Páginas vistas desde Diciembre de 2005

domingo, 15 de mayo de 2011

Un dilema no existencial



Me ha seducido este vídeo. He visto auténtico al protagonista que va diciendo verdades como puños en estos días en que las imágenes edulcoradas de los políticos quieren convencernos de nuevo para que les demos el voto. Paco va por el metro con toda su humanidad estableciendo comunicación con la gente, porque les dice lo que ellos sienten acerca de los políticos y esa casta de banqueros y financieros sin escrúpulos. No sé si ya es hora de decir que ya está bien en estos momentos en que organismos financieros internacionales reconocen que hay una generación -la de los jóvenes de 18-30 años- que está condenada aplicando las medidas del gobierno, y otras mucho más duras que vendrán en cuanto gobiernen los de la gaviota en una ola imparable de privatizaciones.

¿Es hora de salir o seguimos quedándonos en el sofá viendo como cae la tijera? ¿Despertará la sociedad? ¿Despertaremos?------------------------------------------

25 comentarios :

  1. Se avecina un cambio, no me cabe duda. El sistema en sus actuales reglas del juego restringe cada vez más los beneficios hacia las élites. No sé cuándo tardará en llegar ese cambio, aunque sí pienso que será duro para muchas personas. La crisis es el sistema y esa enfermedad se lo llevará por delante.
    Es cierto que el cambio lo está retardando una cierta opulencia que da una imagen de realidad falsa, pero en la medida que los ajustes sean mayores para mantener los beneficios de los dirigentes políticos y sobre todo financieros, la situación se degradará tanto que habrá una quiebra.
    Pocos saldrán indemnes.

    ResponderEliminar
  2. Al hilo de tu 'post':

    Elecciones 22-M: El movimiento 'Democracia Real Ya' toma las calles http://t.co/lLz9dds

    No basta la indignación, es preciso participar http://t.co/q7ZQXmK

    ¿Hay en España tanto paro como se dice? | Revista Capital, en lainformacion.com http://t.co/8wIV3Gz

    ResponderEliminar
  3. Más sobre lo mismo:

    Decenas de miles salen a la calle ante el silencio de la televisión pública http://plink.es/4oo1

    http://democraciarealya.es/

    http://www.facebook.com/democraciarealya

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Jo JOSELU!! y FRANCISCO...esta entrada parece que es escrita a medias... que os puedo decir...¡¡toooooda la razón!!

    Siento que sea lunes y no haberme enterado de esto ayer, en mi ciudad la verdad es que no escuché nada... pero si llego a enterarme a tiempo, naturalmente que hubiera salido.

    Es cierto que esto tarde o temprano reventará, no sé por donde ni de que manera, pero la desfachatez de los de arriba y la estupidez de los de abajo, no puede ser eterna...Es imposible que tantísima injusticia sea asumida, como si nada.

    ¿Nos pondremos todos de acuerdo alguna vez, para salir y hacer algo unidos, que de verdad sirva para algo?



    Un besito y... eso ¡¡a ver si nos duchamos con agua helada y espabilamos de una vez!! porque...



    ¡¡Feliz día, a pesar de todo!!;-)

    ResponderEliminar
  5. Mira que somos crédulos... Precisamente esa capacidad que tenemos de entusiasmarnos con cualquier cosa es lo que hábilmente manejan los políticos para seguir enseñándonos la zanahoria, aunque sólo sea cada varios años, justo cuando se avecina el sagrado momento del democrático voto.

    Nada cambiará. Quizá las épocas sean distintas, y por supuesto las personas, pero el sistema sigue incólume, con/sin capitalismo. Es el sistema, creado por los de arriba (ahora mismo, los de la chistera) para someter a los de abajo. Puede que, en poco o mucho tiempo, esto rompa y dé origen a un nuevo ciclo, pero, convenzámonos, manejado, instigado y sometido a y por los mismos de siempre.

    Nada cambia. El bienestar de unos, aunque sean muchos, siempre se fundamenta en el malestar, o regularestar en el mejor de los casos, de otros, que son muchedumbre, mayorías democráticas, creo.

    Joselu, comparto contigo, y con tantos otros, ese deseo íntimo, pero en el fondo comprendo que es, cuando menos, dificilísmo revertir el movimiento. Simple deducción a partir de las leyes de la mecánica, la física y la humana estupidez.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado tanto este video que voy a intentar difundirlo. Te felicito por el hallazgo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que su energía es contagiosa y razón le sobra. No veo claro lo de cambiar la ley electoral para que salgan las minorías, me temo que saldrían cosas terribles. No veo la solución, pero seguro que esta iniciativa es positiva. Viste lo de las acciones flamencas ?

    ResponderEliminar
  8. Para que negarlo, estoy con Paco y contigo. Hay que acabar con esto, con todo este sistema anticuado. Necesitamos algo nuevo, pero no hay cerebros que lo hayan pensado todavía. No hay nada en lo que apoyarnos para empujar al sistema arcaico y caduco que tenemos. Basta de tanto político corrupto. Basta de holgazanes que chupan del frasco. La clase política tiene que cambiar, si no es destruida.
    Porque tenemos DERECHO a un mundo MEJOR que el que ELLOS no han FABRICADO.

    ResponderEliminar
  9. Está muy mal la cosa, Joselu. Acabo de oír en el telediario que la medidas de rescate a Portugal (y Grecia) implican recortes sociales y privatizaciones. Tiene coña que habiendo sido la avaricia privada la causante de esta crisis, el futuro consista en dejarles en sus manos los pocos servicios públicos que se habían salvado tras el neoliberalismo del PSOE y del PP (ambos en distinto grado, pero igual de dañinos para la 'cosa pública'). Estamos adormecidos, estamos casi en posición de que nos vuelvan a vender la moto: Nos hicieron creer que éramos guapos y ricos y ahora nos han convencido de que sólo el martirio nos salvará de nuestras veleidades. Yo siento una impotencia terrible ante la situación política y social, no me fío de nadie, de ningún partido, ni siquiera de los bienintencionados partidos revolucionarios. Conocer el pasado nos hace escépticos ante el futuro. ¡Qué pena!

    ResponderEliminar
  10. Antonio, este hartazgo de la política tiene lecturas muy distintas y complejas. Puede suponer el surgimiento de movimientos -al estilo árabe- de resistencia y oposición en la calle. Parece que esta convocatoria ha sido a rebufo de las ocurridas en Túnez y Egipto. Sin embargo, el encanto de esas revoluciones está chocando con la realidad en ambos países. Una cosa es oponerte a algo y triunfar y otra es construir un sistema coherente y que funcione. La inestabilidad se ha enseñoreado de estas sociedades en las que crece el fundamentalismo y la intolerancia sin un poder fuerte que las controle. En nuestras sociedades, hay un sistema insatisfactorio de participación política. Insatisfactorio, viciado, caduco y que genera frustración, más ahora en que ha de caer la tijera inmisericorde. Las razones: hay miles. A la especulación financiera hay que añadir el despilfarro de las administraciones públicas en los años de bienestar (construcción de aeropuertos inútiles, de centros de arte vacíos, gastos suntuosos de políticos, parque móvil...). Ahora hay que recortar pero los que nos hicieron vivir o nos transmitieron que debíamos vivir por encima de nuestras posibilidades y nos llevaron a la quiebra, han salido de rositas. Siguen ganando dinero. La crisis no es para ellos. Los bancos siguen teniendo enormes beneficios y repartiendo bonus entre sus ejecutivos. La crisis la pagamos los de abajo. No sé qué se puede hacer. Yo también desconfío de todo, pero si no decimos algo nos moriremos de asco (aunque no sirva para nada). Arthur Mas califica a los manifestantes de demagogos e hipócritas. Se nota que está en el Govern de la Generalitat. Me encantó el discurso de Paco. No sé adónde nos lleva pero me gustó.

    ResponderEliminar
  11. Keisora, comparto contigo el sentimiento de no soportar a la clase política (a los profesionales de la política). Esto puede llevarnos a salidas populistas peligrosas. Los demagogos crecen en estas crisis, la gente está desorientada y harta (todos lo estamos). La palabra ya no expresa claridad y en seguida sospechamos y sabemos la manipulación que hay detrás. No nos gusta esto. No hay cauces de participación política que no estén mediatizados por el poder. Ansiamos otra forma de hacer política pero no sabemos cuál. Me repugnan los medios convencionales como los partidos ávidos de poder o inútiles cuando lo tienen (Iniciativa per Catalunya). No sé por dónde tiraremos, pero lo cierto que a los que nos dominan les importa un rábano que vayamos o no a votar, que votemos en blanco o no votemos. Tienen la sartén por el mango y saben los Camps y compañía que siempre encontrarán ciudadanos que les rían las gracias y les pague los trajes. Esto no quiere decir que ría tampoco las gracias de sus adversarios socialistas. Estoy harto de los dos grandes partidos que tienen montado un chiringuito que impide que surja cualquier alternativa. Bah. ¡Qué asco!

    ResponderEliminar
  12. Frikosal, ¿qué son las acciones flamencas? No sé nada de ellas. Y sí, su verbo es contagioso. Me iría a cenar con él o al menos a tomar unas birras.

    ResponderEliminar
  13. Luis Antonio, el vídeo desborda originalidad y frescura. Merece la pena que lo difundamos.

    ResponderEliminar
  14. Uno

    Alguien tiene que hacer de abogado del diablo, y creo que me ha tocado a mí. Tú sabes, Joselu, que "auténtico", por esos juegos de birlibirloque semánticos, ha acabado significando "primitivo", tan arraigado al terruño que cuesta distinguir uno de la otra, el ser humano de la tierra, un poco al estilo de aquel artículo de Larra: "La planta nueva o el faccioso". Vaya por delante que simpatizo con la raíz emocional de su discurso y la comparto, pero que en modo alguno puedo compartir las limitaciones de un discurso que coincide en todo o casi todo con la crítica a la política como arte de la convivencia que puede formular y de hecho formula la extrema derecha en toda Europa. Paco habla ex abundantia cordis y su discurso se lanza a tocar la fibra sensible del interlocutor, como la insistencia en dirigirse a los demás como “personas”, lo que instala en el interlocutor un proceso de deshumanización del “otro”, casi de animalización, en el que el pacifismo y la humanidad acaban sepultados por el ansia de revancha y de dominio. A lo que nos convoca Paco es a una revolución total, y tiene todo el derecho democrático a hacerlo, pero el auténtico ciudadano crítico ante lo primero que se indigna es ante quien quiere leerle la cartilla de lo que debe hacer, porque la era de los catecismos obligatorios ha pasado y cada cual construye –o lo intenta- su identidad y orienta su acción social desde la libertad, no desde el paternalismo de quien “quiere abrirte los ojos”, pero no para que veas por ti mismo, sino para ver lo que ellos ven, su visión e incluso su cosmovisión. Lamentablemente, el discurso de Paco, por las simplísimas artes de la demagogia reinante en nuestra vida política, acaba confundiéndose, en el seno de la campaña electoral, con “una oferta más”, que el encorajinado luchador presenta, como lo hacen todos los partidos, como “la” oferta, la única y la verdadera, con unos apriorismos que no soportan una crítica seria y fundada, esto es, hecha desde un pensamiento propio o no alienado. El triste lado sainetero de la cuestión es que Paco pueda llegar a ser visto por alguien como un “vendedor” más, como una estrategia publicitaria que invade todos los ámbitos de la vida ciudadana, restándonos libertad, recogimiento y espacio sosegado para la propia reflexión.

    ResponderEliminar
  15. Y dos


    Hacer política con la descalificación radical de la política no es el mejor camino para adquirir credibilidad ni convencer a nadie de las “poderosas” razones de quien la practica; una descalificación como la que promueve Paco lo que hace es cegar los cauces de participación y convocarnos a un “ser dirigidos por” al que en modo alguno me voy a prestar, porque si a lo que se nos convoca es a un proceso asambleario en el que decisiones de importancia para la polis se resuelvan a mano alzada, no es un proyecto político que se avenga con mi concepto de la organización de la polis. Reformar el sistema es una actividad inmanente del mismo, porque la democracia se caracteriza por su adaptabilidad, por su flexibilidad, tanta como para llegar incluso a redefinir la pertenencia o no de territorios a un propio Estado, por ejemplo. Lo que es indudable es que han de cambiar muchas cosas, y que la participación ciudadana es imprescindible para ello. Paco arrasa con todo el sistema y nos aboca a un vacío organizativo y de poder, a un “río revuelto” donde siempre acabarían pescando los poderosos, porque de haberlos, haylos, incluso en la indignada revolución a que Paco nos convoca, aunque haría falta saber si a parte de esos poderosos podríamos elegirlos o no, porque quienes han tratado de “hacerme ver claro” muchas veces, como se ha visto a lo largo de la Historia, se han limitado a crear otra casta de poderosos.
    En fin, lamento la extensión, pero el aprecio que le tengo a mi libertad me ha impelido a ejercer este papel de abogado del diablo que siempre compatibilizo con las ambiciones, los sueños y las utopías que, como persona, me son imprescindibles para sobrevivir. Llegar a la conclusión de que la argumentación de Paco es muy endeble no me satisface, sobre todo porque simpatizo con sus sentimientos, pero siempre me he negado a aceptar las simplificaciones que reducen lo real a una caricatura. “Me dejan y esto lo arreglo yo en un plis plas” son soluciones de bazar, con bastos y sin votos; pero la crítica racional de lo real tiene exigencias casi despiadadas, y se ha de tener mucha humildad para intentar llegar al conocimiento, al saber y, sobre todo, para mantener el propio juicio incluso frente a quienes se mueven casi exclusivamente guiados por los buenos sentimientos, de los que dijo Samuel Johnson que empiedran el camino al infierno.

    ResponderEliminar
  16. Juan Poz, acabo de leer una serie de comentarios a propósito de la manifestación a la que convocaba Paco (Democracia Real Ya) y constato que de ahí difícilmente puede salir un magma político convertible en una opción política concreta. En el momento en que se intentara definir estallaría por los aires. Convergen los antisistema, los izquierdistas radicales, ni-nis, los desencantados de la política real (yo mismo), los soñadores, los falangistas, los populistas, los utópicos... pero sobre todo es gente joven (yo no lo soy) y eso me lleva a pensar que puede que el origen de este movimiento puede ser la crisis del estado de bienestar que ha dejado de ofrecer expectativas a jóvenes que ven su futuro más bien negro por múltiples razones. No, no hay un movimiento social que pueda cuajar en algo concreto, pero me interesa ese magma sentimental que compartes pero que no quieres que lleve a convertirse en un movimiento político definido que, en todo caso, sería manipulador. Quedémonos en la base sentimental de indignación convocada por Hessel, como bien sabes, ante los desmanes de los financieros retratados en Inside Job (película que sé que has visto) y que siguen en el poder. Nadie hablaba de esta opción emotiva antipartidos tradicionales hasta que han tenido un cierto éxito de convocatoria (unos veinte mil en Madrid, tampoco es mucho). Nadie los valoraba, pero estaban ahí y va a seguir creciendo. Fueron la base de las revueltas árabes. Me parece importante que la política salga a la calle de otra manera aunque sea como muestra de mueca de asco ante esos mitines arreglados y televisivos preparados con sus banderolas solamente para dar una frase televisiva al mitinero de turno en el telediario. Si Paco sale a la calle es una bocanada de aire fresco. Me dice más que Maria Dolores de Cospedal, que Esperanza Aguirre, que Carme Chacón, que Zapatero, que Montilla. En la transición muchos trabajamos en movimientos vecinales que llevaban a la movilización sentimental de los ciudadanos, las escuelas ardían en deseos de renovación pedagógica, la sociedad bullía en otras formas de hacer política. De todo esto se adueñaron los partidos y sustituyeron a la sociedad a la que no se quiere presente de ninguna manera como sujeto autónomo. Nuestra única función es depositar el voto cada cierto tiempo y callar el resto a pesar del gesto de repugnancia que sentimos cuando lo hacemos. No me parece baladí que esa base sentimental aflore. Quiero saber que hay otras personas sienten lo mismo que yo: un hartazgo de políticos que viven de ello, cobran de ello, es su profesión, que viajan en clase bussiness, que van a restaurantes de lujo, que utilizan coches oficiales de alta gama, que deciden los privilegios de su clase social. Puede que todo lo que esté detrás de esto sea poco definido, puede que Paco no sea el futuro. Asisto contento a la eclosión de un estado de ánimo que me gustaría que se extendiese y creciese. Tal vez tendría algo que hablar con mis alumnos si volvieran a sentir el deseo de cambiar el mundo. Soy veterano y sé que es imposible. Sé que todo está ya ensayado, pero me interesa ese magma que muestra Paco, en que todavía, en un movimiento anterior a la definición política, existe la poética. No me gustaría que este movimiento se plasmara en una papeleta más, pero sí que ansío que su calor y su animadversión al modo en que se ejerce la política por parte de muchos vividores sea puesto en cuestión, y que la gente se sepa aplastada por los poderes financieros que son los que gobiernan en realidad. ¿Qué hacer si no? ¿Votar a UpyD, a IU, a ERC? Pues va a ser que no. De momento me gusta este movimiento de insatisfacción y es bueno que alguien alce la voz. No me basta la de Francisco Camps ni la de Alarte. Entiendo tus reparos y tus razones. Pero ¿qué hacemos si no? ¿Cómo confluimos los que sentimos ese profundo malestar?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Javier, mi padre fallecido hace más de veinte años me expresaba en mis años mozos su rechazo más absoluto hacia la política, hacia los que vivían de ella, a las ansias de cambiar el mundo... porque según decía él nunca podría cambiar, en todo caso cambiar de manos los que llevaban la batuta. Así desde el tiempo de los egipcios en que las revueltas le daban la vuelta a todo pero los que estaban debajo seguíanlo estando igualmente. Yo discrepaba y mantenía fuertes discusiones con mi padre. Él era antipolítico y fuertemente franquista. Odiaba los partidos políticos. He llegado a entender esta animadversión basada en el pesimismo sobre la naturaleza humana. No quiero decir que expreses lo mismo ni que seas franquista. De sobras sé que no lo eres, pero sí que compartes una visión profundamente pesimista acerca del ser humano y su estupidez esencial. No sé, en el fondo lo que yo querría sería tener alumnos con alguna idea, con alguna ansia de hacer algo diferente y que lo compartieran conmigo. No puedo entender mi acción educativa sin el propósito de una acción transformadora. He asistido durante más de quince años a una pasividad demoledora, a un conformismo político y social tremendo. Me gustaría que de este magma saliera un estado de ánimo que pudiera ser compartido más allá del pesimismo aunque los de arriba siguieran siendo los mismos, siempre son los mismos o parecidos. Pero me gustaría ver que se asustan como hacían los burgueses ante las manifestaciones obreras en la década de los noventa del siglo XIX. Que piensen que alguien les va a arrebatar su báculo y su poder. Aunque sepamos que es imposible. Los banqueros siguen impertérritos y cómodos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. María, no todo es blanco ni todo es negro. Entiendo las objeciones a lo que Paco representa. Tal vez sea algo folklórico. No sé, pero me gusta que exista. Me gusta que exista la acción política, teatral y poética al margen de las subvenciones oficiales. Sé que si a Paco le ofrecieran una consejería en su comunidad, tal vez se sintiera tentado de desertar de la calle. Si esto va a más, los partidos intentarán integrar el movimiento de indignación. Ya lo están haciendo. De momento es al PSOE al que más perjudica este movimiento. Los votantes del PP y de Francisco Camps y de Baltar (comprando votos en Galicia) no se van a quejar e irán a votar. Los considerados de izquierda somos más volátiles, más utópicos, por eso nos gusta el estilo de Paco. No sé, María.

    Besos (desde mi vida acomodada aunque inquieta).

    ResponderEliminar
  19. No sé, Joselu, estas cosas me huelen a chamusquina. Nada sucede porque sí, y menos ahora que llevábamos años de vida muelle y tranquila hasta que de repente la crisis nos ha dejado en bragas, con perdón. ¿Con la que está cayendo, con el desencanto generalizado, con la amenaza de una gran abstención en las próximas elecciones a alguien se le ocurre iniciar un movimiento "espontáneo" en pro de la rebeldía y la justa reivindicación? No sé, no sé... No digo que no tenga razón el protagonista del vídeo, pero me pregunto por qué ahora, por qué así, como esas manifestaciones que han sacado a la calle a miles de personas. Si buscamos al beneficiario encontraremos al responsable. ¿Tienen motivo los políticos para sentirse inquietos? ¿Por qué, si nadie les va a quitar su puesto tan bien remunerado? Ganen o pierdan, la diferencia está en situarse en un lado de la red u otro. La pelota la sacará el ganador, pero el juego seguirá con muy pocas variantes. Mira el ejemplo de Cataluña: apenas con los votos en los bolsillos, los vencedores han enseñado ya sus primeras cartas. Los mismos que les han votado ahora se echan a la calle para protestar. Ya es tarde, ah, se siente, ahora te aguantas. ¿No sabían lo que votaban? ¿No adivinaban nada? Si en Madrid vuelve a ganar la inefable condesa, algo bastante probable, nadie podrá decir que no sabía lo que estaba aprobando. Hasta el más lerdo lo sabe, lo malo es que muchos están de acuerdo. Esta gente gobierna con el beneplácito de muchos conformes con ese sistema. ¿O es que los valencianos son tontos? Hay gente que tolera el robo y la corrupción, es así de duro. La derecha es fiel, sea el que sea quien les represente. La izquierda castiga, y de qué manera. No tolera la decepción, la renuncia a los ideales. A Zapatero le ha tocado gobernar en la peor época. No lo ha hecho bien, evidentemente, pero no sé si se podría haber hecho de otra manera. Rajoy se frota las manos, sólo tiene que esperar a que caiga la fruta madura para recogerla sin ningún esfuerzo. Entre un inepto y un inútil, ¿a quién elegimos? ¿Quién ha demostrado ser más ambicioso y sucio en el juego? ¿Acaso no sabemos de lo que es capaz la derecha? Cree que el poder es suyo por naturaleza y si se lo arrebatan es una usurpación, por eso cogen esas rabietas que sus seguidores jalean entusiasmados. Que Dios nos coja confesados...
    Un fuerte abrazo,colega.

    ResponderEliminar
  20. Me ha gustado el vídeo. Me ha hecho saltar algún resorte que tengo en mi interior adormecido por los muchos años de desencanto político que hemos vivido. Una democracia, casi que diría, ficticia. Una democracia que nos la han vendido como algo puro y revolucionario y que a la postre ha resultado ser algo modernamente caduco y conservador. Todo sigue igual. Los poderosos siguen ahogando a los de la plebe. Lo que pasa que ahora los de la plebe van en coche y pasan sus vacaciones junto al mar o en una casita de montaña. Han cambiaqdo las formas, pero en el fondo es lo miso de siempre. Pero bueno, Paco hoy me ha hecho revivir ese pequeño soñador que llevo dentro de mí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Yolanda, creo que atribuyes al Partido Popular la responsabilidad última del movimiento antipartidos que ha estallado en estas manifestaciones. Es cierto que el PP es el principal beneficiario, pero eso no significa que sea el que esté detrás. Los manifestantes de Democracia Real Ya son potenciales votantes de izquierda que no se sienten representados por el sistema político vigente monopolizado por unas determinadas formaciones. No puede haber un tercer partido que equilibrara el juego. Sólo podemos elegir entre PP y PSOE. Lo demás, salvo quienes tienen partidos nacionalistas, es cábala como lo es IU o UPyD. No tienen ninguna opción. ¿Qué pasa si estamos hartos de este dilema? He votado al PSOE más de veinte veces, desde el principio, pero mi fidelidad se ha quebrado totalmente. Basta ya. Pero no voy a votar a esa nido de corrupción que es el PP. ¿A quién voto? ¿A esa jaula de grillos que es IU o desunida, que en cada comunidad tiene un programa y estrategia diferentes? Estoy huérfano. El sistema ha entrado en una situación de desgaste por falta de opciones nuevas. No voy a votar al PSOE por evitar que venga la derecha. Que venga. En Madrid tenéis a la política con más amplias expectativas de voto de toda España. No os envidio. Zapatero se veía a alguien como demasiado ajeno a Madrid (ser hincha del Barça entre otras cosas se veía como algo inadmisible). Esperanza es cañí y da caña con desparpajo ni vergüenza. Parece que es lo que la gente quiere: desvergüenza y casticismo. Es la combinación perfecta. No creo que vaya a votar. Reprocho a los míos que tendieran a complacernos como si viviéramos en un útero materno y no dijeran la verdad, que se plegaran al crecimiento fácil basado en la especulación, que se aprovecharan del superavit y que no pusieran en cuestión el modelo del PP con el que han gobernado. Estoy harto. Si tiene que gobernar Rajoy que lo haga. Comeremos mierda ajena, pero al menos no será la mía.

    Un abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  22. Miguel, a mí también me ha caído bien, a pesar de todas las objeciones que puedan hacérsele. El mundo está agotado de las opciones clásicas. Esto es potencialmente peligroso, pero yo no puedo cambiar la historia. La izquierda clásica no tiene ya alternativas que no sean dictadas por el FMI, ni campo para realizarlas. Estamos perdidos. La voz de Paco es estimulante. Me alegro de que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  23. Acciones flamencas, aquí lo comenté, creo que te va a gustar.

    ResponderEliminar
  24. La parte más aprovechable de este movimiento es el grito de dignidad que tan bien expresa Paco y la dignidad en nuestro sistema político tiene que venir de la reforma en que se entiende la representación ciudadana.

    Entre los peores obstáculos que veo a una democracia más participativa está el forofismo, la fidelidad incondicional a unos colores políticos, no sólo expresada hacia los partidos sino hacia representaciones románticas de unas "izquierdas" y "derechas" inexistentes en la realidad y utilizadas sólo como forma de atraer a los incondicionales o, al menos, hacer repulsivo al contrario, ya que, en cualquiera de los bandos que se sitúe cada persona, siente incontestable su superioridad moral sobre el contrario.

    Sinceramente, izquierda y derecha en los términos en los que se habla en esta entrada son una forma en la uno se ve a sí mismo y nada más. Es una rendición completa ante la realidad. Y es parte del problema.

    Pensemos mejor en consignas más simples y regeneradoras de la vida pública. Las listas abiertas, por ejemplo. Y admitamos que esa regeneración es lo más importante, aunque traiga como consecuencia la aplicación de políticas que nos repugnen personalemnte, pero que serían fruto de decisiones soberanas y no de la voz de la ciudadanía secuestrada por los grandes partidos como hasta ahora.

    ResponderEliminar
  25. En todo caso, todo lo que estamos viviendo es una etapa de la gran transición que está viviendo nuestra sociedad. Hay que involucrarse y trabajar por ella, estamos casi obligados como ciudadanos que somos.

    Estos debates en blogs, asambleas en la calle, etc, contribuye a este cambio. Hay que luchar para que sea el cambio hacia una sociedad la más igualitaria, fraternal y justa posible.

    En Francia comenzamos a mobilizarnos para apoyar al estado Español.

    Sabado 21, a las 11h de la mañana, concentración en el ayuntamiento de Mens (Trièves)

    prometo fotos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...