Páginas vistas desde Diciembre de 2005

viernes, 21 de noviembre de 2008

Proceso de Bolonia

El jueves pasado, 20 de noviembre, quién lo iba a decir, se celebraba el día mundial de la Filosofía. Por  casualidad estaba yo frente a la facultad de Filosofía de Barcelona que ofrecía un aspecto singular. Estaba paralizada por una huelga y toda llena de carteles y pancartas alusivas y contrarias al plan de Bolonia, había piquetes en las puertas de acceso compuestos por jóvenes con aire libertario y pañuelos palestinos. Entré y di una vuelta por el recinto empapelado que me trajo recuerdos de mis años de lucha en la universidad contra el franquismo y sus secuelas.

 Me llegué después a las ramblas donde vi aparcadas una docena de furgonetas de los mossos  d’esquadra, mientras varias decenas de policías antidisturbios se preparaban para impedir el paso a una manifestación de varios miles de estudiantes –con pancartas y banderas independentistas y anarquistas- que querían bajar por el famoso paseo barcelonés gritando contra el plan de Bolonia y la precarización que iba a suponer. ¡Lástima no tener una cámara de fotos porque la imagen de los mossos corriendo en escuadrón para cargar contra la manifestación era de premio Pulitzer!

 Bolonia. Proceso de Bolonia. ¿Qué significa esto? En secundaria vivimos tan alejados ya de la universidad que no estamos al corriente de los planes previstos para ella en los próximos años. Planes que levantan una oposición considerable –aunque no unánime- entre los estudiantes porque dicen que impide que un alumno pueda compatibilizar su asistencia obligatoria a clase con el trabajo, dado el horario laboral y la dedicación que exige de cuarenta horas semanales presenciales, trabajos en equipo y seminarios.

 Se aduce por parte de los sindicatos de estudiantes también que las licenciaturas actuales se reducirán a un título de Grado tipo Graduado de tres o cuatro años, tras el cual habrá de pasarse un examen, a pesar de estar aprobado, para cursar el Máster y posteriormente el Doctorado. Dichos postgrados –que habilitarán profesionalmente- serán seleccionados por las universidades, según criterios propios, y tendrán un coste económico de unos 1400-2000 euros que serán financiados a través de becas-prestamo a los estudiantes que habrán de devolver cuando estén trabajando, aunque hay quien sostiene que muchos de estos máster no estarán financiados. También se afirma que habrá universidades de primera y segunda categoría y que los títulos no valdrán igual según provengan de una universidad u otra. 

 La principal objeción, no obstante, es la introducción del mundo de la gestión privada en la  universidad que asumirá planteamientos  empresariales, financiación competitiva, cátedras-empresa, lo que supondrá una subordinación de la universidad a criterios de rentabilidad y eficacia alejados de la función supuestamente tradicional de la universidad de búsqueda del conocimiento. Esto implicará que en buena parte los planes de estudios serán elaborados por la empresa privada. 

 Los alumnos, asimismo, tendrán que realizar créditos fuera de la universidad (un 50%) como prácticas en empresas privadas sin remuneración. Algunos temen que este trabajo se convierta en una explotación  sin que esté clara la formación laboral que supondrá.

 Los estudios humanísticos tipo (filologías, historia, filosofía, arte…) quedan muy mal parados dado que no son precisamente competitivos y se reducen a su mínima expresión aunque hay que señalar que la demanda de algunas de estas carreras hoy es ya muy minoritaria. Las filologías por ejemplo quedarán convertidas poco más o menos en academias de idiomas. 

 Como aspectos positivos están que se unifican los criterios en cuanto a la obtención de títulos. Se crea el Espacio Europeo de Educación Superior (Declaración de Bolonia, 1999), un marco europeo –que se pretende implantar antes de 2010- que servirá de referencia para las reformas educativas que habrán de llevarse a cabo en los distintos países, y se procurará adaptar los estudios universitarios a las demandas sociales. Dicha declaración está firmada por todos los países de la Unión Europea y algún extracomunitario. 

 Habrá por tanto una homogeización de las titulaciones y los créditos universitarios (ECTS) que permitirá trabajar en cualquier país europeo a un titulado universitario. Los masters serán cada vez menos específicos y más generales y enfocados a la empresa privada.

 Como elementos nuevos está también la introducción definitiva de las TIC en los estudios universitarios, sin cuyas posibilidades será imposible la realización de los programas de formación; el aprendizaje colaborativo mediante trabajos en equipo; y la valoración de la actitud formando parte de la nota. 

 Sin duda, la universidad en crisis en una sociedad en transformación acelerada cambia su carácter y busca caminos de mayor pragmatismo y competividad  respecto al mundo real de la sociedad capitalista. ¿Es esto bueno? ¿No supondrá un nuevo elitismo en la selección de los estudiantes universitarios por la restricciones que implica? Los estudiantes en huelga sostenían que los hijos de los trabajadores así no podrían llegar a terminar los estudios (Máster), aunque había quien replicaba que esto es un planteamiento que los desprecia y que lo que se teme es una mayor exigencia académica y una  adecuación al mundo de la economía real y la racionalización. Había quien arguía que la llegada de la gestión empresarial a la universidad implicaría una mayor eficiencia y  realismo en la formación de los universitarios, así como mayor motivación y creatividad.  En otros países europeos y Estados Unidos hace años que la empresa está presente en la universidad. Otros replicaban que esto sería subordinar la universidad a la sociedad de consumo y a la productividad. Ya nada escaparían a ellas. Adiós a la literatura, a la poesía y a la metafísica, pues. Bienvenida sea la Economía. El proceso es imparable, pese a la lucha de los estudiantes que es en buena parte silenciada por la prensa. 

34 comentarios :

  1. Es un tema muy complicado. Digo cuatro cosas pero no lo tengo claro.

    Ahora mismo, la situación en las facultades es mala, los niveles no son los de hace 20 años. Ni mucho menos. Se felicitan los políticos de la cantidad de gente que tiene estudios universitarios, pero la realidad es que no todo el mundo tiene la vocación y la capacidad para ellos. Se va a estar sentado.

    Con Bolonia parece como si para resolver ese problema se hubiera dicho "café para todos".. todo el mundo 4 años y después ya veremos.

    Ahora bien, discriminar por el precio en el postgrado es muy injusto. Habrá becas, créditos.. ya lo veremos.

    La competencia entre facultades, si es moderada y se diera la posibilidad real de elegir la mejor, con becas para los que se desplacen, tampoco sería tan mala.

    El examen final parece una putada, pero quien más quien menos cuando va al médico, le gusta que recuerde la anatomía que se da en primero.

    Quien no haya podido estudiar de joven o quiera sacarse otra cosa para cambiar su vida profesional, la habrá cagado, por que muchas carreras no pueden hacerse a distancia.

    ResponderEliminar
  2. Nada nuevo bajo el sol. La Universidad arrastra un cierta decadencia y está desconectada de la sociedad en muchos aspectos. Pensar que ahora se tienen más oportunidades que después del Plan de Bolonia, es pensar mucho. Pero ya sabemos cómo se funciona en los ambientes universitarios y cómo bulle la sangre a esas edades.
    Cada plan nuevo trae aspectos negativos y otros positivos.

    En un sistema económico como el que padecemos siempre habrá gente más favorecida que otra. La hay ahora y si no quién puede hace un máster pagado por los padres EEUU por ejemplo.

    También será muy discutible el intervencionismo que pueda tener la empresa privada en la Universidad. En unas lo será más que en otras.

    Lo dicho que todo se cambia para que todo siga igual.

    ResponderEliminar
  3. Joselu, algunos de mis estudiantes hicieron huelga, convocados por su sindicato, hace un par de semanas. Les pregunté si sabían el motivo de su postura, y me contestaron que por su puesto, que era por eso de los "planes de Bolivia"... :-)

    Sí que estamos lejos la Secundaria de la Universidad...

    Me alegra que los estudiantes sigan siendo rebeldes... Sin embargo, el discurso del sindicato ("los hijos de los trabajadores"... ¿A quiénes se estarán refiriendo?) me parece ¿trasnochado?, poco creativo y quizá también poco reflexionado desde más de un ángulo... No obstante, ¡a las barricadas! ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El mundo se vuelve loco por instantes. La enseñanza universitaria debería mantener unos mínimos públicos que sirviesen de referencia. Igual que ocurre con la Sanidad, pues de lo contrario corremos el riesgo de que sólo se curen los brazos rotos, que son rentables, mientras mueren los de apendicitis, por ser minoritaria.
    Para colmo, veo que, por ejemplo con lo de Repsol y la empresa rusa que pretende aborberla, la izquierda (?) defiende el libre mercado y la derecha el intervencionismo público. Entre esto y lo de la crisis inmobiliaria, ya te digo que he perdido el norte.

    ResponderEliminar
  5. Yo sobre Bolonia tengo dudas y más dudas, como planteo en el post. Lo del examen final que comenta frikosal no lo encuentro mal, si se plantea bien, pero el tema becas es más que dudoso, por la experiencia previa

    ResponderEliminar
  6. Gracias por explicar de qué va lo de Bolonia. Nunca me gustó la Universidad, ni la de antes, ni supongo que la de ahora. Cualquier apertura al mundo real debe de ser conveniente, aunque sea a la empresa privada. De círculo endogámico y cerrado ya ha habido bastante.

    ResponderEliminar
  7. ...por eso la mortadela.Si fuera el plan Guijuelo y el Montánchez.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Día mundial de la filosofía! (?)Numerosos autocares por donde descienden cientos de filósofos con buenos trajes y portafolios.Grandes comidas y hoteles,etc.Me considero un lector de libros de filosofía,pero sólo puedo reconocer,y estoy seguro de que hay más claro,a Savater y a José Antonio Marina,en el hambito nacional.
    En este país,cuando tenía solo a José Ortega y Gasset los amantes de la filosofía le iban la mar de bien.Ahora llegan en autocares,como un equipo de futbol.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Hola,

    Tienes un sitio bueno e interesante.Soy licenciada en la literatura espanola y en mi blog he puesto los escritos literarios y lo del cine. Puedes visitarlo y escribeme tu idea.
    Podrias darme tu correo?

    Fateme

    ResponderEliminar
  10. Precioso y ágil reportaje el tuyo sobre la movida de los alumnos. Yo creo que nada es bueno o malo en su totalidad. Lo que sí tengo claro es que cada "rebelión" de nuestros jóvenes estudiantes está instigada por "rebeldes" adultos de una u otra tendencia política.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Siempre ha habido un gran desfase entre lo que se estudiaba en las universidades y lo que hacía realmente falta para desempeñar un trabajo. Si en la universidad sólo se estudia para aprender un oficio práctico, ¿donde quedan los estudios de Humanidades? Como dejen que las empresas metan la nariz estamos apañados. Bastante inútiles son ya de por sí las autoridades como para que encima permitan que el capital puro y duro meta más la zarpa. Al final todo se reduce a la pasta, como siempre. Menudo panorama.
    Un abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  12. Una movilización muy interesante por parte de los estudiantes, que como casi siempre es menospreciada por sus profesores con la idea de que no saben por qué van a la huelga, cosa que ya hicieron con ellos sus profesores.
    Bolonia tendrá cosas buenas, claro, pero no enfrentarse a la mercantilización del conocimiento sería el pecado capital de quienes todavía albergan la esperanza de no ser meros instrumentos del mercado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Hubo huelga el día trece, en mi insti pocos profesores la hicieron, estaban quemados por la huelga del año pasado la cual según me contaron no sirvio para nada, sólo para soltar porquería sobre los profesores. Los alumnos sin embargo, desde tercero a segundo de bachillerato hicieron todos menos dos compañeras y yo.
    Yo no veo con muy buenos ojos el plan Bolonia, pero tampoco el motivo por el qual mis compañeros hacían huelga. En el fondo todos la hacía para no ir a clase. El caso es que ese día teníamos un examen y vineron la hora del examen. No entendí que tipo de huelga hicieron, ni que entendian ellos por hacer huelga... yo por mi parte o 0 o 1 o hacía huelga o no, pero media huelga no iba a hacer. Consideré las dos opciones y me quedé con la que valía más la pena.
    En cuanto al plan Bolonia, a mi me pilla de pleno. Si todo va bien el próximo curso voy de cabeza a la universidad... según me han comentado las carreras técnicas han quedado igual o sin grandes cambios. En todo caso, el tema de la gestión privada no me convence para nada. Creo que puede perjudicar más que favorecer. No sé cuántas reformas educativas llevamos, pero sinceramente, no creo que ésta haga que la universidad sea más eficaç ni que disminuia el fracaso escolar. De hecho dudo que la gente que redacta estás leyes sepa verdaderamente lo que pasa dentro de un aula.

    ResponderEliminar
  14. Buenas noches:

    Os dejo un enlace donde algunos estudiantes de bachillerato escribimos sobre Bolonia. Espero que os interese:

    www.digitalmuralidades.wordpress.com

    ResponderEliminar
  15. Cuando uno es universitario a veces le parece a uno que lo seguirá siendo toda su vida, y estas protestas apelan a esa convicción, que puede ser simplemente una manera de negarse a ver la fea realidad de la competitividad y el trabajo que seguirán a la graduación. Yo estuve en protestas muy parecidas a estas contra el Plan Goldstein, que era exactamente este mismo plan, pero en Nueva York. Esa es la otra cara de la moneda: el hecho de que la educación "superior" se hace homogenea y se destina a servir los intereses del comercio. Yo le puedo decir a esos estudiantes que probablemente fracasarán en sus protestas, porque nosotros fracasamos. Los intereses económicos son muy fuertes, y no solamente por ellos mismos sino porque al final del día los estudiantes también los comparten, aunque protesten.

    ResponderEliminar
  16. Como dicen aquí la Universidad está en decadencia y hay que gritarlo bien hay, si está en decandencia y que? Es la culpa de los estudiantes? de la sociedad? Mentira y porque esté en decandencia no quiere decir que valga todo y se deba aceptar lo que nos impongan des de un nuevo "Estado" europeo con constitución ilegal y neoliberal.

    La Universidad comenzó a ir mal cuando se dejó estudiar a todo el mundo. Lo que digo aquí puede sonar raro, sobretodo viniendo de mí, pues está claro que los hijos de obrero tenían derecho a estudiar. Yo no niego lo contrario, sino que se ampliaron facilidades, puestos y demás por el simple echo de tener buenas estadísticas y poder vanagloriarse de que España tenía mucha gente con estudios universitarios, que se acabó el analfabetismo, etc. Para entrado el año 2000 darse cuenta de que no hay creación de puestos de trabajo para tanto universitario, de que los españoles están sobretitulados para los trabajos que realizan y ahora se dice que es la Universidad que está eb decadencia.

    No nos damos cuenta ni nadie llega a unir, fracaso escolar y fracaso de la Universidad. Estamos en una sociedad en que una mitad no acaba el instituto y la otra tiene estudios universitarios, con una poca gente por el medio con estudios profesionales. Además, últimamente se dice que todos cobran igual y que los universitarios ya no tienen esa ventaja de tener salarios más altos.

    Ahora llega Bolonia, que no es verdad, pues se lleva hablando de este plan desde que yo llegué a la Universidad, hace ya 8 años, nos lo comimos sin protestar, solo unos pocos intentamos dar la vuelta a la tortilla y ahora se apunta todo el mundo, ya que le ha entrado el miedo a todos, cuando ya es demasiado tarde.

    Del plan bolonia no voy a hablar nada, pues tu lo has explicado mejor que nadie y hay un anónimo que ha dejado una entrada muy interesante. Simplemente comentar una experiencia, la mía si me fuera de nuevo a la Universidad (siempre he soñado estuidar Historia), simplemente no podría estudiar, porque no tengo dinero (y menos aún historia porque va a desaparecer del mapa casi). Me tendría que vender a una empresa privada o un banco para que me dieran dinero y al finalizar mis estudios trabajar para ellos y así devolverles lo que me han "prestado" o pagar durante mucho tiempo el crédito a un tanto por ciento enorme. Eso si alguien acepta darme algo, pues imaginar un tío con 26 y una hija que ya tiene carrera universitaria si alguien querría darme algo. Pues tendría unos objetivos a cumplir, tendría que trabajar también, pues nadie entiende que se pueda vivir con poco dinero, etc etc, un lío tremendo y todo esto para todos. Es que no estamos volviendo al pasado donde solo podían estudiar los ricos? Creo que sí, a lo mejor se han dado cuenta que alfabetizar al pueblo ha sido un error y de allí viene el fracaso escolar tan famoso con ayuda de la tele y los neoartistas de Operación triunfo que atonta a los adolescentes.

    Sin embargo ahora todos a protestas. Aquí en Francia desde hace años solo se movilizan las carreras de humanidades, pues saben de largo que tienen los días contados. Que empresa privada va a financiar a 5000 estudiantes por año en algo que ya no da trabajo ni dinero. Pero ahora llegan los investigadores, tan felices ellos que pensaban que todo mejoraría con dinero privado, gente mejor preparada, objetivos obligatorios, etc etc.... pero también llegó la crisis. Ya hay menos fondos públicos y las empresas (que ya están metidas y bien metidas en la Universidad), no respetan los contratos, no pagan y recortan personal jajajaja aquí yo me río y, sinceramente, que les den a los científicos por listos. Sin embargo, hay que protestar todos juntos y haber si pasa algo o nos la meten del todo.

    Por cierto, la única cosa buena que tiene el Plan bolonia y que los políticos europeos se llenan la boca con que permitirá la libre circulación de trabajadores universitarios y todo esto con una homogeización de los titulos es una bobada y otra mentira, pues yo con mi título español he estado trabajando en Francia e igual para todo. Y lo de poner la Universidad en una marco Social Europeo y no se que nombres más bonitos para vender el plan, otra tontería y no quiere decir otra que se necesita más currante tonto, menos universitario esclavizado a los servicios de una empresa privada y echar al inmigrante fuera pues con la crisi ya no se necesitan.

    ResponderEliminar
  17. Respecto al Plan Bolonia, aunque realmente le podrían haber puesto un nombre que se adecuará más a su objetivo como Plan Privatización o ley número… para la implantación total del capitalismo, estoy casi en su totalidad en contra.

    Unos pocos han decidido por el futuro de todos, sin leerse la letra pequeña o todavía peor ignorándola, y vendiéndonos la moto de que con esto nuestras vidas universitarias mejorarán sustancialmente y todos los problemas de este sistema educativo precario, uno de los más precarios de Europa, desaparecerán como por hacerte de magia. Y lo peor de todo es que hay una parte de los estudiantes que se conforman con estás explicaciones tan absurdas y llenas de incongruencias. Pero, ¿qué significa Bolonia?

    B de barata: Bolonia es mano barata de obra para las empresas privadas. Los estudiantes para obtener su titulo universitario deberán hacer prácticas en una empresa privada para la que realizaran el mismo trabajo que cualquier otro empleado, pero cobrando la mitad o menos del sueldo, ya que serán becarios. Esto a larga aumentará el paro en muchos sectores, ya que las empresas pensar en que si pueden tener un becario que les haga el trabajo sucio, para qué contratar a un licenciado que hará lo mismo y al que le tendremos que pagar más.

    O de obligación: Con Bolonia será obligatorio asistir a todas las clases en las que se realizarán trabajos puntuables en grupo e individuales que irán sumando para la nota final del curso. Es decir, que se le deberá dedicar a cada asignatura el tiempo de clase, más tiempo para quedar, más tiempo para tutorías… En consecuencia, nadie podrá trabajar mientras estudie, porque se exigirá completa dedicación a los estudios.

    L de ¿licenciado?: Desde que se implante el nuevo plan, las licenciaturas desaparecerán. Todos pasaremos a hacer grados y para tener el mismo rango que tenemos ahora con una licenciatura, deberemos superar un examen obligatorio para hacer a un master de costes desorbitados y más tarde un doctorado del mismo coste o superior que el master y finalmente obtener un titulo que nos acredite como si fuésemos licenciados.

    O de olvido: Bolonia supondrá olvidar a una parte de los estudiantes, a aquellos que no elijan carreras con salidas profesionales, a aquellos que disfruten con el saber de nuestros antepasados, con la metafísica, con la literatura, con el razonamiento de Aristóteles, con la arquitectura matemática de los griegos, con la época azul de Van Gogh… ¿Para qué prestar atención a estas cosas, sino obtendremos beneficios económicos de ellas?

    N de negación: Gracias a Bolonia no habrán becas, a pesar de que el precio del crédito aumenta casi un 40%. Todos los estudiantes que no tengamos dinero para pagar la carrera, deberemos pedir un crédito universitario al banco, es decir, se trata de hipotecarse con el banco para toda la vida, porque cuando pagues el crédito de la universidad, tendrás que pedir el del coche y luego la hipoteca para el piso y así hasta que tus deudas pasen a tus hijos.

    I de incongruencias: Se nos dice que la principal ventaja de Bolonia es que los créditos se unifican con los Europeos y así podremos estudiar en el extranjero, entre otras cosas. Me encantaría que alguien me explicase entonces este supuesto: si una asignatura en mi universidad equivale a 10 créditos y en otra equivale a 5 créditos ¿qué pasa con los 5 créditos de diferencia? ¿De verdad alguien se cree que todas las universidades van a poner el mismo plan de estudios en una misma carrera? Si no vamos a poder ni siquiera pagar la carrera y si podemos pagarla será a base de préstamos, ¿a quién se le va a ocurrir endeudarse más para estudiar un año en el extranjero?

    A de armados: Como nos gusta que nos vender la idea de que somos un país con libertad de expresión, pero que poco nos gusta que alguien nos señale los fallos de nuestros planes. En cuanto salimos ala calle a revindicar nuestros derechos, los “Mossos” se preparan para una batalla campal y se ponen a la defensiva, es decir, que si nosotros decimos si, ellos dicen no, que si nosotros queremos pasar por una calle, ellos sacan las porras y los escudos para silenciar las palabras que no interesa oír. Sabes la típica estampa en la que el abuelo le dice al nieto:

    -En mi época no había libertades, los más beneficiados eran los que tenían más dinero, con la crisis no teníamos ni para comer, corríamos delante de los grises para conseguir una sociedad digna…

    Pues, en 5 años, será el nieto el que le diga al abuelo:

    - En mi época decían que habían libertades, pero nunca las notamos; los más beneficiados eran los que tenían más dinero, pero se nos vendía la idea de que nosotros, el proletariado, también las teníamos para contentarnos; con la crisis no teníamos ni para comer, pero desde los dieciocho le debíamos dinero al banco; corríamos delante de los “Mossos” para conseguir una sociedad que un día tuvimos porque nuestros abuelos la consiguieron corriendo delante de los grises…

    Esto es para mi Bolonia y nuestra sociedad capitalista. Tienen razón cuando dicen que un pueblo que olvida su historia, esta obligado a repetirla; así que lo mejor es implantar una ley con la que al pueblo no le enseñemos la historia, para que la repitan hasta el infinito.

    Espero que mi crítica te ayude a entender por qué nos manifestamos, por qué luchamos y para quién luchamos.

    ResponderEliminar
  18. El tema es más importante de lo que pensamos,no hay espacio para hablar todo lo que se debiera. Creo que no hemos debatido lo suficiente. Hay que preparar ahora al alumno para ser evaluado de otra manera y nosotros tenemos que hacerlo también.
    Estoy haciendo el Doctorado por el plan de Bolonia, me matriculé en el posgrado de Gramática general y estilítica del español en la UNED y hasta los profesores no saben bien cómo evaluar, como siempre nos pilla en mantillas. Y en Secundaria y Bachillerato hemos de reaccionar.

    ResponderEliminar
  19. La exposición de María José es excelente. Es increíble lo que quieren hacer. Me aterra pensar que yo no hubiese podido estudiar mi carrera de haber existido esta estafa hace 8 años.
    Nos piden a los que somos profesores de Secundaria que como uno de los objetivos más importantes tengamos el fomentar la autonomía del alumno, dotarle de las habilidades y recursos necesarios para que por sí mismo pueda obtener y manejar la información, aprenda a pensar, busque la madurez necesaria para desarrollarse en sociedad... ya sabéis, todo eso de las competencias y de ser él quien contruya su conocimiento con la guía del docente, cuya figura debe ponerse a un lado e intervenir lo justo... Se nos dice todo eso y luego resulta que un alumno para estudiar tendrá que ir a clase, conocer y ser conocido por el profesor, deberá formar grupos, trabajar en clase, tener buena actitud... osea, retroceder, perder esa autonomía que supuestamente ha logrado en Secundaria. Yo tuve que trabajar con mi padre, y en los días libres iba a la facultad, me informaba del ritmo de las clases, cogía buenos manuales, me enteraba de las fechas de exámenes y presentación de trabajos... Y aprobé mi carrera, se me midió como a los demás y además mi trabajo fue para mi padre, no para una empresa que después de exprimirme me diese una palmadita en la espalda y "siguiente, por favor". Lo de ponerse en manos de bancos también para estudiar es el colmo del surrealismo, solo faltaba esto.

    Ánimo a todos los estudiantes, os llamrán tontos manipulados porque saben que sois gente informada y valiosa, es decir, peligrosa. Ypo les invito a todos a creer en sus posibilidades, a trabajar con honestidad y sobre todo, a no trabajar nunca gratis, jamás se les ocurra minusvalorarse de esa manera.

    Javier.

    ResponderEliminar
  20. Quería pedirle permiso a Mª José para poder comentar en clase de 2º de Bachiller sus palabras (y de paso citar esta entrada tan sugerente). Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Antonio, María José me ha autorizado en un correo para que pueda utilizar sus palabras si lo creía conveniente. En todo caso le he remitido por correo tu petición aunque estoy seguro de que no tendrá ningún problema. Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Soy universitario y, además, he experimentado un año el plan de Bolonia en Alemania.

    Nuestras universidades salen mal paradas, nuestros sistemas educativos peor, pero, como siempre, los medidores son incorrectos.

    Como todo en la Unión Europea, para ganar la parte hermosa de equiparación, igualdad, unión... pagamos una dura parte de liberalización, privatización y desprotección.

    Lastimosamente, estas manifestaciones sólo nos sirven para que no nos quiten la dignidad, porque lo que es el proceso ya está más que aprobado al estilo europeista: hoy una reunión, mañana un borrador, pasado un acuerdo... y cuando nos damos cuenta estamos con el agua al cuello.

    ResponderEliminar
  23. A mi realmente lo que me preocupa de este plan es el golpe a la universidad pública. Soy defensora de los servicios públicos, aunque entiendo que deben estar bajo estricto control, pero un control real y efectivo, no un lastre más del corporativismo. El meollo de la cuestión está en la privatización; todo lo demás son adornos y consecuencias de ese proceso privatizador. Ya se veía venir, porque por distintos procedimientos, se está caminando hacia la liberalización de todos los servicios.
    Desde luego, el lugar en que quedan las humanidades es de vergüenza, pero ya lo sabemos, no son rentables. Pensar, soñar, crear, gaurdar el patrimonio cultural, literario, lingúístico, es un lujo que la empresa no se puede permitir. Lo suyo es el beneficio insaciable.

    ResponderEliminar
  24. Por mi no hay problema. Seguramente también las van a utilizar para panfletos en la asamblea de mi facultad durante nuestra semana de encierro en señal de protesta.

    ResponderEliminar
  25. Hoy ha sido un día movido en la Facultad de Filología...
    Se han suspendido la mayoría de clases por falta de alumnos y se ha celebrado una asamblea en el patio de letras ¿Servirá para algo?

    ResponderEliminar
  26. Hola Joselu y comentaristas.

    No puedo añadir mucho, es siempre lo mismo. Mientras aquí discutimos, el mundo se mueve al son que nos marcan.

    En primaria, cuando se comenzó a debatir el tema de las competencias básicas, me informé mínimamente y me quedé anonadado: el Consejo de Europa y otros órganos impulsores del tema indicaban en el preámbulo que las competencias básicas debían servir para algo así como "formar trabajadores que mantengan y fortalezcan el sistema económico europeo". ¿Todo un sistema educativo para contemplar finalmente semejante fin?. Todo ese preámbulo iba en esta línea, donde nada se hablaba de educación en sentido ¿romántico?, de sensibilidad, de arte, de sentido y espíritu crítico.

    No hay más, no busquéis valores ni éticas, ni argumentos pedagógicos. La economía, la rentabilidad, el abuso de los recursos guían a la sociedad y, por tanto, a la escuela. Y el consuelo de los maestros únicamente consiste en que finalmente, en las clases, podremos decir lo que nos dé la gana a los alumnos, incluso ciscarnos en los asaltadores de caminos encorbatados que gobiernan nuestras vidas, lo cual no ayuda mucho, pero serena el alma.

    Salud y ánimo a los estudiantes que sueñan con otro mundo. Ánimo María José.

    ResponderEliminar
  27. Amigo, por estos lados todavía, a veces, discutimos la reforma de 1918...
    Sin embargo algo nos ha llegado de este proceso que ha generado tantas contradicciones.
    Indudablemente se americaniza la educación (¿es eso bueno?). Pero me ha quedado algo que leí en algún lado y no recuerdo donde que decía mas o menos así:
    El proceso educativo se transformará en una especie de acuarela aguada que sólo será visible para quienes tengan una billetera abundante...

    Un abrazo y mi admiración de siempre al Profesor y también, más que nada, a mi amigo Joselu.

    ResponderEliminar
  28. Gracias por tu información, interesante de todo punto para los que como yonos movemos en el mundo de la enseñanza. Tenía una vaga idea, un nuevo conflicto en la enseñanza universitaria como los que se repiten desde hace años, impulsado por motivos e intereses más económicos que políticos.

    Como dice Clares lo más preocupante es la repercusión sobre las universidades públicas, ahora que todo gira en torno a la privatización.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  29. Hoy mismo publicaban en la prensa que varios rectores de universidades españolas han hecho un llamamiento al gobierno para que dé la cara de una vez por todas y explique en qué consiste exactamente el proceso de Bolonia y los cambios que planea introducir en la universidad, con el fin de frenar la avalancha de protestas que se están extendiendo por las facultades españolas. Me sorprende el silencio del gobierno a estas alturas, pues ya han sido varias jornadas de huelga que amenazan con intensificarse aún más. Y se están metiendo en el saco de Bolonia reformas que nada tienen que ver con esta declaración. Los estudiantes se merecen una explicación clara y sincera sobre qué es lo que les espera en las universidades del futuro. Se merecen una respuesta ya.

    ResponderEliminar
  30. Marta, será un orgullo para mí que esto pueda llegar más allá. Por supuesto que puedes tomarlo. Lo que está en la red es para compartirlo. un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Soy estudiante universitaria y me gustaría copiar algún párrafo de tu post en mi blog.
    Un buena y sencilla explicación sobre el Plan Bolonia, gracias!

    Un saludo,
    Nerea.

    ResponderEliminar
  32. Nerea puedes tomar lo que necesites. He intentado informarme sobre el plan de Bolonia desde el punto de vista de la universidad y vienen a decir que nada de lo que temen los estudiantes tiene consistencia. Que la universidad no se privatizará ni impondrán los planes de estudio las empresas, que las becas funcionarán bien, que se podrá en algunos casos compatibilizar trabajo y estudios, pero no me parece convincente. Otros países ya han marcado una tendencia inevitable hacia la influencia de las empresas privadas. El estudio se dirige a otras coordenadas, más enfocadas a la inserción laboral y pierde su dedicación al conocimiento en sí mismo. ¿Es bueno o es malo?

    ResponderEliminar
  33. No podemos dejar que se desmantele la universidad publica!!

    Vota no!

    http://nobolonia.com/

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...