Páginas vistas desde Diciembre de 2005

lunes, 19 de abril de 2010

Esto es lo que hay

For the love of God, Damien Hirst, calavera realizada con diamantes y vendida por 74 millones de euros.

Me gusta visitar exposiciones de arte contemporáneo. No soy un experto ni alguien especialmente cualificado para opinar, salvo para plasmar mis impresiones de modo elemental y con unos básicos conocimientos sobre historia del arte y en especial el que viene de la corriente conceptual que se inicia en alguna manera con Marcel Duchamp.

Muchas veces salgo completamente insatisfecho con lo que veo. Bajo la etiqueta de arte conceptual (que puede ser cualquier cosa) se esconde mucha banalidad y ausencia de sentido, salvo que ése sea el último significado que se quiera expresar. ¿Qué es el arte? Es una pregunta que no tiene una respuesta fácil. Cada época se lo ha planteado de una forma distinta. Los pintores que decoraron las cuevas de Altamira (quizás alguna mujer o algún miembro del clan imposibilitado para cazar) desde su concepción no eran artistas. Lo son desde la nuestra, pero en el paleolítico no existía la concepción del arte ni aquello era considerado “artístico”. Los pintores medievales, los constructores de catedrales, los escultores de tallas románicas y góticas no acostumbraban a dejar su nombre como firma de la obras realizadas que estaban realizadas a la gloria de Dios.

La modernidad crea la noción de arte, de artista, de valor… y es la contemporaneidad la que ironiza sobre ello invirtiendo el proceso de valoración de una obra artística. No es el producto acabado lo que tiene valor sino la reflexión que ha dado origen a ello. ¿Puede ser un objeto artístico un urinario (Duchamp), una cagada enlatada (Piero Manzoni), una vaca conservada en formol con los cuernos y las pezuñas de oro (Damián Hirst), vendida esta última recientemente por trece millones de euros en las más exclusivas galerías británicas y norteamericanas? ¿Qué reflexión propone el llamado arte contemporáneo?

Siempre que asisto a una exposición de arte contemporáneo me hago esta misma pregunta e intento reflexionar sobre ello. Responder que es una broma es obvio pero quiero ir más allá; que es la propia ausencia de significado lo que está allí reflejado también es claro; que es una ironía sobre la noción del mismo arte y que pone en cuestión el fundamento efímero de la realidad, de la vida, del tiempo y en último lugar, el verdadero fin de todo que es la muerte, es evidente. ¿Qué reflexión hay en un tiburón conservado en formol vendido por millones de dólares? ¿Cómo puede haber un comprador tan estúpido como para pagarlos salvo que crea que es una inversión firme como el que compra acciones de una gran compañía?

¿Puede el arte proponer significados densos o profundos cuando la historia es crecientemente veloz y todo es efímero sin tener tiempo para ser? ¿Qué elementos nobles debería utilizar el arte para reflejar que todo se nos escapa? ¿La calavera realizada con diamantes como ilustra el post?¿Cómo evidenciar el sentimiento de absurdo que domina todo y en el que el supremo valor es la tarjeta de crédito? ¿Qué queda firme en nuestra concepción del mundo, salvo que todo está cambiando continuamente a velocidad acelerada y que todo depende de su valor de mercado? ¿Cuál es el arte que corresponde a nuestro tiempo? ¿La cabeza de vaca con la lengua fuera de Hirst? ¿La nada, la mierda, el absurdo, la tontería, la insignificancia?

Parece que hemos llegado al límite, al grado cero como sugería Roland Barthes, todo se ha deconstruido ya infinidad de veces, se han pintado lienzos en negro o en blanco, el lenguaje parece inútil (los parlamentos lo evidencian: nadie escucha a nadie), sólo se intuye que el único lenguaje posible es el silencio, pero ¿cómo callar? ¿de qué hablar cuando ya nada parece tener sentido? La cultura no puede ofrecer ya ningún modelo y lo que estamos viviendo es una involución hacia la nada, hacia lo anecdótico, hacia el libro de autoayuda tipo Jorge Bucay o Susanna Tamaro que dejan todo igual y nos plantean que debemos reconciliarnos con nosotros mismos y adaptarnos al tiempo. ¿Pero cómo adaptarnos al tiempo que vivimos si es profundamente perverso? ¿Cómo adaptarse si la sociedad está probablemente enferma o neurotizada? ¿Hay algo más allá del vacío o la tarjeta de crédito o la ciudad dormitorio? ¿Habrá de retornar lo sagrado en alguna manera más allá de las religiones que son profundamente alienadoras? ¿Hay algún camino para el hombre contemporáneo y que el arte pueda reflejar?

En esa tesitura observo el arte de nuestros días. Entre la ausencia de significado y la intuición de lo eterno y de lo sagrado, de ir más allá de nuestro mundo de sombras al que estamos atados y amordazados en la caverna creyendo que es la Realidad ¿Hay algo fuera? ¿Nos dice algo la noche cuando observamos las estrellas si podemos evitar la contaminación lumínica? ¿Hay algo permanente en nuestras observaciones, en nuestros estados de ánimo? ¿Hay algo más allá del fluir incesante? ¿A qué aferrarnos? ¿O cómo no aferrarnos a nada sin caer en el sentimentalismo y la comedia rosa? ¿Cómo ser seres plenos en un mundo que nos exige castrados e impotentes y que nos propone la televisión y el centro comercial como paradigmas del ser? ¿Cómo sobrevivir en un mundo falto de imaginación y atado a la realidad más banal?

¿Cómo caminar, cómo ser, cómo sentir más allá de lo que los pragmáticos -que tanto detestaba Julio Cortázar- defienden como supremo principio: “Esto es lo que hay”?

(Dedicado a Frikosal, quien me enseña a mirar el cielo y las estrellas).

24 comentarios :

  1. Gracias amigo Joselu por esa dedicatoria y por esas reflexiones que en esta ocasión son parecidas a las que me rondan por la cabeza (aunque tu sabes mucho más que yo de esto y lo has expresado mucho mejor). Me parece a veces como si el mundo ya estuviera cansado de girar y deseara un Apocalipsis. Esperemos que me equivoque.

    ResponderEliminar
  2. Del desmoronamiento de lo real, de la mediocridad -el mediocre, etimológicamente, es el que se queda a mitad de ascensión en la montaña- pegajosa que nos asfixia, y de tantas cosas que tienden a cosificarnos, que es lo suyo9, sólo podemos evadirnos, sin irnos, con el sentido del humor y con la risa liberadora. Los seres limitados como yo nos contentamos, a menudo, con poco, nos bastan algunas erratas para escacharrarnos, como la última de mi colección: "¡Verga ya, hombre!", que, en según qué contextos, puede tener muy distintas consecuencias. Buena parte del arte contemporáneo puede ser contemplado como una divertida errata.

    ResponderEliminar
  3. No sé... supongo que con un poco de criterio a la hora de escoger. A nivel individual es posible sobrevivir, coger de este mundo lo que te interesa, crecer como persona e ir haciendo camino.
    Si lo miras desde una perspectiva global esta realidad banal en la que vivimos es muy inquietante.

    Un abrazo Joselu

    ResponderEliminar
  4. Creo que ahora vivimos en una epoca donde parece que el primer mandamiento es "TODO VALE". En numerosas ocasiones me pregunto quién realmentes está mal, el que vende mierda propia enlatada a precio de caviar o el que la compra.
    Recuerdo una vez ,hace varios años, una exposicion de arte contemporáneo donde la obra más vista fue una que se titulaba "habitación blanca con luz al fondo" y joder fui a verla y efectivamente el titulo no me engañó, era una habitación completamente blanca y una luz de flexo al fondo, y pensé que ceporro debo ser, no entiendo nada, pero luego de camino a casa en el tren pensé..., bueno tan ceporro no soy, en realidad vi una habitación blanca con una luz al fondo.Por Dios que paranoia....

    PD: en cuanto al post anterior, decir que cualquier tipo de tortura ya sea del bando que sea es lamentable y debe ser duramente castigada.

    ResponderEliminar
  5. Joselu, ya dijo alguien hace años que lo sorprendente es poder seguir sorprendiéndonos, y creo que tenía razón. ¿Qué nos sorprende ya, realmente, a estas alturas? Creo que estamos saturados, de vuelta de todo. La moda sigue proponiendo modelos estrafalarios que nadie compra, pero ellos siguen erre que erre, como lo cocineros endiosados, válgame el cielo qué platos, y qué precios... Pues hay quien los paga sin chistar y encima se deshace en elogios, manda narices... Lo mismo ocurre con el arte: debe dar continuamente otra vuelta de tuerca para seguir siendo "diferente", y fabrican cada bodrio que ni te cuento. Pero son listos, no tienen un pelo de tontos, porque consiguen que se paguen millonadas por sus extravagancias y encima quienes los critican son tachados de ignorantes, como poco. Yo pertenezco a este grupo, pero bastante me importa... Vi el Guggenheim hace años y me gustó el envoltorio, no así el contenido. Tenía algunas obras estimables, inteligibles al menos, pero la mayoría eran candidtos al premio Absurdo del Año. A eso hemos llegado: a comprar mierda enlatada, y no en sentido figurado precisamente. Recuerda la tesis de la obra "Arte": unos de los protagonistas paga un dineral por un lienzo totalmente blanco y encima se justifica ante sus amigos, que se burlan de él, diciendo que "no saben nada de arte". Pues va a ser eso, que no entendemos, que los humildes mortales preferimos las obras sensatas y cabales, las sencillas (no fáciles) de toda la vida, no los experimentos que te hacen mirar con cara de estúpido preguntándote qué demonios estás viendo. Y, como eso, todo lo demás: el sinsentido de la vida actual, la pérdida de valores, la ausencia de cariño y de contacto personal, el materialismo, el egoísmo, la mala educación, la incompetencia de los políticos, la avaricia de los poderosos, la falta de voces sensatas (la mayoría son oportunamente silenciadas)... Si estamos tan desnortados, cómo va a sorprendernos que el arte sea absurdo, incomprensible y caro. Es un claro símbolo de los tiempos actuales. Ya lo dijo una amiga mía hace años: desde que se paga un dineral por unos vaqueros rotos vale cualquier cosa, y cuanto más cara, mejor.
    Un fuerte abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  6. Nunca he entrado en una exposición de arte contemporáneo, demasiado "arte" para mí.

    ResponderEliminar
  7. Creo que el Arte es belleza, sensibilidad, perfección, sentimiento, originalidad. No todo es Arte, no todo es Danza, no todo es Literatura...Si creo, que cada uno tiene su propia visión, de lo que es el Arte. Solo el que lo recibe, de saber discernir de ello, valorar si le llega algo hermoso o es pura estafa.
    El Arte crece con los tiempos, evoluciona.

    Te dejo un abrazo muy sereno, silencioso con aroma canela,

    Naia

    ResponderEliminar
  8. Aveces pienso que la humanidad siempre buscó protegerse de la realidad (Naturaleza). Y ha ido construyendo un mundo aislante. Y ahora estamos tan escascarados que hemos perdido sensibilidad. Ciertamente como si un suceso apocaliptico tuviera que venir para devolvernos un sentido.

    Pd: me ha emocionado tu texto, y mi comentario no dice exactamente lo que quiero decir, gran talento el suyo.

    ResponderEliminar
  9. Puf, yo es que de arte, como que tampoco. Hay cosas que me impactan, y otras que no me dicen ni plin. Tal vez sea como tú dices, que en el arte contemporáneo se... esconde mucha banalidad y ausencia de sentido, pero me parece a mí, que la mayor parte de las veces se ofrece eso mismo, y sin la idea inicial de hacerlo. Algo que cambia el asunto de modo radical, básicamente porque deja de tener eso mismo, sentido alguno.

    Desde luego, yo hay una cosa que tengo más que clara. El que compra algo como una calavera forrada de diamantes y paga por ella una fortuna, igual que quien la paga por un pedrusco engarzado en una sortija, es que no sabe lo que está comprando. A fin de cuentas -por no irme mucho, en el primer caso-, está pagando por algo que él/ella ya posee, sólo porque está forrado de pedazos de carbono -porque por otra cosa que tenga sentido real para mí, la verdad es que ni se me ocurre-. Pero lo peor del asunto, es eso, pensar que en úlitma instancia no sirve para nada más allá de adornar alguna vitrina. A fin de cuentas ¿a qué necesidad real atiende tener algo así? A ninguna. Y siendo así, me parece de lo más estúpido, sinceramente. Igual ahora llena la vacía vida de su comprador, je.

    Dices... ¿Cómo evidenciar el sentimiento de absurdo que domina todo y en el que el supremo valor es la tarjeta de crédito?. Pues pagando esa misma fortuna -la del señor de la calavera, por ejemplo- por esa misma cosa estúpida, por esa, o cualquier otra. A mí se me hace evidente vaya. Y es sólo uno de tantos ejemplos. Una vez leí una noticia en la que se comentaba los precios más desorbitados que se han pagado por las cosas más estúpidas en la página de eBay, y agárrate que viene curva. Alguien había pagado 1200 pavos por un sandwich con la cara de la virgen!! me quedé de piedra. Pensé... ¿cómo alguien puede hacer algo así? ¿lo habrá congelado o se lo habrá comido? porque claro, comerse a la virgen ya me dirás. Bueno, increíble el asunto. Qué pena, tú! O igual soy yo, no sé o_Ô

    ¿Qué queda firme en nuestra concepción del mundo, salvo que todo está cambiando continuamente a velocidad acelerada y que todo depende de su valor de mercado?. Yo creo que de firme queda todo en realidad, lo que pasa es que no lo vemos. No nos contentamos con... estar vivos. No nos es suficiente con disfrutar del maravilloso misterio de la vida, pero yo creo que es porque realmente no alcanzamos a entender la dimensión que esto tiene, el cómo es posible que estemos aquí, que yo esté escribiendo esto ahora mismo, y que tú mañana lo leas, por ejemplo. La dimensión de todo lo que nos rodea, sí, pero máxime éste, porque es el que nos permite disfrutar del resto. El problema es que como nos viene dado, bah, no le hacemos caso. Y no hay nada más allá de eso. Nada que pueda comprarse con dinero, porque no tenemos nada más en realidad. Y NADA MENOS!!! ¿Qué es todo el dinero que nos hemos inventado los hombres comparado con eso? ¿Qué es nada de lo que de nosotros se deriva, de lo que podamos deshacer o hacer, comparado con eso?
    No sé a los demás, pero cuando yo voy en verano a la playa, por la noche, y miro para arriba, siempre me da por pensar lo mismo. Siempre pienso... observa y siéntete pequeña Vero, porque lo eres, a la vista lo tienes. Y puedes verlo!!?? y ya me quedo en la parra en la que podría pasarme la vida subida, la verdad.

    ResponderEliminar
  10. No creo que haya obra alguna, ni de arte ni de ningún tipo, que el hombre pueda crear y que alcance a plasmar lo que yo veo cuando miro para arriba tirada en la arena. No lo creo. Pero probalmente sea porque ni entiendo ni aprecio el arte. O tal vez, que el Homo sapiens en el fondo y en la superficie, no me impresiona más que la Naturaleza de la que forma parte. Simplemente. Visión totalmente personal, claro está.

    ¿Cómo caminar, cómo ser, cómo sentir más allá de lo que los pragmáticos -que tanto detestaba Julio Cortázar- defienden como supremo principio: “Esto es lo que hay”?
    Bueno, fíjate, yo, que si es que tengo capacidad para imaginar de algún modo, siempre pienso que la tengo subdesarrollada, intento aferrarme a la realidad, pero no a la más banal, sino a la más real que nos da para entender. Y me sirve. Así que pienso que sí, que esto es lo que hay. La diferencia es que cuando uno dice esto, según en qué se esté pensando, es muchísimo, o es una aunténtica mierda. Y en la mierda siempre estamos los nosotros, los humanos.

    Buf, dejo el discurso que vaya horitas. Si es que... ays...

    Buen día mañana, Joselu. Mañana y todos los demás :)

    ResponderEliminar
  11. Demasiadas preguntas, Joselu, demasiadas. No tengo ni idea de qué cosa sea eso que llamamos "arte" hoy. Pero antes el concepto (curioso esto del concepto, que tan gustosamente usan ahora todos en referencia a ese "conceptualismo" o a "lo conceptual") de arte estaba directamente imbricado con el sentimiento de poder. El arte, aunque surgió como transmisión de un plano espiritual en épocas prehistóricas, en sus diversas manifestaciones durante la Antigüedad y la Edad Media era un instrumento de las clases dirigentes, de los grupos selectos de poder, para autoafirmarse, era el medio por excelencia de propaganda política y religiosa, ya sea en los templos de la Grecia clásica (donde, por cierto, no eran precisamente anónimos los artistas), en los arcos de triunfo, estatuaria y numerario romanos, en la iconografía y las catedrales románicas, góticas y renacentistas, en los palacios versallescos o en las apoteósicas formas de las composiciones barrocas. En definitiva, un instrumento reservado a unos pocos individuos, artífices de la imagen creada por y para el poder.

    Hoy, y después de esa época de protesta, de rebeldía contra el academicismo que supusieron las corrientes dadaísta, cubista y demás, se ha producido un flujo de embudo hacia no sé qué, un flujo que si bien por una parte desemboca hacia el lado ancho puesto que da salida a todo tipo de manifestaciones "artísticas", desde el ridículo hasta el absurdo pasando por lo directamente estúpido y soez, es también bidireccional, ya que se va concentrando hacia la parte estrecha del embudo, comprimiéndolo todo hasta llegar, supongo, a un punto de tal densidad que será como si un nuevo "big bang", artístico, eso sí, pariera otra vez lo que sea que tenga que nacer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Joselu, en el emocionante comienzo de las culturas nada es así; sin embargo, en el decepcionante último estertor de las civilizaciones parece ser que esto siempre se repite. Nuestra pregunta es: ¿Podemos escapar individualmente a este destino común?
    La realidad es que llueve; suponiendo que no nos gustara mojarnos, ¿encontraremos un refugio seco desde donde ver llover? ¿podremos mirar hacia otro lado?
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  13. Amigos, vuestras aportaciones me parecen tan interesantes que prefiero no comentarlas. Cada uno recoge la reflexión del post en el sentido que más le interesa y desarrolla su punto de vista. Os leo y me deleito con vuestros pensamientos. Gracias, Frikosal, Juan Poz, Mari Carmen, César, Yolanda, Recuerdos perdidos, Nahahya, Vavo, V. Sanz, Javier, Animal de fondo...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. El Arte

    Sí, es más bella la obra trabajada
    con formas más rebeldes, como el verso,
    o el ónice o el mármol o el esmalte.

    ¡Huyamos de postizas sujeciones!
    Pero acuérdate, oh Musa, de calzar,
    un estrecho coturno que te apriete.

    Rehuye siempre cualquier ritmo cómodo
    como un zapato demasiado grande
    en el que todo pie puede meterse.

    Y tú, escultor, rechaza la blandura
    del barro al que el pulgar puede dar forma,
    mientras la inspiración flota lejana;

    es mejor que te midas con carrara
    o con el paros * duro y exigente,
    que custodian los más puros contornos;

    o pídele quizá a Siracusa
    su bronce en que resalta firmemente
    el rasgo más altivo y delicioso;

    con la delicadeza de tu mano
    descubre dibujando en una veta
    de ágata el perfil del dios Apolo.

    Huye, pintor, de la acuarela y fija
    el color demasiado desvaído
    en el horno de los esmaltadores.

    Haz que sean azules las sirenas
    y retuerzan de cien modos distintos
    los heráldicos monstruos sus figuras;

    en el lóbulo triple de su nimbo,
    la Virgen con el Niño, en cuya mano
    hay la esfera con una cruz encima.

    Todo pasa. Tan sólo el arte fuerte
    posee la eternidad. Únicamente
    el busto sobrevive a la ciudad.

    Y la moneda rústica y austera
    que un labriego ha encontrado bajo tierra,
    recuerda que existió un emperador.

    Hasta los mismos dioses al fin mueren.
    Mas los versos perfectos permanecen
    y duran más que imágenes de bronce.

    Artista, esculpe, lima o bien cincela;
    que se selle tu sueño fluctuante
    en el bloque que opone resistencia.


    Théophile Gautier




    Abrazo fuerte querido Joselu.

    -

    ResponderEliminar
  15. Yo también he pensado más de una vez aquello que ya está todo inventado. La gente ha dado tantas vueltas, ha rizado tanto el rizo, que se ha auto anulado. No comprendo, definitivamente, el arte contemporáneo. No sé qué pretende. Ni sé a dónde ha llegado. ¿Quiere afirmar, o quiere negar?. ¿Es un absurdo? o ¿tiene un sentido que se nos escapa? La concepción de arte, para mí, no sé si puede abarcar obras que no produzcan en el espectador una sensación de que está viendo algo bello. Para mí la belleza existe. Y yo la admiro. Y yo la busco. Y el arte, para mí es belleza, búsqueda de belleza, y aquí, en una mierda enlatada, no la encuentro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Ese complejo de pasar por retrógrado o de no ser suficientemente inteligente como para entender una obra de arte está plenamente vigente. Desde el punto de vista artístico el arte de vanguardia es una estafa. Cualquier tonto puede ser un genio, sólo tiene que esperar a que desde el poder de los medios(otra vez la corrupción?)se diga lo que es bueno y lo que es malo. La diferencia entre un contenedor con ventanas y una obra de arte estriba únicamente en quién lo firma y en quién lo valida. A estas alturas de la vida lo que hace unas décadas era provocación hoy genera risa.
    Nos salvará la poesía como ese reflejo que casi no espera pero que como un milagro
    aprehendemos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. No se lo que quiere representar el arte moderno, pintura, escultura contemporanea. Ni la entiendo ni me gusta. Es parecida, para mi, al mundo en que vivimos, a este mundo que tampoco me gusta demasiado pero... esto es lo que hay.
    Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
  18. Pues mientras haya gente como tú y los que comentan, que sabe que el arte es mucho más que el consumismo desmesurado o que los experimentos (que están bien para el taller, pero no para la exposición o el museo), que denuncia que no se crea nada y que la mayor parte de lo que la sociedad vende es solo eso, una venta más, creo que seguiremos sobreviviendo, disfrutando de un cuadro de verdad, de la poesía, de una sinfonía o un ritmo, de encontrar un paisaje que nos revuelve y nos supera, de una obra de teatro, de jugar con los niños y de lo que nos cuentan...
    Aunque, a veces, yo también pienso que estamos en la decadencia de Occidente (y de más), pero supongo que saldremos de esto :-)
    Gracias por tus entradas. Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Carmensabes, Miguel, Rubén Lola, Ana Lorenzo, gracias por vuestras aportaciones. Un abrazo a todos.

    En el arte contemporáneo hay algo extraño. La mayor parte es huero, pero a veces se percibe una intuición que le da sentido. Pienso que busca otros soportes (vídeo, instalaciones, fotografía, tecnología, materiales de desecho...) que revelan tal vez la sociedad en que vivimos: consumista, voraz, competitiva, derrochadora, frenética. ¿Cómo representar nuestro modo de vida y nuestra percepción del arte con medios convencionales? No deja de plantearme interrogantes y me gustaría poder asistir a exposiciones en otros países europeos donde el arte de vanguardia tiene más aceptación. El arte se realiza a través de metáforas y la mierda podría ser una buena para representar muchos aspectos de nuestro way of life.

    ResponderEliminar
  20. Hola JOSELU,

    Está visto que últimamente a todos nos está dando a todos por el más difícil todavía a ti con ¿qué es arte? y en mi caso con ¿qué es libertad? ;-)

    La verdad, es que como tú, creo que sería absolutamente incapaz de definir de una manera empírica y técnica, qué es lo que es arte. Es más, dudo muchísimo que a estas alturas, lo sea capaz alguien. Sin embargo, sí que te podría decir de una manera muy sencilla, lo que yo, en mi humilde opinión valoro como arte o me parece una obra de arte, la que me hace sentir algo y ni en sueños sería capaz de hacer... así de fácil y cuanto más me haga sentir, más y mejor arte es para mi, me da igual, en pintura, música, cine o lo que sea.

    Mira, yo soy tremendamente escéptica con el llamado arte conceptual o también llamado "idea art", lo siento, pero en muchísimas ocasiones me recuerda el cuento de "el traje nuevo del emperador" ¿lo recuerdas? pues eso.
    Me parece que en ocasiones, no es que sea banal, como tú dices, yo soy más tremenda, a mi me parece una absoluta tomadura de pelo, así de claro te lo digo. Para mi, eso de que la idea es más importante que el objeto o la obra en sí misma, me parece la excusa perfecta para colárnoslo todo.

    Desde luego, yo debo ser una ignorante completa, pero ante ciertas cosas o vienen acompañadas de folletos explicativos y prospecto de posibles efectos secundarios o a mi eso de que "esto es lo que hay" desde luego no me vale.

    Me temo que mal que nos pese, todo o casi todo está inventado, por más que algunos se empeñen en rizar el rizo, mostrando la esencia más esencial, o la transgresión más transgresora. En esta búsqueda de lo imposible, en ocasiones me temo que se raya el más estrepitoso de los ridículos e insisto, que sé que para muchos, incluso para ti, seguro que no digo más que barbaridades, pero lo veo así.

    Mira, recuerdo una ocasión en la que estaba en la feria ARCO en Madrid, y de pronto me quedé pasmada observando como un grupo de personas, teorizaban y opinaban sobre la grandiosidad de la obra que tenían ante ellos, les escuché hablar durante más de veinte minutos de las cosas más inverosímiles a cerca de lo que veían, te contaré, estaban ante "una cama deshecha" tal cual. Como soy así, no pude aguantarme me acerqué y les dije
    -Srs, cada mañana tengo en mi casa una obra de arte como esta e incluso muchísimo mejor-jajaja me miraron y todos comenzamos a partirnos de risa... Bueno, en honor a la verdad, te diré que más tarde al menos dos, me demostraron que sabían muchísimo de arte de hecho era galeristas, y a lo mejor es eso, que yo no sé muchísimo de arte, pero desde luego te insisto, sé muy bien lo que me hace o no me hace sentir, no puede valer todo.

    No sé si has oído hablar alguna vez de "FLUXUS" que es como se denomina también al llamado "antiarte" surgió por cierto en contraposición precisamente del "idea art", bien, yo sólo he conocido muestras de él en música y la única vez, que presencié un "supuesto concierto" de esta corriente, me pareció, el pitorreo padre jajaja, tal cual. Arte, arte como que no, ahora risas, un montón. ;-)

    Mira, como una imagen dice más que mil palabras te dejo una muestra y tú me dirás...

    ¿NO CREES QUE TODOS PODRÍAMOS SER, GRANDES MAESTROS DEL FLUXUS?

    No es serio, querido JOSELU, si esto es arte, todos, absolutamente todos, somos artistas, que ya sé que para algunos es así. Para mi desde luego, no. ;-)


    Me quedo sin ninguna duda, con los bichitos y los maravillosos cielos estrellados del genial FRIKOSAL.




    Muchos besos y...
    Que pases una felíz y muy artística tarde :)))

    ResponderEliminar
  21. María, muchas gracias por tus reflexiones. No contesto porque no estaría bien hacerlo ahora (aunque ganas no me faltan) cuando en esta ocasión me he planteado no hacerlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Me complace el giro que has dado a tus posts (dando capotazo al fútbol, los toros y la religión), abordando el conformismo en la política y en la cultura. No resulta sencillo definir el arte y mucho menos plantarse ante una obra y tener criterio para decidir su calidad. La historia del arte y la cultura está llena de ilustres pifias en este sentido. Ser el más rupturista no garantiza un nicho en el Parnaso. A veces, "dar gusto al vulgo" ha permitido a algunos convertirse en genios o figurar en la nómina de clásicos (tanto para lo bueno como para lo malo).
    Quizá algún día, las generaciones venideras consideren al propio Cortázar un mero turiferario de su tiempo (aunque espero que, al menos, no hagan monumentos a Coelho).

    ResponderEliminar
  23. Hola Joselu. A ver si me reconoces: coincido contigo en cuanto a que mucho de lo que pasa por arte no parece más que una broma pesada.

    Sin embargo, mira todo lo que ese arte te ha hecho reflexionar... ¿así que el arte está en el ojo del observador? Puede ser que eso sea lo que exprese este arte conceptual, aunque no nos llegue a gustar.

    A mi no me llega a gustar porque, bueno, pienso que el artista debe expresar algo... Algo. Lo que sea, pero algo. Y esa pregunta que propones sobre qué es el arte es digna de contemplación. Creo que muchas veces nos dicen lo que es arte... y lo aceptamos. Arte, para mi, es la expresión de una visión sin que medie otro interés que no sea el deseo de esa misma expresión.


    --VMR.

    ResponderEliminar
  24. Antonio, VMR (¿=;-)), gracias por vuestras reflexiones. Como el lienzo en blanco del que hablaba Yolanda, opto por el silencio, pero no porque no merezcan respuesta vuestras palabras, sino porque estoy pensando y forzar una respuesta en este caso en que estoy sumido en dudas (como en casi todo)llevaría a planteamientos poco rigurosos. El caso es que, pese a todo, me gustaría ver mucho más arte conceptual asistiendo al proceso de creación y a las reflexiones de los artistas vanguardistas. Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...