Páginas vistas desde Diciembre de 2005

sábado, 19 de mayo de 2007

Homenaje republicano en Collioure

Como ya señalé en un post anterior, los alumnos de cuarto de ESO de mi instituto tenían una cita en Collioure (Francia) frente a la tumba del poeta Antonio Machado. Fue un 17 de abril, una mañana luminosa de primavera, la que nos llevó a ese pueblecito costero tan hermoso y que fue inspiración de pintores vanguardistas a comienzos del siglo XX. Allí, en efecto, recalaron Signac, Matisse, Derain, Max Jaccob, Juan Gris, Jean Peské, entre otros muchos que dejaron reflejado en sus lienzos la luz y el color de esta villa junto al mar.

Nuestro homenaje poético coincidió con la presencia de un grupo de jubilados que habían vivido la guerra Civil muy directamente. Le emoción se hizo patente cuando desplegamos una bandera republicana sobre su tumba, llena ya de flores, fotografías, placas conmemorativas… Los veteranos, con lágrimas en los ojos, escucharon en silencio la lectura de los poemas que llevábamos preparados: Retrato; Pegasos, lindos pegasos; la saeta; el limonero lánguido; poemas dedicados a Soria y a Leonor tras su muerte; el emotivo dirigido a José María de Palacio; el dedicado a un olmo seco… Los poemas fueron leídos por los alumnos en un clima de atención enorme en el pequeñito cementerio de Collioure. La sorpresa era manifiesta en el rostro de los estudiantes que se dieron cuenta de que allí había una cita con la historia.

Con la tumba de Machado estaba enterrada también la historia de cientos de miles de refugiados españoles que cruzaron la frontera francesa camino de Francia, huyendo del fascismo. Muchos de ellos recibieron un hostil recibimiento y fueron hacinados en campos de prisioneros como el que hubo en el pueblo cercano de Argelès-sur-mer.

Para mis alumnos la historia de la Segunda República cae muy lejana, igual que, afortunadamente, la de la guerra Civil (1936-1939). Es difícil que valoren en su justa medida aquellos días trágicos que llevaron a la derrota republicana y al inicio de un largo exilio. Los adolescentes viven intensamente su presente lleno de artefactos tecnológicos y de imágenes, pero aquel 17 de abril (martes), justo unos días después del aniversario de la proclamación de la República, sintieron que algo se movía dentro de ellos.

Por otro lado, les impresionó vivamente la amabilidad y cortesía de los habitantes de Collioure, así como la limpieza y el silencio de la villa marítima. Quizás, para muchos, era la primera vez que salían al extranjero y ellos les hizo reflexionar que existen otros países y otras formas de vida, en este caso, tan cercanas a nuestra frontera.
Aquellos lectores que quieran conocer de primera mano las impresiones de los alumnos, pueden clicar aquí que enlaza con el blog de la clase.

7 comentarios :

  1. Supongo que será una de las experiencias que no olvidarán en su vida. Y en sus comentarios se refleja esa impresión.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, Antonio, yo vengo de leer sus comentarios y he estado pensando lo mismo.
    Yo viví la misma experiencia y todavía parece que siento la lluvia que cayó aquel día después de nuestro homenaje al poeta. Todavía huelo la humedad.

    ResponderEliminar
  3. Me sumo al homenaje con este poema de César Vallejo:

    ESPAÑA, APARTA DE MÍ ESTE CÁLIZ

    Niños del mundo,
    si cae España —digo, es un decir—
    si cae
    del cielo abajo su antebrazo que asen,
    en cabestro, dos láminas terrestres;
    niños, ¡qué edad la de las sienes cóncavas!
    ¡qué temprano en el sol lo que os decía!
    ¡qué pronto en vuestro pecho el ruido anciano!
    ¡qué viejo vuestro 2 en el cuaderno!

    ¡Niños del mundo, está
    la madre España con su vientre a cuestas;
    está nuestra madre con sus férulas,
    está madre y maestra,
    cruz y madera, porque os dio la altura,
    vértigo y división y suma, niños;
    está con ella, padres procesales!

    Si cae —digo, es un decir— si cae
    España, de la tierra para abajo,
    niños ¡cómo vais a cesar de crecer!
    ¡cómo va a castigar el año al mes!
    ¡cómo van a quedarse en diez los dientes,
    en palote el diptongo, la medalla en llanto!
    ¡Cómo va el corderillo a continuar
    atado por la pata al gran tintero!
    ¡Cómo vais a bajar las gradas del alfabeto
    hasta la letra en que nació la pena!

    Niños,
    hijos de los guerreros, entre tanto,
    bajad la voz que España está ahora mismo repartiendo
    la energía entre el reino animal,
    las florecillas, los cometas y los hombres.
    ¡Bajad la voz, que está
    en su rigor, que es grande, sin saber
    qué hacer, y está en su mano
    la calavera, aquella de la trenza;
    la calavera, aquella de la vida!

    ¡Bajad la voz, os digo;
    bajad la voz, el canto de las sílabas, el llanto
    de la materia y el rumor menos de las pirámides, y aún
    el de las sienes que andan con dos piedras!
    ¡Bajad el aliento, y si
    el antebrazo baja,
    si las férulas suenan, si es la noche,
    si el cielo cabe en dos limbos terrestres,
    si hay ruido en el sonido de las puertas,
    si tardo,
    si no veis a nadie, si os asustan
    los lápices sin punta, si la madre
    España cae —digo, es un decir—,
    salid, niños, del mundo; id a buscarla!...

    ResponderEliminar
  4. Muy emocionante tu post. Esperaba estas explicaciones desde que escribiste que ibas a ir a Collioure. Quizás de esa chispa prenda un interés por entender, o si acaso conocer, algo sobre una historia no tan lejana. Mi chispa surgió gracias a mis abuelos "rebeldes", por aquello de que le tocó zona nacional.
    Salud y república

    ResponderEliminar
  5. Un gusto leerte en lo tuyo. Aunque espié aquellos otros escritos oscuros, supe de alguna manera que no te quedarías allí. Te siento algo, como decirlo, “patriótico” en este ensayo, y lo primero que se me ocurre es que a Machado se le puede conocer y apreciar fuera de contexto. Muchos lo hemos hecho.

    VMR

    ResponderEliminar
  6. Amigo VMR. Sin duda es posible conocer a Antonio Machado fuera de contexto y apreciar su calidad. Sin embargo, en este caso en España podemos apreciarlo dentro de un contexto que nos hace su obra todavía más admirable por lo que supuso de decisión intelectual por una causa política que, como todos sabemos, fue derrotada. Él fue un derrotado más frente al fascismo entre los centenares de miles que cruzaron la frontera francesa huyendo. Pocos días después de hacerlo, murió. Estuvimos en Collioure donde acabó su viaje y los alumnos, los que quisieron pudieron apreciar su periplo vital. Es un poeta que llega al alma, sobre todo cuando conoces su historia, y no es baladí haber elegido estar entre los republicanos frente a los "nacionales". Todavía hay en este país una sensibilidad muy viva en este tema. En este sentido, es posible que el post me haya salido un poco patriótico. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  7. la verdad yo no le entendí pero que chido que escribas yo escribo novela sespero algún día publicarlas, y hacerlas parte de la televisión

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...