Páginas vistas desde Diciembre de 2005

jueves, 13 de mayo de 2010

Desafío


Tengo miedo.

El mundo conocido se viene abajo.

Es el fin de un ciclo.

Me siento como un comediante

en un carromato de El séptimo sello

o en el de Gelsomina y Zampanó

en La Strada.

Esto se viene abajo,

pero quedarán los comediantes

para dar cuenta de los sueños

no realizados.

Empiezo a vislumbrar luces entre las sombras.

Este mundo se estremece entre temblores.

Desnudo camino en el río

y siento el frescor de la mañana.

Todo comienza en cualquier momento.

El mundo se abre a perspectivas nuevas.

Nada del pasado nos vale.

Hemos de idear un nuevo modo de estar aquí.

Maldigamos la nostalgia.

El mundo del pasado ha muerto.

Sólo queda el presente y el futuro que se abre incierto.

Pero hemos de estar a la altura del desafío.

Nuestros espíritus deben ser ágiles

y generosos para entender el enigma.

La historia se conmueve

y yo desde mi lugar privilegiado

me doy cuenta de que hay que cambiar.

Todo ha de cambiar.

No nos sirve el pasado.

Las manos abiertas, el corazón latiendo.

Buscando una nueva era.

21 comentarios :

  1. muy inspirador tu post. Luz y optimismo por encima de las circunstancias. Disposición y deseo..capacidad y entereza... el desafio es enorme pero el amor hacia los hijos una bella motivacion. Mis saludos y respetos.

    ResponderEliminar
  2. Ah, los cómicos. Me viene del recuerdo "El viaje a ninguna parte", esa novela-película de Fernán Gómez, con unos pobres seres que se arrastran sin saber adónde, que habla de pasado y de futuro, un futuro inexistente que hay que inventar para comer...

    Tu pesimismo no oculta tus ganas de ser, como tampoco las mías, quieres cambiar pero al mismo tiempo declaras la imposibilidad. Y al final, ¿qué queda? Que otro mundo es posible...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hoy, JOSELU.


    Mucha gente contigo, aquí y fuera de aquí, tiene miedo y siente como tú, que el mundo conocido se viene abajo. Pero no se sienten comediantes de Fellini, como en tu precioso poema, se sienten, personajes dramáticos de una obra, con inminente e inevitable final trágico, eso es lo que tristemente, me parece percibir a mi.

    Parece como si un halo de pesimismo, resignación y rabia contenida, lo haya invadido todo.
    Ahogando los gritos de rabia ante las injusticias y escuchándose solo, gimoteos y suspiros apesadumbrados.

    Al menos tú, vislumbras luz entre las sombras, entiendes que las cosas cambian y que si hacemos el esfuerzo de adaptarnos a ese cambio, hay esperanza y tendremos en frente una nueva era por descubrir.

    Yo confío en que la humanidad siempre ha sobrevivido a pesar de los pesares y que el instinto de supervivencia del hombre es más fuerte que todo y hará, como siempre ha ocurrido, que se adapte y salga adelante.

    Los periodos de cambio asustan porque lo desconocido genera incertidumbre, son duros, pero siempre se ha salido de ellos. La mejor prueba de que existe esa esperanza, que tú ves y en la que yo también creo, es que a lo largo de la historia a una época de oscuridad, siempre le ha seguido una de luz.

    Siempre ha sido así.
    ¿ Por qué no va a suceder, una vez más?


    Muchos besos, esperanzados y feliz finde.

    ResponderEliminar
  4. Sentirse es 'serse', es estar siendo lo mismo y otra cosa, no parar hasta encontrar nada, mientras no tiemblan las piernas. Si no existe el pasado no existe el futuro. No existimos nosotros.

    ResponderEliminar
  5. Desafío... mmm... me gusta esa palabra. No lo había pensado tal cual, pero me gusta esa perspectiva, síp...

    ...

    Muchos besos y buen finde, Joselu.

    ResponderEliminar
  6. Amen. Yo si creo que algo cambia, que el futuro no tendrá nada que ver con el presente y tampoco acaso con el pasado. Creo, como tú crees, que estamos al final de un ciclo. Será en Diciembre del 2012? Puede ser que en esa fecha ocurra lo que todos estamos esperando: un cambio en la manera de vivir de la humanidad. Mas justicia,más amor.... Es esto una utopía?
    Un beso Lola

    ResponderEliminar
  7. ¿Y cómo afrontamos ese desafío? ¿Cómo abrimos ventanas a la esperanza? Si parece que todo empeora por momentos. ¿O es qué quizá tenemos que tocar fondo?

    Un saludo Joselu, como siempre, un placer :)

    ResponderEliminar
  8. Mari Carmen, ¿cómo afrontar ese desafío? ¿cómo abrir ventanas a la esperanza? Estamos todos en lo mismo. Nuestro desafío es intentar descubrir respuestas a esas preguntas. El hecho de formularlas ya es enormemente importante. Ojalá todos o muchos se las hicieran. Yo pecaría de petulante si intentara responder a eso. Pero me temo que efectivamente estamos al borde de una gran depresión, y de ellas ha salido lo mejor del espíritu humano aunque también lo peor. De las crisis profundas surgen necesidades nuevas... Hemos vivido bastantes años en la higuera aprovechando el bienestar que disfrutábamos, pero la sociedad se había hecho frívola e insustancial. Quizás vuelva la necesidad de pensar, de crear, y no sólo de consumir. Toda crisis es dolorosa, eso no nos lo quita nadie, pero deseo, espero, ansío que se abran ventanas nuevas. El mundo se había hecho irrespirable. Tenemos un mundo en pedazos y todavía no existe el nuevo. ¿Seremos capaces de crearlo? Primero hay que salir de las nubes, pero no sé mucho más. A la fuerza ahorcan. Un placer, debatir contigo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. La vida se ha convertido en un desafío. Los comediantes tienen la palabra porque sólo ellos son capaces de acometer una farsa con todas las de la ley. Los demás hemos de ver la función desde nuestras vidas. Me uno a tu desafío. Subamos al escenario. Actuemos en este teatro. Busquemos un personaje e interpretemos su vida. Vivamos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Si..hay que cambiar.. pero desde dentro. Cambiar la conciencia. No sirbe cambiar el envoltorio, sin renovar lo que hay dentro. Los tiempos avanzan hacia la transformación de todo. Los excesos inconscientes nos están llevado a la destrucción. Hay que dar un salto enorme hacia la transformación. Sé que la expectación es mucha y la incertidumbre más.
    Es la solución. Fuerza y Luz para ello, con dosis de mucho amor.

    TE dejo un abrazo silencioso impregnado con aroma de manzana,

    Naia

    ResponderEliminar
  11. Quizá seamos unos privilegiados por vivir este momento histórico, sólo hay que cambiar la perspectiva con la que se contemplan los hechos. El hombre se crece en la adversidad. Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  12. Joselu, amo la primera linea de tu poema: Tengo miedo.

    Joselu, yo tambien tengo arto miedo, me duele ver a los jovencitos perdiendo su derecho a vivir una ninez, estudiantes renunciando al estudio, los antivalores invadiendo los recintos familiares,etc.

    Ya nada o casi nada queda, solo hay una insensibilidad que destruye hasta a nuestro planeta.

    La ignorancia es premiada por la maquinaria de hacer dinero.

    Que es lo nuevo? Donde esta la respuesta para este momento?

    no lo se... pero me siento muy apenada de ser parte de una familia humana que crea dinero, guerras y destruye lo fundanmental en la vida.

    Sin embargo trato de rodearme de verdaderos amigos, trato de hacer lo mejor -dentro de mis posibilidades- cada dia.. y cada dia veo que hay un ejercito de personas alrededor del mundo que contribuyen a crear un mundo mejor, mas justo para todos.

    La rueda de la vida continua girando y hay esperanza cada dia!

    ResponderEliminar
  13. Silvia, gracias por tu comentario lleno de emoción y esperanza.

    ResponderEliminar
  14. Muy pesimista te veo, Joselu. Yo también sentí mucho miedo en épocas pasadas, inseguridad, dudas... Es bueno hacerse preguntas, pero hay que buscar las respuestas. Algunas situaciones propician la introspección, como parece ser tu caso. La situación actual no es nada halagüeña, pero es que nos hemos acostumbrado a que nos den las soluciones hechas y nos hemos olvidado de la lucha personal. Hay quienes necesitan mucha ayuda, es cierto, pero también lo es que muchos ni siquiera la piden ni la aceptan. Los afectos verdaderos son el mejor asidero en épocas de zozobra. Lo peor, con ser malo, no es la situación económica. No veo cambios de mentalidad, aumenta la intolerancia y la mala sangre, la mala educación generalizada, el egoísmo, la injusticia... Parece que el mundo está patas arriba. Y, sin embargo, sigo creyendo en las buenas personas, porque las hay, y confío en un mañana mejor, aunque quizá haya que esperar hasta pasado, o al otro, o quién sabe cuándo...
    No te desanimes. Un fuerte abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  15. No sé dónde está la solución, pero el catastrofismo aún agrava más los problemas. Tampoco creo que cualquier tiempo pasado fuese mejor...

    Los fracasos suelen ser muy didácticos. El mundo está en crisis, ¿cuándo no lo estuvo? Pero es importante no perder la calma y seguir, como siempre, pensando en un futuro mejor.

    La vida es fascianante, pero a veces no llevamos la graduación adecuada en nuestra gafas.

    El tiempo y el silencio curan muchos males.

    A veces va bien hablar de los propios males, es un consuelo.

    ResponderEliminar
  16. Yolanda, no pienso que leídas estas líneas se extraiga un mensaje pesimista sino más bien de aceptación del desafío del presente ante el que hemos de estar a la altura. Es cierto que el mundo está cambiando ¿cuándo no lo ha hecho?, pero los cambios por primera vez pueden llevarnos a algo irremediable. Tenemos demasiada energía que podemos utilizar mal. Crecer indefinidamente nos lleva a agotar nuestros recursos. La crisis es desigual para todos. A nosotros todavía nos coge con un manto protector (estamos en Europa)pero buena parte del mundo se encuentra aterida. Creo que es bueno saber qué mundo estamos creando y ser conscientes de las contradicciones del mismo. No, no había un mensaje pesimista cuando lo escribí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Luis Antonio, ¿crees catastrofistas mis reflexiones mal pergeñadas? Mal he debido expresarme, del mismo modo que coincido contigo en que la vida es fascinante. No me cabe ninguna duda. No, no había un mensaje negativo. Léelo de nuevo, por favor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. No sé si tu texto rezuma pesimismo, miedo, inseguridad, temor o esperanza... pero yo, al menos, sí percibo una necesidad imperiosa de cambio, de renacer, de resucitar... o ¿también es una lectura equivocada?

    ResponderEliminar
  19. Marcos, no, no es una lectura equivocada. Creo que se trata de eso precisamente. Gracias.

    ResponderEliminar
  20. Nada del pasado nos vale...
    Tan solo nos queda algo que hacer con el pasado...pegarle fuego, purificarlo todo y empezar de nuevo.
    Nuevo presente, nuevo futuro y...los mismos errones de siempre...Tal vez deberíamos de guardarnos los errores del pasado...¿que utilidad puede tener repetirlos?

    ResponderEliminar
  21. A lo mejor el "catastrofismo" estaba en mi mirada...Sin duda lo que se sueña acostumbra a ser mejor que lo que se tiene...

    Saludos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...