Páginas vistas desde Diciembre de 2005

lunes, 15 de febrero de 2010

El enigma Larsson

Sospecho que no habrá entre los lectores del blog nadie que no haya oído hablar de Stieg Larsson (1954-2004), así que evito las presentaciones. El autor nórdico lleva vendidos en el mundo veinticinco millones de ejemplares de su trilogía que tiene como protagonistas a Michael Blomkvist y la hacker Lisbeth Sallander que ha pasado a convertirse en un personaje literario que ha enraizado en nuestro imaginario colectivo.

Parece que Larsson, cuya estela ha abierto el camino a la literatura nórdica, se inspiró en el personaje de Pipi Calzaslargas para crear a Lisbeth preguntándose cómo habría sido la niña de mayor. Algún crítico literario opina que la pareja de investigadores son los nuevos Sherlock Holmes y el doctor Watson, con lo que me reafirmo en la idea de que la historia de la literatura es una sucesión de modelos que se imitan, se copian, se recrean o se contradicen.

Sea la que sea la explicación, no cabe duda de que el fenómeno Larsson ha obtenido un éxito sin precedentes en el campo de la novela negra, un género que actualmente goza de un boom extraordinario. La razón del triunfo de la trilogía de Larsson y otras novelas negras estriba en que este género literario bucea en las tinieblas de la sociedad del bienestar explorando la dimensión del mal, por el que el lector siente una enorme fascinación. Además la novela negra desarrolla una potente crítica social que alumbra, en el caso de Suecia, los claroscuros de una sociedad aparentemente estable pero que oculta en su interior una naturaleza turbia, perversa y degradada. Las sociedades nórdicas has sido consideradas tradicionalmente como un paraíso por su elevado bienestar, sus prestaciones sociales, sus buenos resultados en educación (es el caso de Finlandia) pero a la vez son sociedades introspectivas que tienen un bajo índice de criminalidad, pero cuentan con el mayor número se suicidios del mundo y un consumo enorme de antidepresivos y alcohol.

Para algunos suecos Larsson está fuera de toda discusión y muchos creen que “Larsson es Dios”. Su biografía tiene tintes novelescos. Periodista de investigación sobre temas sociales en especial sobre grupos de extrema derecha de los que recibió numerosas amenazas. Trabajaba en la revista de investigación Expo que se proyecta en sus libros en el grupo Millenium donde trabaja Michael Blomkvist. Larsson era un escritor insomne, idealista y obstinado, que se fumaba tres paquetes de cigarrillos al día y se bebía unos veinte cafés, además de alimentarse de comida basura. Su corazón no lo pudo resistir y murió poco después de subir unas escaleras a los cincuenta años dejando a su viuda Eva Gabrielson, con la que no estaba casado por temor a ataques de grupos neonazis, sin ningún tipo de derecho sobre la publicación de sus libros que pasaron a su padre y su hermano.

Pero el enigma Larsson continúa pues recientemente su redactor jefe Anders Hellberg ha escrito un artículo en el diario Dagens Nyheter en el que afirmaba que su subalterno era un genio de la investigación pero a la vez era incapaz de redactar dos frases sintácticamente correctas. Hellbert opina que quien debió escribir los libros en realidad fue su compañera Eva Gabrielson, extremo que ella ha calificado como delirante y ridículo. Un amigo suyo y periodista también Kurdo Baksi ha escrito un libro titulado Mon ami, Stieg Larsson en el que, al lado de claros elogios a su compromiso político y social en temas políticos y feministas, también sostiene que era un periodista partidista, que no contrastaba las noticias, que con frecuencia informaba sobre sí mismo acerca de las amenazas que recibía. Sin embargo, Baksi, cuyo libro también ha molestado a su viuda, reconoce que era un buen escritor. Un dato clave del libro de su amigo consiste en desvelar los motivos del compromiso de Larsson con las mujeres. Parece que cuando tenía quince años contempló una violación de una chica por tres amigos suyos sin hacer nada para evitarlo. Escuchó sus gritos terribles sin intervenir, hecho que le causó un profundo sentimiento de culpa, especialmente cuando la muchacha le dijo que no le perdonaría nunca. Podemos ver síntomas de ello en la importancia que da en la trilogía a la violencia contra las mujeres que han sufrido violencia y que han sido ultrajadas y violadas.

El autor sueco Henning Mankell, del que no puede sospecharse envidia pues sus libros han alcanzado notable éxito de ventas, opina en cambio que el fenómeno Larsson es semejante al de cualquier best seller estilo Dan Brown y que no son un modelo de calidad literaria.

¿Por qué enganchan los libros de Larsson? ¿Qué papel ocupó Eva Gabrielson en su redacción –que reconoce haberle ayudado en la investigación pero no en la escritura-, ¿aporta algo fundamental al género negro o son simples best sellers con un lenguaje plano y sin estilo? ¿Por qué los nórdicos se han apoderado del espacio narrativo de la novela criminal? ¿Por qué Larsson, que jamás intuyó su éxito, nos seduce levantando admiración incluso en los críticos más exigentes? ¿Qué se oculta tras el enigma de Larsson?

Hay una encuesta que podéis contestar, además de aportar vuestras reflexiones sobre el autor sueco.

22 comentarios :

  1. Son simplemente bestsellers pero enganchan y abren géneros, como pasó con el Código da Vinci o Los pilares de la Tierra (éste mucho mejor que los otros). La prosa es sencilla, no exige mucho, es periodística, se explican didácticamente temas sociales y morbosos, la protagonista es el antihéroe contemporáneo y aparecen escenas fuertes que ayudan a mantener la intriga

    ResponderEliminar
  2. Yo sólo me he leído el primero, y aún me arrepiento. Es el típico best seller sin calidad, que triunfa porque toca los resortes que gustan al público consumista de literatura.

    ResponderEliminar
  3. Confieso que he pecado de tener poca idea o casi ninguna de lo que hablas. Leves referencias más por las noticias cinematográficas que por las literarias de este asunto. No sé por qué no interesa tampoco. El resto, sí cuanto más al norte más falta de luz. No sé si tendrá algo que ver con el suicidio.

    ResponderEliminar
  4. Durante el verano leí la trilogía.
    Claramente no crea belleza, ni es buena literatura, pero entretiene, ideal para enganchar a los adolescentes que nunca han leído.

    ResponderEliminar
  5. Creo que la clave del éxito está, fundamentalamente, en el personaje femenino. Acumula todos los resortes del héroe en el cuerpo menudo de una mujer. Nos maravilla su fuerza y su ingenio para librarse de situaciones de las que, en buena lógica, no escapa nadie. Tiene el encanto del patito feo que acaba convirtiéndose en cisne. Yo no creo que Larsson pase a la historia de la literatura por la calidad de sus novelas, más bien por el fenómeno que han supuesto, hecho que, por otro lado me parece estupendo: en la biblioteca de mi barrio hay tortas -y no de anís- a ver quién engancha el ejemplar que queda suelto. A mí me gusta infinitamente más Mankell, pero, es maravilloso que un libro -sí, eso de pastas blandas o duras con hojas dentro- cause tanto revuelo...(Por cierto, espero pacientemente mi turno para leer el tercero...julio no tardará en llegar y a mí no importa leer novedades atrasadas). Un placer comentar, Joselu.

    ResponderEliminar
  6. En vida el Sr. Larsson, se hubiese arruinado conmigo. Comencé a leer el primero y lo dejé a mitad. Me aburría soberanamente, además de que me perdía con tanto nombre en sueco. A mi madre sin embargo, le engancharon los tres.
    No es por el género en sí, porque me estoy leyendo éste, y me está gustando mucho. Algunos pasajes son realmente espeluznantes, lo aseguro. Pero tal vez sea porque el género en sí, no es que me tire demasiado, que éste es totalmente real y el otro no -al menos el que empecé a leer, que de algún sitio saldría la historia-, y... no me lo creo, no sé.

    En cuanto al Sr. Larsson, vaya ud. a saber lo que cómo es cada cual sin que los demás sepan muchas veces, y lo que ha visto, pensado, oído, o donde se ha metido, y que a priori salvo los interesados, ni han sabido ni sabrán.
    Los países nórdicos siempre se me han antojado con una parte oscura. La perfección para los santos.

    Besos, Joselu.

    p.s. Si alguien ha visto la peli del que estoy leyendo, y como suele pasar, nada que ver, aseguro :S

    ResponderEliminar
  7. Tengo pendiente la trilogía. No se puede opinar sin haberla leído sólo porque se etiquete como "best-seller". No conocía tampoco nada del "misterio Largsson", parece que está destinado a convertirse en un autor de culto, tanto por la trilogía como por su propia biografía. Es, cuanto menos, interesante el fenómeno de los dos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. El haber muerto de esa manera, su mujer apartada de su herencia y la conjetura de que las novelas estén escritas por ella, ha hecho que su figura se agrande. No he leido las novelas pero mi hija, sus amigos, mis amigas...todo el mundo que conozco o casi todo, estan entusiasmados con las novelas. Yo he visto las peliculas y me han gustado un montón. La figura de la protagonista, su carácter, sus vivencias pueden, aunque son muy fuertes, haber salido de la realidad. Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
  9. Saludos a tod@s.

    He leído el primer libro de la trilogía recientemente. No me ha interesado lo suficientemente desde el punto de vista literario como para continuar con los restantes.

    Opino que Larsson ofrece una narrativa accesible junto a un cóctel en el que mezcla unos personajes con carecteres perfilados y actuales, situaciones límite y creíbles (podrían darse en la realidad); en definitiva, un mundo esperpéntico hilvanado con cierto manejo de la intriga.

    Desde mi punto de vista su mayor logro es conseguir mantener al lector expectante hasta o inluso más allá del final.

    .

    ResponderEliminar
  10. Joselu, yo he leído la trilogía y he visto las dos primeras películas y reconozco que no son obras maestras, desde luego, pero son correctas y muy entretenidas y cumplen con su cometido, sin más. No hay que darles tantas vueltas. La prematura muerte de su autor ha contribuido a crear una aureola de misterio que favorece las ventas. Todos esos detalles ajenos a la obra en sí no me interesan, no tengo forma de comprobarlos. Muerto el autor, ¿quién puede demostrar nada? Cierto que otras obras del género negro tienen mayor profundidad en los temas y en los personajes, una prosa más trabajada y mayor complejidad psicológica, pero éstas son otra cosa, ni mejor ni peor. El personaje de Lisbeth me parece fascinante. Las tramas que descubren el maltrato a las mujeres son de plena actualidad, nunca se hablará bastante de lo que sufren en cualquier país, incluso es esos supuestos paraísos que son los países nórdicos. Ninguna sociedad es perfecta, a estas alturas ya lo sabemos de sobra.
    Yo he prestado los libros a no pocas personas y a todas les ha encantado y enganchado desde el principio. No siempre lo más vendido es lo mejor, desde luego, y es que quizá a veces pedimos demasiado a la literatura. Un bodrio como "El Código DaVinci" hizo rico a su autor, pues mira qué bien, mejor para él. Anda que no se habrá reído de las críticas... Salvando las distancias, ¿no pasa lo mismo con la telebasura? ¿No se ríe el fulano impresentable al que dieron el Ondas por hurgar en la inmundicia de los que le critican? Si le respaldan millones de bobos, que son quienes le han encumbrado, ¿quién tiene más culpa? Y no lo estoy comparando con Larsson, aún hay clases, por supuesto. No sé si me he explicado bien, lo siento. Busco una mínima calidad en lo que leo y veo, aunque no siempre coincida con otras opiniones quizá más autorizadas. Estoy leyendo por amistad "La enfermera de Brunete" y qué quieres que te diga, a veces me dan ganas de quemarla... Pero es bueno conocerlo todo, me lo tomo como un ejercicio. Fíjate, una colega me pidió "Fray Gerundio de Campazas", que me resultó insoportable cuando lo leí en la Facultad, y en cambio a ella le ha encantado, vivir para ver...
    Un fuerte abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  11. Siempre he evitado la lectura de superventas, lo cual no está ni bien ni mal, sino todo lo contrario. Tampoco me siento orgulloso de ello, pero no me tientan. Huelga, por tanto, decir que no he leído a Larsson. Reconozco que hojeé el primer volumen de forma apresurada en un quiosco. No hallé rasgos de estilo que me sedujesen y enseguida di fin a la oportunidad que le concedía. De todas formas, la literatura de best seller presenta en ocasiones logros mayores, verbigracia, 'Los pilares de la Tierra', que mencionaba Eduideas o buena parte de la producción novelística de Pérez Reverte.

    ResponderEliminar
  12. Muchas de nuestras novelas clásicas del XIX se publicaron en forma de entregas folletinescas, de calidad más que dudosa, y hoy son elevadas a los altares. A estas alturas de la ciencia literaria deberíamos saber que no hay modo de medir la calidad de la literatura, algo que ya se mencionó acerca de Salinger. Podríamos discutir durante años si Larsson se parece a Dan Brown o a Balzac, sin llegar a acuerdos. Las novelas de Larsson son adictivas y efectistas, pero creo que tienen algo de comedia humana que no suelo ver en otros best sellers. Quizá el universo literario no se mida en blancos y negros, y la escala de grises sea la apropiada (algo que parece corroborar la encuesta).

    ResponderEliminar
  13. Primera vez que entro a tu blog. Encantada de conocerlo y conocerte. Lei los tres libros. El primero me pareció muy entretenido, los restantes un espanto que opacó al primero. El gran talento de Larsson fue la creación de Lisbeth y nada mas. Teniendo en cuenta que la saga tendria 10 libros tal vez mi juicio sobre el segundo y tercer tomos sea demasiado duro, no sé. Pero me aburrieron mortalmente y abusaron del hallazgo del personaje de Lisbeth a quien convirtió en heroína de teveo, practicamente. Libros menores que probablemente deban gran parte de su existo al boom que generó la muerte del autor. Peor que Mankell no critique, que sus libros son TODOS IGUALES, practicamente de producción industrial. Y el es un megalomano que no tiene perdón. Saludos y seguiremos en contacto.

    ResponderEliminar
  14. Yo me he leído la trilogía. La he devorado, más bien. Y no conocía al autor ni nada de su historia. Simplemente me engancharon los libros y la historia. ¿Calidad literaria? No sé, no creo, supongo...

    Pero a mí la trama turbia, el ambiente ennegrecido, el personaje femenino similar en algunos aspectos a una conocida,... me gustó mucho, qué le vamos a hacer. Además, me paso el día leyendo y estudiando, explicando, hablando, creando, programando... y de vez en cuando necesito libros de estos que no hagan pensar más de lo mínimo y que entretengan.

    Así que no evito los superventas. Porque, además, son los libros que leen mis alumnos -en general, y los que leen-, así que quiero estar informada.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Yo leí a Larsson este verano. Disfruté de la lectura enormemente. Engancha. Eso es indiscutible. Después, empecé a leer en la prensa ataques contra la ínfima calidad de la trilogía y decidí dar la espalda a lo que me parecía más un nuevo montaje contra un superventas. Yo no me atreviría a decir que Larsson es sólo un "best seller". Lo es desde el punto de vista comercial por el elevado número de ventas, pero creo que ha creado a dos personajes dignos de la nómina de la novela negra más apreciada. No hay otra Lisbeth Salander, ni otro Mikel Blomkvist.
    En septiembre, Mario Vargas Llosa escribía su "Piedra de toque" en El País alabando el genio del autor sueco. Suscribo sus palabras: "He leído "Millenium" con la felicidad y excitación febril con que de niño leí a Dumas o Dickens. Esta trilogía nos conforta secretamente."

    ResponderEliminar
  16. Yo no he leído los libros, pero este verano pienso leerlos, porque no hay nada mejor que libros entretenidos para leer debajo de una acacia, al fresco de la tarde. No soy enemiga, ni mucho menos, de la literatura de evasión, que es lo que esto me parece, como la novela negra, policíaca, y en general toda la literatura llamada de género. Por otra parte, algo aporta siempre, y el placer de leer no te lo quita nadie con este tipo de novelas que te atrapan. Sí vi la película, y lo pasé estupendamente. Yo no creo que sean obras maestras, eso es otra cosa, pero tampoco son obras maestras otras muchas novelas que, sin embargo, crean un icono, una imagen o un mito.

    ResponderEliminar
  17. No conozco su obra. Ni siquiera he leído su famosa trilogía, aunque este verano me he propuesto iniciar su lectura. Así es que no puedo opinar, pero tanta gente no puede estar equivocada. Algo debe tener este ewscritor que engancha.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. No he leído ninguno de los libros de la trilogía. Pero lo que sí me resultó curioso. como usuario del metro, es ver cómo a partir de un momento nadie leía a otro autor. Hasta que a partir de otro momento, ya nadie lo leía. De tal modo que si alguien lo leyera parecería demodé, igual que si llevara una vestimenta famosísima en la última temporada. Por supuesto, esto no tiene nada que ver con la literatura, es otra cosa. Y tampoco el éxito puede ser un criterio para descalificar a una obra.

    ResponderEliminar
  19. Hola JOSELU,

    Leyendo los comentarios, me estaban recordando un poco la polémica o mejor distintas opiniones que despertó Avatar. Denostada por quienes buscaron una película redonda, al estilo de las obras maestras del cine al uso (interpretación, argumento, guión y demás) y disfrutada y alabada por quienes disfrutamos enormemente de la belleza de sus imágenes y el despliegue de imaginación bestial que desbordaba la pantalla.
    Y con eso, nos llegó y nos encantó.

    Yo creo que aquí ocurre parecido.
    Solamente he leído el primer libro "Los hombres que no amaban a las mujeres" y tal cual me sucede con Avatar, reconozco que no es una obra magistral de la literatura, pero desde luego tampoco es el típico best seller. En mi opinión calificarla así, sería muy injusto.

    A través del personaje de Lisbeth, Larsson aprovecha para deslizar una crítica rabiosa al modo en que la sociedad sueca, aparentemente ordenada y tolerante, y tremendamente cruel, tratar a aquellos que no parecen encajar en sus normas.

    Creo que esa feroz crítica social es en realidad, el tema fundamental del libro, por encima incluso del misterio y la intriga, que es la que nos engancha.

    Es un ataque contra la violencia que sufren las mujeres, contra la doble moral, contra los abusos de poder de cualquier tipo (empresariales y financieros, familiares, etc.) y contra aquellos que pretenden ocultar esa realidad.

    Creo que esto, es sin duda lo que aleja a esta novela, de ser un simple producto de entretenimiento.

    Considero además, que está muy bien documentada, lo que por otra parte, no es de extrañar, siendo Larsson como era, un periodista de investigación.

    Así es que, sin buscar más de lo que hay, a mi sí que me gustó.

    A veces tenemos demasiados prejuicios a la hora de leer, escuchar música o ver arte. Y como dice Antonio, más arriba, con el que estoy totalmente de acuerdo, el universo literario y en general todo el arte, no se mide en blancos y negros. Grises de hoy, pueden ser blancos impolutos de mañana.

    Desde luego, si puedo, este verano intentaré leer las dos que me faltan y los "y pico mil" libros más, que tengo pendientes...


    Muchos besos JOSELU y feliz noche.

    ResponderEliminar
  20. No he leído ninguno de sus libros. No soy aficionada a los best sellers porque no responden a mis intereses generales y en ellos no encuentro nuevas respuestas a mis preguntas. A pesar de ello, no pretendo en ningún caso con mi comentario situarme por encima de sus lectores, creo que cada producto cultural cumple su función y está destinado a un determinado público. Me parece que el hecho de conseguir ser leído en estos tiempos es un reto conseguido, si además consigues éxito de ventas, implica que además de vender el producto lo has publicitado con cierta soltura. No despiertan mi interés estas novelas, pero creo que cumplen con cierta labor social, en el sentido en que logran que un público hasta entonces no lector, se interese por los textos, más allá de su calidad literaria. Buscan entretenimiento fácil, como yo cuando al final del día me siento frente al televisor a ver cualquier serie de televisión con unos temas y unas respuestas tan novedosas como las de estas novelas.
    Por otro lado, puede que a través de Dan Brown haya gente que se haya interesado por determinadas obras de arte y que incluso hayan visitado el Louvre por sentirse como su protagonista. El éxito es algo tan efímero como inexplicable, y a veces puede ser el punto de partida para llegar a otras áreas a las que ese lector, quizá, no hubiera accedido de otro modo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Bona nit, Joselu.

    No los he leído todavía. Sí he visto la primera película del primer libro, y me atrapo la trama, y los personajes pricipales. Las escenas de violencia, me sobresaltaron, imagino que en el libro serán más intensas. Este fin de semana en la casa de culatura del pueblo, proyectan la segunda, que pertenece al segundo libro.

    Puede que el éxito de Larsson pueda estar en su muerte repentina, justo después de terminar la trilogía.

    He leído a Mankell en "los zapatos italianos" y "el chino", me gustó mucho.

    Un abrazo muy sereno para ti,
    Naia

    P.D.- No pensé en el tantra al construir el poema. Es mi forma de sentir y creer en ello. Pero tienes razón...se siente tantra, es tantra.

    ResponderEliminar
  22. Joselu,

    He visto la película que corresponde al segundo libro de Larsson y me gustó mucho. Me levanté de la butaca, contenta de haber visto una película con tintes policíacos y drama. Con ganas de ver más.

    No sé como es el libro, pero en la película hay escenas impactántes.

    Un abrazo muy sereno para ti,
    Naia

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...