Páginas vistas desde Diciembre de 2005

domingo, 4 de octubre de 2009

Discurso de Wakefield

He dado muchos discursos sobre educación. Y he hablado sobre responsabilidad. He hablado sobre la responsabilidad de vuestros profesores de inspiraros y haceros estudiar. He hablado sobre la responsabilidad de vuestros padres de asegurarse de que permanezcáis encarrilados, que hagáis vuestros deberes y no paséis cada hora que estáis despiertos frente a la televisión o con la Xbox. He hablado mucho de la responsabilidad de vuestro gobierno de implantar niveles altos, apoyando a los profesores y a los directores, y mejorar las escuelas que no están funcionando, donde los estudiantes no obtienen las oportunidades que merecen.

Pero en última instancia podemos tener los profesores más entregados, los padres que más nos apoyen, y las mejores escuelas del mundo –y nada importará a menos que todos vosotros cumpláis con todas vuestras responsabilidades. A menos que asistáis a esas escuelas; pongáis atención a esos profesores; escuchéis a vuestros padres, abuelos y otros adultos; y trabajéis todo lo duro que hace falta para triunfar.

Quizás no tenéis adultos en vuestra vida que os den el apoyo que necesitáis. Quizás alguien en vuestra familia ha perdido su trabajo, y no hay suficiente dinero.Quizás vivís en un vecindario donde no os sentís seguros, o tenéis amigos que os presionan para hacer cosas que sabéis que no están bien. Pero al final, las circunstancias de vuestra vida- vuestra apariencia, vuestra procedencia, el dinero que tengáis, lo que pasa en vuestra casa –no son una excusa para descuidar vuestros deberes escolares o tener una mala actitud. No es excusa para ser groseros con vuestro profesor, hacer novillos, o abandonar la escuela. No es excusa para no intentarlo.

(Discurso de Barack Obama en la escuela secundaria Wakefield, en Arlington).

No me he resistido a copiar el discurso de Barack Obama a los estudiantes de secundaria de Wakefield que da paso a la reflexión de Ricardo Moreno Castillo sobre el manifiesto No es verdad que fue dado a conocer en junio pasado. En aquella ocasión tuve la necesidad de razonar sobre aquellas cadenas de reflexiones sobre el estado de la educación en España. He recibido personalmente un correo de Ricardo Moreno Castillo en que me remite su contramanifiesto No es verdad que no sea verdad. Lo enlazo aquí para todos los que quieran disfrutar de una prosa contundente contra ese cúmulo de necedades que es el manifiesto No es verdad. Necedades y despropósitos. Necedades en que se carga toda la situación de la educación en España contra los profesores; necedades en que se establece una dicotomía entre tradición y modernidad poniendo a la primera en un lugar ominoso como si la escuela no fuera un puente entre el conocimiento del pasado (de la historia, de la tradición) y el presente, en sus métodos y en sus contenidos; necedad por no abordar ni en un solo párrafo de su ilación hilarante la defensa del conocimiento, de la transmisión del conocimiento en la educación; ni en su olvido de la responsabilidad de los alumnos de respetar dicho conocimiento, a sus profesores, a sus padres y a sus mayores. No se trata de que nuestros alumnos, señores autores del manifiesto, sean peores que los de otras épocas, sino que están inmersos en un sistema fundamentalmente perverso y que ustedes partidarios de la modernidad y de la falta de responsabilidad, olvidan continuamente. El esfuerzo no es popular, sólo hay que preguntar a nuestros alumnos. No les gusta esforzarse. ¿Para qué? Mejor estar tumbados toda la vida en el sofá viendo la tele o jugando al ordenador. Algunos de ellos se salen de este esquema y se esfuerzan, pero el sistema no les ayuda. El sistema ayuda al transgresor, al objetor, al que no tiene nada que decir o no quiere hacer nada. No se trata sólo de poner medios tecnológicos para satisfacer las ansias de modernidad de nuestros alumnos, se trata también de restablecer un espíritu, un ansia de progreso, de mejora y de aspiración al conocimiento. Y en ello, los profesores en lugar de verse encadenados a los savonarolas y los juanjos de turno, deben tener cierta seguridad en su papel de transmisores del conocimiento y del saber de nuestro tiempo y de épocas pasadas.

La comparación entre el discurso de Barack Obama y el tono y argumentario de esa pobre divagación de los firmantes del manifiesto No es verdad, me da medida del alcance de sus reflexiones.

46 comentarios :

  1. Joselu,

    Agradezco el tono sereno con que el que señalas las necedades del Manifiesto. Sobre todo porque llegaba con el estómago revuelto despues de entretenerme con un video de un progrenitor del citado manifiesto.

    Recordarás que hace poco yo lanzaba la hipótesis de que aquellos que hablan de “ganarse la autoridad” estaban convencidos de poseerla - por méritos propios-. Y no estaban porque se les regalase a cualquier mindundi.

    Hoy he visto mi hipótesis confirmada:

    http://www.redires.net/?q=node/625

    Espero que me sepas disculpar. Por arrastrar estas "cosas" hasta tu casa.

    ResponderEliminar
  2. La educación no está al margen de esta sociedad y, por tanto, no está al margen del discurso de los individuos que la forman ni de sus características. Si la escuela española acumula una serie carencias y defectos, es porque la sociedad lo ha permitido y puede sobrevivir con ello. No hay mayores exigencias que las autoimpuestas por algunos docentes que, por otra parte, son minoría ya que los necios siempre son más numerosos.

    ResponderEliminar
  3. Amigos Serenus y Joselu:

    La partida es suya. Han ganado:

    -Los clericuchos vocacionales del Manifiesto y sus miles de firmas.

    -Los señores del PPIUSOE y sus millones de borregos.

    -Los Rousseau de sala de profesores y sus innúmeras explicaciones "sociales".

    -Los centenares de cabroncetes que te revientan la clase.

    -El imperio del (H)AMPA.

    -Mi vecino del tercero, que se curra la autoridad como Dios manda, y no como esos maestros amariconados.

    -Mi jefa de Departamento, fervorosa de San DIN A4.

    -El camarada Director, que se trabaja, día sí y día también, su comisariado político.

    -Mohammed Chakri, de Garantía Social, al que han convencido de que el fracaso de esta puta mierda de sistema educativo es culpa del consumismo y de los yin capitalistas.

    -Elisabeth Mejías, de 2º de ESO, quien ha descubierto que, en España, se puede tutear a los profesores.

    -Mi inefable (Des)Orientadora y su comité de "salut publique", dispuestos a salvar a los chavales a golpe de cuestionario de tutoría.

    -Mis ataráxicas juntas de evaluación, expendedoras de títulos de mascadores de chicle.

    -El Jefe de Extraescolares, "de multiforme ingenio", experto en batukadas -¿así se escribe?-, comercios justos, cambios climáticos y excurisones a recicladoras de papel.

    -A... Fernández Palencia, liberado sindical desde que su santísima madre lo destetara.

    -El Trivial como recurso pedagógico.

    -Las pelis iraníes con mensaje en clase de Filosofía y Ciudadanía.

    -Las cenas de 2º de Bachillerato... y las de 1º y las de 4º...

    -La sociolingüística, la sociopsicología, la sociomatemática, la sociobotánica, la socioempatía.

    Así que, como soy un caballero, recojo mis impertinencias y me retiro.

    ¡Arrivederci España!

    ResponderEliminar
  4. Hola Joselu: no voy a opinar porque de sobra sabes lo que pienso al respecto. Te dejo un enlace de otro de estos despropósitos/despropositores de la educación por aquello de seguir revolviéndonos el estómago)
    Me encanta que para medrar en esto de la educación uno tenga que defender prinpios tales como "la muerte de los clásicos en el aula" ,"quitar autores del Siglo de Oro para meter autores locales que el alumno necesita conocer" (por eso de la patria murciana será o apostar por "leer en el aula un libro mal escrito pero que llegue a los alumnos". Un abrazo.
    (Si te fijas, está alojado en la web de la consejería, por supuesto).

    ResponderEliminar
  5. Sólo se me ocurre aquello de "a río revuelto...". Estamos polarizando este asunto de un modo que recuerda (en lo negativo) a las disputas políticas gobierno-oposición de las que nunca sale nada bueno, excepto la ganancia de los pescadores a costa de los pececillos. Yo me siento como pez en el agua en mis clases y os aseguro que tengo un alumnado de espanto. La educación se puede y se debe mejorar. En ese proceso, ya que los políticos no se lo están tomando en serio, los profesores deberíamos exigir unas garantías para ejercer como tales, pero esas garantías pasan por asumir la realidad que tenemos y por aceptar que nada será como antes. Hay que valorar el conocimiento, pero el profesor no volverá a ser nunca el depositario del saber, como lo fue durante siglos. Eso lo saben los alumnos y deberían saberlo los profesores. Para mí, las prioridades deberían ser: 1) Que se cumplan (y la administración lo garantice) los planes de convivencia en los centros; 2) Que se exija administrativamente (o penalmente si es necesario) una responsabilidad real de las familias en la educación de sus hijos; 3) Que se dote de recursos materiales y formativos a los docentes para que la escuela se adapte al siglo XXI. Una vez se cumplan estos requisitos cada cual podrá ejercer la docencia con la metodología que más le plazca.
    Y, pese a lo que diga Andrés Hurtado, no considero enemigos a mis alumnos ni a esa retahíla de culpables, porque de todo hay en la viña del señor y a los buenos y malos profesionales se les etiqueta por sus acciones u omisiones y no por sus cargos.

    ResponderEliminar
  6. Esperando impacientemente a que salga el manifiesto "No es verdad que no sea verdad que no es verdad" Venga, ¿quién se anima?

    ResponderEliminar
  7. El enlace del que te hablaba:
    http://www.carm.es/neweb2/servlet/integra.servlets.ControlPublico?IDCONTENIDO=1812&IDTIPO=246&RASTRO=c943$m4331,4330

    ResponderEliminar
  8. Pues gracias, Joselu y otros que leo por aquí, porque la verdad es que en Libro de Notas ha habido un tanto de polémica con la publicación del contramanifiesto de Ricardo Moreno Castillo: en http://librodenotas.com/opiniondivulgacion/16855/no-es-verdad-que-no-sea-verdad.
    A veces no sabe una por qué no se hace más caso a los profesores que están trabajando a diario en las clases.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Sinceramente no sé que es verdad y qué es mentira, todo es según... De lo que no tengo ninguna duda es de que los profesores que estamos a pie de TIC sabemos que, aunque la situación educativa sea buena, mala o pésima, no nos resignamos a rasgarnos las vestiduras, a maldecir a los dioses y a seguir igual. De nuevo Machado, de nuevo Mairena: se hace camino al andar...

    ResponderEliminar
  10. Gracias por dar a conocer el artículo de R. Moreno Castillo contra las sandeces de los defensores de la pedagogía oficial. Creo que debríamos entre todos extender y propagar las excelentes reflexiones y réplicas del autor del Panfleto contra los "expertos" que no pisan un aula.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Juan, hace tiempo que sigo la trayectoria y reflexiones de Ricardo Moreno. Ya escribí sobre el Manifiesto Antipedagógico hace dos años o más. Creo que su labor es fundamental pues da voz a una corriente de pensamiento que no avala las tesis oficialistas de la pedagogía en connivencia con el poder político. Creo que es válido y necesario este planteamiento heterodoxo que no cuenta con el apoyo de los ministerios ni gabinetes psicopedagógicos. No me imagino un discurso como el de Obama por parte de ningún político español, y ese retraso llevamos, o esa falsa participación en el progresismo de libro de petete.

    ResponderEliminar
  12. Marcos Cadenato, a pie de TIC estoy y no te digo por dónde se pasan las TIC determinados alumnos. Las Tic no son una panacea, son buenas y positivas para alumnos que con cualquier sistema funcionarían, y son indiferentes para otros que no eligen el trabajo ni el esfuerzo. El problema es que estos te absorben un noventa por ciento de tu energía y dedicación. Yo no sé qué es verdad ni qué es mentira, pero como docente no me niego a tener alguna idea que vaya más allá de mi aula. Aplaudo el discurso de Obama porque es impensable entre los progresistas de aquí, pero Obama es demócrata allí. ¿Dónde está la confusión? Acaso porque no desistamos ni arrojemos la toalla ¿hemos de decir que no tenemos ideas que vayan más allá? ¿Puedo como profesor pensar la educación en sus implicaciones políticas? ¿He de recibir alborozado la carta que hoy el señor Zapatero hoy dirige a los maestros y que me hace llorar? ¿Hay algún político que sepa de educación, de lo que se juega dentro del aula? Añoro un Obama en mi país, y aplaudo la figura de Ricardo Moreno al que no se puede simplemente eludir diciendo que no se sabe qué es verdad o mentira. También hay que pensar la educación. Yo al menos como docente que mantiene la ilusión quiero pensar lo que está en juego. Una Eso muy larga y deformadora que no atiende a las necesidades de muchos alumnos y un bachillerato ridículo de dos años. El resultado, el que vemos. ¿O no lo vemos? Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  13. Ana Lorenzo, he visitado el libro de notas y he asistido al intenso debate planteado allí. Me alegro de que el manifiesto tenga un eco, que se debata, que haga pensar más allá de esos versículos vetustos de los de No es verdad. Soy de izquierda pero no puedo dejar de pensar en lo que ha convertido la educación la izquierda de mi país. No puedo culpar a otros, fueron los que yo voté. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  14. María L., te veo un poco sardónica. ¿Qué quieres decir con eso? ¿Está mal pensar, es acaso malo debatir? ¿Hay que tragarse todo? ¿Cuál es tu punto de vista? Muéstranoslo para que lo conozcamos. La ironía ¿o sarcasmo? está bien, pero querría ver ideas. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  15. Don Antonio,

    Yo no tengo enemigos -¡Dios me libre!- pero ocurre que, con el tiempo, veo que estoy siendo considerado enemigo de algunos. ¿Ha visto usted la entrevista que enlaza Serenus? ¿Ha oído por qué, según ese sacerdote, el sistema educativo ha fracasado? Si no lo ha hecho, yo se lo resumo: la educación es una mierda porque los profesores no estamos preparados. Sacerdotes como el que allí pontifica -Catedráticos de Didáctica, según parece (fíjese usted qué cosas)- son la avanzadilla ideológica de unas leyes educativas que han transformado este país. Y esa avanzadilla, ese pelotón ha sido adiestrado para "crear" enemigos.

    No, don Antonio, yo no tengo enemigos. Mi jefa de Departamento es una bellísima persona, Mohammed Chakri es un tío estupendo, el eterno liberado sindical que de vez en cuando se deja caer por mi centro comparte algunas de mis aficiones. Pero a veces yo me pregunto: si yo sólo quiero dar clase, ¿por qué he de tragarme todos esos kilos de burocracia cada año?, ¿por qué la sacrosanta atención a la diversidad o la educación obligatoria hasta los dieciséis años han terminado por estigmatizar a ciertos alumnos, por abrir todavía más el abismo de las clases sociales?, ¿por qué, en el momento menos pensado, tiene que venir algún sindicalista a tocarme las pelotas (¿quién le ha otorgado el privilegio de rascarse las narices la mayor parte de su vida y, además, la potestad de partir el bacalao en cualquier mesa sectorial?).

    Todas estas cosas me pregunto, don Antonio, y le juro que las respuestas que encuentro me ponen los pelos de punta.

    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  16. Joselu

    Uno de los fallos [hay muchos,muchos] que me parece más evidente en nuestro sistema de enseñanza es el que señalas: una ESO larga y un Bachiller rídiculo [y ausencia de FP en ese desierto de la ESO]. Si uno lo comenta ante compañero la respuesta suele ser un encogerse de hombros (musitando un "es lo que hay"), cuando no una agresiva acusación de segregacionista,elitista...y otros -ista.

    Pienso en lo que comentabas: esos miles quizá no sean nada, aunque encontrar ahí estampada la firma de sindicatos resulta lastimoso. Imagínate como reaccionarían ante un político español que hiciese un discurso como el de Obama.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Hoy se celebra el Día Mundial del Docente, conmemoración de la que no tenía noticia. "El País" publica un artículo de Rodríguez Zapatero que, sin ser incorrecto, me parece blando. No dice mentiras, pero tampoco anuncia los pasos que todos los docentes deseamos. Aboga por un Pacto de Estado para la educación, algo que necesariamente pasa por ceder terreno a la derecha. Nos da las gracias, eso sí, qué detalle. Sabe que es necesaria una mayor inversión tanto del Gobierno como de las Autonomías, o sea, lanzarse la pelota unos a otros porque, que yo sepa, todas las Autonomías tienen ya las transferencias en esta materia. Y en todas seguimos con los mismos problemas: los programas cada vez son más flojos, los alumnos pasan de curso con varias pendientes, se aguanta como se puede la indisciplina, se rellenan papeles y más papeles inútiles, nuestros superiores raramente nos respaldan... en fin, lo de siempre, lo de hace tanto tiempo que cansa repetirlo.
    Aquí en Madrid la estrella ahora es el bilingüismo, a pesar de las críticas. En otros sitios no están mejor, por lo que veo.
    Cuesta mantener el optimismo y dar clase con un mínimo de motivación, pero sé que somos miles los que lo hacemos, a pesar de todo.
    Ah, y bien por Obama, a ver si algunos le hacen caso.
    La educación tiene tantas caras que resulta inabarcable.
    Un abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  18. Antonio, yo tampoco considero enemigos a mis alumnos y muchas veces disfruto en el aula, no siempre. Aplico las tecnologías del siglo XXI y veo que tienen su utilidad relativa. Hay alumnos a los que es imposible motivar ni con esas. Me gustaría saber tu opinión sobre el discurso de Obama. Lo veo en una parámetros muy distantes del que los políticos de aquí y en especial los progresistas tendrían para hablar de educación. Habla de esfuerzo, de vencer nuestros condicionamientos que no son una excusa, de respetar a los profesores, a los padres, a los abuelos, de que nada se nos da hecho. ¿Por qué este discurso aquí es impensable? ¿Es moralista? ¿Es de derechas?

    En junio salió un manifiesto con amplia cobertura nacional. Se titulaba No es verdad. ¿Debatirlo es perder el tiempo?, ¿es dar ganancia en río revuelto a los pescadores?, ¿qué pescadores? ¿Tengo que meterme en el aula y dejar de pensar? ¿No puedo filosofar sobre educación? En cuanto a la transmisión del conocimiento, tienes razón. Nunca volverá a ser igual. Somos ejes frágiles y relativos. En un mundo etéreo el maestro o el profesor tiene su función muy relativizada. ¿Pero es esto bueno? Algunos hablan de retorno a la naturaleza, de volver a los orígenes, a las ideas madre, a la tradición. Algún día necesitaremos la voz que tenga cierta densidad. Y la educación se rige por modas, por tendencias, por pactos, por mayorías efímeras, y cambia continuamente intentando atrapar el flujo incesante de la realidad, pero ésta es evanescente. Lo que parece valer hoy, mañana es inútil. No hay anclaje ninguno en la tradición. Los padres no leen los libros que leen sus hijos. No hay título que dure dos temporadas. ¿No estamos en un mundo demasiado neblinoso? Las palabras de Obama me retornaban a un mundo más estable y necesario. ¿Por qué es demócrata este señor y aquí lo considerarían de derechas hablando de los padres, los abuelos, los profesores?

    ResponderEliminar
  19. Yolanda, agradezco tu intervención, la de una maestra que tiene un blog titulado "Una maestra feliz", que muestra tu ilusión por enseñar, pero no te esconde el desastre de sistema que estamos gestionando. Burocrático, falto de estímulo para los que se esfuerzan, con falta de respaldo a nuestra labor por parte de las autoridades, programas flojos, indisciplina que se lleva como se puede... y que nos absorbe hasta límites ilógicos. El hecho de ser críticos no desdice de nuestra vocación docente ni nos impide pensar la educación. Además hemos votado a los que han hecho esas leyes. Tenemos derecho a exigir, a pensar más allá.

    ResponderEliminar
  20. Andrés Hurtado, entiendo que detrás de tu enfado superlativo existe una extraordinaria vocación docente. Cada uno sabe por qué habla y por qué lo hace así. Se te nota herido y lo entiendo.Quizás para sobrevivir en esto, me dijeron una vez había que aprender a no tomárselo tan en serio. ¿Qué no aprenden? ¿Que no quieren aprender? ¿Que la indisciplina se enseñorea de las clases? ¿Que nos domina la burocracia inútil? Como en la mili o en las obras. Siempre hay que dar la impresión de esta haciendo algo, aunque sea absurdo. Total nadie se va a molestar en revisar lo que estás haciendo, nadie lo va a agradecer, salvo esos alumnos a los que a veces llegamos y dan sentido a nuestro trabajo. Hay muchos, no son pocos, y aunque fueran pocos llenarían de sustancia nuestra profesión. Sé que esto lo amas a pesar de tu tono airado, pero a mí no me engañas. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  21. Caperucita azul, ¿arrinconar a los clásicos para dejar paso a las glorias murcianas? ¿Qué me dices? No creo que sea así. Me pregunto cómo la estulticia se ha podido extender tanto y entre los de izquierdas y de derechas. España es un país extraño. No deja de sorprenderme. El dinámico Estados Unidos es capaz de crear un Obama, si es que no se lo cargan y deseosos de ello no hay pocos. Espero que este discurso de Obama no sea una necrológica educativa. ASí lo espero.

    ResponderEliminar
  22. Serenus, ese argumento de "es lo que hay" y que nos domina por doquier es lo más reaccionario que ha podido concebirse. No me imagino ninguna época del pasado que tuviera éxito entre los progresistas este lugar común. "Es lo que hay". Paradigma de la modernidad. Algún día juzgarán esta época por esa afirmación demoledora, carente de imaginación, impulso y falta de ambición. Ya sabemos, señores progresistas, "es lo que hay". Pero entre unos cretinos que nos gobiernan y otros corruptos que están esperando para seguir robando, anda el juego. En fin. Quiero cambiarme de país.

    ResponderEliminar
  23. Andrés, las situaciones que cuentas se dan en la docencia, en la oficina, en un banco o en el bar de la esquina; no creo que tengamos que confundir el mal ambiente laboral con la situación general del sistema. Me siento indignado con estos panfletos de uno y otro lado porque no veo a mi alrededor la situación que describen unos y otros. Veo gente con ganas de trabajar y gente que se escaquea, tanto profesores como alumnos, padres, psicopedagogos, etc. No me siento representado por ningún sindicato ni comparto ideas más allá de los límites de mis orejas, simplemente intento hacer mi trabajo lo mejor que puedo. Si los políticos y otros seres despreciables (o al menos ignorantes) se están cargando la educación, intentaré por los medios que pueda que no me salpique mucho. Pero no veo que todo se esté hundiendo, a pesar de que más de un día he deseado morirme en clase, igual que cualquier oficinista, conductor de autobús u obrero de la construcción.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Joselu: Siento representar la voz discordante y no voy a ocupar más espacio, lo prometo. Sabes que me acompaña un optimismo a menudo exagerado, pero creo que mis opiniones no salen sólo del corazón. Hace poco escribías de los docentes que empiezan a trabajar con ilusión. Ellos viven esta realidad igual que nosotros y quizá no aprecien ese horror que parece avecinarse según contáis. He trabajado en otros lugares y he visto lo mismo una y otra vez; las voces apocalípticas de quienes me precedían, avisando de los males que vendrían por abandonar los viejos usos y costumbres del lugar. Quizá todos tengáis razón y la escuela se muera pronto de banalidad o de vandalismo. Mientras tanto, seguiremos usando la palabra para defender unas ideas u otras, espero.

    ResponderEliminar
  25. Negar evidencias es el paso más alejado para poder solucionar los problemas evidentes que hay en el aula y que irremediablemente son espejo y reflejo de la sociedad en que nos ha tocado vivir.

    No voy a entrar en analizar ni los puntos que se mencionan en el Manifiesto ni en las diferencias, ruborizantes, entre los dos discursos que comparas, Joselu. Lo que sí creo que es evidente es que la desmotivación no es algo que está sólo en el aula y que con unas nuevas herramientas de enseñanza y aprendizaje puedan solucionarse. Creo que en general la desmotivación, esa abulia social desquiciante (no hay más que mirar el panorama político), reside en esa euforia perpetua de la que constantemente nos hacen partícipes y de la que obviamente nuestros alumnos son víctimas y verdugos. De nuevo la irreflexión y el “tú más” le gana la batalla al debate real y la solución de un problema del que creo sólo estamos viendo la punta del iceberg, se convierte en una absurda lista de eufemismos que al final, nos pasarán factura. Después de hacer el CAP, comprendí que más que a los alumnos, hay que tenerles miedo a los pedagogos de despacho.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. A mí me parece que la gente se pasa un poco. El manifiesto, aparte el hecho, no tan claro, de que cargue contra los profesores, es sólo un intento de defender la escuela pública, que está pero que muy amenazada, desprovista de todo o casi todo, y dejada como si fuera la beneficencia. Con más o menos fortuna lo intentan, y que se les desprestigie y se les tache de zafios y de estúpidos, no me parece que sea la mejor forma de encontrar un punto común en educación. No todos pueden enviar a sus hijos a colegios de élite ni a escuelas privadas. Lo que hay que hacer es hacer una escuela pública de calidad y con todos los recursos necesarios. En fin, para qué hablar, si no puede haber entendimiento. ¿todo es tan negativo o se trata de la añoranza de un mundo perdido en el que se vivía muy cómodo?

    ResponderEliminar
  27. solo destruyendo el estado y el sistema capitalista se conseguirán arreglar las cosas, tanto en la educación como en tantos otros temas.

    el discurso de Obama es muy bonito pero también muy hipócrita, nada extraño de un político de su talla que tiene las manos atadas por compañías privadas.

    por cierto, en Francia es obligatorio utilizar el usted de los alumnos al profesor y se les llama siempre por el apellido. Pues os puedo asegurar que no sirve de nada, hay una media de un apuñalamiento por mes, creo que es más que en España.

    cuando haya un respeto recíproco entre alumno y profesor se arreglará muchas cosas, pues la autoridad no la da el puesto, sino la persona. Cuando un profesor sea capaz de aprender de sus alumnos, la educación irá a mejor. Esto no quita que la familia ya no hace nada por la educación de sus hijos, que al sistema le interesa un pueblo aborregado, etc, etc, con todo esto, a los profesores solo me queda deciros, disfrutar de vuestro puesto de funcionario (sobre todo a los que salís de los años 70 y 80, porque los que vienen ahora están bien jodidos y no tienen ninguna solidaridad de vuestra parte), que bien vivís con vuestra hipócrita preocupación por las generaciones y sociedad venideras.

    saludos

    ResponderEliminar
  28. www.lautopsia.wordpress.com6 de octubre de 2009, 0:14

    Don Antonio,

    -Mucho me temo que ninguna asociación -si la hubiera- de padres de usuarios de autobús le dice a un conductor que tiene que ganarse el respeto de los demás.

    -Mucho me temo que ningún sindicato -que lo hay- obrero le dice a su representado que los accidentes laborales son responsabilidad suya.

    -El ámbito de la educación tiene sus pequeñas-grandes exclusividades que no se pueden comparar con las de otros ámbitos.

    -El papeleo y la burocracia de una oficina tiene sentido mientras sirva para algo, pero yo conozco institutos que hasta para mear hay que rellenar un impreso.

    -No estoy hablando de "ambiente laboral". Estoy hablando de "ambiente legal". Pues en las sucesivas leyes se han gestado el amor al palimpsesto burocrático, la axiomáticamente imposible atención a la diversidad o el pesebre sindical.

    -Lo escrito más arriba por un servidor no son más que torpes metáforas. No creo que tenga que explicar que mi jefa de Departamento no existe en realidad sino como ejemplo del oscuro funcionamiento de todos los departamentos en general, más ocupados en cumplir con el fajo de papeles que con el plantemiento práctico de sus respectivas disciplinas. Supongo también que se habrá percibido el hecho de que el nombre de la alumna ecuatoriana reúne a todos esos alumnos de aquel país que se quedan literalmente estupefactos cuando descubren la impunidad con la que actúa la mayoría de -¿cómo los llaman ahora?- disruptivos autóctonos en el aula.

    -Le salpicará, don Antonio, se lo aseguro, este gigantesco ¡chof! Llegará el momento en que una decisión importante -movida, a buen seguro, por lo que todos aquí consideramos criterio profesional- choque frontalmente con esta "matrix" legal. Entonces se dará cuenta de que todo el tinglado está montado para que usted no vuelva a tener criterios profesionales. Y se preguntará -como Tolstoi-: ¿qué debemos hacer?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Yo solo venía a poner un comentario optimista para los docentes, ya que hoy es su dia mundial, pero me encuentro con este mogollon y no se ni que decir, así que voy a pensar y ya veré lo que opino y te lo diré, mi querido Joselu. Lo que si sé es que tu preocupación es la mía. Un beso de Lola

    ResponderEliminar
  30. Pst...

    Y apunto que yo he visto alumnos de buenas notas siendo acosados, niños ridiculizados por hacer los deberes, un padre que invita a comer a sus dos hijos como premio por un acto digno de ser denunciado por acoso, una madre gritándome que quién era yo para mandar a su hijo hacer un examen de recuperación y varios diciendo que preferían poner ellos las notas a sus hijos y qué cuál era el programa informático para hacerlo.

    Entre tanta ridiculeces, me alegro de que haya un grupo de profesores contigo a la cabeza que defienda que, oiga, que no somos colegas y con buen rollete no salimos del fracaso escolar.

    Aprovecho para contestar a ELOI BLQ. Yo no soy funcionaria, llevo diez años en el mismo centro y desde los 17 dando clase (es decir, 17 en total en esto de los alumnos). Soy hija de maestro (más de 30 años de servicio). Y no veo que mis colegas sean hipócritas, como tú dices. Alguno habrá mal profesional. Pero no por eso todos estamos en el mismo rasero. Algunos, muchos, estamos en la brecha luchando por hablar el mismo idioma que nuestros alumnos.

    Saludos y mi apoyo.

    ResponderEliminar
  31. Yo echo de menos profesores cultos y preparados y me gustaría ver que se considera al profesor como vehículo de conocimiento. Es cierto que la realidad educativa hoy engloba alumnos que necesitan de otra cosa diferente (alumnos que en otros momentos jamás habrían pisado el aula de un instituto) pero trabajar con esos alumnos (quizás sí de la manera en que predica la nueva pedagogía) no tiene que ser excusa para que el alumno capaz (que por cierto, no son sólo los de sobresaliente, sino los de 4 que se han relajado por este sistema que dice "no" a la exigencia) pueda tener acceso a una educación cultural superior y para ello, la figura de un profesor formado en su materia, preparado en el conocimiento, es fundamental. Y esto a pesar de que buenos y malos profesionales los ha habido siempre, tanto en el sistema antiguo y en el actual.

    ResponderEliminar
  32. Voy a ser muy simple y conciso. La enseñanza es un fiel reflejo de los valores de la sociedad donde está inmersa. Y no hay más.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Absolutamente de acuerdo con Miguel. Creo que lo ha resumido en muy pocas palabras, y me gusta eso, porque no paramos de hablar y parece que tenemos miedo a hacer. Supongo que sería mejor pasar de una vez de manifiestos, de controversias, de tú eres así y yo soy asá, y de nostalgias. Estamos aquí y ahora, con las condiciones de nuestro tiempo, y se acabó. Lo único que habría que hacer sería arremangarse y empezar a trabajar, pero de verdad, de verdad, con el cuerpo y con el alma, de una vez. Con amor. Y con autoridad, que la da el amor y la dedicación. Estoy cansada de quejas, aunque bien dice Sancho Panza que no hay cosa más gustosa que quejarse; pero él, con sus quejas, bajo todos los soles y en todo momento, ahí estaba, quejándose y detrás de su señor don Quijote.

    ResponderEliminar
  34. Me gustaría a mí que Clares nos explicase que nostalgias percibe el post de Joselu, o en los comentarios, porque es muy curioso que aquellos que no gustamos del sistema de enseñanza que está construyendo el partido socialista -al que muchos hemos votados- nos tengamos que tragar día sí día no el sambenito de nostálgicos.

    Yo desde luego nostálgico de Franco no soy -poco trato tuve- y Joselu al que adivino un poquito mayor tampoco creo que lo sea.

    Me gustaría Clares que nos aclarases las nostalgias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  35. Hace días leí el eco periodístico del discurso de Obama, pero, pese a que trate de encontrarlo, sólo di con el texto completo en inglés del discurso en la página de La Casa Blanca y con un vídeo del discurso- subtitulado en inglés- en Youtube. Esas líneas del discurso que encabezan tu entrada, Joselu, ¿las has traducido tú? Si has encontrado una traducción fiable al español del discurso, me gustaría conocerla para publicar el texto y el vídeo en el blog del centro.

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  36. Joaquín Mesa, mi texto proviene de la traducción que aparece en el inicio del manifiesto No es verdad que no sea verdad de Ricardo Moreno Castillo. A mí también me hubiera gustado acceder al original que no he visto publicado en ningún medio. He tenido que confiar en la versión que da el citado profesor Moreno Castillo, pero tengo la impresión de que los tiros van por ahí. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  37. -Si la cuela es el reflejo de la sociedad, la escuela no sirve para nada. Si la escuela ha de ir a la zaga de la sociedad, la escuela ha fracasado completamente.

    -No se trata de jugar a pensar si fue antes el huevo o la gallina, sino considerar que las aseveraciones de Miguel o de Clares niegan toda utilidad a la enseñanza y corroboran el actual fiasco.

    -Amigo Joselu, le dejo aquí la dirección de un blog que acabo de abrir que se dedicará exclusivamente a estos temas:

    HIPNOPEDIA

    ResponderEliminar
  38. Clares, tu argumentación tiene un defecto. Achacas cualquier crítica al estado actual de las aulas a nostalgia, añoranza de comodidad, temperamento quejica, falta de arrestos para arremangarse y ponerse a trabajar de verdad con el alma y el corazón, etc. En tal caso, los que llevamos un tiempo, unos más y unos menos, hay de todo entre los que han opinado, somos todos unos falsarios acomodaticios que no nos ponemos a trabajar en serio con el alma. ¿No se puede enjuiciar el sistema educativo vigente? ¿Es inapropiado? ¿No se puede pensar que hay alumnos en la ESO perdiendo el tiempo cuando lo que tendrían que hacer es formarse profesionalmente donde estarían mejor aprovechados sus capacidades? ¿No se puede pensar que la ESO es creadora de malos hábitos que cuesta mucho deshacer, y que estos chavales acostumbrados muchos a la vida sin esfuerzo, cuando llegan a bachillerato las pasan canutas, y el bachillerato parece la prolongación de la ESO? ¿No se puede pensar sin ser un acomodaticio que trabaja sólo por dinero -al parecer- que el bachillerato es muy corto e insuficiente para formar e ir a la universidad? ¿No tienes en cuenta lo que opinan los profesores universitarios sobre los muchachos que les llegan? ¿Sobre su nivel expresivo y ortográfico, científico y matemático? ¿Es ser un aprovechado sin alma y un nostálgico pensar que el sistema educativo podía articularse de otra manera más productiva sin mezclar opciones vitales y profesionales distintas durante tanto tiempo. ¿Es ser un reaccionario pensar que el sistema educativo es mejorable y que no tiene que ser como dice Miguel el reflejo exacto de la sociedad? ¿Es conservador pedir a los adolescentes unos valores de respeto y consideración porque la sociedad es igual a ellos? No sé, pero disiento profundamente de la cadena argumental utilizada, disiento desde el afecto y la confianza de que el debate es necesario y provechoso. Parecería que haberlo abierto da salida a sentimientos muy encontrados. ¿Qué podría decirse de aquel manifiesto inicial que da lugar a la polémica que se titulaba No es verdad y que pretendía argumentar contra la opinión mayoritaria de la sociedad sobre lo que ocurre en las aulas? Pero, Clares, lo que tiene que quedar claro es que arremangados estamos todos, bregando con la realidad, mezclando en nuestros espíritus por igual esperanza y desesperanza, al menos yo. Por eso necesito pensar. Quizás otros lo vean todo muy bien y no necesiten articular pensamiento alternativo, pero pienso que el pensamiento alternativo es positivo. No hay que dejar que sólo los alumnos de privadas de élite tenga acceso al conocimiento en serio, que es lo que pasa, desgraciadamente. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  39. "¿No se enseñan bien las Matemáticas?

    -El método está totalmente caduco. Los niños tienen que memorizar la tabla de multiplicar, que ahora puede hacer cualquiera con una maquinita. Lo lógico es que el maestro les explique la esencia de sumar y restar, y que las operaciones las haga la calculadora. Perder tiempo en hacer operaciones no tiene sentido hoy en día. ¿Qué sentido tiene aprenderse de memoria la tabla de multiplicar si la máquina lo hace todo? Y las horas que desperdician en eso en la escuelas?"

    De una entrevista a uno de los progenitores del "No es Verdad"

    http://www.elcorreoweb.es/andalucia/069824/alumnos/rebelan/aguantan/contenidos/infumables

    Yo estaba al tanto de la cantinela de "la lista de los reyes godos" entre los contrarios al ejercicio memoria. Pero como ven la cosa avanza: la tabla de multiplicar tampoco... ¿y la de sumar?.

    En fin, que esto pueda ser suscrito por cinco mil personas cercanas a la enseñanza ¡me pone los pelos como escarpias..!

    En fin..

    ResponderEliminar
  40. A los niños lo que hay es que enseñarles a ir a la tienda a comprarse la calculadora, el ordenador -con voz para que se olviden de la dichosa ortografía. La memoria es mejor que no la desarrollen mucho, no vaya a ser que se acuerden del nombre de sus padres que lo llevaron a la escuela de ese pedagogo que impartía contenidos "fumables".

    saludos a la afición

    ResponderEliminar
  41. Serenus, con lo último me dejas pasmado, "que multipliquen las máquinas"...
    En fin, como interino/sustituto (bueno ahora gracias al conseller Maragall y su recorte presupuestario realmente soy un parado sine die), agradezco realmente el artículo del profesor Moreno. Lo suscribo al 99% (el 1% que no es la última línea sobre el mal llamado comunismo, que debería llamarse "socialismo real", versión rusa y satelites; dictadura desarrollista de partido único, versión china; o locuras megalómanas versines albanesa y nordkoreana).
    Me he preguntado muchas veces para que me sirvió el CAP, la respuesta para nada, al menos el general. El específico, al menos, me sirvió para tener un profesor que cuando exponiamos en clase se dedicaba a ser alumno "tocapelotas" silbando, lanzándonos cosas o gritando (vamos que nos descubrió parte de la realidad).
    Desde que soy interino he hecho varios cursos de "pedagogía"; en la mayor parte de ellos me ha parecido que los que me decían como debo impartir mis clases no habian pisado un aula de secundaria desde que salieron del instituto. Palabreria hueca, y claro, ojo si objetavas sobre alguna cuestión porque automaticamente te convertias en un facha, autoritario o en un mal docente.
    Estos tres años, pese a ser profesor, he ejercido de maestro, he visto de todo; desde compañeros a punto de jubilarse al pie del cañón intentando motivar a su alumnado en el camino del conocimiento, hasta recién diplomados en magisterio, fervientes apostoles del "retalla i enganxa" y "el més important és la intenció"; y viceversa.
    Pero no puedo olvidar la frase de una jefa de estudios que tuve "los últimos diez años ha habido una bajada de nivel increible"; debido a que? a los profesores? a los alumnos? a los políticos? a los padres y madres? a los pedagogos?
    Seguramente tod@s somos participes, pero no tod@s en un mismo grado.
    Para mi mis profesores de COU fueron duros y exigentes, nos prepararon muy bien para el Selectivo (tan bien que incluso alguno de los que no aprobamos ni un sólo examen de digamos Lengua Castellana en todo el curso, sacamos cerca de un 7 en el selectivo). Yo no puedo ser como ellos, si lo hiciera suspendería al 90% de mis alumnos; con lo que ello conlleva: los compañeros te miran mal, los alumnos te tratan mal, los padres se piensan que eres el demonio, el inspector te inspecciona...; claro, han pasado unos cuantos años (no tantos en realidad, 11). Obvio que el alumnado ha cambiado, pero lo ha hecho pq la sociedad ha cambiado; aunque suene a abuelo cebolleta pese a mi juventud, cuando iba al colegio si llamaban a mis padres o me castigaban, mi padre antes de que hablara me había aumentado el castigo o dado un cachete; ahora si castigas a un alumno tienes que rezar, aunque no creas, para que su familia no te este esperando a la salida del centro (y esto me ha ocurrido en persona).
    A partir de aquí todo lo que querais, el reto de la inmigración, la cultura del mínimo esfuerzo (que por otra parte ha existido siempre), o que los profesores no saben hacer una tabla excel.
    O porque no, como las leyes educativas "reformistas" no han servido para otra cosa más que para sumir a la enseñanza pública en situaciones caóticas y erigir a la privada y concertada como las favoritas de las capas medias y altas. No es posible que la LOGSE no fuera sólo un "bonito sueño", sino en el fondo una política bien pensada para convertir la pública en un ghetto de las clases bajas y los inmigrantes? No es lo mismo que la LEC del señor Maragall?
    En fin, tengo más preguntas que respuestas. Sólo decirle a Joselu que los que empezamos ahora o llevamos poco tiempo también somos conscientes de lo que ocurre. No hay que desfallecer. Yo lo tengo claro, si por estar de acuerdo con lo que dice Joselu o el profesor Moreno soy un facha, pues venga, que así sea (y eso que no he votado en mi vida al PP ni simpatizo con falanges diversas).
    Antes facha que incoherente.

    ResponderEliminar
  42. Gracias, Neomaestrillo, por hacerte presente. No sabes cómo agradezco tu intervención. Hay una filosofía que culpa a los profesores de todo: que no están adaptados, que no saben dar clase a los niños de ahora, que explican cosas obsoletas (la tabla de multiplicar, la ortografía, la sintaxis), que no sabemos crear buen rollete, que no somos animadores culturales como hace falta, que no hay que impartir programas sino entretener. Entretener es la palabra clave. Entretener porque el aprendizaje es aburrido. Todo es aburrido. Hay que ser divertido, muy divertido. Hay que hacer del aprendizaje una fiesta. Da igual lo que sepan, google lo sabe por ellos, y las calculadoras que sabrán multiplicar por ellos. Gracias por tu experiencia. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  43. Obama es un valiente en un mundo de cobardes!! Los valientes triunfan y los profesores que intentan innovar psae a las resistencias instucionales son también valientes, VALIENTES con mayúsculas ya que algunos se exponen a ser expulsados.
    Un saludo maestro;
    Gorka Fernández

    ResponderEliminar
  44. Los profesores no tienen toda la culpa de que la enseñanza no sea mejor, pero sí tienen necesariamente la mayor parte. ¿Quien, si no?

    Del resto de la culpa, creo que la mayor parte es de quienes establecen el reclutamiento de profesores vitalicios con tan poca exigencia y cualificación, y de quienes consienten que los profesores públicos solo hagan la mitad de su horario (y los IES sean por ese motivo la casa de tócame Roque, sin control ni vigilancia ni tutoría ni refuerzos ni disciplina ni nada). Y de quienes hacen y permiten que la Universidad sea tan mediocre y nos forme tan mediocremente.

    Disculpas por tocar las narices. Pero quizá no viene mal oir alguna vez, aunque sea no sea agradable, lo que pensamos muchas familias, que tenemos que callarnos cara a cara por la que puede caer.

    ResponderEliminar
  45. Si no tienes inconveniente haré un poquito de publicidad de esta entrada entre mis compañeros.
    El ambiente se caldearé seguro ;)
    Saludos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...