Páginas vistas desde Diciembre de 2005




miércoles, 31 de marzo de 2021

Lo dejo para mañana


Lo dejo para mañana… Pensar en los campos de refugiados en que se hacinan cientos de miles de personas sin mañana viable, pensar en la isla de plástico del Pacífico, pensar en las increíbles posibilidades de la genómica para diseñar seres humanos perfectos sin neurosis, sin cáncer, sin síndromes y sin esquizofrenia –aunque perderíamos a muchos genios en el camino-, pensar en que la Inteligencia Artificial está modificando nuestro mundo y los seres humanos cada vez son más prescindibles, pensar en el poder de la tecnología para cambiarnos profundamente, pensar en que ideas que tienen acaso cinco o siete años han cambiado nuestro mundo cuando antes eran necesarios siglos para modificar percepciones y creencias arraigadas, pensar que los seres humanos tienen que adaptarse a nuevos horizontes que cambiarán en poco tiempo, pensar en que los seres humanos cada vez carecemos más de raíces y que estas son un obstáculo para progresar, pensar en que el pasado carece de valor y que solo existe el presente como criterio total y absoluto –los sabios son los que se adaptan y fluyen sin el poso de la sabiduría del pasado que hoy solo sirve para memes de Instagram, Twitter, Facebook y Tik Tok,  publicados sin cesar y sin tiempo para ponderar-, pensar que estamos en Marte y que lo estamos viendo en directo previendo que en décadas tal vez algunos se trasladen allí y serán los primeros marcianos, pensar en que la vida humana se ha extendido y los cuarentones hoy son adolescentes, y los sesentañeros son los nuevos cuarenta, pensar en que todo se mezcla en un ansia absoluta de novedad, en que el futurismo es la ideología triunfante en el planeta, pensar en que el comunismo new look vuelve y que el fascismo adopta nuevos vestuarios, pensar en que los nacionalismos vuelven a emerger, pensar en que la retórica se hace cada vez más estrecha, pensar en que Nomadland es la película más hermosa que he visto hace tiempo y es una película de perdedores, de viejos, de idealistas alejados de este mundo de mierda que estamos viviendo en que está proscrita la nostalgia de otro mundo más lento y humano y con raíces. Me dan ganas, como a Fern, de coger una autocaravana y lanzarme a las carreteras para ver atardeceres y el mar en invierno… y la sintonía humana de los viejos, cargados de historia en vez de memes como es casi todo que se manifiesta aun con la mejor intención... 

 

21 comentarios :

  1. Me emborracho con las puestas de sol y me drogo mirando el mar: soy un adicto a la belleza.

    ResponderEliminar
  2. Son las 7 de la mañana. Un mirlo ha empezado a cantar. Me recuerda que en este mundo cortoplacista,donde todo caduca casi inmediatamente,aún existen cosas que mantienen sus ciclos ancestrales.
    En este mundo digital e hioerconectado hemos perdido la conexión entre nostros mismos y con nosotros mismos. Corremos detrás de estímulos incesantes que nos hacen olvidar los ritmos de la naturaleza. Está falta de armonía nos está transformando profundamente. Nos genera permanentemente disonancias cognitivas que para evitar volvernos locos las resolvemos por el camino fácil dictado por el ego. Mala cosa.
    Pero de momento canta un mirlo y por unos instante el ánimo decaído se queda absorto...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando oigo el canto de los pájaros gozo, pero no sé distinguir unos de otros. Cuando voy por el bosque muchas veces noto que no se oyen pájaros y me sorprende: pienso que están desapareciendo, algo he leído sobre la disminución radical de los pájaros en el mundo por insecticidas, creo. Mala cosa. Procuraré aprender cómo es el canto del mirlo.

      Eliminar
  3. Ya está todo dicho.
    Hoy saldré de casa con camino al Forum. Igual hago unas fotos a un par de chimeneas de pasado lejano, y miraré calles, baldosas, esquinas, tapas de registros, adoquines y rincones.
    Oiré cantar algún mirlo, seguro, están con los nidos, y veré gorriones, que ya han vuelto a la ciudad gracias a la menor contaminación.

    Veré la película, soy poco dado a las realidades virtuales, pero esta la veré.

    Un abrazo y hasta mañana.
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy un cinéfilo moderado. Antes de la pandemia iba al cine todas las semanas y veía en Filmin selecciones de películas. Probablemente, vuelva a ver Nomadland con mi mujer que quiere verla y yo gozaré todavía más de esta película espléndida y humana.

      Eliminar
  4. Por cierto, te/os dejo esta página de la Charca Literaria. Es de escritores nóveles, aunque algunos han publicado mucho y my bien, por cierto.
    Mis preferidos son Francesc Cornadó y Lluis Bosch.
    Tienen narraciones muy, muy buenas.

    https://lacharcaliteraria.com/

    ResponderEliminar
  5. Creo que no comparto tu visión, el hombre (y la mujer, no se me enfade el censor de guardia) no ha cambiado nada, los mecanismos que le mueven son los mismos ahora que hace 6.000. Amor, envidia, ambición, ganancia, temor, iniciativa, comparación, rencor, son los mecanismos que nos motivan. Lo que tu nos muestras son las formas que han cambiado, eso es innegable, pero el motor, siempre es el mismo, siempre ha sido el mismo y siempre (creo) será el mismo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cuestión no quita la otra. Si las motivaciones de los seres humanos literaria o psicológicamente hablando son las mismas que hace dos mil años, eso no impide que nosotros seamos muy diferentes a cómo éramos hace veinte o treinta años porque las ideas han cambiado profundamente, la tecnología ha evolucionado, el mundo se ha transformado y vivimos en un proceso de aceleración cognitivo que produce ansiedad y angustia por el cambio frenético. Antes hacían falta décadas para que se produjeran cambios que ahora se producen en meses. Tu mismo lenguaje irónicamente inclusivo era impensable hace cinco años. Claro que nos transformamos, pobres de nosotros que no lo hagamos. Pero eso no quiere decir que el miedo, la ira, el dolor, la risa o el desprecio no sigan siendo estados psicológicos permanentes. Seguimos siendo humanos aunque ya se habla de unas siguientes generaciones de transhumanos, y tal vez algo de ello se altere. Saludos.

      Eliminar
  6. No he tenido el placer de ver esta película, pero me la guardo en mi agenda, para visionarla cuanto antes. Yo soy bastante escéptico con el relato del progreso, en algunos puntos muy falsario. Es más, expertos en inteligencia artificial, hablan de una meseta en su evolución, dado que encuentran barreras para desarrollar nuevas innovaciones. Sin embargo, se transmite otro mensaje de revolución, que no es tal.

    En este sentido, Scott Galloway asevera que los algoritmos predictivos de Amazon no conocen nuestros sueños, sino que tratan de inducirnos con un bombardeo publicitario, a que consumamos los productos que más les interesa que abandonen sus stocks. Su secreto, como el nuevo secreto del marketing, es desarrollar app adictivas. En las grandes compañías, miden su éxito en las veces que su target objetivo, interacciona en su app. Hay una verdadera fiebre, lo consideran la nueva mina de oro, aunque habrá que ver si los resultados son acordes con esa expectación. Me temo que no. No es baladí que el Banco Santander haya reducido en 3500 empleados su plantilla, y se preste a contratar ingenieros en su lugar, que desconocen completamente el sistema financiero. "La media de las aplicaciones financieras es de 5 interacciones diarias. Nosotros, logramos el doble, decía jocundo un directivo en una entrevista de un semanal".

    Por eso mi escepticismo. Pues no me creo esas hipótesis como la de Rifkin, que predice sociedades que gracias al procomún solidario y en las que los costes marginales tenderán a cero, con la energía casi gratuita, robots, que construiremos gracias al desarrollo de software y conocimiento libre, que evolucionarán hacia una especie de arcadia feliz. Nunca en su relato, aparece la escasez de recursos. En mi opinión, lo único claro, es que nos dirigimos hacia una sociedad infinitamente más controlada y solitaria. Más alejada si cabe de su entorno natural.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que esta película haya sido muy vista a pesar de los numerosos premios recibidos. El otro día en el cine en que la vi, éramos siete espectadores como mucho los que estábamos. Es una especie de Western existencial no apta para los que prefieren películas rápidas y vertiginosas pues la trama es intimista y muy sutil. Los protagonistas no son los jóvenes dinámicos y exitosos, ni las chicas sexys, nada de eso. Si vas a verla, mejor antes de los óscar porque parece que tiene varias nominaciones.

      En cuanto al progreso, no sé en qué punto estamos. Últimamente leo sobre genética y veo que es un momento decisivo potencialmente. La ciencia no deja de avanzar con los recursos tecnológicos. Y avanza aunque parezca que las cosas no se mueven. Pero no soy capaz de saber si estamos en una meseta o en una curva de ascenso.

      En cuanto a Amazon, he de decir que sus sugerencias de libros son bastante atinadas, no andan desencaminadas en base a las preferencias y compras que he hecho. Deben aplicar algoritmos de relación sobre si tal persona ha leído tal libro, se ha sentido atraído también por otros. Y el criterio no deja de ser bastante congruente. Tengo que reprimirme por no comprar algunas de las sugerencias de Amazon en cuanto a libros.

      No conozco la hipótesis de Rifkin pero por lo que escribes sobre el procomún solidario, de costes marginales cero, energía gratuita, robots como asistentes, sofware y conocimiento libre, no lo veo muy verosímil. En los últimos cincuenta años por decir algo, la riqueza se ha concentrado cada vez en menos manos y las clases medias han decaído sensiblemente. Debe haber predicciones como la que mencionas, pero también las hay mucho más pesimistas. Personalmente, siento que vivimos un mundo cada vez más controlado en el que el individuo es progresivamente menos libre y, por supuesto, menos anónimo siendo su grado de intimidad próximo al mínimo exponente. No obstante, hay que decir que el progreso de la medicina y la ciencia en general ofrece unas perspectivas que no tienen nada que ver con las que había hace cincuenta años. La esperanza de vida se ha prolongado en veinte años. Es cierto que vivimos más, pero también más controlados. Y la pandemia ha acelerado el control de los ciudadanos. Mecanismos de control y coacción se han ensayado con éxito y no se volverá atrás. Y la naturaleza, lógicamente, cada vez más lejos de ella. La película que mencionamos habla intensamente sobre la naturaleza y la relación con ella.

      Eliminar
    2. Es un progreso relativo, pero que se ha sublimado en los medios, es lo que leo en las revistas especializadas en tecnología. Hablan de la famosa meseta en la inteligencia artificial, y de un desarrollo extensivo más que intensivo del machine learning. Eso es lo que dicen los verdaderos desarrolladores. MS, Amazon, Google,que son proveedores de servicios te hablan maravillas de sus algoritmos, porque quieren vendertelos En cualquoer caso, me preocupan más las relaciones de dominio y económicas que subyacen tras este proceso.

      Por ejemplo, los reguladores financieros o el propio Banco Internacional de Pagos de Basilea están preocupados porque las instituciones financieras o bancarias, son cada vez más dependientes de los algoritmos y data robots que entrenan con cualquiera de las soluciones que facilitan los colosos de la tecnología. Las llamadas Big Tech. Esas rutinas organizativas que antes se encontraban en el seno de la empresa, ahora se comparten con el proveedor de servicios tecnológicos que tiene acceso a esa información, a pesar de las cláusulas de confidencialidad o que pueda influir en la forma que actúan esos robots en los mercados. Quién controla el proceso de aprendizaje. Por ahora, ha traspasado la línea para hacerse con la tarjeta bancaria, solamente una de las Big Four. ¿No habría un enorme conflicto de intereses?

      Yo creo que se ham alcanzado grandes logros, como el mismo traductor de Google. Cada vez traduce mejor pero a los expertos que leo, nos advietren que encuebtran en La inteligencia artificial más trabas de las previstas en el desarrollo del lenguaje. La ausencia de partículas en las preguntas en algunos idiomas, que orienten y la búsqueda del sentido de una frase en la entonación, suponen una dificultad añadida. Y a mí me parece lo contrario, que el traductor de Youtube cada día es mejor. Teams, una aplicación del paquete de MS, te traduce simultáneamente y con bastante margen de error. Aunque eso sería lo fácil. Cómo dice una amiga mía traductora de turco, pasa del turco al azerbayano, pasando por el inglés, que es como se hace habitualmente. Porque el turco y el azerbayano saben inglés, que hace de idioma puente. Ese paso, de traducción simultánea en cualquier idioma, que se deberá hacer con AI, está ahora más encallado, por lo que leo en las revistas de tecnología.

      Los algoritmos predictivos de búsqueda de Amazon están muy bien, aunque a vexes escondan tesoros. En Prime Video baten a otras firmas más especializadas como Netflix. Si es en otros productos, me bombardean con posibles compras, que ya he efectuado. Esto es lo de menos. Yo me refería a la AI en otros ámbitos más desconcertantes. Creemos muchas veces que serán los nuevos oráculos y que el futuro también será predicho. Incluso se buscan filósofos tecnológicos, porque los datos reflejan una realidad que no nos gusta. En fin, es un campo enorme, un placer debatir contigo, Joselu. Nomaland está subrayada en mi agenda.

      Eliminar
  7. Gracias por ponerme sobre la pista de esta película que desconocía, cuando he visto el título tan sugerente; “Nomadland” y sobre todo el nombre de Frances McDormand, he sentido un hormigueo especial, este tipo de película es para mí, sin dudarlo un instante.

    Es muy significativo, lo que a ojos de la sociedad resulta un fracaso; ser poco menos que un desahuciado para el sistema, cuando uno se queda prácticamente sin nada, aunque sin “nada” de todo aquello que el sistema le propició; un trabajo, una casa, (no pongo un hogar, es diferente), seguridad económica, identidad social, una cuenta bancaria, tarjetas de crédito, en definitiva todo ese bienestar de los tiempos modernos, se transforma en la gran oportunidad, quizás en la única, para reconciliarte con lo esencial del ser humano… que no es otra cosa que tratar de ser (verbo) humano.

    Adquieres la condición de nómada, nómada del siglo XXI, y encuentras a otros nómadas que buscan en el camino lo mismo que tú, hallar en el otro una parte de ti que solo alguien ajeno te puede revelar, hallar en el horizonte cuando estas solo frente a él, o ante el mar en invierno, en el silencio de la soledad o la magnificencia del paisaje, una parte de ti que únicamente de ese modo puedes encontrar. Solo cuando has sido despojado de casi todo se inicia el conocimiento más intenso de ti mismo… es un duro aprendizaje, pero el más profundo y revelador.

    Reitero las gracias por la oportunidad, Joselu. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una película para ti, sin lugar a dudas. Ha recibido críticas muy diversas y no todas positivas porque algunos le reprochan su lentitud, su carencia de un ritmo dramático trepidante, su fragmentarismo, etc, etc. Yo solo sé que quiero volver a verla lo antes que pueda porque ahora sé qué me voy a encontrar y podré sumergirme aún más en ella. A mí me parece especial. Y en tus palabras pareces haberla entendido antes de ir a verla. En filmaffinity hay opiniones muy diversas sobre ella. Ciertamente hay algo que solo aprendes cuando te despojas de muchas cosas. Hoy mi mujer, que dentro de unos días la operan, y mi hija Clara hemos estado cenando a la luz de las velas. Han sido momentos preciosos de compañía y complicidad. Por esos momentos de desnudamiento, de vaciamiento... Un fuerte abrazo también para ti.

      Eliminar
  8. Intentaré ir a ver Nomadland si es que llego a tiempo. Me ha sorprendido ver que está en el cine al que suelo ir, si aguanta una semana más la veré.

    Estos días intentaré relajarme en alguna cala perdida de la costa brava e intentar olvidarme de toda esa mierda que nos rodea y que tan acertadamente nos reseñas.

    Un fuerte abrazo!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si tienes suerte, está nominada para varios óscar. Yo intentaré volverla a ver hoy con mi mujer, aunque no sé si le gustará. El ritmo es muy lento. Un placer volver a leerte. Un abrazo fuerte!!!!

      Eliminar
  9. La quiero ver. A ver si me decido. Frances McDonald es una actriz queme encanta. Acabo de verla en la serie "Olive Kitteridge" en la que está increíble.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta película también hace un papel extraordinario. Miraré a ver si tengo esa serie en Netflix, me gustaría verla en otros papeles. Un abrazo.

      Eliminar
  10. No queda otra que adaptase a la velocidad que exigen los tiempos; eso sí, sin perder nuestra esencia ni dejar de hacer todo aquello anacrónico y atemporal que nos gusta.

    Un beso futurista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has explicado bien, supongo que de eso se trata. Saludos.

      Eliminar