Páginas vistas desde Diciembre de 2005

viernes, 23 de noviembre de 2007

Bodies Exhibition


Tengo la suerte los viernes de acabar a las once de la mañana mis clases. Suelo emplear lo que queda de mañana en bajarme a Barcelona a visitar librerías o alguna exposición que me resulte atractiva. Es un lujazo esta media mañana de asueto cultural porque puedo pasear por el centro vivo y multicolor de Barcelona y alimentar el espíritu con alegría y regocijo.

El viernes pasado se producía un acontecimiento singular. La exposición Bodies Exhibition llegaba a Barcelona para recalar hasta mediados de enero. Como sabrán, Bodies Exhibition es una muestra de diecisiete cadáveres y doscientos órganos humanos sometidos a un proceso de plastinación que descubrió el médico Gunther Von Hagens en 1977 en la universidad de Jena. El proceso consiste en eliminar el agua de los cadáveres mediante acetona fría para sustituirla por una solución plástica endurecible. El resultado revolucionó la anatomía forense y ofrece la posibilidad de tratar a cuerpos de personas fallecidas para mostrarlos en su interioridad más espectacular con un aspecto que combina lo científico y lo artístico.

Llegué el viernes 16 y tuve la suerte de que la jornada era de puertas abiertas para los profesores, lo que me evitó pagar los 19 € que vale normalmente la entrada. Tenía la intención de ver la exposición y, si ello se prestaba, llevar a mis alumnos de cuarto de ESO, que me habían manifestado su entusiasmo por ver la muestra en cuanto se lo sugerí. La verdad es que yo iba con una idea equivocada. La muestra venía precedida por la polémica que ha rodeado a las exposiciones de von Hagens por ser calificadas de obscenas, macabras, morbosas y escandalosas. Todo hay que decir que ésta no era la que recorre el mundo bajo su patrocinio. Tenía una idea errónea de lo que me iba a encontrar porque mi visita, sin multitudes molestas, me mostró que yo no iba a hallar materia para un discurso existencial sobre la vida y la muerte. Los cuerpos provenientes de la universidad de Dalian (China) sometidos al proceso de plastinación a base de polímeros tenía un aspecto que no evocaba la muerte. Mostrados en su interioridad y desnudez muscular ofrecían un aspecto lleno de energía y dinamismo. Estaban en poses tales como tirando a la canasta o lanzando dardos o corriendo o jugando al tenis. Un especimen –así se llama a estos seres- está en pose de estar pensando semejante al pensador de Rodin. Se puede viajar por los diferentes sistemas del cuerpo humano: óseo, muscular, nervioso, digestivo, reproductor…

Me di cuenta de que la visita era altamente interesante para la asignatura de Ciencias Experimentales, pero no para ofrecer una reflexión como la que yo pretendía.

Es curioso cómo se puede contemplar la muerte en estado puro pero descontextualizada y desrealizada sin que nos produzca el menor impacto. En ningún momento pensabas que aquellos cuerpos, llamados especímenes, un día fueron personas llamadas Li Wang o Chen Shui, que nacieron, crecieron, amaron y murieron jóvenes para poder ser preservados con su belleza interior y mostrados en una exposición que recorrería el mundo. No había discurso sobre la muerte o el fugaz aleteo que es la vida. Más parecía un juego y un espectáculo que tenía que ver con el arte anatómico. Me imaginaba el trabajo de esos anatomistas forenses chinos trabajando con cadáveres que previamente habrían sido donados. Extracción del agua y posterior plastificación a base de polímeros. Un arte macabro pero arte, al fin y al cabo, que vuelve a poner en pie a seres que han dejado de vivir para hacerlo de otra manera y mostrados con cierto sentido del humor y de la ironía.

Los alumnos del instituto enseguida mostraron su interés entusiasta en ir a ver la exposición en la asignatura de Ciencias Experimentales tanto los de la ESO como los de Bachillerato.

Expliqué mi visita a la exposición a algunos profesores y me encontré varias opiniones que mostraban su desagrado ante esta experiencia que devalúa a los cuerpos y ofrece un espectáculo morboso. Mi impresión cuando la recorrí no fue esa y, ciertamente, me quedé sorprendido por el interés y la belleza de la visita que mostraba aquello que tenemos bajo la piel y que nunca había sido mostrado antes. Creo que, después de Barcelona, la exposición viaja a Madrid.

18 comentarios :

  1. Creo que eres la primera persona que me habla de la exposición después de haberla visto.
    Todo son comentarios acerca del nuevo concepto de arte que este tipo de experimentos despliega. Reconozco que no voy a tener la oportunidad de visitarla. Pero tengo mis dudas acerca de la ética del arte. ¿Usar cadáveres con fines estéticos...? No sé. Me parece excesivo.
    No dudo de que la exposición tenga un interés para el estudio de la anatomía humana. Eso es visible con sólo observar las imágenes. Pero sí tengo mis dudas acerca de si esto es arte o bien otro engendro mediático más.

    ResponderEliminar
  2. te comento aquí el tema Duncan / Mikel.

    El 2 de febrero Mikel Erentwun ofrece un concierto en su San Sebastián natal (en el Teatro Reina Victoria) para conmemorar sus 15 años de carrera en solitario (su primer disco en solitario es del 92, Naufragios, te lo recomiendo). Este concierto (al que voy!! repitiendo hazaña de bcn, jeje,) va a ser grabado para un posterior cd.

    Así que escenario y tema disco recuerdan al concierto que Duncan Dhu celebraron por sus 10 años. El video del post que has comentao pertenece a aqueñ concierto.

    En este que se acerca es más que probable que Diego colabore pero no hay nada de reencuentro.

    espero no haberme excedido muxo, un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Sólo puedo basarme en las imágenes de la prensa y televisión, pero pienso que se trata de otro revuelo social postizo y exagerado. Cualquier adolescente contempla cientos de imágenes (falsas, pero con una perfección extrema) de masacres, desmembraciones, torturas, violaciones (sin entrar a hablar de las películas porno), etc. mucho más violentas y desagradables que esa aséptica exposición que relatas. Esgrimir que en un caso es ficción y en el otro realidad, parece fuera de lugar, pues ello sólo tiene sentido aplicado a aquellos tiempos fílmicos de salsa de tomate y motosierra de plexiglás.

    ResponderEliminar
  4. Hola Joselu, sabes? me encuentro hoy en Buenos Aires (una de las más bellas capitales del mundo, según mi humilde parecer), acompañando a mi esposo en unos estudios médicos...

    Hace unos meses esa exposición se presentó en México, yo estaba de visita en casa de mis padres así que fuí a verla... Lo mismo que mucha gente tenía un pensamiento de desagrado e incluso mórbido de la exposición, por insistencia de mi padre fuímos a verla...

    Me sorprendí, en realidad, me sorprendí... Ver en "carne viva" un cuerpo humano, como nunca lo había visto jamás, ver cómo es por dentro esta máquina fantástica, cada una de sus conexiones, músculos huesos, te hacen sentir la vida que corre por dentro...

    En México tenemos una "visión diferente" sobre la muerte, nuestro sincretismo cultural nos hace festejar incluso este trance, folklore popular que viene desde mucho antes de la llegada de los Españoles a América y que al mezclarse con la tradición católica hacen una amalgama muy particular.

    Después de todo, todos somos conejillos de indias, y si un día mi cuerpo sirve para dar otra vida, alumbrar a la ciencia, o "asombrar" a curiosos como yo... bien habré de morir.
    Un saludo!
    Lucero*

    ResponderEliminar
  5. Hola Joselu -por cierto, qué lujazo terminar a cuarta hora los viernes-
    A mí me gustaría verla pero me da tanto miedo la muerte que creo que sería incapaz de entrar. Me tortura ver lo que soy, lo que somos, en qué nos convertimos...
    Un cordial saludo, y que "recuerde el alma dormida..."
    Redonna
    http://blogs.hoymujer.com/losburkasdeoccidente

    ResponderEliminar
  6. He oído hablar mucho de esta exposición, y tal como la describes tiene una pinta interesante. Llevo un tiempo algo desconectada de Internet, pero me alegro de ver que tus posts siguen siendo tan estimulantes como siempre.

    Por cierto, ¿terminaste Las benévolas? Estoy deseando que me des tu opinión.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Joselu:
    Por cierto escuche hablar de este tema, y cuando pueda trataré de visitarla.
    Me parece excelente que se exhiba que se estudie y que se nos muestre tal como somos.
    Un acierto , respetando las creeencias de cada uno.
    Un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  8. Convengo con Antonio.
    Por qué no mostrar el cuerpo humano a un juicio directo, sin mediaciones ni reflexiones, desnudo, crudo...
    Enfrentar la muerte cara a cara cuando la vida camina hacia el apogeo, desde la juventud.
    Máxime cuando hasta hace pocos años se escuchaba el aberrante eslogan de lo 'vive rápido, muere joven y deja...'
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Joselu, el concepto del arte se ha trastocado tanto que es difícil establecer fronteras. En la actualidad tiene mucho de mediático: una galería detrás, un buen marchante, y una puesta en escena en la televisión, bastan para convertir en arte cualquier obra.
    Mis respetos para las víctimas de esa exposición. Servir para la ciencia es una cosa, pero ser exibidos como objetos decorativos, me parece una pasada.
    Un saludo bloggeros.

    ResponderEliminar
  10. Desde los tiempos de la Grecia Antigua (Antígona) el respeto al cuerpo humano comienza a verse como parte sustancial del respeto a la naturaleza humana en general.
    Posiblemente esta línea de pensamiento ha sido la única en el mundo que ha visto en la manipulación y utilización de los cuerpos un atentado conta lo que debería ser una sociedad "civilizada". Por eso cuando conocemos Auschwitz o el Gulag nos hemos sentido tan desesperanzados. Por eso Guantanamo nos indigna.
    En otras culturas hay otra percepción de ésto. Como en México... ya sabemos lo que allí vale un cuerpo, un ser humano, una vida.
    Esta es una de las razones por las que, cuando queremos mostrar la fuerza, la debilidad, la belleza... del ser humano hemos sublimado la violencia sobre el cuerpo en el arte para no caer en la pornografía.
    Podría asumirse que la manipulación de los cadáveres tiene "su estética"... la tortura también puede tenerla, pero eso no la hace más ética.

    ResponderEliminar
  11. Respondiendo al último comentario firmado por anónimo, he de decir que respeto el fondo de su argumentación, pero que hay algo en ella que me ha molestado: el menosprecio que se hace del respeto a la vida en la cultura mexicana. En ese "ya sabemos lo que allí vale un cuerpo, un ser humano, una vida", veo una altivez cultural que lleva a despreciar lo que se desconoce. Desde luego no comparto esa apreciación, aunque como digo, el conjunto restante merece consideración y respeto. El post desde luego está abierto a la polémica y a ser considerado desde ángulos dispares.

    ResponderEliminar
  12. ¡¡Qué maravilla Joselu!! Te envidio por haber podido asistir a esa exposición. Ojalá pueda un día admirarla.
    Me parece que es bastante tonto pensar que los cuerpos se degraden por participar de algo así, por el contrario, yo creo que es mas bien un homenaje a lo maravilloso que poseemos en vida y que el poder preservarlo de ese modo es bastante singular y para nada obsceno, después de todo, el hecho de que un cuerpo pueda seguir siendo útil después de quedarse sin vida me parece fantástico.
    Te mando un abrazo.
    Lety.

    ResponderEliminar
  13. Altivez cultural....
    ...en un mundo en que cientos de personas
    están encerradas privadas de
    algo tan elemental como es la percepción sensorial
    , a la vista de todos
    nosotros.
    ...en un continente en que "un cuerpo pueda seguir siendo útil " y para ello se
    montó una fábrica de exterminio
    dirigida por meticulosos lectores de Schopenhauer y entusiastas admiradores de
    Mozart
    .
    ...en un país donde hasta hace poco

    se negaba el reposo digno en los cementerios
    a aquellos que eran distintos.
    ...en un país donde hoy en día miles de conciudadanos reposan olvidados en las
    cunetas de las carreteras.

    ...en un país en que todas la próxima Semana Santa varios
    cientos de
    flagelantes se presentarán  en un espectáculo
    que muestra un desprecio
    hacia el propio cuerpo que solo tiene parangón con el desprecio al de los
    demás.....

    Cosas de la cultura con apellidos.

    Ya sé que para Juárez, Fuentes, Cárdenas, y otros millones de mexicanos pasados,
    presentes y futuros los cuerpos, las vidas y los hombres tienen un valor
    inestimable. Pero cuando con el pretexto de la cultura con apellidos (mexicana
    en este caso) se dice, con inocencia pero sin pudor, que "todos
    somos conejillos de indias, y si un día mi cuerpo sirve para ... "asombrar" a
    curiosos como yo... bien habré de morir."

    ...me desasosiego, me enfado,
    me rebelo... porque en
    todo eso me revelo
    .

    ResponderEliminar
  14. Estimado "Anónimo":
    Yo no me enfado por tu forma de pensar porque, al fin y al cabo es TU forma de pensar. Yo tengo la mía y es tan valiosa como la de cualquiera.

    No tenía la intención de responder a tu comentario, sin embargo leí más abajo que directamente citabas mis palabras. Pues bien... He tendio la suerte de caminar muchos caminos y conocer las costumbres y formas de pensar de cada lugar en que he vivido y jamás me he permitido generalizar.

    No todos los mexicanos piensan como yo, te lo garantizo, únicamente expresé lo que para una cultura significa la muerte, quizá no me expresé correctamente y por tu enfado puedo vislumbrar que mis palabras no fueron bien entendidas.

    Pese a todo, reitero mi setir como seguramente tú reiteras el tuyo, lo único que te pido es respeto por un país, del que por lo que haces notar, no conoces mucho.

    Un cordial saludo y hasta el próximo post!
    Lucero*

    ResponderEliminar
  15. El día que embalsamen la conciencia se habrá dado un paso definitivo.

    ResponderEliminar
  16. Francisco, me pregunto si cuando leemos una obra literaria o de pensamiento (o ambas cosas a la vez)no es un modo maravilloso de conocer la esencia de ese pensamiento, o lo que es lo mismo que tener acceso a la conciencia embalsamada (aunque esto suena mal). Se tiene acceso a la conciencia vida de alguien que existió y nos dejó su forma de ver el mundo. No sé, se me ocurre.

    ResponderEliminar
  17. De alguna manera sí, amigo Joselu, porque una incursión en un texto literario o filosófico es lo más parecido a una vivisección de la conciencia humana, como hurgar con el bisturí del conocimiento en nuestros adentros. Una biopsia del pensamiento humano.

    ResponderEliminar
  18. La exposición tiene el interés de divulgar el cuerpo humano desde un punto de vista científico. Todos los especímenes están tratados con el máximo respeto y cada uno aporta una lección sobre nuestro cuerpo. En ningún momento de la exposición se trata nada con "morbo" ni hay ningún tipo de falta de respeto a los cuerpos. Qué mejor forma de aprender cómo funciona un cuerpo humano que con un cuerpo humano de alguien que así ha querido que se usara el suyo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...