Páginas vistas desde Diciembre de 2005

martes, 20 de julio de 2010

Sueños del Pirineo

Me gusta de vez en cuando aproximarme a las grandes montañas, las del Pirineo de mi juventud que recorrí en interminables travesías durante mi época de estudiante. Hoy no tengo la misma potencia pero disfruto (y sufro) subiendo montañas y collados. Ayer ascendimos desde Saravillo (valle de Chistau) hasta el ibón de Plan también llamado Basa la Mora por los de Saravillo. Fueron tres horas de exigente subida para alguien poco entrenado como yo. Echaba en falta a mi hija pequeña, sobre todo cuando veía grupos de muchachos de su edad que ascendían con esfuerzo entre pinos, abetos, robles y llegaban agotados a los prados de las alturas llenos de lirios bellísimos. Éramos tres los montañeros de secano: Javier y su hijo adolescente Álvaro. Fueron tres horas y cuarto de ascensión hasta llegar al refugio a dos mil metros. Habíamos comenzado a novecientos metros. Desde allí en media hora nos acercamos al ibón que este año brilla con luz propia, rodeado de un circo espectacular de montañas y prados esbeltos que me recordaban a los que aparecen en los Milagros de Nuestra Señora de Berceo. Sentado a la sombrica de unos árboles engullí un bocata de jamón del Somontano que me sentó genial.

A los adolescentes no les gusta caminar por la montaña. En seguida se sienten cansados. Tuvimos ocasión de comprobarlo en diversos grupos de muchachos que subían extenuados y aburridos entre paisajes maravillosos y soberbios. Caminar es un hábito en el que hay que prepararse para sufrir un poco, hay que echarle aguante, y a la vez ser capaz de disfrutar en el recorrido por bosques espléndidos, los regatos de agua y la orografía de la montaña... A veces pienso si la realidad virtual del mundo tecnológico y la televisión han desplazado la capacidad de maravillarse de estos muchachos refractarios al sacrificio. Mañana quiero compartir con mi hija de diez años la subida de nuevo. Iremos los dos solos. Sé que sufrirá pero vivirá una experiencia única que tal vez le deje un recuerdo yendo con su papá. He hecho alguna caminata con ella, pero no tan exigente como esta.

Me gusta el camping y dormir sobre el duro suelo simplemente con una esterilla de goma. El resto de mi familia utiliza colchones hinchables pero yo no los soporto. Quiero sentir el suelo, y además tiene una ventaja añadida. Mi sueño es profundo pero irregular y me despierto cada cierto tiempo y soy muy consciente de mis sueños. Federico Fellini decía que nuestra única realidad son nuestros sueños, y lo disfruto estos días en que duermo intermitentemente. Son sueños extraños, precisos, con una calidad narrativa extraordinaria que me asombra y maravilla. Esta noche han sido especialmente angustiosos. Son tan íntimos que no me atrevo siquiera a sugerirlos o esbozarlos. He vivido toda una secuencia de imágenes coherentes, llenas de dolor que me han henchido de ansiedad y miedo, pero a la vez su fuerza me ha cautivado. Creo que en mi diario más personal haré una reseña de estos sueños. No sé cómo se generan los sueños, pero me intriga la audaz combinación de imágenes e historias que no sería capaz de inventar en mis estados de vigilia. Mi yo soñador es mucho mejor que mi yo despierto. Tendría que tomarlo como inspiración de la narrativa que algún día quisiera iniciar, y que sólo esbozo en este blog. Hay en mí la mentalidad de un artista genial que no tiene correlato con mi capacidad o inteligencia que está muy por debajo de mi potencialidad onírica.

Hoy está nublado y amenaza lluvia. La temperatura es suave. Yo escribo en mi ordenador en la zona wifi del camping y escucho en Spotify a Billy Holliday concretamente A Sailboat in The Moonlight.

Me atraen los espacios de ensoñación. El viento agita los robles, las flores rojas se estremecen, yo escribo. Me he traído varios libros al camping: Grupo de noche de Juan Madrid, Crónica sentimental en rojo de Francisco González Ledesma, al que tengo un apego especial porque yo a mis catorce años empecé a leer novelas del oeste que tenían como protagonista a Silver Kane. Y nunca lo he confesado pero yo era un entusiasta de las noveluchas de tres pesetas de Marcial Lafuente Estefanía. La regla fundamental de estas novelas era la de no aburrir e interesar al lector desde la primera línea. En esta escuela se formó González Ledesma. Además me he traído literatura más selecta como El Danubio de Claudio Magris que empecé a leer en Barcelona y me desbordó por su densidad. Necesito para él, una concentración muy superior a la normal, pero sus primeras páginas me deslumbraron.

En este camping del altoaragón hay una ludoteca, una biblioteca bien surtida y un loro que se llama Paco que de vez en cuando da un silbido reclamando nuestra atención. El restaurante se llama Iglesia de Pepelu, lo que me ha hecho gracia.

Va a llover, leeremos y nos acercaremos por la tarde a Aínsa. Me gusta este ambiente tormentoso y templado, sin hacer calor ni frío. Además escribo y disfruto de esta levedad y maravilla de este tiempo ligero y soñador.

28 comentarios :

  1. Bueno, por lo menos quedamos algunos adolescentes a los que nos gusta andar. Yo tengo una agradable diversidad de amigos y veo de todo. Pero creo que tienes razón, no somos/soy muy consciente de la necesidad de un sacrificio.

    Bueno, aun así si que tengo la capacidad de maravillarme, e intentaré estimularla este verano.

    Disfruta de las vacaciones (merecidas) y del verano con la familia.
    Un abrazo desde la playa.

    ResponderEliminar
  2. La sensación que das en tu post es la de sentirte un hombre libre, completamente libre. Me ha gustado tu manera de expresarte y me gustaria leer tu experiencia onírica. Yo no sueño mucho ahora pero siempre que lo hago aparecen mezcladas muchas cosas que me inquietan y no me hacen sentir bien. Envidio tu estado de ánimo y tu vitalidad y me gustaría acompañaerte en alguna subida a algún monte que no fuera demasiado para mi cuerpo porque mi espíritu lo veo capaz de hacer cualquier cosa, pero luego... pasa que el cuerpo no responde. Lo que me gustaría es estar ya en la cima contigo y hablar y hablar y hablar.......

    ResponderEliminar
  3. Leerte me ha trasladado veranos atrás, hace unos doce años, he revivido el placer del camping en Jaca y sobre todo en Escarrilla, también recuerdo haber ascendido a un ibón, aunque no recuerdo su nombre. Disfruta joselu, y no olvides regarlo con algún buen Somontano.

    El paraíso..

    ResponderEliminar
  4. ¿Morillo de Tou?
    Un saludo y felices vacaciones.
    hombredebarro.

    ResponderEliminar
  5. Un plan perfecto para buscar el encuentro con la propia esencia a través del paisaje natural.
    Ese bocadillo ante una panorámica grandiosa no lo sirven en ninguna bocatería del mundo, tiene el aditamento de la caminata anterior, de la meta conseguida, de la labor de limpieza mental que todo lo anterior ha culminado.

    Me ha encantado imaginar esos momentos. Seguro que tu hija guardará el recuerdo de esa experiencia (la excursión con ella) toda su vida, como un preciado tesoro.

    ResponderEliminar
  6. Conozco algo esa zona, hermosos parajes, pueblos tranquilos, buenas casas rurales, excelente gastronomía, en fín, un lujo. ¡Que disfrutes!

    ResponderEliminar
  7. Tienes suerte, no sabes la envidia que me das.

    ResponderEliminar
  8. Me explico, es que tengo las rodillas muy estropeadas y ese desnivel no puedo hacerlo por más que sufra. Ese lugar es precioso.

    ResponderEliminar
  9. Has hecho que afloren numerosos recuerdos entrañables,que vuelva a añorar la libertad que sentí en el Ibón de Estanés o viendo atardecer desde el pie del Naranco, y otros lugares semejantes. También yo echo de menos las fuerzas que la edad me va quitando para hacer esas rutas. Pero soñar...aún puedo.

    Que lo disfrutes por mí también, así la felicidad será doble.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Yo tengo la sensación de visualizar tus sueños e interses ¿Son aún más intensos?
    La montaña es impresionante para compartir amistad y naturaleza, seguro que Lucía ha disfrutado de esa ascensión.
    Te imagio en el camping leyendo y escribiendo con tu ordenador con una montaña tras de ti, eso también nos lo transmites, el caracter interlineal de tus escritos. Además de tu intertextualidad "Pepelu", aún recuerdo aquel post en el que sufriste en Pirineos en una jornada que casi se convierte en tragedia.
    Buen verano.
    GRK

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Qué sorpresa, querido JOSELU!!

    Yo creí que ya te tocaba fase de desconexión jajaja y te veo conectado en la inmensidad del Pirineo aragonés Mmmmmmm ¡¡qué envidia!!

    El valle de Ordesa, es una de mis deudas pendientes, uno de esos lugares que sin conocerlo, he vivido mil veces en mis sueños, fíjate...¡¡yo también sueño muchísimo!! pero por lo general, son sueños preciosos, duermo tan poco que a veces pienso, que en esos sueños tan maravillosos aunque sean cortitos, recargo mis pilas multiplicando el descanso por 10, gracias a ellos.

    A mi, también me encanta caminar JOSELU, no tengo una forma física demasiado lustrosa que digamos jajaja, pero sí que tengo bastante aguante y es verdad, que para caminar hay que saber sufrir, pero es un sufrimiento, sólo de cuerpo y pequeñito, que al final siempre se ve recompensado, con la ducha de endorfinas generadas en la caminata, que te dejan perfecta y feliz.

    Por lo que cuentas justo hoy, subirás con tu hija, espero que disfrutéis muchísimo juntos. Es muuuuy fácil imaginaros a Lucía y a ti, en plena ascensión, jajaja seguro que os vais contando esos mil secretillos o recuerdos de las mil pelis que habéis visto juntos o simplemente saboreando en silencio, la preciosidad del paisaje...

    Cuando yo voy con mi hija, nos agotamos de tanto como charlamos, ella es aún peor que yo, es que ... ¡¡no para!!:-)

    En fin, JOSELU, que casi, casi que me he metido en medio de vuestra caminata ¡¡ cómo me gustaría, escaparme de mis papelorios y estar allí!!

    Mil gracias por este sueño, despierta:-) pero a mi aun me toca seguir currando un poquito más.

    Cuídate la espalda, esa esterilla es lo único que no me da envidia, aunque creo que es muy sano dormir en le suelo, yo sin embargo en eso, soy muy sibarita jajaja por mi, me llevaría mi cama a toooodas partes, ya ves. :-)


    TE DEJO EL VELERO DE BILLY HOLLIDAY, PARA QUE LO DISFRUTEIS A LA VUELTA:)))


    Muchos besos para ti y un besito especial, para LUCÍA ¡¡pero que rico os va a saber ese bocadillo que os tomaréis juntos!!;-)

    ResponderEliminar
  12. Qué gustazo esos días en el Pirineo, las marchas cuesta arriba con bocata como premio, las noches a ras de suelo, el clima diferente y cambiante, los paisajes inigualables, el contacto con tu hija, los mil pensamientos surgidos en la montaña... Seguro que vuelves como nuevo de una experiencia así. Disfrútala mucho.
    Un fuerte abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  13. Con todo eso que enumeras yo disfruto enormemente: las caminatas, el cámping,los sueños y las lecturas (tomo nota de la de Claudio Magris: me lo ha recomendado también vivamente un compañero). Me ha hecho gracia la cita de Marcial Lafuente Estefanía: en mis manitas, a los doce o trece años, cayeron muchas de sus novelas por culpa de mi padre y de mi abuelo (¿qué se podía hacer en el campo, o en las pensiones de los 50 en Madrid sino leer?): me quedaron de herencia sentimental.
    Disfruta de tus vacaciones. (Por cierto: gracias por la recomendación de Sjöwall y Wahlöö: he leído "Roseanna" y me ha encancantado). Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Lafuente Estefanía...pues ya somos dos y el Coyote, no te olvides del Coyote. Incluso compre un montón de novelas de reedición de éste. ¡La de películas (series) que se podrían hacer...!
    Nada, nada a sufrir y disfrutar de tus montes...a mi me queda menos.

    ResponderEliminar
  15. Estuve en Gistain o Chistau (tambien dichos Gistau y Chistain según hablen vascos o aragoneses)hace ya 25 años por primera vez y unos 5 la última.
    La diferencia entre ambas visitas fue abismal. De una soledad , aislamiento y vida medievales, a la explotación del turismo rural.
    Por suerte el valle es el mismo.

    ResponderEliminar
  16. Josep, estuve por primera vez hace cinco años y tengo la impresión de que no ha cambiado mucho. Es una zona bastante despoblada e incluso Biescas no tiene (en julio) demasiado movimiento, salvo de franceses que cruzan para comprar alcohol y tabaco. El turismo rural no altera la vida del valle y sin él, esto estaría casi muerto por el aislamiento en que se encuentra. Llueve.

    Malo, malísimo, lleva tres días lloviendo intensamente, tronando y relampagueando. Hemos de hacer vida de camping. Menos mal que hay wifi y puedo escribir. No obstante, admiro la belleza también en estas condiciones adversas, pero querría haber hecho alguna excursión con mi hija y unos amigos. Hermosísimo. Aínsa es una maravilla.

    Carlota Bloom, te escribo bajo una fina lluvia que cae y que observo fascinado. No cabe duda de que Marcial Lafuente Estefanía no era un gran autor, pero él y otros tuvieron el acierto de escribir novelas muy ágiles y sencillas que llegaron a un público muy amplio y que actualmente no tiene equivalente como fenómeno. Será por que la tele ocupa todo el tiempo. El Danubio es muy bueno pero exige una gran concentración. Cada párrafo es una reflexión compleja y elaborada. No hay acción. Es una novela intelectual extraordinariamente rica. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Yolanda, me gusta la montaña, incluidas sus inclemencias que estamos viviendo estos días bajo esta lluvia persistente que no cesa. Quiero hacer caminatas con la familia y una muy especial con Lucía. Mi hija mayor no quiere saber nada de marchas. Es bellísimo este paisaje entre montañas totalmente humedecido. Me llena de vitalidad y melancolía mientras escribo. Un fuerte abrazo, colega.

    María, no hemos podido hacer de momento la caminata hasta el ibón de Plan con Lucía. Ahora sale el sol, pero no ha dejado de llover en los últimos tres días. Ayer cruzamos el túnel de Bielsa y pasamos la mañana en un pueblecito francés llamado Saint Lary. Comimos unas crêpes y paseábamos. Hacía bastante fresco.

    El valle de Ordesa y todo lo que le rodea (Gavarnie, Monte Perdido, Pineta, el cañón de Añisclo...) es un conjunto realmente deslumbrante. Es una pena que a mi familia no le guste demasiado caminar. He de programar recorridos solo. Me gustaría que mis hijas hubieran tenido la oportunidad de conocer más el placer de caminar. Espero, no obstante, poder hacer la ruta que decía con Lucía. Será muy duro para ella, pero quiero que luego arriba se coma llena de endorfinas el bocata de chorizo asturiano que tanto le entusiasma. Eso y el paisaje inmenso y alucinante que tendremos ocasión de contemplar. Veo salir ahora a un grupo de muchachos adolescentes cubiertos con capelinas que se van del camping. Me encanta que los chavales se aficionen a la montaña. Esto es increíble.

    Un montón de besos.

    ResponderEliminar
  18. Gorka, así es, te lo imaginas perfectamente. Estoy en el bar del camping escuchando caer la lluvia y unas piezas de William Parker. El conjunto es estimulante. No recuerdo haber contado en un post lo que cuentas. Tal vez te lo conté en un correo. Fue en el Pedraforca hace tres años un doce de mayo. Algún día lo contaré, aún me pregunto qué sentido tuvo aquello. Pienso desde entonces que mi vida tiene que tener algún significado oculto que todavía no he desvelado. En el fondo soy bastante adolescente, porque plantearme ciertas cosas a mi edad, resulta algo sorprendente y alguien diría que inmaduro. Puede ser. La montaña, como dices, es una escuela donde se curte el cuerpo y el espíritu, se fortalece la amistad y el compañerismo.¡Cómo me gustaría que mis hijas fueran sensibles a ella! Recuerdo que fui yo solo quien descubrió la montaña junto a amigos de mi juventud porque mis padres no me llevaron nunca a conocerla. Llueve. Te envío un fuerte abrazo desde Saravillo (valle de Chistau).

    Loly, gracias por hacerte presente. Quiero seguir forzando mi cuerpo para emprender caminatas y ascensos que me llevan a padecer pero también a estados de iluminación maravillosos. También pensaré en ti. Un abrazo.

    Frikosal, siento lo de tus rodillas, pero caminatas te pegas. Supongo que el problema son los desniveles (el ascenso y sobre todo el descenso) que llevan a castigar las rodillas. A mí me cuesta. Me doy cuenta que mi cierto sobrepeso me lleva a padecer más de lo necesario. Pero quiero insistir y subir, siempre hacia arriba. Tú a mirar las estrellas y yo a mirar los horizones y todo lo que implica el proceso casi místico de subir la montaña.

    Basseta, vamos en plan barato: camping de segunda, comidas en la tienda... pero hemos tenido oportunidad de comer cordero del valle de Chistau acompañado con vino del Somontano. En estos momentos te puedo decir que soy feliz. La vida es una maravilla. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  19. Rosa Cáceres, es verdad que ese bocadillo no lo sirven en ninguna bocadillería del mundo. Cada año hago una caminata de cincuenta y tantos kilómetros hasta Montserrat, Cuando llegamos tras toda la noche caminando (unas catorce horas), me como un bocadillo de salchichón y paladeo una copita de cava frío. Creo que no hay placer mayor en la vida que esos instantes. Espero hacer pronto esa excursión con mi hija. Hasta ahora el tiempo ha sido tormentoso y no lo hemos podido hacer. Gracias por venir aquí. Esta es tu casa. Un abrazo.

    Hombre de barro, efectivamente Morillo de Tou es un enclave por que pasamos en dirección a Aínsa. Creo que el conjuunto es gestionado por un sindicato, creo que CCOO. Disfrutamos bajo la lluvia. Espero que mañana el tiempo cambie y podamos hacer alguna travesía. Un abrazo y gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  20. Serenus Zeitbloom, el vino del Somontano es palabra mayor. Un Enate bien vale una misa. No llegamos a eso pero sí que nos tomamos una botella de otra marca acompañando a corderico del Pirineo. Me encantan los diminuticos aragoneses. A veces me sale mi vena aragonesa que tengo tan olvidada. Un cordial saludo.

    Lola, me maravilla la fuerza y nitidez de los sueños que tengo por las noches. Como me despierto con frecuencia los recuerodo como no hago en mi vida habitual. Además como no llego a despertar, los reanudo y se hivanan unas secuencias increíbles, aunque no son necesariamente felices. Algunos son angustiosos, pero los observo (y vivo) con curiosidad, como contemplando un paisaje escondido de mi psique o de mi espíritu. ¡Vivan los sueños y las montañas! Hay excursiones no demasiado exigentes que ofrecen una gran belleza. Me gusta eso que dices de que tu espíritu es capaz de cualquier cosa. Eso es lo importante. Un abrazo, Lola.

    Miquel, si puedes hacerlo camina. Yo pateé Almería especialmente la comarca de Níjar en dirección a Cabo de Gata. También me llegué a Guadix y Purullena en la provincia de Granada y por supuesto buena parte de las Alpujarras granadinas y almerienses. Caminar, ascender montañas, fortalece nuestro espíritu y nos abre nuevas dimensiones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Gracias por la Meteo, Joselu, llevo varios días viendo el "tiempo" y me temo que tendremos que llevar las técnicas...lo peor se lo llevará mi Jefa que no le gusta nada el agua, a mi hasta me gusta caminar bajo la lluvia...y con un hermoso paisaje miel sobre hojuelas.

    ResponderEliminar
  22. En estos días de calor levantino, leerte es un soplo de frescura.
    P.D. En mis recuerdos lejanos de niño, hay un montón de novelitas del oeste con las que jugaba a hacer edificios. Un día comencé a leerlas y descubrí un kiosko en el que se podían cambiar por otras por un módico precio. Quizá ahí empezó todo...

    ResponderEliminar
  23. En el Pirineo tenemos la suerte de que las tormentas refrescan el ambiente caldeado
    Lo malo es que no nos libren de los especuladores...
    hoy ascensión reivindicativa al Anayet
    Mañana parque natural o otra nueva montaña destrozada. Nosotros elegimos con nuestros votos
    Besos y disfruta de nuestro amado Pirineo

    ResponderEliminar
  24. Por cierto que, si todavía estais en la comarca del Sobrarbe no podeis perderos la feria de lutier de Boltaña (pueblo cercano a Ainsa)
    En los patios de las casas se ponen los artesanos de los instrumentos musicales ha enseñarnos como los hacen e, incluso, tocar alguno
    Besos,
    Pili Amparo
    Y si, el turismo rural no destroza el paisaje pero si lo hacen otros modelos monocultivos como el de la nieve de valles cercanos a este.

    ResponderEliminar
  25. Amparito, hecho, mañana 25 de julio y último día de la feria de Les Luthiers iremos con enorme gusto a Boltaña a pasar el día. Gracias por la información. Es alucinante este intercambio de información que tiene lugar en este mundo fascinante de los blogs. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Creo que el nombre que se da en el valle es L'Ainsa.

    ResponderEliminar
  27. Cierto, Josep, así lo he visto escrito en algunos indicadores, pero no sabía el sentido del apóstrofe. Probablemente sea un resto de la fabla aragonesa. Lo utilizaré a partir de ahora, aunque no he observado que los nativos del lugar lo hagan, pero soy aquí nuevo y recién llegado.

    ResponderEliminar
  28. Seguro que disfrutais de la recomendación
    Y ahora ya no lo llamamos fabla sino aragonés. Hay publicaciones, gente que lo charra... en fin no ha desaparecido del todo. Afortunadamente porque cada lengua tiene su propia dosis de cultura que no debería perderse.
    Besos
    Pili Amparo
    Pd.-y si, es mágico este mundo del los blog y lo fácil que es darse información de unos a otros sin la intervención de los medios de comunicación que nos cuentan solo lo que a ellos les interesa difundir...

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...