Páginas vistas desde Diciembre de 2005

sábado, 31 de octubre de 2009

En la pista de hielo


Fin de semana. Una detención en el proceso. Desconectar de la ilación de historias referentes al instituto tras una jornada de fiesta –la Castañada- que fuimos a celebrar a la pista de hielo del F.C. Barcelona. Ambiente barcelonista. Había que llevar guantes para coger los patines. Fotos en la pista, escenas de afecto entre profesores y alumnos. Ser profesor es mostrar la capacidad de empatizar con adolescentes. A veces ello se acercan a ti, pero otras veces hay que buscar la forma de acercarte a ellos, de tenderles un puente hasta ti. No siempre es fácil. En ocasiones la relación entre alumno y profesor es conflictiva, difícil, dramática. Pero un puente tendido a tiempo en una salida extraescolar puede ser un buen punto de encuentro. Una relación escolar es una relación profundamente humana. No todos los alumnos están hechos de buena pasta, pero la mayoría sí. Son sensibles al acercamiento, al afecto, a las buenas maneras.

Me pregunto si algunas relaciones difíciles, complicadas o dramáticas no son a veces un encubrimiento de una intensa llamada de atención. Pienso en si un alumno de tercero de ESO, de corta talla y diminuto, pero de poderosa personalidad; con una historia personal trágica; de buen nivel pero de formas ariscas, irrespetuosas, a veces insultantes, con el cual no es difícil chocar, no encubre bajo sus actitudes una clamorosa petición de ayuda. Quizás él se comporte de forma hiriente, tal como le han tratado en su vida repleta de dolor. El profesor sabe algo de su historia personal y se estremece íntimamente. El profesor sabe algo de lo que significa el dolor y la agresión en la infancia inicial, en la infancia y en la adolescencia. No todo el mundo tiene la suerte de contar con una familia normal. Hay quienes viven demoledores dramas desde que nacen. Y estos dramas los hacen esquinados, difíciles, extraños, desquiciados pero a la vez deseosos de equilibrio, hundidos muchas veces en un complicado cenagal emocional.

El profesor, si ha vivido un drama semejante en sus días de niño, puede empatizar con él y a la vez chocar intensamente. No hay una solución fácil. Le gustaría poder vivir con buenas vibraciones este encuentro que se contemplaría desde la seguridad de un saber estar en el plató, desde la seguridad de tener un terreno firme al que asirse. Sin embargo, en otras ocasiones, los mundos disimétricos o simétricos se buscan, se atraen a la vez que se repelen. Este alumno al que me refiero es muy diferente en el encuentro personal -en la intimidad- al encuentro en medio de la clase. En el primer ambiente es razonable, humano, dulce, pero en la clase es terrible, agresivo, contestón, con la misma persona que momentos antes ha demostrado su simpatía y sus ganas de encuentro en un lugar aparte. El profesor sabe que ha de llamarle la atención, de contestar socialmente a su desafío, ha de reprobarle y sancionarle. No queda otra opción. Pero en su fuero íntimo y más profundo siente una fuerte atracción personal por el drama de este muchacho que se encuentra desnortado y con ganas de un guía personal que lo acerque a unos instantes de equilibrio y serenidad. ¡Ah, la serenidad! Un estado que algunas personas felices son capaces de desarrollar, de experimentar, de vivir. Mucho me temo que este muchacho de corta talla -lo que debe acentuar su necesidad de imponerse frente a un mundo agresivo- sufre profundamente y su risa es una mueca dramática que muestra su anhelo de felicidad.

¡Cómo me hubiera gustado habérmelo encontrado en la salida! ¿Cómo manifestarle mi afecto y mi confianza en él sabiendo que a la vez he de sancionarle por su comportamiento totalmente inadecuado? ¿Cómo encontrarme con él cuando todo nos lleva a chocar en la superficie. Él lo necesita porque ve en mí un doble de su situación, pero a la vez necesita mi réplica, mi respuesta, mi afecto, la seguridad que yo le pueda dar, seguridad que yo he de conseguir para poderle orientar aunque nuestra relación sea un auténtico calvario. A veces los padres o los profesores hemos de ser el frontón donde choquen violentamente las pelotas que lanzan dramáticamente adolescentes buscando perdón, expiación, ayuda, necesidad de cambio o felicidad en suma.

En los carteles gigantes del F.C. Barcelona, a la entrada del Skating, figuraban fotos de Iniesta o Messi con unos textos de origen budista, textos que me reclamaron, y me hicieron saber que el espíritu sopla en cualquier parte, y que cualquier lugar es propicio para encontrar sabiduría, la sabiduría del enfrentamiento que no tiene lugar, que no ha de tener lugar fuera del escenario inevitable porque detrás entre bambalinas los contrincantes nos abrazamos fraternalmente. Quiero pensarlo así.

martes, 27 de octubre de 2009

Insomnio


Esta madrugada me he despertado a las tres muy inquieto, y en seguida me ha venido a la mente el motivo de mi despertar alterado. Pensaba en la clase que tendría que dar ese día a un grupo de tercero de ESO a las doce y media de la mañana. No he podido dormir más y dando vueltas en la cama hacia un lado u otro, intentaba pensar qué podría hacer para reconducir esa clase que sueleser desastrosa, por la hora o por la materia o por las circunstancias que acompañan a uno mismo.No he podido dormir más dominado por la ansiedad que me producía la llegada del nuevo día.

Todo ha ido aceptablemente bien hasta que ha llegado el momento de enfrentarme a ese curso de tercero de ESO ante el cual cualquier sistema está condenado al fracaso. Antes ha venido a vernos una excompañera que ha conseguido la jubilación anticipada por padecer cáncer, felizmente superado. Recuerda la dureza de los cursos a que tuvo que enfrentarse en los últimos años, la dureza y la estructura burocrática del centro que implica reuniones continuamente, actas, valoraciones, programaciones y una política que favorece continuamente a los alumnos más conflictivos que saben que no pueden temer nada del sistema disciplinario.

He llegado y, a pesar de mi buena voluntad, lo más magnánimo que puedo decir es que no ha funcionada nada de lo que había ideado a lo largo de la noche y de los últimos días. ¿Qué actividad hacer a una hora en que están agotados y extenuados? ¿Conseguir un clima de silencio? No sé si se darán cuenta pero esto es una broma porque el silencio es una excepción que les molesta a mis alumnos. Están acostumbrados al rumrum, a las intervenciones de los descarados y graciosos de la clase que provocan una reacción en cadena continuamente. Cualquier actividad fracasa porque a esa hora no están ya para más esfuerzos. Las clases magistrales no funcionan, los ejercicios individuales tampoco porque no están para más trabajos. Hay, por el contrario, magníficos alumnos que necesitarían de un clima de atención y trabajo para poder rendir. Dentro del desorden general adviertes que hay cinco o seis alumnos que siguen la clase, que preguntan incluso, que quieren saber, que merecerían otro ambiente. Los considero heroicos en poder seguir el desarrollo del profesor en medio del caos general. Alguno de estos alumnos es inmigrante marroquí, una muchacha con deficiencias físicas que necesita de asistencia para poderse desplazar, pero, para mi sorpresa, esta muchacha me plantea muchas preguntas interesantes a las que me esfuerzo en contestar. Es la única que pregunta con clara intención y de forma muy certera. El ambiente de la clase no le afecta.

Alguien dijo una vez que los alumnos son como animalicos, que se mueven por ciclos biológicos, o temporales. Y algo de esto he de admitir. Estos alumnos tomados a otra hora son totalmente inofensivos e incluso se pueden hacer cosas con ellos. A la hora en que yo los recojo, por decirlo de alguna manera, es una odisea mantener el ánimo y la moral. ¿Qué puedo pensar después de una clase como esta? Les pregunto. Ellos sin perder la compostura, aunque gritando, me responden que me tome un cortadito, y que cómo están ellos. Cuando quiero hablarles de corazón a corazón, me espetan que si soy afeminado por mi extrema sensibilidad, que lo único que pasa es que es una mala hora.

Nadie de los que teorizan sobre la enseñanza podría dejar de observar una clase de estas características, y yo me pregunto si es lógico tener a unos muchachos de quince años encerrados a contre coeur tantas horas recibiendo información sobre figuras retóricas, la estructura de la oración compuesta, o lo que constituye la esencia de lo literario. Me veo ridículo explicando estas cuestiones que sólo llegan a unos pocos, muy pocos, pero el resto a determinadas horas no están para nada salvo para hundirle la moral, la poca que le queda, al profesor de turno. Cuando comenta esto en la sala de profesores se encuentra rápidamente a otros compañeros que reconocen padecer insomnio muchas noches esperando la jornada laboral del día siguiente. Eso sí tomándoselo con mucho humor. ¿Dar clase? ¿Avanzar materia? ¿Promover la comprensión lectora? Es prácticamente inútil. Lo poco que se puede hacer es minúsculo. No me extrañan los resultados del informe PISA sobre comprensión lectora. Mis alumnos no son capaces de entender la mayor parte de los enunciados de las preguntas que se les hacen, y el clima para ayudarles a resolverlos, les aseguro que no son los más adecuados.

No sé dónde trabajarán otros de mis compañeros que leen el blog. Mi centro está en una barriada muy compleja socialmente, en que la mayor parte del alumnado es inmigrante en difíciles condiciones de subsistencia. El acceso a la cultura es pura ciencia ficción.

¿Qué se puede hacer? Intentar no sufrir, supongo y saber que lo que es imposible es imposible. Pero les aseguro que en estos contextos tan difíciles hay alumnos que luchan por hacerse un hueco, por progresar, por aprender. Supongo que por ellos sobre todo seguimos en la brecha a pesar del insomnio nocturno.

viernes, 23 de octubre de 2009

La vida al tablero


Mis alumnos de segundo de bachillerato temen El Quijote. Es una lectura que entra en la selectividad, no la totalidad de la obra sino una selección arbitraria de capítulos que no permiten mantener la continuidad de la narración. Llegan a clase con ediciones voluminosas de la obra y las miran espantados de sólo pensar que tendrán que llevar cada día ese tocho a clase, eso y leerlo aunque sea solo parcialmente.

El profesor ha de hacer uso de todo su arte para convertir esta tortura potencial en alumnos no especialmente interesados en la literatura –más bien muy poco- y hacerles concebir la obra como un juego literario o metaliterario gozoso y entretenido. El Quijote en su tiempo fue tomado en España como un espléndido libro de humor que suscitaba carcajadas a troche y moche. El profesor piensa en cómo introducir la obra poco a poco. Durante un día o dos hemos hablado de la narrativa anterior a la invención de la novela moderna. Las novelas sentimental, pastoril, de caballerías, morisca y bizantina. Personajes de alta cuna y elevados sentimientos que vivían aventuras inspiradas en el amor cortés o en modelos neoplatónicos del amor. Pero todas tenían en común que eran inverosímiles. Esto cambia con una novelita de corte aparentemente autobiográfico y de autor desconocido publicada aparentemente en 1554 y titulada El lazarillo de Tormes. Un personaje de origen humildísimo cuenta su historia a un tal Vuestra merced desde que era niño hasta la culminación de su suerte en que vive casado con la barragana de un arcipreste. Todo cambia a partir de esta novela. El modelo inverosímil se transforma en creíble y realista. Y además, y esto es fundamental, el personaje protagonista se transforma a lo largo de la novela. La vida y la experiencia le cambian, le van modelando y haciendo evolucionar de niño inocente a adulto cínico. Ha nacido la novela moderna. Es imposible imaginar El Quijote sin la aportación de los géneros literarios citados más arriba y sin la experiencia narrativa de El Lazarillo que cambia el modelo de contar una historia.

Pero nada de esto parece conmoverlos. El estudio de la literatura, de la historia de la literatura, es un juego de modelos literarios. Es difícil que participe en ese juego aquel que no tenga curiosidad por la lectura y que tome los libros como ariscos enemigos. Sin embargo, hoy cuando llegábamos a la figura de Miguel de Cervantes, les he introducido su obra iniciada en 1585 con la primera parte de La Galatea (novela pastoril) que escribió después de haber vuelto de los cinco años de cautiverio en Argel. Pero hasta 1605 Cervantes no vuelve a publicar nada. Son veinte años de vacío, aparente al menos. En 1605 publica El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. ¿Qué ha pasado en ese tiempo? Les he sugerido hacer un guión de la biografía de Cervantes. Esto les ha interesado y han empezado a hacer sacar humo de los ordenadores. En seguida han surgido las sorpresas. La vida de Cervantes dista de ser dichosa y fácil. Heridas de guerra, cautiverio, varias estancias en la cárcel, matrimonio fracasado, un profundo fracaso en el mundo del teatro que tanto interesó a nuetro autor… Llega a los cincuenta y ocho años, una edad ya avanzada, y publica esa novela que iba a revolucionar el mundo narrativo. Tuvo un gran éxito, pero entonces no existía la SGAE y Cervantes no cobraba de las ediciones que se hacían de su obra. Pocos años después estaba traducida al inglés (1612). Desgraciadamente El Quijote fue más apreciado y comprendido fuera de España donde fue considerado como un relato paródico y de humor. La vida para Cervantes no fue fácil y no salió de dificultades económicas pese a su éxito. Diez años después publicó, a punto de morir y con sesenta y ocho años, su testamento literario, una segunda parte de la novela, todavía mucho mejor que la primera, La segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha, precedida sorprendentemente por una continuación apócrifa, firmada por un tal Avellaneda, en Tarragona en 1614 y que hirió profundamente a Cervantes porque el autor había utilizado a su personaje sin haber entendido nada de su esencia. Podemos decir que la segunda parte no hubiera sido tan excelente sin el juego literario que se establece con el falso Quijote al que Cervantes continuamente quiere desmentir y desacreditar. El falsario Avellaneda en su dialéctica con Cervantes hace que la obra alcance niveles estéticos extraordinarios e inigualables. Y en la novela junto al humor, la más terrible decepción vital, la constatación de un fracaso que sólo la conciencia del genio que fue pudo atemperar. El dolor y el sufrimiento promueven a veces obras de una dimensión muy profunda. Recuerdo que leí El Quijote con veinte años por primera vez y me pareció una obra tremendamente divertida. Cuando lo releí años después, su lectura me llenaba de melancolía. La derrota del héroe en Barcelona me conmovía hasta extremos difíciles de imaginar, tras la secuencia tristísima del desencanto imposible de Dulcinea. Pero no sé si todo esto será capaz de conmover a mis berroqueños alumnos fruto de unas circunstancias y un ambiente nada propenso a la valoración estética y de la melancolía. Pero no será por mi parte que no lo intente a pesar de mis dudas. Cuando algún descerebrado pone en cuestión frívolamente a los profesores me digo si no se dan cuenta del nivel de riesgo que supone enseñar porque en este desafío literario en que estoy empeñado sé que he de poner mi vida al tablero, mi vida espiritual al menos. Y no hablo en broma.

lunes, 19 de octubre de 2009

La fascinación del mal

Como profesor de secundaria y/o bachillerato he de constatar el elevado interés que suscita el nazismo entre mis alumnos. No porque se consideren adeptos de la causa nazi, no, ni siquiera la conocen ni bien ni mal, sino por la pervivencia de cierta simbología y la atracción que suscita el mal y su estética. El nazismo ha eclipsado a cualquier otro avatar político del siglo XX. El comunismo está olvidado ¿se imaginan? Stalin, salvo en países del este y en los que suscita sentimientos más poderosos, ha pasado a un segundo orden. Las guerras mundiales entre nuestros adolescentes son papel mojado, del mismo modo que nunca llegarán a saber del genocidio armenio, las matanzas terribles de la URSS de Stalin, la misma guerra civil española es un trasfondo totalmente olvidado (¿para bien?), la represión soviética en Hungría, Checoslovaquia, Polonia, la guerra de Corea, Vietnam, el genocidio de los tutsis de Ruanda, la Camboya de Pol Pot… Nada de eso existe en la mente de nuestros adolescentes. Pero sí que existe la imagen siniestra de Hitler como un ente incomprensible y fascinante. Cada año en Catalunya los alumnos eligen sus trabajos de investigación en segundo de bachillerato. Muchos de ellos recurrentemente vuelven al nazismo, a la solución final que se programó en Wansee o a los campos de exterminio. Para bien o para mal, Hitler es probablemente el personaje más popular del siglo XX en términos históricos, claro está.

La historia se desvanece, pierde espesor, va aniquilándose y nuestros adolescentes no viven condicionados por ella. Ésta carece de interés para ellos. Como tantas otras cosas. Pero hay algo que les interesa como metáfora, aunque no conozcan este término: la presencia del mal, la presencia absoluta del mal. Hitler ha centrado el siglo XX como personificación del mal, fruto de una mente enferma, pero que consiguió con éxito socializar su visión del mundo entre un pueblo cultivado al que logró convencer de la superioridad de la raza aria y el carácter de bacilo de los judíos. Pocos casos hay tan tremendos en la historia de la humanidad y que tuvieran unas repercusiones tan apocalípticas. Millones de personas fueron eliminadas, según los parámetros de la más moderna y eficiente industria. Unos eran discapacitados, otros eran homosexuales, otros eran gitanos, la mayoría eran judíos. Esta apoteosis del mal logra enraizar entre la culta sociedad alemana y convierte su mayoría a Hitler en su líder espiritual, un personaje venido de los bajos fondos, artista frustrado, visionario enfermizo pero dotado de una incendiaria oratoria que logró seducir a los alemanes y que consigue, como encarnación del mal, seguir seduciendo a multitud de creadores como cineastas y escritores que vuelven una y otra vez a esa metáfora del mal para condenarla una y otra vez.

¿Por qué esa atracción por el mal? ¿Por qué esa fascinación por el lado oscuro de la historia? No conozco la respuesta, pero sí que puedo sugerir que el nazismo y su cabeza visible Hitler poseen una extraordinaria plasticidad. El nazismo es una obra de arte como también lo fue el ataque a las torres Gemelas de Nueva York y al que hemos vuelto en centenares de ocasiones. La estética nazi, el color negro de sus uniformes, la calavera de las SS, la amoralidad absoluta, las matanzas abominables de las que se hizo responsable todo un pueblo que no quiso saber o que sabía demasiado pero se sentía fraterno de esa comunión en el mal… Todo ello ofrece un panorama que no deja de seducir, no digo que para ser partidario de ello, sino como participante y admirador estético. Estética que una cineasta como Leni Riefensthal llevó a la pantalla magistralmente en la trilogía de Nuremberg en la que destaca La voluntad de poder, o posteriormente en Olimpiada en las que se muestran imágenes magnéticas e impresionantes.

Me inquieta que sean estas imágenes las que mis alumnos de la ESO y bachillerato tengan como especialmente seductoras. Me temo que en toda la seducción del nazismo a la que sucumben todos los que lo atacan, salvo, entre otros, Primo Levi en su extraordinaria trilogía que comienza por Si esto es un hombre o Hanna Harendt en sus lúcidos análisis del nazismo, hay un factor de fascinación. El nazismo es un fenómeno estético, de ahí su inmenso poder de seducción y que ha podido con el que pudo suponer el comunismo, sus símbolos y su ideología.

¿Por qué se publican si no tantas obras que tienen como referencia a Hitler y el nazismo o se filman películas que se rinden a esa extraña fascinación del mal? ¿Por qué es el tema estrella entre tantos otros posibles entre los alumnos de bachillerato? ¿Cuándo podremos olvidar este apartado de la historia como hemos olvidado otros tan terribles también? ¿O no podemos olvidarlo y hemos de volver recurrentemente a él para condenarlo, para mostrar lo que de profundamente humano (o inhumano) hubo en ello? ¿Rememorarlo para no volver a ello aunque la historia nos empuje desde ópticas distintas a escenarios que un día pueden ser parecidos a aquel tan desolador?

El mal seduce y ciertas encarnaciones del mal son extrañamente poderosas.

jueves, 15 de octubre de 2009

La buena educación

Ilia Popescu es un muchacho rumano que llegó a España hace año y medio. Este no es lógicamente su nombre verdadero. Hoy lo traigo aquí porque me atrae reflexionar sobre él. Es un chico de pelo negro con flequillo y que contrasta poderosamente con todos sus compañeros. Cuando conoció a su tutora de tercero de ESO a principio de curso le llevó una manzana como obsequio y reconocimiento. Parece ser que es una costumbre en Rumanía. La tutora se quedó boquiabierta pero luego advirtió el sentido del regalo. Ilia es un alumno extraordinariamente educado y su comportamiento sin ser pelota se puede decir que está lleno de detalles. Quiero aclarar que no es pelota porque observo que lo que hace le sale de dentro. Cuando llega la hora de salir de clase hay que poner las sillas encima de las mesas, bajar las persianas y apagar las luces. Mis alumnos están tan deseosos de salir que consideran una ofensa que se les recuerde que tienen que poner las sillas en orden. Lo hacen a regañadientes. No así Popescu que coloca más de las que le corresponden y baja las persianas con suma cortesía. Siempre que salimos de clase se despide de mí y me da las buenas tardes o buenos días.

Desde el Aula de acogida a los alumnos inmigrantes se me ha advertido de las probables dificultades que tendrá este alumno con la lengua y que convendría hacerle una adaptación curricular. He visto su rendimiento en estas semanas de clase, he leído su carta de amor siguiendo la estela de la Jeni y puedo decir que ésta fue una de las mejores, de las más poéticas y de las más ricas conceptualmente, a pesar de sus dificultades lingüísticas. Popescu ha aprobado el primer examen con buena nota en una lengua que no es la suya, pero se ve que ha estudiado y eso el profesor lo advierte. En su caso relativizamos algunos errores ortográficos, fruto de su confusión con el catalán, y apreciamos el gran esfuerzo que hace el chaval.

He traído este caso aquí, porque quiero poner de manifiesto lo que significa un alumno que respete a sus profesores y a sus compañeros, que sea responsable y educado, trabajador, honesto y lleno de buenas maneras que inducen inmediatamente a la consideración. Contrasta con las formas ásperas de sus compañeros, formas también llenas de matices y dignas de estima pero mucho más primarias. Parece que en España estamos perdiendo los matices de la cortesía, de la cordialidad, del buen entendimiento, de las buenas maneras.

Me contaban esta semana que una cajera ecuatoriana se había acostumbrado en el súper donde trabajaba a que nadie le saludara ni se despidiera de ella. Ella tras varios años en España se había dado cuenta de que aquí no somos demasiado detallistas ni corteses y había terminado por acostumbrarse a esa aspereza y falta de delicadeza. Un día un cliente la saludó y la llamó por su nombre –que llevaba en una placa- y ella casi se estremeció, tan raro era ese trato. Casi se le saltaban las lágrimas.

Cuando especialistas destacados en educación ponen de manifiesto que es buena y saludable la actitud displicente de nuestros alumnos, que es sana su rebeldía y que son encomiables sus malas maneras, y especialmente dignos de valoración su rechazo de la cultura porque los profesores resultan aburridos y les hacen estudiar y trabajar, así como mandarles deberes para casa y que les sometan a exámenes memorísticos que se olvidan tan pronto como se empollan, les pondría – me pondría- como referencia a Ilia Popescu, un alumno que todavía conserva la educación en su formación, la educación y el sentido del esfuerzo así como la de la consideración hacia sus profesores.

La mala educación es contagiosa. Los alumnos extranjeros cuando llegan a España procedentes de Latinoamérica, el Magreb, China, Pakistán o la India o también Rumanía se dan cuenta de nuestras malas maneras, Muchos se contagian de ellas a pesar de provenir de sociedades sumamente cuidadosas en el trato personal y en la consideración de los profesores. Otros siguen manteniendo un trato exquisito que contrasta con esa hosca y abrupta forma de relacionarse que estilamos aquí. Ilia Popescu me ha confirmado la confianza en esos muchachos que llegan sin nada pero que aprecian la cultura, la educación, el trabajo y el esfuerzo. Su ejemplo casi es revolucionario. La buena educación es revolucionaria. ¿No les parece?

lunes, 12 de octubre de 2009

En el sur de Francia

Este fin de semana del Pilar lo hemos pasado en familia en el sur de Francia. Concretamente el el municipio de Osseja, muy cerca de la frontera. Nos agrada la cortesía francesa, su sentido del humor, el cuidado de sus pueblos, el agua abundante de sus ríos… Hemos ido dos familias con nuestros hijas. Por la noche era el momento de cenar en compañía y de interesantes conversaciones. Quiero compartir una de estas conversaciones que mantuvimos Jorge y yo con un botella de Borgoña del 2003 que estaba delicioso.

La cuestión era si los libros digitales conseguirían imponerse a los soportes tradicionales de papel. Jorge no es nada romántico como parece sugerir su profesión de ingeniero. Según él, actualmente las editoriales lo que hacen es vender papel. El precio de los libros estriba en el número de hojas que tienen. Si se extendiera el formato digital, entraría en crisis esta valoración. Le digo que las editoriales deben temer el momento de extensión de los archivos digitales. ¿Quién impediría que los archivos informáticos se piratearan? Por sofisticados sistemas anticopia que hubiera, siempre habría alguien que lograría sin mayores dificultades desblindar el sistema y distribuirlo. De hecho en EMULE circulan versiones digitales de multitud de libros de actualidad. Conozco a quien posee un libro digital que le ha costado 300 euros y que ha almacenado centenares de obras sin pagar, entre ellas la trilogía de Millenium de Stieg Larsson. ¿Qué pasaría con los derechos de autor en el momento que se extendiera el soporte digital? Sería la misma cuestión que ocurre con la música y las películas. Pocos pagan. Si la opción es tener un producto sin pagar o pagando, la inmensa mayoría de las personas optan por no pagar.

El debate entre Jorge y yo pasa entonces a la cuestión de la piratería, el hecho de que cualquiera pueda descargarse sin pagar una película, un disco (o una discografía) o el conjunto de la obra literaria de un autor. Lo que al principio parece una idea genial, el hecho de que el arte sea de libre acceso, se convierte en una realidad perversa que tiene consecuencias nefastas. ¿Cuántos videoclubes han cerrado por falta de negocio? ¿Cuántas salas de cine han cerrado por falta de público? Le hablo a Jorge de las salas de repertorio, aquellas en que se podían ver programas dobles de cine de películas de no estricta actualidad, pero de gran calidad. Estas salas de repertorio han desaparecido. Ya nadie va al cine si no es a ver a precios abusivos películas de rabiosa actualidad. El cine ha quedado circunscrito a la última novedad en cines formato de multisalas. ¿Acaso esta reorientación del cine y empobrecimiento de la oferta tiene también que ver con la piratería? ¿Acaso los altos precios de las salas cinematográficas tiene también relación con el hecho de la piratería, el saber que todo se termina copiando y descargando?

El pirateo tiene consecuencias negativas para multitud de trabajadores que no son los grandes directores cuya leyenda los pinta enriquecidos y cresos y que son la justificación de muchos para practicar el pirateo. Los directores y los cantantes a los que imaginamos forrados. Me pregunto si la realidad de la copia ilegal no afecta al fundamento de la creación artística. ¿Qué director, actor, músico, escritor seguirán creando con la misma convicción si saben que su obra artística va a ser inmediatamente copiada y distribuida?

Jorge se posiciona en que los creadores suelen cobrar subvenciones, pero esto no lo veo así. Es posible que algunas películas tengan subvención, pero la música y la literatura no suele tener subvención. Jorge añade que pagamos un canon digital que en cierta manera legitima nuestra tarea de piratas. No me convence. Pienso que el hecho de la piratería es negativo para la creación, y que en el caso de los libros digitales puede ser letal para el mundo literario. ¿Quién elegirá pagar si puede tener las obras gratuitamente?

Se me ocurre un sistema de descargas legales con coste reducido. Por ejemplo si descargamos películas y si estas tienen más de cinco años de antigüedad, pagar un euro, igual con los discos. Si son entre cinco y un año de antigüedad, pagar dos euros, y si son recientes pagar entre tres y cinco euros. Yo soy un amante del cine clásico, y no me parece justo pagarlo a precio de cine de actualidad. Si quiero bajarme la filmografía de Bergman, unas veinte películas por ejemplo, poder hacerlo por veinte euros en forma de pack o bien seleccionando películas.

La botella de Borgoña está bajando peligrosamente y no acabamos de ponernos de acuerdo. ¿Cómo reactivar la costumbre de ir al cine, sobre todo a esas salas que señalaba como de repertorio y que ofrecían una calidad infinitamente mayor que cualquier versión pirateada? El cine está hecho para ser visto en pantalla grande. ¿Es un proceso que ya no tiene solución? Hay multitud de jubilados, gente joven o parados que pueden encontrar en una sala de cine unas tardes de enriquecimiento personal. Serían necesarios unos negocios que ofrecieran unas posibilidades de ganancia razonable y que deberían contar con salas llenas. ¿O el cine en el formato que nació ya está definitivamente desaparecido?

Mucho me temo que el cine, si sigue este proceso imparable de pirateo pierda el gusto por el riesgo y se centre en productos estereotipados, comerciales y dedicados al gusto de consumo masivo e inmediato. Y ¿qué decir de la literatura si esta puede al final ser copiada sin ningún control? ¿Quién controlará la calidad de los textos? ¿Quién se arriesgará a crear? Me tomo mi último sorbo de Borgoña y unto oloroso queso camenbert en el pan . ¿Ha llegado el momento de poner coto a las descargas descontroladas? Sé que entre mis alumnos hay una cultura generalizada de la copia o la descarga alegal. ¿Cómo convencerles de lo contrario?

miércoles, 7 de octubre de 2009

Beatrice

Dar clase de literatura en bachillerato es una fuente de posibilidades pero también de desencantos. Hay pocos alumnos que estimen la literatura, que comprendan su alcance, que se den cuenta de su dimensión estética y humana. Creo que el pensamiento que domina nuestra civilización es demasiado pragmático (contra ello alertaba Cortázar), demasiado alicorto y poco ambicioso de grandes ideas o ideales. Los chavales suelen debatirse exclusivamente en torno a sus problemas inmediatos y apenas ven un ápice de poesía, un lenguaje extraño y anómalo. Esta constatación de la pasión por el presente que devora todo, que absorbe todo en un vórtice colosal, la he ido confirmando en las sucesivas generaciones de alumnos que han pasado por mí. Sé que para muchos partidarios de la nueva pedagogía, el pasado es un lastre insoportable y un ejercicio pueril de nostalgia. Nos debemos al tiempo que late aquí y ahora, patrón absoluto de nuestra vida, de nuestras expectativas y de nuestras ambiciones. Esto es lo que hay parece ser el eje de nuestro pensamiento contemporáneo. No importa lo que pudiera ser, lo que tal vez sea, lo que fue o lo que será, importa definitivamente lo que hay. Las utopías no son ya un código de nuestro tiempo, subsumidos en el devenir incesante de nuestros días y nuestras noches. Y con nuestras concepciones juzgamos todo el pasado.

El otro día una alumna de bachillerato, comentando el enamoramiento de Dante de la niña Beatriz Portinari, a la que vio por primera vez cuando aquella tenía ocho o nueve años, afirmó con contundencia que Dante era pederasta. No supe qué contestarle. Decirle tal vez que aquello fue un enamoramiento platónico, que un poeta puede enamorarse imaginativamente de una niña como realmente pasó, pero eso no significa que fuera un agresor sexual o un protodelincuente. Beatriz protagonizó la Vita nuova poco después de su muerte, y antes ella fue el eje de la nueva corriente literaria llamada dolce stil nuevo en que emerge Beatriz como dona angelicata, intermediaria entre dios y el hombre, mujer idealizada que promueve al hombre a la perfección espiritual. Es la superación de las concepciones cortesanas del amor. Dante amaba a Beatriz pero según nuestros criterios modernos era un pederasta. Así al menos lo pensaba la muchacha que he citado al principio de este párrafo. Supongo que el mismo problema encontraríamos en un escritor genial como Lewis Carroll y su pasión por las niñas que se proyecta en su extraordinario Alicia en el país de las maravillas. Del mismo modo Antonio Machado conoció a Leonor cuando ella tenía trece años y se enamoró de ella poco a poco. Se casaron cuando ella tenía dieciséis. Como Beatriz, Leonor moría poco después desvaneciéndose la historia de amor más auténtica de la vida de Antonio Machado. Dante hizo protagonista de su obra más emblemática, La divina comedia, a su amada Beatriz que simbolizaba a la fe, junto a Virgilio que era símbolo de la razón.

Aquel amor extraordinario para la historia de nuestra cultura fue maravillosamente provechoso y lleno de densidad poética y simbólica.

Es el problema de enjuiciar el pasado con criterios del presente de los mass media. Y la historia de la literatura es el recorrido por las más hermosas fábulas de todos los tiempos que se afincan en su momento, en las concepciones de su tiempo, con las limitaciones que esto supone y la maravilla que implica que veamos, en estas concepciones del pasado, cercanía a nuestro presente. Pero no podemos juzgarlo únicamente desde nuestro presente. En esto creo que reside buena parte del problema que da hoy consistencia al post. Hay dificultades enormes para acceder a la literatura del pasado, al sentido de sus mitos, a sus ideales, a sus búsquedas estéticas y humanas, porque somos prisioneros de nuestro tiempo, un tiempo como he dicho arriba absorbente y lleno de tecnología, pero que a la vez se cree que es el único tiempo que ha existido siempre. Por eso ya nuestros alumnos no buscan en el pasado referencias humanas o artísticas. El pasado se ve definitivamente muerto y el presente que existe es el de los cinco minutos en que estamos, y el tiempo pasa, a su juicio, terriblemente lento, y la sensación que surge continuamente es la de aburrimiento, necesitando continuamente estímulos que atenúen ese elan vital de sentir que precisamos de más velocidad, más efectos especiales, más acción, más entretenimiento. No soportamos el espacio vacío ni el vértigo del pensar que antes del nuestro hubo otro tiempo, otros tiempos tan cruciales como el que vivimos ahora y tal vez más densos.

Desplazar a un adolescente a otros tiempos es uno de los mayores desafíos que pueden encontrarse en la enseñanza. Es terriblemente difícil. Pero tengo la impresión de que los profesores, contagiados masivamente también de presente, tampoco ya son capaces de entrar en otros tiempos. El aquí y el ahora lo es todo, no sé si porque nuestra civilización se ha hecho budista en su totalidad o por otra razón, pero sólo existen los cinco minutos en que vivimos, y nuestros alumnos lo entienden así. De esta manera, la inmensa mayor parte del arte permanece opaco a la mirada contemporánea que no acaba de enfocar su lente sobre él, y la literatura es una rémora del pasado, como bien ha establecido el moderno tratamiento de las nuevas corrientes de pensamiento educativo.

domingo, 4 de octubre de 2009

Discurso de Wakefield

He dado muchos discursos sobre educación. Y he hablado sobre responsabilidad. He hablado sobre la responsabilidad de vuestros profesores de inspiraros y haceros estudiar. He hablado sobre la responsabilidad de vuestros padres de asegurarse de que permanezcáis encarrilados, que hagáis vuestros deberes y no paséis cada hora que estáis despiertos frente a la televisión o con la Xbox. He hablado mucho de la responsabilidad de vuestro gobierno de implantar niveles altos, apoyando a los profesores y a los directores, y mejorar las escuelas que no están funcionando, donde los estudiantes no obtienen las oportunidades que merecen.

Pero en última instancia podemos tener los profesores más entregados, los padres que más nos apoyen, y las mejores escuelas del mundo –y nada importará a menos que todos vosotros cumpláis con todas vuestras responsabilidades. A menos que asistáis a esas escuelas; pongáis atención a esos profesores; escuchéis a vuestros padres, abuelos y otros adultos; y trabajéis todo lo duro que hace falta para triunfar.

Quizás no tenéis adultos en vuestra vida que os den el apoyo que necesitáis. Quizás alguien en vuestra familia ha perdido su trabajo, y no hay suficiente dinero.Quizás vivís en un vecindario donde no os sentís seguros, o tenéis amigos que os presionan para hacer cosas que sabéis que no están bien. Pero al final, las circunstancias de vuestra vida- vuestra apariencia, vuestra procedencia, el dinero que tengáis, lo que pasa en vuestra casa –no son una excusa para descuidar vuestros deberes escolares o tener una mala actitud. No es excusa para ser groseros con vuestro profesor, hacer novillos, o abandonar la escuela. No es excusa para no intentarlo.

(Discurso de Barack Obama en la escuela secundaria Wakefield, en Arlington).

No me he resistido a copiar el discurso de Barack Obama a los estudiantes de secundaria de Wakefield que da paso a la reflexión de Ricardo Moreno Castillo sobre el manifiesto No es verdad que fue dado a conocer en junio pasado. En aquella ocasión tuve la necesidad de razonar sobre aquellas cadenas de reflexiones sobre el estado de la educación en España. He recibido personalmente un correo de Ricardo Moreno Castillo en que me remite su contramanifiesto No es verdad que no sea verdad. Lo enlazo aquí para todos los que quieran disfrutar de una prosa contundente contra ese cúmulo de necedades que es el manifiesto No es verdad. Necedades y despropósitos. Necedades en que se carga toda la situación de la educación en España contra los profesores; necedades en que se establece una dicotomía entre tradición y modernidad poniendo a la primera en un lugar ominoso como si la escuela no fuera un puente entre el conocimiento del pasado (de la historia, de la tradición) y el presente, en sus métodos y en sus contenidos; necedad por no abordar ni en un solo párrafo de su ilación hilarante la defensa del conocimiento, de la transmisión del conocimiento en la educación; ni en su olvido de la responsabilidad de los alumnos de respetar dicho conocimiento, a sus profesores, a sus padres y a sus mayores. No se trata de que nuestros alumnos, señores autores del manifiesto, sean peores que los de otras épocas, sino que están inmersos en un sistema fundamentalmente perverso y que ustedes partidarios de la modernidad y de la falta de responsabilidad, olvidan continuamente. El esfuerzo no es popular, sólo hay que preguntar a nuestros alumnos. No les gusta esforzarse. ¿Para qué? Mejor estar tumbados toda la vida en el sofá viendo la tele o jugando al ordenador. Algunos de ellos se salen de este esquema y se esfuerzan, pero el sistema no les ayuda. El sistema ayuda al transgresor, al objetor, al que no tiene nada que decir o no quiere hacer nada. No se trata sólo de poner medios tecnológicos para satisfacer las ansias de modernidad de nuestros alumnos, se trata también de restablecer un espíritu, un ansia de progreso, de mejora y de aspiración al conocimiento. Y en ello, los profesores en lugar de verse encadenados a los savonarolas y los juanjos de turno, deben tener cierta seguridad en su papel de transmisores del conocimiento y del saber de nuestro tiempo y de épocas pasadas.

La comparación entre el discurso de Barack Obama y el tono y argumentario de esa pobre divagación de los firmantes del manifiesto No es verdad, me da medida del alcance de sus reflexiones.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...