Páginas vistas desde Diciembre de 2005

jueves, 31 de enero de 2008

La burbuja


Desde el año pasado promuevo la cultura blogger entre mis alumnos de cuarto de ESO. Creo que es importante que conozcan esta nueva forma de comunicarse y de expresarse. Sin embargo, este curso en que se abrieron una veintena larga de blogs, pocos han podido superar los dos meses de funcionamiento. La mayoría han muerto por falta de renovación y los dos que subsisten están perdiendo fuerza y preveo que pronto se quedarán encallados. Uno de ellos, El blog de una incomprendida es un resumen diario de las clases en el instituto, así como de sus momentos de ocio. La autora es una interesante alumna que ha mantenido la antorcha pero está a punto de desertar. El otro blog es una declaración de amor en la red apasionada en que reitera mensajes de amor a su chico, al que quiere más que a cualquier otra cosa en el mundo.

La mayoría de los blogs han muerto, pero sí que hay algunas constantes. La mayoría de los autores han sido chicas que han llenado de colorines, especialmente rosa, azul y verde la tipografía con que escribían. Eran declaraciones de amistad o de amor, letras de canciones o vídeos musicales y alguna vez fotos de alguna serie de televisión. Otros se han limitado a ir resumiendo día a día lo que era su vida en el instituto.

Me doy cuenta de que la cultura blogguer que tiene como centro el blog es demasiado textual y reflexiva para lo que son sus necesidades. Hay otro tipo de artilugios como el fotolog, que mezcla fotos, comentarios y música, que satisfacen más sus deseos expresivos. La mayoría de blogs no tenían comentarios, y un blog sin comentarios es un blog que difícilmente resiste. No ha calado entre ellos este tipo de instrumento expresivo.

Me pregunto por qué mis alumnos adolescentes no van más allá de su cotidianidad y no son conscientes de los temas que genera nuestra sociedad. Ninguno se hace eco de los graves problemas que tiene la humanidad. Me pregunto por qué la realidad no llega hasta ellos. Me refiero a la realidad de los conflictos étnicos como los de Kenia que son estremecedores y apuntan a una repetición de los sucesos de Ruanda en 1994 ante los que occidente se quedó pasivo; me refiero a realidades como los de la inmigración sangrante que hace que lleguen día sí y día también pateras y cayucos a las costas de Motril y Canarias; me refiero al calentamiento global que está haciendo que tengamos uno de los años más cálidos y menos lluviosos de hace décadas, confirmando las predicciones más agoreras de los especialistas en clima; me refiero a la globalización y a la desesperación de buena parte de la humanidad aplastada por los esquemas económicos de los siete grandes. Me pregunto qué ha de pasar para que los jóvenes sean conscientes del mundo tan frágil que estamos viviendo.

38 comentarios :

  1. Difíciles preguntas planteas. Por qué no llegan los jóvenes a esos temas? Uff: de quién pueden aprender que hay que contemplar esa realidad; qué modelos existenciales pueden tener; en qué historia pasada pueden fundamentar su futuro; por qué buscar una alternativa si lo presente es sumamente satisfactorio. Ya no valen camelos. Desde este lado de los ricos, el divertimento es el sistema métrico de nuestra sociedad.

    Te he descubierto hace un ratillo. Desbordado me tienes con tus sugerencias. Felicidades y ánimo con esos jóvenes que, a pesar de todo, como tú bien sabes, siguen siendo lo más importante.

    ResponderEliminar
  2. Hemos coincidido en la fórmula "me pregunto...".
    Al hilo de tus interrogantes surgió el otro día un comentario a propósito del visionado de la película Hotel Ruanda. El pase conmocionó a los alumnos lo que duró la película. Después, salieron tan tranquilos sin cuestionarse absolutamente nada.
    Sigo pensando en cómo retomar el asunto.
    Nuestros jóvenes están inmunizados contra toda muestra de violencia (en vivo o en diferido). Ignoran la tragedia que se esconde tras los cayucos, las guerras étnicas...
    Me temo que para ellos es parte del espectáculo que ofrece a diario la TV y contra el cual está el zapping.

    ResponderEliminar
  3. Hola. Me parece que no son solamente los jóvenes que viven en una especie de burbuja. También los adultos.

    Sin embargo, veo la urgencia de tu pregunta. Ayer hablé a unos adolescentes de secundaria porque un activista comunitario me lo pidió. Logré la atención de la mayor parte, pero me preguntaba qué les podía decir que les llegara -- y mi percepción es que la educación (por lo menos en este país) tiene el enfásis equivocado. Se habla mucho a los estudiantes del futuro, de conseguir empleos, de estar preparados para lo que vendrá... Y para mi que el asunto es ahora. Creo que hace falta encontrar maneras de que entiendan que lo que hacen o no hacen hoy importa muchísimo y que sus vidas no son solamente una sala de espera para el futuro.

    ResponderEliminar
  4. Permitidme que discrepe un poco. Es que yo también he tenido 14 y 16 años y estás por otras cosas ¿no? la novias, los amigos, el futuro, las inseguridades, no entiendes ni papa de política, etc. En fin, que estos jóvenes son como todos los jóvenes de siempre. Yo también trabajo con ellos.
    Ya se verá con los años quien tiene interés por lo que pasa en el mundo ¿no?
    Quique, el educador de Alaska

    ResponderEliminar
  5. Pienso que la clave se resume con dos ideas aportadas por Lu y Víctor Manuel: Los jóvenes están inmunizados por el aluvión continuo de violencia que les llega desde todos los medios (tele, vídeojuegos, cómic, cine, etc.); pero, a la vez, los adultos tampoco son su mejor ejemplo. Ya comenté una vez que yo mismo me siento un bicho raro por preocuparme por la política o por la marginación; y hablamos de entornos profesionales con un nivel de estudios alto. Basta salir a la calle (o ver ahora las imágenes de los mítines políticos) para darse cuenta de que a la gente de a pie le interesan muy poco los temas que citas. Repiten como loros las consignas de sus líderes políticos, que lo son por su capacidad de insultar o de mentir como bellacos (en uno y otro lado del 'arco parlamentario').
    Coincido contigo en que es doloroso, sobre todo para quienes teníamos esperanza de que el relevo generacional pusiera fin a épocas anteriores. Pero, ya sabemos que sólo el paso del tiempo desvelará esas incógnitas que no alcanzamos a descifrar.

    ResponderEliminar
  6. No todos los jóvenes son ajenos a la cultura-texto, aunque sí muchos. Es mejor tener un blog colectivo, así es más difícil que muera, y ligarlo con los trabajos de aula. Hay muchas páginas, como foros o menéame, donde la mayoría son jóvenes y de allí han salido muchos blogs.

    Y sí que va calando lo que les esneñamos, incluido el mundo exterior, pero gota a gota y muy despacio. Hay que retomar el tema periódicamente, como dice Lu, y generar debate. Sobre todo, que no lo vean como algo lejano, porque si no se parece demasiado a lo wue ven en las noticias, que no les afecta lo mas mínimo porque parece ficción, durará un par de días y no tiene ninguna relación con su vida real

    ResponderEliminar
  7. No estoy de acuerdo con un comentario que dice que los jóvenes entre 14 y 16 años no tienen ni idea de política. Además, el post no habla de política, sino de temas sociales, pero es que por otra parte, es lo que quieren que pensemos, que los jóvenes deben estudiar y olvidarse de todo lo que les rodea, tanto en su entorno como en el resto del mundo.

    Pongo un ejemplo, para ver que un joven puede interesarse para todo. Mi hermano, con trece años fue cofundador de una asamblea de jóvenes de la zona norte de Sabadell (dónde viven él y mis padres). Sus tareas eran tanto sociales como políticas. La asamblea fue creciendo en números y en edades, pero lo importante es que fueron jóvenes de trece y catorce años quienes comenzaron y cuando éstos fueron creciendo, cada año entraban nuevos con esas edades.

    Por otra parte, ya te lo he comentado alguna vez, pero vuelvo a repetirme. No interesa que los jóvenes de hoy en día piensen, reflexionen. Interesa mano de obra cualificada y barata, que trabaje sin protestar y solo piense en el dinero para comprarse el coche, pagar la hipoteca, un televisor plano, la play, etc.

    Los jóvenes tienen 6 o 7 horas de estudio al día, miran la televisión entre 2 a 3 horas, más la play, más las horas muertas en la plaza o parque de turno sin hablar que de temas banales o televisión alrededor de los primeros cigarros o porros... suma las horas y verás que no hay tiempo para la lectura, para el interés, para las noticias, para preocuparse de otra cosa que no sea lo que la televisión les embota (fútbol, moda, operación triunfo o simplemente insultar al marginado del grupo).

    Te preguntas sobre que tiene que suceder para que los jóvenes se den cuenta de lo que hay... simple y desgraciadamente una desgracia grande y terrible donde ellos vivan. Puede que los problemas de la economía que estamos padeciendo sea una posible causa... yo lo espero, entonces todo los jóvenes verían como es de difícil mantenerles sus caprichos.

    ResponderEliminar
  8. Por eso ha triunfado MSN entre los adolescentes. Es un espacio personal que no tiene la misma intensidad que un blog. Un lugar para exponer tu vida, vivencias, recuerdos, gustos, etc. Un lugar común visitado por amigos y conocidos que comparten experiencias.

    La bitácora es otra historia que cuadra más con individuos más maduros y de mayor experiencia. Algunos blogueros consideran hermanos menores a estos lugares de My Space.

    Respecto a tu inquietud por los jóvenes no utilizaría la palabra inmunizados, más bien pienso en la saturación informativa. El aluvión de mensajes que reciben es tan impresionante que hacen que el sujeto parezca indolente. Ocurre que ellos tienen su mundo propio, placentero sí, con un ámbito de preocupaciones y de sensibilidades. Es difícil soportar la conciencia del mundo y aunque puedan mirar asombrados algo que le impresiona, al momento, vuelven a su realidad que no es muy combativa.

    Ellos resolverán los problemas del mundo a su manera igual que generaciones anteriores hicieron, es decir con aciertos y errores. Además no es bueno generalizar porque todos los jóvenes nos son iguales.

    ResponderEliminar
  9. Contestando a tu comentario, imagino que allí no lo verás, creo que sería muy interesante que recogieras las cadenas de lecturas de más éxito entre tus alumnos o, mejor, que lo cuelguen

    ResponderEliminar
  10. quizá, pienso, sea porque en la adolescencia el mundo entero se reduce a ti. todo gira alrededor de ti y pensar en algo que no seas tú es complicado.

    ResponderEliminar
  11. Querido Joselu: me he leído de un tirón tus últimas entradas -la gripe y una excursión de varios días me han tenido alejada de este rincón- y has vuelto a emocionarme. Me identifico con cada una de tus palabras. Explicas como nadie lo que sentimos como profesores, la ilusión que le ponemos cada día y la desgana que sentimos a veces cuando no recogemos los frutos que cosechamos. Creo que para amar de esta forma una profesión es necesario encontrarnos con estos pequeños obstáculos cotidianos. Crear nuevas formas de conectar con los alumnos, de introducirnos en su universo personal, es la labor que tenemos por delante, más que la mera transmisión de conocimientos. Enseñarles a esforzarse para conseguir cosas, a plantearse objetivos, mientras que tendemos hacia ellos una mano amiga para que no se pierdan. Creo que nuestro trabajo es ahora más complicado que nunca lo ha sido, pero por eso mismo los pequeños logros cotidianos se convierte en una fuente de satisfacción.

    Las palabras con las que cerrabas la entrada de sinónimos y antónimos son maravillosas. Espero que no te importe, pero las he apuntado en mi cuaderno de citas.

    De veras que te admiro, compañero. Ha sido una delicia haber dado con tu blog.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Los jóvenes, no todos, quizá no son conscientes de muchos de esos problemas, porque los suyos les parecen los más grandes. Incluso hay adultos que tampoco lo son, y esto es aún peor.
    Pero es bueno que alguien les abra los ojos. Ahora está en sus manos paliar, en parte, estos desastres en el futuro. Yo tengo fe en ellos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. HOla eloi blq,
    yo no he dicho que los jovenes de 14 y 16 años no entiendan de política. Lo que he dicho es que yo a esa edad no entendía ni papa, y que estaba por otras cosas (como muchísimos jóvenes, no creo que fuera yo nada especial).
    Y no es desde luego ninguna crítica a la juventud. Es simplemente una cuestión biológica. La edad, vaya.
    Me alegro por tu hermano, pero, joder, no lo envidio en absoluto. Yo a los 13 años solo pensaba en como ligarme a la compañera de mesa, que estaba buenísima. Supongo que por eso, por haber hecho de adolescente cuando tocaba, despues he podido dedicarme a ser un adulto apañadito, lector voraz e interesado por las cosas de este mundo.
    Por cierto, yo si que creo que tu tienes una visión pesimista de los jovenes. Repito, los hay majos, enrollaos, cabrones, listillos, lectores, pajeros, como en todas las épocas y todos los sitios..eso sí, no pidais peras al olmo que la juventud es, sobre todo, una etapa hormonal de la vida, ni juzguemos a alguien que bastante tiene con buscarse.

    Un abrazo

    Quique, educador en Alaska

    ResponderEliminar
  14. Quique, el desinterés por los temas sociales y ecológicos, que no políticos es un tema serio. Nos estamos cargando el planeta. Todos los indicadores nos avisan de que algo muy grave está pasando. Lo estamos viendo y el futuro, si no ponemos remedio -y no sé si hay tiempo- será bastante problemático. Entiendo el estallido hormonal de los catorce años, pero también me he encontrado como educador con generaciones de jóvenes mas concienciados de la realidad. No es un tema que podamos decir que se pueda posponer. Es que lo tenemos delante y es hora de que los jóvenes también tomen conciencia. No es así en absoluto. A los dieciséis se está con el estallido emocional y a los dieciocho pensando en comprarse un coche. Lo cierto es que en comparación con el resto del mundo, vivimos bastante bien, y nadie quiere que esto se acabe. Al placer todo el mundo se acostumbra. Pero tengo la impresión de que esto no durará siempre. Entiendo la posición combativa de Eloi Blq. Él es un joven luchador por otro tipo de sociedad diferente, y seguro que tiene tiempo de pensar también en otros temas más sicalípticos.
    Por otro lado, el desinterés por la política y los temas sociales no han sido siempre así entre los jóvenes. Ha habido generaciones que se han comprometido con un intento de cambio social o de mejora de la sociedad, ello sin descuidar otros aspectos amorosos o sexuales. Hubo generaciones de jóvenes que lucharon contra el fascismo como deber moral. Ahora también debería existir un deber moral de luchar por un mundo mejor y más justo. El sexo y la lucha social no son incompatibles.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, bueno, bueno. Hay que ver lo que hace desconectarse un mes de la red de redes. Tenía tantos posts tuyos sin leer que de pronto parece que ha pasado mucho más tiempo de golpe del que yo pensaba. Tus posts, por supuesto, me devuelven al trabajo con esa sensación eterna de insatisfacción porque en el fondo de la cabeza siempre hay algo que dice: ¿No podría mejorar esto? ¿No hay algo que me estoy olvidando? ¿Cómo hago de estos chavales cabezas pensantes? ¿En qué medida estoy yo limitando su potencial?
    Pero, en fín, tras meditar mucho y comer un platico de jamón de Teruel yo he pensado que dado que los milagros no existen, lo único que nos queda es que a fuerza de lanzar semillas algunas broten. Que aunque es cierto que muchos no ven geográficamente más allá de la esquina de su barrio, ni temporalmente que la borrachera que pillarán este sábado, hay otros muchos que con el tiempo ampliarán sus inquietudes y incluso algunos (pequeñas joyas) están tan llenos de creatividad o genialidad o pensamiento crítico que si al llegar a nuestras manos les quitamos alguna de las capas de cebolla que aún empañan su potencial se nos llega de orgullo el corazón, a mi al menos.
    Este trabajo nuestro estálleno de sombras, desprestigio y desilusión porque te pasas la vida intentando hacer mágia con trucos que normalmente no funcionan pero el día que lo hacen... ¿qué satisfacción!
    Un abracete, maño

    ResponderEliminar
  16. Bueno, bueno... Pues yo coincido un poquitín con Quique... ¡Que los adolescentes son de otra raza, que nos nos enteramos!... :)
    Y es que cuesta mucho mantener un blog, comprometerse, desgranarse, ordenarse... A mí me pasa...
    Y es que, también, se va mejor en coche al trabajo que en metro o en autobús (¡toma contaminación!), y prefiero levantarme todas las mañanas sabiendo dónde voy a plantar el pie... ¡Qué miedo si las cosas cambiaran tanto que una no supiera qué lugar ocupa en el mundo!
    Joselu, sí que hubo generaciones de jóvenes diferentes a esta... Pero también generaciones de padres distitnos a la de ahora, y de profesores y de futbolistas y de modelos de pasarela...
    No sale gratis querer cambiar el mundo, no hay que pagar tan poquito ... La inconsciencia, el amor del sillón y del mando de la TV, son nuestros aliados... Coche-trabajo-blog-coche-TV-calorcito y sillón... ¡Ay si moviéramos ficha, ay si nos cambiaran el tablero!... Más de uno (incluidos los "blogueros") saldrían pitando a buscar el parchís de antaño, o sea, el de hoy...
    Habrá que seguir siendo buenos, ya sabes en qué sentido de la palabra.
    Un abrazo, profesor. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  17. ¿Comprometidos con el cambio social, Joselu? ¿A los 14 años?...hay que joderse, debo haber vivido en otro mundo. Mis colegas no eran así a esa edad. Y menos mal ¿eh? sino, menudo rollo, con lo que molaba montar un fiestorro con su sangria y su musiquita. Y cuando nos interesabamos por algún tema pólítico eramos demagogos a más no poder, y bastante intransigentes (como toca a una edad que estás más perdido que carrauca). Por cierto, la demagogia no se cura necesariamente cuando uno se hace mayor.
    Todavía me acuerdo en el insti, allá por los 80, cuando la mitad de la gente mirabamos para otro lado con los crímenes de la URSS porque lo suyo era criticar el imperialismo yanqui, oh yea!.

    Bueno, bueno...pues lo siento, pero que no, que no coincido con vosotros.
    Es que yo, lo que defiendo, dalia(si es que estoy defendiendo algo), es que de esos jóvenes que se emborrachan, se interesan por las marcas o los coches, y piensan en la vecina del cuarto (o sea, mi menda a los 14 y la mayoría de mis amigos y amigas cuando tenian esa edad) y que tan poco parecen gustaros, saldrán muchos de los jóvenes más bien paridos y más interesados en los problemas sociales. Es ley de vida.
    Dejarles un tiempo que, a lo mejor, cuando cumplan los treinta (que es cuando uno empieza a entender los blancos, los negros y los grises de las cosas)nos dan mil vueltas a nosotros, "los concienzados" .

    Ostras, ¿pero vosotros donde habeis estudiado? ¿en un seminario?,

    Un abrazo (con mucho cariño)

    Quique, educador en Alaska.

    Quique

    ResponderEliminar
  18. Un último comentario, Joselu, con todo el respeto hacia tu persona, que me encantas como profe , como persona y como blogger.
    Has comenzado tu comentario diciendo... "los temas sociales y ecológicos, que no políticos es un tema serio"

    ostras, ¿He entendido bien? ¿Has dicho, los temas sociales y ecológicos, que no políticos?

    Yo es que pensaba que la política era eso y sobre todo eso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Joselu:
    Difícil conocer las inquietudes de los jóvenes de hoy. Yo comparto más tiempo con los niños. Y es bastante gratificante ver que funcionan como esponjas, adsorbiendo todo e interesandose por todo.
    Como siempre, ha sido un placer leerte

    ResponderEliminar
  20. ¡Tocado, Quique! Tienes toda la razón cuando afirmas que los temas sociales y ecológicos son sobre todo políticos, pero eso nos lleva a la política desprestigiada de partidos, y quería evitarlo. En lo demás no estoy de acuerdo contigo y no he estudiado en un seminario. Había un frase que dijo no sé quién en este momento "Quien de joven no es revolucionario es que no tiene corazón". No es que nuestros jóvenes no tengan corazón. Lo tienen y grande, pero están demasiado bien instalados. Son producto de una sociedad de consumo y ya no albergan utopías salvo una minoría, que sigue existiendo. Claro que no están desligados del resto de la sociedad. La responsabilidad no es sólo de los jóvenes, pero es el público con el que trato día a día. Pero, mira, son puntos de vista y para esto son los blogs, para promover debates como éste, que está siendo sumamente interesante. Un cordial saludo, amigo.

    ResponderEliminar
  21. A esas edades no se piensa en las desgracias del mundo...

    ResponderEliminar
  22. Hola de nuevo, había dejado de banda este tema pero me gusta el debato.

    Primero, yo sigo opinando que los temas sociales y ecológicos no son para nada políticos, otra cosa es que los políticos, deboradores ellos, los apropien y le saquen partido en número de votos, porque cada voto y escaño es dinero que nosotros le pagamos.

    Segundo, es una osadía juzgarnos sin conocernos, además, normalmente, alguien que hace esto ya ni le respondo, pero bueno, haciendo una excepción y porque puede que lo hagas sin malicia, continuaré diciéndote que no estudié en un seminario (mi padre en su época si lo hizo para poder estudiar y ya de joven también tenía sus preocupaciones) sino en un colegio público de la zona norte de Sabadell donde cuando yo era niño las calles no estaban ni pavimentadas, sino que eran arena, veías los yonkis pincharse al lado de la cancha de fútbol donde jugábamos, gitanos con hogueras en medio de la plaza, maridos pegando palizas a sus mujeres y niños que casi morían de hambre y mi madre los llevaba a mi casa a comer diciéndome que debía invitar a mis amigos a comer (principio años 90 en Catalunya, barrios un poco marginales). Así que no prejuzgues e interésate por nuestras vidas anteriormente de hacer preguntas un poco fuera de sentido.

    Tercero, no pienses que somos insulsos y hemos tenido una adolescencia aburrida porque nos interesábamos por la política, temas sociales, ecológicos o simplemente de que el local del barrio hiciera cosas más alternativas que el consumo de globos de feria. Como ha dicho Joselu, se puede conciliar sexo, hormonas e interés social a los catorce años. No te digo que tu interés social deba ser el mismo que el mío y tienes razón cuando en ese momento nos descubrimos a nosotros mismos, pero fue entonces cuando yo leí muchos de los nombres de la historia moderna y contemporania (Froid, Nieschtche, Bakunnin, Marx, Hitler, Durruti, Trostky, etc etc) para precisamente saber cual era mi ideología. Además, también descubría mi sexo, practicándolo y eligiendo cual era mis gustos. Además, explicándote algo más, aunque ya de más mayor (sobre 17) fumaba porros, me enrollaba con tías, despotricaba del comunismo, el capitalismo y el fascismo abrazando al anarquismo (comunismo libertario prefiero llamarlo) avanzando poco a poco para llegar a mi lucha actual que es por la desaceleración y un cambio total de la sociedad, cogiendo como camino salir de ella misma como lucha e idiología. Pero sin enrollarme, que yo conciliaba todo durante la adolescencia y creo que es posible que lo haga todo el mundo.

    Para acabar, dices que es a los trenta cuando entendemos de todo... pues me confirmas que cada vez la tele nos hace más tontos, siendo incapaces de tener las ideas claras hasta los trenta. O también la inposibilidad de salir de casa de los padres (pues la media está en los 31 y eso que ha decrecido gracias al tema de compartir pisos pues sino eran los 34 en el 2000) lo que no nos permite pensar por nosotros mismos. Dices que puede que esos jóvenes sean los que a los trenta tengan capacidad de pensar... espero que sea así, pero viendo a mis compañeros de clase, veo que siguen con las mismas preocupaciones, pero ahora más caras, pues si antes era una moto y una novia, ahora es un coche o monovolumen, una mujer, amante y algún que otro niño, normalmente pagando una hipoteca y esclavizando un perro para que haga compañía en una vida tan aburrida. Esto es lo que quiere la sociedad de nosotros y esto es lo que son y en que se transformaran las mayoría de estos adolescentes ¿Soy pesimista? Pues sí, porque en los último veinte años nada ha cambiado, sino que ha ido a peor, pues antes, como dicen algunos, los jóvenes luchaban por su vida, ahora luchan por poder drogarse y emborracharse los fines de semana.

    Creo que está todo dicho y siento el ser largo pero creo que andas algo confundido con nuestras ideas y deberías leer más atentamente, pues los jóvenes si tienen corazón, pero para el consumo y no para el respeto.

    Para que sepas algo más de mí y no creas que hablo mucho pero no hago nada, tengo 24 años, hace tres que me fui de casa de mis padres. Vivo en Grenoble (Francia), tengo novia y no trabajo. Hago mi pan, detergente, confituras, recupero la comida que se tira y coso, hago punto de cruz, es decir, intento hacer mi propia ropa, vivo muy bien y feliz. No lucho tanto social y políticamente como antes, pues veo que la mayoría de gente, tal como dice Joselu, viven muy bien destruyendo el mundo y les suda que esto acabe mal. Sin embargo, tal como he dicho antes, mi objetivo es irme para así dejar que se maten entre ellos y yo vivir en paz o intentarlo. Para acabar, no gasto más de cien euros al mes pues no necesito destruir el mundo para ser feliz. Para acabar con este último párrafo y no me trates de demagogo, si utilizo internet con el objetivo de aprender en autoformación y conocer gente con la necesidad de huir de un sistema enfermo. Ya que me han tenido 21 años esclavizado, intentaré utilizar algunas cosas para poder salir lo antes posible.

    saludos
    eloi blq

    ResponderEliminar
  23. de nuevo yo, pues me he dejado algo en el tintero que me puede tachar de demagogo. No cobro ni paro ni RMI (Renta Mínima de Subsistencia, no existe en España), por lo que no me aprovecho del estado. Mi novia tampoco (francesa que tendría derecho al RMI), hacemos artesanía y es verdad, vendemos, pero a precio libre, que nos parece más justo y razonable y de eso subsistimos. Es verdad que a veces trabajo, en agricultura si puede ser, pero como he dicho antes, con el objetivo de ir más rápido en mis aprendizajes y salir de aquí cuando antes

    lo siento joselu tanta traya ;-)

    ResponderEliminar
  24. Encantado, Eloi, con la tralla. Voy a posponer la publicación del último post para que el debate pueda continuar.

    ResponderEliminar
  25. Hola Eloi bloq. Bos días.
    No voy a poder contestarte en profundidad porque de aquí a media hora me voy para el curro.
    Ostras, no te pongas así hombre, que yo no he juzgado a nadie ni me he metido con nadie, creo. Y si te has sentido ofendido por algo pues te pido disculpas.
    En todo caso he hablado de mí y de mis colegas a los 14 años: una visión del mundo como otra cualquiera. ¿Que tu ya leias a Bakunin, Freud o Nietzsche a los 14? Bueno, pues yo bastante hacía con mirarle el culo a la Miriam. Hay que joderse ¿Que le vamos a hacer? Simplón que era uno.
    Pero, como dijo Jack El Destripador, vayamos por partes: que estamos hablando de los chavales y chavalas de 14 años. Evidentemente, la obligación de nosotros, los adultos, es hablarles de los problemas del mundo, de la política, y, sobre todo, del respeto a las personas. La obligación de una generación con la siguiente es, entre otras cosas, la transmisión de nuestros valores. Como decía Savater en El valor de educar, los adultos tenemos que "dar un poco la vara" a los jóvenes (no lo decía así, pero más o menos, es que estoy un poco dormido todavía).
    Y por lo demás, amigo, la vida hay mil maneras de vivirla, con respeto a los demás, al medio ambiente, y al vecino de al lado. Tu has elegido la tuya y me parece cojonudo.

    Un abrazo,

    Quique, el educador en Alaska

    ResponderEliminar
  26. Quique: (Por alusiones)
    A ver si de estos jovenes que solo se interesaban por el culo de su compañera de delante que estaba muy buena aprenden no sólo a leer sino a descifrar lo que hay escrito porque si has leído bien lo que he escrito dice "muchos ampliarán sus inquietudes" se entiende cuando sean más adultos, no hay nada de malo en que algunos estén más concentrados en su vida diaría que en tener una conciencia solcial porque también creo que la adolescencia es una época complicada en que en muchas ocasiones de no tocarte un problema directamente no sabes que existe, creo que hay tres tipos de alumnos: los eternos adolescentes, los adolescentes que maduran y los que ya tiene muy claritas su ideas desde bien temprano para bien o para mal. Hay gente para todo y hay crios para todo. Mal que te pese hay muchos que tenían en su adolescencia en la cabeza espacio unicamente para motos, borrachera y chicas (no necesariamente en este orden) y con los años no han cambiado de prioridades salvo las motos por los coches y ya no hablo de mis alumnos, yo hablo de mi experiencia como adolescente que creció y tiene conocidos y amigos de aquella época de todas clases de los que evolucionaron para bien, los que evolucionaron para mal y los que eternamente vivirán su "sindrome de Peter Pan" particular.
    Y no, no me crié en un seminario, salía con mis amigos los fines de semana y me lo pasaba muy bien pero también leía (claro, que eso igual me hace equivalente a ser de otro mundo).
    Si tú te crees que no me interesan los alumnos me dedicaría a otra cosa. Precisamente porque me importan intento ayudarles a que tengan más inquietudes para ayudarles en el proceso del aprendizaje y de su crecimiento personal pero quizás debería sentarme en una piedra y esperar que lo hagan solitos y así les apreciaré más.
    Nadie te pide que estés de acuerdo pero piénsate dos veces hacer juicios de valor tan alegremente.

    ResponderEliminar
  27. Hola Dalia.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Es cierto, nada garantiza nada. Tan cierto como que tambien de los más "concienciadísimos" a los 14 años pueden salir los explotadores más cabrones del mundo mundial. ¿no?
    En fin, yo lo único que intentaba transmitir, ante el tono apocalíptico de algún comentario, es que confiemos en los jóvenes, que es normal que a los 14 años uno no tenga casi ni idea de quien es, ni de lo que hace en este mundo, y que le vayan las hormonas a mil por hora. Y no forma parte de ninguna campaña contra la lectura ni nada parecido ¿estamos?
    Sobre el papel de los adultos (profesores, padres, educadores, etc.) creo que si has leido mi entrada verás que estamos totalmente de acuerdo, osea que no sé a que viene el tono de la tuya.

    Y respecto al seminario, te aseguro que no era ningún juicio de valor, sólo pretendía ser un guiño para que nos acordáramos de nuestros 14 años. No te lo tomes así, mujer.

    Gracias y un saludo

    Quique

    ResponderEliminar
  28. hola de nuevo,

    no me he sentido ofendido por nada, simplemente, y por aquí la gente te lo puede confirmar, que me gusta decir las cosas con rotundidad y claras. Por lo tanto, no hace falta disculparse pues no hay ofensa por tu parte.

    Continuando con el tema, pues cada uno va por su camino y veo que el debate se estanca, así que continúo diciendo que es una pena solo interesarse por el culo de una chica y las motos que por los temas sociales, que sigo creyendo, por otro lado, que es totalmente compatible.

    De todas formas, si que es verdad que siempre ha habido adolescentes de todo, en esto estamos de acuerdo, es más, en mi barrio la mayoría tenían tus mismas inquietudes en la adolescencia, y no las mías. Aquí hago un paréntesis para el respeto que tu aludes, el problema es que yo os respeto, si queréis destruir el mundo con vuestro consumo, os respeto, destruirlo, pero poca gente respeta la forma de vida que yo llevo, tratándonos de vagos y aprovechados. Pero retomando el hilo principal, el problema está en que cuando yo era adolescente había unos cuantos con las mismas inquietudes que yo, a los 20 eran algunos más o sino los otros se interesaban más por la política y problemas sociales. En la época de mi padre y Joselu aún eran muchos más los que se preocupaban. Yo, que tengo la suerte de relacionarme con adolescentes y jóvenes de entre 18 a 22 años, te puedo constatar que el número de gente que se interesa por algo más que no sea su consumo diario, es casi 0, es así amigo mío. Incluso, tú aludes a los 30... pues mucha gente a los 30 van a votar sí... pero hacen algo más por no consumir, por realmente ser más justos con la ecología... son también una minoría.

    No sé, problablemente viviremos en mundos diferentes y la visión del exterior es diferente, pero en una cosa estaremos de acuerdo, la cultura es básica y mientras aquí en Francia aún hay fuerzas y apoyos para bloquear los institutos, en España recuerdo la última huelga de estudiantes de institutos cuando yo aún iba en él (20000 estudiantes manifestándose por Barna) es decir, hace más de 7 años. Sin embargo, te puedo informar, que aquí Sarkozy, se está cargando también la cultura y cada vez los adolescentes son más despreocupados.

    saludos

    ResponderEliminar
  29. ¿Es posible que un adolescente occidental tenga en su perspectiva de intereses algo que vaya más allá de su moto, su juego de la play, sus zapatillas de marca o el magreo con el partenaire de turno? Posible será, pero no es lo que veo en mi práctica cotidiana. Hay alguna alumna que se preocupa del maltrato a los animales o a las mujeres, por la cuestión palestina, por los Okupas. Ya es algo, me digo. ¿Es esto tan anormal y tan extraño como plantea Quique? Sin duda, sí, porque son una minoría mínima, pero yo lo atribuyo a la alienación que produce un mundo envuelto en celofanes que oculta las que alguna comentarista denomina "las desgracias del mundo". Me pregunto qué pensarán de esas desgracias los adolescentes que trabajan en Latinoamerica en las minas o en los basureros, los niños de la guerra de Sierra Leona o Liberia, los niños que padecen Sida en África, los que padecen condiciones de trabajo de explotación, los que cruzan el Atlántico en pateras... Y es la mayor parte de la humanidad. En Occidente vivimos un espejismo de bienestar y nuestra sociedad, incluidos los adolescentes, no quieren ni de lejos que eso se acabe. No sé si esto será considerado apocalíptico, pero es la puñetera realidad. Y que aquí estemos con que lo más importante es cómo tocarle el culo a la compañera de turno... Mi apuesta por esa minoría de jóvenes y adultos con conciencia social. Por ellos. Aunque sean pocos.

    ResponderEliminar
  30. Hola Joselu, creo que nadie ha dicho que lo más importante sea tocarle a nadie el culo.

    Lo que sigo diciendo es que confieis un pélín más en alguien de 14 años (que no es ni mejor ni peor que alguien de 14 años allá en los 70 o en los 80)

    Bos dias

    ResponderEliminar
  31. PD. ...y si realmente pasamos por alto que para alguien de 14 años (repito: 14 años, ¡corcholis!) es muy importante fijarse en el culo de alguien y que se fijen en el suyo , es que no nos estamos enterando de nada.

    Gracias, y felicidades por tu blog que es muy bueno.

    Quique

    ResponderEliminar
  32. Y ya acabo...os aseguro que los padres que yo atiendo, que no llegan a final de mes, y los jóvenes con los que hablo,que no pueden pagar ni un mísero alquiler, no piensan que viven en ningún "espejismo de bienestar", ni están envueltos en ningún tipo de celofán.
    No hace falta irse tan lejos Joselu.

    ResponderEliminar
  33. A los catorce años es cierto que todavía son pequeños, pero pienso que a los 16 ó 17 años se abre un periodo en que los chavales deberían abrirse al mundo. Por esa época yo estudiaba COU y me di cuenta de que el mundo no acababa en mis cuatro circunstancias personales. Y me di cuenta de mi ignorancia y quise aprender, ir más allá de mí mismo, a través de la historia, la música, la política. Vivíamos el final del franquismo y en los clubes juveniles se cocían muchas inquietudes en las que tu mundo se iba ampliando.
    En cuanto a lo que dices, es cierto que no es necesario irse tan lejos para conocer casos de pobreza. Tenemos acá el cuarto mundo, y muchos de mis alumnos pasan problemas económicos (estoy en un instituto en que el 55 por ciento es inmigrante). Pero en todo caso tienen más recursos que los que existen en otros países en que se vive con un euro al día.
    Doy clase a alumnos de 16 años y no les veo ninguna inclinación a ampliar su mundo. Hay algún caso que se preocupa de los temas que antes he citado. Quizás cabría ser más pedagógicos, pero lo malo es que todo lo que viene de la escuela -aunque sea interesante- es considerado aburrido. Hablo de esa edad, quizás no nos hemos entendido por esos dos o tres años de diferencia.
    Al menos nos hemos conocido. Y el caso de Eloi, que has conocido más en profundidad, es un síntoma de que hay jóvenes luchadores en contra del sistema, que me suscitan el mayor respeto y admiración, a pesar de que a algunos que los juzgan con prejuicios les parezcan poco respetables o parásitos.
    Disculpa la extensión de las intervenciones, pero es que en mi caso me uní a la lucha política en cuanto pude tener conciencia de lo que era mi sociedad, y tuve que hacer un esfuerzo grande, porque la desinformación era tremenda (y la represión). Hoy hay toda la información del mundo, pero la gente se queda en las hojas del rábano. Realmente me duele el mundo.
    Un abrazo. ¡Menuda discusión que hemos armado! Me ha gustado. Le has dado vida al blog.

    ResponderEliminar
  34. Quique:
    Yo si he leído tu entrada, no tengo yo tan claro que tu hayas leído o hayas querido entender la mia.
    Para empezar tus 14 años y los mios parece que no se parecen mucho porque yo a esa edad no me iba montar con fiestorros con sangría como tú nombras y , mira tú, yo sí leí a Kakfa y a Orwell entre otros a esa edad aunque no me lo pidiera nadie. También me interesaba, por ejemplo, la situación de Etiopía porque en mi colegío nos mostraban la situación en la que estaba la gente en la misiones que llevaban las monjas misioneras mercedarias y otros voluntarios que renunciaban a una vida acomodada en occidente por gente a la que no conocían de nada. Aún me acuerdo de los nombres y las caras de profesores, familiares y otros adultos en general que me hicieron darme cuenta de que el mundo no se acababa más allá de mi circulo más cercano y que tenía que contribuir en la medida de mis posibilidades a dejar las cosas y el mundo mejor de lo que me lo he encontrado. Y eso no estaba reñido con tener novios, rolletes, amigos y juergueta cuando hiciera falta. Como estudiante fuí mediocre y no cambié el mundo pero le he hecho la vida más fácil a unos cuantos.
    No le pedí a nadie que actuara como yo y no pensé que el que tuviera metas más mundanas fuera mejor ni peor que yo.
    No tengo nada en contra ni del adolescente que tiene ideales, ni contra el que da prioridad a sus hormonas, ni contra el que actua como si estuviera sólo en el mundo.
    Por supuesto que a los 14 años e incluso después no tienes grandes conocimientos del mundo y lo cortés no quita lo valiente: No está reñido ir a conciertos, jugar al fútbol, decir y hacer tonterias, ser un crio y tocar culos y además darse cuenta que hay problemas acuciantes a su alrededor, para eso estamos los educadores para echar una manita y abrir ojos y luego el que quiera mirar que mire y el que no, su problema es, pero si hay que esperar que cumplan los 30 estamos listos porque la sociedad espera y cree que son conscientes de sus actos mucho antes, fijate que desde los 18 se pueden casar, conducir, ir a la carcel ¡y votar!
    Y no es que piense que mis alumnos son todos tontitos que se tienen que domesticar y aleccionar, algunos me dan varias vueltas y por supuesto he tenido algún alumno brillante que como no tiene conciencia, ni empatía era un chaval que haría palidecer a Hitler.
    Si no confiara en que muchos de mis alumnos serán y son fantásticos me limitaría como hacen algunos a impartir mi asignatura y esperar "que les enseñe la vida" como hacen algunos colegas pero si hay que hay que enseñarles más horizontes que los suyos se les enseña y no hay nada de malo en esperar que razonen o que no sean testigos mudos y ciegos de cosas que SI pasan a su lado.
    Así que, Quique, confianzas las justas. No puedes decir "como guiño" que si me he criado en un seminario por no tener tu adolescencia, (había muchas realidades alternativas a la tuya) y esperar que me eche unas risas porque tengo alumnos que se rien de los pobres en sus caras o amenazan con pegarles palizas, tengo otros que amedrentan a los alumnos inmigrantes por "sucios", "putas" y"ladrones", otros que insultan a sus padres delante de mi y ellos bajan la cabeza por verguenza de verse tratados así por sus hijos por los que se desloman fregando escaleras desde la 5.30 de la mañana para que su hijito, el que les insulta, tenga el mejor móvil del mercado y se pase el día tocandose la tripa, otros que piensan que las mujeres son descerebradas con las que follar tanto si quieren como si dicen "no", otros que piensan que se puede humillar a compañeros con cualquier excusa "como no tener las zapatillas de la marca de moda porque no se las pueden comprar en su casa" y los que piensan que soy "una hija de p..." porque soy la primera que les dice que no, entre otras cosas.
    Y te voy a decir una cosa, esos alumnos son la MINORIA afortunadamente y que en general son muy majetes y sólo son inconscientes de lo que les rodea pero no puedo esperar a que cumplan los 30 y reirnos juntos de su inconsciencia juvenil, los chavales serán más jovenes y no les puedes pedir que sean perfectos pero no les puedes tratar como si fueran lelos que con los años ganarán como el vino. Ahora, esta es mi opinión, tú haz lo que consideres conveniente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Uf, en fin, voy a ir acabando, porque no es mi intención crear tanta polémica.
    Yo es que miro a mis hijos, de 10 y 12 años y a sus amigos y amigas, y a los de su clase y los veo majísimos, aun con todas esas imperfecciones que parece que son tan terribles ¿que quereis que os diga? que no, que no coincido en muchas cosas de las que habeís dicho, ni con vuestra mirada.

    Dalia, ¿Kafka a los 14? ¿y entendió algo? Pues que suerte la suya. Yo todavía le doy vueltas a Carta al Padre y dudo si lo entiendo del todo.
    Yo Dalia, no es que no la lea a usted, es que no la entiendo, sinceramente. Yo hablo de hormonas y de la importancia del sexo para los adolescentes de 14 y usted me sale con nazis, racistas y otros especímenes (por cierto, vaya instituto el suyo)¿me explica la conexión, que me he perdido un poco?
    Y sigue insistiendo en el papel de los adultos, y yo le sigo diciendo que ahí coincido plenamente con usted, por eso pienso que seguramente es usted una buena profesora.

    Pues mire sí, yo me he pegado mis buenas juergas a los 14, faltaba más, pero mi vida no la pongo como ejemplo de nada ni de nadie. Uf que miedo me da la gente que empieza con un..."pues yo a tu edad..." .
    Y el de 12, de aquí a nada, me vendrá con una chavalita a casa(o un chavalito ¿quien sabe?)y espero que entre besito y besito, les de también por leerse un poco La Isla del Tesoro. O que la novia le lea a mi hijo Neruda, aunque sea bajado del youtube. Pero es que las hormonas no se priorizan o se dejan de priorizar como comenta usted, es que están ahí. Es la biología, querida.
    Yo es que confío mucho en mis hijos, pero no les pido que cambien el mundo. De momento , ayudarles a que sean lo más felices que puedan sin pisar a nadie, que ya es mucho.

    Por cierto, de chavales con 14 años con ideologías y comeduras de coco de sus papas tambien hay de muchos tipos: algunos hasta queman autobuses o ponen la foto de alguien detrás de una diana.


    Un abrazo y gracias por dejarme participar en este interesante debate.

    Quique

    ResponderEliminar
  36. Aunque tenía esa reflexión al leer el post, con los comentarios salen ideas parecidas.

    Yo creo q los jóvenes identifican problemas del mundo con política. Y por otro lado, a mí siempre me ha preocupado su excesiva materialización: todos los problemas lo centran en lo económico. Están puestos en asuntos del paro, hipotecas, sueldos bajos, y cosas similares. Pero no he conocido a ningún alumn@ interesado en cuestiones ecologistas, religiosas, culturales, medioambientales. Sociales sí, porque he trabajado con chavales en temas de voluntariado. Sólo que era en un entorno religioso, lo cuál sesga las motivaciones.

    ResponderEliminar
  37. Quique:
    Si que es cierto que no vale la pena gastar más tiempo en este diálogo que no lo es. Porque hablamos a personas diferentes. Sigues pensando que veo a los alumnos como seres horribles y sin redención como si no hubiera explicado ya mi punto de vista o como si todos los crios fueran iguales. Me rindo.
    Es muy probable sea culpa mía porque no me haya sabido explicar.
    A mí me parecía una cosa sencilla decir que una persona que no me conoce de nada y no sabe cómo imparto ni mi asignatura ni mi manera de afrontar la docencia no me viniera con coñitas de que mis alumnos me importan poco o que yo soy rara porque no entiendo que a su edad con esperar de ellos que sólo vivan una vida de calimochos y rosas ya vale porque "pobrecicos!¡ya aprenderán!". No tengo costumbre de decirle de gastar bromas a conocidos sobre su profesionalidad y menos a desconocidos pero quizás estoy muy trasnochada, ¡Qué se le va a hacer! pero para todo hay puntos de vista. Si alguien al que el hecho de que haya trabajado en ocho centros diferentes de enseñanza y dos academias tanto en pueblos como en ciudades viendo y viviendo e implicandome considera que no tengo sentido del humor como para aceptar su comentario, sea. Seguro lo hace con buen criterio y con mayor diplomacia.
    Dicho lo cual, me retiro, que tengo cosas que hacer.
    Que te vaya bien

    ResponderEliminar
  38. Hola Joselu!! Creème q tu preocupaciòn, por esta juventud de hoy, tambien es la mìa y t voy a decir que respecto a mi punto de vista -que obviamente no serà el de todos- el avance en los medios de comunicaciòn y un poco quizà el desinterès de los adultos en orientar o reorientar a estos sectores es lo que ha venido a crear esa burbuja que los mantiene ajenos a los problemas mundiales que nos aquejan y que hacen crisis arrastràndo a sociedades enteras.Mi hija de 12 y sus amigas estàn "esclavizadas" a los Metroflog y no les interesa màs que copiar fotos de otros sitios y subirlas a estos espacios que segùn yo, poco o nada aportan, me pide que le firme su espacio y yo le digo: cuando las fotos sean realmente tuyas y hayas puesto a andar tu creatividad, lo harè.
    Pero me acuso de no darle el tiempo necesario para enseñarle a ver el mundo con otros ojos y orientarle en lograr fotos originales.Un saludo desde el otro lado del oceàno.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...