Páginas vistas desde Diciembre de 2005

miércoles, 27 de agosto de 2014

¿Una imagen ridícula?



Vean con tranquilidad esta imagen por unos segundos. Ha aparecido en los medios de comunicación recientemente. Se ve a la canciller alemana Angela Merkel y a Mariano Rajoy en torno a la imagen del Apóstol Santiago. Esta imagen ha sido reproducida ampliamente en FB por españoles que la ven como absolutamente ridícula. Dos personajes ridículos (la Merkel y Rajoy) en torno a una estatua casi de cómic. ¡Quiénes nos gobiernan! decía alguna entrada que he leído, viendo en ella una plasmación total del esperpento europeo. La Merkel (con abierto desprecio, en parte por su físico) y el patizambo presidente español. Mi humor a veces no es muy fino y me he puesto a pensar en la imagen. Me he preguntado si a los alemanes también les parecería ridícula esa puesta en escena de los dos mandatarios. Dudaba primero si Angela Merkel se hubiera prestado a una escenificación chusca como hemos interpretado aquí. Mi conclusión es que no, que vemos esa imagen de modo diferente en Alemania y en España.

He hecho este verano unas etapas del camino de Santiago por el interior de Euskadi con una ingeniero alemana de la Mercedes. Nos hemos reído mucho y hemos contrastado nuestros respectivos sentidos del humor. Para ella el Camino de Santiago es algo muy serio, de hecho cada verano aprovecha sus días de vacaciones para venirse a España, país en que trabajó tres años, para hacer recorridos de la ruta jacobea. De hecho, deja el trabajo y rapidísimamente se viene a este país para experimentar la vida a lo largo del camino. Ella admira a los españoles, le gusta su sentido de la vida, su disponibilidad, su amabilidad, su capacidad de comunicación, tan diferente a la cerrazón alemana con los desconocidos. Ella aprecia que la gente a lo largo del camino le abra su corazón sin exigir nada a cambio. Ella se siente en parte española, dándose cuenta de que España y Alemania no son tan diferentes culturalmente. Eso sí, hay una diferencia, reflexiono yo: los alemanes creen en sí mismos. Cuando hay un problema buscan maneras de solucionarlo de forma práctica. Son la primera economía de Europa: levantaron a la República Democrática de Alemania, un país atrasado, y siguen siendo la locomotora de Europa. Ellos tienen claro que, a pesar de su pasado, creen en ellos mismos, creen en su sistema político y aprecian a Angela Merkel a la que han votado mayoritariamente. Por nuestra parte, somos un país fatalista, un país que no cree en sí mismo, un país al que le encantan las chirigotas de Cádiz y deplorar todo lo español fustigándonos diciendo que todo es una bazofia. Nuestros políticos, nuestro sistema, todo. Hay una interpretación nihilista de la política. No confiamos en nosotros mismos. En los barómetros europeos de confianza, los españoles y los griegos se deploran a sí mismos, mientras que los alemanes tienen un alto grado de fe en ellos mismos. Curiosamente, nuestra imagen exterior, lo que opinan otros países sobre nosotros, no es ni de lejos tan negativa como lo que pensamos nosotros. En general se tiene una opinión positiva sobre los españoles, mucho mejor que sobre otros países por ejemplo.

Es un lugar común burlarse de la Merkel. Es gorda, bajita y lleva flequillo. Pero nuestros hijos se están yendo a trabajar duramente a Alemania, o eso pretenden. Si en lugar de ver un personaje ridículo viéramos en esa mujer a la locomotora alemana, a la República Federal Alemana, tal vez cabría matizar la imagen de chanza. No es una imagen patética como se ha querido ver aquí la que forman los dos mandatarios. No. Esa imagen refleja el aprecio alemán por lo español. Y el respeto que suscita el Camino de Santiago entre los alemanes. Sé que debe ser duro para nosotros los españoles pensar que alguien confía en nosotros, que no somos el último mono de Europa. Sé que a un pueblo acostumbrado a menospreciarse a sí mismo, le es difícil pensar que alguien le concede valor. Es un problema básico de la autoestima baja. Quien tiene la autoestima baja se burla mucho de todo y juega a denostarse a sí mismo como muestra de su capacidad autocrítica. El cine español es una mierda, los políticos españoles son una mierda. Aquí todo es corrupción. Nuestro sistema sanitario es una porquería. La escuela española no vale nada. Estamos a la cola de todo. Eso nos encanta. Además de ir de bares, la institución española más valorada por la mayoría. Todo se caerá abajo pero los bares seguirán en el barómetro en el punto más alto. Si nos respetáramos más a nosotros mismos, no permitiríamos que otros nos tomaran a chacota como esos jóvenes europeos que vienen a España de charanga y botellón porque aquí todo está permitido. Y así existe Magaluf, y las jornadas del desmadre en Salou, y los horarios sin fin, y la fiesta sin normas que reina para los turistas que no se permitirían en su país nada parecido, pero en España, que tiene la autoestima tan baja, todo se permite, y si no, que lo digan los vecinos de la Barceloneta. Somos un claro ejemplo de sociedad que no se respeta a sí misma, que no se concede valor a lo que hace y así permite que otros le falten al respeto, básicamente porque no se lo tiene a sí misma.


Que no me digan que esta imagen de Rajoy y la Merkel es ridícula. No lo es. Y si la vemos es porque nos sentimos ridículos nosotros. Los alemanes habrán visto algo muy diferente y no entenderán nuestro sentido del humor que tiende a lo negro. Ellos están habituados a tomarse en serio y la mayoría aprecia el valor que tenemos. Seríamos nosotros los que deberíamos ser primeros en confiar un poquito más en nuestras posibilidades, en nuestros proyectos de futuro, en la capacidad de regenerar el sistema, en no darlo todo por perdido, en no naufragar en el nihilismo, en creer incluso que son posibles referéndums sobre la pertenencia o no a España. Si creyéramos en nosotros mismos no nos reiríamos de esa foto que refleja algo muy distinto a lo que leemos nosotros en ella.

22 comentarios :

  1. Pues no sabía que habían habido risas con esta foto que a mi me parece muy normal. No se muy bien las chanzas a que vienen porque para mí ha sido un exito de España que la Merkel haya hecho el camino con nuestro Presidente del Gobierno que me gustará más o menos pero es lo que es y nos representa a todos.
    Esperemos que esta visita sea para bien de nuestro pais en un futuro próximo y dejemos las chanzas para los que ven siempre la parte negativa en todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos muy especialistas en ver siempre el lado negro de nosotros mismos y nos recreamos en la derrota y los estados oscuros. Eso he querido expresar en mi post. Merkel solo ha expresado algo positivo hacia este país. No sé si equivocadamente o no, pero no ha sido su intención participar en algo ridículo. Su equipo de imagen no lo hubiera permitido de ninguna manera.

      Eliminar
  2. Las chanzas me parecen fuera de lugar; pero el ridículo es de lo más espantoso que pueda concebirse: dos mandatarios europeos "postrados" ante la imagen -escultóricamente bien chusca, y quien sea devoto de Bernini habrá de reconocerlo así- de un "supuesto" apóstol que ni siquiera visitó estas tierras, como bien lo recoge Juan Larrea en su ensayo sobre la superchería del culto a Santiago, dice mucho de su populismo y muy poco de su capacidad intelectual. Un insulto para quienes se han bañado en la Ilustración, aun con las muchas limitaciones de ésta, sí que lo es. Recuérdese que durante la dictadura hitleriana uno de los libros más vendidos, además de "Mi lucha" fue "Los protocolos de los sabios de Sión" una superchería urdida por la policía zarista que se leyó y creyó al pie de la letra, con lo que ello supuso para justificar el genocidio de los judíos europeos, muchos de ellos alemanes que, en su momento, incluso habían votado a Hitler como la solución de la "mano de hierro" que necesitaba Alemania...
    No es mucho pedir que los mandatarios europeos respeten la separación de poderes y que esas visitas supersticiosas o meramente folclóricas las realicen sin luz ni taquígrafos y de riguroso incógnito, que entones nadie va a criticarlas: allá cada cual con sus creencias y con su tiempo libre; pero recuerdo que en España, el rey Felipe implora la intercesión del santo para que nos colme de bienes, y lo hace como jefe del estado, no como Felipe de Borbón y Grecia que a título individual pasa o pasea por allí.
    A veces nos pierde la falta de autoestima, en efecto, pero a veces, también estimamos cosas que más valdría meter en el famoso baúl de Karina, a todos los efectos idéntico al de Joaquín Costa.
    Por lo que hace a la admiración por el "esfuerzo" alemán y por extender su exigencia de austeridad como principio básico del gobierno de la hacienda pública, completamente de acuerdo. Nos falta realismo para entender algo tan sencillo como lo que podemos y no podemos permitirnos. Si comenzáramos a nivel individual, quizás nos fuera más fácil entenderlo a nivel nacional; pero nos pierde el rumbo, la liberalidad, el postureo y el "mañana ya veremos", aunque lo que veamos sea la cara horrenda del desahucio o de la morosidad, cuando no la de la miseria directamente. Se lee mal a Galdós y de él se extraen excepcionales lecciones cobre cómo no echar a perder la propia vida por la manirrotura y los delirios de grandeza,que esa es otra, y si entro, me dan las tantas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, enfocada desde tu punto de vista la imagen de los dos mandatarios en torno a una figura chusca, no puedo decir nada. Es tu punto de vista. Supongo que Merkel sabrá que miles y miles de alemanes hacen lo mismo cuando llegan a Santiago además de esperar horas y horas en filas inmensas ante el obispado para recoger la "Compostela" (algo a lo que yo me negué la última ocasión en que llegué a Santiago, y me fui a una librería para que me pusieran en último sello comprando un libro de Coetzee). Es curioso porque en el Camino y especialmente a la llegada a Santiago, multitud de peregrinos asisten voluntariamente a la misa del Peregrino en que se bandea el botafumeiro y abrazan al Apóstol como aparece en la foto. Yo no lo hago ciertamente, pero he de reconocer que es muy popular. Creo que la canciller alemana ha querido tener un detalle con su anfitrión sin darle mayor importancia (como no la tiene). Y reitero que visto desde la cultura alemana a esto no le concederán mayor relevancia, pero sí expresar un voto de confianza por España lo que reflejan esos kilómetros recorridos juntos o la presencia ante esa imagen de un santo que todo el mundo sabe que no estuvo allí. Y es que muy pocos realizan el Camino de Santiago por un motivo de fe. Supongo que ha de haber algunos, pero un largo noventa y tantos por ciento, expresa otras razones que no tienen nada que ver con ello. Yo no le daría mayor valor a esta imagen fuera de lo que he intentado expresar en mi post: un apoyo alemán a lo que se supone que más quieren los españoles, en este caso, el Camino de Santiago, una vía que no eres capaz de advertir el enorme prestigio que tiene internacionalmente. Te falta esa experiencia. Un miembro de la Academia francesa y ganador del Premio Goncourt, Jean Cristophe Ruffin, acaba de publicar un libro sobre el Camino, El camino Inmortal. Un descreído y laico que es seducido por la mística del Camino como vía de Conocimiento.

      En Alemania hay separación clara entre Iglesias y Estado y probablemente no han advertido que esta imagen anecdótica pueda tener repercusión en España, un país que no existe una clara delimitación en ello.

      Eliminar
  3. Bueno hay una cierta tendencia en determinados sectores de la sociedad a contaminarlo todo , a tomar una foto y desprestigiar toda una trayectoria con un momento. Yo no soy cristiano, ni siquiera he bautizado a mis hijos, pero no me parece mal que se hagan esta foto y no me parece mal que entre Alemania y España existan buenas relaciones, es normal, vamos, hasta cierto punto, en el mismo barco. ¿Comparto lo que estos gobiernos estan haciendo en Europa? NO y digo un NO rotundo, porque vivimos en una vision cortoplazista del futuro, aqui y alli. No hay proyecto a largo plazo de cooperacion europea para el desarrollo tecnologico y social de la poblacion, tan solo hablamos de Europa para el tema economico, que esta bien y es fundamental, pero ¿porque no hablar de armonizacion fiscal y social? que todos paguemos igual y todos tengamos los mismos derechos, tan solo por ser ciudadanos europeos. No hay politica a largo plazo de jubilaciones, por ejemplo, ni hay politica a largo plazo de la emigracion, aqui , con perdón, "Que cada perro se lama su pijo.." y ese es principal fallo que veo en este tema.
    En cuanto al automenosprecio español es consecuencia directa de la estructura empresarial española, a la conocida frase: "esto lo hago yo en un cuarto de hora y más barato", nuestra empresa ha vivido de copiar, en no pocas ocasiones, diseños ajenos y "españolizarlos" hacerlos más baratos, eso genera mano de obra barata y no cualificada. Las personas que buscan sus propios caminos, en este pais, no estan bien vistas y es facil que en vez de recibir felicitaciones o animos, se les conteste ¿quien se habrá pensado que es? ¿va a descubrir la polvora?
    Cuando dicen que los alemanes son mejores que nosotros, yo pregunto ¿te cres más tonto que un aleman? , la pregunta individualmente siempre es contestada de forma negativa y ,es verdad, habrá alemanes tontos al igual que españoles idiotas, lo que marca la diferencia es la organizacion, el mando, la direccion de las personas.
    La Iglesia Catolica, las tropas de élite de la Iglesia Catolica mejor dicho, han tenido y mucho que ver con el retraso secular de España la condena de lo extranjero sobre todo si venia de paises protestantes, la condena al comercio, a la banca, al trabajo tecnico han sido condenados por curas vagos y menesterosos, por cadernales y obispos terratenientes acostumbrados a ver las fincas y los talleres como bienes que producian rentas y no como instrumentos sociales del trabajo y la riqueza que necesitaban atencion e inversion; de esta manera la innovacion que requiere inversion, no se realizaba y cuando se queria realizar ya era imposible.
    Esa cultura del esfuerzo malentendida, que alababa a quien se partia las costillas con una pala y un pico y menospreciaba a quien pensaba en hacer excavadoras, es la causa del retraso de este pais y como consecuencia de este retraso la depresion y la mala imagen propia.
    Una clase dirigente que aplaudia al empresario que subia y condenaba a los obreros cuando la empresa cerraba (no quieren trabajar decian los patronos rentistas).
    Uno que sin ser erudito de nada le gusta leer, sobre todo cosas de grandes generales, envidia a los generales que hacen que sus tropas se sientan unidas en un proyecto comun, yo alabo a los generales como Julio Cesar que decia que se ganaban más batallas con una pala (haciendo fortificaciones) que con una espada , (mandando a sus soldados al degüello indiscriminado).
    Los que hacen fortificaciones se sienten orgullosos de ser parte de ese ejercito, porque les protege y les hace ganar batallas, los que defienden el heroismo estupido de lanzarte contra un enemigo superior a pecho descubierto con la disculpa del valor caen en depresion y pronto renegaran (de forma logica) de ese ejercito y hasta de si mismos.
    No se si me he explicado o me he ido por los afamados Cerros de Ubeda. pero aqui te dejo esto.jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé a ciencia cierta que es un tema que para ti es importante. ¿Cuál es el origen del fracaso español? Un empresario chileno, propietario de Jazztel, creo, opinaba que en España si te va bien, ya tienes en contra al cincuenta por ciento de la sociedad que no puede soportar el éxito ajeno. Por otro lado, este empresario venía a decir que España no era un país corrupto, aunque sí que había habido un sector que había dado lugar a la corrupción: el ladrillo que había dado una patente a organismos públicos para decir a unos que sí y a otros que no. Un país corrupto es un país en que todo funcionario pide una mordida desde el nivel más bajo al más alto, y eso en España no sucede. No somos un país corrupto pero sí tenemos un problema con la corrupción urbanística. Esto nos debería servir para el futuro.

      Si el éxito es condenado por pura envidia, no me extraña que cueste tanto que los españoles se lancen adelante para innovar. Además si los innovadores solo se encuentran con trabas, con impedimentos, con zancadillas, con bombas en su camino... no cabría sorprenderse tanto de que no nos distingamos por la capacidad de crear, de generar ideas y empleo. Se ve mal a Amancio Ortega, se ve mal al proyecto de Mercadona, se ve mal que haya editoriales que busquen vender libros de Cortázar, se condena todo lo que signifique negocio considerándolo algo contaminado y culpabilizados. Pocos de mis alumnos piensan en ser creativos y asumir riesgos con sus ideas. Eso no cotiza en España en que se rechaza el éxito ajeno. Uno esto a tus argumentos que también son vigentes e interesantes.

      Eliminar
  4. Poseo espaldas anchas para sobrellevar esta y otras imágenes y sé sacarles provecho, aunque en el fondo el humor que aplico malogre que me las tome en serio. Parece una frase de Groucho Marx, pero es cierta y explica bien qué siento. Y qué siento? Perplejidad, sobre todo. Yo no sé si alcanzo a ver el ridículo, tal vez no. Pero estoy perplejo y, al tiempo, con la misma intensidad, estoy decepcionado de que sigamos cayendo en estas festividades de lo panderetero. No tienen que estar ahí, no hacen nada ahí, no hay ningún interés en que abracen la madera del santo en lugar de sentarse en despachos, o en caminos, y solucionen asuntos serios. Y por lo menos, José Luis, que no recen, por favor. Si rezan, estamos perdidos del todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy yo quien vaya a defender las políticas de los dos mandatarios. No son elecciones mías ninguno de ellos. Pero sí quitar hierro al acto en sí. Lo que más me inquieta, sin embargo, es preguntarme en qué lengua hablaron esos cinco kilómetros que anduvieron juntos hasta esa imagen del "santo". Eso sí que es un asunto serio porque todos sabemos que nuestros dirigentes desconocen cualquier lengua que no sea el español. Llegar hasta el santo, que llegaran hasta él, no tiene para mí el más mínimo interés pero sí que pudieran hablar de algo sólido. No deja de ser anecdótico y sin la menor importancia. No sé cómo lo pensaron sus jefes de protocolo pero imagino que hubo una discusión previa. En cuanto a rezar o no, queda dentro del mundo interior de cada uno. Una vez compré un libro que se titulaba: "La oración para ateos", que me recordó el poema de Unamuno. Es difícil saber qué es panderetero y qué no. Este país parece serlo en grando intenso. No sé si es que nos cuesta más que a otros incorporarnos a la modernidad laica. En definitiva, quería subrayar que otros nos consideran mejores que lo que nos consideramos nosotros mismos.

      Eliminar
  5. Ay, me gustaría extenderme pero a golpe de índice, imposible.
    Una magnifica exposición y comentarios.
    Me nacieron española, de sangre mediterránea, me educaron británica y mis nietos nacieron en Alemania. El padre de mis nietos se siente más cómodo por allá. Seguramente por allá acaben mis días.
    El fondo de cada quien es una resultante combinatoria, aunque lo más sencillo sea atenerse a lo mas cercano, conocido, o simplemente inmediato, familiar. Por eso los políticos,quizás, necesiten montar sus teatritos particulares creyendo que así ganaran, o dejaran de perder , adeptos.
    Todavía cuestión de cantidad, todavía, eso es la democracia, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu identidad es multiforme y eso es bueno en un país tan "racial". Yo si pudiera haber nacido, hubiera escogido otro país. Este es demasiado complicado en todos los sentidos. Pero ya no puedo escoger. He de sobrellevar ese márchamo de "españolidad" con el menos coste intelectual posible, y es que, a veces, cuesta levantarse y decir que eres español un día más. Ójala yo pudiera exiliarme e irme a otras coordenadas. Lo agradecería. En cuanto al teatrillo de los políticos, entiendo que no es una profesión fácil. Yo no hubiera servido para ello.

      Eliminar
  6. La imagen no es ridícula y quién más quién menos se ha abrazado a esa policromada estatua en más de una ocasión. Es curioso como a la gente les extrañan las imágenes policromadas en viejas esculturas cuando en muchos casos, las grecoromanas o en el Pórtico de la Gloria tan cercano, eran lo más habitual.
    Los tópicos sobre las identidades nacionales son un recurso muy utilizado para los que defienden los propios, cuando son positivos claro como cuando los usan para denigrar lo ajeno. No dejan de ser un mecanismo de integración social o nacional y sirven para etiquetar a las personas a gusto y reducir problemas. Ya se sabe es español por lo tanto no cree en la autoridad, es rebelde y mal organizado. Ya se sabe es alemán: organizado, gregario y cabeza cuadrada.
    Yo no sé lo que es ser español porque sí me creo que soy español en seguida otro matizará y dira: es gallego. Es decir contesta con preguntas, no sé sabe si sube y si baja, y al hablar tiene un tono cantarín. Eso si soy gallego en el buen sentido de la palabra si es en el malo como diría la lideresa de UpyD puedo convertirme en un vulgar Zapatero, por ejemplo:
    http://suicidasperezosos.blogspot.com.es/2010/03/ser-gallego.html
    Ay neno pero es que además los que saben de gallegos diferencia bien entre los coruñeses y el resto. Soy coruñés, ese quiere decir que soy un poco fantasma, a lgo chulesco, hablo alto y uso un argot llamado coruño para manejarme con mis semejantes.
    Si fueran verdad todos esos tópicos generalistas y territoriales no me importaría para nada ser español y cultivar mi espíritu autocrítico y cierta dosis de lucidez individualista frente de esa racionalidad purista alemana tan inhumana que ha traído al mundo millones de muertos en los últimos 100 años. No, no me importaría ser parte de un pueblo que no respeta y se ríe de sus líderes pero no es asi. No me lo creo, somos igual que ellos, los germánicos: una masa amorfa de individuos que busca su sitio en alguna parte sabiendo íntimamente que nunca lo vamos a a encontrar.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu apreciación sobre las imágenes policromadas me ha traído a la memoria la visita que hice recientemente a la iglesia de Santa María en Vitoria. Allí en los años sesenta se hizo una reforma desastrosa a todos los niveles que llevó a la iglesia-catedral a su casi derrumbamiento. Además suprimieron la policromía original del pórtico para mostrar la "fuerza" supuesta del románico. Era un criterio que ha forzado la desaparición de muchas policromías entendiéndolas como de mal gusto o que rebajaban la expresividad de la piedra en estado puro. Esto me lleva a pensar que muchos pórticos que ahora se ven blancos pudieron ser policromados antes de sus reformas. Increíble.

      No sé si los estereotipos son ciertos o no. Pero es verdad que los países son distintos en muchos sentidos. España con sus infinitas variantes (lo único que nos une -dicen- es el uso del ajo en la cocina) es muy diferente a Italia, Alemania o Francia. No somos lo mismo. Nuestra proyecciones del carácter nacional son distintas. No sé si es elucubración, si es fantasmagoría o pura ilusión, pero cuando uno pasea por otro país adviertes que hay cosas distintas en la concepción de las cosas. Y esto en buena forma lo marca el carácter, la escala de valores que adjudica la educación -la reglada y la espontánea- a cada acción, a cada sentimiento, a cada pensamiento. Puede que sea todo figuración y los caracteres nacionales no existen, pero eso no me explica por qué los países son tan profundamente distintos en tantas cuestiones.

      Un cálido saludo.

      Eliminar
  7. Personalmente, no observo nada ridículo en esa fotografía. Me he abrazado a la imagen de Santiago en Compostela. Es lo que hacemos todos los que pasamos por allí por motivos religiosos. Lo que sí he notado en el Camino de Santiago es una marcada tendencia al esnobismo. No suele hacerse como peregrinación religiosa, sino como un desafío físico en el trekking.
    Estoy de acuerdo con tu observación acerca del nihilismo español, y me llama poderosamente la atención, ya que cuando viajé desde mi tierra me quedé admirada al ver lo desarrollados que están con respecto a nosotros. Comprendo que en la comparación con Alemania salgan perdiendo. Pero incluso creo que hasta los Estados Unidos perderían con la locomotora alemana.
    ¡Qué daría yo por haber nacido en un lugar como España, Joselu, aún con todos los problemas que tienen! No se comparan en absoluto con los nuestros, te aseguro. Mis abuelos se equivocaron rotundamente cuando desembarcaron en este puerto.

    Un abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que hay motivaciones muy distintas el los peregrinos que hacen el Camino. Yo lo he hecho varias veces y cuando llego a Santiago no voy a buscar al obispado la Compostela ni asisto a la misa del peregrino. La última vez que llegué me fui a una librería a que me pusieran el último sello. Puede que no sea una vía de valor religioso para muchos, pero eso no impide que, bien vivida, sí que es una vía de acceso a una cierta espiritualidad incluso laica si pudiera ser. Es un camino que abre a las personas. Yo escojo siempre alternativas poco frecuentadas o lo hago en fechas fuera de la masificación. Es una experiencia que te maravillaría tal como eres. Y el valor que le dieras, sería tuyo. Yo hice una vez parte del camino con un hombre -Paco- que iba cada día a misa. Yo entonces era muy irreverente y nos reíamos de la situación porque Paco tenía un sentido del humor magnífico.

      Me asombra que alguien piense que es bueno ser de este país en que parece que tantos y tantos querrían darse de baja. Sin duda, algo debe tener que ver la situación de Argentina que sigo por la prensa. Y no es buena. Por aquí empieza a verse la luz al final del túnel, al menos para algunos porque sigue habiendo más del 25 por ciento de paro y eso es insoportable. Si no fuera por la familia estaríamos en una situación desesperada. Pero son los abuelos quienes están sosteniendo a los hijos y a los nietos en la edad en que podrían empezar a descansar.

      La amiga alemana con la que caminé varios días veían valores muy positivos de todo tipo entre los españoles y algunos que revelaban posiciones mucho más progresistasa respecto a la mujer que en Alemania. Esto me sorprendió.

      Un abrazo, Fer.

      Eliminar
  8. Reconozco, querido Joselu, que cuando vi la foto de estos dos mandamases en el periódico sentí indignación y vergüenza. Gracias a tu jugoso post puedo verla de otro modo, pero no coincido del todo contigo. Cuando un político hace estas cosas no es por seguir respetuosamente una costumbre del lugar en el que se encuentra: sólo lo hace por salir en la foto, igual que Fulanita o Menganito se fotografían junto a pobres niños negros para llenar muchas páginas a color en lugar de hacerlo en privado, como debe ser. Aprecio tus reflexiones, pero sigo pensando que estos dos elementos necesitan mostrarse simpáticos y dicharacheros y aprovechan el rito del abrazo a una estatua (no me meto en más consideraciones por no herir a nadie) para intentar demostrar lo "guais" que son. Yupi, mirad, somos dos peregrinos más, nos unimos a vosotros, no somos extraterrestres, podéis y debéis confiar en nosotros. ¿Que cómo se entendieron durante sus encuentros y paseos? Con la ayuda de dos intérpretes, según dijeron en la radio. ¿Te imaginas sus conversaciones?
    No se me ocurre menospreciar a "la" Merkel, aunque, desde luego, no es santo de mi devoción. Nadie en Europa osa discutir sus órdenes (porque ella no aconseja, manda como un general con mando en plaza, como dicen los militares), pero ya ves qué rumbo llevamos con esa política... No sé qué concepto tienen de nosotros otros europeos, unos dicen una cosa y otros la contraria. Siempre hemos arrastrado una autoestima paupérrima que intentamos paliar a base de sol, playa, bares, juergas baratas, buena vida... Potenciamos un turismo de baja estofa que conlleva muchos problemas nada despreciables. Los trabajadores en el extranjero (cada vez más, para vergüenza de todos, empezando por los políticos) dejan muy alto nuestro pabellón porque son serios y cumplidores, nada que ver con el tópico que muchos siguen propagando. ¿Por qué seguimos pensando que somos el culo de Europa, que estamos a la cola en educación, cuando nuestros jóvenes demuestran que están muy bien preparados? Muy sencillo: a nuestros políticos les interesa echar mierda sobre lo que hay para justificar "su" cambio, "sus" leyes, "sus" medidas. Si reconocieran que hay que empezar por aportar más dinero a la investigación, la educación y el arte, por citar sólo tres casos, en lugar de llamarnos vagos, caraduras y sinvergüenzas a los maestros, actores, bomberos y tantos colectivos (salvo el suyo, por supuesto: todos son unos santos varones, según ellos, unos pobres incomprendidos que trabajan duramente por nuestro bienestar), otro gallo nos cantaría, pero, claro, eso es ciencia ficción. Y así nos va...
    Pasado mañana, vuelta a la lucha. Mucho ánimo, nos va a hacer falta. Un fuerte abrazo, colega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho valor en este país. Tendríamos que saberlo apreciar. Vale nuestro cine, vale nuestra sanidad, vale nuestra educación. Ya sé que no son las más competitivas del mundo pero son estimables. O al menos son dignas. No somos Honkong o Corea del Sur o Shangái, ni siquiera Finlandia. Tendríamos que creer más en nosotros. Los gobiernos no ayudan. Haría falta un gobierno que supiera hablar a la gente, que le infundiera orgullo, ánimo, para salir de esa baja autoestima que nos aflige. Probablemente no somos los mejores. No lo somos. Pero ¿quiénes son los mejores?

      Ya hemos vuelto. Pronto se llenarán las aulas. De niños, de problemas, de fuerza, de posibilidades, de dudas... Un abrazo.

      Eliminar
  9. Efectivamente, la imagen no es de risa. Es una apuesta seria, que aunque formal, tiene un fondo que hay que saber apreciar. Pero en este país nuestro tan dado a la superficialidad y al chiste zafio, es imposible ver un árbol en un bosque. Bueno, en estas estamos en España, en mirar a nuestro prójimo españolito y denostarlo, después haber hecho lo propio con nosotros mismos. Me viene ahora a la mente esta parodia de partido político que se llama Podemos. ¿Quiénes van a votarle? ¿Quiénes le apoyan? Todos aquellos que odian el status quo español. En definitiva, aquellos que odian la forma en que va España. Y tiene tanto éxito porque Pablo Iglesias ha sabido tocar la tecla de la españolidad, que no es otra que esta que tú apuntas: reírse de cosas serias y defenestrar todo lo establecido.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucha rabia en el voto a Podemos. Yo desde Cataluña no puedo estar de acuerdo con sus posiciones respecto al soberanismo y el radicalismo independentista, pero puedo entender el desahogo que puede suponer su voto para muchos y así estremecer al sistema político que ellos con habilidad han definido como "la casta". Eso sí, Podemos afecta al voto de PSOE e IU pero no al del PP. Se mueve en el sector más bien de izquierda que de derecha. Así que el PP puede estar tranquilo en ese sentido.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hacer el camino es como ir a otra escuela. Lees cada día una página en blanco ,del viento, del sol ,de la lluvia. Aprendes a mirar de otra manera y dejas que cualquiera se asome por tu ventana para que te vea el corazón. Todos hacemos un viaje juntos, pero en el camino, nos citamos, nos entregamos, porque todo lo que tenemos acaba en la mochila de la espalda. Luego llegas al final y no te abrazas al santo pero hay un adarme tuyo que no conocías y vuelves con el alma que estrena nuevos ojos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos para mí siempre es un viaje importante del que me cuesta salir cuando acabo mis días en el Camino. Algún día quiero volverlo a hacer entero en un mes. Recientemente solo hago diez días y no es suficiente.

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Es un buen punto de vista técnico sobre la foto jajajaja.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...