Páginas vistas desde Diciembre de 2005

lunes, 23 de marzo de 2009

Lenguaje y silencio

 
Me han remitido este vídeo sobre los incidentes que tuvieron lugar en el centro de Barcelona (en la plaza de Universidad) entre los estudiantes y los mossos de esquadra. La intervención de estos es violenta y contundente pero no brutal. No sé qué pensaréis los que veáis el vídeo. Veo en el mismo a algunos estudiantes mostrando sus libros y gritando que son estudiantes y no delincuentes. Uno de ellos muestra un libro titulado Lenguaje y silencio cuyo autor es Georges Steiner. Pero los mossos no tenían ganas de sutilezas y arremeten contra ellos.

 Hay quien ha acusado a los cabecillas de los estudiantes de haber ocupado durante cuatro meses el edificio del rectorado y llenarlo de porquería, de ser unos vagos que manipulan la voz de la mayoría, de ser un conglomerado de anarquistas e independentistas que sólo buscan armar follón sin ningún interés en dialogar y que en el fondo el rector ha sido un “alma cándida” por haber permitido tantos meses de ocupación.

 Otros vemos una vena romántica en esta rebelión ante el plan de Bolonia que va a venir a transformar la universidad nadie sabe muy bien en qué dirección. Se teme la devaluación de la universidad del conocimiento en dirección de una universidad de la empresa. Nadie lo ha negado con la suficiente contundencia porque nadie sabe cuál es el alcance de la reforma que se va a aplicar. Se cree, se piensa, se opina que no va a tener lugar  esta supeditación de la universidad a los criterios mercantilistas, pero nada es seguro. Algunos afirman que tras la tremenda devaluación de los estudios de bachillerato y secundaria, ahora le toca a la universidad, y que nuevamente habrá universidades de élite y universidades para las masas.

 Se acusa a la juventud de conformismo, de consumismo, de estar sólo esperando para incorporarse a la sociedad del bienestar (vivir de sus padres, tener coche, vivir como pachás), pero en cuanto los estudiantes se rebelan contra lo que se ha decidido a nivel de gobiernos de la UE sin contar con nadie, se les califica de “antisistema”. ¿Alguien ha atendido las dudas y quejas de los estudiantes, excepto decirles que todo estaba ya decidido y que no había vuelta atrás? Ha habido un referéndum –en el que la participación ha sido  baja, cierto- pero en él se ha rechazado por inmensa mayoría el plan de Bolonia. ¿Quieren que participemos en la edificación de la sociedad? Me temo que no, en absoluto. Todo está decidido de antemano y desde arriba. No importaba nada lo que pudieran pensar los estudiantes. Entiendo a veces las posturas críticas  y las batallas campales aunque sean poco estéticas y políticamente incorrectas, porque lo políticamente correcto es votar cada cuatro años e irse a casa a ver la televisión. No hay mayor decepción que contemplar por parte de un joven a la clase política, sus trapicheos, sus martingalas, sus corrupciones, su no escuchar salvo lo que ordena su partido, su desprecio  ante lo que manifiestan los ciudadanos. No hay nada más desesperante que asistir a una sesión del parlamento español para darse cuenta de qué categoría de políticos legislan. Nadie escucha a nadie, abucheos, hablan mientras algún diputado expone algún tema, pateos… No sé quién es peor. Es posible que lo que hayan hecho algunos estudiantes sea violento pero en el fondo simpatizo con ellos.  

Recuerdo un exalumno que se preparaba para entrar a los mossos en la sección de antidisturbios. El psicólogo le recomendaba descargar agresividad  y entendió que la mejor forma -y mejor pagada- de hacerlo era repartiendo porrazos. Otros muestran el libro de Steiner, me quedo con estos. 

Bolonia con sangre entra. ¿No?

16 comentarios :

  1. En situaciones así no hay una información clara y precisa porque hay demasiados intereses y nadie quiere que se sepa la verdad. Quizá lo que sobra es eso, información, o falta tiempo para procesarla bien. Me molesta sentirme manipulada, que me den la opinión hecha. ¿De quién te puedes fiar? Es cierto que hubo follón en Barcelona, y golpes, y abusos, lo normal en una manifestación así. ¿Hay culpables, o al menos responsables? No me gusta la fuerza bruta, los que provocan disturbios y los que supuestamente los repelen. Siempre hay gente ajena que se aprovecha de la situación y se suman al lío con vete a saber qué fines. Confieso saber muy poco de la reforma. ¿Qué sabían los encerrados? En mi época de estudiante asistí a muchas asambleas, huelgas y manifestaciones con ilusión y candidez al principio y con una profunda tristeza después, lo mismo que me pasa ahora cuando se convoca una huelga (en Madrid hay una prevista para pasado mañana): no sé qué pensar, me siento estafada por los sindicatos, manipulada por esa otra cara del poder. Algún día nos arrepentiremos de ser tan sumisos y conformistas, pero no somos capaces de movilizarnos de verdad por algo que merezca la pena. Una vez metidos en el sistema no somos capaces de salir de él y tenemos que seguir sus normas. Sólo nos dejan un pequeño margen para rebeldías muy limitadas.
    Sigo sin ordenador, qué ganas tengo de poder dedicarme un rato al blog... Vi la peli de Almodóvar y me pareció regular, muy lejos de "Volver", por ejemplo. Eso sí, reconozco que la propaganda es estupenda, se sabe vender muy bien.
    Un abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  2. Yo cursé LOGSE y mi hermano BUP (nos llevamos un año) y llegamos a la universidad con una diferencia de nivel abismal. Ahora el nivel de la universidad se acomoda al de los alumnos, así va el asunto. Alquien cercano, es profesor asociado en universidad, y se pregunta ¡¿cómo es que alguien hoy, puede llegar al tercer curso de una carrera técnica sin saber cual es la ley de Ohm?! (...)
    El plan Bolonia y el otro lado de la linea. Opino que va a ser un desastre monumental. Pienso en el profesorado que tuve en la uni, y en que salvo alguno que ya se ha jubilado (muy pocos) serán los que den clases con ese nuevo plan. Sinceramente, si al final la cosa se asienta ok, pero hasta entonces, tela. De todos los exámenes que hice hasta terminar, sólo tuve razonar realmente en dos. El resto, ná de ná. Memorizar y vomintar básicamente. Terminas sabiendo mucho y no habiendo aprendido demasiado :/ No sé, no... creo que sea viable reformar de un modo tan profundo un sistema como el que rige en la universidad, con sus clases magistrales dominando casi de forma absoluta. No se puede con bastantes profesores a los que no les gusta dar clase (y que así lo manifiestan... increíble vamos) y que tienen que hacerlo porque investigar en la universidad lo requiere. No se puede.
    Empatizo con los alumnos, porque son los que más van a perder y a los que nadie pregunta (cierto es que ni ellos mismos muchas veces) sí, pero lo que much@s no ven, es que a la larga, los que vamos a perder vamos a ser todos.
    Con respecto al nivel de la universidad en sí pf, sólo hay que echarle un vistazo al ranking de universidades, la mía estaba... en fin, en lugar que daba pena (hace un par de años la última vez que lo miré por curiosidad), y con todo ésto, recularemos todavía más, seguro. Menos mal que me dejé el doctorado. Menos mal. Lo considero como algo a posteriori si es que uno pretende en este país, porque al menos en mi área, la cosa está peor que mal, y mucho metemo que el asunto presente la va a llevar a peor todavía.
    Por último, porque vaya rollo que estoy soltando, sólo añadir que una de mis mejores amigas lleva damero y pistola desde los 21 años y... pfff te cuenta cada cosa. Resumiendo: mucho "curasán indocumentao" como dice ella, en el cuerpo. De todo hay en ambas partes, está claro, pero tela con algunos (cuantos!) de la suya. Una pena, pero así tenemos el panorama. "Mataor".
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Las libertades se conquistan aunque las leyes las hagan encorbatados elegidos por el pueblo.Sólo hace falta una injusticia para que un colectivo sea un clamor pero debe estar liderado y yo no veo ninguna
    cabeza que destaque en este horizonte borroso.

    ResponderEliminar
  4. Pues tú dices que no, pero yo he visto cierta brutalidad en las actuaciones, sobre todo en casos muy concretos. Sobre todo, que esos críos no estaban haciendo nada sino enseñar libros y decir que eran estudiantes, no delincuentes. Impresiona ver a chicos y chicas, como nuestros hijos o nuestros alumnos, con sus camisetas y sus mochilas, frente a esos hombrazos vestidos como robocop, y con las porras y esos cascos horribles. Eso es lo que yo he visto. Toda forma de violencia es repugnante para mí, y esta, la de los mossos, así me resulta. No he visto las violencias de los jóvenes, pero la de los mossos ya es suficiente.
    Bolonia, no sé, recibo informaciones contradictorias. Gente poco sospechosa me dice que hacía falta y que puede estar bien, y otra gente dice que es el principio de privatización de la universidad, cosa que no me extrañaría, puesto que la línea general es esa. Por otra parte, ya lo ha dicho el FMI, que la crisis puede dar lugar a revueltas y guerras, y si es como me dijeron, Bolonia y otras tendencias privatizadoras forma parte de la crisis, no económica solo, sino de todo el sistema neoliberal. Ya veremos. De momento, cada vez estoy más asustada, no puedo evitarlo.

    ResponderEliminar
  5. Querido Joselu, estoy trabajando como becaria en la Facultad de Letras de la Autónoma de Barcelona y quizá pueda ofrecerte una visión menos parcial y menos tendenciosa (lo intentaré, por lo menos). El año pasado cuando cursaba mi último año de carrera un grupo de estudiantes encapuchados y con cadenas me obligaron a salir del aula de forma poco pacífica sin darme ninguna opción al diálogo. Aquella misma noche, los mossos entraron en la Facultad para desalojar a los estudiantes que había encadenados y de forma violenta los sacaron a la fuerza. El estado de la Facultad al día siguiente te aseguro que era desolador. Material público pagado por todos destrozado, suelos llenos de pinturas, insultos grafiteados en las paredes... Las imágenes de los mossos pegando de forma brutal a los estudiantes eran tremendas, típicas de una época que a veces no veo tan lejana.
    Todo esto me llevó a una reflexión importante. Cada uno de los bandos alardeando de la defensa de una democracia a ultranza se vieron con el derecho de convertir una Institución Pública donde la educación, el respeto y el diálogo deberían ser las únicas armas para defenderse, en el escenario de una batalla campal. Yo como estudiante me sentí avergonzada de formar parte de esa Facultad. Por un lado, mis propios compañeros sin darme tregua me obligaron a abandonar el aula a base de amenazas. Por otro, los responsables de esa Institución pública no supieron reaccionar y los mossos, funcionarios a los que se les paga para cumplir por nuestra seguridad, acabaron haciendo uso de la fuerza bruta, desencadenando un conflicto que se continúa viviendo día a día en la Facultad.
    Este año, tras el encierro y las quejas de estudiantes que sí querían hacer sus clases, se llevaron a cabo una serie de votaciones en las asambleas estudiantiles y al estilo chavista (7 opciones para votar 6 de las cuales incluía seguir con la ocupación) nos imponían continuar con un encierro que no cumplía con los intereses de todos ni respetaba todas las posiciones de la comunidad estudiantil de la Facultad. Con todo ello no quiero que se mal interprete mi postura, CONDENO totalmente las acciones policiales en Barcelona, me da auténtica vergüenza ver a nuestros representantes políticos y mucho más ver como tras el escudo de un "estos estudiantes son unos provocadores" se ven con el derecho de apalizar literalmente a un grupo de estudiantes. No niego en ningún momento que esos estudiantes hostigaran a los policías, pero éstos son funcionarios a los que se les forma para aguantar este tipo de acciones y no tomarse la justicia por su mano, sino cuesta entender cómo se les proporciona un arma, sea del tipo que sea. De entre todas las imágenes que vi, creo que la que más me impactó fue la de la llegada de un furgón de los mossos en la que se bajaban una veintena de agentes y sin mediar palabra se abalanzaban contra un grupo de manifestantes. Eso sí, para nuestros políticos "la acción fue correcta", al menos antes de que saltara el escándalo.
    Mi reflexión final como estudiante es que en ninguno de estos casos el fin justifica los medios. Basta ya de este fascismo moderno encubierto de progresismo barato, ya no engañan a nadie, vengan de donde vengan y defiendan lo que defiendan. Esto lo único que hace es difuminar el sentido real de lo que se defiende: una EDUCACIÓN PÚBLICA DE CALIDAD ABIERTA A TODOS, pero el debate, desgraciadamente, ya es otro.

    ResponderEliminar
  6. En Barcelona, no sé, supongo que será parecido, pero en el País Vasco, te aseguro que Bolonia es una excusa más para liarla. Allí, la UPV está en manos de los independentistas y campan a sus anchas. Lo que a la universidad le vaya bien o mal, ni se enteran, porque no van ni a clase.
    Sin embargo, también me consta que en otras muchas universidades los estudiantes andan movilizándose, protestando contra el plan Bolonia. Yo no sé que pensar. Me inclino como tú, por el romanticismo y apoyar al estudiante frente a guardia mamporrero. Pero supongo que sabrás que, al menos, para ser profesor de Secundaria, deberán antes hacer un Practicum que conllevará un montón de horas de prácticas en los institutos. A mí eso no me parece mal. Recuerdo el CAP que yo hice, y aquello significó menos que las tres letras con las que lo nombrábamos. Cuando fui a un instituto y hasta que me empapé, te aseguro que me dieron unas cuantas en el mismo carrillo. Así que un Practicum bien hecho, con prácticas en un centro educativo, también bien hechas, bien tuteladas, yo no lo veo tan mal. De hecho, me he ofrecido para ser tutor (para tutelerlas mal, claro está y así conceder algo que criticar), y te aseguro que no dan practicamente nada a cambio. Bueno, sí, quizás un poco de silencio. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Recuerdo manifestaciones en contra de la LOU en las que íbamos todos los de la universidad por la plaza España de Sevilla, coreando, casi cantando, hasta tambores y rastas había. Duró hasta que llegaron unos inútiles cargados de huevos (literalmente) y se pusieron a estrellarlos en la fachada de la plaza, en las fuentes... Nuestra consigna antes de que llegasen los polis fue "vámonos, que vamos a pagar justos por pecadores"

    ResponderEliminar
  8. A mi el plan Bolonia me da igual, lo que se tiene que destruir es el sistema de universidad actual, que solo permite estudiar a una clase favorecida llama "estudiante universitario". Luchar contra el plan bolonia o cualquier otra cosa, es solo una excusa para cambiar el sistema actual. En este caso, el de las universidades.

    De todas formas, podéis quedaros tranquilos, que en Francia el plan Bolonia ya se está tirando para atrás, por lo que, si aquí no se implanta, ni en otros países que ni han comenzado (y con la crisis no tienen ni ganas de pensar en ello), se acabará por anular este plan.

    Lo que en el estado español llamáis LOU, aquí se llama LRU, está aprovada como lei, pero en Francia la mitad de las universidades está bloqueadas, la otra mitad no se dan clases porque los enseñantes-investigadores llevan 7 semanas en huelga, por lo tanto, el sistema universitario francés es una máquina que lleva parada desde las manifestaciones por la CPE (Contrar Premier Embouche). La única solución? Derogación de la lei... pero en Francia se va más lejos, ya se ha dejado de luchar por volver a lo de antes, sino que hay profesores y alumnos que luchan por un cambio total del sistema universitario, más igualitario y libre.

    Es verdad que entre los manifestantes españoles falta un proyecto alternativo. En Francia existe, aunque hay que confesar que no funciona todavía en todos sitios. En Grenoble si funciona, es una Universidad Popular que este año comenzó con su tercer curso (no titulado ni aprobado por el gobierno francés claro está).

    Las clases son impartidas de manera horizontal, hay los expertos-sabedores-guías y los "alumnos", se crean debates, se crean grupos de trabajo y se presentan conclusiones. Hay prácticas también. Hay que reconocer que por ahora solo está funcionando en el nivel de letras, pero ya se ha comenzado en el nivel científico a pesar de que existe un veto con respecto al uso de instrumental necesario para las prácticas.

    Lo mejor de esta universidad popular, como su nombre indica, que está abierta al pueblo y no a la clase dirigente "estudiantil-mercantilista". Obreros, jubilados, parados, rmistas, jovenes y sin papeles pueden ir y participar de una universidad realmente democrática.

    Por la destrucción de la universidad, ni Bolonia ni nada, la universidad es del pueblo y para el pueblo. Libre cultura y conocimiento para todos.

    PD: para aquellos que observan y no hacen nada, a pesar de que están encontra, ¿tanto es el egoismo que no os permite pensar que en vosotros, acabar vuestra carrera, y mala suerte para los que vienen?

    Contestación: la solidaridad está muerta y solo queda el egoísmo y la maldad como catalizadores del mercadeo universitario. Lo que antes eran instituciones que intentaban dar cultura ahora son centros de mano barata para puestos del mercado capitalista. Mas el mundo está expirando y lo que ahora estáis estudiando, solo y para tener un diploma, dentro de poco no os dará de comer.

    saludos a todos

    ResponderEliminar
  9. Joselu, con todo el cariño, lo del estudiante que quiere entrar en antidisturbios para quitarse el estrés me parece un topicazo enorme. ¿Realmente crees que un chico en esas condiciones pasaría las pruebas para entrar en la academia y después superaría sus estudios con éxito? Yo apuesto a que no (y pago 10 a 1).

    Y lo de la imagen de los chicos alzando los libros ante los mossos..."nosotros los libros, vosotros las porras...", tela... ¿Realmente piensan que sólo leen ellos? Por favor...

    Ahora, que si lo que busca uno es ultraviolencia no tiene más que buscar a los chicos de la estelada. Aparecían en el video que publicó La Vanguardia digital la noche de autos. ¡Tan gallardos y aguerridos! Y llamando hijos de puta y fascistas a cualquiera que no piense como ellos.

    En fin, una jornada lamentable.

    Saludos Joselu. Y un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Javi Martínez, todo puede ser visto desde distintos ángulos, como es tu caso, y ello me congratula puesto que me demuestra que la realidad es poliédrica. El movimiento estudiantil desde el mayo francés pasando por la lucha antifranquista ha tenido la misma estructura. Una minoría organizada que vertebra ¿o manipula? a un colectivo de estudiantes. La inmensa mayoría no participa quizás porque es conservador, temeroso o porque lo que le interesa es estudiar y no hacer política. Sin embargo, estas minorías organizadas no están solas. Hay un sector del alumnado ¿un diez por ciento? que se moviliza por convicción, en este caso contra el proceso de Bolonia. Ha habido manifestaciones pacíficas en que han participado miles de estudiantes, muchos sensatos y estudiosos. El problema es que en toda esta cuestión las cartas están marcadas. Se haga lo que se haga no habrá vuelta atrás en lo de EEES. Y hay quienes tememos que eso sea el fin de la universidad en el sentido que la conocemos y no tenemos claro hacia dónde derivará. ¿Cabría quedarse viéndolas venir? ¿No es positiva esta movilización por primera vez con trasfondo político y social por parte del sector más activo de los estudiantes frente a una sociedad asentada y conformista? Claro que hay excesos y manipulación por parte de los de las esteladas y anarquistas. Comparto tus reparos e ironías, pero la vida en todos los sentidos está llena de tópicos, y a veces un tópico es el que consigue aglutinar a importantes masas de población. En todo caso te trascribo unas palabras de Fernando Savater, filósofo que sé que tú aprecias, comentando las movilizaciones de los estudiantes en un manifiesto de algunos profesores universitarios de la universidad complutense: "La sociedad española debe saber que somos muchos los profesores e investigadores que, quizá no tan generosos, quizá no tan valientes, y desde luego mucho menos eficaces que estos estudiantes, suscribimos plenamente sus planteamientos. Es más que probable que sean derrotados en su esfuerzo por conservar el tesoro de independencia científica y de libertad académica que todavía connota la palabra “Universidad”, que el estruendo y los publi-reportajes diseñados para desactivarla distorsionen lo más hondo de la exigencia de estos muchachos: la exigencia de que no desaparezca de su país el lugar y la promesa de una posibilidad de vida seria, regida por el amor al saber y a la realidad. Esa promesa nos encaminó a la Universidad cuando éramos estudiantes: reconocíamos en ella el lugar que guardaba la libertad para la verdad como su esencia más propia, el fin del colegio y los tutores, la oportunidad también para nosotros de convivir, como adultos, con hombres sabios que no tenían otro interés que la investigación de las cosas del mundo, por ellas mismas, por amor del conocimiento."

    ResponderEliminar
  11. La decimonónica, entiendo y comparto tus razones sobre la fuerza coactiva de esos piquetes y la falta de respeto a esa institución universitaria. Pero me gustaría saber qué opinión te ofrece el proceso de Bolonia. ¿Hay motivos para temerlo? ¿Cuál hubiera sido la mejor opción en caso de no compartirlo? Yo no he encontrado a nadie que me diga claramente lo que va a suponer. Sí que conozco sus líneas maestras pero no sé en qué sentido se va a transformar para mal la esencia de la universidad. Cuando empezó a implantarse por decreto la LOGSE hubo muchos estudiantes de instituto que temían lo que iba a producirse y salieron a la calle a gritar que no querían ser integrados obligatoriamente en la ESO. A la vista de los resultados, aquellos estudiantes tenían razón. Ya no tiene ningún remedio y tenemos las consecuencias del declive del bachillerato, de la secundaria y de las carreras universitarias ¿qué te voy a decir? Si la aplicación del EEES a la universidad va a suponer lo que fue la LOGSE para la educación secundaria, mucho me temo que toda esta fuerza crítica está más que justificada aunque sus métodos -está claro- son manipuladores y nada democráticos. Pero es que lo que está en juego es muy importante. ¿O no hay nada en juego? Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  12. "A mi el plan Bolonia me da igual, lo que se tiene que destruir es el sistema de universidad actual, que sólo permite estudiar a una clase favorecida llama "estudiante universitario"."

    No estoy de acuerdo si se está generalizando. Cierto es que hay quien lo tiene francamente mal por circunstancias personales, y que ha de preocuparse primero por vivir (=sobrevivir) y luego filosofar (=estudiar). Es un hecho. Pero también es verdad, que muchos de los que pueden elegir no están dispuestos a renunciar a muchas cosas por lo segundo, si ello supone tener que pasar con lo justo en el primer caso. Lo he visto en primerísima línea, así que no hay quien me saque eso de la cabeza. Sí, estudiante universitaria, "favorecida" no. En absoluto. Y como yo, unos cuantos.
    Que sí, que estoy de acuerdo en que la enseñanza a todos los niveles, incluido el universitario, debiera ser pública y gratuita al 100% y que todos tendríamos que tener exactamente las mismas oportunidades, así debería ser, pero en el mundo en que vivimos, eso, es una utopía absoluta, y con una misma realidad, no todos hacemos lo mismo, esa es la diferencia.
    Personalmente me importa un cuerno el papel que guardado en una carpeta nosedonde que dice que soy nosequé, más allá de necesitarlo para seguir aprendiendo. Me quedo con lo que aprendí porque es lo que algo me aportó a la hora de ser lo que soy como persona. No así much@s que conozco, pertenecientes tal vez a esa clase favorecida, sí, y que dicen "ser" lo mismo que yo. Ja. Y no les considero ni mejores, ni peores. No estoy hablando de eso. Pero bueno... hay tantas cosas que están patas arriba... tantas... que esto esto es un ponerse y no terminar, así que por hoy lo dejo aquí.

    Por suerte aún podemos asomarnos por alguna ventana, la de Joselu incluida, y ver personas que, cada una desde su perspectiva y en el fondo, pensamos igual, no nos rendimos, y que si bien pensamos (al menos en mi caso) que un mundo perfecto, es imposible, no difícil, imposible, que es muy distinto, al menos hay que intentarlo, por si acaso. Por suerte.

    Será que tengo un mal día, lo siento. Saludos.

    p.s. y no es nada personal, sólo algo que pensé al leer tu comentario Eloi.

    ResponderEliminar
  13. No estoy plenamente informado de lo que piden los alumnos. Pero lo que creo que teníamos claro los que nos llamamos demócratas es que la violencia no es el camino. Y en este caso hay violencia. Y por ambas partes. Cada parte usa la violencia de una manera. Pero hay violencia. ¿Dónde está el diálogo y las buenas maneras?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Saludos Vero, no me lo tomo para nada como algo personal pero estoy un poco cansado de que la gente no reflexione exactamente en el contexto entero de mis comentarios y se quede con los mensajes directos y más radicalizados que yo, como persona, pueda opinar.

    Si seguimos leyendo mi anterior post, podremos ver como os explico el plan alternativo a una universidad "utópica" que tu adjetivas, pero que siendo utópica en algunos lugares de Francia existe, como en Grenoble. Una universidad popular gratuita al 100% y abierta a todo el mundo, adolescentes, jóvenes, obreros, parados, jubilados, etc.

    Comienzo a pensar que la palabra utopía os la han grabado perfectamente en la testa para no ver más allá de lo que está marcado. Si algo parece genial para la sociedad, pero es un poco difícil de conseguir, ya lo catalogáis como utópico. Pues esta universidad que tanto defiendes, pero que no haces nada para conseguirla, y que consideras utópica, existe. Igual que los que decían que la pedagogía Montessori es sectarial y utópica, pues existe y funciona a la maravilla, con titulación y aprobado por el gobierno francés (puede que en Francia se viva en pequeñas partes la utopía).

    Por otra parte, te puedo asegurar que se puede mezclar el vivir, que mal llamas sobrevivir, con la filosofia o estudio (aunque si queremos comenzar otro debate estudiar hoy en día no tiene nada que ver con filosofear o pensar, y con Bolonia aún menos, pero bueno). Yo lo he hecho, pues yo he sido universitario. Tengo un titulo superior en Ingenieria de Telecomunicaciones que me ha hecho perder mucho tiempo. Mas cuando estaba en la universidad luché por el derecho de todos, me salté exámenes y clases por lo que me parecía justo, por mis ideales y porque no era egoista, pensando en las generaciones venideras que quisieran estudiar.

    Por lo que he vivido, por como lo he vivido y por que me creo con el derecho de decirlo sin tapujos, soy de la opinión que los estudiantes universitarios, hoy en día y cuando yo estudiaba también y desde hace tiempo, tenéis una posición cómoda ante la sociedad, sois egoistas, conservadores y vais de cabeza al mercado laboral sin ni siquiera luchar por los ideales que se puedan tener. Pensar en vuestros hijos si los queréis tener, porque no podrían tener más o las mismas oportunidades que nosotros. Somos la primera generación que vive peor que sus padres. Somos la mierda egoista y andante que solo piensan en sus estudios y me incluyo pero con salvedades.

    No Vero, no intentes darme lecciones de la vida sin conocerme. Y ahora no voy de sobrado, sino que puede que también tenga un mal día o que esté cansado de que la gente utilice utopia y no quiera decir, que en realidad sois unos conformistas sentados en el sillón. Y lo dejo allí, queriéndote recordar, que lo que has tachado de utopia existe y lleva tres años funcionando a pesar de las travas de las universidades no utopicas.

    Para acabar, solo decirte a ti, Joselu, que tranquilo, que en Francia la LRU lleva un año funcionando y ya se está echando para atrás, que el plan Bolonia, tal como llega se ira, pues además depende de inversión privada que se está yendo pues no tienen suficiente dinero para las primas de sus ejecutivos. Mas una vez que Bolonia se acabe, los anarquistas seguiremos luchando, pegandonos con la policía si hace falta, pues ya estamos acostumbrados a recibir ostias, por cambiar la sociedad. Y la sociedad se cambia, comenzando por uno mismo.

    saludos a todos

    ResponderEliminar
  15. Os he leído a todos. Un debate muy pleno y a ratos difícil de seguir.

    Yo apenas llego a tener una leve idea de lo que está pasando. A mi entender modestísimo lo que veo en la Universidad es más de lo mismo en otros ámbitos educativos, en la manera de enfocar el trabajo... en hacia dónde vamos todos, "cogiditos de la mano" aunque luego resulte que vayamos en el mismo tren pero en clases distintas.

    De todos vuestros comentarios, me quedo con la última frase del último comentario de Eloi BlQ: la sociedad se cambia, cambiando uno mismo. ¿Podemos mirarnos a nosotros mismos y decir que lo estamos haciendo? ¿o tan solo hacemos lo de siempre, no hacer nada y criticar lo que vemos, meros espectadores de una mala película más?

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...