Páginas vistas desde Diciembre de 2005

jueves, 29 de mayo de 2008

Epitafios


¿Quién no ha imaginado alguna vez escribir su propio epitafio? Es todo un género literario, que permite multiplicidad de enfoques desde el religioso, el solemne, el existencial, pero también el irónico y humorístico. Quizás sea éste el que más nos atrae. Convertir a la innombrable en un personaje de comedia nos sale muy de adentro. No hay nada más refrescante que reírse de la propia muerte y del día después en que alguien leerá aquello que escribimos para el propósito de recordar nuestro paso por el mundo de los vivos.

Recuerdo todavía la profunda impresión que me produjo hace veinte años la visita al pueblecito de Montclar en el Berguedà catalán. El cementerio está en la misma plaza del pueblo y a su entrada en la verja de hierro hay una inscripción que dice: Avui jo, demà tu (Hoy yo, mañana tú). Me pareció genial el sentido existencial y humorístico de la historia en cuatro palabras allí plasmada.

En esta línea he propuesto a mis alumnos de cuarto de ESO que escribieran propuestas de epitafios que les gustaría que aparecieran en sus tumbas, o, en su defecto, aquellos que propondrían para alguien estimado. El ejercicio ha sido un éxito. Los chavales se han lanzado con entusiasmo a escribir epitafios en el blog de la clase Lengua en movimiento. Cada uno ha plasmado varias propuestas a cada cual mejor. Aconsejo visitar el blog de la clase cuyo enlace queda aquí.

He pensado que este tipo de frases mínimas bien pueden ser consideradas un buen ejercicio de lengua en el área de microrrelatos. Hacen falta imaginación, buen sentido del lenguaje y saber puntuar correctamente. Cuando se juega con pocas palabras para expresar un sentido, es imprescindible una correcta puntuación para transmitir el sentido recto. Ha habido un exhaustivo trabajo de corrección de los textos propuestos y de los cuales, entre otros muchos, recojo lo siguientes.

EPITAFIOS

- Espero que esto me sirva de excusa para no presentarme a los exámenes.
- A ver si la Conchi me aprueba ahora.
- Me siento un parado.
- Cinco anuncios y vuelvo.
- No me esperéis levantados.
- ¡Por fin ya no tendré que madrugar!
- Por fin he dejado de suspender mates.
- Echando una siesta, no molestar.
- Por fin voy a saber la respuesta a si hay una segunda vida.
- Como me levante…
- Te estaré esperando impacientemente.
- Me está entrando claustrofobia.
- Quiero mear y no me puedo levantar.
- ¿Alguien sabe qué hago aquí?
- Llegué sin papeles y aún sigo sin ellos.
- Quiero salir del armario.
- Ahora sí que he adelgazado. Estoy en los huesos.
- Esto está oscuro.
- Ahora por lo menos podré ser egoísta, esto es sólo para mí.
- Banco, lo siento pero no podré pagar mis deudas.
- ¿Alguno que me rasque?
- Por fin tengo cama propia.
- No he muerto, lo que pasa es que soy perezoso.
- Gusanos, ahhhhhhhhhhhhhhh!!!!!
- Salgo un momento, luego vuelvo.
- Mi amor, me acosté con tu hermana.
- Mi amor, en mi lecho siempre habrá un sitio para ti.
- Mamá, hoy no cenaré en casa.
- Mamá, por fin me he independizado.
- Miremos el lado positivo, mañana tengo fiesta.
- Poned a mi bonsái encima, que se alimente de mí.
- Por fin conoceré a Supermán.
- Para qué dormir tanto en vida, si ahora me voy a pasar la vida vagueando.

Si alguno de los lectores quiere dejar su epitafio, lo aceptamos encantados.

29 comentarios :

  1. Hay alguno estupendo.
    "Llegué sin papeles y aún sigo sin ellos"
    ¿Es verdad?

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado: Por favor, no me despierten. Muy buena actividad, Joselu, en la línea del aforismo y el microrrelato.

    ResponderEliminar
  3. Siempre recuerdo el archifamoso epitafio atribuido a Groucho: "Señora perdone que no me levante". O el grave: "Polvus eris et in polvus reverteris".

    También un versión del que tú citas: "Los huesos que aquí estamos, por tus huesos esperamos".

    Igualmente: "Aquí yace Molière el rey de los actores. En estos momentos hace de muerto y de verdad que lo hace bien."

    Pero por qué no: "Esta es la mejor dieta para adelgazar. Te deja en los huesos".

    ResponderEliminar
  4. Pues hoy me has sorprendido tú. He leído casi todos los comentarios del otro blog. Y lo que me llama la atención es la vitalidad. ¡Qué epitafios de gente tan viva! Y que lejana se siente a la muerte en ese momento. Es estupendo que sea así.
    Poniendo mi granito, no soy capaz de escribir hoy un epitafio para mí, pero si te contaré que hace unos días se me saltaron las lágrimas con lo que yo entendí epitafio, y que era el final de una de las últimas reflexiones de Fidel, a quien admiro mucho. No sé si lo habrás leído, pero al final decía: "¡Los vivos y los muertos lucharemos!"; me impactó mucho. Es muy distinto del ¡Patria o muerte! que encierra otra esperanza. La frase que te he citado me acongojó, de verdad.
    Echaba mucho de menos tu entrada, de hecho hace unas horas insistí en bloglines, sabiendo que no había nada, pero tenía ganas de leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Debe ser la época en la que estamos: "Sí, ya he entregado las programaciones y las memorias. Sí..." :)

    ResponderEliminar
  6. Hace años realicé un ejercicio similar. Entonces, estuve ensayando mis propios epitafios. He recuperado el blog (libreta) donde los anoté y ahora me río de lo que escribí.

    Aquí te dejo algunos:

    No me gustan las despedidas.
    Me faltó tiempo para decírtelo.
    Esta vez soy yo quien pone el punto final.

    ResponderEliminar
  7. Un ejercicio muy sano de enfrentarse a la idea de la muerte.
    Ahí va mi pequeña contribución:

    "Aquí se revuelve una inconformista."

    "A la tierra regalo mi cuerpo; a vosotros, mi alma."

    Besos a tod@s

    ResponderEliminar
  8. El mío:

    "No te entretengas mirándome, tu vida sigue".

    ResponderEliminar
  9. El mío me lo escribió Quevedo, en anacrónico encargo:
    Polvo soy, mas polvo enamorado.
    Irá inscrito en la urna de mis cenizas.

    ResponderEliminar
  10. No sé si conoces al escritor americano Fritz Leiber,pero tiene una gran novela titulada Nuestra señora de la oscuridad,y en ella remite un epitafio que no recuerdo bien de quien era,y que dice:"Corre,corre,que es más tarde de lo que tú crees".El autor recalca que la inscripción estaba en una vieja tumba sin nombre.

    Un fuerte abrazo,amigo.

    ResponderEliminar
  11. Sabes, me gusta mucho irme por los cementerios de los lugares donde visito y he visto de todo, epitafios que no dicen nada pero impactan, una vez me encontré con uno de dos hermanas que murieron casi al mismo tiempo, del cual he escrito un relato, puede que lo hayas leido.

    Aunque nunca los apunto, pues me gusta recordarlos de memoria, tengo algunos graciosos:

    "cerrado definitivamente por vacaciones eternas" de un pueblecito alemán (puede que la traducción sea algo mala pero es más o menos así.

    "siento no haberte acompañado hasta el final, pero te estaré esperando hasta la eternidad" de Grenoble

    "nunca me gustó estar acostado" epitafio que leí en un pueblecito del centro de francia en el cual había una estatua de un hombre de pie, no sé si el muerto estaba allí dentro

    "¿Qué cara pondrías si me levantara?" Suiza (en berna creo)

    A mi no me gustan los epitafios, aunque siempre me planteo si me gustaría que me quemaran, o que me enterraran o no sé, aunque nunca me ha gustado estar acompañado, sin embargo un posible epitafio para estar acompañado de vez en cuando

    "hablame un rato aunque no te escuche"

    saludos

    ResponderEliminar
  12. Hola, me ha parecido un ejercicio de clase muy interesante y me sumo a él. Sin duda iba a poner el de Groucho que se le atribuye.

    Yo no entro en los cementerios pero me impresionan los mausoleos históricos como El Escorial o la Abadía de Westminster, donde, por cierto hay un epitafio común para las hermanas Isabel I y María Tudor. No recuerdo el texto completo pero las conminaba a estar juntas en la eternidad.

    Un saludo,Joselu y gracias por responder mi meme.

    ResponderEliminar
  13. ¡Genial ejercicio! Creo que me lo voy a copiar y lo haré con mis alumnos adultos, si te parece bien, Joselu.

    También me "copié" el micorrelato; previamente les enseñé algunos de los ejemplos de tus alumnos y les hizo bastante gracia.

    Epitafio vitalista:
    "Dicen que me he muerto pero yo ni caso."

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Te espero de visita en mi blog celestial.

    Socialista utópica disfrazada de oveja,

    silviaporras

    ResponderEliminar
  16. Nueva lección de creatividad por parte de tus alumnos. Me están dando ganas de cambiar de especialidad y ponerme a dar clases de Lengua y Literatura :-)

    A mí se me ocurren algunos:

    Que conste que yo no he visto ninguna luz.

    Estoy por los suelos.

    Vuelva mañana, por favor. Hoy estoy indispuesta.

    El dinero estaba escondido en... (grieta en la losa que impide seguir leyendo).

    ResponderEliminar
  17. Se me acaba de ocurrir otro:

    Me voy a dormir, estoy muerta.



    Además que lo voy a hacer de verdad. Un saludo, Joselu.

    ResponderEliminar
  18. Joselu, cada vez que leo tus entradas sobre los ejercicios que haces con tus alumnos, siento unas ganas enormes de poder ser uno de ellos, de andar por ahí de adolescente con esas ganas enormes de "comerme el mundo" y que alguien me sirva la mesa con tan buen gusto y exquisito menú, seguramente eres uno de esos maestros que el tiempo no borra de la memoria, una figura que siempre se evoca con ternura y respeto. Tuve algunos de esos, aunque lamento no fueran más y todavía en el tercer grado de mi hija no ha tenido ni uno que se ajuste a esa imagen, lo que me preocupa, porque un buen maestro, esos que nos provocan con el desafío diario, tiene para mí la categoría de regalo divino.
    En estos días estoy un poco deprimida y nostálgica, así que no me daré el lujo de escribir un epitafio, pero recordé un juego ya casi olvidado entre un viejo amigo y yo, que al conocer a alguien, intentábamos saber cuanto lo habíamos conocido en un primer encuentro proponiendo posibles epitafios y después con el tiempo volvíamos sobre ellos, para comprobar cuan fiel había sido esa primera ojeada, tal vez parezca un poco morboso, pero era sólo un entretenimiento de adolescentes, con ínfulas de intelectuales.
    Como siempre es un placer andar por aquí, un abrazo Yolanda

    ResponderEliminar
  19. Perdonen que no me levante, que diría Grocuho.

    ResponderEliminar
  20. Cada 2 sílabas que lees, de este largo epitafio, te queda aproximadamente un segundo menos de vida. Tic tac, tic tac, tic tac ...

    ResponderEliminar
  21. Que se ponga en marcha el mundo, que me subo

    ResponderEliminar
  22. See you later aligator, after a while ... (epitafio de un inglés)

    ResponderEliminar
  23. See you later aligator, after a while ... firmado: Cocodrilo Dundee

    ResponderEliminar
  24. Disculpen que no ponga nada en la lápida pero mi familia era tan pobre que no le llegó el dinero para pagar un epitafio

    ResponderEliminar
  25. Recuerde el alma dormida, avive el seso y despierte por que una vez que te has muerto, no hay dios que cambie tu suerte

    ResponderEliminar
  26. MORTUS SUM QUI NO PATEAM

    ResponderEliminar
  27. Genial entre buscando un epitafio adecuado y me doy cuenta k cada persona es unica x ende el epitafio de mi tumba es personal e intranferible .

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...