Páginas vistas desde Diciembre de 2005

domingo, 15 de noviembre de 2009

Marcela y el narrador errante

Conocí a Dimas Mas (Tetuán, 1953) durante las oposiciones al cuerpo de agregados de Lengua y Literatura españolas de 1982. Ambos leímos ante el tribunal nuestro examen y yo tuve ocasión de escucharle pues él lo hizo antes que yo. Me deslumbró su estilo brillante y sugerente al exponer el tema, en principio académico, de Los orígenes de la lírica castellana. Su exposición me cautivó, y apenas me di cuenta de que a continuación iba yo a exponer el tema que había escogido que no era otro que el de la Ilustración en España, tema que me llevó a ganar en aquella ocasión las oposiciones, mientras resonaban los goles del campeonato mundial de fútbol que se estaba celebrando en España.

Dimas Mas y yo coincidimos casualmente en un instituto de Bachillerato de Berga y empezamos a mantener debates y conversaciones jugosas sobre literatura. Yo en aquel entonces no conocía demasiado a Galdós y mi compañero me aleccionaba para que pusiera fin a aquella carencia. Así hice y en varios años me leí todo lo escrito por el autor canario y asistí a varios cursos de doctorado sobre su obra, en especial sobre Los episodios nacionales que disfruté extraordinariamente.

Pero Dimas Mas, su nombre literario, era algo más que un profesor al uso. Era –y es- un escritor apasionado por la literatura que había ensayado la poesía con su poemario Provincia Mayor (1936-1939); que ganó posteriormente el premio de la editorial Anthropos con su obra heterogénea titulada Poliantea, y publicó obras de amplia difusión como El tesoro de Fermín Minar que llegó a numerosos institutos de toda España; Nadie en persona (Un misterio de Barcelona); Del incierto encuentro entre don Giovanni y Turandot; El bellaco durmiente (novela juvenil dedicada a su hijo Lucas); Mi primer maratón, obra escrita con un registro literario en que desgrana su experiencia como avezado corredor de la prueba durante muchos años. En internet, en Badosa.com, ha publicado sus relatos El tardío vuelo de la avucasta, novela erótica, El juego d’scondit, La vida vecina, amen de otras obras que he tenido ocasión de leer y que se guardan en los cajones que un -espero que no lejano día- alguna editorial descubrirá y publicará.

Son veintisiete años de conocimiento e intercambio los que me unen a Dimas Mas. Quiero hacer público que el próximo día 19 de noviembre tendrá lugar en Barcelona la presentación de su última novela publicada titulada Marcela y el narrador errante (nivolilla) en Ediciones Oblicuas. El acto de presentación será en el Instituto de Secundaria Milà i Fontanals en la plaza Folch i Torres, s/n, a las 19.00 h.

Marcela y el narrador errante es una novela dedicada a su hija, tal como he citado que hizo también con su hijo Lucas. Es una novela excelente. Dimas Mas, escribe como los ángeles y es un orfebre del estilo, lo que le aleja de la literatura fácil y popular. En un registro aparentemente juvenil construye una novela de corte unamuniano que me ha recordado la nivola Como se hace una novela. Su hija Marcela, que quiere también una novela como su hermano, pero su padre escritor nunca se pone a ello, recibe una extraña visita, la voz de un narrador que le dice que va a escribir su novela. El narrador errante enhebra diálogos fecundos con la muchacha que va descubriendo el mundo y a sí misma a través de la experimentación del lenguaje. Es un juego absorbente en el que estoy metido hasta los tuétanos, dándome cuenta de que es una narración exigente en la que no pasa nada, no hay ninguna aventura exterior pero sí una indagación y una profunda aventura interior de la niña. Probablemente podemos calificarla de novela iniciática y la escritura de la novela es el mismo proceso de escritura de la misma. Os la recomiendo. Se aleja del modelo juvenil de narración llena de avatares trepidantes o de temas sociales. Es una novela profundamente literaria en la que con amenidad y rigor dialógicos se lleva un descubrimiento del proceso literario mostrando que la esencia del relato bien escrito es el propio lenguaje sobre el que esta narración gira ininterrumpidamente. No la recomendaría para mis alumnos de la ESO. Su nivel es muy elevado, pero sí a todos los amantes de la buena literatura y de los planteamientos unamunianos acerca del diálogo de los personajes y el autor, o el mismo proceso de construir el relato.

Me encantaría compartir con los que podáis el descubrimiento de este joven autor que lleva ya media vida a sus espaldas rastreando y escribiendo buena literatura con excelente estilo.

14 comentarios :

  1. No sólo me interesa leer esa novela, sino que le envío la información a mi hija Helena, que es también corredora, y entrena actualmente para su primer maratón. Creo que le interesará mucho leer ese libro que este autor escribió sobre su deporte. Si tú lo recomiendas, seguro que está bien; me refiero a esa novela con un título tan sugerente.

    ResponderEliminar
  2. Me agrada saber que la presentación se hace en un centro de Secundaria. A veces, pienso que las instalaciones de los centros se alejan de la Cultura más allá de la estrictamente académica.

    Feliz velada

    ResponderEliminar
  3. Joselu, me fío de tu recomendación y trataré de encontrar la novela. Qué suerte poder hablar con un autor de su obra, el trabajo de escritor es duro y me gustaría conocer el proceso de creación. A veces leo obras dirigidas a adolescentes, sobre todo las de SM, Alfaguara y Edebé, pero no todas me atraen. La trilogía de Getafe de Lorenzo Silva me gustó mucho. Me pregunto cómo van a llegar nuestros alumnos de hoy a leer todo lo que nosotros leemos o hemos leído, qué pasará con todas esas obras maravillosas que nos formaron como lectores y como personas.
    Creo que te comenté que una colega mía recién jubilada está escribiendo sus memorias como maestra para "La esfera de los libros", menuda suerte un encargo así, qué envidia... Precisamente la he visto dos veces esta semana, la última a la salida del cine. Es una mujer maravillosa y estoy deseando leer su libro.
    Feliz semana. Un abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la recomendación. Conseguiré la novela y le seguiremos la pista a Dimas Mas.

    ResponderEliminar
  5. Qué decir de una novela 'inleída', sólo seguir las indicaciones de un profesor de lecturas como es Joselu.

    ResponderEliminar
  6. También yo me apunto al reto Dimas. Ya te contaré.

    ResponderEliminar
  7. "novela iniciática" mmm... Tomando nota. Perfecta para mí, porque me estoy muriendo con Rayuela. Creo que cuando termine de leerlo voy a tener que empezar de nuevo -bueno, no lo creo, lo sé- qué cosa más complicada por dios!

    Un beso, Joselu.

    ResponderEliminar
  8. Solo GRACIAS, de los grandes.
    Me he llevado una gran sorpresa.
    Hoy, le has sacado brillo a mi arco Iris.:))

    besos.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado tu crónica sobre Dimas. No le conozco, pero después de leer el post me han entrado ganar de comprar algo suyo y leerlo. Y si además va recomendado por ti, pues me fío.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Si en la novela no pasa nada,espero
    que sea una caligrafía metáforica,
    un lenguaje simbólico, secreto.
    Metaforizar la vida es la manera
    más luminosa de explicarla, se salva del tiempo.
    Espero que Dimas haya dado en la
    diana.

    ResponderEliminar
  11. Pues me alegra conocer más títulos de Dimas Mas del que leí hace años El tesoro de Fermín Minar que me pareció una novela interesantísima,con ese profesor misterioso y ese Fermín desastre al principio y maduro al final...me enganchó, pero a mí también me pareció poco conveniente recomendarla a los alumnos,por excesivamente larga y densa,nunca lo hice.Buscaré esta última y a ver si me engancha igual.Saludos de Aurora Boreal.

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué buena novela esta nivolilla, Joselu! Debería recomendarse a todo aquel que quiera, un poco a la manera unamuniana, adentrarse en los entresijos de la ficción para saber cómo se hace, se escribe, una novela.

    Dimas Mas escribe muy bien y ya tuvo un acierto extraordinario con El tesoro de Fermín Minar, gran novela. No tuvo ni el eco ni la suerte que merecía. ¡Si en vez de DM la hubiera firmado otro... no sé, pongo por caso, Julio Llamazares o Javier Marías, quizá se la hubiera tenido más en cuenta; ni siquiera le concedieron el Nacional de Literatura y la dejaron finalista! En fin...
    Un acierto tu entrada y tu blog, que voy siguiendo de cuando en cuando.
    Un saludo, Javier.

    ResponderEliminar
  13. Soy prof de literatura argentina y es la primera vez que escucho el término "nivolilla" ¿Qué significa?

    ResponderEliminar
  14. Tarde o temprmno los grandes acaban escribiendo un libro.
    ¿Para cuándo el tuyo?
    Volví a escribir, como todos los viernes ;)
    http://complementaria.wordpress.com
    Saludos,

    @gorkafm

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...