Páginas vistas desde Diciembre de 2005

domingo, 17 de octubre de 2010

Una iniciativa valiente


No puedo menos que sentirme alborozado por la situación planteada en la escuela de primaria Taquígraf Garriga de Esparraguera (Barcelona).  La semana pasada el conseller de Educación Ernest Maragall visitaba la escuela esperando encontrarse un recorrido cómodo en el que todo fueran besamanos, aulas ordenadas y declaración de buenas intenciones. Sin embargo, el claustro de profesores de este CEIP decidió actuar críticamente con el conseller al que no le gusta en absoluto la disensión.  Tenía previsto recorrer el centro y tener un encuentro con el claustro de profesores del mismo, así como con el AMPA (Asociación de Madres y Padres). Una de las funciones de la escuela debería enseñar a ejercer la crítica razonada. Pues bien, los profesores del centro llenaron los pasillos de carteles murales en los que se expresaban el mundo de las emociones que habían estado trabajando con los alumnos. Y también expresaron sus emociones respecto a una ley de Educación (LEC) aprobada en el Parlament que ha llevado el malestar a los centros educativos y a los profesores que se sienten desoídos, deslegitimados y abandonados por la Administración Educativa. Es una ley –aprobada democráticamente- en la que no se ha tenido nada en cuenta a los principales actores del hecho educativo, una ley política mediocre y nefasta que desdeña la aspiración al conocimiento, la autoridad del los profesores, refuerza los poderes, con mucha probabilidad arbitrarios, de los directores de centro, y sobre todo favorece a la escuela concertada en detrimento de la pública. Es una mala ley, que ha sido objeto de varias huelgas y manifestaciones en contra con participación masiva de los profesores.

La escuela Taquígraf Garriga decidió comunicar al honorable Conseller su malestar y su crítica a dicha ley poniendo de manifiesto que no se ha escuchado a los profesores para su elaboración y aprobación. Todo el centro estaba lleno de carteles alusivos al cansancio, sensación de abandono y marginación de la que se sienten objeto los docentes. Culminaba el trabajo sobre las emociones con una pancarta en la sala de profesores que decía: La llei d’educació ens fa fàstic (La ley de Educación nos produce asco).  El hermano de Pascual Maragall entonces se negó a dialogar con los profesores bajo ningún concepto y abandonó el centro diciendo que era una ley aprobada por el Parlament y que no tenía nada de que hablar sobre el tema. Los padres le entregaron una carta crítica con la citada ley, pero él les espetó que estaban muy mal influenciados y se negó a escucharles a sus críticas sobre el nuevo calendario escolar, la suspensión de la jornada continua en el mes de junio en los centros de primaria, y otros aspectos del nuevo ordenamiento jurídico.

El conseller se vio puesto en cuestión y eso no le gustó. Desprecia a los profesores que se sienten olvidados por un político que no sabe nada de Educación y que mira con recelo y desconfianza a los docentes de los que espera nada más que acatamiento. Fue una mañana penosa que puso de manifiesto la nula disposición al diálogo y la escasez de talante democrático de este conseller que ha hecho aprobar un instrumento legal criticado desde muchos ángulos a los que no se ha escuchado.

Un bravo por estos colegas del colegio Taquígraf Garriga que han ejercido su derecho a la disensión, ese valor que las competencias trasversales nos llevan a enseñar a nuestros alumnos y no a ser sólo una masa aborregada que vota cada cuatro años y mientras tanto se mantiene callada porque es lo que le toca. El gesto de estos maestros me enorgullece acostumbrado ya al conformismo, la pasividad y el fatalismo que ha invadido la profesión docente, teniendo en cuenta que cuando entré en ella nos caracterizábamos por el entusiasmo y el espíritu crítico y contestatario. 

¡Bravo!

37 comentarios :

  1. Me he quedado impresionada. Creo que este centro es la voz de muchos otros que guardan silencio por temor. Han demostrado fuerza y unidad. Me imagino que sin una dirección conforme con esta protesta, nunca se hubiera llevado a cabo un acto de libertad de expresión de estas características.

    ¡Qué valentía! Entono también un bravo sonoro, solidario y sincero.

    ResponderEliminar
  2. Te agradecería concretases en qué favorece esta Ley de Educación a la enseñanza concertada porque como docente de la misma no me he enterado...

    J. P.

    ResponderEliminar
  3. ¡Y luego hablan de si la desafección a esto o a lo otro! La desafección es total hacia quienes ni siquiera encajan las críticas. Al ínclito e ignorante Maragall ha de decírsele que él pone patas arriba el sector para después, cuando los votos le den la patada en el culo, salir de su sitio con las espaldas económicas bien cubiertas, por cierto; pero los profesionales seguimos en él, tratando de desfazer los entuertos que él ha originado, quemándonos en la tarea y soportando una critica social que dan ganas, a veces, de decirles a los indignados que adelante, que se metan ellos en las aulas y que se espabilen, que nosotros nos metemos a boletaires en otoño, castañeros en invierno, recogedores del fresón en primavera y camareros en verano...
    Hay un anuncio de Peugeot que es ilustrativo: ¡Se acabaron los gritos de los niños, los castillos en la arena,etc.!, celebran con entusiasmo los progenitores la llegada del fin del verano. Y como la publicidad recoge la ideología dominante, siempre, se entiende qué esperan esos padres de la enseñanza.
    En fin, que duro a Maragall, y no por que le queden cuatro breves días al frente de esto, sino para avisar a quien le sustituya.

    P.S. El cartel, que salió en El País, entre otros diarios, no decía "fàstic", sino "fàstig", lo cual constituye o bien una incorrección o bien un juego conceptista: Una cosa es el "fàstic", asco, y otra cosa el "fastig" que sería fastidio, hastío.
    Por cierto, el periodistqa de El País -¿alumno del plan LOGSE?- fue incapaz de explicar este enredo lingüístico-normativo-festivo.

    ResponderEliminar
  4. Lu, asombra, como bien dices, la cohesión del centro educativo en torno a una dirección que asume una iniciativa arriesgada. Todo el mundo tiene miedo a perder beneficios o a empeorar de situación por lo que el miedo se ha instalado en el cuerpo docente. Está claro que este centro se ha significado, y eso pudiera tener repercusiones en muchos aspectos, pero este es el espíritu que yo conocí durante muchos años, escuelas valientes e ilusionadas, combativas y reivindicativas. Me hizo mucha ilusión la noticia que apareció también el El País, pero no he podido localizarla en el archivo digital.

    ResponderEliminar
  5. J.P, no es esta la ocasión de iniciar un debate sobre las circunstancias y razones de la enseñanza privada concertada y la pública, una situación anómala en muchos países de nuestro entorno.

    Sé que toda la concertada no es igual, pero cuando es la hora de volver del colegio a las cinco de la tarde veo que llegan muchachos y muchachas vestidos con uniforme escolar. Atildadas faldas plisadas, polos elegantes, pantalones grises,chaquetitas azules, etc... lo que da lugar ya a pensar que en la escuela a la que van reinará un orden y disciplina coherente con su vestimenta. Es lo que quieren muchos padres de clase media: calidad, orden y "selección social". Esto es lo que vende de la privada concertada, además de idearios particulares de tinte religioso que excluye de paso a potenciales alumnos musulmanes. Perfecto. La coartada es perfecta y el invento funciona. Selección, calidad, buenas maneras... frente a una enseñanza pública enfrentada a todas las desigualdades, a hacer de asistencia social de situaciones desesperadas o simplemente difíciles. Atención a inmigrantes en forma masiva en precarias condiciones y más ahora, atención a alumnos gitanos, muchachos conflictivos, difílmente adaptables y que no pueden pagar los filtros que establece la concertada. Pero no pasa nada. La nueva ley de Educación aprobada por la izquierda no entra en los conciertos, ni los plantea más rigurosos o excluyentes para colegios que practican la separación de sexos. No me cabe duda, compañeros, de que jugamos en divisiones distintas, y la nueva ley lo consagra, por eso favorece a la privada concertada. Entretanto seguiré viendo a esas niñas bien vestidas con uniforme que muestra una cierta clase y también a mis alumnos que no lo llevan y viven dramas tremendos. Pero no tengo a dos o tres como detalle, tengo al ochenta o noventa por ciento en las mismas circunstancias. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. Juan Poz, Regió 7, el periódico de donde he sacado la noticia por no haberla localizado en El País Digital no hacía referencia al juego divertido entre "fàstic" y "fastig" en la forma "fàstig". El periodista de El País no debió estudiar las figuras retóricas y achacó a un error ortográfico el juego, lo que me parece altamente improbable. Casi daba a entender -creí deducir- que el ínclito Ernest Maragall los había desautorizado por dicho error ortográfico. En Regió 7, aparecen testimonios de algún profesor y alguna padre que estuvieron presentes en la citada situación. Me encantó la actitud de estos profesores.

    ResponderEliminar
  7. Me quito el sombrero ante los profesores de ese centro ¡chapeau!. Sinceramente creo que si los docentes hubiésemos sido un poco más orgullosos de nuestra profesión y un poco más valientes quizá la situación de la enseñanza sería distinta. Pero hemos sido muy del "es lo que hay", conformistas y timoratos. Me alegra ver ese gesto de valentía. Aunque que queda mucho, mucho, mucho, pues los políticos no son nuestro peor enemigo.

    saludos

    ResponderEliminar
  8. Serenus, comparto contigo la reflexión de que los políticos no son nuestros peores enemigos. Es la división interna, el conformismo, el miedo a perder, la desaparición del ánimo combativo y valiente, el adocenamiento, la pasividad, el apoltronamiento, la claudicación... Esta ecuación de "es lo que hay" es lo más reaccionario y desmovilizador que ha parido la derecha (que es la izquierda, para nuestra desgracia).

    ResponderEliminar
  9. Últimamente entro a tu blog, leo lo que dices, me quedo pensando y luego me voy, no porque no me guste, sino porque tengo que hacer algo. Y vuelvo, claro, a decirte algo, algo que he pensado mientras tanto, aunque esta tarde he podido pensar poco. Corregir y corregir, que mañana es la evaluación inicial, y dale que te pego, sin descanso, bueno con algún pequeño descanso.
    Pues te digo lo mismo que otros comentaristas, que hicieron muy bien, pero que muy bien, pero que ya se ven los efectos. A los políticos les da lo mismo lo que piense un colectivo de tan poca influencia social como los maestros y los profesores.
    Cuando yo estaba en Archena, fue el Consejero a inaugurar un pabellón para el primer ciclo de la ESO y un grupo le entregamos un escrito protestando por el abandono del centro y por las malas condiciones de construcción del nuevo pabellón. Ni nos contestó. Eso sí, cogió el escrito con una amplia sonrisa y nos agradeció nuestro interés. Pero ni oxte mi moxte, eso fue todo.
    No son nuestros peores enemigos, pero pueden alinearse muy bien con ellos si les conviene.

    ResponderEliminar
  10. Pero este tipo de noticias no aparecen en los grandes medios. EStoy harta de leer artículos y reportajes sobre educación (últimamente El País ha sacado algunos y hoy mismo ABC) y en ninguno se oye la voz de los profesores. Somos los grandes silenciados, Joselu (y lo peor es que muy pocos compañeros de profesión hacen algo por dejar de serlo). Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. No entiendo cómo hacen y aprueban leyes, personas que no tienen pero ni puñetera idea de la realidad existente de aquello vs. lo que legislan. De verdad, es que no lo entiendo. Pero ni en educación ni en ninguna otra materia... que lees cada cosa que incluso visto desde fuera y sin saber demasiado, está claro que son auténticas barbaridades. Porque algunas de ellas, si no todas, son de mero sentido común. Para el que lo tenga. Mucho me guardaré yo de opinar al respecto de algo sobre lo que no tengo pero ni pajolera idea, pero visto está que hay a quienes les encanta. Oye, y tan rebién!
    Y luego, encima, como están tan autocomplacidos y tienen esos pedazo de egos que quitan el hipo, cuando alguien se atreve a decirles: mira no, es que lo estáis haciendo de puta pena. Vienen reacciones como la que describes en tu post, porque es que yo sólo venía a ver lo bien que funciona eso sobre lo que he decidido sin saber. Seguro que ni se ha molestado en leer al respecto de la noticia, y por supuesto mucho menos, los comentarios que se han hecho en ella.
    Me recordaste al año pasado, cuando un amigo me envió un mail con unas fotos en las que aparecían los docentes de su instituto -él incluido-, con pancartas y demás, reclamándole al imbécil -porque ese tío tiene que ser imbécil, si no, es que no me lo explico-, bueno reclamándole a Font de Mora al respecto de fíjate, en concreto el tema de educación para la ciudadanía en inglés (entre otras). Que menudo chiste el asunto... pero eso no salió en la tele, claro, y menos en canal 9 (...). Me apuesto lo que quieras a que esto tampoco lo hace. No no, ahí sólo salen unos y otros besándose el culo y felicitándose por lo bien que lo hacen todo.
    La pena Joselu, es que acciones como esa, si es que le alcanza, sean noticia. Que tengan por qué ser noticia. Bravo por ellos, por supuesto, pero qué pena. De verdad. Y pienso que en el fondo, si esto, como con todo lo que no nos parece bien porque es obvio que no se hace bien, se repitiese en masa, otro gallo cantaría. Seguro además.

    Besetes.

    ResponderEliminar
  12. Tu artículo está genial, Joselu. Sin embargo, en dos palabras puestas entre guiones "-aprobada democráticamente-" das cierta legitimidad, yo creo que sin darte cuenta, a un estado de cosas que me parece terrible.
    Si a tu casa llega un señor y te da a elegir para comer hoy dos opciones: a) el pescado podrido que sobró la semana pasada en la tienda de la esquina. b) un rancho realizado con las mezclas de lo que se encontró en tu propia basura. Supongamos que este señor tiene el poder de vedarte cuaslquier otra alternativa y que, por tanto, la alternativa es no comer más. No sé, si te decidieras a elegir uno de los dos platos, ¿podríamos decir que democráticamente se decidió qué cosa se comería? Tal vez sea demagógico el argumento que se me acaba de ocurrir; si es así, pido las correspondientes disculpas. Pero si repetimos de vez en cuando que vivimos en democracia, sin poder tener ninguna influencia en la determinación de los candidatos que se nos proponen, me parece que legitimamos el sistema al que supongo que precisamente queremos oponernos, la oligarquía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Mira JOSELU,

    yo siempre he tenido la sensación que uno de los problemas de la humanidad es que no sabemos ni siquiera protestar. Ni lo hacemos cuando debemos, ni ante quienes debemos, ni en la forma que en debemos.

    Plásticamente lo que han hecho tus compañeros es precioso y naturalmente que se merece tu ¡¡bravo!! y mil más...

    A lo mejor para empezar está bien, porque ni siquiera eso, son capaces de hacerlo otros, que efectivamente colocan a los niños en fila, recién peinados y perfumados para cantarle cancioncillas al jefecillo ese y leerle poemas conmemorativos.

    Pero además de esa puesta en escena, que evidencia el malestar y la disconformidad con esa ley que consideráis injusta, después está el trabajo oscuro de los despachos, los papeles que hay que redactar, las teclas que hay que tocar a nivel burocrático, para que ese malestar de verdad trascienda, sino la cosa se quedará en eso, una preciosa escenificación que ni siquiera los medios de comunión recogen porque no interesa y en unos días, todo olvidado.

    Por el mismo motivo que te cuento y por más, claro, me pareció exactamente lo mismo de inservible, la huelga general, un día hacemos que nos enfadamos y la día siguiente, todo el mundo lo ha olvidado y a las pruebas me remito.

    Yo me paso la vida diciendo, que los gritos no sirven de nada si no se les da forma y nos guste o no, en nuestro mundo esa forma, es un papel, que recoja denuncias, demandas, miles de denuncias y demandas con una firma al final y un sello registrando su entrada.

    Contra una ley legítima y democráticamente aprobada, sólo valen recursos legales y legítimamente interpuestos por todos aquellos que consideren que esa ley es perjudicial a los intereses de quienes deben acatarla.

    Esa es la única rebelión que al final, aunque sea tarde mal y arrastras cambia las cosas, pero hay que ser muy tenaces y muy valientes para no desistir. Y además, se necesita gente muy entregada y con la capacidad de movilización necesaria para que tirar de los demás y hacer ese trabajo, gris, oscuro y penoso, pero insisto, sólo así se consiguen cambiar las cosas.

    Venga, suerte y ánimo, siempre se está a tiempo...
    ( yo me lo digo toooodos los días para no mandarlo todo a la porra:-) ¿quien va a ser el valiente en hacer de máquina y tirar de los vagones?:-)

    Muchos besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  14. Me pregunto qué habrán entendido esos alumnos de primaria sobre las relaciones en el mundo de los adultos y si están preparados para entenderlas . Si han tratado con sus maestros el mundo de las emociones, habrán recibido pautas sobre cómo gestionarlas y ejercer el derecho a la disensión. No entro en las razones para la protesta, pero sí el modo de hacerlo y delante de quién se hace. En mi opinión es como el niño que asiste a las disputas de sus padres, porque así son sus relaciones y eso es lo que hay. Espero que algún profesor se haya mantenido al margen y haya servido también de pauta de reflexión para sus alumnos.
    Hace muchos años, en el Colegio en que yo impartía clases se planteó una huelga. Siendo tutora de COU me negué a secundarla por razones obvias, se jugaban el curso y la Selectividad. Lo pagaron las ruedas y los cristales de mi coche. Pero al cabo de los años he podido comprobar que en aquellos días les transmití algo más que meros conocimientos de la asignatura. Nada que ver con "conformismo, pasividad y fatalismo".
    Un saludo, querido Joselu, aún desde la divergencia.

    ResponderEliminar
  15. Y es que la alienación quiere invadirlo todo... y lo peor no solo educadores sino madres progenitores nos estamos aborregando... noooooo!! hay que despertar! Mirad esto, no crees tu y tus lectores que merecen toda una protesta como las de tus amigos maestros... Un urra por ellos y por nosotr@s

    http://elblogdelilianacastromorato.blogspot.com/2010/10/nada-como-mama-nada-como-mamar.html

    ResponderEliminar
  16. Bien por esta escuela.
    Tenemos unos políticos de muy poca talla.
    Hace falta empezar a moverse.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Animal de fondo, la democracia que vivimos (o soportamos en muchos aspectos) es formal, y en el fondo todos los conflictos toman como base la forma. En esta protesta desairada de los profesores se saltan los procedimientos habituales (sindicatos, elecciones) y se actúa directamente diciendo al político mediocre de turno lo que se piensa y no se puede expresar de otra manera. Chapeau, pero quiero subrayar lo de "decisión democrática" porque sin ese cuidado de las formas toda democracia es cuestionable. La Ley de Educación aunque no me guste es democrática puesto que fue aprobada en el Parlament, pero eso no significa que sea justa o razonable. Quizás en esas ocasiones sea legítimo saltarse los cauces y gritar, dar nuestro punto de vista al conseller que sólo esperaba recibir incienso en su visita. Y no es fácil romper la barrera del miedo. Por eso aprecio el gesto de mis compañeros de Esparraguera. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. María, cuando yo empecé a trabajar ene este mundo de la educación, creíamos que podríamos cambiar el mundo. Nos sentíamos relevantes. Ello estimulaba nuestro entusiasmo y compromiso. La deriva legislativa que ha tomado la sociedad toda hace que todo haya de ser judicializado, como bien dices y en el fondo hace que la inmensa mayoría desista, tenga miedo y se acobarde. Este gesto de mis compañeros de Esparraguera me enorgullece porque se sale del sistema, es inútil totalmente, pero responde al espíritu con el que entré en esta profesión. Puede que no sirva de nada, así lo juzgó el conseller que se mofó de los profesores ignorándoles. No era el cauce adecuado. Pero ¿cuál es el cauce aduecuado con el sistema de partidos que tenemos montado? Listas cerradas, irresponsabilidad de los políticos, reglas especiales y privilegiadas para ellos. No me parece una democracia muy sana y, aunque sea un desahogo, me sienta fenomenal la actitud de estos compañeros que se saltaron la secuencia de protestas (que conducirían a nada porque la opinión de los ciudadanos es eso: cero absoluto y más la de los docentes que sólo tiene miedo). Por eso me parece genial lo que hicieron aunque no tenga ninguna relevancia. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Isabel, creo que lo que los compañeros de Esparraguera hicieron no desbordó los cauces marcados por la libertad de expresión teniendo en cuenta que a los docentes (al menos aquí en Cataluña) se nos ignora totalmente. Ha habido cartas de directores de centro -sensatas, razonables, argumentadas- que han sido machacadas por la administración cuando señalaban la sensación de olvido, de desprecio, de abandono de que nos sentimos objeto. Todo fue razonable pero la contestación de la administración fue totalmente despectiva. Estos compañeros de Esparraguera tuvieron una unidad de criterio, apostaron por una opción arriesgada y confiaron en su dirección que fue la que llevó la iniciativa. En el ambiente de entreguismo y derrota total que vivo yo, ante las direcciones omnipresentes y la administración que lo puede todo, siento como algo profundamente mío esta protesta ingenua, si se quiere, inocua, y que fue objeto del más olímpico desprecio por parte del conseller. ¿Qué canales hay, dímelo, Isabel? Soy profesor pero me considero administrativamente el último mono, pero cuando entré en esta profesión pensaba que era alguien importante. Quizás sea lo que nos falta. Asumir concienzudamente que somos nada, una pieza administrativa sin ninguna relevancia, o sea cero absoluto, y cuando nos enfrentemos a nuestros alumnos también lo debemos tener claro. Nada. No somos nada. Así lo siento yo, pero no entré en esta profesión hace treinta años. Por eso la acción indolora y consensuada de los compañeros de Esparraguera me parece maravillosa, porque me reintegra con el espíritu y sentido de la profesión que amé. Un abrazo, desde la divergencia.

    ResponderEliminar
  20. Liliana, hay algo que me hace reflexionar sobre nuestra necesidad de ser críticos pero no me lleva a ninguna conclusión clara. ¿Ser críticos en qué sentido? ¿En el sentido de enfrentarnos a la administración, al sistema en cualquiera de sus formas si es abusivo lo que señala? Puede ser, pero entonces, yo, que soy profesor también soy parte del sistema y mis alumnos pueden ponerme en cuestión si no se sienten recompensados en su ineficiencia. Es un problema difícil de resolver el de pensar cuando uno tiene derecho a protestar y en qué modo? No lo tengo claro. Pienso que estos compañeros hicieron muy bien puesto que no tenemos cauces de ningún tipo para opinar que no sean despreciados o ignorados. Me solidarizo con ellos, pero ¿dónde empiezan lo razonable de nuestras críticas? ¿Dónde es pedir lo imposible y lo que no tiene razón de ser? Tengo mis dudas.

    ResponderEliminar
  21. Clares, uno se siente totalmente olvidado por la administración. Entré en esta profesión pensando que mi función era importante. La realidad de muchos años de experiencia, y más en la última década en que nos hemos tenido que acostumbrar a que no significamos demasiado, me ha hecho ser sensible a estas reivindicaciones que cuentan con mi simpatía. Un día tomé conciencia de que yo era un empleado y no un profesor. En esas estamos. Por eso.

    ResponderEliminar
  22. Caperucita azul, es cierto, estamos subsumidos en la crisis total de la autoridad que señaló Vicente Verdú hace años en su artículo "Maestros quemados". No se oye nuestra voz, es cierto, ni la de nadie que necesite tener autoridad. Todo se ha judicializado... Los maestros nos movemos en el terreno inestable de las creencias. Pienso que no somos nada, que no significamos nada, para la administración, para muchos padres y para muchos alumnos. Suerte que tengo alumnas magrebíes que me hacen recuperar la esperanza de ser alguien y mirarme con algún respeto.

    ResponderEliminar
  23. V., disculpa mi tardanza en contestarte. No puedo dejar de estar en espíritu y forma de acuerdo en lo que dices. ¿Quién tiene autoridad para decidir? ¿Para tomar decisiones controvertidas y polémicas? No lo tengo claro. Pienso que cuando pongo en cuestión a mis consellers, como he hecho, a la vez me pongo en cuestión a mí mismo delante de mis alumnos como ha sucedido hoy en un caso que no quiero comentar. La autoridad está quemada, es susceptible de crítica como es este caso. Estos maestros de Esparraguera representan lo mejor de la profesión porque aún la muestran con cierta dignidad. Pero, pero ¿podemos exhibir dignidad en alguna profesión? ¿Quién tiene autoridad en algún sentido? No lo sé. Me identifico con estos profesores. Creo que lo que hicieron estuvo muy bien, pero me siento a la vez partícipe de esa autoridad puesta en cuestión, y entonces siento miedo. No sé por qué el miedo es el mecanismo rector de nuestro tiempo. Creo que en el próximo post hablaré sobre ello. ¿Cómo el miedo se ha adueñado de nuestra sociedad? Me gusta escribir sobre lo que siento sea oportuno o no, pero esta libertad me resarce de otros sinsabores. Un abrazo, V., tu opinión me es muy valiosa.

    ResponderEliminar
  24. Toro sentado, tendríamos que empezar a movernos como hacen en Francia. Siempre me admira este país tan cercano y a la vez tan lejano.

    ResponderEliminar
  25. Mi más sincera admiración hacia estos profesores y profesoras que han sabido plantar cara (físicamente hablando) al representante de esta nueva ley. No creo que sirva para mucho, porque los políticos tienen las espaldas muy anchas, pero es un gesto digno de admirar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Joselu: Me duele lo que manifiestas de la escuela concertada. Según tú, la Ley de Educación "favorece a la escuela concertada en detrimento de la pública". Decirlo así equivale a fomentar el enfrentamiento entre ambas. A los profesores de la concertada nos afectan estas expresiones, aunque tú hagas referencia, sobre todo, al abanico social del alumnado.

    Ningún gobierno se ha planteado la posibilidad de subvencionar a la escuela concertada obligatoria al 100x100 para evitar el cobro de cantidades obligatorias y "voluntarias" que la convierten en escuela elitista. Ahí tendríamos que poner el ÉNFASIS: igualdad de oportunidades para todos los alumnos con derechos y obligaciones comunes. Y también, eL mismo trato para los centros docentes. Esto evitaría que la mayoría del alumnado problemático se ubique en la Pública. (En algún país han resuelto este problema con el "Cheque Escolar", como debes saber)

    Que haya centros públicos y privados con idearios plurales, siempre y cuando sean respetuosos con las leyes que nos hemos dado, no debe asustar a nadie.

    Es injusto generalizar a la hora de hablar de la concertada. Hay variedad de centros y, aunque te sorprenda, te diré que muchos pasan auténticos apuros para ajustar los números.

    Personalmente colaboro con un centro concertado ubicado en el Raval de Barcelona que se ocupa de los alumnos conflictivos que no se han integrado en los IES o que deambulan por las calles, mayoritariamente inmigrantes y gitanos. El centro, aunque fundado por religiosos, no da ningún tipo de formación cristiana. El objetivo es poner los medios para que estén escolarizados, obtengan el Graduado y aprendan un oficio. El curso pasado estrenamos barracones y no sabes lo contentos que estamos. ¿Te imaginarás dónde estábamos antes? Los talleres están ubicados en unos espacios que viene cediendo una parroquia de este barrio, al que no pocos llaman "Ravalquistán"...

    El conseller Maragall acostumbra a visitar este centro porque es consciente de la labor que presta a los institutos del entorno. Las personas, como tantas cosas, no son blanca o negras...Hay matices

    Sé que este centro es la excepción, pero también hay otros más convencionales que nada tienen que ver con los que se ubican en la Bonanova.

    En algún comentario he observado cierta sorna al hablar de los uniformes de los centros concertados. Que yo sepa, son mayoritariamente de monjas, pero hay estudios que confirman que algunas variedades de uniforme resultan más económicos que la ropa convencional y, más aún, si es de marca. Hay argumentos sobrados para defender los pros y los contras de este asunto. En la América Latina acostumbran a llevar uniformes en casi todos los centros escolares, incluida Cuba...

    Podría seguir largo y tendido sobre este asunto, pero no quiero cansarte.

    Vuelvo a felicitarte por el interés que sabes suscitar con tus interesantes entradas.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  27. Luis Antonio, en algún momento he sostenido que no toda la privada concertada es igual, previendo que se puedan aducir casos como el que tú señalas en el Raval. ¡Chapeau en ese caso! Pero reconoces que buena parte de la privada concertada cobra cantidades obligatorias y "voluntarias", lo que establece un filtro claro. Hay muchos centros meritorios, pero sabes que la clase media busca no sólo en la Bonanova, sino también en el Eixample y en algunos barrios el clima que se presupone sereno de la enseñanza concertada frente al problemático de la pública. Este es el principal reclamo de la privada concertada, y no sé si los propietarios de tantas y tantas escuelas (ordenes, patronatos...)preferirían recibir equitativamente el alumnado difícil o es mejor opción que los padres paguen una parte (moderada) pero que establezca un filtro social. Y éste es el principal atractivo de la privada (y esto lo sabes): la selección de alumnado. Y es la espada de Damocles de la pública que no puede hacerlo bajo ningún criterio. Reconozco que puede haber escuelas contra la exclusión social como la que citas y nuevamente lo reconozco y considero, pero seguramente es una pequeña parcela dentro de un negocio ideológico y económico que debe ser bastante rentable.

    El uniforme pienso que tiene la función de marcar una distinción social, más que una voluntad económica. Sé que no es así en países del tercer mundo o en Latinoamérica, pero en estas circunstancias españolas creo que está claro que da prestancia y clase a los alumnos de una escuela.

    Hay muchos países en que el 90 o 95 por ciento de la escuela es pública y no se entiende lo de la privada. Bueno, la privada pura sí, pero no esa fórmula, fruto del concordato, de los conciertos.

    Un cordial saludo, y más desde la divergencia, el estado más natural de los seres humanos.

    ResponderEliminar
  28. Nunca es comodo (no me funcionan los acentos)ir contra corriente, pero necesito seguir expresando mi opinion. Abandone la profesion cuando esta me abandono a mi al cerrarse el Colegio en que impartia clase. Desde entonces -va para catorce años- descubri una nueva vocacion, la de educadora en casa de acogida, nueve plazas para adolescentes tutelados por los Servicios Sociales de la Comunidad. Llevo personalmente todo lo referente al ambito escolar, trabajo en comunicacion bien estrecha con los profesores y tutores de los Institutos a los que acuden los chavales. Porcentaje de aprobados en junio, con frecuencia cien por cien o proximo, chavales en ESO y Bachillerato. A lo largo de estos años, varios de ellos han culminado estudios universitarios. En encuentros con mis colegas educadores observo el mismo malestar que aqui veo expresado, se quejan entre otras cosas del tipo de seguimiento que hacen los profesores. Hablando sin embargo con estos, sus reflexiones van por el tipo de seguimiento que se hace a los chavales por parte de los educadores. Personalmente solo tengo palabras de agradecimiento hacia el profesorado, por como corresponde a mi interes por los estudios de los chicos y que revierte en su beneficio. Como puedes pensar, Joselu, "que somos nada, una pieza administrativa sin ninguna relevancia, o sea cero absoluto, y cuando nos enfrentemos a nuestros alumnos tambien lo debemos tener claro". Tu eres MUCHO para tus alumnos y hasta TODO para algunos, aquellos que se encuentran desamparados en el mundo de los adultos. Y estoy segura de que asi lo vives, por eso no entiendo este derrotismo. La autoridad ¡ah la autoridad!, ¿alguien puede investir a otro de autoridad?. Lo dudo, surge del respeto y no dudo de que tu tienes el de tus alumnos.
    A veces te traigo y te llevo en mi pensamiento, como a proposito de este post. Leyendo otros deduciria que te mueves en un cierto margen de libertad a la hora de planificar el curso.
    En fin, que como no entiendo casi nada, dudo que aporte tampoco algo con mis palabras, que envio igualmente, necesitaban ser dichas.

    ResponderEliminar
  29. Isabel, tienes razón, he acentuado la parte de abandono de que nos sentimos objeto y he proyectado sobre mis alumnos ese malestar. Y no es totalmente así, creo que he redactado por intensificación de mi desconsuelo en algunos momentos. Claro que somos importantes para algunos de nuestros alumnos. Tengo alumnas bereberes que son trabajadoras, tenaces y diligentes a pesar de sus dificultades lingüísticas enormes en los primeros años. Hay alumnos que te ven como irremplazable. Esto es cierto. Me disculpo del tono de mi anterior respuesta. Pero no deja de ser cierta la sensación que tenemos de ser una pieza administrativa que no tiene el respeto y consideración de la administración, es mirada con sospecha muchas veces por los padres y también algunos alumnos oriundos de esta tierra tienen mucho peores modos que los llegados. He visto en la evolución de mis treinta años de profesión un cambio enorme en este sentido. Quizás lo que nos ha enseñado esta transformación es humildad, y a ponderar adecuadamente la importancia de ser profesor aunque hoy no sea una figura central como lo fue en otro tiempo. Pero supongo que a esto, más o menos, todos nos hemos de acostumbrar. Uno es una extraño mezcla de pensamientos, tendencias y contradicciones.

    ResponderEliminar
  30. Lo apuntas tú mismo en uno de tus comentarios: Es evidente que alguno de los promotores de la idea es francés.

    ResponderEliminar
  31. Fantástico, envidable, con el coraje suficiente como para afrontarlo, conducirlo con estilo y más tarde darle bombo mediático. Lo veo una inciativa increíble. En cierto modo, yo mismo (en una comunidad lo suficientemente cohesionada) haría bandera de ese malestar positivo en mi escuela. Sé que el malestar es compartido y que esto da cobijo y calor a los que se sienten, en estos tiempos de zozobra moral y de abandono, incomodados. Yo, uno. No siempre, no todos los días, no con la profesión, pero sí con los que administran...

    ResponderEliminar
  32. Admiración y aplausos a esos valientes profesores y rechazo a un "conseller de educación" imbecil y prepotente. Lola

    ResponderEliminar
  33. The Moon
    shines
    on a cat

    Meow

    As a native Swede, I am particularly proud of my love poetry suite Sonnets for Katie.

    My Poems

    My wallpaper art Babes!

    Sexuality introduces Death to Being; and indeed Life simultaneously. This is the profound Myth of the Eden. The work of the Serpent. Bringing us out of "blessed" Standstill. So, in contrast to the mindless pietism of vulgar Christianity, my personal "Christo-Satanism" should be given serious thought by the Enlightened Few, the Pneumatics, the 1% Outlaws. The Light Bringer must be rehabilitated, beacause if not, the All of it simply doesn't make sense: true Catholicism is necessarily Meta Catholicism.

    My philosophy

    Arthur Rimbaud, Max Jacob, Saint-John Perse, René Char, Henri Michaux, Roger Kowalski, Peter Ingestad...

    LE FRUIT DU CIEL

    Un orage nocturne illmuna maintenant l'Amazonie, franchis les Andes, envoya des jeux de cartes gigantesques et frappantes en bas à la Pampa –

    Puis: petit déjeuner à melon; café fumant!

    À la bague du cigare tu lis, étonné: GÉOGRAPHIE.

    My prosepoetry in French:

    Poétudes

    Schwarzes Birne!
    Aufforderung zur Erotik.

    My poetry in German:

    Fremde Gedichte


    Casualidad sopla la sangre
    de alguno señor desconocido
    durante los pocos restantes
    momentos del resplandor de faroles

    que se vislumbran tras el follaje
    flameando de las obsesiónes
    igual efimero como gotas
    del cinzano de la soledad –

    En aquel tiempo me levanta
    dentro uno incidente avejentado
    que en seguida palidece
    al camouflaje de abstraccion;

    chica, nadie conoce que tus grisos
    ojos significan aún; con todo
    el sueño que hube evacuado
    tu escudriñas nuevamente.

    Mi poesía aproximadamente española

    And: reciprocity: for mutual benefit, you will do me a favor promoting your own blog on mine!

    The best way to do it is lining up as a Follower, since then your icon will advertise you indefinitely, and I will follow you in return. Let's forge a mighty alliance of synergy and common interest.

    Yours,

    - Peter Ingestad, Sweden

    ResponderEliminar
  34. Mucha fuerza des de El Baix es mou!!
    A ver si estamos comunicadow!!!

    http://elbaixesmou.blogspot.com

    ResponderEliminar
  35. Dejo (por si a alguien le interesa y eso), la cutreducción del post (de este blog) que te comentaba arriba que había leído al respecto de algunas tele series:

    ---------------------------

    Si usted ve la televisión en horario de máxima audiencia, lo más probable es que pueda ver al menos una serie que trate sobre crímenes. La mayoría de nosotros lo hace. Año tras año, las series más populares de la televisión versan sobre ellos: CSI, Ley y Orden, Cold Case, The Closer, y todos los otros spin-offs (?) y redifusiones ad nauseam.

    Lamentablemente para la audiencia, un estudio reciente de la Universidad de Purdue sugiere que cuanto más cebamos este anhelo de dramas, más distorsionados son nuestros puntos de vista sobre el sistema de justicia penal y los índices de delincuencia en general.

    Glenn Sparks, un profesor de comunicación que estudia los efectos de los medios de comunicación, junto a Susan Huelsing Sarapin, una estudiante de doctorado en comunicación, han llevado a cabo 103 encuestas entre adultos acerca del visionado de series de crimen, en relación con a su percepción de la delincuencia y el sistema judicial. Su investigación fue presentada en octubre en la Conferencia Internacional del Delito, Medios de Comunicación y Estudios de Cultura Popular: A través de la educación disciplinaria, en la Universidad del Estado de Indiana.

    "Muchas personas mueren como resultado de haber sido asesinadas en este tipo de series, y encontramos que las personas habituadas a verlas, estiman que los crímenes graves vistos en las series de TV son alrededor de dos veces y media más frecuentes de lo que lo son en realidad -en la vida real-", dice Sarapin. "Las percepciones también se distorsionaron con respecto al número de otros crímenes serios. Los televidentes asiduos, frecuentemente sobreestiman la frecuencia de los crímenes en el mundo real."
    .../...

    ResponderEliminar
  36. Estos espectadores, muestran también un mal cálculo en el número de agentes de policía y abogados en la fuerza de trabajo total. Abogados y agentes de policía cada uno representan menos del 1 por ciento de la fuerza de trabajo (a la hora de resolver un crimen, supongo que será, esto no lo entiendo muy bien, pero wueno), pero los encuestados estiman estiman este porcentaje en más de 16 por ciento y 18 por ciento, respectivamente.

    El estudio también vincula la audiencia asidua de estos programas con el "síndrome de la ruindad mundial" - la creencia de que el mundo es más peligroso de lo que realmente es. Investigaciones previas realizadas por medios de comunicación asociados, relacionan este síndrome de paranoia con la victimización inminente. Citando a Gerbner:

    Nuestros estudios han demostrado que el crecimiento desde la infancia con esta dieta sin precedentes de violencia [televisiva] tiene tres consecuencias, que, en combinación, yo llamo el "síndrome de la ruindad mundial." Lo que esto significa es que si tú estás creciendo en un hogar donde hay más de tres horas de televisión al día, a todos los efectos prácticos asumirás que vivimos en un mundo más malo - y actuarás en consecuencia - que tu vecino de al lado que vive en el mismo mundo, pero ve menos la televisión. La programación refuerza el peor de los miedos y temores y la paranoia de la gente.
    El presente estudio es especialmente interesante a la luz de las estadísticas recientes(*) sobre la percepción pública de la delincuencia.

    (*) Disminución de los índices de delincuencia a lo largo de la década de 1990, que se han mantenido estables dentro de la última década.

    Sin embargo, entre 52% y 89% de los estadounidenses todos los años desde 1990 han pensado contrariamente, que la delincuencia va en aumento.

    ---------------------------

    Mañana vuelvo a tu entrada, que ahora me estoy quedando dormida -de ahí en parte la traducción cutre, pero vaya, que creo que se entenderá más o menos-.

    Saaaalud.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...