Páginas vistas desde Diciembre de 2005

jueves, 12 de agosto de 2010

Muiñeiro de brétemas

La biblioteca de Foz (Lugo) se llama Manuel María (Manuel María Fernández Teixeiro) y tiene en la escalera una imagen de este poeta fallecido en 2004. He espigado entre los fondos de la biblioteca y he encontrado una edición de sus obras completas en dos tomos y un ejemplar de su primer libro de poemas, Muiñeiro de brétemas (Molinero de nieblas) (1950), firmado por el autor nacido en la Tierra Cha (Lugo) en 1929. Este libro tuvo el privilegio de ser el primero de poesía publicado en gallego después de la guerra civil. Conoció en Lugo, adonde fue a estudiar el bachillerato, a Uxío Novoneyra, Anxel Fole, Luis Pimentel y otros que lo introdujeron en el mundo del galleguismo donde se situó durante toda su vida, terminando por ser reconocido por algunos como el poeta nacional de Galicia. Su obra es muy extensa y abarca más de cincuenta libros de poesía, más algunas piezas teatrales, ensayo, artículos periodísticos...Es uno de los poetas más musicados,

Sus primeros títulos Muiñeiro de brétemas (1950), Elexías á miña vida pequeniña (1951), Morrendo a cada intre (1952)-Molinero de nieblas, Elegías a mi pequeña vida, Muriendo a cada instante- están impregnados de un sentimiento existencial que revela la desorientación vital, la angustia, el desasosiego y las contradicciones del joven poeta chairego en una búsqueda desesperada de luz. Estos libros pertenecerían a la Escola da tebra (escuela de la tiniebla) o a la Filosofía de la saudade en la más característica tradición de la lírica gallega. Manuel María tomó la palabra muy tempranamente con un objetivo claro: luchar por su tierra, por su gente, por su lengua, por su mundo cultural, en definitiva por su Patria, Galiza, en unos años oscuros en que otro gallego siniestro reprimía cruelmente a los españoles cualquier rescoldo de libertad y los sentimientos que tenían a Galicia como eje de proyecto nacional independiente.

Yo no soy gallego y soy escéptico sobre los sentimientos nacionalistas de cualquier tipo por muy dignos que puedan ser. Por otro lado, estos no añaden una brizna de riqueza lírica a los poemas que son compuestos con tales nobles y legítimas emociones. Alguien ha calificado a Manuel María como el Walt Whitman gallego (C. Gómez Torres, Manuel María: os traballos e os días, 2001). Pretendió, tras su inicio existencial, hablar en nombre de su gente, de su pueblo, de su estado de pobreza y postración (labriegos, mariñeiros, obreros, emigrantes que tuvieron que dejar la Patria en busca de otra fortuna...). No es difícil reconocer una explícita intención social, propia de las tendencias de los años cincuenta, que le llevó a militar políticamente en la clandestinidad y en los años de recuperación de las libertades en movimientos nacionalistas radicales para los que se convirtió en un modelo de entrega, fe y compromiso nacional.

Estos días he leído poemas y poemas suyos, no todos obviamente. He intentado hacer un recorrido por su obra pero la impresión que tengo es que no llega a emocionarme ni a cautivarme poéticamente. Lo veo demasiado explicativo y explícito, dice demasiado, subraya lo obvio, carga de palabras definidoras de los sentimientos lo que escribe, no deja el poema latiendo misteriosamente para que sea el lector el que recoja las vibraciones y las recomponga en su espíritu. Entiendo sus sentimientos y me parecen valiosos pero no me gusta que me lo expliquen todo. Su poesía no logra alzar el vuelo, se queda en un primer nivel en busca de la emoción lírica. Pienso que él sospechó siempre que no tenía el hálito poético necesario. No era Walt Whitman, pero lo intentó. Pienso incluso que fue excesivamente prolífico, escribió en cantidad lo que no logró en hondura y calidad. Intuyó que no era un buen poeta, pero le gustó identificarse con la imagen de un poeta al servicio del pueblo, de su Patria. Hay demasiada poesía de circunstancias. Depuró poco.

Significativamente tiene sus obras completas publicadas en dos volúmenes, pero tras su muerte, relativamente reciente, no percibo un eco de su obra. En internet apenas hay referencias, estudios o reflexiones sobre su poesía. Es prácticamente imposible encontrar poemas suyos. No pienso que sea un poeta esencial, pero sí que expresó un sentimiento, una manera de percibir la realidad de su tierra de un modo histórico-temporal que reivindicó una esencialidad en la identidad de Galiza. Comprendo sus fundamentos y los respeto pero no es un buen poeta por más que haya sido reclamado como modelo de bardo nacional.

Dejo unos poemas suyos. Es curioso que se le siga recordando por su primer libro de poemas Muiñeiro de brétemas o que acaben de reeditarse sus Elexías á miña vida pequeniña. Éste poeta existencial, contradictorio, confuso, angustiado, de sus primeros años es el único que logra alcanzarme de alguna manera.

Son home. E sei que non teño salvación.

Todo está pecho ao meu redor.

Perdín a inocencia dos meniños.

E berro como un tolo.

E cúspolle ás estrelas.

Malia a miña suficiencia

leo libros e libros que non matan

o desacougo interior que vai en min.

Son unha noite moura entre dúas noites.

Nacemento e morte determinan a vida.

Pregúntome a min mesmo porque son.

Non teño resposta para as preguntas

que se erguen imperiosas no meu fondo.

Non atopo algo de luz

coa que poida alumar a miña tebra.

E ando sempre loitando sen acougo

anque sei que perdín a miña guerra.


Camiños de luz e sombra (1959)


Soy hombre. Y sé que no tengo salvación.

Todo está cerrado a mi alrededor.

Perdí la inocencia de los niños

Y grito como un loco.

Y le escupo a las estrellas.

A pesar de mi suficiencia,

leo libros y libros que no extinguen

el desasosiego interior que va en mí.

Soy una noche oscura entre dos noches.

Nacimiento y muerte determinan la vida.

Me pregunto a mí mismo por qué soy.

No tengo respuesta para las preguntas

que se yerguen imperiosas en mi fondo.

No encuentro algo de luz

con la que puede alumbrar mi tiniebla.

Y ando siempre luchando sin sosiego

aunque sé que perdí mi guerra.

*********************************************************

Eu son para min

toda-as interrogacións,

todal-as estatuas,

todol-os misterios,

e todal-as cumes xeadas de evanxeos.

Os ollos contémprame

Na impura prata dunha soma

Moendo ó vello sembrante

Que borra ó indecible desta morte

Chea de agonías e de bágoas”.

Muiñeiro de brétemas, 1950.


Yo soy para mí

Todas las interrogaciones,

Todas las estatuas,

Todos los misterios

Y todos las cumbres heladas del evangelio.

Tus ojos me contemplan

En la impura plata de una sombra

Que muele el viejo semblante

Que borra lo indecible de esta muerte

Llena de agonías y de lágrimas.

12 comentarios :

  1. Sólo se habla de poesía nacionalista cuando corresponde a una lengua minoritaria; imagino que si el castellano ocupase el lugar del catalán o del gallego, buena parte de nuestros poetas preferidos serían considerados nacionalistas o patrióticos (Machado, Diego, Unamuno, etc.), sin considerar lo poético por encima de las circunstancias sociopolíticas. No conozco la obra de este poeta que citas y apenas he leído poesía gallega más allá de Rosalía de Castro. Quizá sea la palabra "desasosiego" del primer poema me lleve a Pessoa, aunque veo que los temas son bastante clásicos en toda la poesía moderna.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Un poeta puede dejar latiendo misteriosamente un poema pero no conozco a ninguno que lo haya conseguido continuamente
    Basta una metáfora para salvar un poema.
    Supongo que este poeta que nos traes con tan larga trayectoria tendrá de todo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Un desasosiego muy rimbaudiano, salvando las distancias.

    ResponderEliminar
  4. Josep, la poética de los años cuarenta en buena parte se orientó hacia los temas existenciales partiendo de un sentimiento de extrañeza, desarraigo y desolación. En la literatura en lengua castellana son conocidos libros de poesía como Hijos de la ira de Dámaso Alonso, Ángel fieramente humano o Redoble de conciencia de Blas de Otero, Tierra en nosotros de José Hierro. En la literatura gallega también se da el tránsito de una poesía existencial a una poesía social como la que representa Manuel María, al que poco a poco, a medida que lo voy conociendo más, me resulta más cercano.

    ResponderEliminar
  5. Rubén, tienes razón, a un poeta se le recuerda por algunos poemas. No es fácil alcanzar el éxtasis lírico de Noche oscura del alma o las Coplas de Jorge Manrique o Un limonero lánguido de Antonio Machado por poner unos ejemplos evidentes. Quizás, como dijo Borges tal vez, un poeta sólo escriba un buen poema en su vida o muy pocos. Pero no he encontrado en Manuel María aquellos que logren conmoverme. Pienso que fue un hombre íntegro, comprometido, al servicio de lo que consideraba su misión, enraizado en su tierra Cha. Pero no logra cautivarme. De ahí mi crítica no muy positiva. Me gustaría que interviniera alguien que conociera a este poema con más fundamento que yo, que soy un turista de la cultura gallega en este verano sumergido en su poesía. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. Antonio, a medida que profundizo -con dificultad y escaso conocimiento- en las culturas y literaturas de nuestro país (castellana, gallega, catalana, vasca), me doy cuenta del poderosísimo impulso con que cuentan en la base. España es un país muy complejo -tal vez todos los países lo sean- y tiene literaturas muy ricas que merecen con orgullo el calificativo de españolas. España tiene cuatro tradiciones literarias que buscan quizás su impermeabilidad respecto a las otras, pero es imposible. Me gusta que se otorgue el premio nacional de literatura a obras no escritas en castellano, y también me gustaría que un día el día das letras galegas estuviera dedicado a Ramón María del Valle Inclán, gallego hasta la médula y perteneciente a una generación extraordinaria llámese como se llame y que tuvo a dos vascos (Unamuno y Baroja), un gallego (Valle), un andaluz atípico al que no le gustaban los toros ni las procesiones (Antonio Machado), un levantino que se sumergió en los pueblos de España (Azorín)... Es un placer investigar la poesía gallega contemporánea, pese a mis precarios medios y escaso conocimiento. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Sólo tengo unos minutos JOSELU,

    eres afortunado, jajaja... mis prisas te liberan de mi rollo :-) pero no podía dejar de decirte, hola!!

    TE DEJO UN REGALITO ;-)

    ( Observa que indirecta le envía al que fuera en su día "ministro de información y turismo" :)))

    Admiro a los que defienden y se enorgulleces de lo suyo, de sus raíces. Pero no me gustan los resentidos, no digo en absoluto que él lo sea, pero en Galicia hay muchos, supongo que como en todas partes.

    Muchos besos JOSELU, feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En galicia hay resentidos porque nos han quitado lo que es nuestro María, y lo que tu llamas resentidos, son INDIGNADOS.
      Galleguistas que aman sus raíces.

      Eliminar
  8. María, me ha costado entender el audio del vídeo que me has dejado. Lo he intentado dos veces, pero creo que no he podido asimilarlo al cien por cien. Lo intentaré de nuevo. Lo que he captado me ha parecido deplorable. No sé si lo he entendido muy bien porque no quiero hacerme una idea antes de volverlo a escuchar. Si este era el verdadero Manuel María, creo que me ha defraudado totalmente. Era un poeta pequeño, pero como ideólogo era más pequeño todavía.

    ResponderEliminar
  9. Los poetas normalmente entran a la primera, pero hay otros que a lo mejor necesitan que sus poemas se mastiquen y asimilen un poco más...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. La poesia no es mi fuerte pero ese primer poema me ha gustado por lo que dice. Pero.. que prolífico es Galicia en cuanto a poetas, no me lo podía imaginar. Abrazos Lola

    ResponderEliminar
  11. Mira JOSELU,

    estoy haciendo tiempo para ir al aeropuerto a buscar a mi hija y te acabo de leer, me temo mucho que has entendido bien. Por eso te decía lo de los resentidos, es verdad que lo que le has escuchado sólo son dos poemas, pero dicen más que suficiente de lo que algunos suponen ha de hacer por una lengua y con qué desprecio califican a los que no la usan. A mi personalmente, me da pena.

    Si por una lengua, hay que ametrallar, lo siento, mejor quedarnos todos mudos.

    Besos JOSELU, siento la mala impresión que te ha causado, no buscaba eso, sólo que escucharas su voz. Pero a mi, en su día, me ocurrió lo mismo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...