Páginas vistas desde Diciembre de 2005

lunes, 23 de mayo de 2011

Plaza Tahrir



El viernes 20 de mayo visité la acampada de plaza Catalunya a mediodía. No había una gran afluencia de gente  pero sí significativa. El vídeo que inicia este post es una versión personal de lo que allí encontré. Tiene sonido original. Mi impresión fue contradictoria: al lado de impulsos generosos y serios en discusiones abiertas, había charlatanes y chamarileros de feria que se entusiasmaban por tener a veinte  personas que por fin les escuchaban en discursos antisistema. En la concentración –fijaos- abundan las personas de edad avanzada junto a los jóvenes. Plaza Tahrir fue una experiencia única por recibir un importante núcleo ideológico que llegó a las portadas de los principales diarios de todo el mundo. Era la rebelión de la izquierda no integrada frente a la dominación del capital, ese entramado financiero bancario que controla a los gobiernos de todo el mundo y que nos ha llevado a la crisis. Mirado en perspectiva, el que esto suscribe piensa en su enorme dosis de idealismo, en su ingenuidad… frente a una realidad que sí es un peso pesado. El resultado de las elecciones del domingo han sido un baño de realidad frente al pensamiento mágico que nos embargaba. El pensamiento mágico es el que cree que algo es real porque uno lo desee con fuerza… Había razones importantes para estar allí y pensamos que porque teníamos razones el mundo se transformaría a la medida de nuestros deseos. Es la base del llamado pensamiento utópico que piensa que el mundo se puede transformar. Obama lanzó el conocido eslogan We can, que aquí fue transformado en We camp

El mundo y la realidad son profundamente contradictorios y complejos. No bastan nuestros deseos bienintencionados para transformarlos. Detrás de ese idealismo había un amplio deseo de llegar a acuerdos de base que permitieran mantener las acampadas, que fueron consentidas, no como en Siria o Egipto donde ha habido centenares de muertos. Transportamos el universo simbólico de Tahrir a nuestras plazas y nos lo creímos en una amalgama extraordinariamente productiva durante unos días. Aquello, pese a mi impresión negativa, alentó mi pensamiento utópico, pero no fui el único. Muchas personas en este país se sintieron representadas en esa rebelión. Los comentarios de Iñaki Gabilondo en algún caso llevaban a pensar que los partidos tendrían que ser reformulados tras esta revuelta cívica espontánea. Quisimos creer que otro mundo era posible. Pidamos lo imposible nos decíamos. Pero en aquel mínimo común múltiplo de reivindicaciones y manifiestos contra los banqueros y el pérfido sistema capitalista, se orillaban las cuestiones que en realidad nos dividen y enfrentan: la distribución del poder territorial, por ejemplo. Surgió mágicamente un hashtag #spanishrevolution del que se burlaba en La Vanguardia Quim Monzó. Pero era el que estaba presente en la plaza Catalunya de Barcelona como podéis ver. Hoy me he enterado que hay en la red un manifiesto que se titula #catalanrevolution y que reivindica la autodeterminación de los pueblos sometidos, véase Catalunya. Ya el mínimo común múltiplo tiende a fragmentarse igual que en alguna asamblea en Alicante convertida en mitin en que se reivindicaba el valencianismo catalanista y la inmersión en  valenciano.

No hemos hablado y se ha orillado el tema de la inmigración. Todos somos víctimas de un sistema capitalista inicuo, pero no todos recibimos el golpe del mismo modo. Y no está tan claro qué postura tenemos frente a la realidad de la inmigración. En Catalunya en las elecciones han subido opciones próximas a la xenofobia en diversas poblaciones. El pensamiento mágico que nos ha dominado en un éxtasis de idealismo tiende a romperse. ¿Qué queremos? ¿Instalar el anarquismo? ¿El socialismo? ¿El comunismo? ¿Reformar el capitalismo? ¿Introducir factores de racionalidad en el sistema dominante? ¿Cuál es nuestro modelo? Al parecer Islandia que ha encarcelado a algunos banqueros culpables del entramado financiero que ha desencadenado la crisis, pero Islandia tiene menos habitantes que Hospitalet de Llobregat, es una isla y no hay factores exógenos que sean demasiado complejos.

El pensamiento utópico o el pensamiento mágico es hermoso. Nos lleva a nutrirnos de nuestros propios sueños. El despertar es amargo. Y ayer y hoy he estado dominado por la tristeza de la realidad electoral. No basta tener razones importantes, y las teníamos, seguimos teniéndolas… Sabemos que el mundo camina hacia el desastre ecológico y medioambiental, sabemos que una minoría financiera dicta las leyes de los estados y gobiernos que no tienen en realidad poder efectivo, sabemos que los mecanismos económicos condenan a la pobreza a multitud de países que no tienen ninguna opción, sabemos que el idealismo del We can de Obama ha tenido que batirse con la realidad del granjero de Arkansas que no quiere una reforma de la seguridad social y con los eslóganes de la Fox así como con los intereses de la Asociación del Rifle. Obama, para intentar ser reelegido, ha tenido que renunciar a su revolución ética y a sus sueños, y ahora lucha solamente por sobrevivir políticamente. Los sueños alimentan a algunos ciudadanos, pero la realidad profunda de la inmensa mayoría de ellos es mucho más concreta y tangible. Está bien cuando nos juntamos y cantamos canciones de John Lennon que hablan de la paz, pero es mucho más difícil o imposible cuando intentamos cambiar el mundo a la medida de nuestros deseos. Y más cuando estas conversaciones descienden a temas más concretos que el deseo de Paz Universal.

24 comentarios :

  1. Yo también estoy muy triste, Joselu. Por un momento muchos pensamos que el sueño era posible, que estábamos haciendo una verdadera revolución capaz de cambiar el mundo. Jóvenes y jubilados unidos, concienciados y civilizadamente organizados acaparando la realidad informativa frente al discurso mordaz, defensivo y vacuo de los políticos. La realidad, en forma de mayoría absoluta, fue un jarro de agua helada. Pero eso es democracia real. Aquí nadie manipula los votos en las urnas. La gente quiere volver a tener un buen nivel de vida económico, comprar en el centro comercial,ir al cine y comer palomitas, vivir sin utopías y si el que manda es un corrupto, ¿qué importa si puede conseguir que YO viva bien?
    ¿Mestizaje?,¿Ecología?,¿Cultura?,
    ¿reparto equitativo de la riqueza?... A pocos nos importa eso.
    Sin embargo, hemos sido capaces de salir a las plazas, de mostrar nuestro descontento, de permanecer días apiñados sin protagonizar altercados, nos hemos hecho oír. El viernes fotocopié el prólogo de José Luis Sampedro a mis alumnos de 1º de bachillerato, hoy me han traído los comentarios; el viernes desconocían lo que estaba pasando, hoy están concienciados. Todos entregaron unos trabajos muy buenos, estaban informados y fueron capaces de articular una argumentación. No debemos rendirnos. Estamos en el camino, aunque habrá poner los pies en la tierra si no queremos que esto se convierta en una ingenua utopía.
    Yo también estoy triste pero aún estoy indignada.
    Un abrazo, Joselu.

    ResponderEliminar
  2. El viernes también hubo en Cáceres una modesta concentración de DEMOCRACIA REAL y me acerqué a verla, aunque era y soy escéptico quise conocer de primera mano la versión provinciana del movimiento. Como suponía, mucha indefinición y falta de solidez; allí sólo había estudiantes, profesores, funcionarios y algún alternativo, ni rastro de los parados de larga duración, de los embargados a los que se les acaba el subsidio de 400 euros el próximo mes, ni rastro de los humildes que están al borde del abismo. Soy reacio a los discursos simplistas y excesivamente idealistas, no me gusta el rollo de "apolítico" enrollao que dice que todos son iguales, desconfío de los movimientos sin cimientos ideológicos y demasiado heterogéneos que piden el cielo que no tienen ni remota idea de como conseguirlo. Hoy, cuando la apisonadora reaccionaria nos ha pasado por encima, los acampados me resultan patéticos, me dan pena, dentro de un par de semanas máximo serán solo humo.

    ResponderEliminar
  3. Yo no esperaba nada de estas elecciones, sabía que la intención de voto no iba a cambiar y la izquierda desilusionada se iba a quedar en casa. Siempre pasa lo mismo. Por eso no me parecen tan catastróficos. Es cierto que da miedo y entristece ver como domina el PP y que partidos como PxC cogen fuerza.
    Pero también es cierto que casi 12 millones de personas se quedaron en casa y no votaron, personas que seguramente son votantes de izquierda.

    He debatido mucho con mi madre este fin de semana, que es la que se encarga de devolverme a la realidad cuando le hablo de cambiar las cosas. No sé... creo que la idea del movimiento #15M no tenía como intención frenar el previsible resultado de estas elecciones. Yo tengo la esperanza y deseo que de las acampadas sean el principio de cambio. Es necesario.
    Hay que seguir!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Pues yo no estoy triste, lo que estoy, es más cabreada que una mona. Y no se me pasa.

    ResponderEliminar
  5. Triste como Joselu, cabreada como V, indignada aún como Hortensia y, sin embargo, también esperanzada como Mª Carmen. Se ha abierto una grieta. Aprovechémosla.

    ResponderEliminar
  6. Pues alégrate ! Qué esperabas ? Algo es algo, algo saldrá de esto.

    ResponderEliminar
  7. Por favor

    no hablemos del 15M en pasado, hablemos de él en presente y futuro. Aquí en Grenoble llevamos 3 días de asamblea y ayer ya fueron más franceses que españoles. En París, en la Bastille, hay una acampada que día tras día aglutina más gente. Igual en Berlín, Londres, Roma, Edimburgo y ya son al día de hoy más de 700 ciudades y pueblos donde hay concentraciones, manifestaciones y acampadas.

    En los pueblos de Catalunya la gente está comenzando a acampar delante de sus ayuntamientos.

    En Catalunya las CUPs también han subido mucho aunque no hay que negar que los fascistas también suben.

    En todo caso, yo la noche del domingo al lunes no dormí, me pasé toda la noche observando los resultados y saco conclusiones más que satisfactorias. Dentro de un rato os las voy comunicando.

    El movimiento 15M comienza ahora

    ResponderEliminar
  8. Yo estoy deseoso de verles manejar la gestión del país, a ver donde llegan sin insultos y bronca constante.

    Sólo siento por el medio ambiente, pues si normalmente lo maltratan, en la situación actual supongo estarán dispuestos a cualquier cosa.

    De cualquier modo, con quincesemes o sin ellos, sólo hay que esperar. Que el mundo reviente sólo es cuestión de unos cuantos años. Y lo hará porque somos incapaces de detener nuestra voracidad por cuestiones racionales.

    Buen día.

    ResponderEliminar
  9. Como prometido, os dejo un link con mis conclusiones de los resultados electorales que no os mostrarán en los periódicos: https://docs.google.com/document/d/1Y_tEZyOMBJZa3AawVqgWyaLjN1OVUTLFqNOMJ4Pw0JM/edit?hl=en_US

    siplemente he hecho algo que debería hacer todo ciudadano, sacar sus conclusiones.

    si estáis de acuerdo con ellas, no dudéis en difundirlo

    acabo de ver el video y lo que muestra solo puede darme que esperanzas.

    hasta otra

    ResponderEliminar
  10. Una manera de evitar la frustración y moderar la tristeza es soñar, SÍ, pero sin despegar los pies de la realidad que nos circunda...
    Levanta el ánimo, Joselu, que Zamora no se conquistó en una hora.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Joselu, lo que es asombroso es la perfección con la que el sistema digiere las protestas. En lugar de mandar a la policía, manda cámaras de tv, que entrevistan a los indignados. Así, la "revolución" se convierte en un espectáculo. Lo raro es que no haya aparecido ya en el Corte Inglés el CD con música de la indignación, la película y la camiseta.
    Ahora bien, si se reconoce que los medios están dominados, ¿por qué se repite las consignas de estos medios contra China, contra Cuba, contra Vietnam, contra Venezuela, contra Bolivia? La gallina le ruega a la zorra que cambie de actitud, pero acusa al campesino que la defiende de ejercer la dictadura contra los zorros, que no han sido escuchados en la votación.
    La ideología es muy sencilla: estar de acuerdo con la explotación del hombre por el hombre o no estarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. María ( la mujer del saco;-)24 de mayo de 2011, 13:26

    Pero... ¡¡vamos a ver!!

    ¿Qué esperábamos que sucediera? ¿a caso no estaba más que cantado que el PSOE se la pegaba? ¿a caso no sabíamos que todos los papanatas del país votarían al PP?¿a caso no sabíamos que Sol se disolvería tarde o temprano?

    ¿Cómo va a triunfar un movimiento al que todos mirábamos con simpatía, pero sin reivindicaciones concretas, sin líderes definidos y al que todos aplaudimos sin implicarnos de verdad?

    El final de esta película era más que previsible...aunque el definitivo, esté por ver...

    Queda precioso, dar saltitos por el prado con flores en el pelo, dejándote acariciar por el sol, pero xD!! ¡¡vaya pandilla de ingenuos estamos hechos!! me dijiste que te parecía escéptica... ¡¡Joselu!! y... ¿tú me llamas a mi, Sor Citröen? ¡¡hasta yo, he visto que esto, sin cabezas pensantes que tiraran por él, que le dieran fuste y forma, no iba a ninguna parte!!

    Yo también estoy cabreada, indignada y asombrada,
    Pero...¡¡ de lo pardillos que podemos llegar a ser !!


    Si uno no estudia ¡¡suspende!!...
    Si tomas una curva a 200km /h. ¡¡te sales!!
    Y si pretendemos que las cosas cambien,
    paseándonos tranquilamente y entonando el ¡¡ hare, hare Krisshna !! ... ¡¡Estamos apañados!!

    Comprendo perfectamente la desilusión en la gente que se ha dejado la piel en la calle y que se ha matado en el intento, pero...¿nosotros que hemos sido unos meros espectadores? lo siento, no lo comprendo.

    Siento el tono, medio de bronca... ( con todo el cariño;-) pero es que paremos críos, de verdad.

    Por cierto JOSELU, te equivocas al suponer que el modelo de Islandia no es extrapolable, el tamaño del país es una variante, pero no una limitación imposible de solventar. En un concurso de acreedores, da igual que haya 10, 10.000 o 10 millones la dinámica, sistemática y normativa es la misma, sólo cambia la infraestructura necesaria y sobre todo, la voluntad, como en todo.

    Hay dos palabra que no nos gusta nada en este país, sin las cuales, nos guste o no nada funciona... se llama ASOCIACIÓN, se llama PERSONA JURÍDICA y sin eso...” todos esos momentos se perderán... en el tiempo... como lágrimas en la lluvia...” ( Blade Runner ;-)

    Yo, por de pronto...me estoy mentalizando para buscarme mi parcela en el vertedero y... lo siento, pero prefiero tomármelo a broma, que languidecer en una esquina lamiéndome las heridas ¡¡ni hablar!! tendremos lo que queramos tener, nada más.


    Un beso grande JOSELU, tú llora y flagélate...que te dejo;-)

    Hoy... me matas jajaja


    María



    PD
    A escondidas también lloro, incluso más que tú, seguro...pero siempre salgo llorada de casa. Espero que me perdones, quizá rara, pero es mi manera de animarte;-)

    Por cierto, BLOGGER no me deja entrar de otra forma, por más que lo he intentado...

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué presciencia la de Cernuda al titular su obra completa "La realidad y el deseo"! De eso se trata, en efecto, un auténtico laberinto. La tradicional desunión de la izquierda tiene estas cosas: allana el camino a la derecha de derechas que no tiene el más mínimo escrúpulos ideológico o moral a la hora de saber que es lo primero: asegurarse el poder. Por otro lado, ¿qué esperaba el PSOE tras haber hecho la política propia del PP? Los votantes prefieren el original, no el simulacro. Del mismo modo que siempre se ve Woodstock como algo más congruente que la acampada solera.
    En fin, es decir, en principio. Porque la realidad fluye, continúa fluyendo.

    ResponderEliminar
  14. ¡Ánimo,Joselu! Estar tristes está bien, pero..¡para un rato!. Luego, es preciso remontar, estirarse, salir de la concha y...seguir en la brecha. Los cambios no se producen de un día para otro ni hay milagros en política salvo que suceda algo muy gordo. El cambio real pasa, como decía Sampedro, por cambiarnos a nosotros mismos, por instalarnos en valores sólidos e intentar "contagiar" ese cambio a otros. Y esa introspección, esa casi mutación, requieren mucho tiempo y esfuerzo. Los pasitos hay que irlos dando pero sin alharacas, sin petardos, afiánzandonos en cada etapa del camino. Posiblemente y a pesar de ello, no veremos Utopía, pero habremos contribuido a ello. No hay que desmayar en el intento, afligirse sí, por lo que tenemos encima, pero lo justo y luego... siempre hacia adelante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Sabíamos que el PSOE iba a una derrota dura, yo por lo menos lo tenía claro. Pero para mí el tema no es ese.
    Yo separo las elecciones del domingo de las peticiones del 15M.
    ¿Vosotros pensais que si hubiera ganado la izquierda empezaríamos a vislumbrar un mundo mejor?
    A mi me da igual quien ostente el poder, sigo siendo optimista de esta revuelta pacífica y esperanzadora de las personas que queremos un cambio, no en España sino en todo el planeta.
    Lo bueno sería que esto tuviera eco en todo el mundo, que nuestro malestar molestara mucho a banqueros y políticos, que fuéramos como "moscas cojoneras" que no los dejáramos en paz.
    Sí esto ha sido un gérmen de eso, pues bienvenido sea. Lola

    ResponderEliminar
  16. Joodeer... parece que me hubieses leído el pensamiento. Precisamente llevo un par de días dandole vueltas al argumento de que tengo que bajarme a la realidad, dejar la utopía y la ideología y volar a ras de suelo.
    ¡Pero es tan dificil dejar de soñar!
    Tendremos que aprender a vivir entre el sueño y la cruda realidad.

    ResponderEliminar
  17. Malo, en Extremadura parece que va a gobernar el PP, y en cierta manera es cierto que treinta años de régimen crea sus vicios inconfesables, y que, tal vez sea buena la alternancia. Los partidos crecen en la oposición, crecen ideológicamente y políticamente si saben o pueden resistirla. Es curioso cómo hay épocas que alientan más los sueños. Fueron los años sesenta a los que estos días se han parecido en ese proceso asambleario que me recuerda otros tiempos. Sí, es un problema para los que tenemos una vena soñadora que no sé si es una patología o un don. No lo tengo claro.

    ResponderEliminar
  18. Lola, según está convocado, el próximo día treinta tendria lugar un gesto de advertencia a la banca del siguiente modo que tal vez ya conozcas: retirar 155 euros de tu cuenta. Basta con eso. Es un mensaje que puede tener su trascendencia. Yo lo haré.

    ResponderEliminar
  19. Castilla, el post era muy visceral y dominado por los sentimientos. Uno de los símbolos del blog es un equilibrista en la cuerda floja. Me muevo en esa tesitura que puede resultar patética porque se nutre del sentimiento inmediato, con todo lo que esto tiene de positivo y de negativo, siendo esto último un peaje excesivo. Lamento en algún sentido este post y ese final tristón. Tienes toda la razón del mundo. Dos días después matizaría mis reflexiones de muchas maneras, y sí pienso que el futuro comienza ahora a pesar del palo recibido. Supongo que soy ciclotímico y eso se vislumbra en la entraña del blog. Gracias por tus reflexiones. Seguimos, claro que seguimos.

    ResponderEliminar
  20. Yo creo que esto no ha hecho más que comenzar. La gente ahora ha visto que otro camino es posible, pero falta definición. Y esto es lo que ha hecho que el movimiento no haya influido en las elecciones. Repito, es la primera piedra...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Juan Poz, yo no estuve en Woodstock pero he visto algún reportaje sobre aquel macroconcierto y acampada. Las afirmaciones de los asistentes hoy sonrojarían por su ingenuidad, por su inconsistencia, por su pensamiento mágico, tema que he abordado y que nadie ha recogido, y era la entraña del post. Woodstock no fue mucho mejor que estas acampadas, los años sesenta fueron muy potentes pero mirados con el microscopio fueron caracterizados por el pensamiento mágico y una dosis inmensa de ilusión sobre las posibilidades de cambiar el mundo y la realidad, fenómeno al que sucumbieron famosos escritores e intelectuales. Vale que esta época es totalmente mediática y aquella lo era sólo a medias. Eso pone la lente de aumento sobre cualquier realidad que se produzca. Estas acampadas han sido un fenómeno sociológico muy interesante con sus luces y sus sombras. Puede ser que no hayan aglutinado más que a una pequeña parte (unos decenas de miles de jóvenes y personas de todas las edades), menos de los que reúne un partido de fútbol), pero dentro de su ingenuidad y de su evocación de otras coordenadas geográficas e históricas también han mostrado los límites del poder asambleario y pueden ser un interesante elemento de reflexión política y sociológica. Los que han vivido estas jornadas desde dentro sienten un enorme cansancio de eternos debates que, por primera vez, concede la palabra a la base y se encuentra con las dificultades del debate sin normas y votaciones a mano alzada. Los partidos políticos deciden en estos días sus respectivas políticas que puede llevar a los socialistas catalanes a enfrentarse a CIU sin darle su apoyo para que tenga esta que caer en manos del PP con el descrédito que supondrá. La política está hecha a base de estrategias, de trampas, de juego sucio, de alianzas contranatura que no entraban en nuestros supuestos cuando votamos. Votamos y damos nuestra confianza a quien sabe dios qué hará con ella. Ya se nos escapa. ¿Qué hará UPyD con los parlamentarios en Madrid? Buena pregunta.

    Los procesos asamblearios son ingenuos, pero la alta política es sumamente sucia.

    ResponderEliminar
  22. María, bien por tu referencia a Blade Runner. Hay tiempo de amar y tiempo de morir, tiempo de estar triste y tiempo de luchar y arrimar el hombro. Cuando uno firma un post (siempre me suelo arrepentir de lo que he escrito) deja constancia de un momento no de una tesis política que, dicho sea de paso, con el tiempo también caducan y envejecen. Hoy me arrepiento de este post, pero la victoria arrolladora del partido de Rajoy, los límites del proceso asambleario, y mi abstención formó un extraño cóctel del que mejor olvidarse. De estas movilizaciones ha salido materia sociológica para varias tesis doctorales. ¿Es posible un poder popular, un poder asambleario? En el vídeo que inicia el post hay un orador (?) con un vaso de cerveza en la mano que habla de cómo convertir esta plaza en un órgano de poder popular. Este es el pensamiento mágico al que hacía alusión y que nadie ha tomado en consideración. Poder popular quería este joven. García Calvo desecha la noción de poder ni popular ni de nadie. El poder siempre se ejerce contra el pueblo aunque el sistema democrático que disfrutamos nos deje siempre unos dulces para que nos sintamos contentos, esta es nuestra faceta de consumidores de una forma u otra.

    Que todo era de una ingenuidad rayana en el delito es cierto, que el que esto suscribe se sintió fascinado por la realidad revolucionaria que se respiraba, también. Mi error fue reconocer demasiado rápidamente los límites de ese poder asambleario que tiene sus luces y sus sombras. Sombras muchas, pero luces también.

    De todas maneras, allí siguen, mientras les permitan los jóvenes que resisten el cansancio, y tenemos por delante la política pura y dura de los partidos que acabó con la magia de la acampada. Ahora sí que estamos en la realidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Animal de fondo, me temo que como analista político no llegaré demasiado lejos, pero la impresión que tengo es que pocos analistas políticos me infunden confianza y veo que también se sienten desorientados ante la realidad que fluye ambigua y extraña. La diferencia es que ahora tenemos toda la información en tiempo real y hace que los fenómenos fluyan, estallen y decaigan a velocidad de vértigo. El ciudadano medio hace esfuerzos para interpretar el mundo (lo veo en los periódicos digitales, en los blogs) pero no entiende nada. Vivimos en una realidad líquida que no deja ningún sustrato, hemos perdido las raíces.

    Tal vez hubiera sido mejor que hubieran reprimido estas asambleas supuestamente populares. Eso les hubiera dado dimensión.

    El poder, sea del signo que sea, se enfrenta dialécticamente a sus contrarios sea en Bolivia, En Venezuela, en Cuba, en China... Las democracias son expertas en fagocitar la oposición como estamos viendo estos días. Los "indignados" tienen un nombre ya en sí un tanto ridículo. Eduardo Galeano dice que hay indignos e indignados. Razones no les faltan.

    ResponderEliminar
  24. Para mí, algunas claves del fracaso de todos estos intentos son estas:
    La política global está manejada por los mercados.
    La política estatal está regida por el enfrentamiento de siglas (ni siquiera de ideas).
    La política local está regida por pequeños reyezuelos fácilmente sobornables.
    Ante esto, parece que los movimientos ciudadanos tienen poco margen de maniobra. Ojalá me equivoque.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...