de que los grupos pequeños y más manejables mejoraban la convivencia y se ayudaba con más tino a los que tienen dificultades. 36 no cabrán pero sí 32. Ya los tenemos. Y eso es diferente de 20 o 22. Se estima que muchos profesores interinos irán a la calle. No sé si querías entrar en la enseñanza. Este es el panorama que también vivo en casa, pues mi mujer es interina. Besos, Vero. Me gustaría pensar que vamos a resistir, pero no lo tengo claro.

      Eliminar
  27. En mi instituto estamos muy cabreados con todo esto que está pasando, Joselu. Hay voces que llaman a la huelga indefinida como única salida. Tal vez sea esta la única salida.
    Cuando se ponen sobre la mesa obviedades, se les tiene que contestar con las mimas fórmulas. Que sepan, quienes no estén al corriente, que es mejor una ratio de quince o veinte alumnos, que una de treinta o treinta y cinco. Es obvio. ¿Qué quieren...? a lo mejor se piensan que los docentes no sabemos de qué va eso de la docencia. Repito ¿Qué quieren...?
    (a lo mejor lo que quieren también es demasiado obvio...)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo que quieren es demasiado obvio. Y no sé si formularlo en los términos siguientes: para los desgraciados que van a la enseñanza pública no son necesarios tantos medios ni tanto gasto, que se consideran un lujo innecesario. Un abrazo.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...