Páginas vistas desde Diciembre de 2005

sábado, 10 de diciembre de 2011

Miguel Montes Neiro, libertad



Cuando supe la historia me llené de aflicción. No podía creer la historia de un hombre que ya lleva treinta y cuatro años en la cárcel sin haber cometido ningún delito de sangre. Este es el caso de Miguel Montes Neiro, un hombre que a sus sesenta años ha pasado la mayor parte de su vida entre rejas por un fallo colosal del sistema que le ha mantenido en prisión preventiva y que ha sancionado sus distintos intentos de fuga con agravamientos de condena desde que fue declarado prófugo en el servicio militar y fue encarcelado.

Miguel Montes Neiro no ha quemado viva a su mujer ni es autor de asesinatos masivos de personas inocentes cuyo autores han salido a la calle tras veinte años de cárcel en medio de reconocimientos sociales que parecían absolverles de sus crímenes. Muchas veces pensamos que la justicia española es laxa, excesivamente benévola, con los peores delincuentes que se ven beneficiados por atenuantes o redenciones de las penas que los ponen, después de crímenes despiadados y sin arrepentirse, en la calle. Es un país en que no existe la pena de cadena perpetua porque se piensa que debe haber siempre un resquicio para la reinserción del delincuente.

No quiero poner ejemplos de la deshonestidad de la justicia española. Probablemente todos los tenemos en la cabeza. Mencionarlos me sume ya en una repugnancia que no quiero mostrar en este post, pero todos hemos sido testigos en los últimos tiempos de las idas y venidas de asesinos confesos de alguna muchacha que murió torturada y en el desamparo y cuyo cuerpo no ha sido encontrado por la vesania e impiedad de sus ejecutores.

Para todos hay piedad o un sistema cuyos resquicios son tan grandes que permiten cualquier incoherencia. Los españoles no tenemos ninguna confianza en el sistema judicial. Sabemos que es condescendiente con los poderosos y lábil con los delitos más atroces. Por eso clama al cielo la situación de este hombre encerrado, enfermo, y sin posibilidad de salir de la cárcel hasta el año dos mil veintitantos y que ha pasado en prisión en régimen de prisión provisional la mayor parte de su vida sin que le hayan computado dichos días para la redención de su pena.

El gobierno socialista acaba de conceder un indulto a un afamado banquero, Alfredo Sáez, para evitarle una mínima sanción de tres meses de arresto por la que no hubiera entrado en prisión pero le hubiera inhabilitado para el desempeño de ser consejero delegado en el banco de Santander. Su delito fue por falsedad y llevó a algunas personas a la cárcel. Alfredo Sáez cobra 10,2 millones de euros al año. Es uno de los banqueros mejor pagados de España.

Miguel Montes Neiro ya  sabemos que no es banquero, ni es Félix Millet, ni probablemente tendrá tanta fortuna como el yerno del rey ante la justicia, pero si alguna vez ha estado justificado un indulto por la desproporción entre el delito y la pena es ahora; creo que no hay duda de que esta sería la última acción digna de un gobierno que entró con el título de socialista.

Firma la petición de indulto de Miguel Montes Neiro Ya somos casi cincuenta mil. Esta es la última opción que tiene este hombre desdichado de pasar algunos años en libertad. 

15 comentarios :

  1. "Para destruir las malas prácticas,
    la ley es mucho menos útil que los esfuerzos individuales."

    Ángel Ganivet

    No creo que una argentina deba opinar sobre un caso que desconoce en un país que no es su patria, pero te digo que muchas de las lúcidas opiniones sobre la justicia y la injusticia que aquí plasmas las comparto por lo que vemos en mi país muy a menudo, así es que entiendo de qué se trata...

    Un beso: y no olvides que espero tu reflexión acerca del mérito literario de J.K.Rowling...

    ResponderEliminar
  2. Qué horror.

    Pinché esta tarde cuando lo vi en la sidebar.

    Terrible.

    Un rato antes comentaba con mi hermano que el famoso torero, tal cual el infante postizo y tantos otros, no ha de pasar ni un solo día en prisión.

    Y hoy es el día internacional de los derechos humanos. ¿De los qué?, me pregunto...

    Qué locura, Joselu.

    ResponderEliminar
  3. Estas historias de personas que están en la cárcel, incluso que han sido ejecutadas, como en EEUU, sin que se haya demostrado su culapabilidad, o simplemente por un error, o por la desidia de un juez, me ponen los pelos de punta. Me pongo en su lugar y me resulta horrible imaginar el día a día sabiendo que se ha cometido una tremenda injusticia. También me cuesta que no me salga la ira y la desesperación. O el cabreo, por lo del banquero.
    Un espanto. Yo también he firmado.

    ResponderEliminar
  4. No tiene ni pies ni cabeza. Es otro de los tantos despropósitos que nos acercan a esas repúblicas bananeras en las que la justicia se tapa la nariz con una mano mientras coge el botín con la otra. La impunidad de los banqueros, de los narcos, de los prevaricadores, de los sobornistas, de los malversadores... Políticos de noble cuna que se jactan de su inocencia cuando prescriben sus delitos, gestores del dinero público que se lo llevan a espuertas en nuestra cara y encima se ríen (y se atreven a pedir el subsidio del paro). Y Miguel Montes ahí, como un imbécil, como tantos españoles a los que se nos cae la cara de vergüenza ante lo que pretenden vendernos como justicia.

    ResponderEliminar
  5. No seré yo quien defienda las virtudes de nuestro sistema de derecho, pero cada vez que un asunto judicial salta a la prensa, creo que sería bueno que recordáramos, antes de absolver y condenar a nadie, que salvo que se conozca la letra pequeña del asunto y en temas de justicia suelen ser toneladas, no siempre fáciles de entender, no deberíamos posicionarnos alegremente, manipulados por informaciones casi siempre sesgadas.

    El caso de MIGUEL, que he seguido porque es cierto que es uno de esos supuestos, que llama sobre manera la atención, es muy triste, a mi como a todos me da pena, pero no nos equivoquemos, ha sido su comportamiento absolutamente inconsciente el que ha hecho enredarse más y más la madeja de su injustísima situación humana, aunque legalmente tenga explicación.

    A ver si soy capaz de contároslo clarito. Si a sucesivas comisiones de delitos ( en este caso, varios robos con violencia) y cumplimientos de sus respectivas condenas, le siguen varias fugas como ocurrió también aquí, no sólo se le suman nuevos delitos por quebrantamiento de condena y aplicación de la agravante por reincidencia, ocurre además que una vez era detenido, pasaba a situación de prisión preventiva, situación en la que los presos no pueden ser calificados y por tanto no pueden disfrutar los correspondientes beneficios penitenciarios que de haber disfrutado, como cualquier preso común, le hubieran puesto en la calle hace años.

    Hasta la famosa gallina del LUTE, al final era pura leyenda urbana:-)

    No obstante y para tu tranquilidad, te diré JOSELU que creo que el mes pasado, el Tribunal Supremo ha ordenado a la Audiencia de Granada que revise sus condenas y le aplique la doctrina del TC, según la cual se computa como prisión preventiva en una causa, el tiempo que un recluso permanece en la cárcel mientras cumple condena por un delito distinto, así que aun en el caso de que no se le concediera la petición de indulto, es muy probable que este hombre salga pronto de prisión.

    Bien, esta es su situación legal, ahora bien, entiendo que humanamente, resulte muy difícil de entender que sin haber matado a nadie, lleve tantísimos años en prisión y un terrorista que ha podido matar a cientos de personas, tras ser condenado a miles de años en sentencia, sólo pueda cumplir como máximo 20 años y eso por no hablar de los que roban miles de millones que tras un relativamente corto periodo de tiempo en la cárcel, salen con su futuro resuelto de por vida... la justicia real, ciertamente no existe, de eso, no hay ninguna duda.


    Como por estas vez, me ha tocado hacer de abogado del diablo, para expiar mi culpa, AQUÍ TE DEJO, LA BANDA SONORA PARA TU EMOTIVA ENTRADA ;-) Parte de la letra es del propio MIGUEL... espero que sea suficiente para redimir mi pena:-)

    Por cierto, hace tiempo que firmé su petición de indulto, con 60 años y todo lo que ha pasado en prisión y en la vida, ha pagado más que con creces todos sus errores.



    Un beso muuy grande, Robin Hood:-)


    Feliz noche para todos.

    ResponderEliminar
  6. Me parece una injusticia. Si es verdad, que lo es, que este señor ha cometido delitos, ya ha cumplido su condena. La calidad de los delitos, en agravio comparativo con otros que no quiero ni recordar, no da para tanta condena.
    A mí me gustaría vivir en un país donde hubiera justicia, y donde banqueros, macarras, príncipes y villanos estuvieran a la par delante de la justicia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La justicia siempre nos tiene sometidos a su puño férreo, a su letra incomprensible y a su imperio de ley. Como invento humano (¿los hay de otro tipo?) no tiene parangón en la Historia, e incluso en la prehistoria. Sin ella quizá seríamos aún simples depredadores hambrientos, pero extendió sobre nosotros su manto y nos arropó, si bien desigualmente, de una forma que ahora gustan de llamar asimétrica.

    Pero la justicia no es justa, no da a cada uno lo suyo, porque, al fin y al cabo, siendo invento de hombres no la administran ángeles. Y, como todo cuanto depende del hombre, responde a su voluntad, por encima del justo criterio que debiera aplicar.

    Mucho me temo, por tanto, que Miguel, tantos Migueles, seguirán a la sombra de unos barrotes que algún hombre forjó, en tanto que los Alfredos Saeces que en el mundo son eludirán, gracias al dinero que todo lo compra, el hierro desgarrador de la prisión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Sobre todo lo que condeno es el agravio comparativo. Firmo encantada. Lola

    ResponderEliminar
  9. Ver el paso del tiempo entre ambas fotografías, sabiendo que el hiato ha sido tan larga ausencia de libertad, me inquieta. Su mirada de entonces y la de ahora no han cambiado lo más mínimo. Teóricamente la cárcel ha de redimir, pero ignoro si es ese su caso.
    Me apresuro a decir que también he firmado, pero observo su mirada con preocupación. Mi intuición lo ve de nuevo donde está, como si fuera Tiresias, es decir, como si, pasados los años, hubiera acabado, la cárcel, por convertirse en su único medio, en su terrible circunstacia.
    Me gustaría saber, tras tantos años en la cárcel, si sale de ella con algo que no tuviera cuando entró: unos estudios, un oficio, una ética.
    Firmo, pero e temo lo peor. ¡Ojalá me equivoque!

    ResponderEliminar
  10. Gracias a todos por vuestras palabras y apoyo mediante vuestras reflexiones. Esperemos que sea cierto lo que cree María acerca de que se le compute toda su prisión preventiva como cumplimiento de la pena, o en su defecto, se haga lo que sería justo, que es concederle un indulto particular. No sé si este hombre ha aprendido algo en la cárcel como se pregunta Juan Poz. No lo sé, pero a nadie se le pregunta acerca de eso cuando sale, aunque sea deseable. Hay tantos que en libertad o en la cárcel no han aprendido nada. Ni ética, ni estudios, ni oficio. En todo caso es una reflexión interesante. Ayer me envió un tuit su hermana dándonos las gracias por nuestro apoyo. Esperemos que esta vez sea ya la definitiva. El año pasado intentó suicidarse. Es lo menos que se le puedo ocurrir a uno teniendo en cuenta las circunstancias. Yo no me puedo imaginar pasar 35 años en la cárcel. Ya ha pagado, ya ha pagado.

    ResponderEliminar
  11. " ahora que la justicia vale menos, infinitamente menos
    que el orín de los perros;
    si no es ahora, ahora que la justicia tiene menos, infinitamente menos
    categoría que el estiércol"
    León Felipe

    Siempre debió de ser así...

    ResponderEliminar
  12. Todos deberíamos denunciar estas injusticias. Sin confianza en la independencia judicial, los derechos humanos son una falacia. Apoyo incondicionalmente tu denuncia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. http://politica.elpais.com/politica/2011/12/15/actualidad/1323907155_368552.html

    "tras su historial hay un largo catálogo de delitos, también seis fugas, la última, en noviembre de 2009"

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...