Páginas vistas desde Diciembre de 2005

domingo, 20 de marzo de 2011

Cara al sol



No quiero darle a la anécdota un valor mayor del que tiene, pero sí que considero que puede ser el tema de una entrada. Quizás me ayudaréis a entenderlo. Como sabéis soy profesor de literatura española de segundo de bachillerato. A mis alumnos no les gusta leer ni la asignatura les atrae especialmente. Yo intento hacérsela cercana, pero no siempre lo consigo. Esto es lo que pasó en una clase de hace unos días.

Las pruebas de la selectividad nos marcan las lecturas obligatorias. Una de ellas es Cinco horas con Mario de Miguel Delibes. El mundo de ideas que refleja está totalmente alejado de ellos. No entienden los conflictos entre Mario y Carmen que tienen una base ética, ideológica y conyugal. Quizás ésta sea la que más próxima es a ellos, la relación de pareja más que el trasfondo político de los años sesenta.

Para ilustrar los años de resistencia frente al franquismo por parte de sectores de la sociedad, en especial capas como estudiantes y obreros, quise traerles, gracias a la tecnología del cañón de proyección y el ordenador, canciones de aquellos años. Imprimí las letras de Al vent de Raimon, L’estaca de Lluís Llach y A galopar de Paco Ibáñez, y luego busqué en youtube vídeos con recitales donde aparecieran. Les hablé de los símbolos que encubren las letras de estas canciones que –expliqué- nos emocionaban cuando las oíamos. Podía haber también añadido El canto a la libertad de José Antonio Labordeta y Al alba de Luis Eduardo Aute

Para mi sorpresa,  esto no les decía nada, ni entendían el sentido de la transición entre una dictadura y lo que fue posteriormente una democracia en aquellos años convulsos que llevaron a que nos movilizásemos. Eso sí, me pidieron reiteradamente que les pusiera el Cara al sol que incluso tararearon. Varios de ellos se muestran abiertamente anticatalanistas y admiran la figura de Franco. No sé si saben en qué consistió el franquismo, ni si entienden qué es una dictadura. Yo empleo esta palabra como negativa, pero tengo la impresión de que es un término que para ellos está vacío de contenido. ¿Cómo explicar qué es una dictadura? Se puede hablar de la falta de libertades, de la ausencia de partidos políticos, de las detenciones arbitrarias y de las torturas de la policía, del miedo a expresarse, pero nada de esto puede conmoverlos entre otras cosas porque para ellos lo político no representa ningún valor positivo y ni los partidos ni los sindicatos son necesidades que les movilicen. Y la libertad de expresión ¿qué es para alguien que la ha vivido como natural y no puede saber qué supone su ausencia?

Viví en primera persona los años de la transición. Era joven y terminé militando en un partido político de extrema izquierda, pero ello fue precedido por un proceso largo en que durante tres años me formé buscando respuestas. No fue sencilla la toma de conciencia por la que terminé rechazando el franquismo y la dictadura en una familia que era devota del mismo y en medio de una propaganda masiva que no dejaba resquicios para el libre pensamiento. Tuve que reflexionar a mis diecisiete años sobre qué era democracia y el sentido de las libertades... y lo primero que necesité investigar fueron los años de la República. Había oído hablar de la Segunda República pero no sabía qué significaba este momento histórico ni por qué había fracasado. Leí una veintena larga de libros sobre aquel periodo lo que me llevó a obtener una matrícula de honor en tercero de mi carrera en Historia contemporánea. Leí sobre el socialismo, me acerqué a grupos de cristianos de base, intenté compaginar cristianismo y marxismo, hasta que terminé abandonando el primer elemento como alguna vez he contado en algún post.

Quiero decir con esto que no es fácil adquirir conciencia política. No valen sensaciones primarias, no basta hablar de dictadura y democracia. Estos son conceptos no significativos a menos que uno los interiorice y se interrogue seriamente sobre ellos. La toma de conciencia supone un esfuerzo importante. Implica hacerse preguntas insistentemente y buscar respuestas en un proceso que puede llevar a una crisis personal. Por eso son son tan minoritarios los jóvenes que se comprometen socialmente, que son conscientes de la injusticia y que saben del porqué de la inmigración… La asunción de esquemas simples no lleva a  distinguir qué es democracia, dictadura, libertades o injusticia y conduce a despreciar la dimensión de lo político, aunque ya sé que no es muy estimulante lo que nos llega cada día de este estamento social. El resultado es que jóvenes de dieciocho años creen ver representadas sus ideas en un himno como el Cara al sol y que canciones como Al vent de Raimon o L’estaca de Llach sean unas totales desconocidas, y ello en el corazón de Cataluña y en el centro de una de las comarcas catalanas más luchadoras en los años de la resistencia contra la dictadura y que tuvo a los obreros como los más concienciados y luchadores.

¿Podemos extraer alguna idea de esto? ¿Es para los jóvenes la democracia un sistema con el que se identifican y comparten sus fundamentos? ¿Cómo lo veis?
canciones como r alguna idea de esto? n que estaba?zo en alto cuando yo tenL'el porqus jovspuestas en un proceso que lleva a un

39 comentarios :

  1. Bufff, la verdad es ques es difícil. Mi sensación, también como profesor, es que como sociedad estamos realmente fallando en algo si ellos se acercan, también mucho de los míos, no voy a mentir, a un sistema como el franquista y encuentran en él la necesidad de pertenecer a una dictadura como ésta o como cualquiera. Es la sensación de que es mejor no pensar y dejar que los demás piensen por nosotros, algo realmente preocupante. Ver cómo abrazan esa ideología, cómo un partido de ultraderecha ha crecido tantísimo en Francia, en otros lugares de Europa no invita a la esperanza realmente. El hecho es que hay momentos en que creo, sinceramente, que nuestra labor principal es enseñarlos a pensar y se nos olvida teniendo además una serie de bombardeos con ideas de lo más peligroso por parte de medios de comunicación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Yo veo lo mismo Joselu.
    Y me asusta mucho.

    Incluso entre los jóvenes que se declaran "de izquierdas" noto que falta pasión, faltan sentimientos, falta tomar conciencia aunque fuera por un segundo del mundo fuera de nosotros mismos.

    No conozco un solo compañero que no ODIE a Zapatero. Sin entrar en cuestiones políticas, tal odio no es más que una manipulación mediática, que todos y cada uno lo odien. Joder, es que son todos, no se salva uno. Resulta que las televisiones deciden sobre qué opinar, con qué argumentos y qué conclusiones sacar.
    La democracia es el poder que emana del pueblo. El pueblo de los jóvenes es el de "la princesa del pueblo".
    Los principios de la democracia serán como digan esos que salen en la tele, que saben más que nosotros, ¿para qué pararnos a reflexionar entonces?
    Pensemos como ellos.


    PD. Y eso por no entrar en las cuestiones patrióticas, que a veces me dan ganas de llorar...

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, acabo de leer el post sobre tu grupo de ritmo lento.
    No hay nada más que decir, el sistema está orientado a reproducir, no a producir.

    Y tus experimentos con los chiquillos, que sigo envidioso desde que los conozco...

    Plasplasplasplasplasplas maestro!

    ResponderEliminar
  4. El contexto es diferente, pero ayer me ocurrió algo que parece venir al caso:

    Regresaba yo de jugar un partido de fútbol con unos amigos. Ibamos en el coche de mi hermano, junto a un compañero de trabajo y un amigo de este. Espontáneamente, la conversación derivó en los acontecimientos de las dos últimas semanas, el terremoto, la central nuclear, la Guerra en Libia... y de ahí, cómo no, a evaluar la situación interna del estado español. El paro, la inmigración. El peso de la conversación lo llevaba este cuarto individuo y los demás escuchábamos. Que si "el mundo está muy mal" " la gasolina está muy cara" "tanto paro no puede ser"... y de repente, el horror... "esto con Franco no hubiera pasado".
    El muchacho en cuestión tendrá unos veintidós años y ni por asomo, sabe hasta que punto pasó factura la dictadura en España. Pero ahí estaba él, defendiendo la idea de que "aunque no tendríamos muchos derechos, al menos, no habría paro". Me alarmé, pero no dije nada. Podía notar la incomodidad en el compañero de trabajo de mi hermano, quién nos conoce mejor y tiene una mayor conciencia de la figura de Franco y de la dictadura y que además sabe que tanto mi hermano cómo yo, somos catalanes y algo más que de izquierdas. Dejó escapar una risita de compromiso.
    Pero el otro chico continuó "No habría paro porque este tío era del puño cerrado".
    El colmo. En mi mente se vino la imagen de Franco con el puño izquierdo cerrado y levantado en alto... y lo irónico y absurdo de ese cuadro me provocó una carcajada que no expresé en voz alta, por no crear mal ambiente.

    Es trágico que gente que debería estar en la calle luchando por sus derechos en un contexto de crisis y recortes sociales y económicos, contemple la alternativa de una dictadura como solución. Más cuando no comprende, cómo tú dices, Joselu, las consecuencias de verse abocado el sistema a un estado de privación de libertades.
    Más tarde comentando la anécdota con mi hermano, él me afirmó que no dijo nada porque creía que este chico estaba bromeando. Puede ser, pero lo que dijo fue dicho en voz alta y aunque yo soy de aquellos que cree que de todo hay que reírse en esta vida, también pienso que hay que saber cómo hacerlo y por qué se hace. Y creo que este no era el caso.

    La dictadura de Franco tuvo unas consecuencias que van mucho más allá de los cuarenta años que duró y cada vez está más claro, que la transición -modélica en apariencia- no se llevó a cabo bien, pues sólo sirvió para maquillar una realidad, darle cierta continuidad e incluso justificación.
    Cada vez se me hace más evidente que el famoso "atado y bien atado" tenía poco que ver con las estructuras políticas o económicas y más con las culturales y educativas, que son en realidad, la base de cualquier sociedad.

    Nos toca deshacer el nudo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, hay una cosa clara, es difícil ser critico con una cosa que no has sufrido. La política no tiene muchos adeptos en la juventud, creo que es responsabilidad de la "casta" política que sufrimos y aquí incluyo a Psoe y PP; las malas formas, las escasas capacidades y la falta de liderazgo en ambos son palpables.
    Tampoco creo que existan muchos "anticatalanistas", ni "antiespañolistas" sino "antidiscursos" que a nadie benefician, todos los nacionalistas echan la culpa al resto; los catalanistas al resto del pais y algunos "españolistas" a las autonomías periféricas, al final, ambos solo buscan (lo mismo que hacen los niños) evadir responsabilidades. Los jóvenes creo que más bien buscan gente "que le resuelvan problemas", hay apatía y falta de iniciativa. Esta carencia también esta presente en otros niveles de la sociedad.
    El otro día leí que había jóvenes en Alemania que dudaban del genocidio, una cosa que me parece impensable, pero que debe ser realidad; es por estas cosas por las que volvemos a repetir nuestros errores.
    UN saludo y perdón por la extensión...

    ResponderEliminar
  6. Para Esteve. Un apunte a los datos de paro cuando Franco, 1,000.000 de muertos, exiliados y emigrantes; fueron la solución del "claudillo" al paro. Le puedes sugerir, a quien defienda la política laboral de Franco, que opción de las anteriores prefiere...

    ResponderEliminar
  7. digo algo rápidamente pues no tengo mucho tiempo y más tarde leeré la entrada más atentamente y los comentarios.

    esto solo demuestra el grado de estupidez e incultura de la sociedad occidental y que las autocracias que se quieren implantar en Europa son cada vez más factibles.

    un saludo

    ResponderEliminar
  8. Tienes razón, pero afortunadamente, no todos son iguales; te dejo un vídeo, proyecto final del "treball de recerca" de un alumno mío de 2º de bachillerato del año pasado. Estoy segura de que te gustará... y quizás a tus alumnos también. Un saludo. VICTORIA


    http://www.youtube.com/watch?v=csh28cfRIvw

    ResponderEliminar
  9. Dejo el enlace que nos ha presentado Victoria Álvarez, que muestra el otro lado, que también existe. Es un vídeo muy interesante EL RAP PROTESTA

    ResponderEliminar
  10. Sin duda los jóvenes desconocen el significado de la democracia y su diferencia respecto a sistemas dictatoriales y autoritarios. Deberían en todo caso estar al tanto de ello porque es materia de estudio en la enseñanza reglada. Y, por más que no puedan ponerse correctamente en situación porque todo lo que han vivido es gratis y en libertad, demasiada libertad, si quedara en sus cerebros la suficiente inquietud harían el esfuerzo de tratar de comprenderlo.

    Esto, que es así, no obsta para que sus padres, y sus abuelos, que probablemente sí padecieron los rigores del franquismo, opinen sin embargo de manera parecida a ellos. Es decir, a pesar de haber vivido toda su vida o parte de ella bajo la tutela de la dictadura, y a pesar de situarse entonces del lado de los perdedores, e incluso de ser militantes de movimientos contra el régimen, contemplamos hoy, atónitos unos e indiferentes los más, cómo anhelan esos tiempos en que no se tenía derecho a casi nada y el imperio de la asepsia política y social era cotidiano.

    En fin, no sé muy bien a quién habría que pedir cuentas, responsabilidades o conciencia...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Joselu y contertulios.
    Este año imparto la asignatura de Historia de España de 2º de bachillerato después de 20 años. TEngo las siguientes impresiones:
    1)El franquismo es para ellos algo que se clasifica en la misma categoría sentimental que la Restauración de Cánovas o la Guerra de Independencia.
    2)La incorporación de elementos audiovisuales sirve para contextualizar el contenido, pero la música de hace 40 ¡¡¡cuarenta!!! años tiene el mismo impacto emocional que tiene en nosotros la Verbena de la Paloma.
    3) La Historia Contemporánea de España es lamentable: una sucesión de medias tintas en su desarrollo interior trufada de rotundos y sangrientos fracasos en la política internacional, desde Trafalgar a la chapuza del Sahara. Un tostón.
    4)La República. Es muy difícil explicar el trabajo idealista y desinteresado de muchas personas como Bartolomé Cossío (Jua jua, cocío, dijo uno de mis alumnos) en un contexto donde los dirigentes se dedicaron con ahinco a zancadillear a los demás: los unos a los otros y los unos entre sí y los otros entre sí.
    5)Es muy dificil explicar que en un país tan necesitado de reformas los resultados electorales de 1936 reflejan un país prácticamente divido al 50%, y que nadie supo, o quiso, tender puentes de colaboración entre las dos mitades.
    6)Es muy dificil que entiendan que el Dictador murió en su cama. Que la dictadura se legitimó socialmente convirtiendo España en lo que ellos son: un país de consumidores y propietarios inmobiliarios.
    7)Es fácil que entiendan que la dictadura no se legitimó moralmente: fue ilegítima y, en los años en que aún no habíamos nacido, feroz. Pero creo que ahora la única moral que hay es "yo soy lo que tengo, soy lo que aparento". No hay más.

    Respecto a ¿como explicar qué es una dictadura? es como explicar lo importante que es estar sano: no lo sabemos hasta que dejamos de estarlo.
    Tampoco estoy muy de acuerdo con el papel que jugamos en nuestra juventud. Yo recuerdo que en la manifestación del cine Palafox contra los últimos fusilamientos de la dictadura, la única que hubo en Zaragoza, estábamos 300 personas. También recuerdo que lo que allí recibimos fueron improperios. También recuerdo que la actitud más frecuente entre mis compañeros de facultad era la indiferencia.
    Pero también recuerdo que semanas después, uno de los asistentes a esa manifestación me mostró, con gran regocijo, una lista de personas a controlar cuando llegaran los nuestros y, creeme, no había un solo faccioso entre aquellos 20 nombres, a muchos de los cuales conocía y apreciaba. Eso me hizo dudar de la voluntad democrática de la juevntud opositora al franquismo. En mi caso, cooperar con una formación política que tenía gente así entre sus filas me crea la incógnita de si aquello fue fruto de una verdadera reflexión o era un síntoma de rebeldía juvenil. En todo caso, como los soldados de infantería, éramos necesarios.

    ResponderEliminar
  12. después de haber leído con más ahínco la entrada y los comentarios, mi idea principal prevalece.

    estoy muy de acuerdo con quien ha dicho que la educación y la cultura son partes muy importantes, es más, son la base de una sociedad. No se busca gente que piense, sino que que consuma, que produzca, que calle.

    la transición estuvo mal hecha, las diferentes leyes pedagócicas para la educación están mal hechas, la historia se ha borrado o maquillado de las clases. Incultura, simplicidad y no hacer nada es lo que se lleva de moda, permitido por una televisión todopoderosa que lleva a un pensamiento único, como también hacia la estupidez.

    Ya lo decía un gran historiador, el síndrome de Pekín se llevo hacia los países árabes depués de las "revoluciones" de los años 60 y 70. Las élties políticas de Europa se interesaron mucho en la forma de funcionar y en el crecimiento económico importante de estas autocracias.

    Las autocracias son siempre posible, no están muy lejos de la pseudodemocracias que tenemos hoy en día.

    En todo caso, con ejemplos como este solo me abren paso al realismo (pesimismo lo llamarán otros) que nos envuelve.

    Y otra guerra a comenzado, ya veremos cuando acaba

    ResponderEliminar
  13. Lo veo chungo. El que no aprende de la historia está condenado a repetirla. Yo también he tenido alumnos fascinados por el fascismo, y he sido absolutamente incapaz de conseguir, ni siquiera un poco, que entendieran como se ven las cosas desde otro lado.

    Un saludo pesimista.

    ResponderEliminar
  14. Sigo muy interesado el debate. Leo y releo vuestros comentarios que no me parece justo puntualizar. Si acaso intuir que Pedro López y yo estuvimos juntos en la misma manifestación. La alusión al cine Palafox me lo hace sospechar. Era el lugar habitual de manifestaciones en mi ciudad, y sí comparto la impresión que percibí de indiferencia general hacia los condenados a muerte por Franco. Recuerdo que yo iba casi con lágrimas en los ojos leyendo el periódico en la mañana que musica la canción Al alba, otra canción que mis alumnos no hubieran apreciado. La paradoja es que habitualmente se habla den clase de periodos de la historia que uno no ha vivido pero en este caso no es así. Aquel lo vivimos, no sé si como soldados de infantería o como simplemente necesarios. Y yo también desconfiaba de las convicciones democráticas de mis compañeros de partido... No me hubiera gustado nada que hubieran ganado la partida.

    ResponderEliminar
  15. Estimado Joselu,
    Televisió de Mallorca realizó una serie documental llamada "Memòria i oblit d'una guerra", sobre la guerra civil y la posguerra en Baleares, y he de decir que es francamente maravillosa, porque con los testigos de primera mano, el espectador puede sentir muy bien qué significó esa dictadura atroz. Lo digo por si quizá algún día te puede servir de algo en clase. Aquí tienes un enlace útil:

    http://cinetica.tv/Memoria-i-oblit-d-una-guerra

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Cisne negro, he entrado y he visto parte del documental que me parece espléndido, pero tiene el problema del catalán mallorquín tan cerrado para los oídos castellanos de mis alumnos. Esta tarde lo miraré con detenimiento. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  17. Esos jóvenes que mencionas son hijos a los que no les ha faltado nada, que piensan que la sociedad les ha de ofrecer los mejores trabajos, y que, si esos trabajos los ocupan inmigrantes, sus derechos están siendo pisoteados. En casa escuchan soflamas contra la corrupción política y quejas continuas de una democracia imperfecta. No pueden imaginar la vileza del franquismo; no saben que con Franco la mayoría de ellos no estaría siquiera estudiando, pues llevarían años trabajando con la cabeza baja sin derecho a protestar o quizá se estarían planteando irse a Alemania no como ingenieros, médicos o profesores sino como peones.

    ResponderEliminar
  18. Cuando se dice "No pueden imaginar la vileza del franquismo..." se dice sin darse cuenta de que en tiempos de Franco la frase era la misma: "No pueden imaginar la vileza de la república...", "No pueden imaginar la vileza del comunismo...". Es decir, se está reproduciendo la misma situación. El "establishment" repite siempre que los malos eran los de antes...y los jóvenes siempre advierten que eso es mentira. Los que fueron jóvenes un día se han convertido hoy en el nuevo rey a derrocar; por eso escuece tanto ese estudiante, que no es dócil ni sumiso, al que no le da la gana seguir la corriente a su viejo profesor.
    Frente a Luis XVI o frente a la guillotina, el pueblo siempre es esa carne de cañón contra la que Napoleón apuntó sus baterías en La Bastilla. Y la carne de cañón, a los 16 años, protesta. Después, siempre se vuelve a Antonio Machado: "López o Martínez, que más da; la cuestión es pasar el rato." Breve rato para algunos en Libia.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  19. "El patriotismo es la virtud de los depravados."
    Oscar Wilde

    El camino de la historia a desembocado en una sucesión de masacres que no parece tener fin, y cada idea, cada principio, tiende a transformarse en una mitología irracional. El siglo XX se malgastó criminalmente a sí mismo empezando por las guerras mundiales y terminando por el totalitarismo.
    Detesto todo patriotismo y todo nacionalismo porque en el fondo de todo patriotismo está la guerra: por eso no soy patriota. Todas las calamidades-revoluciones, guerras, persecuciones-provienen de un equivoco inscrito sobre una bandera. El patriotismo creo que es la enfermedad senil del nacionalismo, no se convierte ya en el último reducto del granuja sino en la real morada del absurdo. Dijo Chesterton que "el hombre está dispuesto a morir por cada idea, siempre que no tenga una idea muy clara de ella". La patria no es más que una proyección colectiva del yo, una invención que pretende englobar en una sola, única e inmutable realidad la suerte de una pluralidad de individuos. Esta ficción sirve para justificar la exclusión y, en último término, la eliminación del otro, del que no pertenece a ese grupo más o menos impenetrable que no ve más allá que esa venda en sus ojos llamada patria. El nacionalismo es un instinto de cual gusto y una herramienta peligrosa. Exclúyase de un país todo lo que deba a los demás, y a ver quién es el guapo que se siente orgulloso de él. Por otro lado, el patriotismo siempre acaba creando apátridas, como un servidor. Me siento más cerca de un chino honrado que de un catalán estafador. Dice Voltaire: "Los prejuicios son la razón de los tontos; no merece la pena hacer la guerra por ellos." La violencia es miedo de las ideas de los demás y poca fe en las propias. La violencia es el último recurso del incompetente.

    No puedo dar una respuesta a tu inquietante pregunta,mi querido Joselu.Nuestra democracia,que no lo es,no funciona,empezamos mal.En este país,desde la transición,no se ha socializado nada y estamos en regresión.Fíjate como está el panorama actual.Vivimos en el filo y cada vez son más los que se decantan por la derecha.Miedo me da.El tema da para mucho,empezando por hablar sobre la historia de España,incluso mucho antes de la guerra civil.¿Pero cuánta gente hay que sepa hoy en día sobre todo esto?Maldita sea.La gente es que no saben nada.La mayorí,claro.
    Un fuerte abrazo,amigo.

    ResponderEliminar
  20. Animal de fondo: Tienes razón hasta cierto punto. He generalizado desde el presupuesto de mis alumnos, todos de clases bajas, o medio-bajas. Para ellos el franquismo tenía un lugar establecido en la base del sistema, sin derechos, sin posibilidad de cambiar su estado (excepto a costa de renunciar a su integridad moral o ideológica) y eso es constatable históricamente. Evidentemente, una parte de la población española vivió bien, muy bien con la dictadura, pero esos siguen viviendo estupendamente y, además, sus hijos no son alumnos de mi instituto.

    ResponderEliminar
  21. Es una pena. Nada ha servido para nada. Me entran ganas de llorar.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  22. Antonio, mil disculpas; tomé tu frase porque me pareció que resumia muy bien el sentir general de los comentarios, pero no he querido criticar expresamente el tuyo.
    Hubiera deseado, además, explicar otra cosa en mi comentario anterior y renuncié por la dificultad; lo intentaré ahora:
    Hace tiempo aprendí que en la mayoría de nuestras conversaciones no es de contenidos de lo que se habla verdaderamente, sino de nuestra relación "espiritual" frente a nuestro interlocutor. Sabido esto, muchas veces me he visto a mí mismo asentir sinceramente a disparates como ruedas de molino expresadas por la chica que me gustaba y, por el contrario, negar mis propias convicciones con tal de no estar de acuerdo con quien a su vez las defendía. La realidad es que estos chicos, al reclamar un "cara al sol" no están defendiendo un sistema, un ideario y una política que desconocen. Simplemente están expresando "lo opuesto a lo tuyo", porque no quieren identificarse con el sistema actual oligárquico y parlamentario. En ese sentido, hacen el mismo papel que quienes defendían la república frente al sistema anterior: "lo opuesto a lo tuyo". Tampoco aquéllos se habían leído la Constitución del 31, ni falta que hacía.
    Saludos cordiales y gracias por la respuesta, Antonio.

    ResponderEliminar
  23. Animal de fondo, en esta eclosión de ultraderechismo que se extiende entre algunos jóvenes se mezclan diversos elementos que recogen el sentimiento de invasión por parte de los inmigrantes "que se llevan todas las ayudas sociales y que nos quitan puestos de trabajo..." Son muchachos que hace unos años abandonaban el sistema educativo para trabajar a los 16 años y empezaban a cobrar mil doscientos euros en la construcción o en cualquier empresa. Ahora, como sabemos, el panorama es diferente y las perspectivas de trabajo (con títulos o sin títulos) es altamente incierta. Ello genera una amalgama de rechazo "al extranjero chupador", con el nacionalismo español (o catalán) y la frustración del joven que pensaba que lo iba a tener fácil y se encuentra un escenario muy inquietante. España lo único importante por ejemplo. "El trabajo para los españoles". "Extranjeros fuera". ¿Contra quién está en el fondo ese conglomerado de sentimientos cruzados? Cotnra la izquierda sobre todo. Zapatero hace de diana de todo ese rencor (con razón o sin ella), así como el nacionalismo periférico que ha utilizado el poder para crear un mundo ideológico y político afín pero que deja fuera a los que sienten emocionalmente de otra manera, y los deja huérfanos y a la intemperie. El nacionalismo catalán ha jugado la baza del victimismo a fondo, mezclado con una arrogancia de superioridad y desprecio hacia lo español, y estos muchachos se han encontrado en Cataluña sin raíces e ignorados por el poder autonómico que no ha sabido ni querido hacer un nacionalismo integrador si no era bajo sus parámetros excluyentes de lo español. Estos muchachos no hablan un discurso muy diferente del de sus padres que también se han sentido ignorados y en el eje de todas sus frustraciones y orfandades así como rencores contra el de fuera, aparece un himno y una figura que concita el orgullo pisoteado imprudentemente. La ultraderecha sentimental no es sólo una forma de oponerse a sus viejos profesores que vienen con antiguas cantinelas. Es también una demanda de filiación, de raíces, de algún orgullo contra alguien. De ahí el Cara al sol. Creo.

    ResponderEliminar
  24. Joselu, veo que mi interpretación estaba fuera de perspectiva. Una vez más, ¡gracias por tu paciencia al explicármelo! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Yo, en mis clases de segundo de la ESO veo lo mismo que tú. No saben nada de Historia contemporánea, pero cuando surge el nombre de Franco, saltan alborozados. ¿Por qué? ¿Qué extraños pensamientos anidan en su interior? ¿Es que son fascistas? No, que va... lo que pasa es que según me cuentan "esto mola" pero yo sigo sin entender. Yo creo, como tú muy bien dices, que para tener deseo de algo primero lo has de perder, y ellos no han perdido nada de las excelencias que nos ha proporcionado la democracia, sino que han nacido con ello. Y así, les parece tan normal, que no lo ansían. Entonces buscan otras emociones más fuertes como puede ser eso de Franco que sin saber nada, entienden que es algo medio subersivo y "esto mola".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Es absurdo esperar que nuestros alumnos piensen igual que nosotros y que compartan nuestros puntos de vista políticos y sociales. Su circunstancia no tiene nada que ver con la nuestra.

    Yo observo un pasotismo bastante generalizado. Si algunos manifiestan alguna tendencia política son los independentistas los que más se hacen notar.

    Cada día cuestiono más eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor...Pura nostalgia...propia de gente que se hace mayor.Por supuesto, me incluyo entre dicha gente...

    Ni son mejore ni peores que nosotros. ¡Son distintos!

    ResponderEliminar
  27. Luis Antonio, lee por favor el comentario de Miquel. es un estudiante de 16 años que cursa primero de bachillerato en Andalucía.

    ResponderEliminar
  28. Decepcionante, Joselu, y muy preocupante. En el País Vasco no existe esta visión en la juventud. Como es sabido, los problemas son otros... Extraña mucho que lo que cuentas suceda en Cataluña. No tengo explicación... Aquellas comunidades que conservan aún la memoria histórica de Franco, de la guerra, de la lucha antifascista, de las dos Españas... no podrían entender la actitud de estos muchachos. Decepcionante, sí, y muy preocupante...

    ResponderEliminar
  29. Yo creo JOSELU, que las razones se las has explicado perfectamente a ANIMAL DE FONDO.

    Con independencia de la ignorancia que los jóvenes tiene de la historia pasada de España y su desconocimiento de lo que supone vivir con falta de libertades y derechos.

    Supongo que debe resultarles confuso y difícil, valorar una democracia en la que han vivido siempre, constantemente devaluada por los casos de corrupción de la case política, la poca capacidad de maniobra frente a la crisis económica y en definitiva, la sensación de que las cosas no funcionan como debieran. Visualizando en los regímenes dictatoriales, esa mano de hierro fácil, que lo colocaría todo en su sitio.

    Es fácil de comprende además, el atractivo que puedan tener para chiquillos de 16 y 17 años, los ritmos apasionados de las marchas castrenses que tocan la fibra emocional exaltando el instinto primario. Frente a la languidez y sensibilidad de los ritmos de Aute o LLach. Si a todo esto sumas lo que tú comentas JOSELU, la frustración de no encontrar trabajo y usar como chivos expiatorios a los emigrantes que los copan y reciben unas ayudas para las que se consideran preferentes por ser nacionales. Y la desuvicación de no verse arropados por el catalanismo excluyente que pueda existir en Cataluña, que los considera españoles como algo peyorativo ¿a donde les aboca todo eso? a la extrema derecha, a lo radicalmente opuesto a todo lo que les rodea, a la mano dura que barrerá de un puñetazo a todos los que ellos consideran enemigos. En su ignorancia suponen que esas ideologías fascistas les va a devolver ese orgullo que ahora ven pisoteado por todas partes.

    Nada nuevo bajo el sol, exactamente el mismo caldo de cultivo en el que en su día se fraguó el nacional socialismo en Alemania, con el que los alemanes pretendieron recuperar el orgullo perdido durante la primera guerra mundial.

    Yo creo que sólo impactándoles con las imágenes más crueles y terribles cometidas durante la dictadura, encarcelamientos, persecuciones, ejecuciones y demás horrores, puede contrarestar la fanfarria y el oropel que ahora les deslumbran de la dictadura que no conocieron, pero imaginan. Por cierto en Galicia ocurre exactamente igual que lo que comentas os ocurre en Cataluña. Asusta ver la de adeptos que efectivamente tienen entre los jóvenes, las ideas ultraderechistas y lo bien vista que está por ellos nuestra penosa dictadura.

    Por cierto, muy bueno el enlace del rap, esa es otra formas de traducirles a su idioma lo que sí que vale.

    Muchos besos y feliz noche JOSELU ( y...gracias:)))

    ResponderEliminar
  30. Joselu, pónselo en pasiva. Llévalos a Marruecos y pide que se bañen chicos y chicas juntos, que vayan de discoteca, que le hagan cara a la policía, ponles las imágenes de Egipto o Túnez y las de Libia…o de las manifestaciones del Norte de Marruecos donde se zurraron la badana manifestantes y policías…
    Los Jóvenes no conocen la realidad de hace 35 años, cuando si querías vivir tenías que emigrar. Les puedes poner como ejemplo que las ciudades con más extremeños en los años 70, 80 e incluso 90 eran Mataro, Móstoles y Alcorcón. Que en Extremadura decía que éramos 4, Cáceres, Badajoz, Móstoles y Alcorcón….Ignoran que por “apañar” unas bellotas te podían apalear, que para ir al campo al rebusco, tenías que pedir permiso…
    Ignoran lo que fue el Franquismo...e ignoran que ellos pueden ser el objetivo de los nuevos fascismos.

    ResponderEliminar
  31. Eso es justamente lo que ayer me planteé leyendo mucho sobre el conflicto de Libia y sobre la intervención internacional. No sé Joselu, ¿sería preferible un sitema que te impone unas creencias? Como puede ser una democracia o una dictadura, por supuesto no de la misma forma ni la misma intesidad.


    ¿Estoy de acuerdo en que una mayoría decida lo que en realidad no me convence para nada? ¿Mayorías escogiendo mayorías? o ¿mayorías escogiendo minorías?

    Me huele a chamusquina, por supuesto tampoco me huele nada bien un régimen hacia una persona, una dictadura o una dictablanda.

    Quizá un sistema que me parece justo es una república federal, todos con territorios independientes y se autogobiernan, ayundandonos mutuamente cuando lo necesitemos, utopía y utopía al fin y al cabo.

    ¿La democracia es el poder del pueblo realmente?

    ResponderEliminar
  32. He leído el comentario de Miquel tal y como me has sugerido. Él escribe sobre su circunstancia y otros lo hacemos sobre la nuestra.
    A veces, y esto es gratificante, lo que hacemos en el aula no es baldío.
    En mi escuela se ha trabajado en 2º de ESO sobre la novela y la película de "El niño con el pijama de rayas" complementado con información amplia y escenas del holocausto en los campos de exterminio. Tendrías que ver y escuchar lo que piensan del nazismo...
    Toda suerte de generalizaciones es peligrosa. La sociedad es plural y en ella hay de todo, como en botica...
    Saludos

    ResponderEliminar
  33. Luis Antonio, quiero decir que el diálogo entre generaciones puede ser fecundo y estimulante. Yo me precio de comunicarme con eficacia con jóvenes a los que he dado clase y con los que sigo debatiendo y estimulándonos mutuamente. No pienso que haya que relativizar el pensamiento o las reflexiones de alguien como propias de una edad o simplemente como defecto de perspectiva generacional. El diálogo sigue existiendo. Cuando oía a Saramago me resultaba interesante lo que decía aunque tuviera ochenta años y su visión en muchos sentidos fuera la de un hombre de ochenta años. Pero ¿qué importaba? Lo que decía era esencial. En el post yo me limitaba a constatar lo que había pasado un día en clase y sobre lo que reflexionaba (sin darle mayor importancia como decía). Este blog es un poliedro que no tiene sentido pieza a pieza sino como ejercicio de reconstrucción de un mundo personal lleno de contradicciones desde un enfoque existencial. Reconozco esas contradicciones. No suelo extraer conclusiones generales sino plasmar estados de ánimo, reflexiones al hilo sobre lo vivido o pensado o leído. Claro que hay alumnos sensibles y comprometidos. Algunas veces (bastantes) he hablado de ellos y seguiré haciéndolo. No pienso que una caracterización de un cierto estado de la juventud sea una deficiencia de perspectiva. Podemos irnos al lado contrario. Si no juzgamos o nos atrevemos a decir lo que sentimos o pensamos por no querer parecer personas de la edad que tenemos. Y estoy convencido de que justamente mi perspectiva puede ser muy válida para muchachos que me complementarán con sus dudas y sus certezas hablando creativamente. Siendo yo quien soy, precisamente por eso.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  34. "Si no juzgamos o no nos atrevemos a decir lo que sentimos..." Quería decir. Me faltaba un adverbio negativo.

    ResponderEliminar
  35. María, discrepo en que las imágenes más duras o más impactantes fotográficamente pueden ser un elemento de concienciación. Estos jóvenes están acostumbrados a ver las escenas más fuertes en todos los sentidos y no les conmueven. Recuerdo cuando hace años llevé a alumnos de la ESO a ver una exposición foto sobre los campos de exterminio nazis, propuesta que fue acogida muy favorablemente. Sin embargo allí no mostraron un especial horror ante imágenes espeluznantes. Sólo una muchacha marroquí me preguntó cómo había sido posible semejante horror. Pienso que las imágenes fuertes a veces excitan el morbo pero no son necesariamente educativas. Estamos habituados a demasiados estímulos reales o de ficción. Y en cuanto a horrores hay tantos... y de tan variado origen... Nadie tiene las manos inmaculadas, María. Todos en alguna manera tenemos restos de sangre aunque nos cubramos los ojos con una venda para no ver.

    Besos.

    ResponderEliminar
  36. No es el caso, porque Franco ha sido siempre viejo, desde que nació, y tampoco ha sido un seductor de masas con su triponzón, su voz atiplada y su retórica curiesca; pero me impresionó mucho cuando lo leí el hecho de que para muchos alemanes Hitler representaba nada menos que "¡la juventud!", que se identificaban con él como los americanos lo hicieron con el joven catolico Kennedy.
    Yo creo que si a esos neofranquistas les pasas dos o tres mensajes de fin de año del "Caudillo" les arruinas el ignorante entusiasmo de por vida y les dejas los impulsos dictatoriales más flácidos que el glamour sexual del ferrolano...
    El cara al sol es la visión épica, como la ofrecen todos los himnos, pensados para, ellos sí, seducir los bajos instintos gregarios. Son pocos, ¡y menos en Cataluña!, quienes suscriben la famosa estrofa de Brassens. Cuando haya más, quizás esto empiece a parecerse a un país respetable.

    ResponderEliminar
  37. Los jóvenes están desorientados porque además de no tener memoria son hijos de una sociedad que los ha hecho consumidores más que individuos que reflexionen sobre el mundo que le rodea. Como indica el señor Poz pásale uno de los muchos vídeos que son una caricatura del viejo dictador, igual a alguno se le dilatan las pupilas del razamiento.

    ResponderEliminar
  38. La democracia es pura corrupción envuelta de falseadas libertades. La única diferencia con una dictadura es que se vota antes de obedecer las órdenes.
    Esto que comenta el Profesor me ha ocurrido a mi hace bien poco, el año pasado cuando terminé el bachillerato, y me declaro admirador del régimen de Franco, considerado una dictadura, pero que al menos eso es lo que era, no como ahora, que parecemos libres y lo somos muchísimo menos que con el régimen.
    Soy buen conocedor de la política actual y la desecho de forma automática. A su vez pasé la infancia en Cataluña, donde más me coartaron las libertades, tanto de pensamiento, de expresión como de culto. La forma de proceder de aquellos profesores era semejante a la de usted, y era lo más repugnante, la alienación a la que nos sometían.
    Vivo con la esperanza de que vuelvan los valores que se tenían en aquellos tiempos y que desgraciadamente para mi, no he podido vivir.
    Tarareando el Cara al sol me despido atentamente,

    ¡Viva España!, ¡Arriba España!

    ResponderEliminar
  39. a Franco habria que estudiarlo con mas seriedad, España estaba en una semi deriva hacia el comunismo de la union sovietica-de ahi que las potencias occidentales no moviesen ni un dedo- Franco le pese a quien le pese trajo orden y devolvio la unidad de España, lastima que no se preocupase de hacer una constitucion y que el mismo hubiese preparado el camino a la convergencia con europa, nos habria ido mejor que con el infiltrado de la cia de felipe gonzalez

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...