Páginas vistas desde Diciembre de 2005

lunes, 27 de abril de 2015

Reflexiones camino de Sant Cugat del Vallès



Pienso en Nepal. El sábado empezaron a llegar noticias del espantoso terremoto que había afligido este país en el Himalaya. Tan lejos pero tan cerca. El techo del mundo adonde van turistas a modo de alpinistas a subir en ristra las carenas del Everest. Un país pobre, con construcciones frágiles, como Haití, que se han derribado por un sismo muy potente. Miles de víctimas. Espero que la ayuda internacional llegue de modo urgente. Animo a la gente a hacer donaciones a asociaciones humanitarias que trabajan en el terreno.

 El sábado hice una hermosa caminata desde Cornellà a San Cugat, poca cosa, unas seis horas de trayecto. Pasé por el Tibidabo y luego me interné en los bosques de Collserola que estaban restallantes de primavera. Era una ruta nueva para mí. Todo el camino estuve oyendo a los pájaros acompañándome. ¿Qué sería el mundo sin pájaros? Son tan diminutos y frágiles, pero llenan la vida de alegría con sus trinos. Prefiero no llevar música en mis oídos. Quiero oír su canto y sumergirme en el camino. Llegué a Sant Medir en el corazón del bosque. Iba inmerso en mis pensamientos. Me gusta caminar en soledad, puedo contemplar mucho mejor lo que me rodea y hacer fotos cuidando sin prisa su composición. Vi campos preñados de amapolas, esa flor de primavera opiácea que viste de rojo y hermosura la tierra. Hice diversas fotos con distintas perspectivas. Solo por esto ya merecía la pena haber salido a caminar. me crucé con muchos ciclistas compartiendo la senda... Caminando me evado de todo y solo estoy atento al camino. No me acordaba del instituto en absoluto. Es el mejor recuerdo que puedo tener. Ya volveré de nuevo el lunes. El tiempo fuera del instituto debe ser alejado de las aulas. Es el mejor regalo que puedo hacer a mis alumnos. Hacer plena mi vida en todo momento. Trabajar es parte de la vida. Importante parte pero no decisiva. Todo lo que me alimenta fuera de las aulas es vida y semilla para ellas. No entiendo a quienes hacen de la profesión un motivo que acapara todas las horas del día.

En San Cugat, alegría en las calles. Feria en torno al monasterio benedictino. Puestecillos de venta, pianos en la rúa para que los toquen los músicos que lo deseen. Tengo que hacer tiempo para visitar el claustro de la abadía. Abren a las cuatro. Me como una pizza napoli con aceite picante en la plaza aledaña al monasterio. Está buena, pero me va a dar sed. Leo en mi móvil, luego del helado y en la calle en un banco, algunas páginas de la biografía de Ramón María del Valle Inclán realizada por el catedrático Manuel Alberca que se titula La espada y la palabra. Ese Valle que me cautiva ahora llega hasta mí sin el filtro de la leyenda y la fantasía que él creó en torno a su figura. Su vida, como todas, está llena de luces y sombras, de altura y de miseria, de contradicciones, de paradojas. Era un gran artista y eso le exonera de muchas cosas que no estuvieron bien. Me acuerdo de cierta polémica sobre Goytisolo que había afirmado que no aceptaría el Cervantes, pero al final lo ha aceptado. ¿Qué lugar ocupará eso en una futura biografía suya? Minúsculo, un pequeño detalle insignificante. Las vidas, mi propia vida, está llena de tremendas contradicciones y nos movemos por afinidades, manías, tirrias. Así los intelectuales nos suscitan simpatía o antipatía aunque tal vez lo que vemos en ellos que no nos gusta es lo que somos nosotros, lo que no nos perdonamos a nosotros mismos. Hay cercanías y lejanías. Me gusta Valle y no me disuade de ello ni que maltratara injustamente a un Galdós ya viejo, ni que plagiara las memorias de Casanova en su Sonata de Primavera, ni que consiguiera un momio, una plaza ficticia de catedrático de estética, por sus influencias cerca del poder monárquico. No acudía a sus clases la inmensa mayor parte de los días, a veces durante tres meses. Ríete del trabajo de Errejón de Podemos al que se ha censurado que no pasara el horario completo en su despacho. Valle, aficionado a los toros y entusiasta de Juan Belmonte, mentiroso contumaz, altivo, desafiante, necesitado de adulación constante ... y a la vez rebelde, revolucionario en la estética y carlista en la ideología. Católico. Despreciaba África... Pero da igual, es Valle y es uno de los míos.

En el monasterio de San Cugat visito el claustro, tomo fotos que me parecen interesantes. Hay una exposición de runas -símbolos y signos medievales- que me fascinan, pero no sé demasiado de este lenguaje mágico, meditativo y ritual... que se extendió por la Europa altomedieval. Escucho también canto gregoriano en la visita. Hace dos siglos que no hay monjes. Lástima, me hubiera gustado pensar que todavía los hubiera. Pienso en el papel de la iglesia en la historia europea. Hay quien solo ve sus sombras, la inquisición, sus diezmos, su intolerancia, pero yo, al lado de eso, considero su valor como vertebradora de occidente. Sin religión Europa no hubiera sido, sin iglesia católica o protestante hubiera habido un vacío que no se habría llenado de ninguna manera y, en todo caso, es inútil negar la influencia cristiana en nuestro modo de ver las cosas. Estamos nucleados de cristianismo incluso en nuestro ateísmo. Cada pueblecito de España tiene una iglesia que lo sitúa en la perspectiva y que se ve desde la lejanía. Me alegro. Puede que la iglesia haya sido fuente de crueldad pero también ha sido inspiradora de muchas cosas buenas. Claro que nos tuvimos que liberar de ella. En su humus nació la duda metódica. Solo en un mundo cristiano pudo alumbrarse el pensamiento crítico. Valle era tradicionalista, carlista, ferviente católico. Marcel Proust veía en las catedrales vestigios de ceremonias medievales y lamentaba el declive de los cultos que eran verdaderas joyas como si pudiéramos asistir a las ritos de la antigua Grecia, a los ritos de Eleusis.

Vuelvo en FFCC a Barcelona. No he podido ver la iglesia. Muchachas hermosas en la estación de tren de Sant Cugat. Se percibe un ambiente diferente al de Cornellà donde vivo, más selecto. Sigo leyendo la biografía de Valle, tan admirado por la izquierda y a la vez considerado en su tiempo como un ultraderechista. Afortunadamente para él, murió antes de comenzar la guerra civil y no tuvo que posicionarse. Posicionarse, qué palabra tan terrible. No quiero posicionarme. En el momento que asumes una posición, ya hay gente que te detesta, que solo ve tu miseria, que te encasilla aplicando adjetivos definitorios. ¡Qué terrible idea la de encasillar! Aunque tal vez nos guste encasillarnos y alzar banderas. Toda bandera es germen de violencia. Cuando veo una bandera entiendo que alguien se quiere declarar enemigo de alguien, y vivo en una tierra en que abundan tanto las banderas...

 tista y eso le exonera de muchase acuerdo de cierta polradicciones, de paradojas. Era un gran artista y eso le exonera de muchas

6 comentarios :

  1. Bien aprovechada la caminata, sin duda. Valle será contradictorio y torrencial, como era. Se construyó un personaje. He leído esta biografía. Me parece que no será la biografía definitiva de Valle y que todavía hay que dar un par de vueltas a la interpretación de su ideología y estética. Lo de su leyenda ya estaba más que superado, pero hay que publicitar la obra como si se descubriera ahora cómo perdió el brazo. Lo que más me gusta de Valle, en efecto, es su obra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sorprende que hayas leído esta biografía tan pronto. Yo la compré en preventa y la tuve el primer día que Amazon la ha distribuido en versión electrónica. La llevo avanzada, pero todavía voy por la mitad. Sin duda, eres una máquina o tienes otros canales por tu profesión para conseguir los libros.

      Soy un aficioinado a las biografías. Me ayudan a comprender el contexto de las obras de los autores, aunque a veces leer algo descontextualizado le añade mayor encanto. Me pasó con importantes obras que leí en su momento sin saber nada de los autores. Las Comedias bárbaras las leí sin saber demasiado de la vida de Valle cuando era estudiante y aún recuerdo el estupor que sentí en aquella biblioteca de la universidad de Zaragoza. Hay lecturas que no se te borran. Cuando recuerdas las circunstancias de lectura de un libro, a pesar del paso del tiempo, es un dato importante en su valoración.

      Eliminar
  2. es una buena caminata, a mi sobretodo me gusta hacer lo mismo cuando no tengo nada que hacer, sobretodo si me encuentro en condiciones de hacerlo, y cuando digo en condiciones me refiero a si me encuentro o no cansada o si me apetece hacerlo, en fin, por una serie de motivos

    ah y es verdad sobre lo del suceso en Nepal, nos ha conmocionado a muchos, pero también sobretodo el accidente de avión en los Alpes, eso si que fue algo que hasta ahora sigo pensando

    Suerte Joselu

    posdata: ah se me olvidaba, en la parte donde has dicho "hay muchachas hermosas en el tren" quería decir que sobretodo también existen los muchachos hermosos no solo las chicas, los chicos también tienen derecho a ser llamados guapos, hermosos, preciosos, encantadores, maravillosos, sublimes, etc.

    Lo siento por esto último pero soy muy feminista jaja hasta luego

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era la primera vez que hacía esta caminata. Me gustan los escritores que son caminantes, aficionados a andar. Valle era uno de ellos. Tal vez por eso, entre otras cosas, mi sintonía con él.

      Gracias, Laia.

      Eliminar
  3. Me encantaría dar una caminata así contigo algún día y que me enseñaras todo esto que disfruto tanto de aprender en tu espacio, que adoro, de primera mano.

    Un abrazo, caminante literario y existencial, estimado y respetado, admirado Joselu.

    Fer con T.O.C. diagnosticado hoy...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fer, sería una interesante caminata. Pocas cosas son más hermosas que caminar. Cuanto más lo haces, más te gusta. Vivo en una población industrial, cerca de Barcelona. He explorado casi todas las variantes a partir de ella. Me oriento con un GPS Garmin que me lleva por sitios que yo no hubiera descubierto. Muchas veces voy solo, y alguna vez me acompaña un amigo que fue alumno mío, pero no hay una relación de discípulo-alumno. No. Bromeamos a base de bien sobre todo y él me lleva a reírme de mis manías o obsesiones.

      T.O.C. He estado mirando para saber qué es. Lo importante es que ha sido diagnosticado y que tiene tratamiento farmacológico. Es un síndrome que expresa mucha ansiedad y angustia interior. La que muchas veces sentimos también por aquí. No dudo de que tiene bases endógenas, personales, pero me temo que es también el estilo de vida, el estrés que llevamos, el modelo de sociedad que hemos creado, la tensión inherente a la vida moderna. Tal vez por eso te interesa Baumann y el último libro que cité "Ceguera moral" o todas sus reflexiones sobre el tipo de vida que llevamos. Me gustaría saber cómo evolucionas. Cuídate mucho.

      Un abrazo, Fer. Y adelante.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...