Páginas vistas desde Diciembre de 2005

lunes, 12 de diciembre de 2011

Buscando la comunicación entre culturas



La mayoría de mis alumnos son musulmanes. Supongo que os habéis dado cuenta por mis continuas referencias a su realidad y a las contradicciones que me supone el encuentro con su cultura y su modo de ver el mundo. Temo hacerme pesado, pero también pienso que es interesante porque esta permanente reflexión sobre un tema medular en la cultura europea contemporánea (el islam europeo), contribuye a iluminar aspectos oscuros o lo que es peor, cubiertos por los estereotipos y los prejuicios.

 No es fácil entender el mundo islámico, sobre todo cuando se hace desde presupuestos muy distantes. Los posts que publico me suponen elementos de introspección importante, que a mí me sirven -no sé si a otros- tanto por lo que yo escribo como por las reflexiones que me hacéis llegar. Lo importante es pensar, y si lo hacemos conjuntamente mejor que mejor.

Dicho esto, quiero hacer alguna detención en una situación que se me ha producido hoy en clase. Les he dicho que les iba a pasar una película muy dura, que no iba a ser fácil. Me han preguntado cuál era. En mi reflexión personal pretendía mostrar una película realizada por un musulmán de componente crítico acerca del fanatismo islámico. He pensado en varias películas con una intención clara pero no sé si honesta. Me han venido a la cabeza filmes como Kandahar de Mohsen Makhmalbaf, ambientado en el Afganistán talibán; he pensado en Osama, filmada en las calles de Kabul y dirigida por Sidgiq Barmak, director afgano y que fue ayudado por Makhmalbaf,  desarrolla una historia real de una niña que se hace pasar por niño para sobrevivir en el dominio talibán, hasta que es descubierta y es terriblemente castigada. He pensado en Buda explotó por vergüenza de la hija de Mohsen Makhmalbaf, Hana. Esta desarrolla la voluntad de una niña de estudiar en una escuela bajo el dominio talibán. Es magnífica como opera prima.

Pero muchas veces me doy cuenta de que voy retrasado. Cuando he dicho en clase que iba a pasar una película iraní, Osama (en realidad es afgana), una alumna seguidora de las noticias de Al Jazeera, ha levantado la mano para decir que las películas iranís son todas sobre los talibanes y que contaban muchas mentiras. En un comentario suyo reciente, ante una imagen de una muchacha afgana a la que su marido le había cortado las orejas y la nariz, opinó que era una cortina de humo para disimular los crímenes de los americanos en Afganistán. Esta muchacha es rapera y además lectora entusiasta de la saga de Stephanie Meyer, Crepúsculo y su posterior serie.

Ante su comentario he pensado hasta qué punto es acertado que yo les pase películas que refuerzan la imagen de un islam intolerante, opresivo, fanático, mutilador, machista... ¿Es así el Islam? No lo sé. Yo sé que mis alumnos musulmanes son muy distintos entre sí. Desde muchachas musulmanas que visten totalmente occidentalizadas y marcadamente sexys, a otras mucho más recatadas que lucen orgullosamente el hiyab pero son seguidoras de la música occidental más radical.

En los países de la primavera árabe han triunfado en las elecciones partidos de obediencia islámica contrariando la visión abierta y democrática que teníamos de la revolución tunecina y de la plaza Tahrir en El Cairo. Una reflexión alternativa sobre ello podría ser que durante muchas décadas estuvimos gobernados en Europa por partidos demócrata-cristianos en Alemania, en Italia, en Irlanda y en muchos otros países. En este país además todavía no se ha resuelto la separación entre lo religioso y lo civil en muchos elementos que todos conocemos y que no voy a detallar.

Pero es fácil, me doy cuenta, acudir a los estereotipos, y no digo que las películas de Makhmalbaf lo sean. Son magníficas. Pero ¿por qué acudir a estas cintas negras y duras cuando se puede ofrecer una imagen mucho más alegre y humana del Islam? Al menos como introducción que incite al diálogo y no al pesar.

Rápidamente, he pensado en películas que me pudieran servir para establecer puentes. He de reconocer que no soy un especialista. No lo soy de nada. Me ha venido a la cabeza la película Halfaouine del director tunecino Ferid Boughedir, que es una gozada. Tiene por resumen lo siguiente: ¿Qué hacer para descubrir como son las mujeres cuando se vive en una sociedad que las obliga a ir tapadas hasta los ojos? Lo relevante es que Boghedir lo resuelve mediante el género cómico, mientras las películas que yo pretendía pasar lo hacen mediante el registro trágico.

Otra cinta en que he pensado es Le the au harem d'Archi Hahmed  dirigida por Mehdi Charef ambientada en París, y que revela la amistad entre un muchacho árabe y otro francés. Es un interesante documento que vi hace muchos años pero que me dejó un buen sabor de boca.

He pensado en un miniciclo de cine árabe o islámico en que se recojan diferentes registros desde la comedia hasta el drama. No es bueno trazar líneas definitivas que reflejen mundos cerrados. También nosotros tenemos extrema derecha ultracristiana pero no debe interpretarse que todos nosotros seamos así.

La idea es crear puentes. 

42 comentarios :

  1. Hola Joselu, yo también vi "El té en el harem de Arquímedes" hace muchos años. Por aquel entonces me pareció reveladora. En ese momento nosotros apenas teníamos contacto con los ciudadanos magrebíes. En cambio en Francia ya tenían sus más y sus menos (dicho esto sin el sentido peyorativo). Me parece una idea magnífica la de hacer un ciclo. Quizá preguntándoles a ellos, y sobre todo a ellas, llegues a algunas conclusiones.

    Tuve hace unos años una alumna marroquí que ahora está en la universidad y que me enseñó muchas cosas sobre su cultura. Nunca sabrá cuán agradecido estoy.

    Buena entrada, en tu linea. Y no, no te haces pesado para nada. Es una realidad y no podemos obviarla.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Joselu, reconozco que no he visto demasiadas películas árabes, pero hay una que me encantó. Supongo que la conocerás: "Caramelo", es libanesa y relata la vida de un grupo de mujeres que se reunen en un salón de belleza, cada una con su particular drama personal. Su final me resultó muy emotivo y está muy bien construida. Creo que podría gustarle a tus alumnas porque cada una de las mujeres debe enfrentarse a la sociedad a causa del amor (hacia un hombre casado, hacia otra mujer,...). La recuerdo como una película sensual y delicada, que hace honor a su título "Caramelo", aunque este se refiere a la mezcla que las mujeres emplean para depilarse. Si no la conoces, búscala. Te encantará.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No has pensado en la película "El señor Ibrahim y las flores del Corán" mostrár el sufismo como alternativa a lo ultramusulmán, sería interesante.
    Sé que utilizaste el libro ¿Por qué no la peli?
    Adentrarse en la riqueza del Islam es necesario, incluso peligroso para conciencias católicas errantes, corren el peligro de "volver al Islam" hoy por hoy es la religión con mayor número de conversiones, por algo será.
    Aquí sigue triunfando la imagen del moro e infiel, tuve una sección de radio que se llamaba "mujeres árabes" dialogaba con Isabel Uria una profesora feminista y arabofílica, aquellas conversaciones me sirvieron para conectar con otra imagen de lo musulmán.
    Creo que sí que habría que mostrarles a esos muchachos musulmanes las virtudes de su religión, pero las más humanistas, las de Moisés aprendió del señor Ibrahim.
    Te dejo el enlace a "mujeres árabes":
    http://www.saharatik.com/web/gaika/la-jaima
    Un saludo:
    gorkafm

    ResponderEliminar
  4. Hay puentes imposibles, de todos modos, como cuando alumnos bengalíes y paquistaníes se niegan, "y lo hacen cuestión personal", como diría el Ronzal de Clarín, a compartir un libro de lectura con una compañera o a hacer un trabajo en equipo con ella, gesticulando con desprecio hacia ese "ser inferior". Es muy loable, por lo que tiene de bondadoso, el intento del "diálogo de civilizaciones" que promovió el presidente Zapatero, pero no deja de ser cierto que hay choques que afectan a la raíz de nuestra posición ante la realidad y ante las personas que jamás admitirán la componenda de un "bueno, esa es vuestra manera de hacer las cosas y esta otra es la nuestra". Lo más sensato, según y cómo, es la indiferencia mutua, el dejarse cada uno al albur de sus conviccciones. Cuando los padres "secuestran" (de modo delictivo, según nuestras leyes) a sus hijas para que no vayan a la escuela y "las arruinen", es decir, no puedan hacer negocio con ella casándolas, ¿dónde se tiende el puente del diálogo? Es imposible. No queda sino que, como yo vivo muy a menudo, que las autoridades les retiren la patria potestad, metan a esas hijas e hijos en una casa de acogida y vuelvan a la escuela al día siguiente de haber salido de su "prisión/casa".
    La antropologia es una cienccia hermosa y ha de ser respetuosa, es decir, el observador no puede actuar sobre el objeto de su estudio, si no quiere extraer consecuencias irrelevantes, por deturpadas. La convivencia entre personas educadas en un sistema democrático laico y personas fanatizadas por la religión se me antoja de muy difícil realización cuando estas últimas tratan de imponer sus leyes sobre las leyes constitucionales del país de acogida. Otra cosa son los anhelos individuales, los sueños, las esperanzas, las cobardías o valentías que nos atan a las familias, a la tierra a las creencias, por irracionales que sean, etc.
    En la lista de películas echo en falta "El señor Ibrahim y las flores del Islam", una novelita que les leí en voz alta a mis alumnos y que, después, quisieron ellos leer por sí mismos desde el día siguiente.
    Quizás la mejor lectura sea la de los Rubaiyat de Omar Keyham, aunque mucho me temo que algunos padres llegarían indignados al estudio pidiendo explicaciones..., porque así van las cosas.

    ResponderEliminar
  5. Lo que me asombra, Joselu, es que un español se esfuerce por mostrarles a los musulmanes distintas visiones de su cultura. ¿No sería más propio que fueran los musulmanes los que describieran su cultura musulmana al español? ¿No les ayudaría más una descripción crítica de la cultura española, que es el ambiente donde intentan insertarse?
    Cuando vengan los primeros extraterrestes, la verdad, no me veo proyectándoles la película Alien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. He visto muy poco cine árabe, pero tengo un recuerdo inmejorable de 'Halfaouine'. A mí me gustó más, por razones entre cinematográficas y antropológicas, que 'Un verano en la Goulette', que es la que se suele poner para fomentar la interculturalidad y tal. Y yo entiendo que se reboten los chicos de origen magrebí cuando se les da de comer la visión europea de la situación del mundo árabe. Supongamos que a un adolescente español de los años sesenta, hijo de emigrantes en Alemania, les ponen el documental 'Las Hurdes' o, no sé, 'Surcos', de Nieves Conde. Hay un orgullo tribal al que solo renunciamos al madurar, y no siempre. Esas películas denunciadoras de las injusticias sociales no sé yo si abren los ojos de los jóvenes de origen árabe o los hieren porque los fuerzan a identificarse con una realidad que ellos no han sufrido como tal. Pero también creo que, si a ese adolescente español en la Alemania de los 60 lo llevan a ver, por ejemplo, 'El verdugo', sí que habría disfrutado. Ahora le costaría más entenderlo. No corren buenos tiempos para la ironía, que esa es otra. De todos modos, no sé yo si la hermosa sensualidad de 'Halfaouine' y su divertido costumbrismo no te hará toparte con otra rama del fundamentalismo, la de la sospecha permanente. Salud.

    ResponderEliminar
  7. Sobre fanatismo islámico te has dejado La verdad de Soraya M.. No sé si la has visto, pero es una de las pelis más duras que recuerdo haber visto yo. A la altura de Precious.

    Pienso que se trata de trazar puentes, sí. Yo crucé uno de esos yendo a clases de danza. La música siempre es un puente, supongo. Aprendí un montón sobre la cara alegre y me dio para sorprenderme un montón con algunas de las cosas que aprendí. No todos los musulmanes son unos obtusos, no todo lo que venga de ellos tiene por qué tener sombras abominables ni hacer tufo a podrido. Pero por otra parte, pienso como Animal de Fondo y también, que no sé cuánto ni qué, puede esperarse de personas aleccionadas por Al Jazeera. Un amigo que pasó cuatro meses en Mauritania, me dijo que allá las familias viven en chabolas, pero que la mayoría tenían parabólica, y que solo captaban ese canal. Si esa es la única ventana que tienes al resto del mundo, mal asunto.

    Besos, Joselu.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena por el artículo y por tu iniciativa. Lo he leído con gusto. En cuanto tenga tiempo leeré otros posts.
    Un saludo,
    Marisa

    ResponderEliminar
  9. Fernando Justicia, me atrae el tema de la amistad entre un árabe y un francés. Es un tema que no es muy frecuente, más con la realidad que se vive en los suburbios franceses en que se revelan dos mundos totalmente separados, el de la inmigración (incluso de tercera generación) y los autóctonos franceses. En mi campo de observación también existe esta amistad, al menos por parte de un sector de muchachos magrebíes que mantienen lazos intensos con otros compañeros. No sé si esto se da entre las chicas. Me temo que es un terreno mucho más complicado. En todo caso, la iniciativa está dirigida a abrir mentes y mundos. El té en el harem de Arquímedes es una buena película. Me alegro de encontrar a alguien que la haya visto.

    ResponderEliminar
  10. Hortensia Lago, había oído hablar de esta película. De hecho un día estuve dudando entre ella y La escafandra y la mariposa, y al final me decidí por la segunda. Me pongo a intentar localizarla. Gracias por la sugerencia. El mundo libanés es muy rico y muy fértil por los contrastes entre culturas, tendencias, religiones diversas. Es un país que ha sido devastado por la guerra pero que siempre sabe resurgir de sus cenizas. La presencia de cristianos lo hace singular en pleno oriente medio. Es una sociedad en la que conviven fuerzas muy potentes. Su equilibrio es siempre difícil.

    ResponderEliminar
  11. Gorka, El señor Ibrahim y las flores del Corán es un excelente relato y una buena película. Lo curioso es que tengo una edición en DVD totalmente legal de la misma, pero que no podía ser reproducida en los ordenadores del instituto que parecen admitir solo archivos descargados. Actualmente pasa lo mismo con las aulas digitales: solo se pueden proyectar filmes descargados y no originales pues nuestros netbooks no admiten DVDs. Hay incluso alguna película que tengo en formato VHS que me interesaría pasar y no puedo por la cuestión de formatos, y el VHS se ha convertido ya en un fósil viviente inservible. Me pongo a conseguirla. Es una excelente sugerencia que muestra el díalogo y la amistad entre un musulmán sufí y un judío, un tema realmente precioso.

    ResponderEliminar
  12. Juan Poz, enseñamos en contextos distintos por la procedencia diferente de nuestros alumnos, mayoritariamente magrebíes en mi caso y el tuyo, pakistaníes o bengalíes, un campo que desconozco totalmente. En todo caso, mi línea de acción está más bien dirigido a ellas, las verdaderamente necesitadas de apoyo y atención, precisamente por lo que dices: que esas culturas las subordinan o abiertamente subsumen en la irrelevancia. Cuando digo que intento lanzar puentes entre culturas, cabría matizar que la mayoría de ellos es hacia ellas. En ellos atisbo una prepotencia que no permite una acción adecuada. Entre mis mejores alumnos están siempre un grupo notable de muchachas beréberes y árabes. Por aquí voy.

    ResponderEliminar
  13. Estoy de acuerdo con ellos, es simplificar las películas multiculturales donde se denuncia el fanatismo. Es super necesario, pero es como si aquí solo pasásemos películas de ETA (aunque ya haya acabado)

    ResponderEliminar
  14. Animal de fondo, tu comentario ofrece muchos ángulos de reflexión. Esperaba que alguien me hiciera esta pregunta. ¿Qué hace un europeo mostrando la cultura musulmana a los musulmanes? Bueno, hay varias líneas de respuesta.

    Cuando hablas de nuestra cultura española ¿te refieres a la interpretación que trazó Américo Castro que consideraba la cultura hispana como la mezcla gozosa de tres corrientes fundamentales, la cristiana, la mudejar y la hebrea? ¿O te refieres a la interpretación de Claudio Sánchez Albornoz en que hacía derivar la cultura española de la herencia visigótica?

    No es difícil adivinar por cuál me inclino yo. Pienso que El libro de buen amor es una síntesis cultural maravillosa, pienso que La Celestina es obra de un judeoconverso, que El Quijote traza un bosquejo lleno de comprensión hacia la figura del morisco que ha tenido que huir de su tierra. España tiene en El Andalus una serie de figuras relevantes en la poesía traducidas por Emilio García Gómez. El origen de nuestra lírica está en las jarchas, composiciones árabe-hebreo andalusíes.

    Por tanto, no pienso que sea algo ajeno en la raíz de nuestra cultura reconocer la presencia de la corriente árabe-andalusí. Admiro a Quevedo a pesar de todas sus fobias que lo llevaban a considerarse orgullosamente como un hidalgo puro ajeno a la contaminación hebrea y musulmana.

    ¿Qué hace un profesor mostrando, entre otras cosas, películas que revelan visiones abiertas del islam a su mayoritario alumnado árabe y beréber? Yo también me lo pregunto. Quizás en este momento de mi carrera, me atrae intelectualmente la cercanía a ese mundo que veo más potente en cuanto a densidad de ideas y de modos de entender el mundo. Me enriquecen más alumnas beréberes con todo su pundonor en los estudios que los españolitos prepotentes que se consideran superiores a los moros a los que desprecian. Entiendo en consecuencia, que hay una labor que me atrae de acercamiento al mundo islámico para reconocer su multiplicidad y su versatilidad. Existen en él corrientes que van desde el sufismo al salafismo más extremo, y no cabe duda de cuál es la que me interesa investigar y profundizar en ella. Si he de sumergirme intelectualmente en otro mundo por propia atracción personall, como en otros momentos me sentí seducido por el continente africano, prefiero conocer las distintas vertientes de ese universo cultural. A la vez tengo la percepción de que el pensamiento occidental, al cual pertenecemos, está en un profundo declive, y de nuevo serán los bárbaros los que vengan a salvar y fertilizar nuestro mundo decadente. Cuando veo películas o leo libros producidos en otras culturas que, a su vez han bebido de occidente, me siento en un terreno excitante que me resulta doblemente motivador. Quevedo está bien, pero en cuanto a motivación intelectual prefiero al arcipreste de Hita, mudejar él.

    La reflexión con mis alumnos, es una reflexión conjunta, aunque no sé si se dan cuenta ellos.

    ResponderEliminar
  15. Bernardinas, me alegro también de que conozcas Halfaouine. La vi en el cine cuando la estrenaron, y la tengo en VHS pero es un formato que ahora me es inservible. Tengo que conseguirla de otro modo. Es cierta su gozosa sensualidad que presenta otro mundo musulmán caracterizado por la apertura de mentes… Me ha sorprendido tu comentario final sobre que podría despertar la sospecha permanente. ¿Acaso piensas que podría levantar alguna suspicacia por su sensualidad? El mundo islámico está en ebullición. Temo que las victorias de partidos confesionales en Túnez, Egipto, y probablemente en Libia, etc, abran el camino a visiones y legislaciones fundamentalistas que cierren el camino a nuevas películas en la senda de Halfaouine. Esa sensualidad del mundo islámico es un elemento que hay que reconocer. Lo terrible es que se impongan las corrientes salafistas y fanáticas. ¡Viva Halfaouine! A ver si la consigo de nuevo. Me ha resultado muy agradable compartir reflexiones sobre ella contigo. Gracias.

    ResponderEliminar
  16. María Fernández Calabuig, gracias por tu visita y tus palabras. Este espacio está abierto a la reflexión ponderada sobre cualquier tema que excite la mente calenturienta de este aprendiz de todo.

    Eduideas, tienes razón. La intervención de la alumna que me hizo esta reflexión fue un punto de inflexión sobre mis planteamientos, que se han visto reforzados con algunas de vuestras intervenciones a modo de comentarios.

    ResponderEliminar
  17. V., no conozco la programación de Al Jazeera ni sus tendencias. Sé que es una alternativa al mundo de la CNN o los canales occidentales. Sin duda es una buena pregunta la de ¿qué puede esperarse de alguien que tenga Al Jazeera como fuente de información única? Pero ¿acaso nosotros no vivimos en canales de información sesgados y controlados que nos dan también una única visión del mundo? Los lobbies de los mass media son tremendos. La información que recibimos está tremendamente controlada, pero en cierta manera nos parece normal pero conforma también nuestra visión del mundo. Uno de los temas que he abordado este año con mis alumnos es la de la ideología de los medios de comunicación sobre los que hemos afirmado que nunca son neutros (¿es posible serlo?) y que ocultan siempre una ideología detrás que pretende vender algo (material o inmaterial). Productos o visiones del mundo. Pero ya te digo que no conozco la ideología de Al Jazeera que seguro que es sesgada también.

    ResponderEliminar
  18. V., hay un test muy interesante que contestaron mis alumnos sobre la ideología de los medios de comunicación social, entre las que están las cadenas que ellos suelen ver. Te dejo el enlace a las respuestas. Son sumamente reveladoras. Fíjate en las cadenas que ellos ven; MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL

    ResponderEliminar
  19. Donde te has metido, Joselu, es un laberinto. Si ellos creen que son panfletos lo que nosotros vemos como aberraciones, será muy difícil llegar a un acuerdo. Si esta chica de la que hablas , cuando ve una mujer sin nariz lo interpreta como una cortina de humo, pues apaga y vámonos. Mientras exista machismo entre las mismas mujeres todo estará perdido. Lola

    ResponderEliminar
  20. Lola, en Europa por no decir en España cada año se asesinan a centenares de mujeres, a las que se quema vivas, apuñala. atropella… La violencia de género, aunque sin duda en Europa estamos en estándares mucho mejores que en los países musulmanes, no deja de ser preocupante. Y lo sabemos. La pregunta es si podemos extrapolar los actos criminales de violencia a una interpretación de nuestra cultura, hablo ahora de España, en donde miles y miles de mujeres tienen que tener medidas de protección o que son acosadas, humilladas y maltratadas, muchas de ellas sin atreverse siquiera a pedir ayuda. Nuestro mundo no es idílico. Esta alumna supongo que pretendía querer evitar la interpretación del mundo musulmán como ejecutor simplemente de actos de violencia machista. Nosotros en gran medida lo vemos así y sabemos de la sumisión de la mujer en estas sociedades. Desde las aulas luchamos por que esto disminuya, pero las primeras machistas son las propias muchachas nativas que entienden que los celos es una forma de querer a la otra persona y que el deber de las chicas es satisfacer a sus chicos. Javier Marías hablaba de una encuesta realizada entre muchachas españolas y, según decía en el último País Dominical, no distaban demasiado de las opiniones de nuestras bisabuelas. No es solo en el mundo musulmán donde debe avanzar las concepciones de las relaciones entre los dos sexos.

    ResponderEliminar
  21. muy buen artículo, siento no poder explayarme tanto como los demás ^^

    ResponderEliminar
  22. Buenas tardes Joselu.

    Creeme no veo solo el Jazeera. Si no muchos canales más, como Antena 3, CNN, Tele 5 , Cuatro, La sexta...
    No es que el Jazeera diga la verdad, sino, para mi, por lo que veo y lo que escucho, es el único canal que entra en el corazón del evento...

    En los demás canales siempre están en contra del islam, Cuando habían dicho que Bin laden había muerto, América enseño una foto, Rusia otra (no la misma), Francia otra...
    No hablan de los crímenes de Israel, América y sus aliados...la matanza de miles de mujeres y niños ¿ por qué será ?

    Bueno dejando esto, espero que mañana nos traigas la película para verla.

    hasta mañana ^^

    ResponderEliminar
  23. Querido Joselu, si ya es dificil, muy dificil poenernos de acuerdo aquí en cuestiones que rocen lo religioso lo que tu pretendes es por demás. El Islán como en todo es una opción personal se es más o menos tolerante y no es cuestión de nivel cultural, lo es desde la creencia, desde el arrullo de la cuna y contra eso, no hay cultura que valga. El problema de la FE, de cualquier Fe es el querer vivir según ella, porque el vecino talvez no esté por la labor. Si te la guardas en casa...perfecto, si la quieres sacar de ella... Cuanto más laica sea la sociedad, más libre seremos sus componentes, tan sencillo como eso, todo lo que sea imponer criterios morales está de más. Si quieres alegrarles el día pon Bab'Aziz que además tiene una banda sonora que se sale.

    ResponderEliminar
  24. leotec, gracias por tu comentario y tu presencia.

    Kautar, es un lujo contar con tus palabras en este blog, sobre todo cuando has sido aludida en la versión del profesor. Ya ves que expongo lo que pasa en las clases y me sirve de elemento de reflexión compartida. No tiene nada de malo ver Al Jazeera. Yo no lo veo porque no lo entendería, pero soy consciente de que todos los medios de comunicación, como hablamos en clase, mediatizan y controlan la información.

    La expresión de tu descontento me sirvió para reflexionar y pensar en otro tipo de película menos duro, menos dramático, más festivo. Gracias por tu comentario y tu visión comprometida del mundo.

    ResponderEliminar
  25. Malo, muchísimas gracias por tu recomendación. Es todo un hallazgo esta cinta que me pongo a buscar titulada Bab'Aziz dirigida por Nacer Khemir del que dejo un enlace sumamente interesante. La entrevista al director vale un potosí: BAB'AZIZ

    ResponderEliminar
  26. La nueva generación del cómic árabe contra el extremismo: SUPERHÉROES CONTRA EL EXTREMISMO

    ResponderEliminar
  27. Tienen razón los amigos que advierten que este es un juego peligroso. En cualquier momento uno puede topar con la oposición de las familias, o de los líderes religiosos de la comunidad, y meterse en un laberinto poco deseable. Pero yo también lo hago, y he sacado de la experiencia algunos de los mejores momentos de los últimos años. No creo, en cualquier caso, que podamos evitarlo. Compartimos la vida con los musulmanes y es inevitable que queramos comprenderles mejor —y sano que procuremos invitarles a ampliar su idea de su propia cultura, leyendo, por ejemplo (excelente idea) a Jayam o Abu-Nuás. Hay un Islam que no es fanático ni literalista, y nos va, incluso literalmente, la vida en apostar por él.

    ResponderEliminar
  28. Nosotros somos víctima (bastante gustosa) de los estereotipos sobre lo musulmán; pero ellos también, desde el momento en que su sistema educativo y sus medios de comunicación ignoran sistemáticamente muchos de los autores, obras y corrientes más fecundos de su civilización, como los ya mentados o las mismas Mil y una noches (que solo son consideradas una maravilla en Occidente; para los estudiosos árabes, son subliteratura). Solo nos queda ayudarnos mutuamente, mostrando cada uno lo que cree que es importante que el otro conozca para no hacer juicios precipitados. Por otra parte, es la misma estrategia que cabría adoptar con cristianos militantes o comunistas o cualquier otro -ista: ante todo, invitarle a explorar mejor la propia tradición y su diversidad. Y confiar en lo que ese conocimiento pueda hacer por flexibilizar la mente, que nunca es poco.

    ResponderEliminar
  29. Te veo muy acertado en tu decisión, está bien que pases también alguna película con una visión optimista del Islam. Aunque los gobiernos intenten controlar los medios y la opinión pública, hay que intentar buscar la verdad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Alejandro, solo la convivencia con estos muchachos a algunos nos da algunas pistas sobre la incomprensión y estereotipos que existen entre culturas a los que nos entregamos con convicción. Todo lo que hagamos por flexibilizar las mentes nos abrirá a otros modos de ver las cosas. Las mil y una noches, los Rubaiyat, lal poesía andalusí (totalmente desconocida), las películas de tantos y tantos directores que han plasmado un islam no fanático y en búsqueda de claves para entenderse. No hay peor error que pensar que todo es un bloque monolítico. El diálogo fructífero que planteo con mis alumnos es sumamente interesante. Pienso que tienen más cosas que decir que muchos españoles que se creen el ombligo del mundo. El estigma del inmigrante los acompaña y eso los hace ser más ricos y complejos si se los sabe observar. Hay alumnos míos que hablan cinco o más lenguas entre las que están el árabe clásico, el Tamazigh, más otros dialectos, el catalán, el castellano, el francés… Puede que no sean genios (no lo sé) pero tienen más mundología y experiencia que el que no se ha movido de casa y se cree en la plenitud de sus derechos (y escasas obligaciones). En todo caso, totalmente de acuerdo contigo: el entendimiento con las vertientes no fanáticas de islam es esencial. Hay que tender puentes y, como dices, la vida nos va en ello.

    ResponderEliminar
  31. Toro sentado, estoy ideando un ciclo de cine interesantísimo pero que no sé qué título darle. Cine árabe, cine islámico, cine oriental, cine norteafricano… Esta dificultada de darle un nombre ya es indicio de los problemas para entender la cuestión. Cualquier denominación es conflictiva. Y sí, es esencial buscar la verdad la diga Agamenón o su porquero.

    ResponderEliminar
  32. Voy a soltar una gorda. Todo es cuestión de dinero.
    Cuánto más dinero tiene una mujer árabe (no su marido, ojo al detalle) más posibilidades tiene de vivir envuelta de un islam dulce y tolerante.
    That's life!

    ResponderEliminar
  33. Hola Joselu:
    Te confieso que me queda un poco lejos de mis referentes culturales, pero no quisiera dejar de mencionar un libro y una película que podrían ayudarte. Ambas aluden a una mirada sobre el pasado, que pudiera facilitar las conversaciones sobre el presente.
    La película es "Crónica de los años de fuego" que ganó la Palma de oro en Cannes en 1975.
    El libro es una historia extraordinaria de María Gripe, titulada "El rey y el cabeza de Turco" publicada en Gran Angular de SM.
    Ambas tienen una calidad extraordinaria y pueden ayudarte a construir puentes entre diferentes culturas.

    ResponderEliminar
  34. Creo que tienes razón JOSELU,

    A veces, cuando alguien está parapetado tras cualquier tipo de idea, basta que se la quieras mostrar en toda su crudeza para que se coloque a la defensiva y la rechace de mano, más cuando afea la imagen de los que cree suyos.

    Me pregunto si alguna vez sabremos la verdad, verdadera sobre algo... más, tratándose de culturas. Todo es subjetivo, lo que para unos es terrible, para otros maravilloso. Criticando y rechazando unos, lo que otros justifican y consideran encomiable. La información siempre es sesgada e incluso manipulada para dar el correspondiente adoctrinamiento según el público al que va dirigida.

    Acercar culturas me parece estupendo, aunque como JUAN POZ, considero que no es fácil cuando entran en colisión derechos y planeamientos básicos de vida. Además creo que el acercamiento debe ser recíproco, si se da sólo de un lado, la cosa nunca funciona, tiene que ser querido por las dos partes y eso también es muy complicado.

    Lo siento, en cuestión de películas, no puedo ayudarte, de las que conozco que podrían valerte, dos ya las habéis mencionado y las otras dos, son muy americanas... KAUTAR, las rechazaría de mano, estoy segura y tendría razón además. Creo que tiene la impresión de que el mundo está empeñado en ver a los suyos como los malos y tiene razón, malos los hay en todos lados.

    Por mucho que TODAS las leyes prohiban hacer el mal, se comete igual, sólo que hay lugares donde se tolera más que en otros. La cara amputada de una mujer a manos de los talibanes, es tan real, como las matazas de mujeres y niños a manos de los americanos. La diferencia entre la violencia doméstica que se da en España y la que sufrió esa chica, es que quienes se la infligieron ( los talibanes) son algo así como la policía aquí, que hizo justicia así, en nombre de su marido. Aquí la policía mete en la cárcel al marido que agreda a su mujer, esa es la diferencia.

    Todos deberíamos intentar conocer lo diferente, para entenderlo, en todo caso respetarlo y no mirarlo con aprensión, pero esa aprensión no existe sólo respeto a culturas, existe respecto a casi todo lo desconocido o solo conocido de oídas. Todos tenemos conceptos preconcebidos, la mayorías de las veces sin fundamento alguno.

    Pero hay asuntos rechazables de mano, que por mucho que nos esforcemos son imposible de entender porque chocan con pilares fundamentales de nuestra manera de pensar. A mi me resulta muy difícil de entender todo lo que limite la libertad, capacidad y posibilidad de las personas o las infravalore de la manera que sea.

    Instintivamente todo lo que suponga eso, me inspira rechazo y de hecho a veces creo que la excesiva tolerancia con ese tipo de comportamientos ha hecho a la humanidad ser cómplice de las mayores atrocidades. Creo que este es el peligro al que nos exponemos cuando tratamos de entender lo “inentendible”. Sucede, algo así como el síndrome de Estocolmo, las víctimas justifican a sus verdugos y terminan siendo sus más acérrimos defensores...el mensaje que trasmiten estas víctimas nos confunde a veces tanto o más, que el de sus verdugos.

    En fin JOSELU, suerte, ojalá tus niñas sonrían por fuera y por dentro de verdad, porque sentir... siente todo el mundo igual, sólo varía la intensidad y el modo en el que cada uno lo exterioriza, si es que lo hace. Nada más.



    Un beso grande y feliz día

    ResponderEliminar
  35. Osselin, no sé, pues, qué será de mis alumnas, que no son ni árabes (la mayoría) ni tienen esa disponibilidad económica que las sitúa favorablemente en la sociedad islámica. Yo lucho por que su formación sea su principal patrimonio. Pero en los tiempos que corren, es problemático para todos. Suponemos que una educación es garantía de futuro, pero no está claro, en el caso que nos ocupa y en el que tienes razón, razón agria, pero razón al fin y al cabo. ¿Qué hacer? Una buena pregunta. Y la angustia me consume porque sé que no está en mis manos.

    Alfonso Noriega, tomo nota de tu sugerencia y me pongo a investigarla. Gracias por tu presencia y tu intervención.

    María, en el caso de los talibanes es cierto que son la policía o las costumbres atávicas en países que parecen vivir de espaldas al progreso. Pero aquí acabamos de ser conscientes de que asesinos de sus mujeres han estado cobrando la pensión de viudedad durante diez años, incluido algún caso en que el asesino había matado incluso a sus hijos además de su mujer. ¿Qué tipo de complicidad revela esto que parece tan inexplicable?

    A veces me pregunto cómo reaccionaría yo en el caso de que una muchacha musulmana algún día me pidiera ayuda humana y legal en un presunto maltrato. O no es necesario que sea musulmana, cualquier alumna que implicara que yo me hiciera parte de su vida y de su libertad. La pregunta queda flotando en el aire para mostrar los claroscuros de nuestro sentido de la justicia, que es justicia siempre que no nos altere la digestión. La respuesta es que no sé. Pero preferiría pensar que sí sabría.

    ResponderEliminar
  36. Cada vez que te leo me vienen unas ganas terribles de asistir a tus classes. Tiene que ser un privilegio, lo es, tenerte de profesor.

    No sabía que te gustase tanto la poesía. Al pinchar en tu link, he visto que tenías otro blog y le he echado un vistazo.

    Yo no soy ni pretendo ser escritora. Tan solo escribo. Y escupo mis miserias, mis alegrías, mis sentimientos en forma de qué sé yo. A veces roza lo poético, pero no es el objetivo.

    No sé dónde vez imágenes en mi texto de hoy, pero me chiflaría que me echases una mano en saber qué es lo que he hecho sin saber que he hecho.

    Mil gracias,

    PD: sobre tu post, pienso que todo lo que se pueda ofrecer desde un punto de vista optimista, les llegará mucho más adentro que si es por medio del dolor y de la provocación.
    Yo he visto Caramel, una cinta libanesa, creo, muu chula. A las chicass les gustará seguro. A ti, creo que también.
    La vi en un ciclo de cine para mujeres.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  37. Tu trabajo es muy positivo y no te olvidarán fácilmente. Ya es una gran satisfacción. Quién hace todo lo que puede no está obligado a más.

    ResponderEliminar
  38. Uy JOSELU, por favor, no confundas cosas esenciales, no lo hagas por favor.

    Vamos a ver... ¿qué tiene que ver que una persona sin escrúpulos y todo lo miserable que quieras abuse del sistema? incluso que el sistema no funcione por falta de medios ... o incluso que funcione de pena...

    Con que un sistema esté basado en principios en los que mutilar a una mujer es una conducta lícita. Donde mutilar a una mujer es la conducta practicada por LA AUTORIDAD para castigar la desobediencia de esta, a su marido.

    Te contesto...¡¡NADA, DE NADA JOSELU!! ¡¡NADA DE NADA!!


    Y te contesto también a tu pregunta, igual de rotunda, LA AYUDARÍAS, sin duda.

    Todos la ayudaríamos, en la medida de nuestras posibilidades, yo me dedico a ello profesionalmente,no es ningún mérito, por eso este tema me toca de demasiado cerca y lo que de verdad se te indigesta es que a veces no puedes hacer demasiado aun queriendo y a veces la propia víctima no te deja hacer nada.

    Porque la primera que debe querer ayudarse es la persona que sufre el maltrato, para empezar, siendo consciente de él... sin esa premisa nada vale y no hay quien la ayude.

    Te confesaré algo, que te gustará saber y seguro que también a KAUTAR, jamás he visto a una mujer marroquí maltratada por su marido y sí a muchas, muchísimas españolas, sudamericanas e incluso subsaharianas.



    Más besos y feliz tarde, JOSELU.

    ResponderEliminar
  39. María, tienes razón. Había empezado a escribir rebatiéndote pero tu réplica es impecable. En estos países (Pakistán, Afganistán…) la violencia brutal contra la mujer se basa en códigos de costumbres que son aceptados por la colectividad, y si no son aceptados, la sociedad es tan débil que no puede oponerse a ellos en virtud de una legislación inexistente o laxa respecto al castigo que debía merecer quien arroja ácido sobre su mujer o la mutila bestialmente. Lo sé de sobra, pero quiero subrayar que nuestras sociedades pulcras occidentales contemplan (desde España hasta Suecia, también allí), castigos tan rituales como los de estos países. Afortunadamente la legislación (sumamente benevolente) condena a estos bestias a veinte años de cárcel de los que cumplen doce. Y a veces es tan frágil el sistema que no advierte que los ejecutores están cobrando la viudedad que ellos mismos han causado. Cada año unas sesenta mujeres en España son brutalmente asesinadas. Parece no amainar la secuencia de bestialidad. A la vez son miles las que requieren de protección y la sociedad no puede protegerlas puesto que cuando hay alguien decidido a acabar con la vida de otra persona, no hay forma de evitarlo por medios democráticos. Subrayo lo de medios democráticos. El resultado en Pakistán y aquí es la indefensión real, allí formando parte del sistema consuetudinario y aquí fruto de los claroscuros de la legislación democrática que impide detener a alguien que se sabe que va a acabar tarde o temprano con la vida de otra persona sin remisión.

    Te dejo un enlace a un blog que recoge el discurso de Ayam Hirsi Alí sobre el genocidio que a su juicio se ejecuta contra el género femenino en el mundo: GENOCIDIO FEMENINO

    Pero reitero que tienes razón.

    Besos.

    ResponderEliminar
  40. Hola Joselu! En primer lugar siento mi abandono.

    Con respecto al tema del que hablas tengo que decir que Osama sí la he visto, y la de Buda explotó por verguenza también. ¡Dos ideas! ¿Has pensando entrar por otra vía hacia este islamismo europeo? En vez de hablar de rasgos que provienen de su cultura, ¿por qué no empiezas por ejemplo con alguna película que hable de la cultura cristiana?

    El otro día vi una película, que me dejó un poco confuso, se llama The Man from Earth, es muy interesante con respecto al montaje pues parece teatro, tiene un mensaje un tanto raro pues parece por una parte una crítica a la religión y por otra parte una historia de ficción que logra hacerte parte de la película. Fueron momentos muy raros para mi, al visionarla me sentía un actor mas. Se trata también la confabulación rancia que a veces se hace de mensajes de amor, concordia y tal.

    Puede sonar a película new age y tal, pero no sé. Si no para tus alumnos al menos te la recomiendo a ti.

    La otra idea con respecto al ciclo de cine es visionar la película El Señor Ibrahim y las flores del Corán, es una película que recibió algunos premios y muchos coinciden en que es algo bien hecho y bonito. A mi me tira mas la idea de que esta película puede ayudarte como toma de contacto para ver si se reconocen en ese prototipo de islam, que en el de la película es el sufí.

    Te valen las ideas? Un abrazo

    ResponderEliminar
  41. José Antonio, tomo tus ideas que refuerzan la propuesta de Ibrahim y las flores del Corán que es una pequeña maravilla. En cuanto pueda se la pasaré. Este libro lo he leído en voz alta a alumnos de ritmo lento y les ha encantado. Empecé a pasar la película pero el reproductor falló y no pude terminarla. Sin duda es una buena idea.

    Hoy les he hecho un test en que les preguntaba sobre temática de libros que les gustara leer y ha habido una reivindicación consistente de libros de temática islámica. Los referentes imaginativos de estos muchachos, a la vez de occidentales, son también árabes en un sentido amplio. Se sienten poco identificados con la cultura mayoritaria que se les ofrece. Ello no quiere decir que debamos darles modelos propios de las culturas árabes o beréberes exclusivamente, pero sí tenerlos en cuenta también. Se necesitan productos artísticos (libros, películas) que aborden temas conectados con ellos pero de un modo abierto, inteligente, generoso…

    El tema del sufismo me interesa mucho.

    ResponderEliminar
  42. Joselu, vengo a expresarte mi agradecimiento por ese análisis de texto tan maravilloso que has hecho de mi poema.
    Es increible cerciorarse de lo que una es capaz de llegar a escribir sin proponérselo. Me explico. Jamás estuve pendiente cuando lo escribí ni de las imágenes ni de nada, ni de los tres verbos con sus correspondientes complementos directos, ni... ¡Ay! Vale más la pena tu análisis que mi poema en sí.

    Lo de San Juan de la Cruz me ha llegado al alma. Y sonrío. Gracias.

    Me reitero en que me chiflaría asistir a tus clases. ¡Anda que no se debe aprender allí...!

    Besazo,

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...