Páginas vistas desde Diciembre de 2005

lunes, 24 de noviembre de 2008

Gorilas en la niebla

El pasado jueves bajé a Barcelona a ver en el CCCB la exposición gratuita  World Press Photo 08 con una selección de las mejores fotografías tomadas en el mundo por fotoperiodistas. Había muchas y muy buenas ambientadas en los cinco continentes, pero quiero traer a colación algunas que me produjeron una gran impresión dentro de los conflictos actuales del mundo. Ambas son relativas a África: una de ellas es la que aparece arriba (Brent Stirton)  Es la foto de un gorila de montaña muerto en el parque de Virunga (República Democrática del Congo). Los guerrilleros del general Nkunda lo han matado, quizás por diversión, junto a varios ejemplares más. Esta acción se inscribe dentro de la guerra llamada de baja intensidad entre las milicias tutsis, aliadas de Ruanda y las fuerzas militares en desbandada de la RDC. Los diecisiete mil cascos azules de la ONU están resultando totalmente inútiles y no son capaces de defender a la población civil de los desmanes de los rebeldes y del ejército congoleño. Más de doscientas cincuenta mil personas han huido y se hacinan en campos de refugiados improvisados. Las mujeres son violadas y los niños, que no consiguen refugiarse en la selva a tiempo, son asesinados, sea por las milicias tutsis o por el ejército congoleño, o por los mai mai o por la guerrilla hutu.

 La foto del gorila muerto me inquietó. Quedaban unos setecientos gorilas de montaña en el parque Virunga. Su supervivencia, en zona de guerra, cada vez es más precaria. Estos animales tímidos y pacíficos, de aspecto imponente, están indefensos y mueren por defender a sus crías. Mi hija Lucía, de nueve años, hizo en el colegio un trabajo oral sobre los gorilas. Fuimos al zoo de Barcelona a observarlos durante varios días. La foto le ha impresionado y me ayuda a escribir este post. No entiende por qué los han matado ¿para divertirse?. Sabe que también habrán aprovechado para llevarse sus crías y venderlas a algún zoo. Piensa que hay hombres muy malos. Los gorilas no les han hecho nada para que los maten, es muy triste, desaparecerán los gorilas del mundo. Quedan menos de setecientos gorilas de montaña en el mundo. Son muy pocos. Ella piensa que los gorilas han de vivir en libertad porque sabe que los gorilas en los zoos no saben buscarse luego la comida, no son libres. Tienen un espacio muy pequeño para vivir y la gente los mira como diciendo “Te han cazado. Te lo tienes merecido por ser agresivo”, pero en realidad son muy buenos y no son agresivos si no les provocas.

 
Estas eran palabras de Lucía. Es coautora del post. Me gusta compartir sentimientos con ella. Es muy sensible y siente las cosas que pasan en el mundo. Otra fotografía que me impresionó fue la del general Nkunda, el guerrillero tutsi que está avanzando hacia Goma (Kivu norte) y provocando la huida de miles de personas y el asesinato de muchas. No tengo la foto de la exposición  pero puedo explicar que es un militar joven, de aspecto prepotente y chulesco, que se mueve en lujosos automóviles. En la foto se le veía con sombrero de cowboy flanqueado por dos soldados con fusiles de asalto. Occidente se lava las manos y se aprovecha de las inmensas riquezas del suelo congoleño: coltán, casiterita, diamantes..., que son vendidas para comprar armas y lujo para los señores de la guerra.

 Ayer también vi la película El jardinero fiel dirigida por Fernando Meirelles -el director de La ciudad de Dios-. Está ambientada en Kenia donde se produce una intriga de connotaciones ominosas. Una compañía farmacéutica británica está probando entre los africanos más pobres un medicamento para curar la tuberculosis (que en caso del SIDA va frecuentemente asociada a él), de la que se espera una epidemia a nivel mundial. El medicamento tiene efectos secundarios y produce la muerte de muchos que lo toman. El resultado de las pruebas es ocultado por las ganancias multimillonarias que están en juego. Tessa Quayle, la mujer de un diplomático, militante comprometida con las causas de los más débiles, lo descubre por lo que será asesinada brutalmente…

 Hay algo que se dice en la película que me hizo pensar: occidente tiene muy mala conciencia respecto a África; por eso las acciones de las Naciones Unidas y la ayuda humanitaria como contrapeso de la explotación y el expolio a que son sometidos los africanos, o la intervención interesada en guerras, o el aprovechamiento de sus recursos minerales, o los experimentos farmacéuticos, o  la pandemia del SIDA de dimensiones gigantescas, o la venta de armas a todos los bandos… El sentimiento de culpa es inmenso pero no impide nuestros negocios de todo tipo. No sé si el fundamento de la película de Meirelles es sólido, pero sí muy creíble. ¿Cómo voy a explicar a Lucía el funcionamiento del mundo en que vive? Vio la imagen del gorila asesinado y se estremeció, pero esto sólo es la punta del iceberg que sobresale de África

Un endiablado problema. Cómo explicarles el mundo a los niños. 

18 comentarios :

  1. Hola de nuevo Joselu.

    Sobre los gorilas de Virunga hay un soberbio artículo en la National Geographic de hace dos o tres meses. Si puedes echarle un ojo, te lo recomiendo.

    Las matanzas indiscriminadas de primates parecen moneda corriente por parte del otro mono, el cruel y despiadado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Joselu,

    los niños confunden la fantasía con la realidad hasta, más o menos, los diez años.
    Lucía tiene toda la vida por delante para entender las atrocidades de este mundo. Permítele que viva su infancia, acompáñala, pero, déjala que siga en su dulce confusión. Creo que le harás un favor.

    Saludos.

    A.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con Antonio en que no hay que despertar al que duerme, cuando duerme de forma natural, por su edad, como tu pequeña, pero tampoco creo que haya que mentirles y mantenerlos en un falso mundo sonrosado. Sin detalles graves, se le puede decir que hay injusticias y maldades en el mundo, lo que ella ya intuye a la vista de esa penosa fotografía.
    Lo que está pasando en África no tiene nombre ni fin, yo no sé cuándo podrá acabar ese desastre para las pobres personas. Joselu, yo también vi El jardinero fiel y me quedé impresionada. Creo que dice mucha verdad, aunque la historia particular sea ficticia.

    ResponderEliminar
  4. ya hablamos un poco de esto en mi blog con lo de Jesus Camp, creo que va por el mismo que otros comentarios que ya te han dejado, a los niños mejor no tocarlos.

    Tu hija Lucia, tiene ya 8 años y poco a poco le puedes ir explicando como son las cosas, no hay que esconderles nada ni mentirles, pero dejala que sueñe aún. Yo creo que es en la adolescencia a partir de los 12 o 13 cuando ya hay que serles realmente francos y pedirles su opinion. Ahora hay que escucharlos y aconsejarlos, pero no demandarles.

    Aunque tu ya tienes mucha más experiencia que yo y que te voy a contar.

    Lo de Africa, pfff, hay para escribir mil páginas. Yo siempre recomiendo Ebano. Sino me apunto lo de la peli para verla.

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Lo siento pero ya se pueden dar por extinguidos los gorilas. Que ironía, se pude clonar al mamut -que muy probablemente aniquilamos nosotros- y resucitarlo, pero no impedir que se extingan los elefantes. Bueno, no sigo que después me llaman pesimista.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  6. Igual que Antonio pienso que tiempo para desengañarse tendrá mucho, para entender las atrocidades de este mundo no lo sé, no sé si en ellas cabe el entendimieto.
    Sólo tengo 17 años y no dejo de sorprenderme y sobrecogerme cada día viendo lo que pasa en el mundo y si trato de entenderlo me colapso. Sera la edad...
    A veces cuando me pasa esto me refugio en mis primos. Són menores que yo, cada uno de una edad distinta, entonces me meto en su mundo, juego con ellos y todo es mucho más sencillo.

    Benedetti dijo con leves palabra que: "el mundo es esto en su mejor momento una nostalgia
    en su peor momento un desamparo
    y siempre siempre
    un lío"
    Es una verdad parcial.
    Yo cuando estoy cabreada lo defino con distintas palbras...
    Entiendo que te impresionara la imagen del gorila.

    ResponderEliminar
  7. Yo discrepo de varios de los comentaristas. Creo que es bueno hablar de los problemas sociales con los niños y hacerles descubrir las verdades, aun sabiendo que su inocencia no puede explicarlas. Se cometen actos tan brutales y con tanta frecuencia que se hace difícil esconder la realidad a los ojos de nadie.

    Quizá Lucía encarne la utopía de salvar al mundo de atrocidades como las que mencionas.
    Ojalá. Cada generación es una semilla de esperanza. No dejemos que esa esperanza se muera en la infancia sobrepotegida y se desvanezca en la edad adulta.

    ResponderEliminar
  8. Yo ya no soy una niña y tampoco entiendo el mundo... Creo que por eso me gusta "refugiarme" en mi taller infantil, con un marco de libros y el pretexto de leer podemos (puedo) escapar de mundo y volver a tener fé...

    No sé si hay que ocultarles la realidad... no me considero apta para opinar, pues no tengo hijos. Sin embargo si estoy segura que los niños de hoy serán los adultos del mañana. Lo que hagan del mundo dependerá de la visión que tengan y mantenerlos en una burbuja no ayudará a su desempeño en la vida adulta.

    Te lo dice alguien que todas las semanas habla con sus niños de hadas, duendes y príncipes encantados, pero también hablamos de los otros niños -los que no pueden ir al taller, los que no pueden ir a la escuela ¿por qué? me preguntan los chicos. Les explico, y ellos entienden, a veces me parece que entienden mejor que muchos adultos "léidos".

    Procuro enseñarles -a veces también a los padres- a brindar ayuda, a no estar conformes con las desigualdades. No pueden hacer mucho, pero si pueden llegar a su casa y lavar los juguetes que no usan y traerlos al taller en donde los ponemos listos para regalo y los llevamos a hogares y comedores comunitarios.

    Otras veces, los exhorto a ahorrar unos pesos durante un mes y con lo que juntan, compramos un libro NUEVO para que otros chicos tengan la misma oportunidad de leer que ellos. ¡las caritas de quienes los reciben no tiene precio! mientras se sumergen en sus páginas, se olvidan de su cruel realidad... quisiera pensar que es para ellos una oportunidad.

    Es muy poco lo que podemos hacer por cambiar el mundo, pero mi humilde opinión es que hay que mirar al otro, salir del cómodo sillón de clasemediero acomodado que debate frente a un café las injusticias del mundo y las posibles soluciones.

    Me fuí un poco del África jeje... pero aquí en mi segunda patria, Argentina, también hay mucho qué hacer y mucho camino por andar.

    Besos amigo
    ah! ya podés votar!!!

    ResponderEliminar
  9. JL, gracias por compartir, ante todo, tu sensibilidad. Esta situación que describes, a partir de las dos fotografías y el film, me recuerda otra película que de seguro has visto: Hotel Rwanda. Yo siempre ando atrasado en películas y solamente la vi el año pasado y me hizo llorar varias veces. Es trágico lo que sucede en el mundo.

    PD: antes que explicarle el mundo a tu hija, o a mis niños que también dicen cosas parecidas, a veces es mejor dejar que ellos nos lo expliquen a nosotros, como ella hace aquí. Ellos van directo al grano cuando les pides su opinión.

    ResponderEliminar
  10. Joselu: ya sabes que mi hija mayor tiene la edad de tu Lucía y no trato de apartarla de lo inocente e ingenuo que florece en ella, pero no me ando con medias tintas a la hora de explicarle cualquiera de las cosas horrendas que pasan en este mundo y más que pensar en su adultez lo hago en el camino previo a recorrer, necesito que ella sepa que en el enfrentamiento entre el bien y el mal hay más desenlaes posibles que los de los cuentos de hadas, prevenirla de que existe la maldad es a mi juicio una manera de enseñarla a defenderse y de que escoja su bando a propia voluntad, conozco a personas que pueden considerarse realmente crueles por su grado de desconsideración hacia sus semejantes, ya sean conocidos, amigos, familia y no obran de mala fe, me consta, sólo que siempre los consintieron a tal nivel que no aprendieron a discernir entre la mala intención y el mal efecto...
    Si yo talo un árbol para hacer unas hermosas postales y enviarlas a mis seres queridos con hermosas dedicatorias, cuando ellos las reciban no pensarán en la desforestación, mi obra fue fruto de un buen deseo, no alcancé a medir sus consecuencias, por eso reza un refrán que de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno.
    Y hablando de infierno eso es lo que han hecho de África, los círculos del hambre,la pobreza, la guerra, el saqueo,la colonización, el racismo, las luchas étnicas, la desnutrición, el analfabetismo, el SIDA,... y la culpa se revuelca de un extremo a otro de este planeta y por varios cientos de años, es bueno que tu hija la mía se conmuevan por la muerte de un gorila, por la de los niños en la guerra, que crezcan conscientes de las injusticias las puede hacer mejores, porque al menos algo ya es una certeza y es que como padres no estamos en condiciones de ofrecerles un mundo mejor, no basta con los buenos deseos que podamos tener para hacerlo,
    La niebla cubre mucho más que Gorilas y ¿cómo hacer luz?,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. ¿Cómo explicarle el mundo a Lucia? Sin mentirle. Pero eso sí, cada cosa a su tiempo, no avances temas que no necesita conocerlos a su edad, a no ser que sea ella la que se interese.

    Occidente está plagada de excusas sobre África. La mayoría, escondidas. AFRICA, lo que significa, lo que simboliza, su pobreza, sus guerras..estoy segura de que han nacido con un empujoncito de Occidente.

    Les interesa, y eso les parece un motivo convincente.

    Y yo, yo no sé como no les duele todo el hambre del mundo.

    ResponderEliminar
  12. Puede que El Jardinero Fiel sea ficción, pero cuando la vi recordé un documental que vi accidentalmente (porque desde entonces acumulo misantropía)sobre cómo Gillete impedía el uso de una vacuna contra la enfermedad del sueño (otra de las pandemias africanas). Quizá trate este tema en mi próxima botella.

    Debe de ser duro ofrecerle el mundo a Lucía, pero eso, como mínimo, tiene que ser nuestra lucha: pasar la voz de los que no tienen.

    ResponderEliminar
  13. Yo conocí una parte de África durante ocho años, el entonces Sáhara español, aunque entonces no era muy consciente de lo que aquello significaba. Hasta muchos años después no lo he entendido. Mi padre era militar, por lo que mi visión de la situación era muy diferente de la actual. Entonces en mi familia y en mi entorno se vivió el abandono (o la descolonización, según versiones) como una huida necesaria puesto que los "moros" se habían levantado en armas contra España, ésta se defendió y luego se largó. Lo cierto es que aquella ocupación fue injusta desde el principio, como todas las "colonizaciones". Los saharauis vivían tan ricamente sin nosotros y ahora están en tierra de nadie, en campos de refugiados miserables sobreviviendo gracias a la ayuda de unos pocos. Nadie da la cara por ellos, nadie se atreve a plantarle cara al rey marroquí porque hay muchos intereses de por medio y nadie es capaz de sacar adelante el ansiado referéndum. Total, ¿cuántos son? ¿70.000, 80.000? A quién le importa... África es la vergüenza de Occidente, la ha sangrado y expoliado durante siglos y lo sigue haciendo. Por muchas películas que se hagan sobre el tema (no habéis mencionado "Diamante de sangre", que es muy buena)nunca sabremos de verdad lo que pasa allí. Las novelas de Vázquez Figueroa también retratan muy bien lo que África es y significa. El hombre blanco siempre se ha creído con derecho a ocupar cuanto territorio se le antojara, lo ha esquilmado y se ha ido dejando tras de sí un rastro de dolor y sangre. Siempre ha encontrado justificación para ello porque iba a "educar" a los "salvajes", y lo seguirá haciendo.
    ¿Hay que decir la verdad del mundo en que vivimos a los niños? Yo nunca miento a mis alumnos, pero no les cuento lo que creo que no van a entender. Poco a poco lo van descubriendo por ellos mismos. El sufrimiento innecesario no es formativo, ya es bastante con el dolor que tienen que soportar algunos desde muy temprano por las circunstancias familiares (separaciones, enfermedades, malos tratos, muertes prematuras...) Como mucho, y ya es difícil, se les puede intentar alejar del consumismo excesivo y hacerles ver que no todos los niños del mundo son tan afortunados como ellos. Los de la pública lo saben ya, porque conviven con compañeros de toda nacionalidad y condición, y eso ya es de por sí una lección de vida que no viene en los libros. No es bueno meter a los niños en una urna de cristal como intentan algunos.
    Un abrazo, colega. Y preciosa la foto del gorila, la pusieron una noche en el informativo de Iñaki Gabilondo.

    ResponderEliminar
  14. Siempre que puedo suelo visitar la World Press Photo y he visto varias exposiciones en ocasiones anteriores y siempre encuentro alguna foto impactante. Sin duda, la del gorila de Virunga lo es. Como fotografía me parece fantástica pero lo que refleja es un horror en toda regla y también los niños deben conocer esa realidad, coincido con Lu. Felicidades a Lucía por la coautoría del artículo, que nos visite algun a otra vez.

    ResponderEliminar
  15. Primero me cautivó la foto, pero en tu escrito despiertas preocupaciones que aún no había sentido con respecto a mi niño que apenas empieza a hablar. Es una triste situación por la que pasan los animales y las personas en Africa, tanto como, explicárselo a los niños.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Creo que en general los niños son más sensibles a lo que les rodea que muchos adultos. De ahí la sensibilidad de tu hija. El problema es que muchos padres no están tan concienciados como tú de enseñarles en qué mundo viven a sus hijos.

    Es cierto que Occidente tiene muy mala conciencia con respecto a África y se nos intenta confundir la caridad con la justicia. Pero sí se está actuando, al menos desde Naciones Unidas. Soy voluntaria de Unicef y veo el enorme trabajo que se tiene con la infancia en este continente y en otros. El problema es que, al menos en el caso de Unicef, al ser parte de un organismo oficial, tiene que actuar con cautela para "convencer poco a poco", no puede lanzar campañas agresivas, sino tratar de convertir en aliados a los gobiernos: es algo así como "si no puedes con tu enemigo, únete a él" pero para tratar de llevarle a tu terreno aunque sea un poquito.
    Un saludo

    p.d. Gracias por tus consejos sobre la EDad Media, te agradecí en mi blog. Estoy pensando un post para explicar las conclusiones ;)

    ResponderEliminar
  17. Voy a buscar una plantilla y te voy a enviar la información.

    ResponderEliminar
  18. Me duele esta foto tanto que no puedo mirarla. Me duele, me duele mucho.

    M

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...