Páginas vistas desde Diciembre de 2005

lunes, 17 de septiembre de 2007

Dudas y dinamita


Emoción de reencontrarme con mis alumnos tras dos meses de alejamiento. Día de temperaturas elevadas. Las clases se convertían en hornos que propiciaban la inquietud y la distracción. Nuestras espaldas acababan mojadas. Las puertas tenían que estar abiertas para que hubiera algo de corriente.

Un primer curso. Un tercero de N.E.E (Necesidades Educativas Especiales). Radiografía del mismo: doce alumnos marroquíes, algunos recién llegados y que desconocen totalmente el idioma; diez españoles de nivel muy bajo; ocho latinoamericanos (Colombia, Ecuador, Bolivia). ¿Cómo armonizar esta dispersión de necesidades educativas? ¿A quién te diriges cuando das la clase? ¿A quién dejas fuera? En una primera prospección he visto aptitudes y actitudes muy distintas. Pero el común denominador es el carácter inquieto de los chavales. Para trabajar con ellos hay que tener todo muy pautado y hay que intentar tener material diferente para cada grupo de alumnos. No tienen libro de clase. El que les corresponde tiene un nivel muy elevado. Comienza con el discurso de Paul Auster cuando recibió el premio Príncipe de Asturias de las Letras. No es el caso. Entre mis alumnos de este curso no abundan los que estimen la lectura. La mayoría han contestado que no hay ningún libro que hayan leído ni siquiera los obligatorios. No es buena idea la de empezar con el discurso de Auster:

No sé por qué me dedico a esto. Si lo supiera, probablemente no tendría necesidad de hacerlo. Lo único que puedo decir, y de eso estoy completamente seguro, es que he sentido tal necesidad desde los primeros tiempos de mi adolescencia. Me refiero a escribir, y en especial a la escritura como medio para narrar historias, relatos imaginarios que nunca han sucedido en eso que denominamos mundo real. Sin duda es una extraña manera de pasarse la vida: encerrado en una habitación con la pluma en la mano, hora tras hora, día tras día, año tras año, esforzándose por llenar unas cuartillas de palabras con objeto de dar vida a lo que no existe?, salvo en la propia imaginación. ¿Y por qué se empeñaría alguien en hacer una cosa así? La única respuesta que se me ha ocurrido alguna vez es la siguiente: porque no tiene más remedio, porque no puede hacer otra cosa.

Lástima, es un texto interesante.

Una nueva clase por la tarde. Un cuarto de ritmo heterogéneo. Les hablo del sistema de subir la nota mediante lecturas. Ellos propondrán el género y yo les sugeriré el libro que habrán de leer. Les planteo que el común denominador de los libros que les voy a recomendar es que son lecturas “adultas”. No hay ninguna protesta. Les explico el sistema y ellos han de decidir. Si leen y escriben, tienen una buena nota a su alcance. La votación es abrumadoramente favorable al sistema planteado. Les hablo de los libros seleccionados. Les sugiero que si alguno desea lecturas “juveniles”, es decir, libros pensados para adolescentes, puede solicitarlo y yo le recomendaré títulos interesantes. No hay ninguno que lo haga. Hay expectación cuando empiezo a repartir libros. Hay mucha demanda de libros de terror y las llamadas lecturas "sorprendentes", así como hay un sector que solicita libros “para pensar”, pocos de ciencia ficción y alguno de aventuras. Policíacos no los solicita nadie. Voy capeando el temporal, dándome cuenta de que cada libro que falle en mi recomendación supondrá una decepción. No espero, les digo, que todos los libros les gusten, pero sí que les interesen. En última instancia consideraría aceptable que alguno odiara alguno de los libros que le proponga. La idea de incluir cómic gusta. Sobre todo cuando les aclaro que alguno de los títulos recomendados es de cómic erótico y de terror. La idea del erotismo les entusiasma. Les recomendaría Las once mil vergas de Apollinaire, pero temo la reacción de los padres; también les hablo off the record de La máquina de follar de Charles Bukowski. Les digo que no se la puedo recomendar por problemas educativos. Ellos insisten en que quieren leer esa obra. No es posible que yo la recomiende, pero, amigos, ya habéis oído hablar de ella. Yo no voy a rechazar la ficha si la presentáis. Igual que no voy a rechazar la lectura de libros de Clive Barker, uno de los más sanguinarios de la historia del género.

Gustan los territorios prohibidos, escabrosos, inciertos, cenagosos, turbulentos… Quiero que estos libros les conmuevan y sobre todo que no les dejen indiferentes. Aunque no sean políticamente correctos o educativamente adecuados a su edad, según el criterio de las editoriales y la psicología evolutiva.

Parafraseando a Auster: No sé por qué me dedico a esto. Si lo supiera, probablemente no tendría necesidad de hacerlo…

10 comentarios :

  1. Yo me inicié en la lectura por el camino de lo prohibido. Fue una iniciación algo irregular. Lo que otros decían que era inadecuado a mi edad, yo lo consideraba ñoño.
    Quizá pueda ocurrirles a tus alumnos. Si es así, espero que mantengan el interés por la lectura con el deseo de encontrar esas historias prohibidas.

    ResponderEliminar
  2. Esta tarde mismo voy a comprármelos. Sin que se enteren en casa, claro...

    ResponderEliminar
  3. Es más que probable que tus alumnos no puedan valorar tu esfuerzo y dedicación en este momento, pero quizás descubran una lectura interesante, un libro que no les abandone a lo largo de sus vidas. Entonces, cuando maduren, sabrán que ha valido la pena y que tú fuiste quien los llevó hasta ese lugar. Así tampoco tu recuerdo les faltará porque irá pegado a esas lecturas.

    ResponderEliminar
  4. solo por inquietud

    http://planetaesclavo.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  5. Guau,trabajo dificil el que te toca, ya nos iras contando como reaccionan, pero me parece genial tu sistema de subir nota a través de la lectura. Un buen libro puede enseñarles y hacerles mucho más bien que una aburrida clase con el libro de texto aprobado por el ministerio.
    Suerte y un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Una forma de incentivar la lectura por demás interesante.
    Importante leer y luego de valorar seleccionar nuevas lecturas.
    Un abrazo , amigo

    ResponderEliminar
  7. Hola, me alegra que ya estés sumergido en tu odisea con los alumnos. Te deseo mucho éxito. Por cierto, esos títulos eróticos tengo que conseguirlos !!
    Saludos desde Mérida, México.

    ResponderEliminar
  8. Hola profe...

    Yo también soy profe pero he decidido escribir sobre otras cosas en mi blog. Te invito a echarle un vistazo porque me vendría bien una "mirada masculina".

    También yo soy del gremio de la Literatura, así que espero seguirte.

    Un cordial saludo,
    Redonna
    http://blogs.hoymujer.com/losburkasdeoccidente

    ResponderEliminar
  9. Vaya que riqueza cultural. Yo tengo en clase un niño marroquí que no habla castellano y me resulta muy complejo, así que tantos como tú ¡uf!, aunque mi alumno tiene 3 años.
    En fin, que me encanta tu planteamiento con los alumnos y sobre la forma de subir nota. Saludos

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Me encanta Clive Barker!!
    Por cierto varios incisos:
    Primero, perdí tu dirección de email por problemas logísticos y "virusísticos" de mi ordenador... Así que si me escribes te registro de nuevo.
    La semana pasada me acordé de ti, bueno de Ferlosio más bien, porque con el trabajo fuimos a Madrid y el hotel estaba en Paracuellos del Jarama,jejeje
    Por último decirte que ¿porqué nunca me hablaste de Vicente Huidobro y su "Altazor"? Estoy fascinada por este poeta chileno. Muy a lo Cantos de Maldoror. Tan poético que hiere el alma.
    Se ve que se discutió con Buñuel, que decía que le plagió. De éste me leí hace unos meses "Mi último suspiro",¡brutal!, y un volumén con todos sus escritos.
    En fin...espero retomar el contacto.
    Besos
    ^*Eva*^

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...