Páginas vistas desde Diciembre de 2005

jueves, 21 de abril de 2011

Procesión atea en Madrid

                                                          Voltaire.
Me encantan las procesiones cuando viajo por España, especialmente por Andalucía. Hubo un tiempo en que pasaba las semanas santas por tierras del sur de España: Granada, Sevilla, Guadix, Cádiz, Almonte, Málaga, Ronda, Marbella, Arcos de la Frontera estuvieron en momentos distintos de mi vida sentimental, y la atmósfera de sus procesiones me envolvió. He visto a la Virgen y al Cachorro moviéndose en las estrechas calles de Granada al ritmo de una canción moderna, y he presenciado la salida de la Macarena al grito de decenas de miles de entusiastas llamándole “guapa” y una retahíla de piropos encendidos. Pienso que las procesiones tienen una maravillosa plasticidad que hay que conservar como un alto valor cultural. No pienso que revelen una fe profunda, ni siquiera superficial. Las iglesias están casi vacías y los seminarios están en trance de desaparición por la falta de vocaciones. Sin embargo, seguimos profundamente unidos a ciclos como la Navidad y Semana Santa, fiestas que en otros países laicos apenas tienen relieve, o en todo caso mucho menor.  Pienso que hay un gozoso politeísmo de matiz surreal que lleva, como he dicho en otra ocasión, a entrar en éxtasis ante la salida de la virgen del Rocío o a desollarse las manos golpeando tambores en Calanda, Hijar y otros pueblos del Bajo Aragón cuando llega la ruptura de la hora.

Sin embargo, no entiendo la prohibición de la procesión atea que iba a celebrarse en Madrid convocada por una asociación de librepensadores en el barrio de Lavapiés. Probablemente no hubieran asistido más que una centena de penitentes en defensa de una interpretación atea o al menos laica del mundo. No sé por qué en este país no pueden expresarse libremente convicciones de descreencia, de agnosticismo o de ateísmo como son manifestadas las representativas del catolicismo a cargo de los presupuestos municipales pagados por todos los españoles, sean o no creyentes.

España es un país extraño que no ha entrado plenamente en la modernidad, que deberia deslindar el papel del estado con independencia de las creencias religiosas. No entiendo que se imparta religión católica en los centros públicos de enseñanza. Esto sería inimaginable en cualquier otro país europeo o incluso latinoamericano que tienen sociedades mucho más creyentes. No entiendo que se haya armado la que se ha armado (recogida de más de cien mil firmas) para impedir una modesta y humilde manifestación de ateísmo, con la excusa de que se ofenden los sentimientos íntimos de los católicos. No quiero echar leña al fuego, pero a mí me ofende más la realidad de los abusos sexuales cometidos por religiosos aprovechándose de su posición con niños a lo largo de los últimos cuarenta años (no quiero ni imaginar antes). Esta es una página negra de la iglesia, no la única porque su proximidad a los poderosos y  su ejercicio de la tortura más extrema con los heterodoxos, judíos y homosexuales acusados de los más terribles delitos culminaron en muchos casos con la quema en vivo de los condenados, y ello hizo que esta institución fuera detestada por mucha gente por no ser precisamente representativa del mensaje de su fundador al que probablemente hubieran crucificado de nuevo si les hubiera puesto en evidencia su envilecimiento.

Entiendo que son tiempos de dificultad para la iglesia en una sociedad laicista y alejada de sus valores y ritos, pero la grey católica no debería temer la pobreza ni sentirse a la intemperie. El que fue su inspirador nació en una cuna humilde y murió en un tormento muy doloroso increpado por la multitud. Si creyeran de verdad, no temerían sentirse ofendidos por un rebaño de ovejas perdidas que reclamasen el ateísmo y la crítica a los pecados más espantosos de la iglesia, pecados sobre los que no ha habido la suficiente contrición ni propósito de la enmienda.

Una procesión atea no debería ofender a nadie. ¿Por qué habría de hacerlo? ¿Por atreverse a hacer visible la expresión de una forma de ver el mundo sin dios? ¿Creen que Dios los juzgaría con más acritud que a los curas pederastas? ¿A quién salvaría con más convicción? ¿Al que hubiera utilizado su nombre para violar a un niño o a un ateo que expresa simplemente su convicción de la no necesidad de dios y que ironiza sobre los desmanes hechos en su nombre?

Tengo la impresión de que sólo se ofenden los hipócritas.

Me gustan las procesiones. ¡Todas! Por la libre manifestación de creencias o descreencias. Contra la prohibición de la manifestación de ateísmo que iba a celebrarse en Madrid en fecha como hoy. 

48 comentarios :

  1. Las iglesias no están casi vacías; se nota que no va mucho por ahí.
    No iban a dar "una interpretación laica del mundo", iban a "hacer daño a la moral católica", como ellos mismos han expuesto sin ningún rubor y con todo el orgullo. Busque en la red y lo encontrará rápidamente, si es que quiere hacerlo.

    Una gran parte de España ha entrado en la modernidad hace muchísimo, lo que pasa es que no han quemado todas las iglesias, y a algunos, que no digo que sea su caso, no les parece suficiente. Si no ha entrado Vd. en la modernidad, allá Vd. A los demás no nos diga dónde estamos ni dónde no. Estamos donde queremos estar y lo expresamos libremente. Esa misma libertad es la que exigimos a los demás. Y respeto también; el mismo que exigimos para los demás.

    Vd. no comprenderá que se enseñe religión en las escuelas; a algunos nos parece esencial que se haga. Vd. tendrá su opinión; el hecho es que el 80% de los padres quieren que sus hijos estudien esa asignatura. Téngales -ténganos- un poco de respeto.

    La ofensa a nuestros sentimientos no era un excusa para la suspensión. Ése era el objetivo principal de la manifestación, como he dicho arriba.

    La realidad de los abusos sexuales es innegable y es una vergüenza. Supongo que reaccionará Vd. con la misma indignación contra los scouts, los maestros, los fontaneros en general y los colectivos todos cuantos cuentan entre ellos a los pederastas. Dese una vuelta por ahí y eche cuentas. El porcentaje de curas pederastas es minúsculo, más todavía si se observan los porcentajes con otras profesiones. Y eso no libera a nadie de su responsabilidad, curas incluidos. Pero no me vengan otra vez con esa cantinela mientras se salta a todos los demás.

    La tortura extrema y todo lo demás no es exclusivo ni mucho menos de la historia de la Iglesia. Eso tampoco es excusa. Piense, cercanamente, en el gulag, en los campos de concentración y en otras manifestaciones de ideologías expresamente anticristianas. Dese un paseo por Pekín y sus cárceles; vaya a los orfanatos rusos; un tour por Teherán (y por casi todos los países de mayoría musulmana) es bonito también para enterarse de dos o tres cosillas. Vaya a ver y coménteles que lo que hacen está muy feo; y a ver qué pasa. Luego, si sale vivo, haga lo mismo aquí, y verá la diferencia.

    El acto de contricción y el propósito de enmienda son cosas absolutamente personales e íntimas; no sé quién se cree Vd. leyendo las almas de los demás, la verdad. Es que es alucinante.

    Las procesiones ateas no ofenden más que a los tontos. Si alguien no cree en Dios, estupendo; allá cada cual. Eso no tiene nada que ver con la laicidad. Yo voy a misa cuando quiero; Vd. absténgase de quemarme la iglesia. No hacemos daño a nadie. Los que quieren sacar en una parodia de procesión a la virgen del mismísimo coño no tienen nada de librepensadores. Solo quieren ofender. Y, cuidado, si salen a parodiar a la virgen, a lo mejor otros parodian otras cositas. Son los mismos que han incendiado una iglesia en Barcelona hace unas semanas; los mismos que asaltan a los universitarios que van a las capillas; los mismos que han profanado una capilla universitaria; los mismos que...
    Eso no es "expresar una visión atea del mundo"; eso son simples agrsesiones. Y hay que tener cuidado y ser firmes. Por ahí se llega a la violencia, que, por cierto, los cristianos conocemos desde que Cristo fue detenido.

    ResponderEliminar
  2. Hemos coincidido en hablar de la Semana Santa, Joselu.
    Yo no estoy en contra de procesiones de todas las creencias y no creencias mientras que se respete al prójimo.
    Las procesiones pertenecen a nuestra cultura y verlas con ojos objetivos es una delicia. En Alicante tenemos una en un barrio, el de Santa Cruz, que está en lo alto de la ciudad y es una gozada ver pasar a Jesús crucificado por calles estrechas y cuestas inverosímiles, moviendo la cruz de un lado a otro y con un gentío alrededor que no te puedes imaginar. Es un paso muy especial y muy emotivo. Yo no voy porque nunca he sido, me da claustrofobia, de estar rodeada de gente. La he visto un par de veces y desde luego el barrio se vuelca con su cristo y se pelean por llevarlo.
    Me gusta la Semana Santa de hoy en día. No quisiera que se perdiera.
    Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
  3. Una de las claves, como apuntas es la hipocresía de la Iglesia. Con tal de no perder protagonismo son capaces de permitir todo este espectáculo sacrílego. Tú lo apuntas, celebran un mito de muerte y tortura, y lo hacen con jarana.

    Después está todo el mundo de los cofrades y las cofradías, más conectado con las relaciones tipo jerarquizado donde unas cofradías ponen motes a las imágenes de las otras y existe competitividad para ver quien pone más adornos y lujos.

    Y la respuesta a tu pregunta es porque la iglesia y los católicos tienen mucho poder en este país.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo, he pasado por una iglesia de la localidad en que paso la semana santa y la he visto llena. Quizás sea porque es Jueves Santo. Quizás tenga usted razón en que hace mucho que no voy a misa, pero la verdad es que fui obligado a demasiadas cuando era niño y adolescente. Allí me hablaron del pecado hasta aterrorizarme y hacerme creer a mis seis años que yo era un pozo de horror. Las monjas me hablaron del fin del mundo con fruición y yo entraba en estado de shock cuando oía truenos que pensaba anunciaba la Parusía. Luego fueron nueve años interminables en un colegio religioso marista en que me pegaron, vejaron y obligaron a confesar. No obstante lo intenté de nuevo cuando salí de aquel nido de hipocresía que se fundaba en el Amor. Asistí a mis diecisiete años, en los años de la transición, a eucaristías alternativas, pero no lograba desprenderme del sentimiento de pecado. No sé si me lo explicaron mal o yo era demasiado sensible. O ustedes han cambiado respecto a los que conocí cuando era niño y adolescente. Y si han cambiado ha sido a la fuerza. No han perdido su preeminencia social porque ustedes lo hayan elegido, sino porque ha avanzado la sociedad laica que ha ido imponiendo espacios de neutralidad religiosa. No me lo imagino a vd, muy partidario de lo que encarnó el concilio vaticano II ni lo que representó Juan XXIII, porque fue el único papa que habló al corazón de los hombres sin pretenderse mejor que los otros. Bendecid a los que nos ofenden, poned la otra mejilla. ¿Recuerda quién dijo eso? Probablemente la procesión atea ha equivocado sus argumentos y no debía haber exhibido ciertas razones y en eso estoy de acuerdo con usted en que había una voluntad expresa de ofender. Pero sólo se ofende quien está dispuesto a ofenderse. Poner la otra mejilla hubiera sido más ¿cómo llamarlo? Y quizás si ustedes hubieran reaccionado con menos bilis y más comprensión hacia los que pretendían ofender, quizás hubieran dado un ejemplo que hubiera atraído a algún hijo pródigo. Su argumentario puede contener elementos razonables, pero la música que lo inspira está lleno de ira, y no me diga que es la misma que Cristo tuvo contra los mercaderes en el templo, porque a otros les seduce mejor el Cristo que anduvo en la Mar como dijo Machado que se reconocío siempre buscando a Dios entre la niebla. Usted parece tener muchas certezas y no da la impresión de que dude. Creo que no me entendería nunca con usted ni tampoco con los quemaron iglesias, pero entendería a Unamuno y su maravilloso San Manuel Bueno Mártir, que tanto ofendió en su tiempo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Lola, las procesiones forman parte de mi educación sentimental. Yo asistí a muchas cuando era niño y me fascinaban en aquel tiempo en que no había televisión ni internet y sólo nos acompañaba la radio con Matilde, Perico y Periquín y el parte de Radio Nacional de España. He dicho que las procesiones son hermosas y que expresan maravillosamente un politeísmo surreal que me encanta, especialmente las del sur. Pero me gusta tenerlas como fondo musical en alguna pensión barata en semana santa. No soportaría -en estado normal- una procesión, y menos las del norte que no me gustan. Me gustan el barroquismo y sensualidad andaluzas que dotan a procesiones de hombres con capirote de alegría y un cierto misticismo erótico. Yo al menos lo veo así. Por mí que continúen. Me gusta la mezcla de religiosidad y sensualidad, y en ese sentido Andalucía es genial. No conozco las procesiones de Alicante. Pero por aquí en el Norte son demasiado sombrías y eso ya no me gusta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Francisco, en alguna manera siento ternura por los católicos que se ven desconcertados por los avances de la modernidad. Yo también he de decirlo. Han pasado en pocas generaciones de que los niños se arrodillaran y besaran la mano de los sacerdotes -hombres negro con sotana- cuando era niño a una sociedad en que se celebra el día del orgullo gay. Tiene que ser duro. Están estas muestras de religiosidad popular que son las procesiones, que yo no pretendo que desaparezcan. Pero la iglesia ha de perder todavía más poder para poder expresar con limpieza interior el mensaje que trajo aquel galileo que se juntaba con prostitutas, publicanos y pecadores escandalizando en su tiempo. Y es que no descarto que Cristo, si hubiera sido un hombre de este tiempo, no hubiera ido mejor a la procesión de ateos que a las de las cofradías y todo lo que implica. Al menos allí podía pescar a algún pecador y traerlo hacia sí. Yo, en el caso del amable corresponsal de arriba, hubiera ido a escuchar los argumentos de los ateos e iconoclastas e incendiarios de iglesias, y seguro que alguno se traía con él. Y ya se sabe que hay más alegría en el cielo cuando vuelve un descarriado que con el entusiasmo de la grey "pura", que se pretende mejor y no entiende ni quiere entender qué hay de razonable en lo que los otros dicen de lo ominoso de esa iglesia. No descarto algún día que como Paul Claudel yo tenga una iluminación. Me gustaría, pero tendría que hablarme alguien al corazón y que no fuera tan tonto de sentirse ofendido. Sentirse ofendido es una revelación de debilidad. El fuerte de ánimo nunca puede sentirse ofendido.

    ResponderEliminar
  7. "Las iglesias no están casi vacías; se nota que no va mucho por ahí."
    Tiene razón. Están llenas. De cabezas que pueblan canas. Sin relevo generacional, probablemente.

    "Vd. no comprenderá que se enseñe religión en las escuelas; a algunos nos parece esencial que se haga."
    ¿En la enseñanza pública? Quizá una Historia de las Religiones sería más beneficiosa. Le recuerdo que las creencias entran dentro de la esfera de lo privado y como tales deberían cultivarse en el seno familiar. Bastante tenemos que sufrir los profesores educando en lo que no deberíamos porque es labor de sus padres para también tener que adoctrinarles.

    "El porcentaje de curas pederastas es minúsculo, más todavía si se observan los porcentajes con otras profesiones."
    Mientras la Iglesia ponga impedimentos a que esos crímenes del pasado no se investiguen, mientras mire para otro lado, mientras siga dejando ejercer a estos individuos, está ejerciendo una actitud que para nada beneficia al culto con el que se identifica.

    "Dese un paseo por Pekín y sus cárceles; vaya a los orfanatos rusos; un tour por Teherán blablabla"
    ¿Las atrocidades de los demás hacen más justificables las del catolicismo? ¿No, verdad? ¿Entonces, a qué viene este párrafo de "es que los demás también lo hacen"?

    "Por ahí se llega a la violencia, que, por cierto, los cristianos conocemos desde que Cristo fue detenido."
    Sí, quizá usted está pensando en toda esa violencia ejercida contra todos lo que no eran cristianos, contra los infieles, contra los herejes, contra los judíos, los protestantes... En eso le doy la razón: el cristianismo conoce la violencia desde su fundación.

    Sigan un poco más las enseñanzas de su Maestro, que como uno de los grandes pensadores, como Sócrates, Buda o Lao Tse, bien valen la pena, y no sean tan sectarios. Nos iría mejor a todos.

    ResponderEliminar
  8. Yo también tuve malos maestros; me dieron ideas equivocadas. Con el tiempo, me quedé con las que el buen juicio y el discernimiento me indicó. También me pegaron en el colegio, algunos, curas; otros, seglares. También mi padre, que no es cura, me ha dado algún bofetón (casi siempre con motivo, aunque a veces sin razón).

    También mi instituto público era un pozo de hipocresía, como tantas obras humanas.

    No sé por qué habríamos de desprendernos del concepto de pecado. O del de conciencia, para los que no tienen fe. Nos ayuda a mejorarnos; pero no hay que vivirlo con tristeza. Todos pecamos (o hacemos daño a los demás), y hay que intentar enmendarse. Y ahí hay dolor, claro, porque no debemos herir a los demás.

    Nosotros hemos cambiado, claro, como todos. Mal nos iría, si no cambiamos. Pero el mensaje de Cristo sigue siendo el que es, y a él estamos aferrados felizmente.

    ¿Quién elegiría "perder su preeminencia social"? Sabe Vd. muy bien -por lo que llevo leído en su blog- que los cambios a la fuerza rara vez sirven para algo. Cada cual intenta influir en la sociedad en la medida de sus posibilidades. La Iglesia es la institución más numerosa; es lógico que tenga mucha influencia, igual que el Real Madrid tiene mucha mano en el fútbol, Iberdrola en la energía o el PSOE en las leyes que promulgan las Cortes.

    Los "espacios de neutralidad religiosa", como Vd. los llama, los fundó Jesucristo ("dale a César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios"). Búsquelos en países que no sean cristianos o que no estén muy influidos por los países de tradición cristiana (como el Japón, al que se le impuso la democracia tras la II GM). No existen.

    El Concilio Vaticano II es la más extraordinaria noticia del siglo XX. La Iglesia nos dio nuevos espacios a los laicos. Juan XXIII fue un gran hombre y un grandioso papa, uno de los más importantes de la Historia. Dios le bendiga.

    La procesión no ha equivocado "probablemente" sus argumentos; ha dado justo los que tenía. Han hecho muy bien en mostrar sus verdaderas razones. Así por lo menos sabemos qué quieren (herirnos, humillarnos). Es mejor eso que engañar o andar con medias verdades. Yo, desde luego, no iría a una procesión ni una manifestación que tuviera el propósito de denigrar a nadie. Otros, tal vez, sí.

    Yo no he reaccionado con ninguna bilis; ninguna en absoluto. Con mucha pena, sí, con mucha tristeza. Pero no se puede negar que es una barbaridad pretender eso en Jueves Santo. Una barbaridad y una agresión brutal, inexcusable. Los caminos de regreso para los hijos pródigos están permanentemente abiertos. Están ahí siempre para el que los quiera coger, en forma de curas, de creyentes corrientes, de catequesis, de grupos de oración, de movimientos caritativos, de mil maneras. Tan abiertos que no hace falta ser creyente para participar de ellos. Así de abiertos. Otra cosa, que no tiene nada que ver, es que no se nos puede pedir que nos callemos siempre. Tenemos que quejarnos alguna vez, como todo el mundo. Parece que lo único para lo que hay barra libre de insulto es la Iglesia. Por cierto, la ira de Cristo está ahí; pero es la de Cristo. Nosotros tenemos ira humana, que hasta ahora no se ha desencadenado en este caso, que yo sepa, y si ha sido así me parece mal. Pero es que parece que tenemos que poner las mejilas, los brazos y la cuenta bancaria, y poner cara de buenos también. Los demás, mientras, pueden pisotearnos libremente porque la nación no tiene religión oficial, y eso no puede ser. No podemos dejarnos machacar.

    No tengo muchas certezas, aunque las que tengo son muy importantes; eso sí.

    "San Manuel Bueno, mártir" debería ser leído por todos los alumnos de 4º que tuvieran un profesor a la altura de la novela, claro que sí. Es una maravilla.

    ResponderEliminar
  9. Yo también tuve malos maestros; me dieron ideas equivocadas. Con el tiempo, me quedé con las que el buen juicio y el discernimiento me indicó. También me pegaron en el colegio, algunos, curas; otros, seglares. También mi padre, que no es cura, me ha dado algún bofetón (casi siempre con motivo, aunque a veces sin razón).

    También mi instituto público era un pozo de hipocresía, como tantas obras humanas.

    No sé por qué habríamos de desprendernos del concepto de pecado. O del de conciencia, para los que no tienen fe. Nos ayuda a mejorarnos; pero no hay que vivirlo con tristeza. Todos pecamos (o hacemos daño a los demás), y hay que intentar enmendarse. Y ahí hay dolor, claro, porque no debemos herir a los demás.

    Nosotros hemos cambiado, claro, como todos. Mal nos iría, si no cambiamos. Pero el mensaje de Cristo sigue siendo el que es, y a él estamos aferrados felizmente.

    ¿Quién elegiría "perder su preeminencia social"? Sabe Vd. muy bien -por lo que llevo leído en su blog- que los cambios a la fuerza rara vez sirven para algo. Cada cual intenta influir en la sociedad en la medida de sus posibilidades. La Iglesia es la institución más numerosa; es lógico que tenga mucha influencia, igual que el Real Madrid tiene mucha mano en el fútbol, Iberdrola en la energía o el PSOE en las leyes que promulgan las Cortes.

    Los "espacios de neutralidad religiosa", como Vd. los llama, los fundó Jesucristo ("dale a César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios"). Búsquelos en países que no sean cristianos o que no estén muy influidos por los países de tradición cristiana (como el Japón, al que se le impuso la democracia tras la II GM). No existen.

    El Concilio Vaticano II es la más extraordinaria noticia del siglo XX. La Iglesia nos dio nuevos espacios a los laicos. Juan XXIII fue un gran hombre y un grandioso papa, uno de los más importantes de la Historia. Dios le bendiga.

    La procesión no ha equivocado "probablemente" sus argumentos; ha dado justo los que tenía. Han hecho muy bien en mostrar sus verdaderas razones. Así por lo menos sabemos qué quieren (herirnos, humillarnos). Es mejor eso que engañar o andar con medias verdades. Yo, desde luego, no iría a una procesión ni una manifestación que tuviera el propósito de denigrar a nadie. Otros, tal vez, sí.

    Yo no he reaccionado con ninguna bilis; ninguna en absoluto. Con mucha pena, sí, con mucha tristeza. Pero no se puede negar que es una barbaridad pretender eso en Jueves Santo. Una barbaridad y una agresión brutal, inexcusable. Los caminos de regreso para los hijos pródigos están permanentemente abiertos. Están ahí siempre para el que los quiera coger, en forma de curas, de creyentes corrientes, de catequesis, de grupos de oración, de movimientos caritativos, de mil maneras. Tan abiertos que no hace falta ser creyente para participar de ellos. Así de abiertos. Otra cosa, que no tiene nada que ver, es que no se nos puede pedir que nos callemos siempre. Tenemos que quejarnos alguna vez, como todo el mundo. Parece que lo único para lo que hay barra libre de insulto es la Iglesia. Por cierto, la ira de Cristo está ahí; pero es la de Cristo. Nosotros tenemos ira humana, que hasta ahora no se ha desencadenado en este caso, que yo sepa, y si ha sido así me parece mal. Pero es que parece que tenemos que poner las mejilas, los brazos y la cuenta bancaria, y poner cara de buenos también. Los demás, mientras, pueden pisotearnos libremente porque la nación no tiene religión oficial, y eso no puede ser. No podemos dejarnos machacar.

    No tengo muchas certezas, aunque las que tengo son muy importantes; eso sí.

    "San Manuel Bueno, mártir" debería ser leído por todos los alumnos de 4º que tuvieran un profesor a la altura de la novela, claro que sí. Es una maravilla.

    ResponderEliminar
  10. Joselu, ya hemos hablado varias veces sobre este tema, por lo que poco nuevo puedo decirte, sabes cómo pienso y comparto plenamente tus escritos, perfectamente estructurados y argumentados.
    En mi colegio, público, como sabes, las profesoras de religión llevaron a los niños mayores a tomar la ceniza el miércoles de Cuaresma en horario lectivo, con permiso de los padres, claro, en horario lectivo. Yo podría haberme opuesto como Tutora, pero me aguanté; en cambio, hace años una monja que teníamos como compañera montó un cirio que ni te cuento porque una excursión realizada en un viernes de Cuaresma llevaba como menú bocadillos de lomo, lo que rompía la sagrada abstinencia, según ella. Daba igual que muchos niños no fueran a religión, todos debían cumplir la norma católica. Otro día te contaré más detalles de este peculiar personaje.
    Coincido contigo en el valor plástico de las procesiones, aunque no me gusta verlas, me parecen un espectáculo sadomasoquista más que otra cosa. La religión católica se regodea en los detalles más escabrosos, ciertos o no, porque ésa es otra: ¿cuánto tiene de veraz su doctrina, cuánto de demostrable? Nada, todo se fundamenta en leyendas, costumbres, tradiciones impuestas a lo largo de los siglos. Es una historia maravillosa, sin duda, un cuento fantástico pero sólo eso, un cuento que puedes creer o no. Ojalá fuera cierto, ojalá hubiera existido ese Jesús de tantas películas, esa historia de bondad y perdón, de caridad y comprensión, pero a diario nos demuestran todo lo contrario. Han sido muy hábiles, sin duda. Van siempre de víctimas pero nunca rechazan el apoyo de los poderosos, ni su dinero, por supuesto. Me han hecho mucho daño y no quiero nada con ellos.
    Un fuerte abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  11. No sé Joselu, si se quiere insultar claramente una creencia como es la cristiana ¿por qué debería permitirse?

    Es igual que el botellón, ¿por qué se debe permitir algo tan denigrante? Yo creo que los manifestantes de esta procesión atea han ido a matar la verdad, porque vaya nombrecitos que les han puesto a sus pasos:

    La Cofradía de la virgen del Mismísimo Coño,
    La Congregación de la Cruel Inquisición,
    La Hermandad de la Santa Pedofilia
    o la Cofradía del Papa del Santo Latrocinio.

    Considero una crueldad que personas buenas, humildes y fervorosas tengan que verse atacadas (que no ofendidas) por una serie de personas que tienen tal desprecio hacia el sentimiento ajeno. Pero como te digo esto, también te comento que no me gusta nada que la visita del papa a España fuera pagada por los españoles o que en los colegios la educación de religión sea obligatoria.

    A mi me parece que hay que poner a cada uno en su lugar, y al igual que Anónimo y tú sufristeis abusos en vuestros respectivos colegios a mi me criaron en una absoluta paz y armonía con respecto a la religión donde no tuve que temer a nadie y si tuve que aprender a amar. Mi primera profesora de primaria nos hacía rezar, pero también nos hacía limpiarnos las uñas y ser esforzados en el trabajo.

    Uno de las personas con las que mas he sentido el mensaje de Jesucristo fue con un cura gitano.

    No se puede generalizar a las personas, y yo solo defiendo a "mi" grupo de cristianos contra la parte de los ateos que quieren ir a herir. ¿Quieren hacer una procesión contra la hipocresía? Que utilicen la inteligencia, que repartan folletos, que regalen libros, que canten canciones, pero que no se dejen arrastrar por el insulto fácil.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Y lo siento, pero tenía que incluir esto (jeje):

    ¿Y si Dios fuera mujer?
    pregunta Juan sin inmutarse,
    vaya, vaya si Dios fuera mujer
    es posible que agnósticos y ateos
    no dijéramos no con la cabeza
    y dijéramos sí con las entrañas.

    Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez
    para besar sus pies no de bronce,
    su pubis no de piedra,
    sus pechos no de mármol,
    sus labios no de yeso.

    Si Dios fuera mujer la abrazaríamos
    para arrancarla de su lontananza
    y no habría que jurar
    hasta que la muerte nos separe
    ya que sería inmortal por antonomasia
    y en vez de transmitirnos SIDA o pánico
    nos contagiaría su inmortalidad.

    Si Dios fuera mujer no se instalaría
    lejana en el reino de los cielos,
    sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno,
    con sus brazos no cerrados,
    su rosa no de plástico
    y su amor no de ángeles.

    Ay Dios mío, Dios mío
    si hasta siempre y desde siempre
    fueras una mujer
    qué lindo escándalo sería,
    qué venturosa, espléndida, imposible,
    prodigiosa blasfemia.

    M.B

    ResponderEliminar
  13. La parodia forma parte de los recursos estéticos. Las hay, como en todo, de buen gusto y e mal gusto."La bella Helena" es una exquisita parodia de la guerra de Troya. La procesión que se anunciaba no tiene nada de laica y sí todo de puerilidad provocadora que, en el fondo, no provoca sino a intransigentes como ellos, al otro extremo con quienes tanto comparten. Lo que pone de manifiesto este episodio casi de El Ruedo Ibérico es que nuestra asignatura pendiente como sociedad es la tolerancia. La aconfesionalidad esencial del Estado ha de asegurar la libre manifestación de las creencias religiosas, siempre y cuando sus manifestaciones no constituyan una imposición a nadie. El espacio público es de todos, y todos, conforme a derecho han de poder usarlo. Actuar a la contra y de manera grosera me parece una alarmante falta de ideas y de convicciones íntimas. El día del orgullo gay, por ejemplo, es una procesión -no me atrevería a decir que laica...- que tiene todas las bendiciones municipales, y estoy seguro de que muchos de quienes participan en estas de semana santa verán aquella casi como una agresión, pero, por lo menos hasta ahora, no se han contraprogramado procesiones que lo parodien. Insisto, no tenemos experiencia ni tradición en la tolerancia: ahí queda mucho por hacer. Conseguirla requiere imaginación y empatia, quizás por ello se vuelve tan ardua la empresa.
    Y que conste que, contra lo que dice anónimo, la religión no ha de estar en la escuela como asgnatura, que eso constituye una aberración intelectual. La religión en casa y en los templos.

    ResponderEliminar
  14. Me produce una enorme tristeza lo que dicen personajes como el individuo que escribe como anónimo. Su locura integrista está cada vez más reforzada por la desvergüerza de muchos medios de comunicación que predican odio y están instalados en la descalificación y el insulto permanente. Cada vez es más difícil afrontar una conversación con esos sujetos; su ira genera en nosotros sentimientos también rastreros y viscerales, nos vuelve peores. Creo que el abismo que nos separa es ya insuperable.

    Quisiera terminar con un poema de Heine que conocí gracias a un amigo;Heine vuelve a Alemania después de su exilio en Francia y justo tras pasar la frontera, ya en tierra alemana…

    Una muchachita tocaba el arpa y cantaba,
    Cantaba con verdadero sentimiento
    Y desentonando, pero su canción
    Me emocionó profundamente.

    Cantaba una canción de amor y penas de amor,
    De abnegación y reencuentro
    Allí arriba, en aquel mundo mejor
    Donde desaparecen todos los pesares.

    Cantaba una canción del valle de lágrimas terrenal,
    De alegrías que pronto se desvanecen,
    Del más allá, donde el alma se regala
    Transfigurada en eterna gloria.

    Cantaba la vieja canción de la resignación,
    La canción de cuna del cielo,
    Con la que se arrulla, cuando lloriquea,
    Al pueblo ¡ese granuja!

    Conozco la melodía, conozco el texto,
    Conozco también a los señores autores;
    Sé que a escondidas bebían vino
    Y en público predicaban el agua.

    ¡Una nueva canción, una canción mejor,
    Amigos, os quiero componer!
    Vamos a erigir ya aquí en la tierra
    El reino de los cielos.

    Vamos a ser felices en la tierra,
    Vamos a salir de la miseria;
    El holgazán ya no gastará en orgías
    Lo que manos trabajadoras se han ganado.

    Hay pan suficiente en esta tierra
    Para todos los hombres,
    También rosas y mirtos, belleza y placer…

    ResponderEliminar
  15. Anónimo, me alegro que podamos tejer unos puntos de encuentro en torno a figuras como Juan XXIII y Unamuno, un autor que fue excomulgado en su tiempo, a pesar de que escribió un extraordinario poema titulado La oración del ateo, que seguro que usted conoce. Se la transcribo. Y dejamos aquí nuestro diálogo, no sin estimar que me parece anómalo el carácter de oficial que parece tener la religión católica según el concordato, un anacronismo que parece ignorar la realidad plural de España en todos los sentidos. Si se justifica la religión católica en los colegios públicos ¿por qué objetar que se pueda impartir religión musulmana? En mi centro al menos el 40% de los alumnos son musulmanes. Un buen problema.

    Oye mi ruego Tú, Dios que no existes,
    y en tu nada recoge estas mis quejas,
    Tú que a los pobres hombres nunca dejas
    sin consuelo de engaño. No resistes

    a nuestro ruego y nuestro anhelo vistes.
    Cuando Tú de mi mente más te alejas,
    más recuerdo las plácidas consejas
    con que mi ama endulzóme noches tristes.

    ¡Qué grande eres, mi Dios! Eres tan grande
    que no eres sino Idea; es muy angosta
    la realidad por mucho que se expande

    para abarcarte. Sufro yo a tu costa,
    Dios no existente, pues si Tú existieras
    existiría yo también de veras.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  16. Yolanda, conozco tu punto de vist. En mis años de estancia en un colegio religioso ya he dicho que no obtuve el más mínimo estímulo intelectual ni recibí ningún ejemplo estimulante. Todo lo recuerdo sombrío, lleno de resentimiento, de violencia contenida o no. Aquellos hombres religiosos parecían más seres frustrados, castrados, que no transmitían nada positivo. Supongo que sería la época del tardofranquismo y su recuerdo de las persecuciones en el periodo republicano. Un colegio de sólo chicos regentado por hombres llenos de complejos y de rencores es lo más empobrecedor que he vivido como ambiente. Cuando salí de aquel antro y fui a una academia laica encontré un ambiente que me estimuló las neuronas y por fin podía ver chicas a mi lado. Recuerdo mis nueve años en aquel colegio como desoladores, un nido de sadismo.

    Sin embargo, me atrae poderosamente la vida monástica. Cuando viajo haciendo el camino de Santiago a pie me gusta pernoctar en algún monasterio y compartir los oficios con los monjes. Alguna vez incluso he cenado y desayunado con ellos en el refectorio. Lo cierto es que apenas hay generaciones jóvenes. Un monasterio no es atractivo para un muchacho en la flor de la vida, y que tiene tanto por vivir.

    Hace poco comentaste una película sobre monjes en un monasterio no sé si en Argelia. No recuerdo si se llamaba De dioses y de hombres, pero me quedé con ganas de verla motivado por tu análisis. Algún día la veré. En lo que comentaste reside las razones de mi interés por este tipo de vida.

    Un abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  17. José Antonio Cabrera Oliva, el post tenía una función de fomentar el debate razonado sobre distintos puntos de vista, como así han aparecido en los distintos comentarios. Es cierto que los planteamientos de la procesión atea son toscos, rudimentarios, infantiles. Una pérdida de tiempo, pero sí me hubiera gustado una procesión atea desde otros presupuestos razonables. Y en tal caso no sé si la prohibición hubiera caído igualmente sobre ellos teniendo en cuenta la festividad que era, nada menos que jueves santo. Me temo que el resultado hubiera sido el mismo, pero la vulgaridad de sus propuestasn han cargado de razones a los que la hubieran querido impedirla en cualquier caso.

    Imagino que tenía una función paródica exhibiendo zonas oscuras de la iglesia (la pedofilia, las inversiones especulativas non santas, el recuerdo siniestro de la inquisición, la virginidad de María). Mal planteado, aunque el fondo tenga sus razones, porque mal puede una institución como la iglesia (que ha estado al lado de Franco, de Pinochet, de Videla y en su historia junto a los poderosos) exhibir un argumentario que sea creíble en muchos temas en los que quiere ser la voz única que tiene la razón moral. Pienso en su doctrina sobre el preservativo (auténticamente rozando lo delictivo), su doctrina sobre las células madre (absurda), e incluso sobre el aborto que cuando lograba imponer sus puntos de vista llevaba a miles de mujeres a hacerlo en la clandestinidad más atroz. Si nada ha cambiado, es inmoral y pecado el control de la natalidad salvo por medios naturales (método ogino), siempre que no se utilicen sistemáticamente para impedir la procreación. Su visión del papel de la mujer es retrógrado. ¡Lo que tuve ocasión de leer en los años sesenta sobre las pérfidas mujeres en breviarios de moral católica! Si alguien hiciera caso totalmente a lo que dice la iglesia llevaría a las familias del OPUS DEI. Lo que pasa es que los cristianos que hay aplican muy relativamente su doctrina y la ignoran claramente cuando entra en contradicción con el sentido común. La iglesia se utiliza en general para dar soporte a ceremonias más vistosas en una iglesia que en un juzgado civil. Hay muchos motivos para parodiar a la iglesia católica, y la razón fundamental es que ésta se erige en conciencia colectiva de todos los ciudadanos aunque no sean católicos, cobra de todos los ciudadanos y no quiere abandonar el papel de predominio institucional que parecen darle las leyes en ceremonias oficiales, castrenses, colegios incluidos los públicos... Si la iglesia se mete en la conciencia de todos, si pretende monopolizar la moral e imponer sus puntos de vista a una sociedad laica, e impartir su doctrina en la escuela... entonces es normal que los ciudadanos críticos también entremos en su terreno y satiricemos lo que menos tiene de ejemplar (y es mucho). No obstante, reitero que la procesión atea era tosca. Podía haber sido mucho más inteligente, pero la hubieran prohibido también. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  18. Juan Poz, totalmente de acuerdo sobre lo que comentas sobre el caracter fallido y grosero de la procesión, aunque estimo, como decía arriba, que cualquier otro planteamiento también hubiera sido vetado dada la fecha en que estamos. Pero hubiera sido curioso comprobarlo. Recuerdo la campaña que hubo contra aquella inocente frase que viajó en algunos autobuses de Barcelona y no sé si de Madrid: Probablemente Dios no existe. Se consideró igualmente una ofensa a los sentimiento de los creyentes, y no podía ser más matizada. Ni siquiera se atrevía a decir taxativamente la inexistencia de Dios. Las manifestaciones de ateísmo o de censura a la iglesia católica siempre tendrán el carácter para ellos de provocación por el sentimiento de persecución de que se creen objeto los católicos, y que tan bien recoge el anónimo comentarista de arriba. El papa habla de laicismo agresivo y de recristianizar Europa de hondas raíces cristianas. Sin negarlas, el acierto de Europa, ahora que se está quedando como una hermosa y caduca estación para las vacaciones, es su apuesta por la tolerancia que preconizó Voltaire. La manifestación atea fue demasiado hispana y quiso utilizar trazos gruesos sin la mínima sutileza. Pero, en caso contrario, la hubieran prohibido también, eso seguro, Juan Poz.

    ResponderEliminar
  19. La Cofradía de la Virgen del Mismísimo Coño, La Cofradía del Papa del Santo Latrocinio, Jesucristo se cae de la Cruz e inventa la Hostia, La Magdalena le quita el sudor a Cristo e inventa la Fotocopia, La Hermandad de la Santa Pedofilia, o la Congregación de la Cruel Inquisición...

    Esto es una ofensa para casi 6.000.000 que van a misa, una ofensa innecesaria, un buscar la confrontación y una cuadrilla de...
    No soy creyente, no he bautizado a mis hijos.No voy a procesiones y me parecen un anacronismo. Pero es mi opinión no se la impongo a nadie, ni me burlo de sus creencias; el burlarse de las creencias de alguien dice mucho de la calidad personal de quien lo hace.
    La pederastia no es patrimonio de la Iglesia, hay abogados pederastas, médicos pederastas profesores pederastas y no he visto acusar a estos colectivos como causa de la pederastia.
    El tomar los hechos de unos individuos como representativos de un todo un colectivo es lo que hizo la Iglesia en tiempos pasados. Si nosotros hacemos lo mismo ¿que diferencia tenemos con ellos?.
    Vive y deja vivir, la iglesia no obliga a nadie actualmente a acudir a misa, ni a profesar sus creencias. A mi me pegaron en la escuela publica, dos profesores que eran unos sádicos, ¿debo culpar de ello a todo el colectivo de profesores actuales?, pienso que no.

    ResponderEliminar
  20. Totalmente de acuerdo profe! De verdad que si, como ya te dije solo me limito a defender a esas personas que he conocido y que, según mi criterio, valen la pena!

    Un saludo!

    PD: Con mi cura gitano, que se llama Jesús por cierto, tuve el honor de conjuntar un funeral para un joven de mi barrio. El se dedicó a llegar a los jóvenes y yo compuse un tema a partir de una canción conocidísima de Boyz II Men y Mariah Carey, te lo dejo aquí:
    http://www.youtube.com/watch?v=5EwORnCT6QI

    ResponderEliminar
  21. Algún querido amigo habría dicho... te lo mereces por trabajar un Jueves Santo... como dice mi dona, es que no pongo cuidado y ya no tengo 20 años.
    Bueno, la ayudante virtual no habría podido hacer nada...lo hicieron todo en Urgencias, sobre todo los cuatro puntos de sutura...diez centrímetros más y no lo cuento... y en lo de la procesión... que ha sido y es, seamos sinceros, más por joder, que por otra cosa. Si alguno quiere una procesión laica que se vaya a León a la de San Gerarín...

    ResponderEliminar
  22. Jajaja MALO, efectivamente, se lo pasarían en grande sin ofender a nadie:-) ¡¡cuídate porfa!!

    Verás JOSELU,

    personalmente, no me gustan las procesiones, claro que en mi tierra no tienen una plasticidad tan impresionante que tienen en Andalucía por ejemplo y en cierto modo, no constituía más que una manera de exhibirse, sobre todo a las mujeres con mantilla que en realidad, me consta en muchos casos, ni si quiera acudían a las celebraciones religiosas ordinarias.

    Las respeto como una costumbre o tradición con tintes folclóricos y excepcionalmente como una manifestación de verdadera devoción. En general creo que tienen más de fervor popular contagiado por el ambiente, que de recogimiento o espiritualidad religiosa. Eso por no hablar de lo que se paga por ir en según que puestos y con según que hábitos en algunas cofradías.

    Yo soy creyente, ciertamente poco practicante, fundamentalmente por lo poco o nada de acuerdo que en general estoy con los predicamentos y pésimo ejemplo que da con su comportamiento la jerarquía eclesiástica. No entiendo que detenten tantísimo poder e influencia en una sociedad como la nuestra y me enferma ver el despliegue y derroche que suponen los festejos y el boato de los viajes papales, muriéndose millones de personas en el mundo que podrían sobrevivir con lo que se despilfarra ahí. Estoy segurísima que a Cristo se le removería las entrañas si viviera una cosa de esas.


    Dicho esto, la celebración de esa procesión atea, con todo mi respeto a la libre expresión, si efectivamente tenía como único fin, ridiculizar y mofarse de los participantes de las procesiones religiosas, no me parece bien.

    Entiendo que la libertad de expresión termina, cuando constituye una agresión del tipo que sea para una persona o colectivo. Efectivamente sólo los nombres de los pasos constituían en mi opinión, además de una falta total de gusto, una provocación en toda regla a la sensibilidad de los que de verdad tienen devoción por los personajes bíblicos o religiosos a los que hacían referencia.

    Otra cosa hubiera sido, que con todo el respeto salieran a manifestar de la forma que fuera, su repulsa por todo lo que efectivamente tiene de criticable y despreciable la iglesia, pero sin ofender a nadie.

    Tan integristas son los que imponen sus creencias a los que no las procesan, como quienes hacen escarnio de ellas. El respeto debe ser la base de toda convivencia, en el momento en le que se cruza esa linea, se terminó la libertad de expresión.


    Muchos besos y feliz noche

    PD
    ¿Qué tal la caminata? aquí no ha dejado de llover en tooodo el día, espero que no hayas pillado un buen catarro ;-)

    ResponderEliminar
  23. Entre los integristas y dogmáticos católicos y los ateos radicales y sectarios hay pocas diferencias. Dicen que los extremos se tocan.
    No me gustan ni los unos ni los otros.

    No puedo estar de acuerdo con la procesión atea si el objetivo de ésta era mofarse de los nazarenos locales tradicionales. No hay libertad de expresión que los pueda amparar si eso era lo que pretendían realmente.

    Para defender las ideas propias no hay que ridiculizar las ajenas, sino cargarse de argumentos convincentes y predicar con el ejemplo.

    En mi opinión, la formación religiosa que sea debería ser de carácter privado e impartirse fuera del horario escolar. Estoy en contra igualmente de los privilegios que tiene la Iglesia católica en España. Creo que cuestiona la independencia y credibilidad tanto de la propia Iglesia como del Estado.

    Soy muy crítico con la jerarquía católica vaticana y nacional y sólo creo en algunos católicos de base que se entregan a labores de carácter comprometido y social sin ánimo de adoctrinar. Incluso colaboro con alguno de sus proyectos en el barrio del Raval de Barcelona.

    Personalmente me considero agnóstico, pero no presumo de ello.
    Aborrezco por igual a los que pretenden dogmatizar sobre la fe como a los que abominan de ella.

    El primer comentario de Anónimo me sabe un poco a inquisitorial. El segundo es más ponderado. Hasta elogia "San Manuel Bueno, mártir"... En esto último estoy de acuerdo con él.

    Tu respuesta, Joselu, a Anónimo me ha gustado. Y lo mismo puedo decir de la de Adversario.-

    En cualquier caso, tengo que felicitarte una vez más por los estupendos debates que sabes plantear en tu bitácora.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Juan Carlos Doncel, un hermoso poema de Heine, que no conocía. Tenemos una única dimensión, y es esta en la tierra donde hemos de procurar ser felices como imperativo moral, siempre y cuando nuestra felicidad no esté edificada sobre el sufrimiento o el pesar de otros seres viviente. Vive y sé feliz, un bello paradigma. La otra vida es incierta, no pertenece a nuestra dimensión, nadie ha vuelto para contarnos qué hay al otro lado. Tal vez nada. Y nuestro amigo anónimo tal vez duda de que haya otro lado, como lo duda tal vez el mismo Benedicto XVI, pero nadie debería enfrentarse ni chocar por esta esperanza, creencia, ilusión, espejismo. No lo podemos saber. Nadie sabe nada.

    ResponderEliminar
  25. Bueno, creo que esto se está saliendo de madre. Lo de la procesión atea es lo mismo que si un antitaurino quisiera hacer una corrida de ovejas sin matarlas... una estupidez al fin y al cabo. ¡Ah, que soy ingenuo y de lo que se trata es de burlarse de los católicos...! Pues si es así, muy mal. Pero que muy mal. Nadie en este geoide planeta azul está autorizado a burlarse de nadie. Y sí, en cambio, está obligado a respetar los usos y creencias de los demás. Y no digo más.
    Por cierto, a mi me emocionan las procesiones.

    Un abrazo y felices fiestas

    ResponderEliminar
  26. Temujin, no sé si has visto La edad de oro de Buñuel. Es un documento escrito en caracteres gruesos sobre la iglesia, los obispos, la religión... Levantó ampollas. Luego Buñuel filmó la letanía de los tambores de Calanda y en su exilio en Mexico tenía por hábito, él que era tan anticlerical y corrosivo, mantener largas charlas con un sacerdote del que era íntimo amigo. Lo leí en El País hace años, y no dispongo del apoyo argumental, pero sí es significativo que las más ácidas parodias del hecho religioso pueden ser protagonizadas por personas que no son indiferentes a él, e incluso pueden sentirse seducidas por la liturgia. El pintor Ocaña, homosexual, loca de las Ramblas era un enamorado de la estética de las vírgenes, como lo era Lorca a pesar de la inquina de la iglesia contra los homosexuales a los que condena al infierno, o los condenó durante buena parte de su historia. Cuando uno repasa la historia de la iglesia y conoce su intrahistoria, se da cuenta uno de que los papas, los obispos, protagonizaron hechos con trazos más gruesos que los que ejemplifican estas cofradías irreverentes. Recuerdo una historia de Alejandro VI, el papa Borgia, en que hizo quedarse en el Vaticano sólo a doncellas desnudas, arrojó garbanzos al suelo y ellas tenían que recogerlos con sus labios. No sé si es leyenda, pero sí que son ciertas sus relaciones sexuales incestuosas que aparecen incluso en cuadros del Vaticano. Lutero atacó con tremenda fuerza crítica la perversión de la iglesia, probablemente con razón. La iglesia actual es hija, como tiene a gala afirmar, de la iglesia de los siglos, y su historia no es precisamente ejemplar al cien por cien. Hay mucha escoria. El anticlericalismo agresivo ha sido generado por su actitud, que, no obstante, se pretende con altura moral para dar lecciones y condenar a seres desgraciados. Esta es la iglesia que conocí en mi infancia y en la que yo creí para mi profundo terror. En el fondo no está del todo inmerecida una lección por parte de unos bufones que han decidido atacar inmisericordes a su imagen en el espejo. No pienso que si dios existe, que lo dudo, pueda sentirse escandalizado por la virgen del santísimo coño. Es algo tan futil como intrascendente enfrentado a los grandes enigmas de la existencia. Es lo bufonesco enfrente de la imagen de lo sagrado, no lo sagrado. Esta es la profunda diferencia.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  27. Malo, ha sido para mí un descubrimiento tu noticia de la procesión de San Genarín. Lo desconocía totalmente, y me han dado ganas de acercarme alguna semana santa a León para participar en tan fausto homenaje a aquel hombre que resume, no en él sino en sus discípulos, toda una contrainterpretación de lo sagrado. Por San genarín y las borracheras múltiples. En el fondo entiendo más a los borrachos que a los santos abstemios. Saludo y que mejores de tu costalada.

    ResponderEliminar
  28. María, la caminata fue bien. Anduvimos casi treinta kilómetros bajo el barruzo que le llaman por aquí, el sirimiri en otro sitios, o el orballo. Terminé calado, pero contento, con mis pantalones y vambas llenas de barro. Me encanta caminar, solo o en compañía como fue el caso ayer. He andado estos días 68 kilómetros que me servirán de preparación para la caminata que te comenté.

    María, yo soy un lector ocasional de Krishnamurti, un sabio indio, que escribió densos libros sobre los estados de conciencia. Si alguien se siente ofendido por las alusiones al coño de la virgen (enigmática virginidad), la pedofilia, la inquisición, el lienzo de la Verónica, la santa Hostia, es cierto que tendrá motivos para hacerlo, pero en el fondo, me pregunto algunas cosas: uno de los mayores difusores del cristianismo, probablemente su creador, Pablo de Tarso, por qué fue uno de los principales debeladores y perseguidores de los cristianos. Y me pregunto por qué Dios le hizo caer del caballo y se manifestó ante él diciéndole: Saulo, ¿por qué me persigues? ¿Por qué escogió dios a uno de sus mayores enemigos para hacerlo su intérprete? ¿Acaso entre los convocantes de la procesión de la virgen del santísimo coño se encuentra el que dé continuidad al mensaje? No sé, María, pero entiendo que no todo lo blanco es blanco ni todo lo negro es negro, hay que saber leer mensajes en sentido opuesto al que son creados. Y ofenderse siempre es un actitud fácil, que no indaga, que no penetra. Pretendían ofender, no cabe duda. Pero ¿qué había detrás? No lo sé

    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Luis Antonio, yo abomino de los clericales y también de los anticlericales simplones. Me encanta recalar en monasterios y compartir unos momentos con los monjes, me pregunto, cuando visito una iglesia, acerca del poder que tuvo esta institución en otros tiempos. Se subían al púlpito y aterrorizaban o condenaban. Hoy he leído que Vargas Llosa ha afirmado que la inquisición prohibió durante tres siglos las novelas en las colonias hispanas. El poder que tuvo la iglesia fue inmenso y fue ejercido con atrocidad. Los actuales cristianos son herederos de ese pasado quieran o no, como los países occidentales somos herederos del esclavismo (aunque ahora digamos que estuvo muy mal). No es tan fácil desprenderse de lo que nuestros antecesores fueron en otro tiempo. Podemos decir que nosotros no somos responsables de lo que hicieron otros, en nombre de los mismos principios en otro tiempo, pero no deja de ser conflictiva la resolución del dilema. La iglesia tuvo un poder total en otros momentos y ahora reclama la tolerancia, que sean respetados sus derechos, reclaman no ser perseguidos, reclaman la piedad que no tuvieron con los disidentes a los que quemaron vivos. Y la merecen porque no todos fueron iguales. También existió San Francisco de Asis, el padre Kolbe... Hubo también cristianos que practicaron el supuesto mensaje de Jesús, pero han de reconocer que su historia no es realmente ejemplarizante. Si han de tragar quina injustamente o no no deja de ser una cierta ironía del destino. Cristo los sabrá salvar. Y alguien que cree en Cristo ¿cómo puede ser tan poco esperanzado en su poder? La virgen del santísimo coño no deja de ser una burla sátira irreverente e intrascendente. Más hondo, por favor.

    Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  30. Miguel, no creo que sea cierto que nadie pueda burlarse de nadie en este geoide mundo. Recuerdo burlas o sátiras muy incisivas del nazismo en El gran dictador de Chapline o en To be or no to be de Lubistch. La inquisición hubiera merecido burlas sangrientas pero ya sabemos que los que ironizaran o discreparan eran sujetos que podían ser llevados a la hoguera. Pienso que la iglesia necesita una buena dosis y cura de humildad. Algunas monjas y monjes están en ello, y me identifico con ellos. No soy un matacuras. He hecho varias veces el camino de Santiago y he recalado en monasterios, en alojamientos llevados por monjitas, he conversado con creyentes, y en cierta manera siempre he añorado la fe que piensa que en la hostia está el cuerpo y sangre de cristo. Pero ¿sabes? No me creo que ellos se lo crean. No saldrían de la misa tan pasivos, tan anodinos, tan inexpresivos, si creyeran que Dios se había hecho carne y sangre. Pienso que creyentes auténticos ni considerarían agresivas las procesiones sobre el santísimo coño. Estarían tan llenos que sólo sentirían piedad y compasión por aquellos que no pudieran participar de su júblio y alegría. Esto es una soberana tontería. Creo que sólo se ofende el que no cree. Y lo digo desde la incredulidad total, pero que sé que me seduce hablar con creyentes que no se sienten débiles. Aquellos que hubieran visto en esto una burla inocua e intrascendente. Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  31. No habrían prohibido la manifestación de ateos si hubiera sido convocaba la próxima semana. Pero no, tenían que hacerla coincidir con la Semana Santa, más que nada porque la intención era la confrontación... ¿Serías tan comprensivo si el MISMO día del orgullo gay se convocara una manifestación crítica con la orientación homosexual?

    C reo que una vez más te has cubierto de gloria...

    Exalumno

    ResponderEliminar
  32. No me gustan las burlas de nadie contra nadie. Y subrayo ese nadie. Creo que lo que en este mundo sobra es la burla y el menosprecio. Y no creo, realmente que un ateo convencido necesite ni la parodia ni la confrontación gratuita. Pienso que esa procesiòn atea era una zafiedad manifiesta a la cabeza de Leo Bassi y que hay miles de foros y de ocasiones para expresar tus opiniones, cualquier opinión.
    Media parte mía es andaluza, la otra parte castellana. Y tienes razón Joselu en la belleza y en la sensualidad y en el echar "pa fuera" todos esos sentimientos que pueden suscitar la contemplación y el fervor en una procesión andaluza. Sin embargo la hondura, la contención, el misterio de una procesión en Castilla-León no lo he encontrado en parte alguna. Quizá nuestro propio carácter case con ese intimismo, esa bella sequedad, ese misticismo encarnado en la imaginería castellana con las serenas tallas de Gregorio Fernández a la cabeza.
    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  33. Exalumno anónimo (?), me alegro de que participes en el debate. Tus razones son buenas y coinciden mayormente en su sentido con la mayoría de opiniones vertidas como comentarios. De hecho yo mismo, he tenido que matizar mi posición inicial y ser consciente de la manera burda de plantear este acto que buscaba ser sobre todo una provocación. Después de escribir el post tuve acceso a unas declaraciones en ese sentido. No me duelen prendas si tengo que rectificar. De todas maneras el post ha servido como debate interesante en que se han planteado interesantes reflexiones que me llevan a pensar que el catolicismo tiene unas raíces mayores en España que las que había estimado en un principio. Y lo digo por la fuerza de estas tradiciones así como la casi unanimidad que ha existido en considerar la procesión bufa como una estupidez y un signo de intolerancia tomando en consideración el respeto debido a los sentimientos religiosos aunque no se compartan. Yo imaginé otro tipo de acto que me parecía válido como alternativa a la semana santa. Y lo defendí como tesis de una hipotética manifestación respetuosa de librepensadores frente a las procesiones religiosas. Disculpa si me he cubierto otra vez de gloria, pero a veces establecer una conversación aunque sea con bases erróneas ayuda a iluminar aspectos y a estimular intercambio respetuoso de ideas. Es lo que pretendía. Y se ha conseguido. Creo que aquí todos nos hemos respetado. Te envío un cordial saludo, pero sería mejor que salieras del anonimato y mantuvieras abiertamente tu discrepancia. La salud de un blog se mide, entre otras cosas, por las discrepancias que genera. Un blog que sólo recoja alabanzas, me temo que no funciona. Gracias por tu presencia, y te espero otro día con nombre para recordarte.

    ResponderEliminar
  34. Castilla, tienes razón en tus planteamientos, aunque ello me lleva a la idea de si es válido burlarse en algún caso de alguien. De alguien tal vez no, pero sí que se pueden satirizar las ideas y los poderes establecidos. ¿Qué haría el pueblo sin la facultad bufa? ¿Estaba bien mofarnos de algunos ademanes y tonos de Franco? No sé si estaba bien pero lo hacíamos. La burlas hacia los dictadores o hacia los financieros de Wall Street o sobre los banqueros es sana. Poco más tenemos. Hay humor más fino y humor más grueso, es cierto. Humor más inteligente y más zafio. No conozco a Leo Bassi. Intentaré ver algo de él. Creo que es un cómico o algo así.

    De todas maneras hay antecedentes en la liturgia de Pascua en la edad Media en que se celebraba el Risus Paschalis. El sacerdote hacía reír a los asistentes a la misa de resurrección simulando escenas sexuales con carácter explícito. Así provocaba carcajadas entre los fieles para evadirlos del dolor de la semana santa. El hecho está documentado y se ha escrito algún libro sobre ello. No quiero ni pensar lo que se llegaría a decir sobre algo semejante en la actualidad parecido a lo que tenía lugar en la cristiana edad Media.

    La procesión planteada tenía un carácter abiertamente bufonesco y por lo que he podido saber tenía poca gracia. No debió plantearse así, es cierto, pero es curioso que cada vez seamos más -no sé cómo decirlo- intolerantes frente al humor. Sin embargo, lo que se llega a oír en la escena política es delirante. Ahí sí que tenemos una buena escuela de zafiedad, de falta de respeto a las formas, a la verdad... Nos toman por imbéciles y nosotros no tenemos ninguna defensa.

    Pero sí, el humor era tosco y zafio.

    Un cariñoso saludo también.

    ResponderEliminar
  35. Supongo que este es un buen final para una procesión anti-iglesia, que no atea....

    ResponderEliminar
  36. Todas las opiniones son respetables. He perdido el hilo para poder refutar algunas boutades como la de Yolanda que se permite negar la existencia histórica de Jesucristo. Pero se creerá a pies y puntillas la de Platón. Lo cierto es que los escritos de los relatos evangélicos se recogieron apenas 70 años después del suceso. Es un hechos histórico.
    Por cierto permiteme el regalo que resume nuestra fe.

    ResponderEliminar
  37. Ayer deseaba por correo una feliz Vigilia Pascual. Hoy reitero el Aleluya de la Resurrección en este domingo que para unos es fin de Pascua, mientras que para otros se prolongará todavía unos días más. Costumbre local de celebrar varios días de Pascua. Costumbre también de la Iglesia de prolongar esa Pascua florida con lecturas evangélicas reiterativas del suceso más grande jamás contado. El Evangelio recogerá a lo largo de este periodo la confesión de quienes vivieron ese suceso transformador. Y los datos son numerosos, históricos, patentes.Hemos renovado las promesas del bautismo. Nos hemos afianzado a la luz. Recibimos la aspersión del agua. No es una fecha cualquiera. Es la fecha más importante de la Liturgia cristiana. Y otros hermanos en la fe también la celebran. Como para seguir debatiendo qué tipo de resurrección se da. O si la cruz debe ser rechazada. Si Jesús no fuera el Hijo de Dios, nada hubiera sucedido. Su muerte sería la consecuencia final de un profeta más en la tierra que si bien pasó haciendo el bien, fue apresado por los poderes de este mundo y sucumbió a ellos. Pero no es así. Jesús es la muestra del amor de Dios a los hombres a quienes había desterrado del paraíso por el pecado. Ahora les recobra descendiendo a los infiernos y resucitando para dar muestras de que su poder y la luz son más fuertes que las tinieblas.

    Es una esperanza que nos conmueve a todos, pero que también nos lleva a proclamar que nuestra fe debe hacerse extensiva a todos los hombres, porque es la fe de la Salvación humana. Dios ha venido a salvar a los hombres de la muerte y el pecado. ¡Aleluya!. Nadie debe temer nada cuando ha sido limpiado por el Hijo de Dios. Este punto es muy importante, porque en nuestra profesión de fe hacemos mención expresa. Jesús no es un profeta más, es el Cordero de Dios, la víctima de un sacrificio que libera a la humanidad pecadora. Ese sacrificio es la prueba del amor profundo de Dios por la humanidad que estaba destinada a gozar del paraíso y sin embargo torció la voluntad de Dios con la desobediencia.

    Es cierto que Dios no es un sádico que desee la muerte. Pero es que la muerte vino al mundo por el pecado. Y Jesús precisamente tenía conciencia clara de que iba a morir y resucitaría al tercer día. Si no era voluntad del Padre ese sacrificio, si era la máxima manifestación del triunfo del bien sobre el mal. La redención llega al mundo por la muerte y resurrección de Cristo. El Padre oye a su hijo e interviene en el momento adecuado, para devolverle a la vida. Jesús se mantiene junto a nosotros en la Eucaristía y promete seguir presente en la historia de la humanidad. Extraordinario el Dios creador que hacemos presente en las lecturas de la Vigilia Pascual, para unir lo viejo con lo nuevo. Como dice el Papa, el hombre no es un producto casual en evolución de nuestro planeta. Porque nosotros entendemos que Dios es nuestro creador que nos ha otorgado la libertad para adorarle o rechazarle.

    La salvación de ese proyecto creador sobreviene con la resurrección de Cristo y por Él sabemos que se hace justicia a todos los hombres que han sido explotados, derrotados, humillados. Ninguna vida aparentemente fracasada, carece de sentido, cuando entendemos la gloria que nos ha sido prometida. Que la historia continúa, no finaliza con nuestra muerte. Dios tiene un proyecto para la humanidad y para cada hombre. Nuestra condición de cristianos nos hace discípulos de Jesús que pasó haciendo el bien. Y ese es nuestro destino, intentar pasar haciendo el bien, conscientes de que no es el poder ni la gloria de este mundo lo que le interesa a Dios. Él ha preferido la debilidad, la sencillez, para hacerse uno de nosotros. Su poder y su gloria están presentes en la creación, pero se ocultan a los ojos de los hombres, que siguen queriendo ser superiores a Dios. La fuerza del testimonio de Jesús permanece entre nosotros, para demostrarnos que en la debilidad también actúa Dios. ¡Aleluya, hermanos!. ¡Feliz Pascua!.

    ResponderEliminar
  38. Señora Carmen eso que para usted significa mucho, para mi no significa nada. Sus creencias son respetadas, pero cuando menos es atrevido decir esto:
    " pero que también nos lleva a proclamar que nuestra fe debe hacerse extensiva a todos los hombres, porque es la fe de la Salvación humana."

    Yo pienso que su fé, no me hace falta, ni que tampoco es la fé de la Salvación Humana. Tampoco quiero que me la hagan extensiva, como tampoco le hago extensiva la mía aun sabiendo de sobra que es la verdadera fé de la Salvación Humana y que posiblemente 2000 millones de católicos están equivocados. Por eso no me gustan las procesiones, ni de un palo, ni de otro y menos aun las ofensivas (que era la entrada de este blog).

    ResponderEliminar
  39. Temujin, realmente lamentable la noticia. No puede ser más triste esta muestra de vandalismo estúpido. No hace mucho tiempo en una librería de lance encontré un libro cuyo nombre exacto no recuerdo, pero era algo así como Causa General y reflejaba la persecución religiosa durante la guerra civil. Había fotos espeluznantes de lo que hicieron los milicianos no sé si anarquistas con los atuendos sacerdotales y las momias guardadas en la cripta de la iglesia. Aquello me conmocionó. Era en Barcelona, en el paseo San Juan. Ignoró las raíces de aquel odio antirreligioso que estalló brutalmente y sus ejecutantes fueron -pienso- hombres del pueblo que proyectaban sus penalidades contra un enemigo definido. Tal vez no sea esta la razón y sólo fuera salvajismo irracional o síntoma de la penetración de mitos como los que llevaron a perseguir a los judíos. Hubo víctimas inocentes. Una tía mía por ejemplo, monja (declarada beata), fue asesinada en una checa madrileña. La razón: no entregarse a un miliciano. No sé. Tal vez esta procesión volvía a incidir en ello, en las raíces que llevaron a aquello. Me hubiera gustado un acto ateo limpio, convincente, sin odio, sin burla, afirmativo, digno. Cuando leí la noticia pensé que era así. Luego fui descubriendo su realidad. Debí tal vez refrenarme al escribir.

    No obstante ha dado lugar a un rico intercambio de puntos de vista.

    ResponderEliminar
  40. Me gusta la gente que escribe con sentimiento... Cuando no lo hay, las palabras son solamente "letras juntas"...

    ResponderEliminar
  41. Carmen, gracias por su presencia. Fui educado en el cristianismo. Hice la comunión antes de cumplir los siete años y me sabía el catecismo de pe a pa. Pasé el parvulario en un colegio de monjas y nueve años en un colegio religioso marista. Cuando salí de allí, participé en eucaristías llevadas por un padre carmelita que adelantaban algunas innovaciones de la iglesia, participé en cursos bíblicos, asistí a reuniones del OPUS DEI, y durante algún tiempo participé en un movimiento sorprendente dentro de la iglesia que se llamaba Renovación Carismática. Leí a Teilhard de Chardin, a Thomas Merton, a Roger Garaudy, a Helder Camara, reflexionando apasionadamente cada fragmento de sus libros. Por supuesto leía la Biblia.

    Pero un día a mis 21 ó 22 años llegué a la conclusión de que todo aquello no me ayudaba en mi vida personal, que era un lastre, que no me decía nada. Toda la interpretación que ha hecho de la Pascua me resulta extraña (aunque conocida). No me dice nada. No me resuelve nada. Intento cada día ser digno. No sé si lo consigo. A veces creo que sí, y a veces creo que no. Nada de lo escrito en sus palabras es significativo para mí, pero le aseguro que me gusta, como he dicho, recalar en monasterios y tener contacto con los monjes. Ahora estoy leyendo un libro de una mujer católica llamada Sara Maitland, Viaje al silencio. Me gusta nutrirme de todo lo esencial, pero esos mitos, esas imágenes son totalmente opacas para mí. Forman de una vieja historia superada, igual que cuando oigo la voz cansina en las iglesias de algún sacerdote (fui a demasiadas misas obligado), es un lenguaje y una interpretación del mundo de otra dimensión en la que no estoy. Gracias, no obstante, por su participación. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  42. Joselu, yo concibo el HUMOR como algo mucho más alto, más limpio, más diáfano. Creo que soy una persona con bastante sentido del humor. Me cuesta refrenar las carcajadas y me gusta reirme de las mil y una incongruencias que nos acarrea la vida. Me encanta el humor con ese acidillo que le da más sabor y color. El humor es liberador de tensiones y vital para enfrentarnos a situaciones duras, frustrantes, enojosas, castrantes de la existencia. El humor, la risa nos hace volar. Otra cosa es, según mi modesto entender, la burla intransigente, cruel, despreciativa, chapucera, llena de bilis. Ambas concepciones no me parecen compatibles.
    En todo caso, enhorabuena por el post que, por lo que leo y veo ha dado de sí con creces.
    ¡Una muy feliz semana para todos!

    ResponderEliminar
  43. No veo gran diferencia entre la religión y los toros, cultos primitivos basados en la mortificación y el martirio, y generalmente con una figura ensangrentada de fondo; así pues, mi deseo para ambas celebraciones es que la humanidad evolucione y algún día desaparezcan por puro atavismo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Quizás las Iglesias se llenen de gente mayor, puede ser, quizás la Iglesia haya cometido muchos errores, pero ¿quién no los ha cometido? quizás usted mismo como profesor habrá cometido muchísimos. Yo personamente soy una chica joven que participo muy activamente en la Iglesia católica junto con muchos otros jóvenes, quizás más de los que piensa, y hoy en día no van obligados.

    Esta semana santa, como todas desde hace bastantes años, he ido a las misas, y me agradó ver la Iglesia llena de gente joven, quizás más que mayor.

    La procesión atea quizás no hubiera hecho daño a nadie si no hubieran "creado" pasos ofensivos a nuestras creencias e insultado a la Iglesia, ya que nuestras procesiones no los insultan a ellos, simplemente, si no quieren ir no tienen porque hacerlo, aunque seguro que muchos de esos llamados ateos, han ido a procesiones durante muchos años, e incluso habrán llevado a sus hijos aunque fuera solo para que les dieran un mísero caramelo.

    Y seguro que toda esa gente que tanto insulta a los católicos, también celebrará la Navidad y el nacimiento de Cristo, y se juntarán con la familia a celebrar la Noche Buena y comprarán regalos a sus hijos en el Día de Reyes, que falsedad entonces por su parte.

    Lareligión en los colegios católicos es un tema que está trayendo muchos comentarios al igual que el de los crucifijos, no entiendo que no se pueda llevar un crucifijo en una escuela y si puedan llevar un pañuelo a la cabeza, no estoy en contra de ninguna religión, pero sinceramente, no lo entiendo, si se piden libertad, que sea para todos por igual, y en cuanto a dar religión, a nadie le hace daño ya que es libre de elegir darla o no.

    No entiendo ese odio hacia los católicos, que hagan su vida y nos dejen hacer la nuestra como hacemos nosotros.

    Feliz Pascua de Resurrección para todos.

    ResponderEliminar
  45. Anónimo, los errores de la iglesia fueron muy graves y no se han olvidado. Esta institución tuvo mucho poder y lo utilizó para martirizar las conciencias en connivencia con el poder dictatorial de Franco. Los obispos levantaban el brazo en alto. Sólo un obispo se negó a admitir esto y tuvo que salir de España. Fue, si mal no recuerdo, el cardenal catalán Vidal i Barraquer. La iglesia no ha saludado nunca la libertad de conciencia. La ha aplastado y si ahora reclama su libertad de culto suscita simpatía e ironía por todos los que se sintieron aplastados por ella. La iglesia española aspira en su jerarquía a seguir teniendo un poder de dictar las conciencias. La conferencia episcopal española es muy diferente de la francesa, la holandesa, la alemana, países en que actúan con mayor prudencia sin intentar dictar las leyes civiles. Hay todavía una mezcla entre las instituciones religiosas y políticas que no son propias de un país laico. España no es laica. La iglesia cobra de los presupuestos generales del estado, los profesores de religión son pagados con los impuestos de todos los españoles. En tal caso, si es el conjunto de la población quien sufraga la enseñanza católica, es normal que la población quiera tener también su opinión. Renuncien a privilegios, mantengan los católicos practicantes a sus párrocos, paguen sus profesores... pero si aspiran a ser dejados en paz, ¿por qué exigen que seamos todos los que les mantengamos? Es impensable en Francia un profesor de religión católica en un instituto público y lo es en la mayor parte de los países. La religión tiene su lugar en el templo, como hacen los judíos, los musulmanes, los budistas, que no aspiran a que, por muchos seguidores que tengan, sea la escuela pública la que dé difusión a su religión. En mi centro hay un cuarenta por ciento de alumnos musulmanes ¿por qué no tienen derecho a que un imán con cargo a los presupuestos del estado les dé clase sobre la religión islámica? ¿Usted lo aceptaría aunque fuera voluntario? Me imagino que no. ¿O sí? La iglesia española tiene todavía en la memoria el tiempo en que era omnipotente y toma a los españoles como su grey natural y no es así. ¿Cuántos católicos hay en España? ¿Se puede decir que todos los bautizados? Esto es una falacia pero se utiliza ese número para reservar un papel especial para el credo católico. Sería interesante un ejercicio de confirmación de la fe, para saber de cuántos católicos realmente hay en España. Me alegro de que usted reclame libertad y no entienda el resquemor que suscita la conferencia episcopal de Rouco Varela. Si los españoles siguieran a este señor no utilizarían preservativo, no experimentarían con las células madre, no habría divorcio, y la mujer estaría destinada a su función como madre y esposa más que trabajar fuera de casa para educar cristianamente a los hijos, ya no hablemos del aborto. El papel que reserva la iglesia a las mujeres es a estas alturas indignante, como se vio en las monjitas que limpiaron el altar cuando vino Benedicto XVI, mientras que los obispos y sacerdotes estaban en el rito que se celebraba. No me diga que lo hacían contentas. Puede ser, pero no deja de ser significativo. Si la iglesia quiere independizarse del estado a todos los niveles, ganará en aprecio popular y no suscitará tanta antipatía, y algún día tendrá que ponerse a la altura de los tiempos. ¿Para cuándo un Concilio Vaticano III? Me temo que las fuerzas conservadoras dominan ampliamente la iglesia (Opus, legionarios, grupos neocatecumenales) y la anclan en el pasado. Es posible que a usted le diga algo y que haya jóvenes, como usted dice en las misas, pero para el conjunto de la población ha dejado de ser nuestra (más que como recurso decorativo: comuniones, bodas, bautizos y celebración de fiestas que, en el fondo, nos siguen resultando cálidas-(Nochebuena, Semana Santa...-). De todas maneras, gracias por argumentar. Le agradezco su presencia y sus palabras. Este es un espacio en que todos los que dialogan son bienvenidos. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  46. Pero como para todo hay estadisticas yo he estado buscando, intentando encontrar informacion y me he encontrado con mucha disparidad en las cifras. Según un sondeo del Centro de Informaciones Sociologicas un 78% de los españoles se declara católico, cosa que me ha sorprendido mucho, un 16,6% de los españoles acude a misa los domingos y aproximadamente un 2% de los españoles lo hace todos los días.

    Yo no me lo creo mucho, miro en otros sitios y las cifras varían y dicen que aproximadamente solo un 10% e los españoles va a misa los domingos, pero sin embargo las cifras de los que dicen ser católicos no varían en exceso.

    Hago la media entre el 10 y el 16 por ciento y me quedo con el trece por ciento. España tiene 46.000.000 de habitantes si sacamos el trece por ciento nos da que seis millones de españoles van a misa todos los domingos.
    Creo que no se debe permitir procesiones insultantes para más de seis millones de personas que profesan unas creencias (buenas o malas , no se), máxime cuando más de la mitad de la población reconoce, sin amenazas, ser católica.....

    ResponderEliminar
  47. Insultantes no, pero ¿dónde empieza la sátira que es consustancial a la libertad del estado de derecho? Recuerdo una polémica campaña de poner la frase Probablemente Dios no existe en algunos autobuses en Barcelona. No sé si en más ciudades. La campaña fue denostada como agresiva y en Madrid creo que se prohibió por la empresa municipal. ¿Entiendes este eslogan también como insultante? ¿Dónde empieza y termina la libertad de crítica y de reflexión sin que sea considerada insultante? ¿Las religiones no deben ser objeto de sátira? Las famosas caricaturas de Mahoma publicadas en un diario danés suscitaron disturbios en muchos países por antiislámicas. La conclusión que se sacó es que con el Islam no se puede ironizar y menos caricaturizar. ¿Debemos hacer extensivo este miedo a nuestra religión cercana? ¿Se puede criticar la institución eclesiástica? ¿Dónde empieza lo insultante? Al fin y al cabo forma parte de nuestro pasado y de nuestro presente. No es algo ajeno a nosotros.

    ResponderEliminar
  48. LAS RAICES CRISTIANAS DE EUROPA LAICA: El cristianismo se inició como un movimiento laico en las provincias greco romanas. La Epístola apócrifa de los Hechos de Felipe, expone al cristianismo como continuación de la educación en los valores de la paideia griega, que tenía como propósito educar a la juventud en la virtud (desarrollo de la espiritualidad) y la sabiduría (cuidado de la verdad), mediante la práctica continua de ejercicios espirituales (cultivo de sí), a efecto de prevenir y curar las enfermedades del alma. El educador utilizando el discurso filosófico, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos). El apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo a fin de alcanzar la trascendencia humana (patente en Cristo) y la sociedad perfecta (Reino de Dios). A partir de entonces, los pueblos helénicos tomando a Cristo como ejemplo de lo que es la trascendencia humana, lo siguieron no como Dios, sino como hombre, a fin de alcanzar los fines de la paideia (la supra humanidad); por ello lucharon por helenizar el cristianismo estructurando la fe conforme a la razón. Tarea a la que se avocaron: San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría (utilizando el pensamiento de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Isócrates, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,),. Lo cual propició el choque entre culturas ante la oposición radical e intransigente de los príncipes de la sinagoga al uso de la razón en cuestiones sagradas tendente a evitar que se criticara el profetismo judío y se helenizara el cristianismo para mantenerlo sujeto a la Sinagoga. Desde entonces el talón de Aquiles de la doctrina de la Iglesia ha sido el profetismo judío y el fideísmo bíblico, al abrogar la enseñanza sobre el uso de la razón en cuestiones de fe que Cristo había revelado metafóricamente al ciego de nacimiento (Jn IX, 39), para hacer un juicio justo de nuestras creencias a fin de encontrar la verdad que nos liberara de las falsas certezas de la fe que nos mantienen ciegos__ Provocando en los pueblos cristianos la estulticia generalizada y la entronización del oscurantismo, al olvidar las raíces helenistas de nuestra cultura; lo cual ha convertido las Iglesias en sinagogas, los sacerdotes en rabinos, los cristianos en siervos del gobierno mundial judío, y el judeo cristianismo en religión basura. Así el movimiento cristiano dejó de ser laico y dejó de perseguir los fines últimos de la educación en la paideia; y por ello, no hemos alcanzado la sociedad perfecta ni la trascendencia humana. P Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Ed. Siruela. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...