Páginas vistas desde Diciembre de 2005

jueves, 24 de febrero de 2011

Adolescentes musulmanas


Soy profesor de un curso de segundo de ESO donde son mayoría los españoles no nacidos en España. La mayor parte son musulmanes, hay latinos, un muchacho chino, una chica portuguesa y una minoría de nacidos en España. Me está resultando una aventura apasionante encontrarme con estos muchachos y aplicar métodos absolutamente experimentales en la enseñanza de la lengua. Somos dos profesores: Sílvia, una psicopedagoga, y yo, profesor de lengua castellana, que trabajamos con entusiasmo y en equipo.

Una de las cuestiones que más resalta en la clase es la presencia de muchachas musulmanas ataviadas con hiyab cuyos colores van combinando con la ropa que llevan. Hay dos chicas que no lo llevan. El resto lo asume y lo lleva con absoluta normalidad. He querido conocer algo acerca de la cosmovisión del mundo de estas adolescentes musulmanas y me estoy quedando absolutamente sorprendido porque contradice opiniones vertidas por mí acerca del poder negativo del hiyab. Suelo plantearles a través de cortos temas de debate que llevan a animadas discusiones en las que participan bastantes muchachos y muchachas. La semana pasado les proyecté un vídeo -terrible y hermoso- sobre mujeres pakistaníes cuyos novios o padres habían desfigurado con ácido por negarse a obedecer o  acatar que tenía que ser la esposa de alguien que era rechazado por ellas. Ejerciendo su libertad se encontraron con una tortura de una crueldad inimaginable. Luego les pasé una encuesta que se puede consultar sobre las relaciones entre mujeres y hombres. La inmensa mayorías de los alumnos respondieron que hombres y mujeres son iguales y que ninguno es superior al otro. Se ignoró por completo la opción de que las mujeres deben obedecer a sus padres, novios y hermanos. Esto me fascinó y he seguido profundizando en el tema. Hoy les he pasado un conocido vídeo en que una muchacha musulmana que lleva hiyab es coaccionada por una profesora para que se lo quite antes de entrar a clase. Las reacciones eran claras. Había un rechazo al planteamiento de la cuestión. Antes de que acabara y se resolviera la decisión, varias voces expresaban que no querían que se lo quitara. Hemos estado discutiendo después sobre ello y las muchachas musulmanas han estado hablando del tema con absoluta normalidad.  Rechazaban la idea social de que lo llevan obligadas por sus padres, querían reivindicar que lo llevaban por propia convicción (ello no impide que sean adolescentes que posan para las fotos en actitudes sexys con sus hiyab y que unen el cromatismo y la coquetería en sus combinaciones).

Podéis ver la encuesta que han contestado. Les he preguntado cuál era la edad en que se comenzaba a llevarlo y una me ha contestado que cuando se sienten mujeres, es decir, cuando tienen la regla. ¡Una muchacha musulmana hablando de la regla con normalidad! He visto que eran los varones los que más sorprendidos y cortados estaban por el debate. Varios de ellos han respondido en la encuesta que es un tema sobre el que mejor no hablar. Las chicas querían hablar y veían con agrado el debate. En sus respuestas relacionan el hiyab con una creencia en la que nadie debe entrar porque es asunto personal. Por otra parte, saben de las dificultades que tendrán para acceder al mundo del trabajo llevándolo. Sabemos del rechazo que suscita socialmente y ellas eran conscientes de ello. En el instituto es tan normal ver los pasillos y escaleras llenos de pañuelos multicolores que forman parte del panorama cotidiano. Son adolescentes que van asumiendo su dosis de rebeldía. En la última semana una alumna de la ESO musulmana ha rechazado el hombre que habían elegido sus padres como marido. Tras una profunda crisis familiar los padres han aceptado la negativa de la muchacha. Una de las razones aducidas es que el potencial marido –mayor que ella y recién venido de Marruecos- es muy de allí (no la dejaba hablar ni expresarse entre otras cosas). Y eso ya no cuadra para las muchachas musulmanas que llevan años por aquí. La sociedad occidental va calando en ellas. No es un mundo monolítico al menos el mundo de las mujeres. Los chicos por razones obvias son más tradicionales, pero en clase han de acostumbrarse a que las chicas no acepten su dominio de ninguna manera y los confictos son frecuentes por la negativa de las chicas a asumir un papel pasivo o sumiso.

El mundo islámico tiene en las mujeres un poderoso factor de renovación. Estas muchachas no aceptan pasiva ni sumisamente todo aquello que provenga de la tradición. Piensan por sí mismas –eso es innegable- pero tendrán problemas para encontrar hombres de su mismo nivel de mentalidad. Los hombres son mucho más conservadores y apegados a las tradiciones que los señalan como los amos y los que mandan.

Soy consciente: el mundo islámico está en ebullición. Sólo hay que ver el norte de África y la realidad de nuestras aulas. Creo que ya no valen los fáciles estereotipos. 

47 comentarios :

  1. Estupenda entrada Joselu, felicidades por tu trabajo. Merecería ser leído por mucha gente.

    ResponderEliminar
  2. Me ha parecido un post interesantísimo. Un post que desmonta prejuicios. Un post inteligente que pretende enseñar al mundo una realidad que, a veces, se da por hecha y desvirtúa la auténtica realidad. Este ambiente que tú nos muestras en esta entrada se intuye sano y acogedor. Lejos de aquellas ideas extrañas que señalan la multiculturalidad como algo horrible y por lo tanto, no deseable. Después de leerte me siento bien. Sé que los adultos tenemos más problemas que los niños y adolescentes en asuntos de racismos y xenofobias. Será tal vez que estas son aprendidas artificialmente por mala educación recibida a posteriori. Pero en estado puro, la variedad étnica es rica, rica y pacificadora. Lo de las guerras no es cosa de niños, está claro. Y creo que tú, conviviendo diariamente con estas diferencias culturales saldrás enriquecido.
    Enhorabuena por el post.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Interesante entrada, Joselu. Considero que un factor fundamental para la integración sería que las mujeres musulmanas pudieran casarse con cristianos (o ya puestos, con cristianas) con la misma naturalidad que lo hacen los hombres, sin que sobre ellas pesara tabú alguno. Lo que en el hombre es visto con buenos ojos (ya que conlleva la perspectiva de que la cristiana -o atea, o lo que sea, occidental en suma- se convierta al islam), por lo que se refiere a la mujer es algo rechazado de plano, si no estoy mal informado.

    ResponderEliminar
  4. http://www.meneame.net/story/adolescentes-musulmanas

    ResponderEliminar
  5. Luís, creo que es muy desenfocado pensar que lo que mencionas pueda producirse a corto plazo. Son muchachas algunas venidas del desierto de la cultura beréber que están dando un salto cualitativo al siglo XXI, pero lógicamente todavía están situadas en parámetros tradicionales. Mi post quería subrayar solamente que no hay que mirar el mundo musulmán como un bloque que no puede evolucionar. Lo estoy viendo delante de mis ojos. Estas muchachas ansían también libertad y son a la vez más profundas que sus equivalentes españolas, quizás porque han tenido que luchar mucho para estar donde están. Pero eso no quiere decir que no pertenezcan a una estructura patriarcal muy estricta que no será fácil hacer evolucionar, pero "se mueve". No está inmóvil. Ese es el mensaje. Las mujeres pueden estar llevando la innovación al masculino mundo del Islam. No pido imposibles, pero lo que veo me hace ser muy optimista. He evolucionado sobre este asunto.

    ResponderEliminar
  6. Miquel, efectivamente el ambiente es sano y acogedor. Los chicos "cristianos" han sido los primeros que han argumentado el derecho a llevar el hiyab de las chicas musulmanas y lo han hecho con palabras torpes (es un grupo de refuerzo maravilloso) pero convincentes. No siempre he vivido la misma sintonía en la convivencia escolar pero he de decir que es un grupo que me parece mucho más estimulante que otros niveles superiores. Aquí veo algo, y que está cambiando. Es como si asistiera a las revueltas del norte de África en primera línea. Lo tenemos aquí.

    ResponderEliminar
  7. los espanoles son igual más carcas y cerrados que la inmensa mayoría de musulmanes.

    Sólo hay que pasear por cualquier ghetto de espanoles en Barcelona y ver como el maltrato, la submisión y el sojuzgar a las mujeres y el asesinar animales por divertimento es su sena de identidad.

    Los espanoles se suelen integrar peor que los marroquies, por ejemplo, ya que aducen que el resto del mundo debe hablar su lengua y adoptar sus primitivas costumbres.

    Eso sí, una gran parte de espanoles vive de enganar a los servicios públicos, del tráfico de drogas, etc...

    Y sólo hay que dar un pequeno vuelta por los ghettos espanoles en Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, como que los moros no trafican con droga metida en el culo, no te jode....

      Eliminar
  8. Simplemente enhorabuena y gracias...!!!

    ResponderEliminar
  9. Que gran clase tiene...ellos son nuestro futuro. Un abrazo a todos ellos y a usted. Maravilloso su trabajo.

    ResponderEliminar
  10. No creo en un mundo islámico, lo mismo que no hay un mundo cristiano. Hay musulmanes viviendo en unos países y en otros.

    En Singapur, por ejemplo, es muy fácil ver mujeres (musulmanas, la mayoría de las malayas lo son) en minifalda y con tirantes paseando. Y cuando llega Hari Raya (el Haj) se tapan totalmente el cuerpo y la cabeza (no la cara) y no pasa nada. Ni por eso son menos sexy ni ofenden a nadie.

    Cada uno vive su religión a su manera. Y sus costumbres, que a veces se mezclan unas con otras.

    La tolerancia es aceptar lo que no nos gusta, no hacer que los demás acepten nuestra forma de ver el mundo.

    Me alegro de ver entradas como esta, donde la gente ve que los demás son normales, no gente a la que tenemos que rescatar. Esa idea de que tenemos que rescatar a los demás suele venir por creernos superiores a ellos, y me horroriza ...

    Por eso, gracias por le entrada. Y saludos a todos :)

    ResponderEliminar
  11. Cro que en el mundo en que vivimos actualmente, las mujeres estan logrando un gran papel en la sosiedad y ya es hora de se rompan los estereotipos y las tradiciones.
    creo que tanto hombres como mujeres estan en total libertad de escojer lo que consideren que sea lo mejor para ellos mismos sin temor a equibocarse.

    ResponderEliminar
  12. En Holanda, donde ya hay una tercera generación de musulmanes nacidos en europa, hay un servicio de la policia/interior para "desaparecer" a chicas "musulmanas europeas" dadas en matrimonio por sus familias a hombres de argelia, turquia o marruecos.

    Atento a si esa chica que ahora no ha aceptado a "su prometido" no vuelve de las próximas vacaciones de verano...

    Por lo demás, el post me parece una mierda y tu un ignorante profundo de lo que significa el islam en europa

    ResponderEliminar
  13. Ya, todo ese mundillo en ebullición que hay en tu clase está muy bien, hasta que estas muchachas cumplan los 18 y las casen con el morito de turno del Moristán que no han visto en su vida, las ventilan a base de hostias y las dejan todo el día en casa.

    Eso sí, el instituto habrá sido la etapa más feliz de su vida.

    ResponderEliminar
  14. En España llevamos nosecuantas generaciones de occidentales católicos y siguen muriendo mujeres por violencia de género, y varios miles reciben hostias a diario.
    Hace 50 años nuestras mujeres iban con la cabeza tapada a la iglesia y no podían salir del país ni tener una cuenta bancaria sin el permiso de sus maridos.

    De esa sociedad tan fantástica vienes tú Anónimo o blanquito, como más te guste.

    Si nosotros hemos avanzado en 50 años hasta la sociedad actual ¿porqué les niegas a ellos la capacidad de hacerlo? ¿qué te da miedo?

    ResponderEliminar
  15. Buenas noches Joselu, he leido tu post y me ha parecido interesante pero creo que generalizas la situación que vives en tu clase con la cultura musulmana en general. Es un gran avance que las chicas musulmanas que vivan en España y en muchos otros países se "occidentalicen", pero el verdadero problema lo encontramos en los países donde la religión predominante es la musulmana y afecta a la forma de gobierno y sobre todo a su sociedad. Vuelvo a decir que es muy interesante que cuentes tus experiencias con estos chicos, pero creo que todos deberíamos ir más allá y pensar que el problema de la sumisión de la mujer en las sociedades musulmanas es mucho más profundo. un saludo.

    ResponderEliminar
  16. españoles no nacidos en España, no son españoles. Y muchos inmigrantes nacidos aquí tampoco

    ResponderEliminar
  17. Me da mucha pena leer algunos comentarios, sin respeto, sin opinión racional. Pero me ha alegrado mucho leer el post de un profesional que reflexiona sobre sus vivencias y mira el futuro de la HUMANIDAD sin acritud.
    Gracias por esa gota en el desierto.

    ResponderEliminar
  18. Muy interesante, justo hace un momento hablaba con mi novio de las chicas musulmanas que vienen a comprar al comercio donde trabajo. Unas llevan pañuelo, otras no, pero siempre van guapas y arregladas. Hoy ha venido una con el hiyab, y lo que más me ha sorprendido es que llevaba tres pendientes en la cara (labio, nariz y ceja). También viene una adolescente que parece sacada de la peli "Aladdin", es igualita que Jasmine, y no lleva pañuelo. Cuando te mueves un poco y conoces mucha gente, te das cuenta de que todo son prejuicios. A mi modo de ver, ellas llevan el pañuelo como las occidentales llevamos el sujetador, es incómodo, sí, pero sin él muchas nos sentimos desnudas.

    P.D. Curiosamente, los musulmanes y rumanos dejan más propina que los españoles

    ResponderEliminar
  19. Una entrada estupenda. En este país deben abrirse muchas mentes hacia las nuevas culturas. Supongo que será cuestión de poco tiempo que la convivencia sea normal y cada día la gente se extrañe menos de ver a chicas con pañuelo. La tolerancia es esencial en la democracia.

    ResponderEliminar
  20. Tu clase no es un laboratorio, y tus alumnos no son cobayas.

    Trata de educarlos. Si quieres enriquecer tu cultura acerca de otras sociedades, viaja y lee.

    ResponderEliminar
  21. Me encanta saber que es posible el respeto entre jovenes de distintas culturas, es una aventura arriesgada y obligatoria ya que nos ha tocado vivir un mundo donde las fronteras ideológicas y religiosas están llamadas a su desaparición.

    ResponderEliminar
  22. In S'Ala... Ahí está la gran revolución del Islán.

    ResponderEliminar
  23. Vaya, acabo de volver a ver tu entrada, pero no en mi lector, sino en el menéame. Saluda, eres famoso (es broma :P). En fin...

    Rechazaban la idea social de que lo llevan obligadas por sus padres, querían reivindicar que lo llevaban por propia convicción

    En 2º de la ESO. Con 12 años. Por propia convicción, dices que dicen. Y yo lo dudo bastante. Por la misma razón por la que dudo que un chaval o una adolescente de 2º de la ESO, o millones de personas en realidad, llevan un crucifijo colgado del cuello por propia convicción. Pero ése (en teoría) no es el tema de tu entrada.

    Me alegro por tus alumnas. Por la parte de libertad de la que gozan y que a otras tantas con las mismas, les es tristemente negada, pero dices que estas mujeres no aceptan pasiva ni sumisamente todo aquello que provenga de la tradición (aquí supongo que ya no incluyes la religión, claro), y yo te digo que lo tienen sustancialmente más fácil que las mujeres de religión musulmana que no viven en occidente. Pensar, todas piensan por sí mismas. Las de aquí, y las de allá. Seguro. Pero el precio a pagar, no por pensar, sino por llevar sus pensamientos a la práctica, no es el mismo en unos casos y en otros. Nada que ver.

    Besos, Joselu.

    ResponderEliminar
  24. "Estas muchachas no aceptan pasiva ni sumisamente todo aquello que provenga de la tradición"
    Vaya, pues que manera mas extraña tienen de no aceptar las tradiciones; seguramente si siguieran las tradiciones del mundo del que provienen fumarian y vestirian a la occidental, entre otras cosas.
    En fin, el mundo al revés.

    ResponderEliminar
  25. Cito: Estas muchachas no aceptan pasiva ni sumisamente todo aquello que provenga de la tradición.
    Depende del grado de la paliza (ostia) de su padre ante esta insumisión.
    Alabo tu trabajo y ojala tod@s lleguen a esta socialización
    Saludos

    ResponderEliminar
  26. ¿Desmontar prejuicios? Lo único que se ha alabado en todo el artículo es lo occidentales que son las "nuevas musulmanas" de hoy en día, sin dejar de señalar como negativos los valores tradicionales de esa cultura.

    ResponderEliminar
  27. El año pasado tuve un grupo formado íntegramente por alumnos de origen marroquí y también tratamos el tema. Las conclusiones fueron muy similares a las que tú indicas: defensa numantina del pañuelo, pero claros indicios de cambio en la manera de entender las cosas.

    ResponderEliminar
  28. Bueno, me parece increíble que a estas alturas todavía estés abriendo los ojos... pero weno, mejor eso que nada. El concepto del post genial, pero la localización muy mala. En clase no se puede llevar ni hiyab, gorra, tricornio, etc. Deberíais revisar el reglamento de ese colegio. Saludos

    ResponderEliminar
  29. VG, por supuesto que la cultura islamica tiene valores positivos, valores que, por otra parte, no son exclusivos de esa cultura, en cambio lo que si es exclusivo de esa cultura y es lo que la caracteriza creo que no tiene nada de positivo y no entiendo como puede haber alguien que los defienda. ¿Puede decirme que tiene de positivo la sumision de la mujer al hombre, la del hombre a la religion? ( y no a una religion culquiera sino a una que dice que hay que matar al que deje de creer en Ala, entre otras muchas lindezas parecidas) por ejemplo. Pues bien, llevar pañuelo significa que esa persona acepta someterse a esa cultura que tanto "dignifica" a los que forman parte de ella, por mucho que los progres no quieran verlo esto.

    ResponderEliminar
  30. Magnífica reflexión sobre esta mescolanza de culturas que hallamos en el aula y sobre el papel de la mujer en la cultura musulmana. Acabo de leer una novela juvenil que entronca con esto y que quizá utilice el curso que viene; se llama El pan de la guerra de Deborah Ellis (Edelvives) y cuenta la vida de una adolescente en Kabul. Las actitudes de tus alumnas me parecen muy similares a las que se aprecian en las protagonistas de la novela.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. No creo en las prohibiciones. Yo hace 22 años iba al instituto con melenas, pendientes, un colgante con una cruz invertida y una camiseta de satán degollando a tres vírgenes y nadie me decía nada, ni el profesor de religión. Mucha gente cambiaba de acera por la calle, eso sí, alguna señora se exantiguaba al pasar, algún señor me dijo que si fuera su hijo me arrancaba los pendientes y cosas así, y a mi madre le preguntaban que cuando me iba a llevar a un centro de desintoxicación.

    Yo era un chaval normal y corriente, como cualquier otro.

    La estética, gusto (aunque sea pésimo), cultura, religión, etc. son cosas personales y como tales deben quedar.

    ResponderEliminar
  32. A tu edad y aún creciendo Joselu. Qué interesante.
    Fatima Mernisi es un exponente de la feminidad en el Islam seguro que si te acercas a alguno de sus libro te sigue aclarando muchas de las cuestiones que vas descubriendo en clase. Una gozada de post

    ResponderEliminar
  33. Interesantisimo post Joselu!
    Me parece q ellas discuten mas q ellos en estos temas, ya q a ellas les interesa mas q a ellos discutir de esto, ademas creo q es uno de los momentos para poder constatar esa igualdad entre ellas y ellos ya q en casa no cero que se expresen ni lleguen a temas similares en familia, suele ser mas entre madre he hija,en clase delante de una autoridad laica y equitable (profesor,profesora)se ven tambien mas lanzadas y con oportunidad de abordar dichos temas. Creo que es cierto, que la sociedad occidental se filtra poco a poco en la musulmana de occidente, ya q como bien dices solo hace falta darse una paseo por las redes sociales para poder ver a chicas con hyab" tomandose fotos como otras chicas de su edad.
    A todo esto decir q el tema d la religion es algo q cada uno lleva com quiere ultimamente. Como bien he podido leer en los comentarios se pueden ver a chicas musulmanas sin hyab y minifalda como a chicas con todo tipo de atuendos.
    Gracias por compartir este post
    con todos los internautas!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  34. Tu post es una delicia. Es posible que demasiado optimista. Se te ve encantado con esa clase y los chicos deben estar esperando con ansia que les llegue la hora de trabajar contigo.
    Es buenísimo que vayas vislumbrando detalles de rebeldía en tus alumnas sobre todo, y también es verdad que se avecinan cambios importantes, pero considero tu muestra un poco corta para poder opinar en general.
    Ojala que no te equivoques en lo que vaticinas porque si se cumple, será la mejor noticia que podamos recibir. Saludos Lola

    ResponderEliminar
  35. Lola, la muestra es demasiado pequeña, es cierto; y la realidad es contemplada con optimismo y afecto. Pero es mi balcón para contemplar el mundo. No tengo otro. Creo que estoy asistiendo a una mutación importante y la observo con apasionada atención. Tal vez me equivoque, pero no creo. En todo caso, estas percepciones puntuales pueden alumbrar -cual mariposa que mueve las alas- un cambio nadie sabe con qué consecuencias. Un abrazo.

    Máximo, he encargado ya un libro de Fátima Mernissi que se llama El miedo a la democracia en el Islam o algo parecido. Intenté conseguir uno sobre las mujeres marroquíes pero estaba descatalogado. Profundizaré en ello. Gracias por tu presencia.

    El pan de la guerra. Tomo nota, Antonio. Creo que el mundo islámico en toda la suma de sus excesos, contradicciones, terrorismos, resistencias, cosmovisión, feminismo potencial, etc... está lleno de posibilidades extraordinarias. En algún sentido pienso que la mujer musulmana es ahora más activa que su homóloga occidental aunque sea sólo por la labor de resistencia y debate interior que tiene que experimentar. He visto varias películas afganas que te pueden ayudar a contextualizar esta novela. No sé si las conoces: Ossama, La pizarra, Buda estalló por vergüenza... Hay alguna más, pero tienes un campo espléndido para trabajar. Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Ayoub, gracias por tu intervención doblemente valiosa por venir de ti, alguien que ha nacido y vivido un universo islámico en su propia familia y que ha conseguido instalarse en el mundo occidental participando de su riqueza y también de sus carencias. Creo que las culturas se enriquecen en mutuo contacto, pero han de buscar ser permeables unas y otras. Me gustaría saber qué piensas más a fondo sobre este y otros temas. No sé si accederías a una entrevista sobre tu vida, tu pequeña pero apasionante historia, y tus opciones sentimentales en el entrecruzamiento de culturas.

    ResponderEliminar
  37. Al59, yo he percibido en los últimos años una evolución en la actitud de las muchachas musulmanas. La presencia en un centro educativo abierto a realidades muy distintas y complejas, hace que esta sea probablemente la época más intensa de sus vidas. Luego se corre el peligro cierto de que, cuando acabe su vida escolar, sean casadas y abandonen toda idea de promoción y crecimiento personal, hundidas en su vida tradicional diseñada cruelmente para que sean mujeres pasivas y sumisas. Esperemos que la educación sea un resorte poderoso y que ayude a cambiar las cosas. Me gusta que compartamos experiencias e indagaciones. Tu libro me ha servido de mucho, y quiero seguirlo utilizando. Gracias.

    ResponderEliminar
  38. Los comportamientos religiosos, como nos enseña Marvin Harris, hunden sus raices en las necesidades primarias del hombre, como el control, protección y alimento.
    Los diferentes velos no se emplean por motivos de moda, como sugiere el video y como bien sabe su autor. La razón es aparentar modestia sexual y alimentar el deseo masculino mediante una prenda que, aplicada masivamente, genera poder femenino.
    No es raro que los varones musulmanes se masturben con la mera visión de unos tobillos o unos pies, ya que en sus sociedades se les impide toda imagen femenina.
    El Yihab es una convención social que sirve para que la mujer tenga el poder mediante el control del deseo del hombre. Si se lo quita, está cediendo su poder sexual en detrimento del resto de mujeres, que la repudiarán.
    Idéntica dinámica presenta la prostitución en occidente. Así, la mujer oocidental que ofrezca sexo de forma fácil será rechazada por el resto de mujeres, que utilizan el sexo como arma de poder para controlar al hombre.
    El velo tan solo es el paso anterior de una misma realidad.
    Por eso es la propia mujer quien quiere llevar Yihab, pues es a ella y sus iguales a quienes beneficia. Traicionar esa imposición, supone revelarse contra el resto de mujeres. Y todos sabemos que sucede entonces.

    ResponderEliminar
  39. Mi experiencia con este tipo alumnos es muy similar a la tuya. Lo mismo que el concepto en que les tienes.
    Sólo me queda felicitarte por exponerlo públicamente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Una experiencia muy enriquecedora, pero yo vivo una situación distinta en mi aula, al preguntarla a una alumna, porque un buen día, no lo llevaba puesto,(pañuelo o hihab), me dijo que en clase no había hombres, me dijo que entre mujeres no habría problemas, siento es lo como mujer que soy, pero eso es machismo, y lo es tb esa alumna a la que su padre no permite comer, ni a ella ni a sus hermanas.

    ResponderEliminar
  41. María cc, no he acabado de entender la situación de esta muchacha que no llevaba pañuelo en clase porque era una clase de chicas. El problema es que en clase pueden ser todo mujeres pero en el centro habrá muchos alumnos varones. ¿O se lo quitó al entrar en clase?

    No voy a decir que el hiyab sea progresista. Hay una interpretación muy curiosa unos comentarios arriba que me ha hecho pensar. El hiyab distingue a la mujer musulmana marcando su castidad y la pertenencia a un mundo propio en este caso en medio de otras muchas posibilidades. ¿Es machista? No lo sé. ¿Es machista la ropa que llevan las mujeres para intentar seducir a los hombres? ¿Los tacones de aguja, la ropa sexy? ¿Tiene la función de atraer a los varones o al menos de gustarles? ¿Eso es coquetería o machismo? Según se mire. Pues el hiyab tiene mucho de reclamo sexual aunque su significado sea marcar la modestia de las vírgenes, aunque disponibles para los hombres musulmanes, no para los otros. Es un tema fascinante. ¿Machista? También puede ser entendido como un juego sutil de seducción? Saludos.

    ResponderEliminar
  42. Exelente. Es positivo todo esto, pero el problema siempre seran los radicales que profesan la violencia total y el mas profundo desprecio hacia la mujer, y ese mensaje de odio va exclusivamente dirigio a los padres de familia de religion islam que viven por toda Europa, y ciertamente esta dando algunos resultados.

    Para esto en españa debe existir yá! un programa de educacion o propaganda que se oponga tajante y vigorosamente a tales actitudes, que son unas aberraciones para cualquier cultura, no debe haber tanta tolerancia pasiva para las personas que incitan a la violencia sadica y el mas profundo desprecio hacia la mujer.

    ResponderEliminar
  43. Me lo creeré cuando puedas llevar en cualqueir pais islamico una cruz en el cuello y no pase nada.

    La tolerancia tiene un limite en el que deja de ser una virtud, aqui ya hemos pasado ese límite.

    A mi me han enseñado qeu bajo techo la cabeza descubierta por educacion, alli donde fueres haz lo que vieres, esos es integrarse lo demas tonterias y someterse a la volkuntad de una minoria radical e ignorante.

    ResponderEliminar
  44. Yo también soy musulmana, y la verdad es que las opiniones son todas muy diferentes, hay que no gustan. Pero claro estas musulmanas llevan el pañuelo porque quieren no porque les obliguen. El islam es muy dificil de entender si no eres musulman/a, y por eso hay mucha polémica sobre ello, porque no saben lo que es ni lo que dice. Si no eres musulman/a te será dificil entender el islam, necesitaras algun musulman que te lo explique bien.

    ResponderEliminar
  45. Hola, yo también soy musulmana, y tengo 13 años. No hace mucho que llevo el pañuelo (8·07·2013). Y me siento muy cómoda con el. Mi padre NUNCA me dijo,'' deves ponerte el pañuelo''. Nunca! Porque el hiyab es una elección personal. Personalemente, creo que quiza sera un poco dificil en el instituto, porque soy la unica musulmana en el. Por lo tanto la unica chica que lleva el pañuelo.
    Pero en mi academia de inglés, tambien soy la única musulmana, y todo con normalidad! Realmente, es algo nuestro el hiyab. Es parte de nosotras.

    Cada persona piensa como quiere, aun saviendo la verdad se opone a reconocerla. Pero gente como usted, la reconoce y la acepta, y me alaga muchisimo.SI tiene twitter, sigame en esta cuenta @Muslim_Speaker. O simplemente lea mis twits.

    Gracias por entendernos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...