Páginas vistas desde Diciembre de 2005

lunes, 18 de abril de 2011

Finlandia en el punto de mira

                                                                Timo Soini, líder de los finlandeses auténticos

Para los docentes, Finlandia es un punto de referencia en el ámbito educativo. Tiene el sistema educativo más avanzado y eficaz del mundo, según los resultados del informe Pisa. Sabemos poco de este país del Norte, pero su éxito nos sorprende y nos estimula a intentar aprender de ellos. Estos días ha vuelto a ser noticia por el resultado de las elecciones legislativas en que un partido populista –Finlandeses auténticos (o verdaderos, o básicos)- ha multiplicado sus votos por más de cuatro, llegando a un 19% y quedando en tercera posición detrás del partido Conservador (Coalición Nacional, 20,4%) y el partido Socialdemócrata (19,1%). En  cuarta posición queda el partido de Centro de la primera ministra Mari Kiviniemi (15,8%).  El sistema electoral finlandés no permite las mayorías absolutas (¡¡¡) de forma que hay que gobernar siempre en coalición. El actual gobierno estaba formado por conservadores, centristas y Verdes, quedando los socialistas en la oposición. La arrolladora máquina del partido de los Finlandeses auténticos, casi empatado con los dos vencedores, hará muy difícil un pacto de gobierno.

Pero ¿qué defiende este partido dirigido por un político populista, Timo Soini? Tiene dos ejes en su discurso: Finlandia para los finlandeses (lo que implica un posicionamiento contrario a admitir a más inmigrantes, que son muy reducidos actualmente -3,5 %- a los que acusa de aprovecharse del sistema social y no adaptarse al estilo de vida finlandés y, por otro lado, son contrarios a participar en el rescate financiero de los países del sur de Europa (Portugal ahora, pero antes Irlanda y Grecia). Timo Soini viene a decir que la laboriosidad nórdica no tiene por qué pagar la vida ociosa bajo los olivos de los inoperantes países del sur. En esta propuesta de rechazo del rescate de Portugal coincide con el partido socialdemócrata en la oposición.  

El 19% que ha votado a Soini es ferozmente antieuropeísta y contrario a las políticas de Bruselas, lo que coincide sobremanera con un estado creciente de opinión en Europa (nosotros no somos una excepción) que ve como parasitarios a los parlamentarios que se dedican a generar una ingente burocracia que no parece tener una aplicación real.

Hay varias cosas que me asombran y que ponen en cuestión mi planteamiento de las cosas: que el sistema pedagógico más exitoso del mundo es gestionado por una coalición conservadora, que la población finesa es mucho más homogénea en términos de origen que la mayoría de los países europeos, que su sistema político está estructurado de tal manera que impide las mayorías absolutas, que consideran con reticencia a los países de sur como vecinos lejanos y ociosos frente a la laboriosidad nórdica de la que se aprovecharían, que Europa como marco político y económico está en una profunda crisis (no es único el caso finlandés), que las políticas de solidaridad y acogida de los inmigrantes genera una enorme resistencia y promueve iniciativas como la citada (auténticos finlandeses)...

Hablando con mis alumnos de bachillerato me comentaban que ellos votarían a un partido que dijera bien claro que no a la inmigración (conocían el partido de Josep Anglada en Cataluña al que se califica en la prensa de extrema derecha). Lo que no saben es que ellos a su vez son considerados casi como parásitos que viven del cuento por los auténticos finlandeses que imaginan que nuestra vida laboral tiene lugar bajo los olivos, trasegando sangría y practicando la siesta y el ocio como forma de vida.

Lo cierto es que el caso finlandés pone de relieve muchos aspectos que van a crecer exponencialmente en Europa: el rechazo a las políticas migratorias (veamos el caso de los inmigrantes tunecinos y libios en el limbo italiano y que no quieren ser acogidos por Francia donde crece y crece el Frente Nacional de Marine Le Pen), el rechazo de los países o regiones más prósperas de subvencionar a los más frágiles (pensemos aquí en España, el argumentario político obsesivo del nacionalismo catalán o vasco o zaragozano si llega el caso): los del sur viven del cuento, del PER, del clientelismo, de los subsidios bajo la sombra de los olivos, mientras los del norte trabajan y sudan para mantenerlos en su ociosidad.

El problema es que uno puede creerse “del norte” y que otros lo consideren “del sur”, que crea que se está dejando la piel en su trabajo y que otros lo piensen bajo las palmeras en una playa cálida y lujuriosa.

Y además lo curioso es que el concepto de democracia surgió en una sociedad ociosa y del sur.

Yo no sé de dónde soy. Me temo lo peor. 

33 comentarios :

  1. El desmembramiento de la UE es algo inevitable desdel momento en que no son respetados los diferentes pueblos que componen una unión, como es el caso. Además de la falta de democracia y respeto con los ciudadanos de la unión. Por ejemplo, Francia vota no a la constitución neoliberal europea y algunos años más tarde se la pasa de pies puntillas con el tratado de Europa.

    No defiendo la postura de este partido populista, pero solo digo que era algo prevesible e inevitable que se aguantaba entre algodones mientras la cosa iba bien y que caería cuando iba mal, como está sucediendo.

    El hecho es sencillo, no hay respeto por los pueblos, no hay políticas conjuntas y cada estado mira por su lado (como ejemplo el tema de los 25000 tunecinos que no aceptan en ningún otro estado europeo).

    ResponderEliminar
  2. La unión europea solo sirve para entereses económicos estatales y empresariales y no se preocupa de sus ciudadanos. Ejemplos, dificultades extremas para pasar mis años cotizados en Francia a España o al inrevés, mi título universitario no tiene ninguna validez en el estado francés.

    Por otra parte está el parlamento europeo que no ha hecho ningún esfuerzo para adquerir un cierto grado de respetabilidad.

    Por otra parte, los pueblos no tendrían que sentirse obligados a ayudar a otros pueblos o a pagar deudas injustas, porque tendríamos que obligar a Islandia y a los islandeses a pagar una deuda contraída por sus bancos.

    Si desde un principio se hubiera practicado la Europa de los pueblos y el internacionalismo, creo que otro gallo hubiera contado, pero claro, son intereses contrarios a el sistema global de mercado. Esto ha producido odio y egoísmo.

    Parece ser que otra transición mal hecha en su tiempo (final de la II Guerra Mundial). Las cosas mal hechas es lo que conlleva, problemas futuros. Por eso, en la transición actual, los ciudadanos debemos trabajar para hacernos respetar y respetar los pueblos. Hemos de seguir los movimientos en Transición.

    ResponderEliminar
  3. Ayer compré y leí "¡Indignaos!" y aunque me parece dirigido a un publico francés entiendo que la preocupación de Hessel es exportable a todos países de la UE. Hessel plantea que la Seguridad Social que tan evidente y elemental parecía en 1948 con la declaración de los derechos universales ahora se presupone inalcanzable cuando en realidad los recursos son inmensamente mayores que entonces. Por otra parte comenta que su indignación era más fácilmente evocable por lo definidas que estaban las razones: fascismo, nazismo, totalitarismo...
    ¿Estaremos llegando a visualizar de nuevo aquellos movimientos totalitarios? ¿Necesitamos una III guerra mundial para replantearnos la necesidad de una Declaración Universal?
    También el pueblo alemán era el más culto y preparado educativamente y apoyo al NSDAP, lo que está pasando en Finlandia y en Cataluña con Anglada es un repetir la historia. La clase política está tocada de muerte y si un partido une mal de inmigración-política corrupta-tradición. Ganará votos.
    También, como tú últimamente, me hago muchas preguntas. Por cierto Hessel me dejo indiferente, no me parece tan útil. Esperaba un análisis más centrado en hoy y no tanto en ayer. Pero como reflexión es interesante el "que la historia no se repita".
    Salud:
    GRK

    ResponderEliminar
  4. Supongo que cuando se pasa por crisis lo primero somos "yo" y "mi casa". Y lo segundo mi vecina del primero que vive de las ayudas y no mueve un músculo en todo el año.
    Desgraciadamente es cierto que aquí, en el sur, hay muchas ayudas, las cuales están desapareciendo, dichosa crisis. Pero lo que más anhela mi vecina del primero tener un trabajo y sentirse persona. Otros vecinos se han ido al norte, donde está la gente trabajadora, allí sudan y mucho. Pero,¿por qué está condenado mi vecindario a abandonar década tras década el barrio?,¿es que nunca van a crear empleos aquí?
    Buena entrada.

    ResponderEliminar
  5. Quizá desvíe el hilo de este debate, pero tu reflexión me ha suscitado otra pregunta: ¿serán los niños PISA de Finlandia los nuevos gobernantes de un país que ejerce un severo control de entrada de población inmigrante y que da la espalda a los vecinos necesitados?
    A ver si los buenos resultados académicos se convierten en una mala inversión para el futuro de una Europa unida.

    ResponderEliminar
  6. WWW.INFOCONTINENTAL.COM

    Genial artículo, es bueno que haya personas interesadas en informar sin obtener nada a cambio. Si todos difundimos lo que conocemos puede que algún día consigamos la sociedad que deseamos.

    ResponderEliminar
  7. H e encontrado muy interesante tu entrada y como te dicen por ahí arriba, haces sharismo puro y eso es muy encomiable.
    Deberíamos intentar copiar las políticas educativas de ese Pais pero miedo me da sus posiciones políticas respecto a la inmigración y a los pueblos del sur que seguro considera inferiores. Todo esto será muy bueno para ellos pero noto un tufillo que no me llega a gustar y miedo me da que se contagie a otras naciones del norte de Europa. ¿Empezamos con arios y razas inferiores? Pues eso ya lo hemos probado y ya sabeis lo que resultó de ello. Lola

    ResponderEliminar
  8. Buena entrada, que aparece al hilo de los recientes acontecimientos en este país norteño. A mí no me sorprende que esté pasando lo que está pasando en ciertos países desarrollados europeos. La gente siempre tiende a aferrarse a sus posesiones. Y es lógico (por lógica humana) que los que tengan quieran retener para sí lo que tienen. Las izquierdas se crearon para romper un dominio atroz de los nobles sobre la gente llana. Hoy los planteamientos no se parecen en nada a los que hicieron que naciera una izquierda luchadora y reivindicativa. Hoy se reivindica lo que se tiene (lo que se ha alcanzado) y se teme a aquello que puede hacer sombra a mi estado de bienestar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. A todos los comentaristas anteriores: parece que ha surgida cierta polémica sobre la traducción del nombre del partido de Soini. Se ha difundido como Finlandeses auténticos pero resulta más apropiado traducirlo como "Finlandeses de base". He querido evitar referirme a este partido como de Extrema derecha como lo hace El País, y no sé si reconsiderarlo. Estamos en un momento crítico en la construcción de Europa, que hace agua por todos los lados. El caso finés pone de relieve la confusión que existe a la hora de interpretar este avance de las posiciones populistas. En la prensa digital, muchos comentaristas felicitan a Finlandia por este resultado y esperan que España siga por el mismo camino. Me da miedo, porque las ideas de la ultraderecha están calando a velocidad creciente en la población, y más entre las capas medias, desposeídas por la crisis, que necesitan un objetivo contra el que dirigir su resentimiento. Los inmigrantes son el chivo expiatorio. Fueron necesarios y su presencia fue requerida en épocas de expansión, pero ahora se reclama su regreso a ninguna parte. Fueron útiles para pagar salarios inferiores o tal vez los españoles nos creímos demasiado exquisitos para hacer determinados trabajos. Ahora sobran y se pretende su desaparición de nuestras sociedades, en un mundo al que el capitalismo y el liberalismo brutal han diseñado unos perfiles absolutamente injustos. Piénsese en cómo se especula a nivel mundial con el precio de los alimentos básicos, como avanza la desertización por influencia del demencial desarrollo de occidente. Pero la fórmula ultraderechista lleva camino de triunfar: ataque a la plutocracia financiera atrayéndose la simpatía de los venidos a menos, y un enemigo en los inmigrantes a los que se acusa de aprovecharse del estado de bienestar y no adaptarse.

    Lo paradójico es que nosotros, españoles, no contamos con demasiadas simpatías por parte de los finlandeses de base y se nos engloba entre los parásitos a mantener.

    Ojo con la ultraderecha. Está a punto de entrar en nuestro sistema político. Y tendrá muchos votantes auténticos.

    ResponderEliminar
  10. Educación, formación, democracia, humanidad, felicidad... quizá tendemos a meter todo en el mismo saco, como si alcanzar las metas en uno de los términos implicase todos los demás. Finlandia tiene un buen sistema educativo porque son finlandeses; aquí sería una patata... Por otro lado, tanta eficacia educativa no parece plasmarse, como tú mismo indicas, en una mayor tolerancia y respeto a los demás. Tampoco en términos de felicidad si miramos los índices de suicidio o de crímenes machistas.
    En cuanto a la falta de perspectiva respecto a la propia identidad, ya hemos comentado que muchos xenófobos son inmigrantes -o hijos de inmigrantes- en su propio país. También concuerda con la visión que tienen en EEUU de nosotros, que no nos consideran blancos, sino latinos (!)
    Parece que vamos hacia un mundo parcelado (ahora los franceses no dejan pasar trenes de Italia) y cada vez más desconfiado. Eso sí, no nos importa saquear las despensas de otros más desgraciados; para eso siempre nos ponemos de acuerdo.

    ResponderEliminar
  11. Sinceramente, a mí los datos del informe PISA leyendo lo leído, me dicen algo al respecto de Finlandia, pero no lo que se supone a priori. Estoy con Antonio. Totalmente de acuerdo vaya. ¿Eficaces en qué pues? ¿respetuosos con quién? ¿tolerantes con quién? Menuda chorrada de informe. O menuda chorrada de interpretación del mismo. No estaría mal que ese informe (o el que fuese) evaluase la conciencia global de la que hablaste unas entradas atrás. Desde luego para mí al menos y en ese caso, los resultados sí iban a ser significativos. Veríamos a ver dónde quedaba cada cual entonces.
    Mira, para muestra, un botón. El chico que escribió esto que voy a pegar, se hubiese salido de la gráfica en la tontuna esta de informe, te lo aseguro. Y respondiendo al respecto de la pregunta, ¿qué o quiénes piensas que somos los humanos? contestó: (...) No, yo simplemente creo que soy un humano, es decir, el ser vivo más complejo, desarrollado y perfecto que existe, con capacidad de decidir lo que puedo hacer en cada momento.
    Esa respuesta, es el problema. Esa, y no otra. Ese "más complejo, desarrollado y PERFECTO que existe" o.Ô Pero a la vez en ella al final, está la solución, qué cosa.
    Si por mí fuese, le hubiese puesto un cero enorme y redondo como un donut. No lo he hecho porque está aprendiendo, que a fin de cuentas tiene 15 años, pero eso es lo de menos ahora. La cuestión es que de algún modo ha llegado a esa conclusión. De alguna parte la ha sacado. Y es que es una idea, que tristemente se respira, y de la que te tienes que desembarazar pensando, y no un poco solamente, no. Tanto, que inevitablemente lleva a pasar por el trago de hiel que supone darse cuenta de lo que somos, y ya no de eso, sino de lo que hacemos. Y ya dije, me da que hay quie no traga en la vida.
    Por suerte en este caso, es un buen chico, y pienso (o quiero pensar) que algún día su respuesta a esa misma pregunta será totalmente distinta y no sólo eso, sino que entenderá por qué lo es, y que será muy similar a esta otra: ... soy sólo una niña, pero sé que somos todos parte de una gran familia de 6.000 millones de personas, de hecho, una familia de 30 millones de especies. Y fronteras o gobiernos, nunca podrán cambiar eso. (...) (la suya).
    Pero también pienso... uno... ¿de cuántos? ¿de los suficientes? No sé, no puedo saberlo, pero si desde que el hombre es hombre, la perspectiva, la visión no ha cambiado ¿por qué va a hacerlo ahora?
    No es que tenga una visión derrotista o pesimista del asunto, tampoco es optimista, está claro. Es probable que sí sea... indiferente. Tanto como me ha dado para llegar a la conclusión, de que lo es la Naturaleza. Es lo que hay, es lo que tenemos, y es lo que somos. Y eso no lo vamos a cambiar en dos días y tampoco vamos a poder relajarnos.

    ¿O sí?

    Ay la esperanza, qué peligro pueden llegar a tener sus dos filos, Joselu. Qué peligro.

    Besos, y perdón por el rollo. Cosas de volver a tener algo de tiempo y tranquilidad.

    Ojalá estés disfrutando mucho de tus vacaciones.

    ResponderEliminar
  12. El informe PISA es un conjunto de estadísticas descontextualizadas, como en alguna ocasión escribí, y además ordenado por los propios destinatarios de sus resultados, lo cual le resta ciertamente credibilidad. Pero, aunque así no fuera, solamente vendría a constatar que hay unos países ligeramente más espabilados que otros, pues la horquilla de porcentajes está bastante ajustada.

    Quiero decir que, en efecto, los fineses disfrutan de un nivel de vida elevado, como sus vecinos boreales, y que la brecha se agranda cuanto más al sur se viaje. Hay que ver en ello el espíritu característico de estos pueblos del frío, modelado precisamente por esas condiciones climáticas pero también por su cultura e incluso su religión, que otorga al esfuerzo y al trabajo caracteres casi sagrados (piénsese que en el mundo católico, en general, el trabajo es contemplado más como castigo que como bendición). ¿Esto explica que surjan en tal contexto movimientos excluyentes? En España son legión los ciudadanos que despotrican contra gitanos, negros, moros, sudamericanos y, en general, contra todos los que no sean ellos, sin tener muy claro quiénes son realmente ellos.

    En fin, la linealidad de la historia nos conduce una y otra vez a los mismos destinos, puntos de encuentro común donde las personas valen lo que se pague por ellas, según la decisión de aquellos con poder para hacerlo, un poder que, curiosamente, emana casi siempre de los demás. Muy democrático todo, sí señor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Estos partidos de corte populista abordan los temas que preocupan a la gente, como la inmigración, los rescates a los países del sur de Europa - Grecia, Portugal...por ahora - el paro, el estado del bienestar, etc. Su estilo provocador y directo capta votos entre la derecha xenófoba, sobre todo.

    Es la historia de siempre. Y da miedo. La verdad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Luia Antonio, lo peligroso es que estos partidos tienen sus caladeros en el electorado de la derecha pero también de la izquierda. Hay muchos trabajadores y clases medias especialmente golpeados por la crisis que se sienten atraídos por los discursos directos y viscerales alejados de los florilegios vaticanistas de los partidos tradicionales. Confluye también el hastío de la política como cambalache y corrupción con el rechazo a lo extranjero que, desde esta perspectiva, recibe la parte del león de las ayudas sociales en lugar de recibirlo los naturales del país. Es una combinación letal, pero hay que desechar la idea de que los votantes de estos partidos sean de la derecha xenófoba. El resentimiento de los más golpeados por la crisis es capital.

    No tardaremos en verlo también en nuestro país.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Javier, entre nosotros se encuentra las mismas consideraciones expresadas por personas ecuánimes en otros sentidos. Una región (o nación) determinada vive una vida sacrificada, sin resquicio apenas para la fiesta, pone en la mesa general más que los demás que se lo gastan en fiestas y saraos. Y, claro, esto se hace por obligación. Es el mismo argumento que tienen los finlandeses, alemanes... Unos viven debajo de los olivos y otros ponen el trabajo. El problema es que el mundo es uno, y que las crisis no se circunscriben a un punto lejano. Lo que pasa en un país afecta a todos de un modo u otro. Hay una tendencia a crear clubes privilegiados sin contaminación, sólo con personas puras, auténticas y aislarse de lo manchado. Pero los teléfonos Nokia son fabricados en países del tercer mundo (pagando salarios mínimos) y se venden a los africanos tanto como a los europeos. Se venden por igual a los laboriosos del norte como a los sesteantes del sur. Los auténticos finlandeses supongo que cuando pretenden la pureza o la autenticidad, no renegarán de los beneficios de sus productos a cuyos destinatarios no se les pedirá el pedigrí de idoneidad cultural. Se quiere la globalización para el capital pero no para las gentes. No sé si es posible. Pero habrá quienes lo crean.

    ResponderEliminar
  16. Antonio, concuerdo con el conjunto de tu comentario, pero quiero tomar para reflexionar la última idea, la de que rápidamente nos ponemos de acuerdo para saquear la despensa de otros más desgraciados. Esta consideración es capital. Tendemos a creer que nuestro bienestar es fruto de nuestros méritos. Somos ricos porque nos lo merecemos y desde esa creencia nos permitimos despreciar a los que son más pobres que nosotros. La verdad de la historia es que no es que seamos más ricos porque somos mejores, sino porque muchas veces somos más cabrones que los otros. Si no, ahí tenemos las armas de España en manos como las de Gadafi, o Irán, Israel... A eso no le hacemos ascos. O cómo imponemos unas reglas a nuestra medida especulativa para jugar con el precio de los alimentos básicos (como el trigo, el arroz, el maíz...) y que afecta a los más pobres cuya existencia nos resisistimos a reconocer salvo para explotarlos de mil y una manera diferentes aplicando aranceles y precios a nuestra conveniencia para sus productos. Y cuyos climas están cambiando por acción de nuestro desarrollo durante el último siglo. Son países cálidos que están siendo afectados por la desertización, el aumento de las temperaturas, las sequías, el esquilmo de los bancos de peces. Nos interesan sus recursos naturales para abastecer nuestro crecimiento y su mano de obra barata, pero a ellos los queremos lejos pudriéndose en dictaduras corruptas sin esperanza, sin futuro. Tendríamos que ser conscientes de la radiografía general y no sólo del fotograma que nos gusta ver.

    ResponderEliminar
  17. Hola, soy finlandés. Quiero comentar que este partido Finlandeses auténticos tiene muchas cosas más importantes que solo de inmigración. Los votos fue una protesta grande para los partidos gobernales. Y 81% de nuestro pueblo no voto este partido. Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo finlandés, me hubiera gustado que nos hubieras explicado más los fundamentos de este partido, que no sé si incluirás dentro de la extrema derecha. Por aquí se ha interpretado así. Sin duda en mi país sería un terremoto político que un partido con las bases que tiene hubiera sacado un diecinueve por ciento de los votos. Su subida ha afectado duramente a los mercados y la situación de España ha empeorado. ¿Son compartidos sus puntos de vista por la población finesa? ¿De dónde saca sus votos? ¿Qué defiende además del tema migratorio y el rechazo de las medidas de ayuda a los países en crisis?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Selitä näkökulmasta. Meidän täytyy ymmärtää, mitä on tapahtunut Suomessa. Halveksivat "Etelä? Käytän automaattinen kääntäjä. Halaus.

    ResponderEliminar
  20. Lo mas importante es las ayudas para los mas pobres y desempleados. Finlandeses auténticos es lo único partido que quiere subir las ayudas de desempleados (ahora 420€/mes). Los campesinos le votaron en masse.

    True Finns are the only one who want to help the poorest and the unemployed. Yes, They have questioned the european mecanism of helping the other nations in financial crisis but Finland will always help other nations - that's not the issue. Some people in that parti want to stop the immigration but they are not in power in this parti.

    No puedo entender de conversación de la extrema derecha. Es algo fuera de mi pensamiento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Joselu, ya somos dos...yo tampoco se ni de donde soy y donde vamos y tampoco tengo muy claro ni hacia donde ni como...no le veo buena pinta al tema. Y lo realmente jodido es que es un simnple problema económico auspiciado por la propia UE la responsable de todo.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo, gracias por tus precisiones y tu aclaración de que no compartes el punto de vista de la extrema derecha. Admiramos a Finlandia por su éxito educativo pero no hemos entendido el resultado de las votaciones que han asustado. Finlandia es un país que nos resulta lejano y desconocido. Sabemos muy poco de vosotros. Gracias por tu participación.

    ResponderEliminar
  23. Malo, la UE es un conglomerado de 27 países con intereses diversos y muchas veces contrapuestos. Tenemos demasiada historia detrás que no podemos olvidar. No es fácil armonizar tantas tensiones en un territorio de crisis en que domina la ley del sálvese quien pueda. Todos tenemos a alguien a quien echar la culpa o a quien menospreciar, y si vamos bajando del norte al sur cada país tiene a sus parias, que a su vez son los tiranos de otros más desgraciados que ellos. El próximo jueves hablaré de los más desgraciados de todos. Al menos que no se hable sólo de Finlandia.

    ResponderEliminar
  24. Por lo que he leido aquí y allá respecto al tema, es curioso constatar que Timo Soini es católico converso en un país en el que la religión predominante es la luterana con un minimísimo porcentaje de población católica. Me pregunto yo si algo tiene que ver este extremo en la situación que describe Joselu.Por otra parte, este partido de "Auténticos Finlandeses" andan a la búsqueda de dar un manita de barniz a sus presupuestos que los "limpie" de ese tufillo neonazi que les rodea. En unas entrevista que he leido respecto a las acusaciones de xenofobia, Timo Soini sale al paso apoyándose no más en un cumplimiento más estricto de la legislación vigente respecto a las leyes migratorias en un país en el que la inmigración es de apenas un 3% de la población.
    Las hojas del calendario nos darán respuestas cumplidas.
    Y sí, realmente preocupante ese ascenso casi imparable de la extrema derecha en nuestro continente...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Castilla, me sorprende el bajo índice de inmigrantes que hay en Finlandia. Creo que en Suecia es mucho más elevado a tenor de documentales sobre escuelas de Estocolmo. Finlandia y Suecia han estado siempre muy conectadas. De hecho el sueco es el segundo idioma de Finlandia. La aparición de Timo Soini tiene una importancia relativa. Un comentarista finlandés aduce certeramente que el 81 por ciento de los finlandeses no han votado por esta opción. Sin embargo, su presencia activa en el parlamento puede condicionar la formación de gobierno, al que se le marcarán objetivos políticos. De hecho coincide con los socialdemócratas en su rechazo a las medidas de ayuda a Portugal. Por otro lado, estimula el ascenso de partidos semejantes en Europa. En los comentarios de El País digital, muchos que escribían saludaban al partido de Timo Soini y esperaban que surgiera una opción como la de él. Con esto coinciden mis alumnos de bachillerato (todos nativos) que rechazan la inmigración (en un instituto en que el 65 por ciento del alumnado es de origen inmigrante). La crisis potenciará la aparición y crecimiento de partidos de extrema derecha aprovechando la frustración, el miedo y el resentimiento de grandes capas de la población, que ve a los grandes partidos tradicionales como corruptos y agotados e incapaces de proponer algo radical frente a la invasión de que somos objeto.

    ResponderEliminar
  26. Me vais a llamar demagogo, pero los partidos PSOE y PP, tienen la misma visión con respecto a la legislación de migrantes que el partido Finlandeses de base

    En España nunca habrá un partido de extrema derecha con fuerza para entrar en el parlamento por dos cosas: Está muy divididos, no se pueden ni ver. El PP sigue siendo apra muchos la continuación de los franquistas y lo votan porque, además cumple con muchos deseos de estos. Solo los auténticos votan a la Falange y los neonazis a otros paritdos como MSR, Europa2000, etc.

    Sin embargo, es verdad que el auge de la derecha más extrema en Europa es algo que preocupa y bueno, las autocracias europeas que pronosticaban el Síndrome de Pekín no están tan lejos.

    saludos

    ResponderEliminar
  27. Hay que ver, Joselu, de vacaciones en la maravillosa Galicia, con medio mundo pendiente de un partido de fútbol, y tú dándole a la tecla y a las neuronas planteando un tema de lo más candente... La verdad es que yo también estoy preocupada, y quién no... Se demuestra una vez más que cuando pintan bastos (y los de ahora son más duros que nunca) nos volvemos más egoístas, más insolidarios, más crueles. Nos sale la vena ultraconservadora y votamos a todo el que nos prometa proteger nuestro hogar y nuestras cosechas de cualquier invasor. Nos sentimos en peligro y buscamos a toda costa un salvador a cualquier precio. ¿Que hay que cerrar fronteras para evitar que lleguen miles de muertos de hambre? Pues se cierran. ¿Que hay que negar el pan y la sal a los que están peor? Pues se les niega, que hubieran trabajado más. ¿Que hay que echar a la calle a los que sobran? Pues que se larguen, hala, que aquí estáis de más. No hacemos sino repetir la Historia. Hace unos años fueron los franceses quienes montaron un buen cirio con los marroquíes de segunda generación, ¿no? ¿Y qué pasó con los nazis? ¿Llegaremos a eso otra vez? Quienes aseguran que no quizá son demasiado optimistas. No habrá campos de exterminio, pero sí millones de personas huyendo de sus países en busca de una vida mejor que se encontrarán con un muro tras otro. Mensajes como el del finlandés que mencionas no son exclusivos de ningún país. En cuanto nos tocan la fibra adecuada todos (o casi todos) somos capaces de cualquier cosa. Los políticos (o sus asesores) lo saben y por eso andan como locos buscando el mensaje que cale más hondo en más gente para llevarse el gato al agua (siento mencionar aunque sea así un programa televisivo vergonzoso). ¿Qué queremos oír? El que nos lo diga ganará.
    Todos somos del Norte y del sur al mismo tiempo, toda posición es relativa. Yo tampoco sé de dónde soy, sólo sé dónde está mi casa y mi corazón. ¿Ideas claras? Pues no, la verdad. No dejo de hacerme preguntas y no encuentro respuestas. ¿Me gustaría un sistema educativo tan eficaz como el finlandés a costa de cambiar de país y de manera de pensar? Ni hablar. No hay nada perfecto pero se puede aprender mucho de otros.
    Disfruta de los días que aún nos quedan. Un fuerte abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  28. La verdad JOSELU,

    que de Finlandia, se muy poco. Algo de su sistema educativo que siempre me ha encantado, porque considero que aquí se comienza a exprimir demasiado pronto y a deshora a los niños, es el hecho de que allí, la educación obligatoria comienza a los 7 años, realizando hasta esa edad, únicamente actividades lúdicas y musicales y ya ves su progresión posterior.

    Me choca que en una sociedad como la finesa, que apuesta por la cultura, prosperen partidos populistas y de perfil ultraderechista como el que estáis comentado. Mucho más que con tan poca inmigración, prospere por ese único motivo un partido que pretende limitarla.

    En época de crisis como otros han comentado, todo el mundo se parapeta frente a los supuestos enemigos de su prosperidad. La solidaridad con el débil desaparece, al ver amenazada la seguridad de su status y el instinto de autoprotección frente a lo foráneo florece. Que ocurra en países como España, que efectivamente padecemos una crisis feroz y recibimos a muchos emigrantes es triste, pero hasta cierto punto comprensible.

    Que ocurra en Finlandia, se me hace extraño y aun más preocupante, porque siempre he considerado que estas ideología germinan en ambientes de gente frustrada y anhelante de lo que tuvo y ya no tiene.

    Esa paradoja que comentas de que dentro del sur vago para los nórdicos europeos, exista otra subdivisión de sur vago dentro del propio sur, no deja de ser la necesidad constante del ser humano de encontrar chivos expiatorios a quienes señalar y de los que renegar, hasta que ese mismo dedo apunta a los mismos que señalan. Esos aires de superioridad moral de unos frente a otros, es en mi opinión, la causa de la confrontación constante en la que vivimos.

    ¿Qué más dará de donde sea nadie?

    EL SUR TAMBIÉN EXISTE y así debe ser.

    Espero que estéis disfrutando muchísimo de todo y todos en el Noroeste:-)

    Muchos muchos besos JOSELU

    ResponderEliminar
  29. Eloi, no estoy tan seguro de que opciones más radicales de derecha no puedan tener un mayor recorrido en este sentido en España. Creo que es palmario el desprestigio de los grandes partidos que reciben el desinterés y la repulsa de muchos votantes, y los pequeños no acaban de dar con la clave de atraerles hacia ellos. De todas maneras, la ley electoral española (listas cerradas, imposibilidad de acceder a la publicidad de nuevas formaciones, ley de Hont...) pulverizan cualquier intento de lanzar un nuevo proyecto de cualquier tipo. Y en este sentido es cierto que un partido de ultraderecha demagógica lo tendría muy difícil para meterse en el sistema, pero la misma que tiene IU o UpD o cualquier partido que no sea de los dos grandes. Es una injusticia que IU consiga un millón de votos y obtenga dos o tres diputados. La conclusión es que no merece la pena votarles. El sistema político español es un coto cerrado para PP, PSOE y candidaturas nacionalistas. No hay más juego. Y en cuanto a la política migratoria española creo que tenemos un porcentaje mucho mayor de inmigrantes legales que los que tiene Finlandia. Es nuestra cota de aportación a la desigualdad de oportunidades de según donde nazcas, pero, a la vez es cierto que nuestra capacidad de absorber a inmigrantes ha llegado al límite. Y si esto lo siento yo, que no participo de los principios de los Finlandeses de base, ¿qué no sentiran otros muchos que sí que aceptan la mano dura o medidas restrictivas? Un filme extraño y provocador plantea cuestiones como esta. Se llama Hijos de los hombres y el director en Alfonso Cuarón. No sé si lo has visto. Después de verlo, se te queda mal cuerpo.

    ResponderEliminar
  30. Yolanda, todos sentimos contradictoriamente en el tema migratorio. En mi instituto hay un 65% de inmigrantes, pero yo no estoy incómodo. Tengo la impresión de que podemos hacer mucho por ampliar el mundo de estos muchachos incorporándoles a la cultura europea. Yo lo intento. Pero me doy cuenta de que en ese 35 % de españoles (hay pocos catalanes de segunda o tercera generación) existe un fuerte rechazo hacia la inmigración, lo que no quiere decir que no se establezcan parejas mixtas, amistades, coqueteos entre los diversos. Un centro de enseñanza es un laboratorio excepcional para ver cómo puede ser la sociedad del futuro, pero en su seno hay mucha mayor generosidad de planteamientos que los que existen fuera. Todos mis alumnos -al margen de dónde procedan- tienen los mismos derechos y obligaciones. Eso es bueno, pero no es lo que existe en la sociedad donde se crían o crean todos los prejuicios y animadversiones. Y no me refiero sólo a las de los españoles contra inmigrantes, sino en todos los sentidos. Y sí, es cierto, que cuando la vemos mal dadas, todos nos encerramos en el capullo que deseamos protector. El problema es que el capullo es como la táctica del avestruz: meter la cabeza para no ser consciente del peligro que le acecha. En definitiva, no sé, Yolanda, soy una persona en medio de grandes contradicciones en todos los temas. Tengo tiempo de disfrutar y de seguir escribiendo. Es otra forma de sentir placer. Un abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  31. María, hoy leía (no sé si escribiré sobre ello) acerca de los cultivos masivos de maíz, caña de azúcar, mandioca y otros productos para producir biocombustibles. El efecto que crea esta idea ecológica es que sube el precio de alimentos básicos por la sobrepreciación de estos en el mercado internacional. Hace tiempo que no utilizo biocombustibles porque soy consciente del efecto perverso que generan. Como esto es todo. Cuando sentimos la crisis, decimos que España para los españoles (legítimo, el problema es saber qué significa ser español y si mis alumnos marroquíes tienen ya una parte de ellos española: pienso que sí, aunque ellos no lo reconozcan), Finlandia para los finlandeses, Catalunya para los catalanes (?), Francia para los franceses. Pero para ello hay que trazar un estereotipo sobre qué significa ser francés, catalán, español, finlandés... Parece sencillo pero no lo es tanto. Uno nunca sabe de dónd es con seguridad. Yo en Aragón soy catalán, pero en Cataluña soy foráneo y nunca seré del núcleo virginal (ni lo prentedo). ¿Qué soy yo? En este sentido extiendo la pregunta a todo el mundo y como Amin Maaluf creo que existen las identidades múltiples. Uno puede ser muchas cosas y tener muchos puntos de referencia sin ser puro en ningún sentido. Cuando encuentro a alguien que tiene clara su identidad, me alejo. No me interesa. Pero sé que esto es injusto también. Este verano oí en un pueblo de la sierra de Guara a una abuelita cantarle a su nieta. Yo estaba en la calle escuchando voces: Yo soy de aquí, aquí nací, y aquí moriré. No tengo ninguna respuesta en el fondo. Creo que a medida que crezco, entiendo y comprendo menos a los seres humanos, incluido yo mismo.

    ResponderEliminar
  32. Si que lo he visto, muchas veces, es una buena peli.

    De hecho si no nos movemos Europa acabará así (no me refiero al tema de no poder tener hijos si no a las autocracias)

    saludos

    ResponderEliminar
  33. Estoy cansado de ver Blog de Freak imbéciles que hablan maravillas de ese país tan xxxxx lo único que he visto en la red que me ha gustado es un blog de un pive que vive en Finlandia y les mete una caña que lo flipas y ademas esta en castellano, os dejo el link por si os interesa

    http://finlandiaparalosfinlandeses.blogspot.fi/

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...