Páginas vistas desde Diciembre de 2005




sábado, 8 de mayo de 2021

La naturaleza estética del mundo...


 

11 comentarios :

  1. No sabría que contestar, JOSELU.
    La belleza entra en el estudio de la estética, y su antítesis, la fealdad.
    Pero la pregunta debería centrarse entonces en ¿qué es es el mundo?, y la verdad es que la respuesta da para tantas personas como lo habitan.
    El mundo será bello y bueno a la medida que se nos "porte" bien, y a la inversa cuando suceda lo contrario.

    Para mi el mundo no es muy feo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda es problemático sostener que todo lo que sucede en el mundo es estético porque no todo es hermoso. Existen la fealdad, la maldad, el dolor, la injusticia, la opresión, la enfermedad, la guerra, la muerte... Nuestro universo no parece alentar la consideración que lo lleve a ser puramente estético. Harían falta unas dosis enormes de cinismo para abstraernos de que existe el mal en el mundo. Sin embargo, el arte, la experiencia artística, puede convertir todo lo visible y lo invisible en algo estético que permite contemplarlo con distancia, uniendo a esa distancia una consideración moral, no aislada de lo estético. Según Susan Sontag "el divorcio entre lo estético y lo ético carece de significado". Y si el artista es capaz de convertir la fealdad de la vida, con sensibilidad y educación, en algo estético, no exento de ética, nos encontramos en el territorio del arte y el modo de experimentarlo. Hay muchas obras artísticas que recrean el mal metafísico y humano, la crueldad, pero nuestra mirada incorpora a nuestra conciencia el horror para convertirlo en algo nutritivo que apela a nuestra conciencia y puede ser fuente de placer contemplativo, no porque nos lo produzca el mal en sí sino la mirada estética que presupone la distancia y el desinterés. Todo lo humano puede ser objeto de mirada artística. El mundo puede ser lo que sea, pero considerado artísticamente nos nutre. Una trilogía sobre lo innombrable como la de Primo Levi que comienza con Si esto es un hombre, nos estremece pero el lector goza con la expresión atinada de la condición humana expresada con arte. El arte nunca es transparente. Queda en medio, la mirada del artista, su estilo.

      Un fuerte abrazo, Miquel.

      Eliminar
  2. El mundo, el entorno, lo que nos rodea, antes que un pensamiento conceptual es una percepción visual (la percepción más imponente que tenemos), con la percepción visual de lo que nos rodea, al llegar a este mundo, tenemos nuestra más inmediata idea, si es que se puede llamar idea, o más bien imagen, del mundo, del mundo que alcanza nuestra mirada, claro.

    Así que no sé si en último extremo, como afirmaba Sontag, o es un continuum en nuestro periplo. Es decir, tenemos el mundo como un fenómeno estético que tenemos que ir conceptualizando a medida que lo conocemos, lo que implica acrecentar la incertidumbre (solo sé que no sé nada, decía Platón, por cierto, un estudioso de la Estética). En las cavernas dibujaron bisontes, ciervos, caballos, cazadores; imágenes, el entorno como un fenómeno estético, la inmediatez del mundo que no precisaba ser conceptualizado en profundidad, pues si te ponías a ello, el despiste te suponía ser devorado por un oso de las cavernas.
    Esa visión, nunca mejor dicho, del mundo como fenómeno estético es nuestra raíz más profunda, de allí ha crecido el árbol hasta adquirir proporciones desmesuradas.

    Al final uno contempla extasiado un majestuoso arcoíris después de la tormenta, o el amanecer desde un acantilado frente al mar… y sabe que no necesita palabra alguna que acuda a su cabeza, simplemente estás inmerso en la experiencia estética, visual, embriagado con esa visión. Luego, una vez pasada la “borrachera estética” podrás, o no sino quieres, conceptualizar, poner palabras a ese momento, seguramente poco tengan que ver esas palabras con el fenómeno físico y visual en sí, puede que en ese instante simplemente te susurres que merece la pena vivir, sin más.

    Un abrazo, Joselu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las reflexiones de la Sontag son ciertamente muy complejas y el lector ha de esforzarse en seguir el proceso del discurso. Tienes toda la razón en que la raíz del fenómeno estético es la percepción. Yo lo llamaría "la mirada" que no solo es puramente visual. Dicen que el poeta Homero era ciego. Es también existencial, moral y, por tanto, un fenómeno de conciencia que es transmutada en algún tipo de belleza, sea la de los hombres de las cavernas, las estatuas y edificios de la Hélade, el Renacimiento o el Art Nouveau, por poner solo unos ejemplos. El ser humano mira y conceptualiza -como expresas con rigor- y luego convierte en arte el conjunto de la experiencia vivida. Por eso el arte, como bien dices, esa visión es nuestra raíz más profunda. De ahí la necesidad del arte para nutrir la conciencia humana. No todos somos capaces de la creación artística pero podemos ser gozosamente observadores de la misma. Tal vez los tiempos nuevos han restado grandiosidad a este proceso. La mirada de los antiguos era mucho más ambiciosa y profunda. Hoy nos hundimos en lo banal y horizontal. La experiencia estética no es totalmente lineal ni de masas. La masa está reñida con ella. La experiencia estética es individual, reside en la conciencia del ser. Todo lo humano puede ser convertido en un fenómeno estético, pero se necesita la mirada del artista y su arte creativo.

      Gracias por hacerme pensar, Paco. Contestar es un ejercicio muy interesante cuando hay propuestas tan sugestivas. Un abrazo.

      Eliminar
  3. No estoy muy seguro de esa afirmación. A veces observo a mi gato y intento ponerme en su lugar, no lo consigo, claro, pero me doy cuenta que el mundo también existe a través de su mirada y sus sentidos. Hay veces que está a gusto y otras incómodo. Supongo que la estética no pertenece al mundo animal, pero solo es una suposición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que esta consideración -bastante problemática, por cierto- se refiere fundamentalmente a la mirada como humanos. La existencia de los animales es para nosotros un misterio, no creo que el arte o la estética sea propio de ellos. Sin embargo, cuando veo a los gorrioncillos que vienen a mi terraza a comer las miguitas que les echo, siento emociones por las analogías que me sugieren referentes a la pureza, la libertad, la presencia absoluta sin reflexión. Pienso que los animales son puro presente sin culpa, sin resentimiento, sin ira, sin deseo... Todo eso que anhelamos conseguir mediante métodos meditativos los seres humanos. Tienes razón, Manuel, la estética es esencialmente humana. No sabemos si otras civilizaciones en el universo la tendrán en sus parámetros. Un cordial saludo.

      Eliminar
  4. He tenido que buscar el contexto de esta frase que aparece en ‘Sobre el estilo’, un artículo de 1965, originalmente publicado en la revista Partisan Review, referido al contenido y el estilo en la obra literaria, en el que termina aceptando: «Cuando un discurso, un movimiento, una conducta o un objeto se desvían un tanto del más directo, útil e insensible modo de expresarse o de estar en el mundo, podemos considerarlo como poseedor de un “estilo”, y como autónomo y ejemplar a un tiempo», descartando que el estilo en la obra literaria tenga un función puramente decorativa.

    La frase citada (Y el mundo es, en último extremo, un fenómeno estético) de forma aislada me recordó al deconstructivismo en su crítica al platonismo y la idea de formas verdaderas, o esencias, que tienen prioridad sobre las apariencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí varias veces el contexto de esa cita que aquí aparece desgajada de él, pero preferí aislarla para darle otro sentido al original. Ha habido ocasiones en que he sido tachado o acusado de esteticista por darle un formidable valor al fundamento estético de algunas cosas. ¿Es cierto que la vida es un hecho estético? No soy capaz de llegar al deconstructivismo en su crítica al platonismo, no soy ducho en esa relación que no llego a entender. Hoy he estado en una misa en recuerdo de una mujer recientemente fallecida, madre de un compañero de mi mujer. Para mi sorpresa la misa ha sido interesante estéticamente aunque yo no pudiera compartir el fondo religioso de la misma. La he valorado estéticamente y la he respetado, dándome cuenta de que hay personas muy valiosas que son cristianas sin hacer alarde de ello ni intentar convencer a nadie. Por otro lado hay gente que odia a la iglesia y la religión. Yo no soy creyente pero he sentido verdadero respeto por lo que he visto allí, el sacerdote, los cánticos, las dos mujeres que cantaban y tocaban la guitarra, dar la paz, la comunión, la bendición final... He visto todo como algo estético y era hermoso. No puedo dejar de ver la vida como un extraordinario espectáculo estético en que el valor, las ideas, la congruencia, el dolor y el sufrimiento incluso, tiene todo un valor estético. Entiendo por estético a lo que nos aproxima a la belleza. Hay mucha belleza incluso en lo oscuro. El otro día vi alguna imagen de Pablo Iglesias llorando al salir del hemiciclo. Me pareció estético, el dolor ennoblece a las personas. Lo que ha aprendido este hombre en pocos años en lo que debería ser madurez, muchos lo aprenden en la adolescencia. He tenido a alumnos adolescentes más maduros que él, no es difícil. Todo fenómeno humano por desgarrador que pueda ser sugiere belleza. Por eso saqué fuera de contexto esta cita que, como dices, puede interpretarse de un modo más complejo... Y sí, en el fondo de todo está el estilo. Tú tienes un estilo como escritor, es inevitable. Cuando leo tus textos sé que nadie los puede escribir sino tú. Igual que cuando leo a Juan Poz. Es la firma indeleble de todo lo que somos, como respiramos, cómo amamos, cómo somos padres, cómo escribimos, cómo somos ignorantes y cómo somos cínicos o todo lo contrario, generosos y agradecidos.

      Eliminar
    2. Alumnos más maduros que Pablo Iglesias a día de hoy. Interesante. Menuda afirmación. Un día dedicas una entrada a la inmadurez de Pablo Iglesias que me gustará leerla.

      Eliminar
    3. No no voy a escribir sobre Pablo Iglesias, ya lo he hecho en par de ocasiones en que me comentaste al respecto. Una vez en 2014 tras haber ido a ver un mitin de Podemos en Barcelona. Sin duda, hay cristales para ver todo desde diferentes puntos de vista. Hay quien ve en PI a un San Sebastián, injustamente asaeteado por la vil derecha fascista, idealista y romántico. Y otros que tienen una visión muy diferente. En todo caso, lo que es seguro es que dará algún salto para seguir siendo el centro de atención porque lo cierto es que es adicto al protagonismo. Tenemos PI para rato, ahora está recargando pilas. Pronto lo tendrás de nuevo.

      Eliminar
    4. Ahora toca Yolanda Joselu, desde el cariño, ahora Yolanda, éste ya desde algún medio de televisión va a ser difícil que tome decisiones que puedan afectar a nadie.

      Eliminar