Páginas vistas desde Diciembre de 2005

miércoles, 13 de abril de 2011

El mundo desde la dicha


A través de Twitter llegué a una entrevista de Andreu Buenafuente a un joven de 23 años llamado Pau García-Milà, creador de un sistema operativo on line llamado Eye Os, que ya está presente en 67 países y que se codea con Microsoft, GooglePau es de Olesa de Montserrat y su historia ha sido ampliamente publicitada en Cataluña como ejemplo de joven emprendedor, que tiene ideas y que, a pesar de la crisis, es capaz de salir adelante con un discurso que, sin grandilocuencia, tiene muchos elementos positivos para nuestros alumnos.

Enlazo aquí la entrevista para los que queráis verla. No tiene desperdicio y además es divertida. Eye Os es el proyecto tecnológico más audaz creado jamás desde España. Si Pau viviera en California, se codearía con los grandes de Sillicon Valley. Aquí tuvo que lidiar con el fatalismo al que se enfrentan los que tienen ideas y que las considera irrealizables y condenadas al fracaso. Ya se sabe que el que no hace nada, ve con suma hostilidad la acción de los otros que sí están intentando hacer algo, porque pone en evidencia su pasividad y su negatividad. Que alguien como nosotros triunfe en este país se ve con desconfianza y algo peor. Pau además empezó cuando era un pipiolo de diecisiete años. ¿Quién iba a creer en él?

He interrumpido las clases dedicadas a Enrique Jardiel Poncela para pasar a mis alumnos de bachillerato el vídeo de la entrevista arriba citada. Quería transmitirles un mensaje de optimismo en un contexto en que todo parece derivar en desesperanza. Es posible hacer algo si uno tiene ideas y la voluntad de llevarlas adelante. Las ideas valen dinero. No pueden esperar a que el trabajo les salga al encuentro y que las oportunidades les caigan de los árboles. No, –les he dicho- tienen que  luchar intentando saber –conociéndose a sí mismos- que es lo que ellos pueden aportar de original al mundo en que vivimos. Todo está por hacer es el título de un libro de Pau García-Milà en que se expone que estamos en un momento óptimo para crear oportunidades si nos atrevemos a apostar, trabajamos duro y no tememos al fracaso. Y no cedemos tampoco al negativismo de todos los que desde todos los lados nos van a decir con fruición que nos la vamos a pegar, y que esperan ávidamente que se confirmen las expectativas para decirnos: ya te lo dije. Si por el contrario se tuviera fortuna, serían ellos –rabiosos- los que lo achacarían a la suerte o a los enchufes.

Es un gozo tener diecisiete años y tener el mundo por delante. Diez años después uno está condicionado ya por la situación. Este es el momento apropiado, les quería decir, para intentar proyectos que si no salen bien, no pasa nada, ya se intentarán otros.

Este era el mensaje que ha sido recibido en la clase con sumo escepticismo. He percibido ese fatalismo que describía arriba. Estos muchachos parecen no confiar en sí mismos. Han replicado que eso que le había pasado a Pau sólo ocurre una vez en muchos millones de ocasiones, que es como la lotería –en la que parecen confiar mucho más y lo han dicho-, que tampoco era para tanto lo que él había inventado y sobre lo que no habían oído nada. Otro me ha dicho que eso se lo dijera a su padre, al que intuyo pasando una mala situación. No he visto que el mensaje fuera recibido con receptividad y sí con cierta destemplanza porque incomodaba. 

 Yo recordaba además el caso de otro joven catalán llamado Albert Casals, minusválido en silla de ruedas, que se preguntó qué tenía él de especial y llegó a la conclusión de que lo único radicalmente original era precisamente su silla de ruedas, y además le gustaba viajar. Desde los quince años viaja por todo el mundo en solitario con permiso de sus padres. Además lo hace prácticamente sin dinero, y ha logrado salir adelante en todos sus viajes. Ahora que tiene ya la mayoría de edad, está preparando un viaje por África. Ya ha publicado dos libros: El mundo sobre ruedas y Sin fronteras. Uno de sus libros se lo presté a una muchacha que se considera sumamente desgraciada por tener que ir en silla de ruedas y a la que sus padres tratan con excesivo proteccionismo y le han hecho pensar que es una víctima. Se leyó apasionada el libro en pocos días y ahora me está haciendo un trabajo sobre él. Por fin había encontrado a alguien como ella, que había sufrido como ella, que tenía sus mismas limitaciones pero que se consideraba afortunado.

Es cierto que las ideas negativas nos condicionan, y además sacan lo peor de nosotros mismos. Cuando decimos que algo no es posible, escurrimos el bulto, y damos la batalla por perdida. Pero además –y esto es lo peor- nos sentimos obligados a machacar a cualquiera que intente plantear esa batalla y a creer en algo. Las ideas negativas son profundamente destructivas, y no es que este pesimista ciclotímico, al que ya conocéis, esté ahora defendiendo el llamado pensamiento positivo en forma de plantearse el mundo como una serie de Hanna Montana. No. No me gusta el canal Disney, pero es cierto que tenemos que sacar lo mejor de nosotros mismos y ser capaces de defender proyectos que nos ilusionen, y atrevernos a sentirnos pletóricos en su búsqueda. Aprender supone placer. Esto hemos de tener el coraje y la habilidad suficientes de saberlo plantear a nuestros alumnos, y hacer del conocimiento algo útil, que alimente la mente y la curiosidad innata que no sé por qué el sistema educativo va progresivamente ahogando. Sólo si disfrutamos, seremos potenciales transmisores de valores que lleven a la acción. Un pesimista amargado es un enterrador de sueños, aunque se puede ser pesimista ontológico en el fondo como Cioran, del que se cumple el centenario de su nacimiento, pero tener la entereza de disfrutar sin acritud del optimismo ajeno sin condenarlo.

Espero poder transmitir el mundo desde la dicha. Cuando no he sido capaz, he preferido orillarme y esperar. 

25 comentarios :

  1. Comprendes porqué te querría como profesor para mi hijo.


    (una vez me respondiste que podemos ser maestros de nosotros mismos,...

    ...por supuesto,...y así viene siendo,

    ...pero siempre necesitamos el abrigo del que enseña, también nos dé esperanza y luz)




    Un beso muy fuerte Joselu.
    B.T.C.J.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo, Joselu. La situación general no pinta demasiado bien para que encima, nosotros, nos pongamos trabas añadidas. La desesperanza lleva a la abulia, al pasotismo, al autovictimismo, a la desgana,a la falta de altura de miras, de perspectiva vital... Hemos de salir al encuentro de las oportunidades, exprimir el ingenio, buscarles las cosquillas a las situaciones adversas, aprender a nadar y guardar la ropa, en definitiva a buscarnos la vida, porque, como tú dices,nada es gratuito. Lo que pasa es que parece que esos chavales aun no han aprendido a volar debidamente,es como si sus alas tuvieran un extraño defecto que les hace estar posados en el nido sin percibir que hay un mundo que descubrir, que reinventar, un mundo que comerse a bocados, un mundo con los obstáculos que tú quieras ponerte. El inyectar positividad, optimismo, coraje, esperanza, fe en sí mismos es vital para su futuro, para nuestro futuro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Esta historia que cuentas me recuerda la de un muchacho extremeño, del que ahora no recuerdo el nombre, lo buscaré en la web, que no llegó ni a terminar el bachillerato, creo, pero que tuvo la genial idea de idear un sistema para depurar las aguas de charcas y estanques contaminados y se lo curro pero bien currado e ideó un método que ahora vende y explota por toda Europa y cede gratuitamente en África, regenera las charcas con plantas, buscó una serie de plantas que filtran el agua limpiandola hasta hacerla potable, y al igual que al mozo este de la informática, nadie le hacía caso, pero perseveró y ahora ve y tósele.

    ResponderEliminar
  4. El Periódico Extremadura, Miércoles 13 de Abril de 2011.

    Depurar agua a partir de plantas macrofitas es lo que ha hecho posible el joven emprendedor extremeño Pedro Tomás Delgado. Lo que hace apenas seis meses era solo una idea, única y pionera en el mundo, comienza a materializarse. La iniciativa de este extremeño de tan solo 23 años, merecedora de diversos premios europeos y de la que nació Aquaphytex.

    Es en Mali, en el río Níger, donde este novedoso sistema de depuración de aguas con plantas macrofitas --en sus raíces se adhieren unas bacterias microbianas que a su vez absorben y se nutren de las cargas contaminantes y de la materia orgánica que hay en el agua, depurándola-- se está llevando a cabo, posibilitando "a más de 5.000 personas beber por primera vez en su vida agua potable", explicó Delgado en La Tribuna del Agua de la Expo, donde se ha presentado como el proyecto más novedoso de Extremadura en Cooperación Internacional.

    El joven explicó que "el Sistema de Plantas Macrofitas se diferencia de las potabilizadoras de uso convencional en que estas últimas requieren un alto coste químico y energético, además de un alto coste de mantenimiento para los receptores de este servicio". Comentó, además, que este proyecto supone una revolución en una forma de vida. "Allí están acostumbrados a beber agua en condiciones pésimas, y nosotros les enseñamos técnicas de cultivo, para cuidar el ganado, y nuevas técnicas para poder beber agua potable".

    Delgado aprovechó la presentación de su proyecto en la exposición de Zaragoza para animar a los empresarios españoles a irse a trabajar a Africa, "porque allí uno es más feliz como persona y el resultado es social y no material".

    ResponderEliminar
  5. Algunas? veces los mismos profesores son los primeros en poner dificultades a los alumnos para que no puedan llegar, y los hacen "minusválidos".
    Mi hija pequeña, que tiene un gran amor propio, que trabaja y se preocupa por su futuro profesional, se va a quedar a 7 décimas de la nota que necesita para estudiar arquitectura. Los profesores, que le hacen medias aritméticas inverosímiles y sobre criterios ajenos a sus conocimientos, le dicen que su ética profesional no les permite facilitársela. Tal vez mi hija sea demasiado ¿pretenciosa?, pero ¿tiene derecho a decidir su futuro o está en otras manos?...

    ResponderEliminar
  6. Martin Angelair, la enseñanza tal como la concibo tiene un buen componente metafísico y existencial. Creo que no se deben hurtar estas materias que deben impregnar todos nuestros datos, que se convierten entonces en otra cosa. Más interesante. Ahí estamos. Haciendo metafísica en los cursos más desahuciados.

    Besos. Y gracias.

    Castilla, me gusta eso de que hay un mundo para comerse a bocados. Lo cierto es que es así, e incluso en las situaciones más desesperadas y problemáticas hay quienes logran sacar partido. Recuerdo el caso de un psicoanalista deportado a Auschwitz, Viktor E. Frankl, que extrajo de aquellos tiempos de sufrimiento extremo la enseñanza necesaria para fundar una escuela terapéutica, la logoterapia, que propone la necesidad de sentido a nuestra vida. Cualquier situación por terrible que sea puede ser enfocada desde otros ángulos, aunque también hay que decir que es necesario que nos ayude un poco la suerte. Mis alumnos de bachillerato juegan al fútbol con ahínco, pero se dan cuenta de que no llegarán muy lejos por dedicación que le pongan. Saben que hay algo que se llama don y que no todos tienen. El don sin esfuerzo no vale, pero el esfuerzo sin don no consigue culminarse en toda su totalidad. Es así.
    Eso sí, es tiempo de no caer en el desánimo ni en el fatalismo. Todo puede ser reenfocado, en cualquier situación, pero requiere esfuerzo, mucho.

    ResponderEliminar
  7. Malo, me ha interesado el caso e historia que nos has trraído. Había leído algo en la prensa hace algún tiempo. La idea es genial. Igual que ese consejo de trabajar en África, no para ir a ayudar o a socorrer o darles algo, sino fundamentalmente para aprender y a recibir. Ir a ÁFrica tiene un fundamento interesado, puesto que se vuelve más rico de lo que uno ha ido. Y no me refiero, claro está a lo material. Eso es lo que África enseña. Que hay otros valores.

    ResponderEliminar
  8. P. Vázquez, me temo que no voy a coincidir contigo. He asistido a numerosas juntas de evaluación en que se decide el futuro de la nota de los alumnos que quieren ir a la universidad. Lo normal es que se les favorezca sensiblemente. Todos, en un caso de claro merecimiento, estiran la nota "si es posible". Siete décimas es casi un punto. No es poco. Me imagino dilemas en todos los centros sobre si dar las notas que los alumnos necesitan para ir a su facultad. Pueden ser siete décimas, ocho, un punto... ¿Cuál sería el límite? ¿Y a los otros? Creo que lo más justo es que la nota sea la obtenida (con generosidad que se da por descontada), pero no se puede atender a ese criterio de situación personal. Puede haber otras facultades de arquitectura en otras comunidades con nota más reducida, puede volver a hacer algunas asignaturas para subir nota, puede volver a hacer la selectividad. Creo que se puede. Se crearía un agravio comparativo porque o todos moros o todos cristianos. La honestidad de las notas de los institutos públicos es reconocida generalmente, aunque hay centros privados que sí atenderían tal vez a esas conveniencias. Otros no. De ahí la pugna para elegir centros que permitan una nota superior en los que la exigencia sea menor o las calificaciones más generosas.

    No sé, así lo veo. Un cordial saludo, y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  9. Bienvenido al club de los optimistas antropológicos, que no son, contrariamente a la opinión popular, un club de ingenuos o ilusos, sino de fervorosos creyentes en la fuerza de la individualidad. Mi intervención del otro día iba en esta dirección, precisamente: sólo quienes creen en sí mismos son capaces de transformar la realidad. Por eso desconfío de algunos movimientos populares acríticos: me parece la típica construcción por el tejado.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Vaya alegría me has dado JOSELU!!

    siempre me he sentido aquí, como en casa, pero hoy viendo tu brillante sonrisa y tu adhesión al club de optimistas antropológicos ( como le llama nuestro amigo JUAN POZ) gracias porque no tenía ni idea:)) ¡¡hoy aquí, directamente me haces sentir en la gloria!!

    Justamente tú lo has contado de maravilla, no se trata de ir llenos de lazos, ni lentejuelas pegando briquitos como cabras y tarareando ñoñeces...se trata de creer en el hombre, en todo su potencial, en el que...” si quieres, puedes” que se apropió Obama, pero es universal y siempre ha sido el motor de este mundo.

    Que con voluntad, esfuerzo y creatividad, aun queda mucho por conseguir, explorar y todo por superar. Este mundo es de los locos soñadores clavados con los pies en la tierra, en sus manos está el futuro. Yo siempre he creído en ellos, como creo y confío en el futuro.

    Te lo he dicho en le piso de abajo de mi casa ( tienes algo allí para que lo veas) a veces parece que tenemos telepatía porque de nuevo hemos coincidido en “las ruedas” y en la idea a transmitir
    ( esta vez en el piso de arriba:-) No hay nada imposible en esta vida, si se lucha por ello.

    Algunos hacen fácil lo imposible y otros... nos ahogamos con lo sencillo. ¿Qué diferencia hay entre unos y otros? la voluntad, la capacidad de sufrimiento y esfuerzo, el trabajo y sobre todo la ilusión que ponen en sus proyectos...cosa que fastidia horrores a los seres apáticos y grises que parece que les escuece que esta gente alcance el éxito.

    Hace algún tiempo que había escuchado hablar del proyecto de García-Millá, además de su juventud, claridad de exposición y brillantez, me hizo pensar que efectivamente estamos siendo tremendamente descuidados con la privacidad de nuestra información e información en general...Ahora mismo cada vez que usamos los servidores habituales, estamos entregándole todo a cuatro empresas privadas que un día serán las dueñas de la información mundial. El proyecto de este chico que técnicamente ( no tengo ni idea en qué consiste:-) a parte de saber que “oyeOS” es un softwere libre...supone eso, que lo que pongamos a circular por la red, nos siga perteneciendo, cosa que ahora no sucede.

    Personalmente, me importa muy poco lo que hagan con lo que yo cuelgo, pero entiendo que cuanto menos poder se ponga en manos de las macro empresas que gobiernan el mundo, mucho mejor.

    Tú otro muchacho de pelo verde, otro campeón de la vida...otro de esos, como el chico de MALO, ante los que siempre me descubriré y tendrá tooooooda mi admiración y cariño, sin conocerlo si quiera.

    Algunos enteros, deberíamos aprender muchísimo de los supuestos minusválidos sobre todo...¡¡cómo encaran la vida muchos de ellos!!



    Un beso graaaade, grande a tu sonrisa y a ti, que vas con ella:-)

    PD
    Perdón por la falta de consideración que he tenido, pero ayer fue un día terrible para mi...hoy, ya pasó:-)

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado tu reflexión. Y me he sentido identificado con ella. La vida está aquí esperándonos con las puertas abiertas de par en par. A nadie le piden el carnet o el tiket para entrar. La entrada es libre. Pero hay mucha gente adulta que tiene miedo de atravesar este umbral sin tener algo a qué acogerse. Es esa seguridad que atosiga al ser humano de hoy en día, que, temeroso de dar un paso en falso, no da ninguno. Y este sentimiento negativista se está trasladando a los jóvenes (a sus hijos, en definitiva) y entonces nos encontramos con jóvenes que están dispuestos y preparados para el fracaso, ese es su destino aceptado. Y esto no puede ser. Hoy, como ayer, la vida no es fácil. Como decía el gran Serrat "La vida te la dan, pero no te la regalan". Por eso hay que infundir ánimo en estos jóvenes corazones que nos escuchan hastiados ya de la vida. No es labor solo del profesorado, sino también de los padres y los amigos el inyectar intenciones positivas y optimistas en los jóvenes. Y hacerles ver que, si quieres, puedes. Y encima, es verdad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Juan Poz, yo no sé si es un movimiento acrítico o no, pero me he alegrado mucho cuando he sabido de la manifestación en Barcelona contra los recortes de Mas. No he estado. Ni me había enterado, pero quiero estar en la próxima. El sueldo del año pasado del director de la Caixa, Isidre Fainé, fue de 3,6 millones de euros, lo que él considera muy ajustadito y económico. Pero no es el peor. Ya es hora de que empecemos a poner en cuestión a los banqueros, los coches oficiales, los privilegios insensatos, en unos momentos en que la gente las está pasando canutas. Y aquí van incluidas las embajadas de la Generalitat, las fiestas de la feria de Abril... Hay que dar caña.

    ResponderEliminar
  13. María, tengo cuenta en Eye Os. Es un alojador de contenidos al que puedes subir tus documentos, imágenes y música y disponer de ellos en cualquier ordenador del mundo. No es necesario transportar los documentos en el pendrive. Los subes y adelante. Puedes tener tu ordenador disponible en cualquier parte del planeta. Es la tendencia que existe y a la que ellos se adelantaron hace cinco años.

    En cuanto al pensamiento dinámico (no me gusta el término de pensamiento positivo. Me recuerda demasiado a la psicología de los libros de autoayuda): el que piensa que puede cambiar las cosas y que estas no son inamovibles y cerradas, hay que reconocer que yo he sido un entusiasta durante muchos años. Casi yo diría que formulaba la idea del pensamiento mágico (el que transformaba la realidad con resortes fantásticos). Pero, como en alguna ocasión he contado, esto se me vino abajo y he estado una década hundido en la ciénaga. Me doy cuenta de que sólo la vida tiene sentido si uno cree que las cosas pueden ser mejores, más densas, más frescas, más espirituales, más justas, más poéticas, más esperanzadoras. En esas estamos. Estoy preparando mi intervención del 26 de mayo en el proyecto Purposed sobre el futuro de la educación. Y me estoy nutriendo de ideas fuerza. Salud y besos.

    ResponderEliminar
  14. Miguel, los jóvenes han de salir de su pasividad, de su apatía, de su conformismo. Que griten, que protesten, que se indignen, que formen cooperativas para la acción, que creen laboratorios de ideas, que se asocien, que se planteen ser empresarios, que critiquen a las generaciones anteriores, que quieran cambiar el mundo, su mundo, que sean conscientes de la realidad... Pero que hagan algo. Ayer hubo una manifestación en Barcelona prometedora. Yo no estuve pero espero estar en la próxima. Aunque no sirva de nada, pero quiero gritar en contra de esos banqueros y poner en evidencia a esos políticos que no son más que los escuderos de los banqueros. Gobierna la banca. Es la palmaria verdad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Yo sí estuve, aunque con una mano alzada seguía, agitandola, lo de "Manos arriba, esto es un atraco", y con la otra mantenía abierto el libro "La lozana andaluza", donde leía con interés y provecho. En mi anterior intervención aludíia, acaso crípticamente, a ciertos movimientos en los países árabes cuyas reivindicaciones difusas y escasez de liderazgos pueden acabar en no se sabe qué, aunque espero y confío en que se asemejan lo más posible a nuestras imperfectas -pero benditas-democracias. En cuanto a la caña que se les ha de dar a loos plutócratas, toda es poca...

    ResponderEliminar
  16. Me gusta el aroma que se desprende de tu entrada, Joselu. El pesimista contagia al entorno y suele afrontar las adversidades culpándose a sí mismo o a la confabulación egoísta y malvada de los demás. Los optimistas, por el contrario, tienden a considerar el fracaso como algo remediable y por eso suelen remontar esos trances. El ejemplo de Albert Casals es ilustrativo.

    Yo siempre he creído que un pesimista redomado no debe dedicarse a las tareas docentes. El educador ha de creer firmemente que su trabajo tiene sentido y que los alumnos tienen capacidad para mejorar en todos los sentidos.

    El profesor pesimista dificulta la motivación, mientras que el optimista la favorece. Esto es de cajón (con “a”)...

    El vídeo de la entrevista a Pau García-Milá es tremendamente positivo y hasta divertido, Mucho mejor que Jardiel Poncela. No tengas remordimientos de haberlo postpuesto.

    Aquello de “a mal tiempo, buena cara” sigue más vigente que nunca. Es la única solución porque la alternativa acabaría por hundirnos del todo.

    Un abrazo

    P.D. Comparto la respuesta que das a P.Vázquez sobre las calificaciones. La inmensa mayoría de los alumnos, tanto si vienen de la pública como de la privada - bajan la nota de su expediente al promediarla con los resultados de la Selectividad.

    ResponderEliminar
  17. Luis Antonio, el que que suscribe esto, pertenece al bando de los pesimistas en algunas temporadas de su vida, y lo cierto es que las cosas se ven cerradas, inexpugnables, irremediables, condicionadas para lo oscuro. Cuando esto era así, decidí apartarme de la docencia provisionalmente. Para transmitir valores positivos hay que sentir en positivo, para transmitir esperanza, hay que tenerla, para generar ilusión, hay que sentirla, para divertir, hay que divertirse. Para hacer la clase dinámica, hay que tener un espíritu juguetón, audaz y con ganas de vivir. Es así. Me duele cuando no he podido ser así. La enseñanza me ha dado de los momentos más plenos de mi vida, y este año vuelvo a recuperar algunas de esas sensaciones. Después de la tormenta, vuelve a salir el sol.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  18. Las palabras de Pau destilan una gran madurez. La lucidez con la que describe el panorama que se presenta a la juventud española es pasmosa. Vivimos en una sociedad en la que impera lo que yo llamo el espíritu "Tristón" (aquella hiena pesimista que acompañaba a "Leoncio" león): Uno llega con ganas de hacer algo a un trabajo y al minuto tiene pegado a su lado a un individuo que te machaca con frases del estilo "no vale la pena, ¿para qué te molestas?, eso no te lo van a agradecer..." Si te va bien, malo, porque seguro que se debe a que eres un trepa; si te va mal, como dice Pau, "ya te lo dije"... Desconozco si esto ocurre en todos los países, pero que es lo normal aquí es más que evidente. Espero que tus alumnos hayan tomado buena nota de la actitud que nuestro futuro espera de ellos.

    ResponderEliminar
  19. Antonio, ya estoy en Galicia pasando estos días de asueto. Ahora estoy en un bar con wifi donde conecto mi iPad, al que me he adherido como viejos compañeros de combate.

    Me alegro de que hayas visto la entrevista a este joven catalán. Ya me he hecho una cuenta en Eye Os a ver cómo funciona. Hay inmensos campos por roturar por parte de los jóvenes (y no tan jóvenes), pero hay que desterrar ideas convencionales y atreverse a formular nuevas hipótesis. Los jóvenes tienen la fuerza y la oportunidad única de tener todos los caminos abiertos si se atreven a iniciarlos, pero los veo -los que tengo cerca- como esperando a que suceda algo, más que promoviendo que suceda por su acción. Hemos de cultivar la idea de ser individuos activos, creadores, más que pasivos. Y el sistema educativo tiende a hacer individuos reproductores y estáticos. Espero que esta crisis aliente actitudes de resistencia. De momento hay convocada una manifestación el día 14 de mayo, pero ¡porca miseria! es el mismo día en que hago la caminata nocturna a Montserrat y no podré ir. Hay que luchar contra los recortes en educación y sanidad. Esto puede unirnos a todos.

    ResponderEliminar
  20. Joselu, me ha encantado la entrevista. Saber que hay jóvenes así, inteligentes, sensatos y triunfadores sin dejar de ser humildes es muy estimulante. Andamos sobrados de ejemplos contrarios, de chiquilicuatres engreídos y fatuos que se creen los amos por dar grititos de gata ante miles de fans o por jugar en algún equipo importante. Es lo que llevamos demasiado tiempo diciendo: parece que hemos perdido el norte, que no sabemos diferenciar lo justo de lo irracional, que sólo nos mueve la ambición. ¿Qué podemos transmitir a nuestros herederos? ¿Qué les estamos enseñando si ni nosotros mismos creemos lo que decimos? No creo que falte talento ni sensatez ni bondad, lo que falta es escuchar y saber sacar partido a iniciativas como ésta.
    Felices vacaciones. Descansa, colega.

    ResponderEliminar
  21. Que verdad es que si piensas que algo no lo puedes hacer lo dejas a un lado y no lo haces.
    Estoy haciendo Pilates con máquinas porque me noto hecha un bloque y necesito estar más ligera. Cuando la profesora me dice que ponga un pie aquí y otro allá, siempre digo "no puedo" y como me obliga a hacerlo, resulta que "sí puedo". Estoy haciendo cosas que no me las puedo creer.
    Es un ejemplo tonto el mio pero lo pongo para expresar que somos capaces de hacer mucho más de lo que creemos poder.
    Tu post me ha encantado. He visto la entrevista, y oir a un chico tan joven con esas ideas es una gozada. Espero que haya muchos como él y Albert.

    ResponderEliminar
  22. Mucha carga de autoestima veo en este texto. Animaros que el mundo el bello y da grandes oportunidades. Vale es un patrón como otro cualquiera,válido para quien le valgo. Ahora pienso en la respuesta de tus alumnos y entiendo que están sometidos a la presión del éxito y los ejemplos que le pones no son de gente que sólo haya hecho algo, sino que además han triunfado y ahí aparece su frustración y su derrota. Les pones ejemplos de gente que han salido en los medios de comunicación y que, por tanto, tienen un eco social y u un cierto sabor de triunfo sobre sus vidas. Claro que con 17 años existen pocos condicionantes para hacer lo que se quiera, pero su pragmatismo es consecuencia de una sociedad funesta que te dice que para ser alguien tienes que tener un momento de gloria, y quizás ellos eso no lo ven.

    ResponderEliminar
  23. Yolanda, ya ando -en el pleno sentido de la palabra- por Galicia. Hoy he caminado 27 kilómetros, o sea que no te hecho caso y no he descansado. Espero que pases unos buenos días y que puedas disfrutar del cine y tu familia.

    En cuanto a la entrevista, cuando la vi, me inspiró vibraciones positivas. Sé que esto no es frecuente, pero tampoco es imposible. Los jóvenes han de buscar nuevos caminos, hacerse preguntas, formar cooperativas asi como grupos de trabajo de prospección de posibles iniciativas. Alguien que tenga ideas, seguro que puede aprovechar situaciones incluso como la de la crisis. El individualismo está bien, pero aprender a cooperar es una asignatura pendiente. No encuentro jóvenes que vean más allá de sus narices. El que sea capaz de hacerlo, tendrá muchas posibilidades de acertar. Esto es lo que quería transmitir. Mañana descansaré. Hoy ciertamente estoy cansadito. Tengo que idear un post para mañana. Un abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  24. Lola, es cierto que el ser humano tiene capacidades elásticas. Sólo cuando nos ponen a prueba, sacamos potencialidades no utilizadas. La vida nos pone en actitudes acomodaticias, marcadas por la pasividad, y el mínimo esfuerzo. Es bueno marcarse metas e intentar recorrer trechos que a priori parecen difíciles. Es al menos la actitud que debería tener gente joven, que no puede limitarse a esperar. Me alegro de tus progresos en pilares. You can. Gracias por tu presencia.

    ResponderEliminar
  25. Francisco, lo cierto es que en estos momentos el índice de paro entre los jóvenes es superior al cuarenta por ciento. Se pueden hacer distintas cosas ante ello: hundirse en el pesimismo y en la pasividad esperando que las cosas cambién, pero nosotros sabemos que las cosas no van a cambiar. No recuperaremos una situación como la anterior en muchos años. Y no sé si es deseable que se recupere. Yo diría que no. Las razones son obvias. Estamos ante un nuevo problema que requiere de planteamientos nuevos. Sé que no es fácil. Reflexionar sobre las nuevas circunstancias es imperativo. ¿En qué tipo de mundo estamos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Qué será necesario? Sé que son preguntas difíciles de contestar, pero el que logre alcanzar alguna respuesta, tendrá claves para saber cómo orientarse. Cuando los chicos buscan trabajo, se limitan a dejar su currículum en infinidad de sitios. Eso no funciona. Hay miles de currículos iguales y mejores. Constato pensamiento convencional, lleno de tópicos, falta de reflexión personal, falta de curiosidad, renuencia ante el esfuerzo imaginativo que vaya más allá de los lugares comunes. Pau García Milà es un muchacho común que se hizo una pregunta muy sencilla para poder compartir archivos con un amigo. De ahí su éxito provisional. Este pensamiento creativo es el que hay que estimular. Entre la adolescencia (inevitable) y la pasividad generacional se cuece un caldo de cultivo que no ayudará a salir del bache. Hay que ser audaces. El pesimismo es un vector que los jóvenes no se pueden permitir; como entretenimiento está bien, pero no como actitud ante la vida y menos cara a formular proyectos de futuro los que deberían ser los suyos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...