Páginas vistas desde Diciembre de 2005

miércoles, 17 de noviembre de 2010

¿Cómo comenzará?


La historia ha basculado entre épocas autoritarias y épocas liberales, no sin violencia o tensión, a veces agudizada por terribles guerras. Nuestra historia europea es la historia de una pugna por los derechos humanos que hoy se aclaman sin casi disensión. Sin embargo, en los años veinte y treinta del siglo XX surgieron sistemas ideológicos de gran calado que ponían en cuestión al individuo en favor de una entidad superior: el pueblo, la nación, el Völk. El individuo dejaba de tener sentido pues debía someterse a una voluntad superior: la historia, el pueblo, la clase, la Raza…

Es la historia del fascismo europeo y del comunismo. Nadie discute que el comunismo esté muerto. No hay metáfora más reveladora que hoy el PC no signifique Partido Comunista sino Personal Computer. Los jóvenes no añoran el comunismo. Éste sistema que vertebró el siglo XX hasta que entró en crisis ha dejado hace mucho tiempo de estar vigente. El poder del estado socialista no es un motivo de añoranza en nuestros días, salvo reducidas minorías.

El fascismo es una presencia más enigmática. Nadie piensa que vuelva a reproducirse la atmósfera de los años treinta: crisis económica, inestabilidad social, miedo de las masas, ascensión de un líder carismático que lleve al pueblo a la abdicación de su individualidad. No, el fascismo tal como lo conocemos es un atavismo también. No surgirá un Hitler o un Mussolini que enerve las sociedades a un punto de virulencia total contra lo diferente. No lo esperemos. Será algo muy distinto.

No, el fascismo empezará sin que nadie lo advierta, paulatinamente, en el seno de una sociedad liberal y pluralista, reconocida como democrática. Con medios de comunicación abiertos a muchas opiniones pero progresivamente concentrados en pocas empresas. Será fruto de la complejidad, y no del esquematismo del pasado. El ciudadano se habrá convertido fundamentalmente en un consumidor compulsivo. Su esencia como individuo se identificará con su capacidad de comprar y consumir. Recibirá miles de mensajes cada día que no sabrá ni podrá discernir en cuanto a su importancia significativa. Televisión, radio, publicidad, internet, prensa… le bombardearán y él no tendrá más remedio que protegerse, que blindarse ante el cúmulo inabordable de información sin jerarquizar que le abrumará. Pero algo tendrá claro: es que su bienestar es irrenunciable. Y sentirá pánico a perderlo. Verá con distanciamiento, si le llega, la crisis de Haití, la situación del Congo y la de África en general, el estado de la biosfera, la deforestación mundial, el agotamiento de los mares… En realidad ¿cómo saber algo con certeza si toda afirmación es controvertida? ¿Qué hacer en definitiva si todo depende de poderes que no se entienden?

Los centros de poder se harán más difusos. Los gobiernos que los ciudadanos votan se harán más irrelevantes y además no dirán la verdad. Habrá fuerzas que llevan a un entontecimiento de las sociedades hundidas en una cómoda opulencia. No hay nada que adormezca más que la comodidad, esa que tanto nos han vendido. Y habrá un día en que nos dirán: todo eso que habéis empezado a considerar vuestro se ha acabado, pero os tenéis que estar quietos porque podría ser mucho peor. Mejor no moverse. No lleva a ninguna parte. Las revueltas en la calle son estériles y las elecciones no revelan en realidad quién es el que manda. Son gobiernos fantoches. Mandan los mercados y estos no tienen cabeza identificable.

Nos quedará -en un mundo de libertad formal- la resignación, la abdicación, el agachar la cabeza, porque efectivamente todo podría ser mucho peor, sólo hay que mirar el mundo que nos rodea, que es el nuestro, y darnos cuenta de que se cae a pedazos. Se mantiene por una dialéctica que enfrenta subrepticiamente a los que lo poseen todo y los que no poseen nada. Y hay que pararlos. Haremos todo lo que esté en nuestras manos para conseguirlo. No consentiremos perder nivel de vida. Si acaso, nos gustaría un mundo justo que no nos costara ningún esfuerzo ni ningún sacrificio.

El mundo de papel couché se estremece y la libertad se hace un bien raro. Libertad ¿para qué? 

42 comentarios :

  1. Buena reflexión Joselu.

    No podría ser simplemente que se quedara todo en un, digamos, Berlusconismo, con sus elecciones y todo, sin dar ese último paso que comentas al final? Que por otra parte tal vez no hace ni falta. O ya estamos en eso ?

    ResponderEliminar
  2. Tremendo, pero creo que tristemente no andas muy desencaminado. Me enferma ver que hay programas en TV que muestran casas de un lujo que hace daño, o historias de gente que derrocha en ropa para el perro, y que nadie haya echado abajo la cadena con protestas. Aceptamos sumisamente sueldos de risa, hipotecas descabelladas, recortes y prestaciones sociales en nombre de una crisis que consiste en que los que antes se enriquecían a lo bestia ahora lo hacen un poco menos. Pero bueno, tenemos móvil, ordenador, tele de pago...¿Para qué más? Se vota en función del hartazgo que nos produce el último gobierno, o de lo gordas que hayan sido sus meteduras de pata. No sé si tendremos conciencia de que algo va a comenzar en algún momento porque todas estas pérdidas son como la gota que horada la piedra: han sido lentas, poco a poco ejecutadas...Espero que nos pille preparados, Joselu.

    ResponderEliminar
  3. Como bien sabes la historia es pendular o cíclica y las libertades, con la excepción de algunos derechos conquistados, las determina el sistema económico. Sus ciclos de expansión y contracción, acompañados del vaivén político, se suceden hasta que llegue un momento crítico que no sea soportable. Somos como peces que han mordido el anzuelo y que el pescador tensa o afloja el hilo hasta vencer su resistencia.

    ResponderEliminar
  4. Yo cada vez tengo menos esperanza en la política, la verdad, ya ni disimulan cuando me tratan como a un imbécil. Para una muestra, dejo este enlace, que no tiene desperdicio, de la ahora ministra de Exteriores.

    http://www.youtube.com/watch?v=e4xOV0mz1ic&feature=player_embedded

    ResponderEliminar
  5. Tu reflexión adquiere un significado especial en el contexto de las elecciones que estamos viviendo en Cataluña.

    "Mandan los mercados" es la versión m moderna del quevedesco "Poderoso caballero".

    Lu

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo, pero no creas que los comunismos o socialismos de estado (en minúsculas a propósito) Están tan muertos como a muchos les gustaría. Precisamente en África o en América del Centro o del Sur pueden salir Partidos o Tendencias de corte claramente comunista, porque si en nuestra sociedad opulenta existen diferencias en los lugares nombrados esas diferencias son abismales y a medida que esta crisis, autogenerada por el sistema para hacerse más fuerte, ahonda aún más esas diferencias y caen al pozo los elementos intermedios de la sociedad, la clase media, entre los desheredados crece la indignación, el hambre, la necesidad y planteamientos como el de “acabemos con los ricos” o “comida para todos” no están muy lejanos de la realidad. Y que decir de aquí...desde la distancia se ven las cosas distintas y sin pasiones y ahora que ahí en Cataluña tenéis “cachondeo” y digo cachondeo porque es la percepción que tengo yo, será que al no ser de allí, no lo entiendo. Y no entiendo que ni entre los propios partidos de corte independentista no sean capaces de ponerse de acuerdo y estén a ver quien dice la tontería más grande, por el lado contrario, el P. P. con su video juego de terminar con los inmigrantes...(sin comentarios) también tenéis a CIU, que no es sino el P. P. pero con más educación y un toque más folclórico nacionalista y rematamos el pastel con un PSC que no tiene nada claro cual es su rumbo. Vivimos en una sociedad donde el que no roba es un gil como dice el Tango de Cambalache. Mucho me temo que si las cosas siguen así vamos a terminar malamente. ¿Cuanto falta para que algún descerebrado se fije que tenemos 4.000.000 de parados y de emigrantes? ¿No terminarán exigiendo la expulsión de todos ellos? Ya he escuchado frases como “el trabajo para nosotros”...¿Hacia donde vamos?

    ResponderEliminar
  7. Malditos sean a veces estos tiempos donde nos toca ser y estar, pero por todo lo "sagrado", libertad SI, aunque tenemos que darle un giro a la forma de entederla.

    Preguntale a cualquier persona que conozcas qué piensa de la libertad, para qué es y qué significa. La mayoría te responderá con discursos fílmicos o sacados de la caja tonta, me juego los dedos. Y es que en realidad, ¿para qué pararse a pensar en la libertad si están cómodos y amodorrados, como muy bien comentas?

    Mientras puedan llevar un nivel de vida, ¡bah! ¡Qué mas da!, aquí reside lo peor del asunto. Me encanta la historia y sé que no se repite nunca dos veces de maneral igual, pero si pueden repetirse los conflictos, los intereses, las fachadas y sobre todo ese gran aliciente para todo: el dinero.

    Tenemos que alentar al que podamos, entramos en épocas oscuras que se rellenarán de luces para no parecer vacías, parece como si llegaramos a un estado ignorante que quiere ser ignorante y eso es lo más peligroso, para la libertad y para todo aquel que se oponga a la ignorancia.

    Una gran entrada Joselu, un abrazo y a seguir "luchando"

    ResponderEliminar
  8. Frikosal, Berlusconi es un dato marginal, creo que lo que está pasando es algo más profundo, y es que la realidad política de los países no tiene nada que ver con la realidad real. Los partidos o los estados no deciden lo fundamental. Una vez el ser humano tuvo la ilusión de que era el sujeto que creaba la historia. De ahí surgieron grandes esperanzas y también grandes tragedias. La historia del mundo es cruel. Hoy día, estimo que bajo un entramado formal democrático, los seres humanos se debaten como insectos encerrados en un tubo de ensayo. Nadie dice la verdad de lo que está pasando, y los mecanismos de difusión de la fabulación son portentosos. Vivimos o pretendemos vivir como si no pasara nada, pero las perspectivas son muy sombrías respecto al futuro del planeta (pero todo sigue igual), la devastación del tercer mundo que se sume en la desesperación, la crisis de nuestros modelos liberales y que se enfrentan a su radical desmantelamiento... Pero de esto no nos dicen nada y las voces que llegan están tan amortiguadas que no afectan. Además recibimos millones de mensajes cada mes y no podemos discriminar qué es cierto o qué no. Además hemos de ser positivos y no hacernos mala sangre mientras continuamos consumiendo, la única libertad auténtica que nos está permitida. Por lo demás, dejan que nos desahoguemos con los blogs, al fin y al cabo ¿qué consecuencias tienen? Nunca el ser humano ha sentido tan hondamente la impotencia, pero hubo un tiempo en que hubo escritores que hablaron de ello (Beckett por ejemplo), hoy ni eso, los escritores también están integrados en la gran mentira que nos atenaza a todos mientras nos dejan que nos refocilemos en la mierda, aderezada con aromas de Christian Dior. En eso estamos. Mientras podamos seguir comprando, no pasará nada.

    ResponderEliminar
  9. Carlota Bloom, no sé si tendremos capacidad de respuesta. En principio cabría saber contra qué nos enfrentamos, y no está claro. No quiero sugerir que haya poderes en la sombra (el club Bilderberg, por ejemplo), sino que realmente no hay nadie que conduzca conscientemente la máquina. Vamos en un tren lanzado a máxima velocidad creyendo que alguien lo conduce, pero no es así. No hay conductor, o está loco. Si estuviera loco cabría una esperanza, pero lo que me temo es que no lo hay. Lo que hay son fuerzas irracionales y planetarias que se nutren del ansia desmesurada de beneficio. Y esto afecta a un minero en las selvas del Congo que saca casiterita para nuestros móviles, o a un empresario chino, o un banquero español: crecer, aumentar, acumular, como único camino, pero es un camino que está condenado al colapso. Nos rige la entropía, no hay orden y sí una pasión desmedida por poseer cuanto más mejor. La libertad democrática es una fachada. No podemos decidir nada fundamental porque los políticos que nos rigen son esclavos de la fabulación, de la opinión pública que tampoco se interroga hacia dónde va. No veo solución a esta encrucijada. Haría falta una conciencia a escala planetaria y una clara idea de qué queremos, pero lo único que sabemos es queremos vivir bien, cuanto más mejor, y lo demás queda en último lugar.

    ResponderEliminar
  10. Francisco, lo que yo quiero decir es que no hay pescador que tense o tire del sedal. Los mercados son irracionales y los políticos no pueden hacer nada ante ellos. Los mercados se nutren de miles de millones de órdenes caóticas que van y vienen, algunas de pequeños inversores y otras de grandes tiburones o especuladores que sólo buscan sacar beneficio. El planeta les importa bien poco, el estado del mundo menos. El vendedor que quiere sacar el máximo beneficio de su piso es un eslabón más en una cadena infinita que se marca los mismos objetivos. Beneficio, crecimiento, superación, pensamiento positivo orientado a la consecución de objetivos... Todo inconscientemente va horadando la piedra para llevarnos a un callejón sin salida o al borde del precipicio. No hay culpables ni inocentes. Todos vamos en el mismo tren y ni siquiera podemos decir que nos apeamos. Todos, al no rebelarnos, participamos en el modelo que nos va a destruir. Pero la cuestión es que no sabemos contra qué hemos de rebelarnos y si esta rebelión sería útil. Me temo que no hay salida. Pero no hay pescador. No hay nadie que sea especialmente culpable. Es todo un entramado irracional, sin cabeza, sin dirección. Y la democracia no deja de ser una bonita fachada en la que nunca pasa nada.

    ResponderEliminar
  11. Césara, las palabras de Felipe González y las de Trinidad Jiménez producen bascas ante lo que es actualmente la política del PSOE hacia Marruecos y el pueblo saharahui. ¿Qué cabría? ¿Pedirles explicaciones de lo que dijeron y no han cumplido estando en el poder? Da asco. Esta es la realpolitik. ¿Quién ha de creerlos cuando los oímos en mítines? ¿Quién puede dar crédito a sus encendidos discursos? Bah.

    ResponderEliminar
  12. Lu, lo que sonroja, si es que esa capacidad nos quedara todavía, es la asunción por parte de los jóvenes de esa lógica (la de que es el dinero el que manda), igual que no han cuestionado en un debate la posibilidad de la tortura a los detenidos (por razones de terrorismo). Esta realpolitik que palpo cada día entre los jóvenes me descorazona. Entiendo que uno piense eso cuando tiene cincuenta años, pero ¿a los diecisiete o dieciocho?

    ResponderEliminar
  13. Malo, ¿hacia dónde vamos? Hacia el desastre por combinación de lógicas distintas pero que tienen un vector común: la irracionalidad. Tan irracional es un independentista que pretende obviar quinientos años de relación política como un socialista que no sabe cuál es su camino porque no quiere contrariar al pensamiento dominante. En todo caso, todos se fijan en cuestiones accesorias, porque si Cataluña fuera independiente, los problemas del mundo no se resolverían un ápice y sí surgirían nuevos conflictos de cariz cada vez más oscuro. Seguramente los independentistas sueñan con una Cataluña a modo de isla flotando en el líquido amniótico -aislados de toda interferencia externa y menos la española- donde serían eternamente dichosos. Les falta -carencia romántica- crecer en la realidad del mundo. En todo caso, son detalles menores que no afectan al sentido del post. Que Cataluña sea independiente no moverá la solidaridad en ningún sentido. Al fin y al cabo el independentismo catalán tal como se muestra tiene los mismos fundamentos que la Liga Norte en Italia: el sur que consume al norte. ¡Cómo librarnos de los pobres que nos chupan!

    ResponderEliminar
  14. Cuanta razón tienes Joselu, cuanta razón. Yo lo veo exactamente igual que tu y hasta creo que nuestros descendientes terminarán por aceptar un chip en su cuerpo y lo harán voluntariamente.... Así llegaremos al "El mundo feliz".
    Me rebelo ante esto, pero... que podemos hacer? Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
  15. Lola, ¿qué podemos hacer? Me temo que nada, lo que no impide que algo sí podemos hacer. Si colaboramos con alguna ONG sensata y coherente podemos hacer mucho bien que no sé que efecto tendrá. Me temo que muy escaso, pero por poco que sea es mejor que nada. Una palabra de aliento simplemente es algo. Tenemos que calentar el mundo con nuestra humanidad, aunque no haya muchas soluciones o ninguna.

    ResponderEliminar
  16. Buscador de corazones, la historia no se repetirá igual. No hace falta que haya dictaduras que controlen el pensamiento. Ya nos encargamos nosotros mismos de autocontrolarnos y censurarnos. La religión de occidente es el bienestar, la comodidad, el placer... A estos motivos escapan pocas ambiciones, aunque sigue habiendo personas que continúan luchando por motivos justos.

    Si yo preguntara a mis alumnos por el sentido de la libertad, se quedarían boquiabiertos y no entenderían la dimensión de la cuestión. Libertad es hacer lo que a uno le apetezca y que nadie limite mis deseos. Esta sería su reflexión tal vez, aunque la he elaborado "demasiado". No se darían cuenta de que por la libertad sigue muriendo mucha gente en el mundo. Para ellos es algo trivial. Libertad. ¡Qué rollo! ¡Qué aburrimiento! En esta generación, en buena parte entontecida, reside el futuro de la humanidad. Hay un uno por ciento que son diferentes. Por ellos vamos a mantener la confianza y no vamos a afirmar que todos son así. No son todos, pero sí la mayoría. En este sustrato se está incubando el neofascismo.

    ResponderEliminar
  17. Joselu, me parece estar leyendo, a otro nivel, el artículo de ayer de Josep Ramoneda en el País, "La construción cultural del fascismo". Sí, la creciente individualización puede llevarnos, como tú sugieres, hacia el Gran Hermano orwelliano, pero también, por via de encuentro y de sensibilidad, hacia otras formas de organización difusa distinta de los tradicionales movimientos de masas. ¿Quién aspira a ser considerado masa, o a ser liberado por ella, cuando se halla ante el teclado de una tribuna desde donde hacer oír su opinión a la aldea global? Todo cambia muy rápidamente, y es posible que ese fascismo totalitario nos conceda el dsahogo de internet como único reducto donde liberarnos del yugo económico que nos impone, pero no es menos cierto que ciertas atitudes inconformstas y, sobre todo, anticonsumistas extendidas a través de la red pueden condicionar muchas políticas, del mismo modo que las estadísticas -aproximación desenfocada (o enfocada interesadamente)del verdadero sentir de los individuos- fundamental la acción de muchos gobiernos, quienes acaban sucumbiendo a su falta de "olfato" político para saber "por donde van los tiros" de ese monstruo conceptual que es la "voluntad popular". Buena parte de nuestro esfuerzo mediático, internetional, consiste en descubrir las trampas del lenguaje con que se nos pretende convencer "por nuestro bien" de comulgar con ruedas de molino. Del mismo modo que no existe Cataluña, tampoco existe España ni cosa tal como la "voluntad popular" o "las urnas han hablado" o "el pueblo ha sido muy claro". Sólo si desenmascaramos las trampas del lenguae podremos acercarnos al conocimiento real de las cosas, o a lo más cercano a él.

    ResponderEliminar
  18. Se te ve muy muy pesimista últimamente, Joselu. Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Juan Poz, no desdeño las posibilidades de la red para nutrir ideas, plataformas, corrientes de opinión... Estos días ha sido muy clara la solidaridad de muchos españoles con el pueblo saharahui. No sé llamarlo de otra manera, aunque sé que no te gusta la palabra "pueblo". La red es dinámica, pero no sé si es capaz de condicionar políticas. El caso de Obama es paradigmático. Hace dos años ganó unas elecciones aupado por el calor popular habiendo utilizado ampliamente los resortes de comunicación tecnológica. Dos años después muchísimos que lo llevaron allí lo han abandonado y han entregado el Congreso al Tea Party o parecido. Quiero decir con esto que sí, es cierto que la red es importante pero es tremendamente volátil y caprichosa. Y además ¿qué importa que se movilice a diez mil personas por una plataforma por el Sahara libre? Yo soy un habitual navegante y no acabo de ver que internet sea capaz de contrarrestar las tendencias que derivan hacia una ciudadanía acrítica y acomodaticia, entre otras cosas porque el flujo de información es abrumador, y dentro de él, claro que hay mucho bueno, pero no llega fuera de los concienciados, y no son tantos. Si mi instituto fuera una radiografía del estado de la juventud y de su conciencia planetaria, realmente cabría estar muy preocupado. Y por supuesto tener esta pequeña tribuna en que se puede hablar y debatir es una de las maravillas del presente. Esto era inimaginable en otro tiempo. Pero la deriva hacia donde yo aludía (la brutalidad de la ignorancia o la inconsciencia por saturación) es muy fuerte.

    ResponderEliminar
  20. Un profe cualquiera, desde luego quien me haya seguido a lo largo de cinco años, habrá podido observar un proceso lleno de esperanzas, de decaimientos, de crisis. No soy un optimista nato, es cierto, pero eso no es un defecto ¿no? A mí los pesimistas con un puntito de humor me caen genial. Creo que el pesimismo creativo es un arma potente, no así el pesimismo derrotista. La angustia es un sentimiento dominante en gran parte del pensamiento del siglo XX. Hoy la tenemos controlada mediante fármacos, pero no dejaba de ser bueno que el ser humano se enfrentara a esa sensación devastadora de incerteza y presión en el pecho ante los azares del mundo. Pero no me has dicho qué pensabas sobre lo que había escrito. ¿Lo ves muy disparatado? ¿Por qué? Lo de pesimista no es un juicio lógico. Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Hoy hablaban en un telediario cualquiera del drama de la crisis en las familias españolas, muchas de las cuales han tenido que "modificar sus hábitos de vida". Dejando de lado a las personas que de verdad están sufriendo la crisis y que no salen en los telediarios (porque nunca han salido, salvo para los programas de carnaza), esos miles de familias a las que se refieren los medios somos los españolitos que hemos tenido que renunciar a una vivienda en propiedad más un par de coches, más un apartamento o chalet, más un colegio privado/concertado para que los niños no se mezclen con la chusma, y que también hemos tenido que recortar las clases de tenis/pádel/ballet porque no nos llegaba el sueldo. Todos estamos viendo que el mundo se desmorona y las calles se llenan de gentes hambrientas...
    Probablemente, tengas razón, Joselu, y haya quien esté preparando el caldo de cultivo de ese nuevo fascismo que se nutrirá de todas esas familias que añorarán el espejismo que las llevó a creerse ricos, guapos y nobles durante unos años. Les prometerán un nuevo imperio del ladrillo, limpio de inmigrantes (no sabemos quién construirá entonces...), y en el que nuestros vástagos sonreirán felices, con sus abrigos azules y sus faldas plisadas, en impolutas pistas de pádel, tenis o ballet... Amén.

    ResponderEliminar
  22. No, no está mal el presupuesto, sólo que los chupones del sur...son la mano de obra o el origen de la materia prima... ¿y despues...qué?
    Yo creo que la gente reaccionará.
    Nadie en su sano juicio se puede creer las tonterías que dicen unos y otros no ya en Campaña sino en el día a día. Aún estoy esperando que un nacionalista, de los que sea, aquí también tenemos algunos, me explique su concepción de estado, su política económica, sus relaciones internacionales y política exterior...en suma todo lo que implica un Estado y lo gracioso del tema es que ni siquiera se han parado a pensarlo. Realmente resultan patéticos en demasiadas ocasiones.

    ResponderEliminar
  23. Ciertamente es muy lógico tu razonamiento JOSELU,

    pero sí que hay un pescador que tensa, ha tensado y seguirá tensando el hilo, quizá sea un ente abstracto, pero tiene nombre y apellidos MERCADO FINANCIERO, este es el gendarme del mundo, al rededor del que giran todas las decisiones interesadas de un capital que exprime lo humano y lo divino para seguir generando beneficios que seguirán yendo... a donde quiera que vayan.

    Porque ni eso ya sabemos.

    Parece que el destino de la humanidad están en manos inmateriales que lanzan cifras astronómicas en el sistema binario de la informática, decidiendo destinos, inicios de guerras, devastaciones naturales y el camino que debemos recorrer todos, queramos o no queramos, porque no nos dejan otro.

    No sé si a esto que ocurre, se le puede llamar fascismo financiero, pero a mi este, me empieza a tener la misma cara horrible de Hitler. Falta por ver si además, comenzarán persecuciones físicas como ocurrió con él ¿a quien les o ( nos) tocará esta vez?

    Por una vez, me voy a colocar al lado de tu fatalismo, que lo es, porque incluso las enfermizamente positivas como yo intento serlo contra viento y marea, cuesta ver algo más de lo que hay.

    Me rindo.


    Pero sólo en lo grande, en lo pequeño, NO, te lo aseguro.

    ¿Libertad para qué? para que al menos en mi mente, no se meta nada, ni nadie que yo no quiera, al menos eso... no pienso permitir que me lo mangoneen :-)


    Muchos besos y feliz finde a pesar de los pesares,
    que eso tampoco te lo roben a ti, no les dejes, porfa.

    ResponderEliminar
  24. Un par de comentarios breves:

    1º Es gracioso que un comunista elogie el término "libertad" y lo que significa. Máxime cuando el padre fundador, a.k.a. Lenin, ya dijo hace muuuchos años aquello de:

    "¿Libertad, para qué?"

    2º En esta vida hay dos tipos de personas, no hay más: los que quieren dinero, y los que no saben lo que quieren.

    ResponderEliminar
  25. Antonio, me parece que esta vez me ganas en acidez vitriólica. Me gusta.

    Malo, malísimo, por aquí tenemos numerosos nacionalistas que solo hablan entre ellos sobre sus mitos, sus ideales, sus sueños... todos alejados de esa podredumbre que es España. Creo que pocas veces he tenido una conversación en serio sobre estos temas con alguien que piense diametralmente opuesto a mí en este sentido. No hay debate auténtico. Hay diálogo de besugos. Nadie escucha a nadie como sostienen las leyes de Murphy. Será lo que sea pero no habrá debate.

    ResponderEliminar
  26. María, me cuesta pensar en el mundo en veinte años. Será el años 2030. Da vértigo pensarlo. Había una película estremecedora que se llamaba Soylent Green, cuando el destino nos alcance, que planteaba un mundo por esas fechas. La ciencia ficción recrea el futuro. Sin duda, será un mundo que abrirá nuevas perspectivas, pero será terriblemente peligroso. El ser humano se enfrenta a desafíos que no acaba de comprender. Y ese es el principal problema: que no entendemos la naturaleza del conflicto (o conflictos) que tenemos enfrente. Mal pintan. Las antiutopías sobre el futuro son estremecedoras. Algunas se han citado aquí en otras ocasiones. Besos.

    ResponderEliminar
  27. Anónimo, es difícil responderte porque no entiendo por dónde vas. En tu comentario parece que lanzas que el autor de este blog es comunista. Creo que me has leído poco. Te dejo un post en que hablaba de ello EL ESTADO Y LA REVOLUCIÓN. No sé qué conclusión sacarás, pero me temo que no vas bien encaminado.

    En cuanto a lo segundo, parece una cita cínica. No pienso que Murphy desarrollara un pensamiento tan conocido. Si eso es lo que es tu centro en la vida, pues bien para ti. No voy a juzgarte. Hace tiempo que no pretendo juzgar a nadie. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  28. En el artículo utilizas el futuro, pero creo que podrías haberlo escrito en presente, pues todo lo que sucedes está pasando. Estamos en el principio del final.

    En el futuro, los historiadores dirán, si la humanidad sigue existiendo o puede que otra ser vivo inteligente, que el declive comenzó con el siglo XXI y que el capitalimos a penas duro siglo y medio.

    un saludo

    ResponderEliminar
  29. Lo cierto es que suscribo tu análisis en su mayor parte, y creo que la situación es para estar preocupado. Lo que quería decir es que últimamente tus entradas están teñidas de un tono que no deja espacio para el humor, o la esperanza, o la ternura... que sí he encontrado en otras ocasiones, sólo era eso. Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  30. Espero, por el bien de todos, que tus preocupantes augurios no se cumplan. La realidad actual deprime a cualquiera, pero hay que confiar, con o sin fundamento, que el mañana será mejor.

    Te dedico un haikú que figura en la cabecera de mi bitácora:

    "Las esperanzas,
    por no dejarlas solas,
    las hago mías"


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Pues apañados vamos si ni siquiera en lo fundamental, el diálogo y la confrontación de ideas tenemos un punto de encuentro. Por que vamos, a mi personalmente hasta me parece bien esas aspiraciones siempre y cuando tengan sentido, estén claramente explicadas y se informe de manera inquívoca al personal. Si a mi me dicen que los extremeños nos vamos a declarar indeoendientes la primera pregunta que haría sería ¿Y eso cuanto nos va a costar? ¿Qué inflacción vamos a tener? ¿Cuanto tiempo nesesitaríamos para llegar al nivel de vida y renta actual? Y a partir de ahí si la cosa interesa...comenzar a hablar. No creo que mi postura sea intransigente...pero...

    ResponderEliminar
  32. Eloi, sin duda he utilizado el futuro como figura retórica. Hubo un tiempo que el individualismo llevó a la rebelión contra el estado (una posibilidad fue el anarquismo otra el liberalismo). Hoy el individualismo con el narcisismo que implica, el culto al placer y al instante presente, nos lleva, y es lo que quiero sugerir, a una posición extremadamente frágil. Estamos a merced no de las utopías, sino de los mercados en su grado extremo, y el ciudadano medio se somete porque tiene miedo a perder nivel de vida. Somos esclavos no de las ideas sino del nivel de vida y esto tiene mala solución. Un saludo, gracias por tu presencia necesaria.

    ResponderEliminar
  33. Un profe cualquiera, el humor desde luego no es lo mío. Lo fue hace mucho tiempo, pero lo he perdido. La ternura, quizás. Algún día volveré a ella. Cuando uno lleva escribiendo cinco años, uno entra en espirales de retornos e indagaciones que le llevan a lugares insospechados. La gracia de Profesor en la Secundaria, viéndolo como espectador, es contemplar el devenir caótico de un individuo pesimista, que se sume en la perplejidad, que intenta ser testigo de su mundo aunque pertenece a otro, que procura mantener alguna esperanza a pesar de la oscuridad de su presente. Todo ese cúmulo de contradicciones son las que anidan en este blog que no pretende defender ninguna verdad, porque no la tengo. Todo son luminarias que lanzo para ver si alguien las recoge. Ese es mi juego. Encontrar a un hermano en la distancia, hermano de desolación, de lucidez, de sentido del tiempo, es el mayor placer y esperanza que tengo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Luis Antonio, hubo un tiempo en que las mujeres iban a lavar al río, o los hombres iban a la siega, y entonces existía la canción tradicional, la poesía popular. La lavadora, el mundo moderno ha hecho decaer y menospreciar aquellas manifestaciones humildes pero pródigas en poesía. ¿Dónde está la poesía hoy día? Me es difícil verla. Hay poetas, y me gusta seguirlos, pero no anida en el espíritu de los hombres y menos en el espíritu de los jóvenes a los cuales doy clase. Todo se ha convertido en pragmático, en concreto, en material. La poesía se nutre de las utopías, de las esperanzas como las que alienta tu haiku, pero lo que encuentro día a día no es idealismo. Es materia pura y dura. Los jóvenes se sumergen en el conservadurismo, a pesar de su capa de rebeldía ante la autoridad del profesor. No he visto generación más adocenada y menos idealista que a la que doy clase. Quizás haya que darle un espacio a la esperanza como sugieres, pero me temo que con la imaginación se ha estragado igualmente el espíritu auténticamente curioso y rebelde que he experimentado en otros tiempos que mi andadura vital me ha permitido considerar. Tu haiku es muy interesante, pero me temo que el futuro será sombrío y dejará escaso espacio para la poesía. No me hagas mucho caso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Malo, hoy paseaba por las Ramblas. Había casetas de Solidaritat per la Indepedència de Joan Laporta, de Esquerra Republicana que defendían igualmente un referéndum por la independencia, otra de Iniciativa per Catalunya. Yo no sé muy bien lo que pasa por aquí. Yo no veo que se hable. La prensa regional: La Vanguardia, El Periódico publican artículos de opinión... pero no hay debate en la sociedad civil. No sé si es viable un estado independiente. Imagino que sí, tras unos años de transición. Chequia y Eslovaquia se separaron sin mayor trascendencia; otros lo hicieron tras una guerra terrible como es el caso de la antigua Yugoeslavia. No sé. Me temo que mi influencia es cero. Observo el devenir procurando no turbarme demasiado. Por aquí se estima que los triunfos son propios y los fracasos son culpa de los de fuera (de España). Merecerían los catalanes una posibilidad de contrastar con la realidad su lugar real en el mundo. Los veo prepotentes, siempre insatisfechos, resentidos (tal vez con razón), pero estimo que es una crisis adolescente que necesita a España continuamente como chivo expiatorio de sus limitaciones. No sé, que sea lo que sea. Pienso que me voy a abstener en las próximas elecciones. Creo que nada de lo que se dice tiene que ver conmigo.

    ResponderEliminar
  36. Los estudios me tiene absorbido
    ¿y para qué?
    Mi madre dice que para tener un trabajo que me haga feliz, para ser libre...

    Me alegro de leerte

    ¿Sabes? Yo le tengo un miedo terrible al futuro y un terror inconfesable al presente.
    Y no sé qué hacer contra esto...

    ResponderEliminar
  37. Aprendieron la lección, amigo Joselu. No podían adelantarse a su tiempo matando millones de seres humanos y no podían imponer a golpe de cañón sus ideologías, pero lo cierto es que, con su aprendizaje, encontraron algo mucho mejor. Muchísimo mejor, es decir, este método que tú descubres y que todos sospechábamos, que nos veíamos venir, que ya está aquí. El estado desmantelado, la masa adormecida, el mercado como dios supremo, que también es una imagen proyectada y falsa. Ahora toca big brother y control. No será que no estábamos avisados, por todos los utopistas negativos del siglo XX. Les llamo negativos porque, al contrario que en otros siglos, donde las utopías eran propuestas imposibles o altamente improbables de un mondo mejor organizado, las del siglo XX eran todas la posibilidad de un mundo perfectamente organizado donde el individuo no era nadie y todo estaba controlado por un oscuro poder.
    Lo que sí está muerto es el comunismo tal y como lo conocimos en los países donde lo hubo, de corte imperialista y totalizador y enfrentado a un sistema capitalista. No lo está el ideal de solidaridad y participación, ni de justicia social, ni el análisis económico de los medios de producción, etc. Estos ideales se concretan en los movimientos sociales que son la única luz de esperanza. Parten de lo local y particular, son por lo general pacíficos, y no son excluyentes en cuanto a ideologías, pues la base de estas es mucho más amplia y tolerante.
    ¿Esperanzas? Las justas. Lo que tú dices, la realidad real va por un lado y la realidad que ellos crean por otro, y son dos realidades que nunca podrán encontrarse, de modo que por ahí puede ir la esperanza. Yo mientras haré como si, pero sin demasiada fe.

    ResponderEliminar
  38. Miquel, creo que tu madre tiene razón en lo que te dice. Eso no impide que tú sigas desarrollando tu capacidad poética. La tienes. Sé capaz de armonizar ambos lados: los estudios y tus intereses. Te propongo que, además de aprobar, te plantees editar un libro de poesía con veinte o treinta poemas. Tienes que buscar un motivo que les dé cohesión, buscar un título y trabajar mucho puliendo y puliendo. Podría ser un proyecto para un año de trabajo. Luego podrías colgarlo en la red con ilustraciones (amigos que pueden ayudar o tú mismo)o intentarlo publicar yendo a editoriales regionales. La poesía joven tiene salida, pero hace falta claridad de ideas, marcarse objetivos y escribir mucho. Para seleccionar veinte poemas quizás haga falta escribir cuatro veces más.

    Tienes una sensibilidad muy fuerte. Eso es bueno, pero también tiene sus peligros porque te hace sufrir mucho más que otras personas de tu edad que son más inconscientes.

    Te duele el mundo y te da alfilerazos el amor y el deseo. Una combinación estimulante para componer poesía. Eres bueno. Márcate objetivos.

    Pero terminar la ESO y continuar estudiando debe ser un objetivo también prioritario.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Clares, no puedo estar más de acuerdo con tu valoración y punto de vista. No puedo añadirle nada. Gracias a ti y a todos los que os habéis pasado por aquí.

    ResponderEliminar
  40. Joselu... aunque sea en blanco, pero votar...Vota, si no entiendo que se pierde el derecho a protestar.
    No estaría mal un movimiento social que impulsase el voto en blanco...si además de la abstención sobre el 30% como poco, se encontrasen con un 40% de votos en blanco, seguro que más de una cosa cambiaba y esta colección de ineptos que tenemos despertaban y pensaban algo más en los ciudadanos y menos en ellos y sus pretensiones.

    ResponderEliminar
  41. No sé si entiendo bien el voto en blanco, pero he oído que se computa en favor de los partidos que han obtenido un 5% de los votos. No veo que socialmente tenga ninguna relevancia el voto en blanco, pero sí lo tiene la abstención. En todo caso, ahora nos dan carnaza para que vayamos a votarles. Cuando lleguen las elecciones publicaré en mi blog públicamente el sentido de mi voto y por qué. Será mi forma de votar. No computará, pero yo me habré desahogado.

    ResponderEliminar
  42. La historia no se repite. Entonces no tenemos por qué volver a lo de los años treinta del pasado siglo. Podemos hartarnos de nuestros políticos, de nuestros semejantes que no piensan como nosotros, de nuestros vecinos, de los extranjeros... pero para mí es una incógnita saber cómo acabará esta fiesta. Con los fascismos, no, desde luego. Con guerras... pues pudiera que tampoco. Tal vez, votando a un partido raro. Un partido, por supuesto de derechas, que tenga también alunas cosas de izquierda. Así sí. Pero un fascismo, resueltamente, creo que no.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...