Páginas vistas desde Diciembre de 2005

martes, 30 de noviembre de 2010

Respirando alegremente en la calle


Cinco años en la blogosfera, 447 entradas, 9533 comentarios. Me hago preguntas sobre esta necesidad de permanencia, de seguir encendiendo mi voz buscando la comunicación y la chispa que surge cuando hay una idea que me ilumina –que nos ilumina-. Soy un hombre antiguo, conservador. Me gustaría poder parafrasear a Valle y calificarme de “feo, católico y sentimental” como su personaje el marqués de Bradomín. Mi padre y yo coincidimos en pocas cosas, casi en ninguna, pero hubo una en que me he reconocido en él: la admiración por el marqués que sedujo a la Niña Chole en La Sonata de Estío. Siete le echó en el convento camino de Veracruz tal vez. Me fascina esa conjunción entre lo religioso y lo profano. Pienso que nuestro mundo racionalista, debelador de mitos, devoto de los centros comerciales y los iPad (creo que me compraré uno esta navidad), ha perdido algo sustancial al alejarse de la religión. Uno antes podía pecar múltiples veces y arrepentirse, sentir en el alma la quemazón del pecado, pero ahora no siente la trascendencia: uno es un canalla y no siente nada especial. El marqués de Bradomín es español, como yo, pero establece una diferencia: a un lado él y al otro lado todos los demás españoles. Así sentimos los seguidores -¿hay alguno más?- de aquel personaje genial de Valle.

Me pregunto si sería posible un autor de la dimensión de Valle en estos tiempos. Creo que le tocó vivir un tiempo ajustado a su realidad. Hoy somos pálidos remedos de personajes o personas que sobreviven aherrojados por el pensamiento correcto. No hay lugar para la individualidad. Vivimos una época esencialmente gregaria y horizontal. Nadie alza su testa por encima de la multitud. La muchedumbre exige las cabezas de aquellos que quisieran –o podrían- destacar. Y la voz de estos es tan débil o tan inocua que no merece la pena prestarles demasiada atención. Ortega en 1930 publicó un libro profético que se titulaba La rebelión de las masas. En él mostraba con lucidez la actitud del hombre contemporáneo ante las élites. No las permitiría. Las aplastaría. Vivimos un tiempo de masas. Nos determinan los mass media. Nuestro pensamiento está codificado, estudiado e interpretado. Las agencias de publicidad conocen perfectamente nuestros deseos más ocultos, nuestras pulsiones sexuales más recónditas, nuestro afán por poseer y consumir para concedernos alguna identidad. Si Descartes hubiera vivido en nuestra época, no hubiera formulado su famoso Cogito, ergo sum, sino que lo hubiera cambiado en Consumo, ergo sum. Lo he sentido hoy en MediaMarkt ante un iPad. Me he sentido dominado por el ansia de posesión de ese objeto que contribuye a llenar un espacio infinito de vacío existencial, pero ya no atendemos al vacío existencial. Eso fue un periodo del siglo XX cuando los existencialistas lanzaron sus preguntas sin respuesta. Hoy tenemos respuesta. Poseer, consumir, tener… y aquellos que se esfuerzan por el ser se ven desbordados por la vorágine que nos agita a todos. Ya nos lo dicen los neurocientíficos: el ser no existe, no existe la mente. Todo es puro cerebro. Conexiones sinápticas, conexiones químicas y eléctricas. El ser es  una ilusión, un mito del pasado.

Quiero celebrar mi post número 447. ¿Quién no ha deseado celebrar alguna vez este número mistérico? Cuatro, cuatro, siete, esperando continuar otros tantos posts entregado a esta euforia valleinclanesca que me lleva a salirme un poquito del guion y respirar en la calle –tal vez etílico- y gritar con mis compañeros de batalla que no nos rendiremos, que seguiremos imaginando, que continuaremos deambulando entre sombras para intentar alumbrar, tal vez, alguna vez alguna existencia. Aprecio infinitamente más esos nueve mil y pico comentarios que las 447 entrada que he realizado.

Por vosotros, los que me seguís, los que os hacéis públicos y los que estáis en la sombra. Quiero, me gustaría seguir siendo un espíritu abierto, contradictorio, curioso, conservador, inspirado en Bradomín. Mi perilla es un pequeño homenaje encubierto a ese autor y personaje que me iluminó cuando entré en una cueva, la cueva del Rei Cintolo en Mondoñedo, y  me llegué hasta la gruta de las barbas de Valle Inclán.

¿Alguien ha entendido algo? Da igual. Lo único que este soliloquio quería ser era una manifestación soberana de libertad, porque la libertad me hace sentir feliz dentro de las desdichas de la vida cotidiana. Desdichas o  azares.

Soy feliz respirando en la calle. Ya es hora. 

33 comentarios:

  1. Sigue, Joselu, con tus contradicciones... De tus pensamientos seguiremos nosotros sacando luces.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hijo mio: me siento abducida a tu espacio cuando te leo en un post como este. Es posible que vivamos en un tiempo de masas pero no te quepa duda que tus posts son muy particulares y creo que a muchos nos incitas a pensar cosas que no habían pasado por nuestra cabeza.
    No tengo edad ni motivos para elogiar lo que no me gusta, así que créeme Joselu, seria un desastre para mi que dejaras algun dia de contarnos tus cosas. Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
  3. ¡A celebrar se ha dicho! Los post, los comentarios, Valle,la libertad, Descartes, Bradomín, hasta el MediaMarkt celebremos y, sobre todo, esa maravillosa sensación de respirar libre, feliz, en la calle! (Hasta aquí me ha llegado el aire fresco, Joselu)

    ResponderEliminar
  4. Al fin del día,

    y muerto ya el bloguero, vino hacia él un hombre

    y le dijo: "No mueras, te amo tanto!"

    Pero el bloguero ¡ay! siguió muriendo.



    Se le acercaron dos y repitiéronle:

    "No dejes el blog! ¡Valor! ¡Vuelve a escribir un nuevo post!"

    Pero el bloguero ¡ay! siguió muriendo.



    Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,

    clamando: "¡Tanto amor y no poder nada contra la muerte!"

    Pero el bloguero ¡ay! siguió muriendo.



    Le rodearon millones de blogueros,

    con un ruego común: "¡Quédate, hermano!"

    Pero el bloguero ¡ay! siguió muriendo.



    Entonces, todos los blogueros de la tierra

    le rodearon; les vió el cadáver triste, emocionado;

    incorporóse lentamente,

    abrazó al primer blogger; y se puso a escribir de nuevo...

    ResponderEliminar
  5. Pues leerte bien ha valido la pena siete horas de espera interminables y la cancelación de un vuelo. Mañana más. Pero de momento mira, ni tan mal :)

    Uno antes podía pecar múltiples veces y arrepentirse, sentir en el alma la quemazón del pecado, pero ahora no siente la trascendencia: uno es un canalla y no siente nada especial.

    No estoy de acuerdo. Pero es probable que sea porque jamás me sentí pecadora ni trascendente. Tampoco canalla, y sí siento, claro que sí. Como todos (los que tenemos suerte, al menos).

    No me reconozco en tu segundo párrafo. Tampoco te veo a ti reflejado en él.

    Tal vez por eso siga leyéndote cada entrada, quien sabe. De momento, bien vale la pena perder un día de vacaciones incluso, ya ves :)

    Besos, Joselu.

    ResponderEliminar
  6. Cada vez que leo en un blog el número total de posts, me pregunto lo mismo: ¿y hace cuántos empecé a leerlo yo? Y con eso ya me paso un buen rato reflexionando :)

    No tengo claro si Valle estaría por estos lares... El que seguro sería un gurú de la blogosfera, el tuitter y demás sería Lope de Vega ;)

    ResponderEliminar
  7. Joselu, no vayas a callarte ahora que te he descubierto yo...;-)

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena, amigo. Yo lo celebro contigo y me alegro de tu ánimo de continuar adelante con tus pensamientos, contradicciones, malestares y bienestares, en este espacio. Pero se me ocurre una idea, ¿por qué no pruebas a prescindir de la cosa esa, la ipad o lo que eea? Yo he entrado ya en un memento peligroso en el que voy a dejar de comprarme cosas de esas. Debe de ser que, por fin, me estoy haciendo vieja.

    ResponderEliminar
  9. 447 es un número magnífico para celebrar la compañía que nos hace "Profesor en la secundaria", por aquello de las afinidades, de las reflexiones que todos nos hemos hecho a golpe de aula (y muchas otras cosas). Y creo que Valle Inclán, en nuestros días, probablemente no habría sido en la dimensión que lo fue, anegado por muchas cosas intrascendentes que ocultarían su genialidad.

    No obstante, dicho esto, quizá lo hubiésemos descubierto en una pequeña edición y, también quizá, en un blog que, quizá también, llegase a las 447 entradas. Y, después, otras 447 más.

    ResponderEliminar
  10. Un profe cualquiera, por esas contradicciones que nos hacen humanos...

    Lola, me ha gustado eso de abducida. Seguimos haciendo pan todos los sábados. Gracias.

    Francisco, en el fondo nos gusta que nos quieran. ¿A quién no? Y un blog es una demanda de un lugar en el mundo.

    V. ¿Qué vuelo se ha cancelado? ¿Adónde volabas? Y da igual, ficción o realidad, viva la contradicción.

    Mercedes FM, y Quevedo ¿qué haría Quevedo, aquel reaccionario genial?

    Ilona, no, no pienso irme. Esta es una segunda piel a la que no me gustaría renunciar. Sólo cuando llegue el día del último viaje... Mientras seguiremos dando la lata.

    Clares, ayer tuve un Ipad en la mano y el aparatito me conquistó. La tecnología alienta inconscientemente la idea de la inmortalidad. Esto me lo he planteado muchas veces. Veremos.

    Raúl Urbina, considero la libertad de pensamiento, no condicionado más que por el buen gusto, un ingrediente esencial. Nos equivocaremos, sí, pero intentaremos ser libres, mantenernos libres. ¡Por otras 447 entradas! En el fondo nos hacemos compañía.

    ResponderEliminar
  11. Al sur de London. Me voy a la playa ahora que por fin parece que el hacedor de nieve ha parado de trabajar :D me llevaré el bikini por si acaso, ay! jajaja
    Qué viva, y por mucho!!! :):):)

    ResponderEliminar
  12. Sorprendente esa revelación del ipad jeje. Adelante con las contradicciones. Si te entendí ? No del todo, seguro, pero a lo mejor tu tampoco.

    Estoy leyendo un libro que me parece que te va a gustar, si es que no lo conoces ya.

    ResponderEliminar
  13. V., en London hay una playas geniales, con unas cabañas en que se puede encontrar de todo, antes de sumergirse en el calor tropical. Suerte.

    Frikosal, ¿qué libro? Me has dejado intrigado.

    ResponderEliminar
  14. Uyyy,

    ¿Noto cierta culpabilidad y necesidad de contricción por querer un iPad?... ;-)

    No te preocupes, pasa en las mejores familias...

    A seguir "blogueando" y yo que lo vea.

    ResponderEliminar
  15. Pues yo jajaja ¡¡te he entendido de maravilla!! :-)
    y ¡¡Como SERENUS Z!! te digo:

    ¡¡HIP, HIP HUUUUURRA, JOSELU!!

    ¡¡Que bien que seas feliz y salgas respirando a / en / por... la calle!! :-)

    Y si el marqués de Bradomín conquistó a su niña Chole, tú, con tu blog nos has conquistado a ¡¡tooooodos !! que lo sepas...

    Y como yo sin música, no soy nada...


    ¡¡QUE ELLA TE SAQUE EN VOLANDAS Y DISFRUTES MUCHÍÍÍÍSIMO DEL DÍA!!:-)


    ¡¡Ah!! y si finalmente pecas con el Ipad/Ipod, tranquilo, que...
    ¡¡ Pecar, pecamos tooooodos !! jajaja


    Muchos besos JOSELU.

    Debes saber, me has alegrado la mañana...
    ¡¡ da gusto verte por fin tan feliz !!

    ResponderEliminar
  16. He entendido Joselu.
    Esa locura y esas ganas de salirse de vez en cuando de lo trillado, de la cuadrícula y lo correcto es un sentimiento compartido. Es un sentir artístico en el que reconozco ese actor de teatro que llevas dentro.
    Estoy contigo.

    ResponderEliminar
  17. Hippeis, no has juzgado mal. Temo mi vena consumista. Hay productos que nos meten sugestivamente por multitud de canales, y se apoderan de nosotros. No me gusta. Pero...

    Serenus, lo de Ortega era un guiño velado a tu bitácora. Gracias.

    María, ¿me das entonces la absolución sobre mi pecado "no desearás los productos tecnológicos nuevos"? Besos.

    Toro sentado, si mi vida hubiera transitado por otros caminos, sin duda me hubiera llevado con convicción al teatro. ¡Qué feliz que llegué a ser cuando actuaba! Gracias.

    ResponderEliminar
  18. Sabes Joselu, me he quedado casi unos 20 minutos en la pantalla pensando si era idóneo escribir este post o callarse como lo he hecho durante mucho tiempo. Mas, hay cosas que no llego a entender, me cuesta ver en la mente humana y siento haberte escogido a tí como parte de un estudio que realizo a modo particular para entender la nueva enfermedad creciente en el "cerebro" consumista de los ciudadnos del sistema (lo del estudio es una broma).

    Sin embargo, te pido que no pienses que te juzgo, te respeto y ahora te digo esto y luego paso con mis cosas y mis proyectos, que avanzan viento en popa. Después a lo mejor me arrepiento y digo, me podría haber callado de nuevo, pero ahora me digo, Joselu juzgará. Así que allí vamos.

    Lo primero que me hace un nudo en el estómago es que digas que Ortega es un profeta, con su libro La rebelión de las masas, Ortega fue un buen escritor, con un estilo propio, pero de profeta tuvo poco. Tu mismo lo desmientes justo después al decir: "Nuestro pensamiento está codificado, estudiado e interpretado. Las agencias de publicidad conocen perfectamente nuestros deseos más ocultos, nuestras pulsiones sexuales más recónditas, nuestro afán por poseer y consumir para concedernos alguna identidad." Las élites existen amigo mío, las massas no las hemos aplastado, sino que allí está y nosotros aquí estamos, como borregos. Nos conocen, nos controlan y saben que somos estúpidos. George Orwell era un profeta, 1984 es una profecía. Y con lo publicado por Wikileaks creo que queda demostrado.

    En una cosa, estoy de acuerdo, el ser está desbordado, quien aún piensa que existe solo tiene una posibilidad, el pesimismo y un final, el suicidio.

    Es gracioso porque mezclas la libertad con dominación, esto es una aberración.

    En todo caso, te felicito, tu blog goza de una salud y una vitalidad como nunca he visto antes. Me alegro de que te conectaras conmigo de nuevo y, todavía más, de que tuviera las fuerzas de comentar de nuevo.

    felicidades amigo

    un abrazo
    eloi

    ResponderEliminar
  19. Eloi, más allá de las disensiones está el mutuo aprecio. Representamos ópticas distintas, pero yo estimo la tuya porque no me lleva a dormirme ni a sentirme amodorrado. El blog me permite una doble vida. La cotidiana en que he de luchar contra la frustración, la insatifacción, la monotonía, y esta existencia nocturna, libre, abierta a los sueños y las utopías,

    Cuando hablo de las élites no lo hago en un sentido negativo, no me refiero a los dominadores, a los que tienen el poder, sino a las élites morales, intelectuales. Pienso que Sócrates lo fue en su tiempo. Veo en mi día a día que mis alumnos cuando tienen a un profesor delante lo juzgan como un igual, como si fuera un compañero de farra. Y es cierto que no somos superiores o mejores que ellos, pero el que esto suscribe lleva más de cuarenta años dedicándose casi en exclusiva a la literatura. No puede haber un diálogo de igual a igual, no pueden abolirse los niveles. Sería una catástrofe. Es una catástrofe lo que yo percibo día a día. Sé que no estarás de acuerdo porque tal vez crees en un mundo horizontal -basado en la autogestión y la anarquía- pero históricamente no ha dado resultado. El anarquismo tuvo momentos acertados y hombres dignos, pero también debajo de ese calificativo se metieron muchos miserables cuyo único mérito fue el de asesinar a seres indefensos en las circunstancias más cobardes. Mi desconfianza es en la naturaleza humana. En esto coincidimos aunque por motivos distintos.

    Recibe un fuerte abrazo. Espero que el blog siga vivo, yo lo aliento cada día. Es mi pequeña aventura.

    ResponderEliminar
  20. Enhorabuena y que sigas en este espacio por mucho tiempo. No me sorprende el éxito de esta bitácora. Es merecido y justo.
    Un cordial abrazo

    ResponderEliminar
  21. ¿Contra...qué? Perdón pero es que no entiendo eso de contradictorio...¿Será porque todos lo somos? ¿Tu pulsión por el Ipad es pasajera o permanente? ¿Somos masa o somos borregos? ¿Tal vez seamos una masa de borregos? Lo ignoro y sinceramente me da igual, yo continuaré leyendo cuanto escribas y escribiendo yo también seguiré esa búsqueda que ignoramos donde nos conduce, ignoramos, creo, hasta lo que buscamos, pero siguiendo tu inclaniana querencia te digo que ya nos falta menos y que tendremos que bajar al foso de los reptiles...
    Sigue, sigue... que te acompañeros...aunque no sepamos donde ¿Acaso importa?

    ResponderEliminar
  22. Luis Antonio, cuando tenía doce años soñaba con ser periodista. Fue mi más clara vocación. Por diversas circunstancias no pudo ser y me convertí en profesor. Esta bitácora alienta en mí aquella ilusión inicial. Escribo, desbarro, imagino y lo doy a la luz, intentando ser honrado a pesar de mis contradicciones que muestro abiertamente. Gracias por tus palabras.

    Malo, buena referencia valleinclanesca la del foso de los reptiles. Creo que no hay autor con que me identifique más que con Valle, y eso que admiro y estimo muchísimo a Galdós, Clarín, Baroja, Azorín, Maeztu, Unamuno, Antonio Machado, Rubén Darío, Ortega... Aquellos eran individualidades y no las que la realidad correcta de hoy en día dejan sobresalir. Iremos a lo que salga, como decía bien el maestro Unamuno.

    ResponderEliminar
  23. Sea compañero, sea, que las voces que escuchamos no son de ánimas del purgatorio sino más bien de hijos de puta...

    ResponderEliminar
  24. Bibamus atque amemus... Brindemos por estos cinco años y 447 entradas, posts o notas. Conjuremos el espíritu de Bradomín, ese 'hombrecillo' del reverso de Valle (o del anverso, quién sabe), y saquémoslo a las calles en estas navidades consumistas.
    Y puestos a mostrar visajes deformados de la realidad, prefiero la mirada del Callejón del Gato al barrio de los Alcántara.
    Larga vida a la literatura y a tu blog, que también lo es.

    ResponderEliminar
  25. Antonio, no sigo Cuéntame pero creo, por lo que me han contado, que han subido mucho de clase social. Supongo que lo dices por eso. Por ese espejo deformante del callejón del Gato, y las Comedias bárbaras y, sobre todo, por La lámpara maravillosa. ¡Qué prodigio creativo! Larga vida a la literatura. Sin ella el mundo es gris, o, al menos así me lo parece a mí.

    ResponderEliminar
  26. No sé si me excedo al interpretar tu alegría como la felicidad de haber descubierto una voz propia, un regristro auténtico, un idiotismo -en su estricto sentido helénico- singular. Tengo la impresión de que lo que nos convoca en esta travesía existencial es precisamente eso, la singularidad de la voz que reflexiona, ama, canta y se contradice con un don de la ebriedad que alegra el corazón de quien la lee como se merece, con los cinco sentidos.
    ¡Ay del que vaja solo!, ¿quién le ayudará a levantarse?, dice el proverbio bíblico. Pues eso, que aquí estamos, en la calle, respirando contigo.

    ResponderEliminar
  27. Juan Poz, me gusta eso del don de la ebriedad que me lleva inmediatamente a Claudio Rodríguez y su espléndido poema que concluye:

    Y, sin embargo —esto es un don—, mi boca
    espera, y mi alma espera, y tú me esperas,
    ebria persecución, claridad sola
    mortal como el abrazo de las hoces,
    pero abrazo hasta el fin que nunca afloja.

    Respirando, en libertad, la que se conquista con la escritura.

    ResponderEliminar
  28. Llevo siete años visitando blogs. Estoy retirado de Internet y te sigo visitando.
    Por algo será.

    ResponderEliminar
  29. Josep, gracias, me hacen sentir bien tus palabras.

    ResponderEliminar
  30. Creo no haber entendido bien tu post entonces. Te pido perdón

    un abrazo
    eloi

    ResponderEliminar
  31. Eloi, me encantó tu comentario. Te diste cuenta de aspectos que otros comentaristas dejaron de lado.

    ResponderEliminar
  32. Poco puedo añadir a lo ya dicho, pero no quiero pasar por alto celebrar contigo que sigas respirando en la Red, con esa profundidad que te caracteriza e ilustrándonos con tu inagotable cultura libresca.

    ResponderEliminar

Es un tópico expresar que el valor de un blog reside más en los comentarios que recibe y en el debate a que da lugar, que en la entrada publicada que no es más que un punto de partida para dialogar e intercambiar puntos de vista, a veces radicalmente distintos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Share It