Páginas vistas desde Diciembre de 2005

lunes, 22 de febrero de 2010

La fascinación del islam

En un viaje a Indonesia durante todo el verano de 1986, conocí en Malasia a una intrépida arqueóloga italiana que trabajaba varios meses al año en el Irak de antes de las guerras del Golfo. Tuvimos ocasión de conocernos y hablar sobre su trabajo en el mundo musulmán hacia el que se sentía profundamente atraída. Le seducía –a ella mujer intelectual, libre e independiente- convertirse en la segunda mujer de un beduino, vivir en su jaima e ir conquistando poco a poco su amor para terminar siendo la preferida. Afirmaba que una mujer tiene que tener la libertad de decidir si quiere ser dominada por un hombre. Y a ella le atraía serlo, al menos como imagen erótica en medio de la desnudez del desierto. Este punto de vista me sorprendía y llenaba de confusión en aquel contexto islámico en que estábamos y en el que éramos despertados de madrugada por la voz del muecín, recitando suras del Corán. Y lo cierto es que ese canto armónico a las cuatro de la mañana tenía, en medio del sueño, una extraordinaria fuerza magnética. Tanto es así que en nuestras conversaciones, aquella mujer y yo, fantaseábamos sobre la posibilidad de convertirnos al islam. Me explicaba F. que el acto era sencillo. Sólo había que aceptar delante de un imán que el único dios es Alá y que Mahoma es su profeta. Es la única verdad revelada que hay que saber y es la columna central del islam. El hombre somete su racionalidad ante la omnipotencia de dios y todo cuanto acontece lo hace según su voluntad. En cierto sentido este sometimiento al poder de dios calma la incertidumbre del ser humano, sus dudas agónicas acerca del sentido de la vida y el ansia de perduración en un más allá. El islam es radicalmente simple, no tiene la complicación teológica del cristianismo acerca del sentido de la Trinidad en ese galimatías de tres dioses que son uno solo. Esta concepción, igual que el culto a la Virgen o a los santos, es considerado como politeísta por parte del islam.

En mis años juveniles de lucha política en que pensaba que el mundo se podía transformar en virtud de nuestros deseos de alcanzar una sociedad justa en que seríamos profundamente felices, leí algunos libros de un teórico marxista francés al que no sé si conocerán. Se llama Roger Garaudy. La lectura en 1975 de su obra La alternativa me hizo casi estremecerme de emoción cuando reflexionaba sobre la posibilidad de la revolución que se estimaba como necesaria e inevitable. Sólo teníamos que empujar la historia hacia ella. Entré en la militancia política tras la lectura de esta obra entre la revolución y el idealismo. Pero cuál no fue mi sorpresa cuando años después me enteré de que Roger Garaudy, al que escuché en persona en estado de arrobo en un colegio Mayor de Zaragoza, se había convertido al islam tras pasar por el estalinismo más ortodoxo, el cristianismo y la denuncia posterior de la represión soviética. Su nuevo nombre musulmán era Ragaa. Terminó defendiendo tesis negacionistas del holocausto por lo que fue condenado en su país, Francia, se estableció en Córdoba tras casarse con la mujer palestina Salma Farouqui, y fundó la asociación cultural de las Tres culturas. Su evolución no es totalmente caótica, pues él ha defendido siempre que se considera antirracista, internacionalista y socialista. En este tiempo ha combatido la política sionista y represiva del estado de Israel e incluso ha negado la realidad del Holocausto al que califica de gran mito interesado.

La transformación de Garaudy me lleva a pensar en la fascinación que ejerce el islam sobre cierto pensamiento de la izquierda internacionalista y revolucionaria que tiene como eje la denuncia del sionismo y el capitalismo judío. Recientemente en Francia se ha presentado como candidata por la lista del NPA (Nuevo Partido Anticapitalista) una mujer de 23 años, estudiante de gestión de empresas, llamada Ilham Moussaïd. Nada tendría de especial si no concurriera un hecho que ha levantado una fuerte polémica. Ilham se presenta a las elecciones de un partido heredero del troskismo ataviada con velo, reivindicando su uso como elemento de libertad de la mujer y defendiendo a la vez el feminismo, los derechos de los homosexuales, el aborto y tesis abiertamente anticapitalistas y revolucionarias.

Hay pocos debates abiertos en Europa tan candentes como el del papel que representa el islam en nuestro marco cultural y político. Algunos lo miramos desde una postura crítica que ve con aprensión la sumisión de la mujer en el mundo islámico (aunque según aquella arqueóloga italiana la mujer puede elegir dicha sumisión) y la amenaza a las libertades que sugieren las noticias sobre los ataques de imanes a mujeres musulmanas que reivindican quitarse el velo e integrarse en el contexto de libertades de la mujer en el mundo occidental. Y aquí nos encontramos de nuevo con la ambivalencia de la izquierda como es el caso de la alcaldesa de Cunit (Tarragona) que no ha defendido a una trabajadora social del ayuntamiento –Fatima Ghaliam- que trabaja como mediadora cultural y que había sido condenada por un imán radical por no llevar velo, vestir vaqueros, conducir y comportarse como una mujer occidental. La alcaldesa socialista le instó a retirar la denuncia contra el acoso al que estaba sometida en aras de la convivencia dándole totalmente la espalda a su reivindicación de la libertad.

En Dinamarca, el autor de las viñetas sobre Mahoma, Kurt Westergaard, que le llevaron a ser condenado a muerte, vive protegido permanentemente por la policía y ha sido objeto de intentos de atentado. La izquierda partidaria de la tolerancia y la multiculturalidad le acusa abiertamente de provocar e inmiscuirse en temas sensibles que no deberían ser tocados. La libertad de expresión existe pero siempre que no roce al islam ante el que se siente una mezcla de pánico y fascinación que es difícil de dilucidar.

Afortunadamente en aquel verano de 1986 no me convertí al islam, pero me permitió ser consciente de su poder de atracción sobre cierto progresismo al que he llegado a no entender en absoluto.

47 comentarios :

  1. "pero me permitió ser consciente de su poder de atracción sobre cierto progresismo al que he llegado a no entender en absoluto"

    Así debe ser como se avanza, no entendiendo.

    Me gusta mucho lo que dices de la simplicidad teológica, pero no se si es esa la razón de su atractivo.

    Algo hay que impulsa a muchas personas a dejar colectivamente la razón a un lado. Es un sentimiento que va y viene, y sus consecuencias suelen ser funestas.

    ResponderEliminar
  2. Choques entre religiones siempre ha habido. Cierto que ahora la batalla parece menos cruenta (mueren menos personas, aunque siguen los numerosos muertos), pero no deja de ser una continuación de la eterna guerra religiosa.

    Decir que las religiones son alienantes de poco vale para quienes ven en ellas una salvación. Los humanos se dividen entre los proclives a creer y los no. Algo que no tiene solución a corto plazo.

    Sobre la libertad de elegir a ser sometido o no, también está la libertad de saltar por un puente o de ponerse a disparar a un multitud. No pienso que las mujeres, en general, hayan sido muy libres para elegir y si por seducción alguien le atrae creer en el Islam, cuántas mujeres por sometimiento no querrán salir del mismo.

    En cuanto a las contradicciones que mencionas parecen excepciones que no tienen que ver con muchas personas que han apostado por los mismos presupuestos que ellos y no han terminado así. Tú eres un ejemplo.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, Joselu.

    Esto mismo que explicas lo dice con frecuencia un amigo mío, habitante de países musulmanes desde hace más de diez años. Su simplicidad atrae a las masas y parece progre no defender la propia identidad cultural.

    Yo creo, simplemente, que es miedo por la historia arrastrada y ganas de posicionarse contra un concepto marchito de Iglesia Católica. A estos progres defensores de todo menos del respeto al que tienen al lado les receto siempre un poco de jarabe cultural y un algo de estudio...

    ResponderEliminar
  4. Permíteme que disienta amigablemente de tus tesis, basadas en unos cuantos casos particulares. La fantasía es muy grande, y nos permite ponernos en lugares muy atrevidos sin tener que sufrir las consecuencias. Estoy segura de que aquella arqueóloga no realizó su fantasía; sus palabras acercad de la posibilidad de elección no eran sino la justificación de sus fantasías, las cuales a veces confundimos con nuestros verdaderos intereses o tendencias. Por otra parte, es cierto, que cada cual, sea hombre o mujer, puede elegir lo que quiera, incluso en detrimento de sí mismo, pero eso no es ninguna justificación ideológica, sino simplemente un no saber qué se quiere o no tener claras algunas cosas. A veces las mujeres nos hacemos partícipes de cierta ideología dominante, que por otra parte no es más que fantasía masculina, como que la mujer más libre desea ser sometida o al menos se pretende la capacidad de elegirlo. Te aseguro que le hubiera bastado hacer de Scherezade una noche para salir corriendo, si es que para entonces podía. Además de muchas ruinas, tu amiga había visto muchas películas, y quizás había leído muchos cuentos, por cierto, escritos por hombres.
    Respecto a la simpleza teológica del Islam, creo que también te equivocas, nos equivocamos los occidentales cristianos, y los más cultos precisamente, ignorando que hay sectas, ramas, interpretaciones de la más variada índole, y la misma complejidad que cualquier religión monoteísta. Tienen santos y adoran lugares, la virgen María no es objeto de adoración, pero sí de veneración, como Lalla Meriem, y Cristo es Isha, uno de los profetas respetados y venerados. Tienen sus ramas místicas, como los sufies, y muchas más cosas que serían largas de explicar. Hay un islam simple para el pueblo, como hay un cristianismo simple para el pueblo, y un islam complejo para los ilustrados, del mismo modo que nuestro cristianismo tiene esas variables.
    Que alguna persona de izquierdas se convierta al islam no significa que toda o casi toda la izquierda esté bajo el embrujo del imán, faltaba más. También hay ejemplos de súbitas conversiones al catolicismo o a lo que sea, y eso no generaliza a toda clase: es como si dijeras que los cantantes norteamericanos están bajo la fascinación del islam porque Cat Steven se convirtió, o bajo la del catolicismo por Bob Dylan.
    Lo de la concejala lo entiendo como una difícil decisión en la fina linea que separa las actitudes de tolerancia de un pro-islamismo; hay gente que no lo tiene claro, desde luego, y cree hacer lo más sensato para la convivencia presionando. O bien en el fondo es algo racista o islamofoba y considera que la "otra" puede ceder en sus derechos en pro de la convivencia; al fin y al cabo es una musulmana. Me parece un caso de poco sentido, sencillamente, pero uno más de los muchos que vemos en nuestros políticos.
    Te puedo asegurar que soy una persona de izquierdas, que estoy rodeada de personas de mi misma tendencia, y que ninguna está fascinada por el islam. En todo caso, interesada por saber, y siempre con actitudes tolerantes, cuyo único límite son los derechos humanos.

    ResponderEliminar
  5. Yo siempre he pensado o he entendido a través de lo que he leido, que Buda, Mahoma y Jesús , podrían ser la misma persona, los tres buscan la felicidad y la salvación del hombre, partiendo de la búsqueda de uno mismo dejando a un lado lo tangible.
    Es decir totalmente lo contrario a lo que entendemos ahora por religión, que bien podría ser un sinónimo de política.
    A

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué fatiga intelectual provoca hablar sobre la pobreza de espíritu que es la religión! ¡Qué descanso el de mis hijos, para quienes la religión es "ese algo incomprensible" por el que algunas personas están dispuestas a matar o a morir! ¡Ojalá puedan vivir siempre en un estado laico en el que la religión sea algo estrictamente privado!

    ResponderEliminar
  7. Creo que usted generaliza, llegando a conclusiones que se apoyan en experiencias concretas, y en modo alguno extensibles a lo que llama "progresismo". Confundir el rechazo de la izquierda a la política genocida de Israel con la presunta fascinación que pudiera provocar el burka o la situación marginal de la mujer en el mundo islámico es mezclar las cosas, con enorme falta de rigor, con un exceso de simplificación asombroso y utilizando casos aislados para convertirlos en categorías absolutas. Cuidado con los sofismas que hace tiempo quedaron desbaratados por la lógica y el sentido común.

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que el autor quiso decir que "algunas personas" están fascinadas por este tema, no que sea algo generalizado, como es evidente.

    ResponderEliminar
  9. Hay mujeres que les excita ser dominadas, pero esta dominación solo debe aplicarse al terreno sexual. Lo del macho dominante atrae a las mujeres, yo creo que a la gran mayoría, en el mismísimo acto sexual y casi a punto del orgasmo. Después de eso, si ya te tocan tus libertades y te sigue gustando, yo lo llamaría masoquismo puro.
    A mí me atrae más el budismo que el islamismo pero seguramente si pasara una temporada en un pais islamista puro, también me atraería,y si pasara una temporada en el desierto viviendo con los tuaregs, pues también.Pero como mejor estoy es sin pertenecer a ninguna religión. Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
  10. Jamás he conseguido que llegue a fascinarme una religión, circunstancia que unas veces puedo sentir como una suerte, y otras como una cruz. Al contrario de lo que afirma Frikosal que les ocurre a algunas personas (individual o colectivamente), me resulta imposible dejar la razón a un lado, ni pretendiéndolo.
    Lo más fascinante de ser tocado por la fe en cualquiera de las religiones debe ser estar seguro de que todo tiene un sentido, una razón, y que se forma parte de un 'plan' que no empieza y acaba con uno mismo.

    Los que no estamos en ese grupo, andamos siempre al acecho de algo fascinante a lo que echar mano, aunque no sea trascendente ni eterno.
    Un saludo, Joselu.

    ResponderEliminar
  11. No, Frikosal, no quise decir algunas personas. Me refería a la izquierda llamada progresista en su conjunto que condenan -con razón- la política agresora de Israel llamándola genocida, pero no saben o no contestan cuando se les pide su opinión acerca de los atentados islamistas que tienen lugar en Irak, Afghanistan, Pakistán o cualquier punto del globo en que alguien hace detonar una bomba en medio de una boda, una ceremonia o un partido de futbol o un colegio. Calificar eso es complicado. Además se tiene la idea de que cualquier crítica al Islam es signo de Islamofobia y no hay que crear tensiones con los musulmanes. Una diputada holandesa de origen somalí, llamada Ayam Hirsi Alí, escribió un libro digno de leerse de cómo es el islam que existe por dentro. Colaboró con Theo Van Gogh en un corto sobre la ideología agresora del Islam. Recordemos que el cineasta fue asesinado en Holanda por un fanático islámico. Cuando Ayam Hirsi Alí quiere hacer uso de su libertad como sujeto pensante y como mujer rechazando en bloque el Islam como una ideología opresora de la mujer, se le hace callar por parte de los que no quieren crear conflictos con el mundo islámico, como la alcaldesa socialista de Cunit que no quiso agitar a la fiera aunque condenara a una mujer musulmana que quería llevar vaqueros y no cubrirse con el hiyab. La izquierda está abonada a las ideas de la libertad individual, que cada uno vaya como quiera, especialmente en el caso del velo islámico. Pero sabemos que cuando una mujer musulmana viste el hiyab nos está transmitiendo varias cosas pero la principal es que no es una prostituta y la segunda es que acepta su sumisión. En Francia está prohibida la exhibición de signos religiosos en la escuela. También en Turquía, un país musulmán. Pero aquí en España y también en Catalunya nadie quiere crear conflictos. Sé que hay mujeres que lo llevan voluntariamente como signo de identidad, pero ¿quién protege a aquellas que se lo quieren quitar o simplemente no ponérselo? La alcaldesa de Cunit desde luego que no. Prefiere no crear conflictos y que no la acusen de islamofoba. Pues a mí, Frikosal, después de la anécdota que he contado, he de decirte que el islam no me gusta, igual que no me gusta el marxismo (aunque un tiempo milité en él). Pienso que la izquierda europea y la española también está encandilada por las tesis de la multiculturalidad y no se desea provocar. Para ello es mejor acallar voces disonantes porque darles crédito es ser islamofobo. Para terminar quiero plantear que en la feria de Arco un artista ha presentado una instalación en que un musulmán en actitud de oración está debajo de un cristiano y encima hay un rabino judío. Además ha presentado una obra en que el candelabro de los siete brazos propio del culto judío es coronado con una ametralladora. Supongo que lo has visto. ¿Se hubiera atrevido a hacer lo mismo con un símbolo sagrado islámico como hizo el dibujante de las viñetas danés que lo llevó a ser condenado a muerte? La izquierda biempensante lo acusó de meter cizaña y tocar asuntos sensibles, y hoy se encuentra solo protegido por la policía, porque la izquierda en su conjunto no desea crear conflictos. Pero los conflictos llegarán, ya están aquí. Perdona por la extensión del comentario pero creo que mereces que se te dé una respuesta matizada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Frikosal, la escultura no exactamente como he descrito. Una ametralladora en la base da origen al candelabro sionista. Este artista sin duda ha querido escandalizar y vender, pero sin exponerse demasiado. Entre la izquierda bienpensante y progresista su escultura quedará bien. Va a favor de la corriente y el Mosad no atenta contra artistas plásticos. Otra cosa hubiera sido otro planteamiento, pero eso, amigo, es muy peligroso. Si no que lo diga Theo Van Gogh. Pero no puede decirlo, ante el silencio de la izquierda. Y lamento este silencio porque yo todavía ansío estar dentro de ella. Pero pienso que es una izquierda políticamente correcta para la que defender ideologías ha pasado a un segundo plano. Lo mejor no crear tensiones con el islam. Por si acaso.

    ResponderEliminar
  13. No dejo de considerar que pocas cosas suscitan tanta divergencia y desamores como las religiosas, y no es algo nuevo. Si, además, se plantea desde una perspectiva política integral, entonces ya poco nos queda por hacer ante tan formidable adversario.

    Discutir sobre el sexo de los ángeles fue asunto principal en cierto periodo del medioevo europeo, lo cual resulta hoy ridículo a nuestro ojos miopes. De la misma forma, puede que entrar en debates religiosos actuales, tan contaminados con todo tipo de adláteres, no sólo no conduzca a entendimiento alguno sino que radicalice las posturas de partida.

    La religión (la que sea), que antaño justificaba guerras, hoy bendice las diferencias que nos separan. No es peor un cristiano que un musulmán, ni viceversa, pero "nos dicen que sí".

    Al tocar ciertos temas tan sensibles corremos el riesgo, Joselu, de abrir la caja de los truenos. Habrá que coger un paraguas...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Javier Portal, he leído y releído mi entrada y me reafirmo en ella. Efectivamente generalizo la idea de que el pensamiento progresista llamado de izquierda no es crítico con los excesos del islam. Usted no me ha dicho qué piensa del burka, si debería ser prohibido en una sociedad laica o no ha revelado qué piensa sobre el uso o imposición del velo a muchachas adolescentes o incluso niñas, ni qué política cabría llevar para proteger a las que no lo quisieran llevar. En Francia, creo que acertadamente, está prohibido en la escuela el uso del hiyab y cualquier otro signo religioso. Además sociedades como la francesa o la danesa u holandesa están planteándose su identidad en la tesitura de que millones de musulmanes están allí afincados exigiendo que se respeten sus costumbres e incluso reivindicando -es el caso de Reino Unido- que sean legales los tribunales islámicos que apliquen la sharia. En Dinamarca ya se tiene miedo a que un día el islam sea mayoría. En Holanda, la liberal Holanda, hay parejas de homosexuales que han de esconder su relación para no ser agredidos según en qué zonas. Allí fue asesinado Theo Van Gohg por presentar en un corto la ideología fanática que sustenta al islam. En este sentido la izquierda prefiere templar gaitas y hablar de tolerancia y multiculturalismo, así como calificar de agitadores o promotores del odio étnico a las musulmanas que denuncian la opresión a que están sometidas. El caso de la alcaldesa socialista de Cunit es muy significativo y nada casual. El partido ha regado la ciudad con octavillas defendiendo a la alcaldesa que en el conflicto entre el imán musulmán y la trabajadora social musulmana que reivindicaba el derecho a ser laica, había tomado partido por el imán para no crear tensiones. Es esto lo que reprocho a la izquierda en este tema. Que adopta posturas buenistas, para no crear mal rollo pero desprotege a las mujeres que sencillamente no quieren llevar velo. Además éste se considera como un signo cultural y no como lo que expresa de sometimiento de la mujer al varón, aunque a algunas mujeres les guste ser dominadas como defendía la arqueóloga italiana. Reciba un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  15. Javier, es cierto que hablar de asuntos religiosos es harto complicado, pero también lo es hablar de educación en serio o sobre los partidos políticos en España o incluso sobre Cataluña y España. Todo es susceptible de destapar la caja de los truenos. Pero yo aspiro en este espacio de libertad a poder hablar de cualquier tema incluso religioso o que implique al estado de Israel (lo que nos mete en un tema vidrioso y peligrosísimo)pero manteniendo las formas, con educación, con gentileza sin descalificar a nadie. Creo que mi post no era insultante para nadie y se limitaba a reflexiones que pueden dar que hablar pero sin hiel. Es bueno hablar de todo. Aspiro a poder hacerlo. Recibe un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Mañana intento contestar a los que habéis escrito algún comentario, en especial a Clares cuyas ideas voy a consultar con la almohada. Un cordial saludo a todos.

    ResponderEliminar
  17. Joselu, no sé lo suficiente del Islam como para criticarlo o juzgarlo. Supongo que es tan complejo como el cristianismo o cualquier otra religión. Intereses varios nos han llevado a considerar enemigos a los países islámicos, olvidando la cizaña que hemos sembrado en ellos y que ha dado frutos terribles, como sabemos. No hay religiones mejores o peores, al menos en teoría, aunque la que yo más conozco, el catolicismo, hace tiempo que dejó de merecer mi respeto, y eso que fui una practicante convencida durante años, pero me hicieron tanto daño que no puedo perdonar ni olvidar.
    Lo malo de raíz es intentar convencer al otro de que "mi" dios es el único y el mejor, y si no lo aceptas te casco. ¿Por qué? La religión conlleva una forma de vida, de pensar y de actuar que va mucho más allá del ámbito estrictamente personal, de donde no debería salir nunca. Más aún: habría que abolir todas las religiones, pero está comprobado que el ser humano necesita creer en algo y se lo inventa porque no existe lo que desea. El ideal que se ha forjado es una utopía, una fantasía hecha a su medida, algo inalcanzable porque la premisa para que algo sea "divino" es que esté muy por encima de nosotros. Nos inventamos sus cualidades, sus poderes, sus leyes, y les otorgamos patente de corso sobre nuestras vidas y las ajenas. De ahí vienen las discusiones sobre el velo, el burka, la lapidación, la virginidad, las imágenes sagradas, los dogmas, la santidad... tantos tópicos y tantos mitos que resulta imposible no ya ponernos de acuerdo, sino ni siquiera respetarnos. ¿Se puede respetar una religión que denigra, humilla y maltrata? Yo creo que no, predique lo que predique.
    Siempre consigues suscitar debates interesantísimos, qué grande eres, colega.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Clares, gracias por tu intervención matizada y razonada que enriquece el debate. No hay un post que resulte más decepcionante cuando sólo recibe parabienes y aceptación. Bienvenida es la disensión.

    Desde luego, no he vuelto a saber de F., la arqueóloga italiana. Estaba hechizada por la cultura del desierto y proyectaba en ella algunas fantasías sexuales que no creo que llegaran a concretarse. Además Irak terminó arrasado y se acabó su estudio de yacimientos arqueológicos. Probablemente tengas razón. Pero en el razonamiento de F. sobre la capacidad de poder elegir una mujer ser dominada por un hombre, vemos en buena medida el papel de la mujer musulmana que se ve obligada por cultura y tradición a ser sumisa y no afrentar nunca la autoridad de su marido, incluso caminando unos pasos detrás del mismo. Toda niña educada en el islam sabe esto. Es así. Y las que intentan un hálito de libertad con frecuencia reciben fuertes palizas. Las niñas musulmanas raramente pasan de la ESO aunque gocen de excelentes cualidades intelectuales. Su papel en el mundo viene prefijado por la tradición, y es el de ayudar en casa y convertirse en una esposa sumisa del marido que escojan sus padres, generalmente alguien del mismo clan, un primo por ejemplo. Nada hay que objetar a esto. Nadie ha dicho que los matrimonios por amor sean más exitosos que los concertados. De hecho, acaban con más frecuencia en separaciones y divorcios que los arreglados porque estos son pactos entre familias y la muchacha es entregada como expresión de ese pacto. El problema en todo este entramado sociocultural de sumisión de la mujer es que descansa sobre su aceptación. Pobre de la mujer que rechace su sumisión y decida tomar decisiones por sí misma sin contar con su marido y su lugar en el mundo. Será expulsada del clan, castigada severamente. Aún así hay algunas mujeres que eligen la libertad, pero su destino es terrible. Esto es lo que expresa el hiyab, pero el pensamiento progresista quiere verlo -para no pensar demasiado- como un signo cultural de identidad y no como lo que es, un símbolo de sumisión. Reconozco que hay mujeres que lo llevan voluntariamente y lo eligen, incluso se lo ponen sin que sus familias les obliguen. Pero la arqueóloga italiana nos da la clave para entenderlo. Una mujer ha de ser libre para poder elegir ser dominada por un hombre.

    ResponderEliminar
  19. Clares, continúo intentando reflexionar sobre algunos extremos que propones. Hablas sobre la complejidad del islam, de sus escuelas, sus tendencias místicas como el sufismo, sus santos, sus mártires... Es cierto, cabría matizar más pero en líneas generales se puede caracterizar la identidad religiosocultural de los musulmanes por (Lewis y Pryce Jones):
    - Instancias jerárquicas y autoritarias (El jefe es todopoderoso, los otros sólo le deben obediencia).
    - Identidad de grupo (El grupo se antepone siempre al individuo; el que no pertenezca a un clan o tribu será mirado con recelo o, en el mejor de los casos, no se le tomará en serio).
    - Institución patriarcal y cultura de la vergüenza (la mujer tiene una función reproductiva y debe obediencia al hombre; de no ser así, expone a su familia a la infamia).

    El islam necesita una Ilustración, un Voltaire, una Enciclopedia, pero es difícil que surjan en su seno. Desafortunadamente, hay mujeres extremadamente valientes que se rebelan y son tachadas por el pensamiento progresista como causantes de conflictos con el mundo musulmán, como el caso de Fátima en Cunit. ¿No ves en la actitud de la alcaldesa socialista la expresión de la izquierda ante el dilema cultural y social que nos supone el islam? Queremos ser tolerantes y abiertos, que no nos acusen de islamofobos, hacer fiestas con cus-cus, entablar encuentros y negociaciones con consejos islámicos, hablar del enriquecimiento cultural que supone la convivencia, pero a la vez esto nos impide ser críticos y exigentes con el entramado autoritario y represor que supone el islam, en especial respecto a la mujer. Pero, claro, hablar de esto, es poner piedras en la rueda del carro y contribuir a los conflictos sociales que queremos evitar puesto que partimos de la idea de que todo el mundo es bueno y cada pueblo tiene sus señas de identidad que hay que respetar. Pues no, yo no acepto la cultura musulmana, rechazo el entramado jerárquico y represor que supone respecto a la mujer. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  20. César, veo diferencias sustanciales entre los tres hombres que citas: Buda, el más antiguo, Jesús de Nazareth y Mahoma. Jesús -un hombre nacido de mujer- creyó e hizo creer que era el hijo de Dios, llevó su delirio hasta el final y fue sacrificado por su propio pueblo creando con su muerte, un mito de dimensiones sorprendentes. Pablo de Tarso construyó el edificio teológico del cristianismo que se apoya en la supuesta resurrección de Jesús que ya es Cristo. Es difícil pensar que una leyenda tan inverosímil como esta tuviera éxito, pero quizás es la clave de su expansión: que era increíble pero seductora. El resto es construcción eclesiástica. Pienso que Jesús era un iluminado que padecía delirios. ¿Qué pensaríamos de alguien hoy día que pretendiera ser hijo de Dios?

    Mahoma, no era hijo de Dios sino el enviado de Dios, un profeta al cual le fue revelado el Corán. Su mito tuvo éxito en el mundo de la desnudez del desierto y se expandió por todo el norte de África y Oriente Medio, llegando incluso a la península ibérica teniendo un esplendor cultural extraordinario cuando las tierras europeas pugnaban por sobrevivir. El intercambio entre Islám, Cristianismo y Judaísmo ofrece frutos interesantísimos en esa edad Media tan misteriosa y llena de nieblas.

    Buda responde a otro esquema. Buda no es Dios, no es el enviado de Dios, es un ser humano como los demás pero que reflexiona sobre el misterio más grande que aflige a los seres humanos: el sufrimiento, el dolor y la muerte. Busca, en consecuencia, vías para hacer cesar el sufrimiento y para ello, y partiendo del hinduismo, llega a las cuatro nobles verdades. El budismo es una religión ¿lo es? sin Dios. Buda, el iluminado, sonríe con una sonrisa irónica.

    Pienso que las religiones son mitos que merece la pena estudiar y conocer puesto que alumbran la mayor parte de nuestra historia y todo se hace con ellas o contra ellas. Gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  21. Lola, a mí me fascinan las religiones y los mitos religiosos. Cuando he viajado por países budistas he practicado meditación en templos; cuando he estado en países hinduistas, he participado de ceremonias y ritos durante noches enteras; cuando he estado en zonas animistas, me he quedado prendado de su cosmovisión. Y cuando he estado en países musulmanes, también me he dejado invadir por el misticismo del muecín en altas horas de la madrugada. Pienso que las religiones son fuente de conflictos sin fin, pero también sé que estos conflictos hubieran existido también sin religiones. El marxismo, ateo, dio lugar a los más terroríficos asesinatos masivos en la mayor parte de los países donde se implantó.

    Creo que las religiones tienen una belleza extraordinaria como mitos que son, y también entiendo que nuestro país no sería el mismo sin esos edificios que están en cualquier pueblo de España: las iglesias, las catedrales, las ermitas, los monasterios... y que dan densidad a nuestra historia, pese a sus errores, fanatismos y autoritarismos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Yolanda, es cierto que las religiones han querido tener la verdad y han atizado a quien no la aceptaba o pensaba que la suya era mejor. La historia de la humanidad es la historia de los conflictos entre religiones, pero pienso que ya desde el periodo prehistórico, desde nuestros antepasados prehomínidos, la regla era la lucha, el enfrentamiento entre clanes que luchaban por el territorio y la supervivencia, la comida, sobre todo. Las religiones crearon las civilizaciones. No existen civilizaciones sin una religión que le sirva de base. Hoy nos admira el mundo egipcio o mesopotámico, la Grecia clásica, Roma... Todas estas civilizaciones crecieron con un entramado religioso que lleva a la cultura, a las bibliotecas, a la literatura. El mundo moderno y la nueva concepción del mundo en occidente ha llevado a la muerte de Dios. El ser humano no necesita a Dios para explicarse el mundo. Correcto. Pero el correlato es la angustia existencial, la ingestión de antidepresivos y ansiolíticos en cantidades industriales para poder soportar la existencia. Las religiones suponen un intento de explicación del misterio de la vida y la muerte que lleva al consuelo tal vez. Gracias por tus amables palabras.

    ResponderEliminar
  23. Zim, en mi caso ese algo fascinante a que echar mano es el arte, en especial la literatura, y ello me lleva a considerar las religiones como construcciones humanas caracterizadas por una belleza seductora que reside en ese núcleo de mito y leyenda que llevan dentro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Buenos días JOSELU,

    Personalmente, pienso que en esta vida, todo es respetable, siempre y cuando no atente contra la seguridad, integridad y libertad de los demás.

    A mi, no me caben en la cabeza estas derivas ideológicas, que sufren algunas personas, de colocarse hora a un lado, hora en las antípodas de ese lado... Es, como si sufrieran una especie de desquicie neuronal, que les hace optar por lo contrario de lo que siempre han creído, tras ponerseles todo patas arriba en su cabeza...

    O tal vez, sufren una especie de revelación al estilo de lo que le ocurrió a San Pablo y de pronto una voz divina los derriba del caballo y ven la luz...

    No sé, desde luego me cuesta muchísimo entender estos cambios tan radicales de pensamiento.

    Pero, lo que ya me parece inimaginable, es que una persona, como es el caso de tu arqueóloga, a la que se le supone una preparación y cierta cordura, elija para ser feliz, ser dominada por un beduino en medio del desierto...¡¡Alucinante, vamos!!

    Mira, por mucha fantasía que le eches y por muchos sueños de Sherezade que tengas en la cabeza, salvo que tengas una cierta naturaleza masoca, no lo comprendo.

    Yo creo que el bien más precioso que tiene el ser humano es la libertad y renunciar totalmente a ella voluntariamente, me parece una perversión del individuo.

    Eso no quita que cada minuto de nuestra vida renunciemos a porciones de ella, por hacer un poco más felices a los que nos rodean, pero sólo por eso, para mi tiene disculpa, es entendible y desde luego, sin que jamás suponga una renuncia total.

    A lo mejor es que desconozco absolutamente todo lo concerniente a la filosofía islámica, pero desde luego una cultura que se basa en tener subyugada a la mujer, no puede ser buena, incluso como en el caso que nos cuentas cuando ese sometimiento es voluntario.

    En cierto modo, todo esto que cuentas se asemeja a la alienación que producen ciertas sectas en algunos individuos, que por cierto, tampoco he comprendido nunca.

    Pero será eso, que desconozco demasiadas cosas.


    Muchos besos, Joselu y feliz día.


    PD ¡¡Menos mal que no llegaste a convertirte tú también!! ;-)

    ResponderEliminar
  25. María, has dicho que en las reflexiones sobre en ansia de ser dominada por un beduino en el desierto puede haber un componente masoquista. Sin ningún género de dudas. Pero ¿cuántos componentes enfermizos existen en nosotros? El otro día leía en El País que los mayores dictadores sanguinarios del siglo XX (Mussolini, Hitler, Mao Tse Tung, Franco, Stalin) padecían serios problemas de complejo de inferioridad, impotencia y otros síndromes sexuales. La enfermedad mental forma parte de nuestra entraña más oculta. ¿Cuántos sueños nuestros revelan extraños procesos de personalidad? Puedo decirte que aquella arqueóloga italiana, a pesar de este sueño erótico que tenía y que no creo que haya realizado, es una de las personas más inteligentes que he conocido jamás. Extraño, sí. Pero real. Un montón de besos.

    ResponderEliminar
  26. fascinante la italiana, la conquistadora conquistada y voluntariamente sometida, da para un buen guión de cine, sino fuera porque con el Islam y sus costumbres no se juega...

    ResponderEliminar
  27. María y Manuela, en el terreno del amor y del erotismo hay un campo difícil de delimitar y comprender. Hay un libro titulado La masai blanca en que una mujer suiza, con varias tiendas y una estabilidad económica envidiable, va a Kenia con su novio, pero un día ve a un masai que le pone, hablemos claro, retorna a Suiza, deja a su novio y vuelve a Kenia a encontrar a su masai. Lo encontrará y... Os lo dejo sin terminar porque es un relato realmente alucinante y verídico. Lo que una mujer es capaz de hacer por un hombre. La autora es Corinne Hoffman, La masai blanca. Os aseguro que os encantará. Luego habladme de la arqueóloga italiana...

    ResponderEliminar
  28. bueno hicieron una peli y todo, no? admito que ni he leído la novela ni visto la película... qué fue de la verdadera historia? la chica blanca sigue con el masai? es que lo del masai me suena un poco a mito erótico, por eso no le di mucho valor... pero si dices que es buena...

    ResponderEliminar
  29. Se lo van a bajar a Kurt tarde o temprano. Suerte.

    ResponderEliminar
  30. El tema es apasionante. Sólo tres apuntes, Joselu:

    1. La conexión sexual. Islam significa 'sumisión', un acto que implica dividirse de forma paradójica en dos voluntades, vencedora y vencida, mezclando el dolor de la una con el placer de la otra. Hablamos del placer de la doma, y no es extraño que la conversación derive hacia el sadomasoquismo, el placer de dejarse dominar (que implica dominar antes el miedo a dejarse dominar).

    2. El Islam está ahí, por digerir, y no va a desaparecer. Refutarlo sin más como una creencia irracional y funesta no basta. Habrá que metabolizarlo como Alá nos dé a entender, del mismo modo que logramos mantenernos culturalmente cristianos librándonos del yugo de la creencia militante. Norman O. Brown se puso a ello en sus últimos años, por desgracia ya sin público. El proceso no va a ser fácil, pero lo que pasó con el cristianismo nos da la pauta: hay que conectar los contenidos puramente éticos y filosóficos del Islam con sus correspondientes laicos, combatir el literalismo, insistir en lo universal (el Islam como un caso más de religiosidad, su Dios como un caso de 'el dios') y psicologizar su componente mítico, volviéndolo dinámico (dejándose fantasear sobre Mahoma, su vida y su cosmología; eso empezó a hacer Rushdie, y por eso lo encontraron tan peligroso los carcas islamistas).

    3. Someterse a la voluntad de Alá no es tan malo si uno se pone un poco exigente sobre la (in)determinación de esa voluntad. En los mejores casos (pienso en los sufíes) se habla de la voluntad de Alá como algo esencialmente desconocido e incognoscible, que se opone a nuestros planes y previsiones conscientes. Dar todo lo sucedido por voluntad de Alá no es tan lejano, entonces, a restituir a los hechos su inocencia: nos tocan las cartas que nos tocan y hay que jugar con ellas. Otra cosa es que alguien pretenda conocer la voluntad de Alá para, en definitiva, suplantarla y vendernos la suya, individual e interesada, como divina. La propia religión da armas para luchar contra esta usurpación de competencias.

    ResponderEliminar
  31. Al59, no creo que el islam que domina en el mundo permita esa reflexión laicista sobre sus conceptos y valores, así como la fantasía sobre sus imágenes sagradas. Sin embargo, el campo es inmenso e interesante. La trilogía Dune de Frank Herbert tiene mucho que con el mundo de los tuareg, representados por los fremen. Su mundo visual ofrece amplios tratamientos artísticos y literarios pero sabemos que es terreno minado y con peligro mortal. Has citado a Rushdie y es cierto. El Islam necesita una Ilustración, pero ahora actualmente está en una fase de implosión hacia dentro siendo dominado por el fanatismo carente de piedad para vengarse de su decadencia a lo largo de los siglos. El islam quiere vencer. Tiene voluntad de vencer. Es una espada vengadora. Y su fulgor infunde pánico por su frialdad, por su vocación de martirio. Entiendo lo que quieres decir pero lo veo inviable aquí y ahora. Te dejo el enlace al vídeo Sumisión de Theo Van Gohg que llevó a que fuera asesinado: SUMISIÓN. No deja de ser hermoso. Estaría en la línea que propones. Y ya ves...

    ResponderEliminar
  32. Está jodido, sí; pero veo que no hay otra. Por otra parte, frente a la tentación que tienen los islamizados de demonizar la razón común como algo ajeno, occidental, hay que rescatar sus propios anticuerpos contra el fanatismo: contra el Viejo de la Montaña, Jayán; frente a los locos que prohíben el alcohol, la borrachera gloriosa de Abu-Nuás y el prudente vinillo de Avicena. ¿Se nos prohíbe representar a Dios? Respondamos que tal cosa es imposible, y no se puede castigar lo que no puede pasar. Etc.

    ResponderEliminar
  33. Al59, ¿crees, pues, que hay algún margen de maniobra estando así las cosas? El fanatismo de ciertos sectores del Islam es semejante al rigor e impiedad de aquellos miembros de los tribunales de la Santa Inquisición que no dudaban en llevar a la hoguera a los sospechosos de respetar el sabath. Uno se hace idea del peligro que corrían los intelectuales de la Edad Media y los siglos XVI y XVII al contrastar algunas de sus investigaciones, viendo el pavor que existe en pleno siglo XXI a tocar, a rozar siquiera, el texto del Corán o representar alguna imagen. China y el mundo islámico están en expansión. Occidente jadea de cansancio de haber estado seis siglos dirigiendo el mundo. ¿Habrá que estudiar el Corán?

    ResponderEliminar
  34. Hay mujeres que no tienen laopción de elegir ser "dominadas " por el hombre. Me he acordado de la "Pasión Turca" por Ana Belén. Fué seducida por un árabe que le llevo a las mily una noches. Pero luego qué...mucho sufrimiento. Tomada y ser dejada..

    Siento que el Islam es una religión muy cerrada y machista, la ideología política va más hacia la derecha, y los hombres que se inclinan a ella, es para sacar hacia fuera, su poder de dominio, su machismo. Igual que la Católica... Todo lo que sea en nombre de..."Ala" o "Dios"...no es sincero y además cobarde, responsabilizan todas las acciones, en nombre de un "Ser".

    Hay mujeres que les gusta estar dominadas por el hombre y delegan su poder a él. No se muy bién cual es la "recompensa" de ello.

    Luego está el brazo más espiritual del islam que es el Sufismo, del cual existe un poeta maravilloso llamado Rumi.

    Esta es mi humilde opinión, sin saber de política ni del Islam en profundidad. Es lo que percibo.

    Un abrazo muy sereno pra ti,
    Naia

    ResponderEliminar
  35. Me ha gustado mucho leerte y aprender un poco más de ese interrogante que supone para mí el Islam. Dando por hecho que -si no todas- casi todas las religiones ofrecen mucho placer, mucho sufrimiento; que combinan grandes certezas con terribles dudas; verdades, mentiras... lo que me horroriza, me aterra y me estremece hasta extremos inconfesables es que alguien pueda inmolarse por una idea, por una causa, por una religión...
    ¿También eso causa admiración?

    ResponderEliminar
  36. Nahahya, es apasionante ver cómo el misticismo sufí y las imágenes de los místicos renacentistas comparten tanto en esa búsqueda directa de la experiencia de la divinidad. Lástima que los caminos inmensos que abre el sufismo no se hayan desarrollado más puesto que ofrece una idea del islam libre, sensual, abierto. Rumi era un gran poeta, lo que pasa es que no sé si hay traducciones directas del persa, las que he consultado son del francés o inglés. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Sólo un par de apuntes, Joselu. Nadie verdaderamente libre elige a continuación la esclavitud, con la excepción de la fantasía o del juego. He dicho "verdaderamente libre".
    La segunda es que me ha parecido que estabas hablando de España cuarenta años atrás, de mi padre y de mi madre, e incluso del Opus, cuando definías la situación de la mujer en el Islam. Y cuidado, no es en el Islam, es en determinados países y en determinadas capas sociales. Como aquí era más o menos y, en muchos casos, sigue siendo.

    ResponderEliminar
  38. Marcos, el sacrificio, la autoinmolación está en la base de muchas religiones. Recuerda los mártires cristianos, los kamikazes japoneses, los suicidas islámicos... La guerra, con su exaltación del heroísmo y la muerte, es una especie de autoinmolación. El ser humano es capaz de morir por una causa y no sé si eso es bueno o es malo. A veces pienso que la civilización del confort, los centros comerciales, canal Disney, etc... nos lleva a un mundo plano en el que las únicas escapatorias son químicas. No es extraño que el nacionalismo ofrezca tantos repliegues. Es como si los seres humanos tuvieran nostalgia de épica y morir por la patria, sufrir por ella... Muchas gracias por tu presencia.

    ResponderEliminar
  39. ¡¡Buuuff!! Joselu,

    me tienes hecha un verdadero lío.
    Verás, en relación con lo que me comentas, de un lado reconoces que hay un componente enfermizo, en algunas personas, desde luego, en los ejemplos que me nombras, ese componente me temo que era elevadísimo.

    Pero vamos con tu ejemplo de la arqueóloga, su confesada fascinación por el mundo islámico y "supongamos" que su real determinación de someterse voluntariamente a un beduino.

    Bien, me dices que ella es una de las personas más inteligentes que has conocido y...

    ¿ Yo me pregunto?

    ¿Qué tipo de inteligencia observaste en ella?

    Porque a parte de lo complejo del término, es que yo creo que hay muchos tipos de inteligencias.

    Yo he conocido por ejemplo, verdaderas eminencias en X materias, que sin embargo social, humana o emocionalmente, son unos burros de solemnidad.

    Que una persona tenga una cultura exquisita e incluso que su razonamiento sea de lo más lúcido y brillante, no supone que emocionalmente sea inteligente o para entendernos, emocionalmente estable.

    Es más, a veces tengo la sensación que cuanto más elevado es el nivel intelectual de algunas personas, más desquiciadas están emocionalmente.

    Es algo así, como la general asociación entre el genio y la excentricidad.

    En el momento en el que una persona, creo que alguien por ahí arriba hablaba de "verdaderamente libre", asume la esclavitud voluntariamente, permíteme Joselu, pero hay algo que falla y en mi opinión desde luego, su supuesta inteligencia emocional, está más que en cuestión.

    Ya te he dicho que personalmente respeto absolutamente todas las opciones que cada uno tome libremente, pero sigo sin comprender algunas de ellas, desde un supuesto equilibrio emocional.

    Si la opción que uno elige, supone su autodestrucción, te repito que no me parece nada inteligente.

    Está claro, que las pasiones nublan toda inteligencia, entre otras cuestiones porque desaparece el mundo racional y todo se lo come el mundo de los sentidos y las sensaciones.

    Desde luego, cuando uno se deja deslizar por ese lado exclusivamente, hasta el punto de anularse como persona, renunciando a su libertad y a su capacidad de decisión, en mi opinión en cierto modo desaparece como tal.

    Sentirá, experimentará sensaciones estratosféricas e incluso hasta levitará, pero desde luego es imposible que piense y por tanto, ha dejado de ser una persona y si por casualidad, consigue mantener el grado de lucidez suficiente como para pensar, no me puedo ni imaginar el sufrimiento tan atroz que puede experimentar.

    No conozco la obra de la que nos hablas, pero sí, por ejemplo "La pasión turca" de Antonio Gala y ese es un ejemplo de hasta que punto una persona termina absolutamente devastada física y emocionalmente.

    Desde luego, en ese estado, me lo creo y comprendo todo, pero es que ahí...
    El cerebro está, en "stand by".

    Sin redención con el rollo, lo siento. ;-)

    Más besos y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  40. Estoy como tú, querido Joselu. No entiendo en absoluto esa fascinación hacia el islam. Una fascinación que no se da en otras religiones como el cristianismo. Yo entiendo que hay gente que tiene necesidad de creer en algo. Y para eso están las religiones. Pero no acepto que los estados se confesionalicen y socialicen-politicen esas creencias, que a la postre no son son otra cosa que alimento para la mente. Pero yo pienso que esta religión (la islámica) muchas personas la ven como algo políticamente opuesto al régimen político establecido en occidente, y entonces, en este afán de rebeldía, transitan por lares que nada tienen que ver con la religión y sí con la política.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Supongo que por todo lo que dices me fascinó aquella arqueóloga italiana que conocí en un viaje no organizado a extremo oriente, y por lo mismo aquello acabó como acabó. Mal. Pero recuerdo un viaje en autobús hasta el lago Toba en Sumatra. El vehículo tenía una capacidad de sesenta personas, pero viajábamos más de ciento treinta como podíamos, pero el tema del espacio en oriente es relativo. Si no existe, se crea. Hay mucho más contacto físico entre las personas que no se evitan. Fue una noche para recordar, pero yo no era aquel hombre que la debía subyugar y someter. Y además era terriblemente independiente. Nunca la entendí muy bien, pero inteligente intelectualmente lo era y mucho. Pero tal vez le faltaba equilibrio emocional, puedes tener razón, seguro que la tienes. Pero ¿quién está totalmente equilibrado en todos los sentidos y no es aburrido? Feliz noche.

    ResponderEliminar
  42. Nadie, Joselu, nadie.
    En eso, sí que tienes, toda la razón.
    Pero toda...

    Vamos, de hecho, sin ir más lejos,
    yo misma, soy una desequilibrada y...
    Desde luego, espero no equilibrarme nunca. ;-)


    Muchos besos, igualmente.

    ResponderEliminar
  43. estoy con María, las personas más inteligentes de coco que he conocido eran unas auténticas desequilibradas emocionales, y ya digo que su intelecto me dejaba boquiabierta, en este caso eran dos mujeres, y una de ellas mira tú por dónde decidió voluntariamente hacerse monja de clausura, porque no se le ocurría nada más elevado espiritualmente que eso, además de que eso la convertía en una elegida y privilegiada, no todo el mundo tenía la capacidad para semejante prueba intelectual, llenarte de dios vaciarte de ti mismo y dedicarte en exclusiva a El olvidándote de tu cuerpo de tu pensamiento independiente de tu raciocinio, para llenarte de El y sus designios... que me aspen si no se parece al sometimiento a un hombre...

    ResponderEliminar
  44. Manuela, yo hace tiempo que no me atrevo a juzgar a nadie en concreto. Los seres humanos me resultan tan misteriosos, la vida me parece tan misteriosa que creo que todos estamos agitándonos en un mar en el que intentamos sacar la cabeza. Un tiempo fui practicante de zen y participaba en sesiones de meditación para vaciarme de mi ego. Lo dejé, pero ansío volver a esa calma, a esa quietud. ¡Quién sabe si en el sometimiento no se alcanza alguna libertad! Contradice nuestra lógica. Luis Cernuda escribía:
    Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
    cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
    .
    Es tan misterioso todo... ¡Quién sabe si aquella mujer encontró sometiéndose la paz que no le permitía su mente! No sé.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  45. Yo estoy totalmente de acuerdo contigo Joselu que la izquierda no da la cara en cuanto al Islam, pero yo creo , desde mi humilde opinión, que es porque lo mezclamos todo, o mejor dicho lo confundimos, es díficil opinar en contra del islam sin que te tachen de xenófobo, o incluso de cristiano,que no se te ocurra , por ejemplo en una conversación , decir que existen claras diferencias físicas entre hombres y mujeres porque alguno rapidamente te tachará de machista, o que te gusta España como crisol de culturas, porque te llamarán facha o españolista en tu casa. Lo políticamente correcto es ser "tolerante", mientras los menos tolerantes y radicales campan a sus anchas. No se, creo que me he explicado bastante mal. Pienso que la izquierda juega peligrosamente con esa llamada tolerancia y no se moja. Por cierto, José Saramago, (hombre de izquierdas), decía hace poco en una entrevista que lo peor de esta crisis tan bestial que estamos viviendo era la ausencia de la izquierda, y eso le entristecía, sostenía que es una pena que la izquierda no haya hecho nada, ni siquiera pedir explicaciones a los que nos han arruinado y protestar contra ellos, sino que todo lo contrario, estamos todos en casa a que esto pase como si se tratase de una tormenta pasajera, mientras los especuladores e inversores que han manejado nuestro dinero están en casa con sus ahorros intactos y sin pagar por su crimen.

    En cuanto a la diferencia de los tres personajes (Jesús, Mahoma, y Buda), gracias por la aclaración, pero yo me refería a la esencia de cada uno de ellos, y a interpretaciones personales, tales como hace el escritor anterior nombrado con "El evangelio según Jesucristo".

    PD; hace poco vi una obra de teatro en Cádiz, era una canadiense cabaretera, que hacia varias parodias, una de ellas sobre Dios, estaba sentada en la barra de un bar borracha con una gran jarra de cerveza y una gran barba canosa diciendo ¡¡¡JODER NO HABEIS ENTENDIDO NADA CABRONES!!!. Saludos

    ResponderEliminar
  46. César, entiendo esa contradicción que planteas. Para no ser visto como un reaccionario hay que plantearse las cosas desde la tolerancia, es decir, sin razonar y admitiendo como válido todo lo nuevo que va viniendo así como cambios trascendentales en nuestras concepciones. Hablar de España es ser facha, hablar de la intolerancia del islam hacia las mujeres o sobre su fanatismo es ahondar en conflictos y agudizarlos, hablar de mujeres y hombres es machista, cuestionar el matrimonio homosexual es reaccionario... y ninguno queremos ser como F.Jiménez Losantos (aunque tiene muchos admiradores incluso entre la izquierda). Buena cuestión la que apuntas y que no sé cómo resolverla, porque es la pura verdad. Hemos de aceptar cambios profundos sin poder opinar y debatir sobre ellos so pena de que nos tachen de fachas. Hoy mismo se ha celebrado un claustro en el instituto en el que se nos ha informado de que a partir de abril los alumnos de segundo de la ESO tendrán ya ordenadores Toshiba portátiles. No hay objeciones válidas. Hay que adaptarse aunque uno sospeche que es un error monumental a menos que quieras que te consideren un reaccionario digital. No me extraña que estemos tan desorientados en ese estado de transformación continuo que se nos exige y que no sepamos ya dónde estamos o quiénes somos. Al menos los blogs nos sirven para debatir.
    Hay un libro de Ayaan Hirsi Ali, mujer somalí que huyó de un matrimonio forzado y se refugió en Holanda llegando a ser diputada. Se titula Yo acuso y es una denuncia de la cultura islámica hecha desde dentro de la misma, pues ella nació en ella. Está condenada a muerte, claro.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...