Páginas vistas desde Diciembre de 2005

viernes, 26 de febrero de 2016

La Vanguardia gratuita en los centros públicos




Hace varios años que en mi instituto se recibe La Vanguardia gratuitamente. Aproximadamente setenta ejemplares diarios, tanto en catalán como en castellano. Se dejan a la entrada del centro y los coge quien quiere. Los profesores se abalanzan con agilidad hacia ellos cuando llegan a primera hora y los alumnos también cogen ejemplares hasta que se acaban. Es una hermosa manera de acostumbrar a los jóvenes a la lectura del periódico. Esta sería una interpretación piadosa del hecho de que La Vanguardia se reparta gratuitamente en centros públicos, trenes y otros lugares no especificados. Su lema es “El periódico que más se vende y se lee”. Genial. ¿Qué hay detrás? ¿Por qué se regalan periódicos cuyo coste es ciertamente elevado? No es difícil seguir la pista a esta generosidad. El gobierno de la Generalitat concede sustanciosas subvenciones a los medios según su tirada. A más tirada, más subvención. Si se regalan cien mil ejemplares (no tengo cifras fehacientes), la subvención es muy superior. Pero en un tiempo en que la prensa pasa terribles dificultades y sus ventas han caído en picado, ¿no es algo extraño que se regalen ejemplares? ¿Quién de mis estimados compañeros que cogen La Vanguardia gratuitamente va a comprar un periódico por 1.60€?

El otro día plantee el problema en clase de segundo de bachillerato y mis alumnos no veían ningún problema en que la prensa se repartiera gratuitamente y consideraban normal que sea la Generalitat quien pague su difusión. Al fin y al cabo, la prensa digital es gratuita y es normal que no se venda prensa. Además hay diarios que se reparten asimismo gratuitamente en el metro como 20 Minutos.

Pero, ¿una prensa subvencionada por el poder político será independiente? –les pregunté-. Bueno, también está la publicidad, me dijeron. Yo les seguí diciendo que si un diario depende únicamente de las empresas anunciantes y del poder político nunca podrá ser independiente, porque quien da independencia a los diarios son sus lectores que pagan el precio del ejemplar. Compran libertad de expresión con su contribución económica. Pero la realidad es que la venta de diarios se ha desplomado y los ingresos por publicidad también han disminuido radicalmente. Todos los grandes diarios del mundo se enfrentan a una gigantesca crisis que puede suponer su desaparición más o menos inmediata. Sin una economía no dependiente del poder de empresas y político los diarios no pueden tener una infraestructura que permita el periodismo de investigación que se enfrente al poder en todas sus facetas, no pueden tener corresponsalías en las distintas capitales del mundo para no depender de las agencias, no pueden tener una plantilla en condiciones no tercermundistas, no pueden ejercer la libertad ni la independencia. Son diarios frágiles ante el poder.

La crisis de la prensa que vivimos hace que en pocos años pueda desaparecer el periodismo independiente. Se me dirá que la prensa en tal caso será totalmente digital. ¿Vamos a pagar por el acceso a un diario digital una cantidad elevada anualmente? Mucho tendrá que cambiar la cultura de este país en que todo ha de ser gratuito para que alguien pague por el acceso a los distintos diarios. Claro que hay diarios exclusivamente digitales como Diario.es, El Confidencial, Público...  que intentan mantener su independencia pero entiendo que sus medios tienen que ser muy limitados a pesar de sus buenos propósitos. Supongo que esto es el futuro: pequeñas empresas casi domésticas que intentan ejercer el periodismo en condiciones de no sumisión al poder. Pero no me salen las cuentas sin la aportación solvente de lectores que mantengan al diario.

Para mí es un pequeño drama porque soy lector de la prensa de papel desde muy pequeño. En mi casa se compraba el periódico y yo he seguido comprándolo religiosamente toda mi vida. Soy suscriptor de El País, aunque es posible que este sea el último año. El capital de la empresa de El País y el grupo Prisa actualmente no resguarda precisamente su independencia de factores externos, incluidos los países del Golfo Pérsico y algún gran banco. Es un periódico que ha crecido conmigo al que guardo un afecto aunque, claro, ahora sabemos que es un diario al pairo de intereses económicos y financieros evidentes, no precisamente limpios.  

¿Y La Vanguardia gratuita? Sin duda, un hecho de corrupción flagrante. Al poder político nacionalista en Cataluña le interesan diarios que expresen su ideología y lleguen al mayor número de sitios posible, incluidos los alumnos de la ESO, profesores, funcionarios en general. Es un mecanismo de control ideológico más. Por eso le permite que el diario del conde de Godó falsee sus ventas con la entrega gratuita de ejemplares que producen entre otras cosas que la gente no compre periódicos, que los quioscos de prensa cada vez sean menos rentables y que terminen cerrando.

Pero mis compañeros, a pesar de la carta abierta que envié reflexionando sobre ello, siguen cogiendo alegremente el diario y mis alumnos entienden, como he dicho, que es normal que sea el Govern de la Generalitat quien pague la difusión de la prensa con sus subvenciones. 

Consecuencia: la prensa y los medios de comunicación en esta Cataluña maravillosa en que vivo están totalmente secuestrados.


18 comentarios :

  1. Joselu, no hay prensa independiente. La objetividad y la independencia se salen de los márgenes del periodismo actual, sometido a las leyes de mercado. Yo también soy suscriptora de El País. Resisto por algunos columnistas y por Babelia, pero me crispa el sesgo que está tomando. Es un periódico cada día más monárquico, entre otras cosas. Y me enervan algunas noticias sobre la crisis de los refugiados.
    La gratuidad de "La Vanguardia" es ciertamente sospechosa. Habría que ver cuántos centros entran en ese reparto. Te aseguro que en provincias, que es donde vivo, no se regalan ejemplares de la prensa generalista. Cuando empecé a trabajar, a mi centro llegaban tres periódicos diarios; hoy, ninguno. Se han cortado las suscripciones y no nos obsequian con ningún ejemplar. Te diría que la presencia de la prensa diaria debería ser una prioridad en los centros. Pero... ¿qué cabecera elegir?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo normal en este país es ser nacionalista, ser del Barça y tener unos determinados estereotipos, así que lo más lógico es que La Vanguardia sea el diario de cabecera, el que menos sospecha supone y el que llega a más gente... Ignoro por qué nosotros tenemos desde hace varios años estos ejemplares gratuitos y sí que es cierto que hace unos años llegaban El País y El periódico además. Ahora no.

      Tengo alumnos que quieren ser periodistas, un futuro que veo más que negro por otros antecedentes que he vivido. El debate sobre la independencia de los medios tendría que ser abordado. Es sintomático lo que pensaban mis alumnos que no encuentran ningún conflicto en que sea el poder político quien subvencione y pague la prensa. Esto es preocupante. Y, en general, se acepta pasivamente este hecho. Los medios afines al poder reciben una cuantiosa parte del pastel. Todos lo saben, lo sabemos y nos parece normal.

      Para que un periódico sea independiente, como decía, debe tener muchos lectores pagándolo cada día. Pero, aun así, el coste de producción de una industria periodística es tan elevado, que no cubre gastos con los lectores, así que la publicidad es otro recurso lógico. El problema es cuando entran, ante la crisis brutal de la prensa, capitales conflictivos en sus consejos de administración, como es el caso de El País.

      Eliminar
  2. Hace tiempo que observo lo que comentad y comparto contigo que nada de esto es casual. Por supuesto los motivos no deben de ser otros más que mostrar una visión como mínimo benevolente de determinados partidos políticos de Cataluña, esta clarísimo.

    Te tengo que confesar que la Vanguardia es el Periódico en papel que yo leo, je, je, pero no porque sea afín a el mismo, en absoluto, sabes que no, pero en el bar donde desayuno en el trabajo es el que hay, y si lo encuentro libre lo leo. Pero se perfectamente de que cojean y me quedo con la parte que me interesa y en la que menos se ven las tendencias. El apartado cultural sobretodo. Un abrazo. Por cierto, este domingo creo que me compraré en papel la Vanguardia y te recomiendo hacerlo a ti también, es curioso que hoy precisamente hables de la Vanguardia cuando pensaba recomendarte este tema. Darán un suplemento gratuito (con el precio del periodico se entiende, no se cual es) sobre una especulación hacia donde va la sociedad y la tecnología en el futuro, y tiene muy buena pinta la verdad. Busca información por ahí porque a lo mejor te interesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No niego cierta calidad a La Vanguardia en lo que no es estrictamente política interna y nacional. Yo también suelo hojearla cuando me tomo un café. Me pones menos nervioso que la lectura de El periódico cuyo sesgo para mí es más conflictivo. Además su tono banal me echa para atrás. Desde que murió El Perich, El Periódico ya no es lo que era.

      Echaré un vistazo al suplemento que señalas. El tema del futuro de la tecnología es algo que me interesa mucho.

      Eliminar
  3. Yo lo veo como tú JOSELU. La dirección del centro debería preocuparse ofrecer a los alumnos además d la Vanguardia, otro periódico de ideología contraria para contrastar.. pero claro, no hay presupuesto para fotocopias, lo va a haber para hacer contraofensiva a la manipulación informativa gubernamental ;)

    Siempre se habla del cuarto poder refiriéndonos a los medios de comunicación, debería ser independiente como deberían serlo también el judicial, desgraciadamente la independencia ideológica absoluta no existe, todos formamos parte de un crisol que enturbia esa pretendida asepsia a la hora de dictar sentencias o artículos de prensa, es así ...mucho más si el poder es el que nombra a algunos jueces o paga directamente a los periódicos . Que la Vanguardia esté subvencionado directamente por el gobierno catalán define claramente su línea editorial, lo que la invalida como informadora neutral de todo lo que se refiera a política catalana, pero a lo mejor no para otras cuestiones porque en realidad todos los periódicos, sin excepción, tienen definida su línea editorial. Por eso hace tiempo que intento informarme por diferentes vías para sacar una idea aproximada de lo que puede haya sucedido en realidad. No existe prensa independiente .. existen periodistas independientes, informaciones honestas y también interesadas y sesgadas. Casi habría que separar articulista por articulista y por ser positivos en casi todos los periódicos hay gente cuya pluma no se vende, por eso les terminan echando jaja no, cada vez hay más freelance en el periodismo, justo por lo que comentamos. Los buenos periodistas, como los buenos de todo en todo sea, sobreviven pese a todo y publican .. aunque sea libros ;)

    Muy feliz finde y abrígate bien, me temo mañana nieva en toda España, lo cual puede significar que si el informador era centralista que esté incluida Cataluña o no, de ser nacionalista catalán ... en los próximos días saldremos de dudas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá nevara por aquí, pero quia, eso es inverosímil. Hoy tenía prevista una caminata pero la hemos suspendido por amenaza de tormentas. La temperatura es suave, unos doce o trece grados y en ascenso, así que mucho me extrañaría que cambiara para mañana.

      En cuanto a la prensa, cierto que es una utopía la de pensar que haya independencia informativa y no un sesgo claro político a la hora de informar por parte de todos los periódicos que definen su línea informativa en base al capital participante, intervención del gobierno de turno por medio de las subvenciones.

      Te dejo algunos enlaces sobre las subvenciones a la prensa:

      Subvenciones a la prensa 2014

      Subvenciones a la prensa en pleno proceso soberanista

      La Generalitat da 7,2 millones de euros a la espera del 27S

      Es realmente desconsolador ver el panorama de cómo la prensa y los medios en general son subvencionados en función de su afinidad con el Gobierno. Esto no se refiere solo a prensa de papel o digital sino a emisoras, televisiones...

      En fin, este es el panorama. Por eso, La Vanguardia llega a nuestro instituto gratuitamente. Otra razón que puede explicar que lo haga a Cornellà y a otros sitios no, puede ser que el Baix Llobregat es un territorio bastante refractario al nacionalismo y al que cabe influir capilarmente por cualquier medio desde temprana edad. Todo vale.

      Eliminar
  4. ¿Hay algún periódico y cadena de televisión realmente independiente? Si todos, en mayor o menor grado, dependen de quien los financia y de la ideología de las empresas que invierten una sustanciosa cantidad en publicidad, lo veo muy complicado.
    Cada vez estamos más manipulados y para intentar sacar algo en claro tendríamos que consultar diversas fuentes y sacar nuestras propias conclusiones que podrían seguir siendo erróneas.
    Yo hace tiempo que dejé de comprar la prensa. Sigo, eso sí, las noticias por televisión pero si conectas TV3 tienes un input a veces diametralmente opuesto al de otras cadenas estatales e incluso privadas. En estos casos, me da la impresión que uno busca la fuente de información que satisface sus intereses ideológicos. ¿Dónde está la verdad, si es que existe?
    Ceo que se me ha ido la "olla", como dirían tus alumnos de bachillerato.
    Tus reflexiones siempre dan mucho de qué pensar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más siniestro de esto, Josep Maria, es que, efectivamente, uno va a buscar información a aquel sitio que satisface sus intereses ideológicos, vamos que le dice lo que quiere leer y así se siente confortado y afianzado. Se ha puesto como ejemplo de periodismo informativo a la BBC británica que ha mantenido un prestigio de independencia notable a lo largo de su historia. Nada de esto sucede por aquí. Aquí cada medio es comprado ideológicamente por quien lo quiere utilizar como ariete político. Los medios de información son mecanismos de agitprop de los distintos poderes. En las facultades de periodismo debería aprenderse esto como base de los fundamentos del periodismo.

      Esto es sabido, pero como ciudadano de Cataluña, soy consciente del pesebre generalizado de la prensa y medios informativos. Y lo conveniente que es saber vivir de la patria.

      Por otro lado está la crisis mundial de la prensa gráfica que hace prever que va a desaparecer en pocos años. Cada vez se venden menos periódicos. Mira los estantes de los quioscos. Y recuerda lo que eran hace años. Cierran quioscos. La competencia con la prensa digital y el reparto gratuito de prensa es letal. Comprar la prensa hoy día es casi un acto de heroísmo. Pero sin compradores que mantengan la infraestructura de los medios ¿adónde va el periodismo?

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hay "prensa de partido" y "prensa repartida", como La Vanguardia y tantos otros sometidos al férreo poder subvencionador de la Particularitat -me niego a considerar que gobierne para la generalidad de los catalanes-. Estoy de acuerdo con tu planteamiento y me parece ultravergonzoso que los gobernantes anden presumiendo de no sé cuáles planteamientos democráticos que oponen a los del resto de España. Nos subimos al disparate secesionista y cabalgamos a galope tendido hacia la plenitud del absurdo, ¡si es que no hemos llegado ya! Hace un tiempo, en las postrimerías de Mas, el conde de Godó dio la orden de cambiar la orientación del diario y se tiraron al cuello (con guantes de seda) del prusés, pero ya advierto que no parece estar reñida esa orden con la sumisión al negociado de subvenciones. Es una lástima, pero, poco a poco, y desde el prusés de forma sieteleguante, el prestigio de Cataluña dentro de España ha caído hasta rozar la insignificancia; y fuera de España, pues para qué contar lo nada que cuenta este "reialme soberg i alterós"...
    Estamos en una fase de reacomodo, pero llegará un momento en que volveremos a tener una prensa más o menos fiable, ¡espero! El exceso de información, sobre todo la no contrastada, nos está haciendo mucho daño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hace pensar y mucho tu apreciación sobre la pérdida de prestigio de Cataluña en el conjunto de España, yo que mi hice joven sintiendo una enorme admiración hacia Cataluña y los catalanes que abrieron caminos de libertad. Es curioso que cuanto más grandes han querido hacerse buscando una exaltación onanista de la nación, más se han empequeñecido en todos los sentidos. Son las paradojas que a veces nos guarda la historia. Una pena, porque hubo un tiempo en que todo era muy diferente. Pero el nacionalismo es así. Ciego, sordo, y con una enorme carga de autogestión que impide ver la realidad. En fin.

      Eliminar
  6. Nosotros, en Benicàssim, durante bastante tiempo tuvimos el ABC gratuito. Venía envuelto en un plástico. Te aseguro que muchas veces ni se destapaba. Y es que leer el ABC marca una tendencia política clara. Y la gente no quiere significarse. La Generalitat (aquella que encabezaba el Camps y compañía) tenía a bien gastarse unos cuartos para que la gente enseñante estuviera bien informada, pero la gente no mordía el anzuelo, y como digo, por unas u otras causas, el periódico allí se quedaba.
    El manipular no es nada nuevo. Y nuca se quedará viejo porque es algo que se alimenta en el día a día. Ante la manipulación solo cabe la inteligencia.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez algunos de los que no cogían el ABC se quedaban con las ganas. Me planteo qué pasaría si a nuestro centro llegara el mismo diario. Supongo que sería tomado como una provocación y nadie lo cogería, nadie querría significarse. Es significativo esto de los diarios y las emisoras de radio y televisión que uno lee y ve. Supongo que, a través de ellos, nos nutrimos de ideología, de puntos de vista que coinciden con nosotros. Por eso, es indicial que sea La Vanguardia el diario neutro que llega al instituto y que es cogido sin ningún problema. Sabemos que es un diario de derechas catalanista, bastante identificado con el prusés -con sus más y sus menos-, representa la visión con seny de la burguesía catalana conservadora. Por algo llega y es leído por muchos profesores. Lo importante es que se entiende desde la visión catalana que es admisible, no así El Mundo, no digamos ABC o La Razón. El País, pues bueno, así así. Todavía este tiene un aura de diario progresista venido a menos. Luego hay diarios fuertemente independentistas que reciben pingües subvenciones de la Generalitat.

      No estoy de acuerdo con que ante la manipulación solo cabe la inteligencia porque en general se acepta la manipulación si es la que nosotros elegimos y no deja de ser inteligente. ¿O no lo es que uno oiga y lea lo que quiere oír y leer? Supongo que todo el mundo lo hace. A uno le incomoda oír otras voces diferentes a lo que se supone que uno piensa. Así, la sociedad democrática solo es una sucesión de monólogos equivalentes al post que has escrito. Pero con menos gracia, claro.

      Eliminar
  7. En los últimos años La Vanguardia ha recibido más de 10.000.000 de euros de la Generalitat, ¿quien muerde la mano que le alimenta?, en el resto del panorama de la "información" el panorama no es más alentador, son los medios los que ponen y quitan gobiernos y quienes eliminan opciones , basta con eliminarlos de las encuestas de "intención de voto" y en un año desaparecen. Todos queremos "libertad" pero son muy pocos los que están dispuestos a pagar por ella (ni unas monedas). La Cultura de que es el estado el que debe proveer de todo sin contraprestaciones no me parece sana, hace a la gente pasiva y manejable, creo yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pregunto si en los países del periodismo más libre como Estados Unidos y Reino Unido se hace esto: que los gobiernos mantengan a la prensa con sus subvenciones dadas de modo dadivoso. ¿Cómo se puede decir que un medio es libre e independiente si recibe millones de euros del gobierno de turno? Es una contradicción interna e insoluble porque a la vez la pregunta es doble: ¿a cambio de qué se da ese dinero? ¿de nada? ¿como se acepta? ¿Sin contraprestaciones? Es algo más que dudoso e inverosímil pensar que se puede dar dinero gratuitamente, sin esperar nada a cambio. Pero los receptores de la independencia supuestamente anhelada dan por supuesta e inevitable la manipulación así que cogen la prensa sin pagar y santas pascuas. Pero este cliente que quiere todo gratuito terminará hundiendo la prensa, si es que no está hundida ya. Así que eso es lo que tenemos en el instituto: prensa gratuita ¿qué más se puede pedir?

      Eliminar
  8. Joselu, me hice suscriptora de El País por comodidad y economía, pero muchos días me dan ganas de borrarme. No es ni sombra de lo que fue hace años. La prensa hoy es un gran negocio, no es que antes fueran ONG pero servían de guardianes de la verdad y los partidos y otros organismos les temían y respetaban. Viendo la reciente "Spotlight", que seguramente recibirá algún Óscar, pensé que hoy sería impensable un trabajo así, por no remitirme a los grandes clásicos como "Luna nueva" o "Primera Plana". Hoy los periódicos, todos, dependen de los bancos y se venden al mejor postor. Yo sigo leyendo prensa en papel porque no aguanto leer textos largos en el ordenador, me parece que tiene una calidez especial, como los libros. Los casos de serios enfrentamientos entre periodistas o escritores y periódicos han terminado en sonoras despedidas, lo que nos ha privado de una pluralidad que deberia ser sagrada. Yo leo a los columnistas que me gustan, los editoriales son otra cuestión, los que más me cabrean por su descarado intento de manipulación. La prensa debería ser siempre una especie de vigilantes de la playa, los observadores que sacaran a relucir todo lo que deberíamos saber, como han hecho Wikileaks o los que han puesto al descubierto numerosos casos de corrupción aquí en España.
    ¿Tiene la prensa escrita los días contados? Dicen que sí, yo espero que no. Casi nadie está dispuesto a pagar por el papel porque hemos llegado a creer que todo debe ser gratis, o casi, gracias a internet. Como instrumento educativo es muy útil, ofrece muchas posibilidades. ¿Da igual el periódico? Ahí ya podríamos discutir algo. En mi colegio recibíamos un periódico regional de poca envergadura que yo utilizaba para trabajar la redacción y la ortografía sobre todo, porque contenía errores bastante llamativos. Un colega de Parla decía que su sueldo no le permitía comprar el periódico cada día y leía el de otros, hoy hay varios periódicos gratuitos que le harían un gran favor.
    ¿La prensa debe estar subvencionada por partidos políticos? No, nunca, ni directa ni indirectamente, pero no es así. Todo es un delicado equilibrio, un juego de poderes que nunca entenderemos en su totalidad. Hoy mandan las cifras, las de las ventas y las de los beneficios, de modo que decir la verdad no siempre es rentable y el veto de uno u otro modo está ahí.
    Cuídate, seguimos con la ola de frío. Un fuerte abrazo, colega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso, Yolanda, que, efectivamente, el periodismo escrito tiene los días contados si no es esta ficción de prensa que se subvenciona y se entrega gratuitamente. ¿A cambio de qué? En cuanto al colega que no tiene dinero para comprar la prensa cada día, me encuentro con que recibo la misma respuesta respecto a todo bien cultural: no hay dinero para libros, no hay dinero para música legal, no hay dinero para cine ... pero sí que lo hay para móviles, moda, bares ... Supongo que es una cuestión de prioridades. Yo viví en un tiempo en que lo máximo que podías hacer era grabarte artesanalmente una cassette de un disco pero todos pagábamos por la música y si no podíamos, pues poníamos la radio o pedíamos a alguien que nos lo pasara. Para el cine había opciones más baratas como los cines de reestreno o de repertorio. Hoy se quiere todo y gratuito en especial los bienes culturales. Claro que esto tendrá y tiene consecuencias gravísimas en el terreno de la creación, en la independencia de los medios. ¿Cómo va a haber prensa libre si no estamos dispuestos a pagar el importe de un periódico? Pues nada, subvencionado todo y así lo pagamos con nuestros impuestos, porque ¿gratis? jajajajaja.

      Frío por aquí nada. Hoy he salido de casa a las ocho y teníamos nueve grados. Yo amo el frío y no lo he sentido por aquí para nada. Ayer fuimos a ver la película irlandesa "Habitación". Más que notable.

      Un abrazazo, Yolanda.

      Eliminar
  9. Siento no poder opinar,ni de lejos, a la altura de los comentarios anteriores.
    Es extraño que a una devoradora de historias como yo, nunca le hayan interesado dos formatos en los que se expresan: los periódicos y el teatro.
    Mi padre estaba suscrito al periódico de Alicante "La verdad", así que en mi casa nunca ha faltado este medio de comunicación, pero para mí nunca fue motivador. ¡No sé,... me echaba para atrás ese exceso de información, el tiempo que había que emplear para encontrar lo que te interesaba! Jamás me agradó ese formato.
    Mi desinterés por el teatro (no el escrito, por supuesto) tiene que ver con la impostación, ¡todo me parece falso! Es raro, ¿verdad?,¡con lo que me gusta el cine!

    Así que mi contacto con el cuarto poder ha venido siempre por la televisión, y actualmente por youtube, donde encuentro todo. Entre el magazine de Ferreras y las noticias que le siguen, y el telediario de la 1 por la noche para contrastar, me entero de todo lo imprescindible. Después, si quiero indagar más, visito youtube...
    A mi edad, estoy aprendiendo el arte de lo simple.

    En cuanto al tema de la prensa en los centros docentes, que esa es otra historia, o todos o ninguno, también así de simple.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he contado en el blog que mi primera vocación en la adolescencia fue el periodismo. No concibo desayunar sin tener el periódico delante. Hoy ha sido con churros y tenía El País y La Vanguardia. Había tenido que coger el coche e ir a varios kilómetros para conseguirlos pues apenas hay quioscos en Cornellà. Para mí es vital leer la prensa diariamente. Me sorprende tu distancia hacia este medio, pero cada uno es como es. Respecto al teatro, he de decir que en un tiempo iba al teatro dos veces o tres por semana. Ahora no. Era cuando era soltero y sin compromiso. Puedo decir que hay que ver mucho teatro para conseguir una obra que realmente emocione. Sucede una de cada veinte veces quizás, pero esa sola vez es tan prodigioso lo que se produce que es inolvidable ya para toda la vida. La magia del teatro existe, pero es difícil encontrarla. Y puede ser cierto que si uno va de ciento en viento no logre intuirla siquiera. Hace mucho tiempo que no voy. Y fíjate he asistido a obras geniales, realmente épicas, representadas en ruso o en polaco. La magia del teatro es tal que uno puede emocionarse sin entender el texto, solo intuirlo (y haber leído algo antes de la obra, claro).

      Un cordial saludo.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...