Páginas vistas desde Diciembre de 2005

sábado, 26 de septiembre de 2009

Sensación de vivir

¿Hay algo tan poderoso como un sentimiento? ¿Como una suma de sentimientos? Creo que nos mueven los sentimientos más que las ideas. Un sentimiento es un estado del corazón, del ánimo, del humor, una propensión a lo emocional. Una idea es más racional y, por tanto, más fría, más cerebral, más intelectual, más analítica. Aunque también hay a veces ideas que se sentimentalizan, se cargan de densidad emotiva -y de peligro-, la de nación, la de Patria por ejemplo.

Hay blogs emocionales y sentimentales y blogs aparentemente más fríos que son más de ideas y reflexión. Los primeros suelen tender al éxito de convocatoria. Nada hay que promueva más la adhesión que alguien se plante en medio de su blog y diga “Yo soy así”, y tras ello una catarata de sentimientos y emociones, de confesiones, de homenajes, de perlas reflexivas bienintencionadas al estilo de Paulo Coelho y Susanna Tamaro (Donde el corazón te lleve). Y es que los sentimientos mueven el mundo. A la gente le gustan los sentimientos pero desconfía de las ideas. Dadme un sentimiento y moveré el mundo podría decir algún bloguero con exactitud. La acumulación de sentimientos crea una estética participativa, a diferencia de la gris y más solitaria de las ideas; no cabe duda de que la dimensión sentimental promueve, concilia los contrarios y lo heterogéneo, aúna a personalidades diversas que participan gozosamente en la efusión y la cocción emotiva.

El mundo no puede funcionar sin sentimientos pero puede funcionar sin ideas, tan complicadas por otra parte. Así es nuestro mundo. Se nos han acabado las ideas. Es difícil luchar por ideas, sobre todo cuando estas son sombrías y no promueven –aplicando la razón- la dimensión esperanzadora. Tenemos un mundo herido, que sangra por los cuatro costados, y cuyo futuro es muy incierto. Como ven, las ideas también nos pueden llevar a los sentimientos. Sentimos inquietud, temor, casi desolación. Pero eso no es admisible. Hace tiempo que Coca Cola promovió una campaña publicitaria con aquella canción memorable que fue Viva la gente, o la otra de Sensación de vivir o Coca Cola y una sonrisa. A partir de aquello quizás comenzó la escuela de psicología norteamericana del llamado pensamiento positivo que nos es tan natural pues se difunde a través del cine americano, la publicidad, los medios de comunicación, las teorías educativas que se han impuesto en occidente, la filosofía media de los ciudadanos que pese a todo creen que merece la pena una sonrisa y lo que está por venir tampoco hay que pensarlo demasiado. El mundo se cae a pedazos y entre los destrozos advertimos que las ideas son peligrosas, y que lo auténticamente revelador son los sentimientos que nos hacen cantar todos juntos de la mano y por el jardín.

Hay magníficos blog de ideas o de literatura que tienen muy escasa audiencia. Suelo frecuentar algunos de ellos y observo que son profundos, que en ellos hay intuiciones serias -pero que son difíciles de digerir- o reflexiones existenciales sin la profusión sentimental que hace de caldo de cultivo de audiencias más mayoritarias. No sé si hay una relación entre superficialidad y éxito en la blogosfera. En general lo banal vende más que lo denso y con significado. ¿Y además quién se cree en posesión de la verdad para definir qué es denso y significativo? El ciudadano medio está en el centro, el blog es la apoteosis del ciudadano vulgar que de pronto se ve aupado a una cierta fama entre un número determinado de seguidores que lo aplauden, que lo jalean, que se identifican con sus sentimientos, con su forma de ver el mundo -su peculiar Weltanschaung- y con sus emociones. El vecino de la aldea global se erige en cierta manera en líder y recibe adhesiones en su blog que participan de su visión sentimental y de su egolatría.

Me congratulo de que Profesor en la Secundaria reciba entre los comentarios reflexiones que mejoran –y mucho- lo expuesto en el blog, que iluminan y llegan más allá de lo sugerido, que son chispas de inteligencia en un piélago de incertidumbre. Me alegraría de estar en la sombra y que mis sentimientos fueran un subtexto casi innecesario. A mi lo que de verdad me producen emoción son las ideas que deslizáis en vuestros comentarios, sin ostentación, pausadamente, reflexivamente. A mí lo que me produce emoción es visitar otros blogs que luchan en la soledad por mantener una visión del mundo no mayoritaria, personal, no condicionada en exceso por la sopa Cambell. En ese enhebrar y encontrar otro tipo de sentimientos, que caminan en lo subterráneo, encuentro uno de mis mayores placeres de pertenecer a la blogosfera.

19 comentarios :

  1. Que bonito y que profundo lo que dices, Joselu. Te lo digo de corazón. Metes el dedo en la llaga y eso me gusta.
    Las ideas junto con los sentimientos hace de un post algo digno de leer. Yo apuesto por las emociones, mis emociones, cuando escribo algo. De verdad que me cuesta escribir objetivamente aunque a veces lo hago. En mis post soy muy subjetiva pero de verdad que muy sincera. Para mi es un placer que se me ocurra algo y poder plasmarlo en mi blog. Primero pienso en la ilusion de contar algo y luego ya, mas tarde, en la respuesta que voy a tener.
    Yo veo en tus post una madurez que yo emocionalmente no tengo y creo que ya nunca la tendré.
    De verdad que te he leido entendiendo tu mensaje. Un beso Lola

    ResponderEliminar
  2. Me has recordado esto que leí el otro día (también cuando lo leía me acordé de ti, ya ves):

    "Que las capacidades de cada hemisferio no nos hagan olvidar que el cerebro actúa de forma global. No hemos de querer ser tan insensibles como para utilizar solamente la racionalidad, ni tan irresponsables como para dejarnos guiar solamente por los sentimientos. Probablemente, los grandes pasos hacia adelante de la humanidad han sido provocados por una armonía entre la lógica y el sentimiento. Y los pasos atrás, puede ser que se hayan dado cuando una de las dos cosas ha pesado demasiado."

    El problema yo creo que radica en que si se es puramente racional y no se muestra ni un mínimo de sentimiento, la mayor parte de las veces quien lee no se identifica con lo leído. A fin de cuentas somos personas escrbiendo, y también leyendo. Y yo creo, que todos pretendemos pensarnos compartiendo algo, porque lo contario es sinónimo de soledad, y nadie quiere pensarse solo. En ningún ámbito y bajo ninguna circunstancia. Tal vez sea eso. En cualquier caso, tampoco se comenta en todos aquellos sitios que se visitan. Yo no lo hago y sin embargo, leo. Aquí por ejemplo, no es cuestión de desinterés, de lo contrario no leería, pero sí que pienso que la mayor parte de las veces, el tema se me va de las manos, y que para decir algo sin un mínimo de sentido, mejor me callo y sigo leyendo. Es suma de varios factores, pero la verdad es que en general (he dicho en general), se tiende a la no-reflexión. La balanza se inclina hacia el otro extremo. Y así nos luce el pelo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Citaré a Malraux: "Llamo artista al que es sensible a las intenciones específicas de un arte; los demás no se enteran más que de su valor sentimental. No existe esa persona "que no entiende de musica": a unos les gusta Mozart y a los otros las marchas militares. No existe esa persona "que no entiende de pintura": a unos les gusta la gran pintura y a otros les gustan cuadros con gatitos metidos dentro de una cesta...La diferencia entre los dos grupos está en que para el segundo el arte es la técnica de la expresión sentimental."
    Para poner algo de mi cosecha, te diré que hace muchos años que alguien me hizo comprender (no recuerdo, tal vez Juan Ramón) que la gran poesía se dirige al restringido ámbito de las emociones humanas, mientras que la mala se dirige al sentimentalismo. Así que yo haría la distinción no tanto entre la racionalidad y el sentimiento sino entre la emoción y el sentimentalismo, ambos sujetos a los vaivenes de la razón.
    Tu post incita demasiado a hablar y ahora precisamente no puedo hacerlo. Pero diré que hace unos días descubrí que no todo el mundo es consciente de que el libro más famoso del tal Coelho es una trasposición o desarrollo burdo del cuento de los dos que soñaron de las 1001 noches de Burton (en la edición de Mardrus, que es la que ha circulado por España tradicionalmente no viene o por lo menos yo no lo he encontrado) del que Borges hace una traducción en "Historia Universal de la Infamia". Y de una cosa tan rotundamente mala se han vendido 30 millones de ejemplares... hago bien en no leer a los contemporáneos ;-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. en uno de los viajes que he hecho, una chica un tanto esperitual comentó durante una de esas noches en medio del campo, con porros y todo eso, que la infelicidad solo entra por las puertas que nosotros les abrimos.

    con esto quiero decir que yo creo que la gente se escuda en sus sentimientos para no dejar penetrar una infelicidad que, sin embargo, es latente y está detrás de toda alma en una sociedad enferma mentalmente. La gente llega a cambiar sus sentimientos para sentirse bien, que hay otros de la misma tonalidad y contra más mejor, es por eso que hoy en día todos somos iguales, no hay grandes diferencias. La blogosfera no se mantiene a parte de esto, porque la blogosfera forma parte de esta sociedad moderna.

    es por ello que cuesta encontrar buenos blogs, no sé si lo sabías pero yo utilizo tu blogroll para encontrar esos blogs que anuncias y te doy las gracias.

    por cierto, yo no estuve de acuerdo con aquella chica, porque creo que la infelicidad tiene que presentarse en nuestras vidas, a veces, para hacer que mejoremos como personas. Dentro de la infelicidad nacen las ideas más grandes o, por lo menos, a mi me cambió la vida.

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Y, al filo de unos renglones de bites, dejándonos los ojos a la luz del flexo, podemos seguir disfrutando, noche tras noche, de la sensación de leer. Gracias por contribuir a ello.

    ResponderEliminar
  6. A mi modo de ver, la facilidad de la red es que eres tú ante la pantalla y no se mira el reloj del borde del ordenador si te descuidas... Seguramente la imporsonalidad del pc y de la calle hace que el blog se convierta en un medio popular de expresión. No lo veo mal.
    Yo también uso tu blogroll... y el de otros para visitar el hiperespacio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Tienes razón, Joselu: la mayoría de los blogs hablan de sentimientos y creo que por eso nos atraen y nos gustan, porque hablan de algo que todos conocemos y compartimos. Todos tenemos sentimientos, todos sentimos algo, todos somos vulnerables. Desde pequeños nos enseñan que sólo son lícitos los sentimientos positivos, los "buenos", pero no es verdad. Lo normal es que pasemos por distintos estados y etapas, de la empatía a la aversión, de la piedad al odio, de la caridad al egoísmo. Y nada nos es ajeno, ni lo más sublime ni lo más terrible. Hay quien valora por encima de todo la objetividad, pero yo creo que no existe, que todos nos dejamos llevar por nuestra experiencia personal, por nuestros gustos, por nuestros sentimientos, en definitiva. Se puede ser hasta cierto punto imparcial, aunque a mí personalmente me cuesta no pensar en la parte humana, la más frágil y acaso la más sincera.
    Tu post me impulsado a leer poesía, los poetas saben contar como nadie lo que nos pasa, y me he detenido en Gloria Fuertes, que dijo, por ejemplo:
    "Echad sentimiento a toda creación,
    que el corazón
    tome parte
    del arte".
    Feliz semana, colega.

    ResponderEliminar
  8. Ideas, sentimientos. Parece como si fuera una dicotomía insuperable y, sin embargo existe, la inteligencia emocional y, sobre todo, las sentimientos inteligentes. El éxito, ese ambiguo concepto, en los blogs se debe a muchos factores aunque el indicador más requerido es el número de visitas. Una bitácora puede ser un triunfo para alguien que es seguido por un número pequeño de lectores y que son un tesoro para quien lo publica. Y un blog que tiene cientos de visitas puede ser un fracaso si los intereses del autor son inconfesables. En el tuyo, a dosis iguales, hay cabeza y mucho corazón.

    ResponderEliminar
  9. Creo que aciertas en tu análisis, amigo. Cualquier blog que abunde en historias personales, más o menos artísticas, recibe muchas visitas y muchos más comentarios que otro más serio, con más o menos ideas, más o menos interesantes. Si consideramos, además,los blogs críticos, cuyos planteamientos e ideas se salgan de lo políticamente correcto, entonces la comparación es ya absurda.
    En la misma línea, si aunamos todo y hablamos de blogs sobre educación que se alejen de "lo bonito y divertido que son las TICs", que sean críticos, con ideas, argumentos, etc. el panorama es casi desolador.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Ciertamente, ideas y sentimientos se deslizan por nuestros blogs casi casi al tiempo... pero estoy con Francisco: la inteligencia emocional es la que guía nuestro caminar bloguero la mayoria de las ocasiones. No hay nada más sensacional que un pellizco en la razón, que un escalofrío mental o que un sentimiento racional...

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado mucho leer tu reflexión, Joselu, como siempre, haces que piense en cosas en las que no había reparado o había pensado más bien poco.

    Puede o debería haber un equilibrio entre el mundo del sentimiento y el de las ideas. También es verdad que cada uno orienta su espacio de reflexión de modo muy concreto. Hay quien expone ideas sin exponerse a sí mismo demasiado, hay quien por el contrario explica su vida, sus problemas cotidianos, he podido comprobar que incluso hay blogs eróticos (¡!) hay tanta variedad como personas somos en el mundo.

    Tu blog, por ejemplo, es muy admirado y visitado por mucha gente, y eso en él hay tanto reflexiones tuyas como exposiciones sobre temas o ideas diversas. No sé, al final, creo cada uno se va haciendo adicto a aquellas bitácoras que hacen reflexionar, que nos aportan algo, sea idea, sentimiento, sonrisa y, cómo no, alguna lágrima (no conozco a nadie que no esté triste o tenga sentimientos negativos en un momento dado).

    Los que andamos leyendo blogs, ¿no estamos, en el fondo, buscando personas? es algo que va más allá del café y la charla intrascendente y rutinaria.

    Un abrazo a ti, y a los comentaristas en general, con los que disfruto y aprendo en sus reflexiones también :))

    ResponderEliminar
  12. Feliz reflexión la tuya Joselu. Tienes la extraña capacidad de dar siempre en el blanco. En la diana de nuestros cuidados. Y claro, esto mueve a pensar, a comentar, en última instancia. Nunca se queda uno insensible tras la lectura de una entrada tuya. Y no es que seas demasiado incisivo en tus escritos, no. Lo que pasa es que sabes tocar esta tecla sublime que todos los seres humanos tenemos que es la que abre los sentimientos humanos. Y como sea que las personas nos alimentamos de sentimientos nos gusta acudir a a los sitios donde los sentimientos vibran en todo su esplendor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Dices que este es un mundo sin ideas, pero no estoy de acuerdo. Dices que podemos vivir sin ideas pero no sin sentimientos, tampoco sé si estoy de acuerdo.

    Las ideas, hoy, se subvencionan, se promueven, se exponen en congresos internacionales, se compran y se venden. En cambio, el mundo no se dirige desde los sentimientos, no triunfa la compasión, ni el respeto, no cuajan las revoluciones (haya donde broten), ya no... los sentimientos no son rentables.

    ResponderEliminar
  14. Hace poco leí:La pregunta de por qué vivimos sólo la planteamos nosotros, los occidentales, porque en nuestras sociedades, después del final de las ideologías, se ha extendido un sentimiento de vacío y la necesidad de dar un sentido a la propia vida.Esta crisis de sentido comenzó en la década de 1970, y precisamente fueron los etnólogos quienes tuvieron ocasión de diagnosticar sus síntomas. Por eso, la etnología y la antropología saben más que otras disciplinas sobre nuestras ambivalencias actuales. Buscamos comodidades, pero las pagamos a un precio demasiado alto, dejándonos esclavizar por proyectos de vida que nos impiden ver otras vías y metas posibles.Marc Augé nos advierte sobre el peligro de la globalización y sus falsas promesas. No obstante, nunca hemos estado tan cerca de poder ver nuestros fines tal como son en realidad: la práctica de la fraternidad y la solidaridad, el ejercicio del pensamiento y la búsqueda del conocimiento.
    Esta lectura me dio una mirada más optimista a este mundo donde mis hijos adolescentes comienzan a ilusionarse y decepcionarse. Sin coca cola, ni sopa campbell pero con decisión y convicción.
    Me gusta tu blog
    María

    ResponderEliminar
  15. No me parece que sentimientos e ideas sean incompatibles. Para nada.
    Es cierto que hay blogs, digamos, "temáticos" que pueden interesar mayormente a gente del gremio, pero eso no quita que los "no especializados" , entre los que me incluyo, podamos aprender de ello, incluso aportar, ya sean sentimientos o ideas (lo digo así porque tú los diferencias).
    Creo que lo fundamental es que la persona que escribe, sea sobre sí misma o sobre una disciplina que domine, es que sea capaz de transmitir, de comunicar cosas. El tema en sí, me parece secundario.

    Un saludo y feliz semana, Joselu

    ResponderEliminar
  16. Kavafis vierte en su poema "Noble bizantino escribiendo versos en el exilio" una idea inquietante: "Que los frívolos me llamen frívolo". Profundo es aquello que revela lo humano, incluso si es en superficie. Esto es lo primero que recuerdo al leer tu post.
    Para mí, hay que diferenciar entre "pensamiento positivo" en ese sentido del marketing cocacola o de psicología de masas, y la fe en la vida y en el ser humano como tal. De esta segunda versión es de la que yo puedo participar. Del pensamiento positivo como conformidad, no, desde luego.
    De los sentimientos, por favor. De lo que no se puede hablar, mejor callar, y esto seguro que te suena. Hablemos de ideas, y de los sentimientos cuando sea posible, siempre de un modo que no nos arrastre hacia el caos. No aguanto mucho a los románticos, es cierto, ni sus ansias de absoluto etéreo, ni sus arrebatos ni sus pasiones estériles. En contra de la mayoría de la gente, me gusta el siglo XVIII. Con fe en la vida, siempre.

    ResponderEliminar
  17. Mi primera visita.
    Tú lo has dicho, los blogs más visitados son aquellos que aúnan sentimientos, emociones, conversaciones con uno mismo, mucho más que aquéllos que, por sesudos, te dejen helado.

    Tienes mucha razón en el comentario que has dejado a Elena. Nunca llegaremos a leer todo, casi ni lo pretendo o voy camino de la locura. No doy abasto a todo lo que quiero leer.

    Nos vemos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. El uno de los foros que frecuento, los foreros más viejos del lugar han iniciado unas entradas denominadas flogs (algo así como un blog en un foro).
    Léete éste -en general cualquiera de nepundo- que te va a encantar.
    (Nepun, el autor, es un forero ilustre que actualmente está viviendo en Tahilandia).

    http://www.poker-red.com/foros/flogs/36382-nepundo-eh-mirienda-mirienda.html

    Saludos!

    ResponderEliminar
  19. Y qué bueno que estás aquí, Joselu. Por lo general se mide el éxito de los blogs por el número de impresiones de los lectores. Pero hay algo que no se mide y que importa más, y no lo pondré precisamente en palabras pero tiene que ver con la calidad de estas relaciones que formamos en el intercambio de los comentarios. Los nuevos medios son sobre la conversación que generan y no los monólogos de otros tiempos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...